18/1/20

MQuince De Benjamín Gavarre



Punk Rock Women's Clothing


MQuince

De Benjamín Gavarre




Personajes:

Quinceañera
Mesero (Gustavo)
Anfitrión
Alex, el Bárbaro.
El Primo José Paz
Héctor, Torerín Torero
La Gorda Sally


I
Anfitrión.- (En proscenio) Quizá ustedes no puedan creer lo que están a punto de ver. Un cuadro tan aparatoso solo sería posible imaginarlo en algunas bacanales romanas de la más estilizada decadencia. ¡No, señoras y señores! Lo que Ustedes verán a continuación sólo sucedía en los bailes más renombrados del barrio de la Cibeles, donde las familias de más alcurnia de la zona Toledana eran invitadas, y donde llegaban incluso las familias los Campos Uranos y... ¡hasta las de Las Tullerías! Pues ahora, como en esas épocas gloriosas, todas la familias de todas partes de la gran Ciudad se han reunido para celebrar el cumpleaños de nuestra Teresita adorada, la hasta ahora niña predilecta, con sus: no más no menos, QUINCE aniversarios que serán motivo de esta Enorme celebración en la que nuestra cándida mujercita, esperanza gloriosa de todas las muchachas apegadas a la tradición y a las buenas costumbres, será presentada en sociedad y considerada a partir de ahora muchacha casadera, destinada a elegir al mejor partido de nuestra distinguida y siempre bien ponderada sociedad.
Recibamos a continuación, inestimable público, a la muy hermosa... ¡Teresita!!! ¡Nuestra quinceañera de hoy! ¡Y de siempreee!

Se abre telón y vemos un salón de fiestas muy estilizado, muy camp, exagerado, lleno de motivos que recuerdan a la tradición estadounidense que representan ese estilo que puede significar desde el mal gusto, hasta la estética queer. Mesas con toda clase de adornos también camp con objetos inusuales, exagerados, estilizados.
Se escuchan fanfarrias y luego el tema musical “Mi bonita Teresita”.
De una trampilla vemos surgir y elevarse entre humo y luces de colores, a Teresita, quien está vestida con un atuendo andrógino: Falda escocesa no muy larga, no muy corta (Tipo Kiltt), muy Lolita, y camiseta. Su imagen es bizarra: punk, emo, etc. Es su propio atuendo, acentuando su imagen entre masculina y femenina, muy delgada y casi sin senos o sin senos. El personaje puede ser interpretado por un chico o una chica, pero que siempre sea ambiguo o ambigua. Su voz debe ser también ambigua, no aguda ni muy grave.
Teresita va a sentarse incómoda en su “Trono” camp, situado en una plataforma con ruedas que en un principio está en el fondo del escenario pero que se irá moviendo según las necesidades de la obra.
Teresita, lleva, el pelo muy corto, quizá como emo, o francamente rapada. Sonríe, porque se lo han pedido, como una estrella de televisión (también muy falsa) y recibe los aplausos del Anfitrión, quien invita al Cantante José Paz a colocarse a los pies de la muchacha, abajo del Trono.

Anfitrión.- Nuestro cantante: ¡José Paz!, va a deleitarnos con su inigualable voz. Como sabemos, El primo José Paz es famoso por las hermosas composiciones de su propia creación que nos han llevado al éxtasis sentimental. (El Anfitrión lee sus tarjetas y muy a su pesar lee lo que se dice sobre el cantante) José Paz, no solo es un cantante excepcional, sino también en sus ratos libres, es... ¿maestro de lógica y matemáticas?... Bueno, lo importante es que José Paz es un gran cantante al que escucharemos a continuación en una melodía escrita y musicalizada por su maravillosa inspiración. Recibámoslo con un fuerte aplauso.

(Aplausos grabados).

El Primo José Paz.- (Canta, con mucho estilo y el tema “Mi bonita Teresita”):

Mi bonita muchachita
delicada jovencita....
En tus quince primaveras...
tan discreta princesita,
eres tan delgada,
como una muñequita,
o como una colegiala…
Mi bonita Teresitaaaa.
Yo te quiero a tiiiii...

Yo te quiero mucho, linda,
yo te adoro, niña...
eres tan chiquita,
eres tan flaquita…
Mi bonita muchachita...
Son tus quince añitos
como quince regalitos...
como quince tesoritos…

Mi querida princesita
eres una muñequita....
Delicada jovencita,
flor del cielo,
hermosa niña,
tan bonitaaaaaa...
Mi bonita Teresita
Yo te quiero a tiiiii
(Aplausos grabados)
Anfitrión.- Gracias, Gracias, Gracias… al cantante José Paz. Ahora, nuestra hermosa, delicada, delgada y pequeñita niña, ya pronto toda una mujer, está en el trono de corazones, y podemos ver su dulce sonrisa resplandeciente como un... sol. Sí. Es un deleite para los ojos. (El Mesero Gustavo le toma a la Quinceañera foto, con un celular.) Eso es, qué sonrisa “tan auténtica”, es un “placer para la vista”. (Revisa con cierto nerviosismo sus tarjetas)... Me acaban de informar de la Producción que: Le mandaremos las fotos, por whatsapp... ¡al abuelito?, que no puede venir, pero por lo visto es un abuelito muy moderno... bueno ahí van las fotos de la hermosa y feliz Teresita... (El mesero se acerca al Anfitrión y le transmite las fotos por Bluetooth) Ya, ya se las envié.
Su abuelito verá reflejada en estas fotos la hermosa y auténtica sonrisa y felicidad de la Quinceañera, eso que ni qué... Una Auténtica felicidad. Esperamos que pueda abrir los archivos... El abuelito... Pues sí, ya las recibió... Dos palomitas eh... Dos palomitas azules... Y claro, la felicidad tiene que ser completa, señoras y señoras porque la Quinceañera recibirá una jugosa fortuna de su abuelito, quien vive seguramente sus últimos años pegado a su silla de ruedas y que, bueno, es todo un prodigio este abuelito, porque es él quien se ha esforzado en que la hermosa Quinceañera sea presentada en sociedad en sus quince maravillosas primaveras...

La Gorda Sally.- (Viste un atuendo estrambótico, muy camp). Ay ya cállate, si yo no quiero, eso no va a suceder, aunque haya pagado la fiesta el abuelito, si yo quiero eso no va a suceder, y la hermosa niña no va ser presentada en sociedad, ni nada, ni siquiera va a recibir regalos, y además su primer baile no lo va a poder hacer porque…

Anfitrión.- Sí, sí, sí... No más malos augurios, Gordita. Todo saldrá bien para nuestra hermosa jovencita, ella recibirá la jugosa fortuna de su abuelito, el moderno, y ella será presentada en sociedad, como lo exige, su moderno y ¿muy tradicional?... abuelito...

La Gorda Sally.- (Malita de los nervios. Come con gula y muy molesta.) Eso si a mí no se me ocurre echar a perder todo. Yo conozco muy bien a la Quinceañera, la conozco desde que empezó a ponerse vestiditititos, la conozco desde que se puso sus primeras faldititititas, (A la Quinceañera, que desde lejos le sonríe con una falsísima sonrisa)... Verdad que yo a ti te conozco muy bien... Pre-cio-saaa. Vas a ser muy feliz con esa jugosisima fortuna, vas a ser muy feliz, vas a convertirte en toda una mujer, pero solo si yo quiero....

Antitrión.- (Una vez más el Anfitrión corta la oposición trastornada de la Gorda Sally. Nervioso, preocupado revisa las tarjetas que le entrega el mesero.) Ejem. Muy bien, si todo sale bien, como podremos ver... en el trono recibirá Teresita, nuestra hermosa joven, ejem, jovencita, los besos de su mami y los abrazos de su padre, ejem, pero eso sucederá en otro momento, o tal vez no sucederá, al menos no en esta fiesta, porque parece que su papi y su mami no encontraron vuelo para llegar a la fiesta. Están atorados en el aeropuerto de Cancún procedentes del Otro mundo... (El Mesero, muy preocupado le dice al Anfitrión algo al oído) Sí, claro, es decir, venían no del Otro mundo, sino del Viejo, del Viejo Mundo, señoras y señores... Y se quedaron atorados en Cancún, en el aeropuerto de Cancún... Espero que no haya sido nada grave...
Mientras tanto, en esta importante ceremonia, Señoras hermosas y dilectos señores: como todos Ustedes han podido notar, ante sus ojos, pegada a las viandas suculentas, nuestra primera infaltable y “original” madrina de la Quinceañera, la gorda Sally: quien es definitivamente un signo maravilloso de nuestra gloriosa celebración: Sally la Gorda y la fuente de viandas, ¡la fuente de viandas y la Gorda Sally!

La Gorda Sally.- (Trastornada, golosa, amenazante) Me gusta comer y qué... Soy gorda y qué. No te entrometas, ¿quieres tener problemas conmigo? Quieres tener problemas conmigooo... ¿Alguien desea tener problemas conmigo? ¿Alguien? Yo sé algo, de alguien que está celebrando y si me siguen molestando lo voy a decir, lo voy a decir muy claro, ¿verdad Teresitaaaaa? Y alguien se puede quedar sin su jugosa fortuna...

Anfitrión.- De ninguna manera, aquí no queremos problemas, de ninguna especie... Ningún problema. Dejemos por lo pronto que nuestra querida Gorda, digo, nuestra queridísima Sally coma todo lo que guste!!! Eso es señoras y señoras, un aplauso para que la Gorda Sally siga comiendo, que coma, que coooma, que cooomaaaa!
(Aplausos grabados).

La Gorda Sally.- (Grita) Y qué si me gusta comer, y por qué me tienen que decir gorda, soy Sally, no sabes que Es políticamente incorrecto llamarme Gorda, soy Sally, Sally y yaaa! Yo soy capaz de arruinar su fiestecita y ella no recibirá regalos, no recibirá la fortuna que le va a dejar su abuelo y no será presentada en sociedad... pues, la verdad no creo que lleguen sus papás, ellos nunca han estado presentes, y ahora resulta que están atorados, ellos siempre han estado atorados... Yo he sido la verdadera madre de Teresita, yo le compré su primer vestidititito, yo le puse su primera faldita... Su mamá me la encargó, desde antes de que la niña descubriera pues lo que es, lo que en realidad siempre ha sido.... A la mamá nunca le importó mucho el cambio, ni la apoyó, ni la rechazó, ella se desentendió, de la niña... porque a ella siempre le gustó mucho viajar, al viejo mundo y... al nuevo no tanto... Y pues el papá nunca estuvo ya saben, la misma historia de siempre, a él tampoco le importó mucho el recién nacido… Ella. Ya saben, es un tema típico: madre a la que le gusta viajar y padre ausente, y para qué están las madrinas, para qué, pregunto... Mi vida, Teresita, yo soy como sabes la madrina que siempre ha cuidado de ti... A ver una sonrisita, sonrisiiita... Ay, muchacha, ¡pero qué falsa!

Anfitrión.- Una disculpa, SSSally, pero así viene escrito en mis notas, “Gorda Sally”, uy, lo dije otra vez, es decir Sally, y ya. Es que así solito no me sale... Querida Salllyyyyy (Cambia de tema) Pues sí... Todos queremos mucho a la hermosa… colegiala… quinceañera, todos deseamos que realice su primer baile con el Chambelán, el más apuesto... hombre... que pudimos conseguir y que ya casi está por llegar...
(Aplausos Grabados). Una vez más disculpas, adorada Sally, te juro que no volverá a suceder... Yo te respeto. (El Mesero Gustavo, jovencito que anda de puntitas se le acerca al Anfitrión y le entrega otra tarjeta) Pero qué es lo que sucede, no lo van a creer, o sí lo van a creer porque, qué barbaridaddd, me acaban de notificar que ya se acerca nuestro chambelán de lujo, el famoso Torerín Torerero... Torero. Lo esperamos en unos cuantos minutos, nada más que llegue en su... ejem… ¿taxi?... Pero mientras llega, déjenme decirles una mala noticia... Al parecer el Cantante José Paz se quiere propasar con la dulce niña.... Sí, uno de los invitados más discretos y talentosos de esta corte singular según me informan se está comportando de una manera digamos aparatosa y no bien vista. Sí, el primo de la dulce princesita, el maestro de Física y Matemáticas y en sus ratos libres compositor y cantante de boleros muestra un interés mucho muy alejado de las costumbres adecuadas y bien vistas por nuestra sociedad. Vaya, Vaya, miren, es cierto, (Describe lo que hace el primo José Paz en el fondo del escenario con la Quinceañera) no solo le levanta la faldita a Teresita, no solo le levanta la falda y trata de meter la cabeza abajo de su falda escocesa! Nooo, el primo José Paz se torna ahora demasiado voluptuoso y jadeante ante la grácil figura de nuestra inmaculada muchachita quien se sujeta el vestido, su faldita, y lo mira azorada, o enojada, ¿excitada? Yo diría que bastante enojada, atribulada, y exaltada.
¿Será que el Primo José Paz quiere ser el chambelán además de ser el cantante del evento? ¿Será que quiere sustituir al chambelán Torero Torerín? O solo será que se quiere propasar con su sobrina... O su prima, verdad… Esto, la verdad no lo teníamos contemplado... (Revisa sus Notas) No, no me habían informado.

El Primo José Paz.- (Se trata de asomar bajo la falda escocesa de Teresita y trata de meter la cabeza. Ella lo detiene como puede) Teresitaaa, Soy capaz de penetrar el velo inmaculado de tu doncellez. (Ronco de lujuria) Te conduciré a los altares del espasmo, princesita. Comenzaré por usar mis henchidas glándulas salivales en tu virginal cuerpo, te haré conocer los caminos selváticos de tus axilas doncellescas.

Anfitrión.- Pues esas tenemos. La quinceañera trata de sonreír, su sonrisa cada vez es más falsa, esa definitivamente no se la enviaremos a su abuelo... esa sonrisa, dios mío, se ha convertido en una mueca desagradable o iracunda o profundamente perturbada ante semejante acoso. Ahora, un defensor de la muchacha se acerca al trono: el Tío Alexander viene a luchar por el honor de la muchacha, eso pienso yo... Véanlo: Es un poco extraño: Da giros, farfulla, vocifera en extraños lenguajes... Dicen que tiene problemas para comunicarse, pero está dispuesto a socorrer a la bella muchacha... Finalmente se acerca al Primo José Paz y no sabemos si se va a poner agresivo o bien trate de hablar prudentemente con el cantante.

Alex, el Bárbaro.- Primo José Paz, qué haces bárbaro animal, qué haces primastro... sobrinazo, por qué tratas de meterte bajo la falda de Teresa! ¿Qué no sabes que Teresa es mía!!!!???

Anfitrión.- Vaya, parece que nos hemos equivocado, no la va a defender.

El Primo José Paz.- Pero cómo va a ser, si tú eres el tío, Alex el Bárbaro, el bárbaro eres tú, tío Alex, y no, no es posible que te quieras propasar o te hayas propasado ya, tal vez, con Teresita, porque eso sería muy muy malo, sería un in... in...

Alex, el Bárbaro.- ¡Incesto!

El Primo José Paz.- Pues eso... Sería muy muy malo...

La Gorda Sally.- (Se acerca al trono) Y eso no sería lo peor.

Alex, el Bárbaro.- ¿Cómo que no sería lo peor?

El Primo José Paz.- ¡Cómo que no sería lo peor!?

Anfitrión.- Sí, ¿qué quieres decir, Gordita?

La Gorda Sally.- (Muy molesta y como perturbada.) Quiero decir que eso no sería lo peor, o no sé si sería lo peor.

Alex, el Bárbaro.- Qué quieres decir.

El Primo José Paz.- A qué te refieres.

Anfitrión.- Sí, a qué te refieres, Gordis...

La Gorda Sally.- A qué no solo sería incesto, sino que sería incesto y un acto contra natura, ¿o me equivoco, Alex, el Bárbaro? Además la niña... A la que trataron de verle los calzones....

Alex, el Bárbaro.- Yo no le vi los calzones. Yo nunca traté de verle los calzones... El Primo José Paz, sí, yo no... y Yo... Yo no lo encuentro natural... Lo encuentro muy antinatural.

La Gorda Sally.- ¿Contra natural?

Alex, el Bárbaro.- Pues eso. Antinatural

La Gorda Sally.- (Como demente) Contra natural... pues, sí, eso digo, Ajá.

El Primo José Paz.- Yo... Yo creo que la Quinceañera debería opinar. Yo francamente nunca pude verle los calzones. No sé si traía calzones. De hecho no sé si le gusta usar calzones, o si con esa falda tipo escocés no se ponga o no se quiera poner… calzones. Y me parece muy raro que el tío Alex quiera cometer incestro con ella.

Alex, el Bárbaro.- Yo nunca cometí incesto con la niña... Eso sería Contranatural... bueno sería muy contraproducente. Yo pienso... Que tú sí has querido cometer incesto con la niña... Tú eres su primo.

El Primo José Paz... Yo solo quería saber si algo había cambiado, quería verle los calzones, o ver si traía calzones, eso quería, yo incesto no, eh, pero yo sé cosas.

La Gorda Sally.- ¿El secreto?

El Primo José Paz.- Es un secreto a voces, pero quería saber si algo había cambiado. Por eso me quise meter abajo de su falda.

***

Anfitrión.- (Recibe una tarjeta del jovencísimo Mesero, Gustavo).- Ustedes me van a disculpar, mis dilectos invitados, me acaban de informar que el Chambelán llegó, es decir llegó el Chambelán... Cantemos todos la canción del chambelán, olvidemos nuestros conflictos y cantemos, pues el chambelán llegó. (El mismo Anfitrión empieza a improvisar una canción)... “El Chambelán llegóoo, el chambelán llegóoo, llegóoooo...

Alex, el Bárbaro.- Pero yo no quiero cantar. Yo quería hablar del secreto a voces. Yo también estaba enterado, y a mí nunca me ha importado. Es más, creo que me ha siempre intrigado, conmovido y hasta excitado... Es algo que puede excitarte, ¿no Primo José Paz?

El Primo José Paz.- Hasta cierto punto sí. Excitado, pero en realidad es por el hecho mismo de que sea, como es, mi prima, pues es algo...

Anfitrión.- Primo José Paz, por favor, tienes que cantar.

El Primo José Paz.- Es verdad, pero todos me van a ayudar, vamos todos a cantar.

Alex, el Bárbaro.- Ya les dije, yo no quiero cantar.

La Gorda Sally.- Yo tampoco. Yo no estoy de Acuerdo, además parece que la niña Teresita ya se pasó a molestar, mírenla, ya se pasó a molestar, no sé si porque trataron de ver si traía calzones. O porque siguen hablando de su secreto. A ella nunca le ha molestado, a mí tampoco, a sus padres tampoco. A su primo y a su tío tampoco. El abuelito no sabe y por eso pagó por la fiesta... Se habrá molestado porque todo hablamos de ella o por qué... No lo sé. O sí, sí sé, porque yo la conozco desde que era más flaquita y así de chiquitita, y la conocí sin calzones y la conocí con sus primeros vestiditititos y le compré su primeras falditas tipo escocés. Pero mírenla, ya puso cara de niña enojada, fastidiada, como anoréxica permanente, como si en realidad tuviera problemas hormonales, y yo sé que tiene problemas hormonales, verdad Teresita... Quieres que les hable a todos de tus problemas hormonales. Quieres que haya en este salón conflicto... ¿Quieres que les diga por qué no te han salido pechos, es decir, por qué no tienes senos, o por qué estás plana? (La Quinceañera se rasca la cabeza y se queda viendo muy molesta, con su cabeza con el pelo cortito o tipo emo, a la Gorda Sally) Eso es, compórtate como loca, como loca, como quinceañera loca, que todos sepan de una vez por todas quién eres, quien eres en realidad ¡TE-re-si-ta!!

La Quinceañera se peina y se arregla con un espejo de mano y se queda sentada, sin hacer mucho, pero mal y de mala gana. El Anfitrión hace esfuerzos por seguir con la ceremonia.

Anfitrión.- Nada de conflictos, estamos aquí para ser felices y celebrar. Recibamos Al Chambelán, Héctor, el Torero Torerín, que viene a salvar la situación, digo, que viene a complacernos con ésta su brillante aparición, y escuchemos, escuchemos con El Primo José paz, ésta su deliciosa y encantadora canción, dedicada al Chambelán Héctor, el Torero Torerín. Cantemos todos.

José Paz empieza a cantar con una enorme sonrisa... y logra que Alex y la Gorda Sally se integren a la melodía que es pegajosa...

El Chambelán llegó...
llegó y nos vamos todos a alegrarr
Es un gran bailador...
y todos juntos vamos a cantaaaar

Mi Torerín llegóoo
y juntos todos vamos a aplaudir
Felices vamos yaaaa
ya vamos todos a bailar...
Bailaaaar, bailarrrrr, bailaaarrrr...
Ya vamos todos a bailaaar

Y vamos todos a aplaudiiir
y vamos todos, todos a aplaudir...
El Torerín, llegóoo y todos
vamos todos a cantar...
El Torerín llegó y vamos todos a aplaudir

(Aplausos grabados)
Anfitrión.- Así es señoras y señores, casi desempacado desde la Plaza de Toros, el famoso primo Héctor, Torerín, torero, llega con nosotros, no a torear, no a matar, no a usar su capote, sino a bailar con la quinceañera, recibamos con alegría y admiración a nuestro sexy torero, Héctor, ¡el torero chambelán!

***
Héctor, Torerín Torero.- (Es muy mayor para la quinceañera, quizá de 40 o más. Tiene una camisa floreada y un pantalón ajustado con motivos de traje de Torero. Baila muy bien, pero Camina muy raro) Dónde está la bella, dónde está la hermosa, dónde está mi linda quinceañera....

Canta:
Dónde estás princesa, dónde estás, mi grácil muchachita
tan bonita, tan delgada princesita, tan hermosa, tan sin par,
mi bonita muchachita, yo por ti haré mil faenas, yo por ti mataré cien toros,
yo por tiiiiii...

Quinceañera.- (Habla por primera vez y se enfrenta, muy enojada a Héctor Torerín) ¡Ya cállate!
¡Cállate! A ti quién te invitó, quién te dijo que me digas princesita, o qué, tú eres príncipe, ¿de dónde eres príncipe? Estás muy viejo, y muy feo, y no me gustas.

Héctor, Torerín Torero.- (Trata de seguir cantando con el mismo estilo, tema...)
Yo seré tuyo, alma mía.
Quiero tus besos, princesa…
quiero ser tu hombre, mi vida…
quiero besar tus manos de fresa…
Quiero sentir tu dulce abrazo, muñeca…
y ser el hombre de tus sueños, querida...

Anfitrión.- Eso es mi torerín, dale un besito.

Alex, el Bárbaro.- Ese, mi Héctor, ¡bésala! ¡Cúmplele sus sueños!

El Primo José Paz.- Bésala, maestro. ¡Levántale la falda! ¡Ve si trae calzones!

Quinceañera.- ¡Que se atreva nada más, el Torerillo! Yo no quiero que nadie me levante la falda, yo no quiero ningún chambelán, y menos quiero uno viejo y feo, y Torero. Yo amo a los animales, no a los toreros barbajanes.

La Gorda Sally.- (Transtornada, incoherente) Esto no me gusta, va a ponerse color de hormiga... ¡Va a ser estupendo!

El Primo José Paz.- (Que no entiende) ¡Cómo dices? ¿Estupendo, pero no te gusta?

La Gorda Sally.- Que va a haber conflicto.

El Primo José Paz.- Ah, ya entiendo. Pero te gusta o no te gusta.

La Gorda Sally.- Sí, claro, qué acabo de decir.

El Primo José Paz.- Déjalo así.

(Héctor Torerín Torero sube al trono donde se encuentra la Quinceañera y trata de darle un beso...)

Héctor, Torerín Torero.- A ver, un besito, de piquitooo.

Quinceañera.- Atrévete, Torerín, atrévete y te voy a arrancar el bulto que te estorba entre las piernas... Si con razón caminas así... Si tienes atorado el traje de luces... Ándale, atrévete a besarme, viejo feo, desnalgado, tarado... Tienes un calcetín en tu traje de luces, mira nada más, te descubríiii. Miren todos.

Héctor, Torerín Torero.- (Descubierto. Oculta el calcetín que tenía metido en el pantalón) No, pues... Ya me quitaste las ganas... Pues a quién esperas tú, quién es el bonito que te va complacer, ¿quieres un príncipe de verdad?

Quinceañera.- No quiero un príncipe.

Héctor, Torerín Torero.- Pues entonces, a quién esperas... A Tarzán, al Capitán América... O tal vez esperas a la Capitana América?...

Quinceañera.- No, mi rey, no va por ahí.

Héctor, Torerín Torero.- ¿Ahora soy tu rey?, quién te entiende... Pues tú te lo pierdes, flaquita...

Quinceañera.- ¡No me digas flaquita!

Héctor, Torerín Torero.- (Empieza a bajar del trono y se queja amargamente) Pues yo no sé quién será su chambelán... No quiere un torero, no quiere un príncipe...

Alex, el Bárbaro.- No quiere a Tarzán, ni al Capitán América...

El Primo José Paz.- Ni a un lobo, ni a un vampiro...

Alex, el Bárbaro.- Eso no lo sabemos.

El Primo José Paz.- ¡Eso! Eso... no lo sabemos.

Sally, la Gorda.- Pues yo soy su madrina. Yo la he cuidado desde niña, desde chiquita, porque sus padres no se ocupaban de ella. Solamente mandaban dinero. Igual que el abuelo... En esa familia solo saben dar dinero... (Todos hacen falsos gestos de “Qué mal” “Eso está muy mal”)... Sí, yo sé que ustedes piensan que el dinero está bien, pero no es suficiente. Yo tengo dinero. Yo me ocupé de la niña, siempre estuve cerca de sus más íntimos deseos, de los más profundos e intensos deseos... Yo se los cumplí, como la madrina que soy, como la encargada de ser su verdadera madre... Pero hoy me he dado cuenta... Tal vez lo que la Quinceañera quiera, o necesite, no sea una madrina, sino... Tal vez quiera... un hada Madrina. Una preciosa hada madrina para tan bonita princesita.

Héctor Torerín Torero.- Un Hada madrina, para qué, por qué lo dices.

Alex, el bárbaro.- Sí, por qué.

Anfitrión.- A mí no me parece tan descabellada idea, pero en todo caso, tendría que recibir regalos, muchos regalos, o al menos un regalo, un fabuloso y enorme regalo. Yo me pregunto: Cuál sería su regalo.

Quinceañera.- Todos Ustedes están mal de la cabeza. Yo no tengo por qué recibir regalos. Yo no tengo que celebrar nada, yo solo quiero... Yo quiero dinero, quiero la jugosa fortuna que me prometió el abuelo, por eso estoy aquí.

Sally, la Gorda.- (Incoherente, casi demente) No te preocupes mi niña, si tu abuelito no te regala la jugosa fortuna, yo te daré muchos regalos... Y si quieres dinero… pues yo tengo dinero, y tengo el dinero que me mandan tus padres y el dinero que me da el abuelito Gustavo. Pero todo eso no importa porque yo tengo mi propio dinero. Y Yo soy tu madrina, pero ahora seré tu hada madrina, ya no solo tu madrina...

Quinceañera.- Ya, madrina, yo te quiero mucho, pero ya te diste cuenta de que ahora sí enloqueciste... Estás loooca... Locaaaa.

Sally, la Gorda.- Yo te regalaré un viaje a la Selva, ahí te encontrarás con Tarzán, quien será tu pareja de baile, tu compañero, tu Chambelán.

Quinceañera.- Y dale con el Chambelán... Yo no quiero un chambelán...

Sally, la Gorda.- Te encontrarás con ¡Tarzán el temerario!

Alex, el Bárbaro.- (Se deja llevar con la locura de Sally, la Gorda) Yo seré Tarzán, el temerario... te transportaré, princesa mía, dulce sobrina, por la selva, con mi liana, te llevaré por sinuosas veredas hasta la cima del éxtasis...

El Primo José Paz.- Ya No seas incestuoso, tío...

Alex, el Bárbaro.- Sí. Noooo. Ya no seré más su tío, seré Tarzán... Yo Soy TARZÁn! Uga Uga...

Sally, la Gorda.- Dime, Tarzán, y tú qué harías con tan bonita princesita, qué le harías?

Alex, el Bárbaro.-
(Canta)
Yo le haría Duga Duga Bu, Je
Yo le haría Duga Duga Bu, JeJeJe

Héctor, Torerín Torero.-
(Canta)
Por los Cuernos del Torero del Ruedo de San Bernabé, ¡que eso no puede ser!!!
Por los Cuernos del Torero del Ruedo de San Bernabé, ¡que eso no puede ser!!!

Alex, el Bárbaro.-
(Canta)
Yo le haría Duga Duga Yeah Yeah
Yo le haría Duga Duga Yeah Yeah

Héctor, Torerín Torero.- (Como español) Que no, que no siga, ¡que no quiero verleeee!

Alex, el Bárbaro.- (Canta) Blog, Blog, duga duga je, jejeje

Héctor, Torerín Torero.- (Deslumbrado por una idea que él mismo tiene) ¡Ya sé! Si la princesita no quiere un príncipe, no quiere un torero, no quiere a Tarzán, ni siquiera al Capitán América...

El Primo José Paz.- Entonces tal vez quiera a un... a un... A una.... Tal vez quiera a un Mariachi

Todos.- Síiii....

Se escucha la Música de El Jarabe Tapatío y todos bailan ante la reacción horrorizada de la Quinceañera.

Quinceañera.- Heyyy, Nooooo, no va por ahí... Hey, me oyen, estoy aquí, No va por ahí. Mariachi no ehhh.

(Aplausos grabados)

El Primo José Paz.- (Al Tío Alex) Debo felicitarte, Tío Alex,

Alex, El Bárbaro.- ¿Por la forma cómo bailo?

El Primo José Paz.- No, la verdad no. Realmente bailas horrible. (Alex, el Bárbaro baja la cabeza, dolido). Pero debo felicitarte por la interpretación de Tarzán, qué estilazo, Felicidades, Rinoceronte, eres un buenazo, Elefantazo, eres un verdadero bufalazo... Déjame darte un abrazo...

(Canta)
Alex, mi hermano, mi tío...
Eres un elefante, eres un bufalazo,
eres todo un tipazo, eres mi Alex salvaje
Yo te admiro mi Alex, bárbaro,
eres un rinoceronte, eres Tarzan, mi amigote,
yo te quiero Bufalazoooo

Alex, el Bárbaro.- Gracias, pero... mejor de lejitos, ¡primazo!!! ¡Sobrinazooo!!! (Le da a José Paz una palmada en la espalda que lo hace tambalear.)

La Gorda Sally.- (Cambia de tema abruptamente) Yo creo que tenemos dos probles de difícil solución. Dos, dos problemas.

Héctor, Torerín Torero.- (Como español) Dos. Dos problemas.

La Gorda Sally.- Uno de ellos es que el abuelito no va a soltar su jugosa herencia hasta que la niña sea presentada en sociedad. Y para eso se necesita que su papá llegue y la presente. El otro problema es que Teresita no quiere bailar. Y eso es porque no le gusta su pareja de baile. También otro problema es que no quiere regalos.

Héctor Torerín Torero.- Entonces son más de dos los problemas.

Alex, el Bárbaro.- No me gustan los problemas.

Anfitrión.- Bueno. Hay que ser constructivos. Vayamos resolviendo problema por problema... Uno de los problemas es que la chiquilla no quiere bailar.

Héctor Torerín.- No exactamente, el problema es que no le embona ningún chambelán.

Quinceañera.- Cómo que no me embona, ten cuidado con lo que dices. Estoy aquí, y puedo oírlos.

Héctor, Torerín Torero.- No bueno. No entiende... (A la Quinceañera) Mira te explico, no te embonan como el...

Anfitrión.- (Cambia de tema) El otro problema es que sus padres no han llegado, están atorados en Cancún, y para que se realice el primer baile... ¡el padre debe presentar a la quinceañera en sociedad! No la madre, no la madrina, no el tío. Tiene que ser el padre.

Alex, el Bárbaro.- Ah, eso, pues yo no creo que sea un gran problema... Podemos presentarla nosotros. ¿Y Cuál es el otro problema?

Sally, la Gorda.- (Siempre un poco demente) Pues el otro es muy importante, en realidad son dos muy importantes... O son tres... En realidad son dos muy importantes... O son tres... Uno, un problema, es que no encuentro mi escoba...

El Primo José Paz.- ¿Una escoba?

Sally, la Gorda.- Así es. Es una escoba mágica.

El Primo José Paz.- Ay Gorda, estás mal informada... Sería una varita. Las escobas sirven para…

Sally, la Gorda.- No te entiendo.

El Primo José Paz.- Sería una varita, mágica.

Anfitrión.- Las escobas sirven solo para volar… Las varitas son las mágicas.

Héctor, Torerín Torero.- Yo sé… Yo he visto… Una escoba… Aquí está. (Junto a la mesa de Viandas hay una escoba adornada con diamantina y estrellas. Héctor Torerín Torero, se la da a Sally.)

Sally, la Gorda.- Gracias. (Como poseída, Sally empieza a hacer como actos de magia con la escoba. Todos la miran con preocupación y un poco de asombro). Luego, tenemos el segundo problema. Es decir... El tercero... Bueno... No tenemos los regalos. ¿Cuál será el regalo de la niña? ¿Un viaje a la selva Lacandona donde se encontrará con Tarzán, el Temerario? Un viaje a caballo por los Jardines dorados del Palacio de Verano del Duque de la Fontaine? O quizá una noche con la mejor de tus fantasías, con la mejor.... de las... ¿Fantasías?

Héctor, Torerín, Torero.- ¿Qué?

Alex, el Bárbaro.- Yo tampoco le entiendo.

El Mesero.- Yo... Yo... Yo quiero decir algo.

Anfitrión.- Tú qué, no hables. Tú no hablas.

El Mesero.- Yo no sabría cómo comenzar. Yo soy un personaje que todavía no existe. Me siento Perdido. Estoy Perdido.

Anfitrión.- Tú no hables. Tú no hablas, ¿entiendes?

El Mesero.- (Aparte, bajo un cenital) ¡Truenos y relámpagos! Cómo sucede todo sin que uno pueda predecir el futuro... En este momento a nadie parece importarle realmente la suerte de la Quinceañera. Todo es confuso. Pero... Quién vendrá a rescatarme a mí... Y aún más, me pregunto: ¿Necesito ser rescatado?

Canta:
Yo soy el futuro futuro
Dime tú, colegiala si muero y me esfumo
Dime niña qué pasa, si alcanza
mi vida a ser otra,
si alcanza mi vida futura
a ser plena y dichosa…

Yo soy el futuro futuro
Dime tú, quinceañera si muero y me esfumo
Dime niña qué pasa, si alcanza
mi vida a ser otra,
si alcanza mi vida futura
a ser plena y dichosa…


La Gorda Sally es la única que aplaude al Mesero, el Anfitrión lo mira indignado.

Alex, el Bárbaro.- (Ignora la intervención del mesero) ¿Tenemos que darle regalos? ¡Por qué!

El Primo José Paz.- Por sus quince.

La Gorda Sally.- Para celebrar sus quince años...

Anfitrión.- Es que se celebran los quince porque sus papas la van a presentar en sociedad... Su papá, a la niña, a la colegiala, a la quinceañera… Uf.

Alex, el Bárbaro.- ¡Pero si ella no quiere ser presentada! Ella solo quiere el dinero de su abuelito. Pero el abuelito necesita ver las fotos de su nietecita, presentada por el papá y luego, que baile con el chambelán y así será presentada en sociedad y recibirá la jugosa fortuna.

Quinceañera.- Yo ya mejor no quiero dinero, todo este circo me parece muuuyy complicado, ya me oyeron, no quiero que me presenten. Mi papá no va a llegar, porque nunca ha estado, y no quiero bailar con nadie. Entienden. No necesito que me presenten ni nada. No quiero que me presenten, me oyen. Además Eso de los bailes de quince ya no se usa, saben. Está pasado de moda. Yo prefiero un viaje. Pero ese me lo voy a pagar yo, cuando sea mayor de edad voy a hacer muchas cosas, o no las voy a hacer, pero serán mis decisiones. Yo no quiero nada condicionado. Yo preferiría que me dejaran en paz. Yo en realidad quisiera que me respetaran, que entendieran lo que soy y cómo soy.

Héctor, Torerín Torero.- Ya ven: la niña no quiere chambelán... Bueno, ya sé ve que no quiere bailar... Y no quiere que la presenten... Y tampoco quiere regalos. Y a mí me cae muy mal.

Quinceañera.- Quiero que me acepten como soy, como lo que siempre he sido, como lo que mi madrina sabe que soy. Yo. Si mi abuelito quiso que hiciéramos una fiesta de quinceaños que nadie quiere, que yo no deseo y a la que él no puede venir, pues entonces la fiesta se cancela y que alguien me ayude a bajar de aquí... (Se levanta y con la mirada ordena que la ayuden a bajar, pero nadie le hace caso.) Hey, oigan. Ayuda, voy a bajar.

La Gorda Sally.- Quédate ahí, preciosa. Yo te aseguro que vamos a encontrar una solución para presentarte en sociedad. Aunque no llegue tu papá, ni tu mamá, aunque no bailes con este espantoso chambelán... Soy tu hada madrina y te prometo que encontraremos una solución. Además, hija mía yo tengo dinero, tengo mucho dinero, ¡¿tú lo sabías?

Quinceañera.- (Se peina, se arregla, sonríe) Muy bien, madrina. De acuerdo. Puedo esperar un poco. Quisiera irme, quisiera dejar este estúpido trono, y puedo hacerlo, yo sola, no necesito ayuda… Me quedo. Pero no lo hago por tu dinero, eh.

Sally, la Gorda.- Gracias mi vida. (A todos los demás) Ya ven ustedes, ella sabe su verdad, lo que todos saben, y nadie menciona, lo que nadie quiere escuchar. Tiene razón la muchacha, bueno, ella, tiene razón.

Héctor, Torerín Torero.- (Confundido) Pues ya ven ustedes. Yo ya no entiendo nada. Esta tía es como los cojones.

El Primo José Paz.- Quién, la Quinceañera o la Gorda.

Héctor, Torerín Torero.- Bueno, pues a decir verdad... A mí no me importa. Yo espero que me paguen pues para eso he venido. Yo tengo ya muchos años de ser chambelán.

Quinceañera.- (Desde su trono, no pierde detalle) ¡Se notaaaa!

Héctor, Torerín Torero.- Niña, tú quieres respeto y a mí no me respetas. No me has dejado de insultar.

Quinceañera.- No, disculpa, pero algo tienes que me caes mal. Es que a mí me gustan los animales, y la gente joven, y tú me caes mal.

Héctor, Torerín Torero.- Pues tú también me caes mal, no te soporto. Además solo tengo treinta y cinco.

Quinceañera.- ¡Treinta y cinco!

Alex, el Bárbaro.- (Interrumpe... Reflexivo, elocuente) Muchos años. Para un chambelán, verdad. Pero... Y yo me pregunto... ¿Y por qué los quince?, ¿no podríamos celebrar mejor los diez y siete, o los veintiuno o los treinta y tres, o los cuarenta y seis, o los sesenta??? Por qué discriminar a tantas etapas de la vida tan trascendentales, o por qué... ¿Por qué?

Héctor, Torerín Torero.- ¿Por qué qué?

Quinceañera.- Porque es cuando se toman decisiones... Aunque las verdaderas decisiones se toman cuando se llega a la mayoría de edad... Pues Ustedes no lo saben pero cuando yo sea mayor de edad... (Todos la ignoran) Yo... Oigan, es mi fiesta o no es mi fiesta... ¡Hey!

El Mesero, Gustavo, muy nervioso, entrega otras tarjetas al Anfitrión y se le acerca para decirle algo al oído.

Anfitrión.- Señoras y Señoras, me acaban de informar que allá afuera hay un muchacho que también quiere celebrar sus quince y que ya había alquilado el salón.

Alex, el Bárbaro.- Y eso qué.

Anfitrión.- Pues que dice que también quiere que lo festejemos.

El Primo José Paz.- ¿A él solito?

La Gorda Sally.- ¡Cómo se atreve!

El Mesero, Gustavo.- ¡Sí, Cómo se atreve!

Anfitrión.- Y a ti quién te dijo que podías hablar. Tú no hablas, ¡no hables!

El Mesero, Gustavo.- Eso digo yo.

La Gorda Sally.- Que llamen a la patrulla.

El Mesero (Gustavo) está a punto de decir algo, pero el Anfitrión lo fulmina con la mirada.

Quinceañera.- Díganle que pase, si se trata de celebrar pues él también puede pasar.

Héctor, Torerín Torero.- ¿Y si llega el otro quinceañero vas a bailar también? Así él sería tu chambelán. Ya que no quisiste bailar conmigo...

Quinceañera.- No, tarado, no será mi chambelán porque él también quiere celebrar sus quince.

Héctor, Torerín Torero.- Entonces tú serías su chambelana. Si bailas con él quinceañero...

Quinceañera.- Por qué insistes en los chambelanas o chambelanas qué bien... Sabes qué Torerito, eres tan... eres tan... eres un… un... Eres un...

Héctor, Torerín Torero.- Ya, ahí me vas a insultar otra vez eh, ya te vi.

Quinceañera.- ¡Tarado!

Héctor, Torerín, Torero.- Ya lo sabía.

***

Suena el timbre del teléfono del Anfitrión.

Anfitrión.- (Contesta a su teléfono celular) Escuchen. Es el abuelo... Dice que por qué no le hemos enviado las fotos, que si ya la presentaron a la niña...Que el papá tiene que llegar y presentar a la niña porque si no es así… no va a heredarle su fortuna. Dice que está indispuesto. Que se siente muy mal. Piensa que le ocultan algo, que siempre le han ocultado algo y está muy enojado. Dice también que presiente algo malo, algo muy malo... Tal vez está presintiendo su propia muerte... Dice que soñó que los papás de Teresita se habían muerto, en un atentado, en Cancún, que se habían ido al Otro mundo, y que él también espera...

Quinceañera.- ¿La Muerte?

Anfitrión.- No...Espera que llegue tu papá para que te presente en sociedad. Quiere asegurarse de que su fortuna va a quedar en una muchachita decente y aceptada por toda la sociedad.

Quinceañera.- Dile que ya no me interesa su dinero. Dile que mi madrina me va a heredar todo su dinero, verdad madrinita.

La Gorda, Sally.- Sí, mi vida, pero cuando me muera.

Anfitrión.- Y dice que para asegurarse de que las cosas van bien y no ser víctimas de una maldición, quiere que Teresita escriba lo que va a decir.

Quinceañera.- Dile al abuelo que no escribo nada. Dile al abuelo que ya nadie escribe nada.

Anfitrión.- Señor, abuelo, dice Teresita que con gusto escribirá lo que usted le dicte. Y que espera que Usted acabe de pagar gastos de esta celebración… ah, y que le herede su dinero lo más pronto posible...

Quinceañera.- Ponlo en altavoz.

Anfitrión.- Señor abuelo, vamos a ponerlo en altavoz. (El Anfitrión trata de poner al Abuelo en altavoz, pero no se escuchan más que ruidos). Señor Abuelo, parece que va a tener que repetirme todo de nuevo, no se escucha... Sí, sí se usar el altavoz, pero hay demasiada interferencia. Sí, ya tiene papel y lápiz. Teresita... El abuelo quiere que escribas lo que voy a repetir...

Quinceañera.- (Sarcástica) Soy “toda oídoooos”.

Anfitrión.- Dice el Abuelo:
Lo que toda Quinceañera debe evitar...

Quinceañera.- ¡Aburriiiido!!!!

Anfitrión.- Dice el Abuelo: Sobre todo deberás seguir estos mandamientos al pie de la letra...

Quinceañera.- ¡Tus Nalgas!!!

Anfitrión.- ¡Niña!... Ejeem… el Abuelo: La Quinceañera debe bailar el primer Vals con su papá.

Quinceañera.- Mi papá no está, está atorado, en Cancún.

Anfitrión.- Dice el Abuelo: Si no baila el primer vals con su papá y se comporta como toda una mujer decente, tendrá diez años de mala suerte!

Quinceañera.- ¡Aburrido! Ya soy toda una mujer, siempre lo he sido.

Anfitrión.- Dice tu abuelito que espera que tomes en cuenta tus palabras. Te manda muchas bendiciones.

Quinceañera.- ¡Dile que muchas graciaaas! Y que ya no hable porque es muy aburriiiido y anticuaaadoooo.

Anfitrión.- Muchas gracias, señor abuelo. Su nietecita está muy contenta y ya escribió toda la enorme sabiduría que usted le transmitió. ¿Cómo?... ¿Las fotos?... Sí, cierto, no le hemos mandado las fotos.... Porque no ha llegado su papá... ¿El papá de Gustavo?... Qué Gustavo… Entiendo... ya no piensa esperar más. Ya no habrá jugosa. Que Usted lo sabe todo. Entiendo... Lo entiendo... Pero los gastos de la Fiesta si los va a cubrir, ¿no es cierto? Ahorita mismo me deposita. Muy bien, se lo agradezco. Muchas gracias. Sí, bendiciones también para Usted.
Hastalueguito... Ya está todo arreglado. Ya escucharon, Bueno, “Teresita”... Tu abuelo...

Suena el altavoz con los sonidos de un teléfono ocupado. Se siente por primera vez un gran silencio. Todos los personajes ponen cara de circunstancia.

***

La Gorda Sally.- (Como poseída) Una Maldición. ¡Diez años de mala suerte! Van a caer diez años de maldición sobre ti, Teresita.

Quinceañera.- Ya madrina, ¡cállate, con todo respeto, tú sabes que te quiero!

La Gorda Sally.- Esto que digo es una profecía... Tu papá no va a llegar... Y tú mamá también… tampoco. Tampoco va a llegar.

Quinceañera.- Pues no, eso ya quedó claro.

La Gorda Sally.- No vendrá, porque nunca le has importado, porque sabe que ahora hay una maldición sobre ti... ¡No podrá presentarte!
Tú padre no llegará... ¡y no habrá baile con Chambelán!

Quinceañera.- ¡Ni quería!

La Gorda Sally.- ¡No serás presentada en sociedad!

Quinceañera.- ¡Cuál Sociedad!?

La Gorda Sally.- Y todo el mundo sabrá tu secreto...

Alex, el Bárbaro.- Cuál secreto.

El Primo José Paz.- Ah, yo sé su secreto, pero es un secreto a voces. Recuerdan que me metí abajo de su falda. Bueno parece que nada ha cambiado. Sigue siendo la misma,

Alex, el Bárbaro.- ¡Sí te metiste?

El Primo José Paz.- ¿Yo? Noup.

Héctor, Torerín Torero.- Cuál secreto.

Llega el Mesero (Desde aquí Gustavo) envuelto en una capa y le entrega una tarjeta al Anfitrión.

Anfitrión.- (Indignado, al Mucamo) Y a ti qué te pasa.

Gustavo.- Lee la tarjeta. (El Anfitrión lo mira indignado) Que la leas.

Anfitrión.- (A pesar suyo le hace caso. Lee sin énfasis, como si fuera un mensaje más) Señoras y señores. Quiero anunciarles...

Gustavo.- Lee bien, con ganas, como si fueras un profesional.

Anfitrión.- Cómo te atreves.

Alex, el Bárbaro.- (Le arrebata las tarjetas al Anfitrión y lee con histrionismo) ¡¡¡Señoras y señoras!, Señores y señores!! (Aplausos grabados) Quiero anunciarles que llegó, que ha venido ante Ustedes el Invitado de Lujo, el único, el inesperado Quinceañero... ¡Helo Aquí!...

***

El Mesero (Gustavo) se quita la capa que lo cubría y lo vemos vestido con un traje gris muy sencillo y elegante).

(Aplausos grabados)

Gustavo.- (A la Quinceañera)
Quinceañera hermosa
yo no soy un príncipe,
yo no soy un héroe
solo soy tu amigo
soy una esperanza
quiero que me escuches
que puedas conmigo
ser mi compañeraaaa.

Así es Princesa, soy el chico que esperabas, yo también quiero celebrar mis Quince y bailar contigo el primer vals, no para presentarte, no para darte ningún regalo, sino para que compartas conmigo esta celebración.

Quinceañera.- Muy bien. Eso me parece… Podría decir que me gusta… Pero yo a ti no te conozco.

Gustavo.- Pues sí, princesa, pero yo también cumplo quince años.

Quinceañera.- ¿Y eso me debería importar?

Gustavo.- Podría hacer que te importara.

Quinceañera.- Podría ser, no lo sé.

Héctor, Torerín Torero.- No te preocupes muchacho, yo puedo entenderte. Ella también me trata muy mal.

Anfitrión.- Yo soy el no puedo entenderte y no voy a tolerar que te comportes de esa manera, tú eres un empleado, aquí, tú eres un empleado.

Héctor, Torerín Torero.- No voy a permitir que le hables así, es un muchacho y si quiere celebrar sus quince, pues que lo haga, además la Quinceañera... Tiene un secreto. Eso escuché.

Gustavo.- ¿Un secreto?

La Gorda Sally.- Así es niño, así que si quieres bailar con la Quinceañera tendrás que saberlo.

Quinceañera.- Yo no voy a bailar.

El Primo José Paz.- ¡Un secreto a voces! Todo el mundo lo sabe.

El Anfitrión.- Todo el mundo, todos lo saben.

Alex, el Bárbaro.- (Nervioso) Yo no sé nada, lo juro.

La Gorda Sally.- Es tu última oportunidad, Teresita, si no bailas al menos con el Mesero les diré a todos tu secreto.

Quinceañera.- No tengo secretos y No voy a bailar y no me digas Teresita, desde ahora voy a querer por favor que me digan Teresa.

La Gorda Sally.- No Teresita, no vamos a decirte Teresa, ni Teresita, ni nada... Desde ahora no serás presentada en sociedad, no recibirás regalos y no vas a bailar el primer vals con... con nadie, porque todos sabemos que Teresita, es en realidad...

Anfitrión.- Gustavo.

Gustavo.- (Confundido, mira al Anfitrión y a los otros) ¿Sí?

Héctor, Torerín Torero.- ¿Es en realidad Gustavo?

El Primo José Paz.- Yo ya lo sabía.

Quinceañera.- No soy en realidad Gustavo. Soy en realidad Teresa. Y ese no es ningún secreto. Teresa: es mi verdadero nombre. Ese nombre de Gustavo dejé de usarlo desde hace muchos años... Es más nunca lo usé, ¿verdad, madrina?... (La Gorda Sally asiente) Desde niña. Yo decidí llamarme Teresita. Ahora Soy Teresa. Y cuando sea mayor de edad decidiré... Si me quedo igual o me transformo...

Canta:
Yo soy Teresa
sin etiquetas
No soy princesa
ni muñequita ni Teresita
ni muchachita ni jovencita
ni muy bonita
ni muy rarita
No quiero bailes
ni chambelanes
ni chambelanas
ni mucho menos
mucho dinero
ni de mi padre
ni de mi madre
ni de mi abuelo



ni más consejos
ni condiciones
ni soluciones
para mi vida

Solo deseo que mi madrina me quiera mucho
sin discusiones
sin más problemas

Soy yo solita
y mis decisiones
y si me quieres tratar
me tienes que respetar
y entonces
juntos
todos
podremos
estar.


Gustavo.- Teresa, yo quiero bailar contigo. No me importa lo que seas, niño, niña... yo quiero estar contigo en esta fiesta, al menos en esta fiesta. Yo sí soy Gustavo. Yo sí Me llamo Gustavo.

Quinceañera.- Ah... (Pausa) Pues mucho gusto, Gustavo. Yo soy Teresa.

Gustavo.- Teresita.

Quinceañera.- Teresa. (Con alguna insegura simpatía) Si quieres dime Tere.

Gustavo.- Tere... Pues... Yo... Ya que no están tu papás, y ya que no vino un príncipe azul, sino yo, y ya que no te gustó el Torero, y ya que no aceptas regalos de ningún tipo, ya que no aceptas nada de lo que se te propone... Aceptarías al menos bailar... conmigo. Ser mi compañera, ¿de baile?

Todos.- (Emocionados) Síiii...

El Anfitrión.- ¡Música! Música, maestro.

Se escucha un vals y la Quinceañera emocionada se tapa la cara, pero no ha aceptado todavía bailar con Gustavo.

***

La Quinceañera.- (Grita y detiene el baile) Un momento. Fuera música.

Héctor, Torerín Torero.- Ya sabía yo.

Alex, el Bárbaro.- No va a bailar.

La Gorda Sally.- Teresita, Tere... No lo sé. Creo que deberías aprovechar la oportunidad, vivir el momento...

Gustavo.- (A la Quinceañera) Teresita. Tere. Los dos tenemos quince años. Los dos podemos celebrar... Ven, baja de tu trono y ven a bailar conmigo, princesa.

La Quinceañera.- ¡Que no soy princesa!!!

Héctor Torerín.- (Burlón, agresivo) Eso Ya lo sa-be- mos. Qué les parece si bailamos un vals que se llame: “Cómo así princesita que no quieres bailar”.

La Quinceañera.- (Grita) ¡Aburrido!

Héctor Torerín, Torero.- (Grita) Vamos a bailar, “Oye, Gustavo, cuál te ponemos”.

La Quinceañera.- ¡Tarado!

Gustavo.- Déjala en paz. Deja en paz a Teresa.

Héctor Torerín, Torero.- (Lo imita, burlón) “Déjala en paz. Deja en paz a Teresa.” Ahora resulta que te gusta. Son novios, se gustan, son novios, ¡se gustan!

Gustavo.- (Ignora al Torero) Mira, Teresa. Los dos nacimos somos jóvenes. Nacimos el mismo día, el mismo año. Eso puede significar algo, tal vez no. Pero… por qué no te decides y bailas conmigo.

Quinceañera.- ¿Para que me presentes en sociedad?

Héctor Torerín, Torero.- Creo que ya te presentaron, todo el mundo te conoce, “Gustavo”.

Gustavo.- Bueno, a mí también ya me cayó mal este tipo. (Se enfrenta cómicamente al Torero) ¡Quieres que te conteste a golpes, o qué quieres!

Héctor Torerín, Torero.- (Odioso) Ja, eres muy poca cosa para mí, no sabes con quién te metes, niñito

Todos.- (Como locos de carnaval) ¡Pelea !… Pe-le-a, pe-le-aaaa.

Gustavo.- No, tú no sabes con quién te metes.

Héctor Torerín, Torero.- ¿Vas a defender a la Quinceañera?

Quinceañera.- Hey… ¡No necesito que nadie me defienda!

Héctor Torerín, Torero.- No, pues eso está claro.

Gustavo.- Ándale, Torerito, ven a pelear conmigo. Ándale, te voy a romper todos los huesos.

Todos.- Pe-le-a, pe-le-a…

Héctor Torerín, Torero.- Con mucho gusto, ya me cansé de todos Ustedes, no son personas normales, no lo son.

Todos.- Oyeee.

La Gorda Sally.- ¿Cómo se atreve! (Toma su escoba y empieza a pegarle a Héctor, Torerín Torero).

Anfitrión.- Eso es Sally, pégale más fuerte.

Alex, el Bárbaro.- Yo también le voy a dar.

El Primo José Paz.- Y yo. Cómo se le ocurre insultar a mi princesita, le voy a dar donde más le duele.

Héctor.- Torerín, Torero.- Ya, esto es un abuso, no se vale, montoneros.

Gorda Sally.- Aquíii… No se valen los insultos, así, que mejor retírate. Haz el favor.

Todos.- Que se vaya, que se vaya.

Héctor Torerín Torero.- Muy bien, me voy, pero quiero que quede muy claro que va a caer sobre Ustedes sobre todos Ustedes una eterna maldición, que…

La Quinceañera.- (Que se había ido bajando de su trono, toma la escoba del hada madrina y empieza a pegarle al Torero). Ah, ya cállate, ya me caíste todavía peor. Agarra tu desagradable vida y lárgate por favor.

Héctor Torerín, Torero.-Ya, ya, ya me voy. Ya, no me pegues.

Gustavo.- Déjalo, Teresa. Creo que será mejor que evitemos los golpes.

Quinceañera.- ¿Eso crees?

Gustavo.- Yo pienso que con una disculpa sincera todo podría arreglarse.

Quinceañera.- Mhh, no sé, el tipo me cae muy mal.

Héctor Torerín, Torero.-Y tú a mí, peor.

Quinceañera.- Ya ves, no entiende. Mejor le pego.

Héctor Torerín, Torero.- No, lo vas a lamentar, me oyes. (Recibe un escobazo) Ayyy.

Gustavo.- Ya, mejor cállate y trata de arreglar las cosas.

Héctor Torerín, Torero.- Está bien. Lamento haber actuado de esta manera. Yo la verdad no soy así.

Quinceañera.- Mhh, no sé. No se oye sincero.

Héctor Torerín, Torero.- Bueno, sí soy un poco pesado. Lo siento. Creo que puedo aprender a cambiar.

Quinceañera.- Pues ya estás un poco mayorcito para eso.

Héctor Torerín, Torero.- Por favor, Teresa, discúlpame. Creo que tú te mereces lo mejor, y en verdad quiero que estos quinceaños sean inolvidables, para ti, en el mejor sentido y de manera sincera lo digo. Discúlpame.

Quinceañera.- Mhh. No sé.

Gustavo.- Ya, se disculpó. Creo que fue sincero.

Quinceañera.- ¿Sí?

Gustavo.- Sí Teresa. Tere. Ya perdónalo.

Quinceañera.- ¿Sí?... ¿Tú me lo pides? (Gustavo asiente, emocionado. Pausa. Al Torero...) Está bien. Te perdono.

Héctor Torerín, Torero.- Gracias. Gracias, Gracias... Teresa.

Todos.- Bravo.

Quinceañera.- No más conflictos.

La Gorda Sally.- Por favor.

Quinceañera.- Y qué, ¿en esta fiesta nadie baila?

Gustavo.- No se diga más, solo si me permites el primer baile, Tere.

Quinceañera.- Eso está por verse.

Gustavo.- ¿Cómo!

Quinceañera.- (Se ríe, muy amable y cariñosa) Que con mucho gusto, Gustavo. Vamos a Bailar, vamos a bailar.

Todos.- Bravo, que vivan los quinceañeros, que bailen, que bailen. Son novios, son novios, se quieren, son novios.

Quinceañera y Gustavo.- Heyyy. No. No es cierto.

Todos.- (Todos en carnaval, sonrientes) ¡No es cierto!, ¡no es cierto!...

Anfitrión.- Y con ustedes señoras y señores y todos los aquí presente, el baile de los quinceañeros. Un gran aplauso. Que vivan los quinceañeros. ¡Los quinceañeros!

Todos.- ¡Que vivan! Bravooo, ¡que vivan! ¡Bravoooo!

Música. Los quinceañeros bailan muy alegres. Pronto todos se incorporan y bailan y sonríen y luego se dirigen al público para agradecer, mientras se escuchan por última vez los aplausos grabados.

FIN

***
Enero de 2020 Cd. de México / Derechos Registrados: Benjamín Gavarre

gavarreunam@gmail.com

Seguidores

Benjamín Gavarre

INSTRUCCIÓN ACADÉMICA:


Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro: UNAM. Facultad de Filosofía y Letras. Ciudad Universitaria. Promedio final 9.08 (UNAM 1981-85). Titulado en 1993 con mención honorífica. Tesis: Elementos del Teatro Surrealista y del Absurdo.


Maestría en Literatura Comparada, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM 2000-2002. Promedio de 9.25 (Obtuvo el grado con mención honorífica en junio 9 de 2005). El tema de la tesis es sobre la construcción de la imagen del personaje “Emperatriz Carlota” en la dramaturgia mexicana y francófona siglos XIX a XXI a partir de una perspectiva histórico-imagológica.



    1. IDIOMAS

  • Francés : IFAL, CELE. Diploma de dominio por el CELE

  • Inglés: Diploma de comprensión por el CELE (Centro de enseñanza de lenguas extranjeras, UNAM).



2) TRABAJO ACADÉMICO

  1. INVESTIGADOR

  • IIFL, UNAM. Becario en el proyecto sobre archivos de la Inquisición en la Nueva España: “La otra palabra”, a cargo de la Dra. Mariana Masera del seminario de Poéticas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, desde octubre de 1999 a octubre de 2002.

Ponente en el XIV Encuentro Nacional de Investigadores del Pensamiento Novohispano. UAZ. Zacatecas noviembre de 2001. Ponencia: “La selección de información en algunos procesos inquisitoriales del siglo XVII”. Moderador en el Coloquio “La otra palabra”, el 18 de abril de 2002.

  • Investigador y compilador de textos dramáticos en francés para la Antología de textos de letras modernas de la Facultad de Filosofía y Letras (2007).


        1. DOCENCIA EN TEATRO NIVEL SUPERIOR
  • EAT (Escuela de Teatro del INBA). Profesor suplente de Historia del Teatro I (1997)

  • PROFESOR EN LA UAM

      1. Como profesor interino: Historia del teatro, teatro de los Siglos de Oro Español. Narrativa modernista y naturalista. Año 2001

  • PROFESOR EN LA UNAM

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura: MORFOSINTAXIS Y COMENTARIO DE TEXTOS I Y II (Ahora llamada Análisis de textos I y II) (1999-a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia TEATRO VIRREINAL I y TEATRO IBEROAMERICANO II. (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura en literatura dramática y teatro. Profesor de asignatura en la materia HISTORIA DEL ARTE TEATRAL I Y II (TEATRO GRIEGO, LATINO, MEDIEVAL Y RENACENTISTA) (Desde 2003-1 a la fecha de hoy).

—FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Licenciatura. Profesor de teatro de los Siglos de Oro español. Como interino. Semestre 2005-1.

OTRAS FUNCIONES EN LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE LA UNAM (Colegio de Teatro): Asesor de algunas tesis de licenciatura y una de maestría. Sinodal de muchas. Encargado de los exámenes extraordinarios de mis materias. Encargado de tutorías.


  • LITERATURA Y REDACCIÓN.

PROFESOR NIVEL MEDIO Y MEDIO SUPERIOR

UNAM dgire definitividad dictamen 10


  • Instituto María Isabel Dondé: profesor de literatura mexicana, universal, hispanoamericana y taller de redacción (1993-1994).

  • Universidad Latina: profesor de taller de redacción, investigación de campo, técnicas de investigación documental, taller de literatura universal y taller de clásicos hispanoamericanos. (1994-1996).

  • CLAM: Colegio Latinoamericano de México. Profesor de literatura mexicana y universal (1997-1999).



3) TRABAJO (NO ACADÉMICO):


      1. TRABAJO EDITORIAL

  • Editorial Vuelta: corrector de estilo, y al cuidado de distintas ediciones de novelas y libros de poesía (1989).

  • Letras y Palabras, servicios editoriales: diseñador de originales mecánicos para libros, revistas, folletos y tipografía en general; editor de revistas y folletos. Manejo de los programas de computación "Word Perfect", "Page Maker" y "Corel Draw" (1990-1992).

  • Revista Proceso (1995): corrector "free lance".

  • CITRU (Centro de Investigación teatral Rodolfo Usigli: corrector 1997-1998

  • FIC (Festival Internacional Cervantino): traductor francés-español (free lance) de folletos y fichas técnicas, 1990-93.

  • Editorial Santillana-Alfaguara-Nuevo México.

Elaboración de guías de lectura para las novelas Los años con Laura Díaz, de Carlos Fuentes y Cruz de olvido, de Carlos Cortés (1999-2000)


AUTOR (EN COLABORACIÓN CON Alberto Chimal et. al.) DE LOS LIBROS DE SECUNDARIA ESPAÑOL I Y ESPAÑOL II CONEXIONES. México. 2007. Editorial Alfaguara- Nuevo México. (Reeditado hasta la fecha de hoy)

.


  1. COLABORADOR EN PUBLICACIONES PERIÓDICAS

(Cuento, Poesía, Crítica, Reseña).


  • Revista: Artes Escénicas (crítica teatral), con Josefina Brun.

  • Revista: El Faro (cuento, poesía, teatro), con Juan Coronel.

  • Periódico: El Día (en: El día de los jóvenes, cuento, poesía, reseña).

  • Periódico: El Economista (reseña de libros, críticas de obras de teatro).

  • Periódico: Uno más Uno (en: Sábado, poesía).

  • Revista de la Universidad de México (poesía).

  • Revista Tramoya: obra de teatro finalista en el concurso de dramaturgia "Emilio Carballido" (1996).

  • Colaboró como crítico teatral para la Revista Mexicana de Cultura del periódico El Nacional (coordinador editorial: Miguel Ángel Quemáin). (1998).

  • Colaborador de artículos sobre teatro para la revista Casa del Tiempo, de la UAM (1998 a la fecha).



CREADOR. TEATRO

  1. DRAMATURGO
  • Vístete Rápido (1984) (Publicada, revista El Faro).

  • Delirio 23 (1985) (Publicada, revista El Faro).

  • Amor Tal... (1986) (Representada Teatro Legaria).

  • La Fiesta de los Disfraces (I987) (Representada Teatro Santo Domingo).

  • En tres Cervantes te veas, adaptación e "Intermeses"(1990) Representada en el FIC 90.

  • Filus (1991) (Inédita).

  • Yo, el Peor de los Dragones (1993). Representada en el Museo del Chopo y en el Foro El ensayo (1995). Finalista en el concurso "Emilio Carballido". Publicada en la revista Tramoya de enero de 1996. Representada en una lectura dramatizada dirigida por Edoardo (sic) Alcántara durante el 50 aniversario de la EAT Escuela de Arte Teatral del INBA en el ciclo de lecturas de dramaturgos mexicanos de la segunda mitad del siglo XX. Representada en el Museo del Carmen en abril y mayo de 1998 bajo la dirección de Edoardo Alcántara. Obra elegida para el Festival de la Universidad de Monterrey, 2005 así como para el festival de la BILINGUAL FOUNDATION OF THE ARTS en Miami 2005

  • Sala de Espera (1997).

Becario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, FONCA–CONACULTA. Trabajó en un proyecto de dramaturgia bajo el sistema Jóvenes Creadores (1996/1997).

  • Sala de Espera: Proyecto Coinversiones FONCA 1999 Dirección de Alejandro Ainslie. La Gruta. Instituto Cultural Helénico (1999)

  • Unidad Lupita, Versión libre del cuento del mismo nombre de Jaime Alfonso Martínez Sandoval. Dirección Rocío Carrillo. Producción IEDF (2005).

  • Gente de primera, melodrama didáctico. Estreno el 6 de julio de 2007 en el Instituto electoral del Distrito Federal.

Creador del BLOG DE DRAMATURGIA: www.dramavirtual.com (desde enero de 2008 a la fecha)



    1. DIRECTOR DE TEATRO
  • Amor tal..., de Benjamín Gavarre (Ciclo de Nuevos Directores Universitarios de la UNAM. Teatro Legaria, 1987).

  • La Fiesta de los Disfraces, de Benjamín Gavarre (Teatro Santo Domingo, 1988).

  • En tres Cervantes te veas. (Teatro Santa Catarina; Festival Internacional Cervantino, 1990).

  • Yo, el Peor de los Dragones, de Benjamín Gavarre. (Museo del Chopo, 1995).


    1. ACTOR
  • Hécuba, La Perra; basada en Hécuba y Las Troyanas, de Eurípides. Adaptada y dirigida por Hugo Hiriart (1982).

  • El Gato con Botas, de L.W. Tieck; adaptada y dirigida por J. J. Gurrola (1983).

  • Serpientes y Escaleras y Fisura, coreografías de Lydia Romero. Actor-bailarín invitado del grupo Cuerpo Mutable (1983).

  • Teatrísimo, serie de televisión dirigida por J.J. Gurrola. Programas: La Máquina de Sumar, de Elmer Rice; Un Hogar Sólido, de Elena Garro; La Cena del Rey Balthazar, de Calderón de la Barca (1983).

  • El Maravilloso Traje de Helado Crema, de Ray Bradbury. Dirección de Eduardo Ruiz Saviñón (1984).

  • Bodas de Sangre, de Federico García Lorca. Dirección, Rubén Paguagua (1985).

  • La Madre, de S.I Witkiewicz. Dir. Rocío Carrillo (86)

  • La Cueva de Salamanca, de Cervantes. Dirección, Raúl Zúñiga (Festival de Siglos de Oro, Taxco, 1986).

  • De cómo el señor Mockinpott logró liberarse de sus padecimientos, de Peter Weiss. Dir. Néstor López Aldeco (1987)

  • Infinitamente Disponible, creación colectiva del grupo Teatro de la Rendija (Teatro de la iglesia de Santo Domingo 1988).

  • Los Enemigos, de Sergio Magaña. (1988–90)

  • ¡Ah Cábala Vida! Espectáculo de Raúl Zúñiga (1990).

  • Los Desfiguros de mi Corazón, de Sergio Fernández. Dirección de Néstor López Aldeco (Foro sor Juana Inés de la Cruz, 1992-1993).

  • Asesino Personal, creación colectiva del grupo organización secreta, confabulación teatral. Idea original y dirección de Rocío Carrillo (Claustro de sor Juana, 1993; Salón México 1994). Nominada para la mejor obra de 1993, teatro de grupo, APT.

  • Pastorela Típica de Tepozotlán, dirección Raúl Zúñiga. Desde 1985 a 2004