4/7/18

ALICIA, de Luis Santillán (A partir del texto de Lewis Carroll)





































A partir del texto de Lewis Carroll



Alicia


De Luis Santillán



babilonia0@yahoo.co.mx





Capítulo 1
En todo hay un inicio.

Penumbra que no permite identificar el espacio. Un halo de luz ilumina a Alicia, ella está en el suelo, tiene el torso descubierto porque su blusa está rota igual que el brassiere, Abraza sus piernas y comienza a mecerse. Trata de protegerse. mece incontrolablemente una mano.

ALICIA- Hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien, hasta aquí todo está bien…

Lentamente el oscuro.

Capítulo 2
La caída.

Un grupo de “Alicias” comienzan caer por el agujero de la madriguera. Es una danza en dos tiempos; el primero es suave, las “Alicias” se maquillan, se arreglan el cabello, la ropa; el segundo violento, brutal, las “Alicias” acosan a una de ellas, la persiguen. La alcanzan, la golpean, la desnudan, la agreden sexualmente.
Capítulo 3
La madriguera.

Alicia ve sorprendida el vestido que lleva. No sabe dónde está, no sabe hacia dónde ir. Aparece Mariana con un traje sexualizado de ama de llaves, jala con una soga a un conejo de peluche.

MARIANA- ¡Qué tarde voy a llegar! ¡Qué tarde voy a llegar!
ALICIA- ¿Dónde estamos?
MARIANA- Aquí.
ALICIA- No sé dónde es aquí.
MARIANA- Aquí es igual que allá, por eso la confusión.
ALICIA- ¿Qué es este lugar?
MARIANA- ¡Qué tarde voy a llegar! ¡Que tarde voy a llegar a la fiesta de la Reina!
ALICIA- ¿Una fiesta? ¿Una fiesta de una Reina?
MARIANA- De la Reina de corazones, ¿quieres ir?
ALICIA- No sé, no me han invitado. No creo conocer a alguien y así...
MARIANA- Quédate aquí y a los que vengan diles que es por ahí.
ALICIA- No quiero quedarme aquí.
MARIANA- ¿No te gusta aquí?
ALICIA- No lo sé.
MARIANA- ¿Quieres ir a la fiesta?
ALICIA- Yo quiero irme a mi casa.
MARIANA- ¡Qué tarde es! ¡Qué tarde voy a llegar!
ALICIA- ¿Cómo salgo de aquí?
MARIANA- ¡Me vas a volver loca con tanto “aquí”!
ALICIA- Solo dime cómo dejo este lugar.
MARIANA- Puedes irte a tu casa o la fiesta, elige niñita.
ALICIA- No soy una niñita.
MARIANA- Eres una niñita bastante feita.
ALICIA- Ya no voy a hablar contigo.
MARIANA- ¿Nos vamos, señor Conejo? ¡Qué tarde voy a llegar!
ALICIA- Y… si quisiera ir a la fiesta, ¿qué camino debo tomar?
MARIANA- Para salir de aquí, pellízcate ahí; para divertirte, sigue al Conejo, niñita.
ALICIA- Ya te dije que…
MARIANA- Las niñitas se van a dormir temprano, las chicas lindas seguimos al conejo.
Mariana se va. Alicia no se decide.
ALICIA- De todos modos no creo que un pellizco me haga salir de aquí.

Capítulo 4
El mar de lágrimas.

Súbitamente aparece la Niña de las Lágrimas, su vestido está hecho jirones.

NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- No bien había acabado de beber, cuando sus pies resbalaron y…, ¡plaf!, se encontró con que el agua salada…1
ALICIA- ¿Agua salada?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Lo primero que se le ocurrió fue pensar que había caído en el mar.
ALICIA- ¿Puedo ayudarte?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Pronto se dio cuenta de que no era el mar propiamente dicho, sino un mar de lágrimas que ella misma había vertido.
ALICIA- ¿Lágrimas?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Desea ahogarse con sus propias lágrimas. No hay ratones, ni ratas. Han huido.
ALICIA- ¿Te pasa algo?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Es poco más que una niña y aun así... Siente que su cuerpo se desgarra. Un sabor a hierro. Sabor que no desaparece. Va al baño, se lava la boca, pero por más dentífrico sigue ahí. Abro… las llaves... agua… chorros… con fuerza... sigue ahí… sigue ahí… en cada poro… mi cuerpo... mi… cuerpo…
ALICIA- Yo… yo voy a seguir al conejo y tú… tú sólo…
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Ayúdame.
ALICIA- Sí, voy a buscar ayuda.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS - ¡Mientes!
ALICIA- No. Iré a buscar ayuda.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS - Quédate conmigo.
ALICIA- Iré por ayuda.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS - Lo que quieres es fingir que no me ves.
ALICIA- Dime cómo te puedo ayudar.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- ¿También tú me vas a engañar?
ALICIA- ¿Qué?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Sólo quería divertirme. Algo puso en la bebida. Roypnol. Clonacepam. Gamma-hidroxibutirato. Ketamina y después…
ALICIA- Me rindo. No entiendo nada, así que… adiós.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Hasta las ostras a veces quieren divertirse un poco.
ALICIA- ¿Ostras?
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- ¿Quieres oír la historia de las ostras?
ALICIA- No quiero escuchar esa historia.
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- Si no pones atención, te puede pasar, a cualquiera que no ponga atención le puede pasar.
ALICIA- Pero yo…
NIÑA DE LAS LÁGRIMAS- ¡Shhs!

Capítulo 5
La historia de las ostras2.

NIÑA 1- Esta es la historia no muy contada de cómo las ostras se volvieron carne.
NIÑA 2- Y no hablamos de una sazonada con especias y romero.
NIÑA 1- Si bien no hubo Romeo, si un talante para poseer la virginidad de esas niñas.
NIÑA 2- ¡Ostras! Hablamos de ostras.
NIÑA 1 Y 3- ¡Ostras, ostras!
NIÑA 1- La Morsa y el Carpintero se acercaron a la orilla, y, al ver un sol tan entero, dijeron, que maravilla.
NIÑA 2- No hubo sol.
NIÑA 3- Hubo luces rojas y azul, neón y estrobos.
NIÑA 2- Música, alcohol y muchas pastillitas. Colores y sabores. ¡Mmmm!
NIÑA 1- Estaban las ostras, brillantes y pulidas, cara limpia, cuerpo de niñas, sonrientes y bruñidas.
NIÑA 2- Optimistas, sí, y yo pienso que es muy digno de escribirse, siendo un bicho tan propenso como es la ostra a aburrirse.
NIÑA 3- La Morsa las invitó a hablar y entre bebida y bebida insistió e insistió y bebieron a la par.
NIÑA 1- La más vieja sonreía…
NIÑA 2- ¿La más vieja? Ninguna era vieja.
NIÑA 1- La más vieja sonreía y se negó a hacer lo mismo diciendo que prefería proseguir en su ostracismo.
NIÑA 3- Con su voz de aburrida dijo: beber en exceso con desconocidos no puede acabar en nada bueno.
NIÑA 1- La Morsa y el Carpintero pronto la hicieron callar y prepararon el terreno para poseer todo un ostrero.
NIÑA 2- Bueno, vamos a empezar, propuso la Morsa. Vamos a hablar…
NIÑA 3- A hablar, si como no. Hablar, ja, ja, ja.
NIÑA 2- Vamos a hablar hasta ponernos morados.
NIÑA 1- Pero una ostra no tan bebida, espera un poco, le grita, porque estamos sin resuello.
NIÑA 2- La Morsa con gran sonrisa le respondió: Por supuesto.
NIÑA 1- Y antes que otra reaccionara, la Morsa incitó a que de la ropa, las ostras se despojaran.
NIÑA 3- ¡Oh, qué bello panorama! dice el Carpintero. Toma una ostra y exclama: Oye, pásame el salero.
NIÑA 1- Siempre suele suceder con los grades comilones. ¡En poniendo a “comer”, ya no atienden razones!
NIÑA 3- ¡Ay, qué dolor, ay, qué pena!
NIÑA 1- ¡Ay, qué dolor, ay, qué pena! dice la Morsa, retirándose y dándole lugar al Carpintero.
Alicia aprovecha que nadie la ve para irse de ese lugar.
NIÑA 2- ¡Bueno, pues no ha estado mal!, dice el Carpintero. ¿Vamos como hemos venido?
NIÑA 1- Nadie respondió.
NIÑA 2- ¿Nadie respondió?
NIÑA 1- Nadie respondió.
NIÑA 2- ¡Normal! ¡Se las habían cogi…!
NIÑA 3- Sus fotos circulan por la red.
NIÑA 1- A la Morsa le hizo gracia grabar el turno del Carpintero.
NIÑA 2- Cualquiera puede ver el video.
NIÑA 1- Fue culpa suya, dijeron algunos.
NIÑA 3- Las ostras los provocaron, dijeron otros.
NIÑA 2- Cada quién tuvo su merecido.
NIÑA 1- Las ostras no se merecían lo que les hicieron.
NIÑA 3- No importa, son ostras.

Capítulo 6
La casa, antes del conejo, ahora de Mariana.

ALICIA- ¿Y la fiesta?
MARIANA- ¿Qué fiesta?
ALICIA- Dijiste que siguiera al conejo.
MARIANA- ¿Para qué lo seguiste?
ALICIA. Me dijiste que lo siguiera para ir a la fiesta de la Reina.
MARIANA- No dije eso.
ALICIA- Sí lo dijiste.
MARIANA- ¿Qué siguieras a este conejo?
ALICIA- ¡Sí!
MARIANA- ¿Para qué ibas a seguir un conejo de peluche?
ALICIA- ¿Estás jugando conmigo?
MARIANA- ¿Quieres jugar?
ALICIA- A estas alturas ya no sé qué responder.
MARIANA- ¿Adivina qué hay en la caja?
ALICIA- No sé, dame una pista.
MARIANA- Comía zanahorias.
ALICIA- Estás de broma, ¿verdad?
MARIANA- ¡Aburrida!
Mariana le da la caja. Alicia mira su interior con precaución.
ALICIA- Huele horrible.
MARIANA- Sácalo para que juguemos.
ALICIA- ¿Qué es esto?... ¡Está muerto! ¡Está muerto!
Alicia no sabe qué hacer con la cabeza de conejo que tiene y la avienta. Mariana corre para agarrar en el aire la cabeza.
ALICIA- ¡Está muerto!
MARIANA- Se le acabó el tiempo.
ALICIA- ¡Estás loca!
MARIANA- Nunca tuviste que soportarlo. “Mariana, trae mis guantes” “Mariana, mi abanico.” “Mariana, qué lenta eres.” Y nunca, nunca quiso jugar conmigo.
Alicia trata de irse.
MARIANA- ¿Qué te hace pensar que puedes irte?
ALICIA- Yo vine porque quiero ir a la fiesta.
MARIANA- Te contaré el cuento de una niña entrometida que sigue un conejo porque está desesperada por una fiesta.
ALICIA- No estoy desesperada.
MARIANA- Juega conmigo.
ALICIA- No. No quiero.
MARIANA- Permite que el Conejo entre a tu madriguera.
Mariana toma la cabeza del conejo y la mete bajo el vestido de Alicia.
ALICIA- Deja que me vaya.
MARIANA- Vienes a mi casa, me enseñas los calzones, provocas al Conejo y ahora te quieres ir sin darme gratificación.
ALICIA- Sólo quiero irme.
MARIANA- Pensé que querías jugar.
ALICIA- No quiero.
MARIANA- ¿Entonces a qué has venido?
ALICIA- Ya no lo sé, pero a esto no.
MARIANA- Una tarde de placer.
ALICIA- ¡No!
MARIANA- Eres muy aburrida. Vete.
ALICIA- Yo…
MARIANA- ¿Tú?
ALICIA- Nada, mejor me voy.

Capítulo 7
Siempre se puede tener un poquito más.

Lorina y Edithna, quienes tienen senos extremadamente grandes, lo mismo que los glúteos, están impacientes. Se miran la una a la otra. Llega la señora Dodo.

SRA. DODO- No desesperen, las soluciones para sus problemas ha llegado. ¡Oh! Tú has de estar más que desesperada.
ALICIA- ¿Yo?
SRA. DODO- Pedir otro cuerpo completo sería más fácil.
ALICIA- ¿Otro?
LORINA- Ese que tienes es muy feo.
EDITHNA- Muy muy feo.
SRA. DODO- Tengo lo mejor en esta ocasión. Es tu oportunidad para arreglar tu desabrido cuerpo.
ALICIA- Eso no es muy educado de su parte.
EDITHNA- La fealdad sí está de tu parte.
LORINA- Tu cuerpo es igual de feo que lo callos del cerdito de la Cocinera.
EDITHNA- A mí me recuerda las bolitas de grasa que se sacaba el Conejo de las orejas.
LORINA- Cierto, cierto, cierto.
ALICIA- Ustedes me recuerdan a las estúpidas de mis compañeras.
LORINA- ¿Tienes compañeras? ¿Son iguales a ti?
ALICIA- No, ellas son... distintas… pero estúpidas.
EDITHNA- ¿Cómo son ellas?
ALICIA- Pues, pues, más como ustedes.
SRA. DODO- ¿Y tú no quieres ser como ellas?
LORINA- Como nosotras.
SRA. DODO- ¡Primero lo urgente!
La Sra. Dodo revisa y mide el cuerpo de Alicia, como no se deja, Lorina y Edithna le ayudan.
ALICIA- Déjenme. Esto no es divertido.
SRA. DODO- Deberías de comenzar con un buen corte de pelo.
ALICIA- Ustedes necesitas un corte de lengua.
SRA. DODO- Mientras nadie pida un corte de cabeza.
EDITHNA- Sí, eso. Lo que esta niña necesita es que le corten la cabeza.
LORINA- Que le corten la cabeza.
SRA. DODO- Que se quede con el cuerpo mientras sea talla 0.
LORINA/EDITHNA- Talla 0, talla 0, talla 0, talla 0, talla 0, talla 0, talla 0.
SRA. DODO- ¿Quieres ser talla 0? Es fácil, un corte aquí, otro acá.
LORINA- Es una operación sencilla, que no te dé miedo.
ALICIA- No tengo miedo, sólo no quiero.
EDITHNA- ¿No quieres que te deseen?
ALICIA- No veo necesario que me rebanen.
SRA. DODO- Con tu cuerpo, necesitas más que una rebanada.
EDITNHA- Qué no te dé miedo ser hermosa.
LORINA- Qué no te dé miedo ser perfecta.
ALICIA- Estoy bien como estoy.
SRA. DODO- No es verdad, pero no te preocupes, todo se puede arreglar con botox, una buena depilación y… (En la canción se unen Lorina y Editnha)
una bichectomia porque tus mejillas son como peras podridas,
una mentoplastia para que no parezca que tienes cara de sandía,
una rinoplastia y así nadie te confundirá con un rinoceronte,
una abdominoplastia porque tu panza parece un enorme monte,
una mamoplastia y podrás portar un buen escote,
una labioplastia para que nadie se espante,
y lo más importante… una himenoplastia, así cada noche podrán estrenarte.
SRA. DODO- ¿Con qué empezamos?
ALICIA- Soy especial como soy.
LORINA- ¿Qué es lo que puede hacerte especial?
EDITHNA- ¿Crees que realmente vales por lo que está dentro de ti donde nadie puede verlo?
SRA DODO- Si no tienes dinero para una “mejoradita”, yo sé dónde puedes conseguirlo. Acompáñame.
ALICIA- No es por el dinero, sino que...
SRA DODO- Acompáñame.

Capítulo 8
Donde una Mariposa no vuela.

La Mariposa y otras Bailarinas están en un baile lento, monótono, sus cuerpos se mueven desganados, sus miradas están ausentes. Llegan Sra. Dodo y Alicia.

SRA DODO- Está es tu oportunidad. Mira que el lugar es exclusivo, pero este favor que te hago es porque entiendo lo desesperada que estás.
ALICIA- No estoy desesperada.
SRA DODO- Confía en mí, hoy eres como una espantosa oruga, mañana podrás ser una hermosa mariposa. Ves a esa de allá. Cuando llego conmigo era casi tan fea como tú y mírala ahora.
ALICIA- No se ve feliz.
SRA DODO- ¿Qué sabes tú de la felicidad?
ALICIA- Será mejor que siga mi camino.
SRA DODO- Tu camino te trajo conmigo, no desaproveches la oportunidad.
ALICIA- ¿La oportunidad de qué?
SRA DODO- De ser una mariposa.
ALICIA- ¿Una mariposa?
Sra. Dodo llama a la Mariposa. La Mariposa perezosamente se acerca.
SRA DODO- Mira y aprende.
ALICIA- Aquí nada voy a aprender.
Sra. Dodo se aparta. Mariposa comienza a hacer un lapdance, inmediatamente Alicia trata de levantarse, pero Mariposa no la deja.
ALICIA- Quiero ir al baño.
MARIPOSA- No me rechaces.
ALICIA- Es que quiero ir al baño.
MARIPOSA- Si no hago mi trabajo, seré castigada.
ALICIA- ¿Esto es tu trabajo?
MARIPOSA- Rompió mis alas.
ALICIA- Yo no…
MARIPOSA- Me trajo con engaños, me prometió muchas cosas; ahora no me dejará ir hasta que pague mi deuda.
ALICIA- Págala y vete. En verdad quiero ir al baño.
MARIPOSA- Si me rechazas no podré pagar.
ALICIA- Es que no me gusta que me bailes encima.
MARIPOSA- Ayúdame.
ALICIA- Tiene que haber otra manera.
MARIPOSA- Ayúdame.
ALICIA- ¿Cómo?
MARIPOSA- Dame una buena propina.
ALICA- Tiene que haber otra manera.
MARIPOSA- No la hay.
ALICIA- Yo la entretengo y tú escapas.
MARIPOSA- Debo recuperar mis alas. Ella tiene las llaves, si se las puedes quitar, podré ir por ellas y luego escapar.
ALICIA- ¿Dónde me vengo a meter?
Alicia va con Sra. Dodo. No se le ocurre algo.
ALICIA- Y a usted… a usted…
SRA DODO- ¿A mí?
SRA DODO- Realmente cree que yo… que yo…
SRA DODO- ¿Qué tú?
ALICIA- Que yo pueda bailar aquí.
Burdamente Alicia imita el baile de Mariposa y así se acerca a Sra. Dodo y le quita las llaves. Sra. Dodo, emocionada, no se da cuenta. Alicia discretamente le avienta las llaves a Mariposa, pero ella no las atrapa, el sonido de las llaves pone alerta a Sra. Dodo. Alicia se retira un poco y se alza el vestido para enseñar los calzones. Sra. Dodo ríe y Mariposa aprovecha eso para tomar las llaves y huir.
ALICIA- Bueno, gracias por la oportunidad, pero lo mío no es andar enseñando los calzones.
Alicia no le da oportunidad a que Sra. Dodo reaccione y se va corriendo.

Capítulo 9
El bosque de las conejitas.

Alicia recorre el bosque, desconcertada trata de hallar algo que le indique si va por el camino correcto, escucha voces, curiosa se acerca. En un claro del bosque hay un grupo de conejitas que juegan. Alicia las espía. las conejitas van cargando sexualmente el juego a tal punto que se convierte en una serie de caricias. Son juegos de exploración. Alicia al ver eso trata de alejarse, pero la curiosidad es más grande. Las conejitas descubren a Alicia y van con ella, comienzan a acariciarla. Alicia opone una débil resistencia y luego se integra a la acción, pero en el momento en que una de las conejitas pretende tocarla, Alicia se niega, las conejitas se desconciertan. La Cocinera llega corriendo y quiere tocar a alguna conejita, ninguna conejita se deja y huyen.

Capítulo 10
Una canción para el placer.
COCINERA- ¿Qué te pasa muchacha? Pareces abeja asustada. ¡Pimienta más pimienta! ¿Qué te acongoja? ¡Ah, ya sé! ¡Mal de amores! ¡Mal de hongos! ¡Mal de cocción! ¡Más pimienta!
ALICIA- Será mejor regresar por donde vine.
COCINERA- Viniste por las conejitas, ¿verdad? De seguro te contaron de esas traviesitas y penaste, yo me voy a donde están y por lo menos las espió. Y que te gana la humedad y dices, de ahí soy, conejitas, y que te lanzas como yo, ¿verdad? Muy exquisitas esas conejitas.
ALICIA- Yo no estaba espiando, yo no pensé en...
COCINERA- Yo entiendo.
ALICIA- No sé qué pasó. De pronto…
COCINERA- ¡Una canción! Eso amerita la ocasión.
¿Dime por dónde vas?
Y te diré lo que hay que hacer.
No te preocupes, pequeña, no, no.
Lo que pasó es normal… te lo digo yo.
Un silencio, es el momento,
Tus manos tiemblan,
Tus ojos brillan…
ALICIA- ¿Eso que tiene que ver contigo?
COCINERA- ¡Cállate y escucha! ¡Pimienta más pimienta!
ALICIA- Estoy buscando a la salida.
COCINERA- ¿La salida? ¿Y para qué quieres una salida?
ALICIA- Para salir.
COCINERA- ¿Y qué vas a encontrar al salir?
ALICIA- Mi casa, mi vida. Dejaré de estar en este lugar tan extraño.
COCINERA- Pues que la salida te caiga bien. Yo voy a la fiesta de la Reina de corazones.
ALICIA- ¿Tú me puedes llevar a la fiesta?
COCINERA- Pero tú quieres una salida.
ALICIA- Saldré cuando la fiesta termine.
COCINERA- ¿Quieres ir a la fiesta? Pero si estás perturbada por las conejitas del bosque. ¿Quién te entiende?
ALICIA- Yo no entiendo nada.
COCINERA- Te da miedo que te toquen
Unas manos inexpertas
Unos besos te avergüenzan
Pero buscas que te manoseen
Vas a las redes de una mujer
que no necesita pretextos
para contarte mil secretos
Ella es la reina del placer
Ella siempre sabe qué hacer,
Gemirás hasta enloquecer.
ALICIA- Jamás dejare que me toque.
COCINERA- Ya no eres una niña.
ALICIA- De todas formas no quiero que…
COCINERA- ¿No te gusta sentir placer?
ALICIA- No.
COCINERA- ¿Acaso eres una roca?
ALICIA- En su momento, en el momento apropiado…
COCINERA- Para el sexo no hay mejor momento que el inapropiado.
ALICIA- Yo prefiero esperar.
COCINERA- Yo prefiero fornicar con el cerdo, con la Duquesa, con el palo de la escoba.
ALICIA- ¿Qué aquí nadie es normal?
COCINERA- Todo es normal; hasta meterte un vegetal es normal.
ALICIA- ¡¿Perdón?!
COCINERA- Tu cuerpo es para el placer, el placer es para tu cuerpo. Eso me lo dijo un día la Reina y mira que contenta ando. Solo es cosa de consentir. ¿Te gusta consentir?
ALICIA- ¿Consentir?
COCINERA- ¿Voulez-vous coucher avec moi, ce soir?
ALICIA- Yo…
COCINERA- ¿Voulez-vous coucher avec moi?
ALICIA- No he tomado clases de francés.
COCINERA- La Duquesa y yo, entre lamida y lamida, nos hablábamos en francés, pero un día nos peleamos. Que a ella no le gustaba la pimienta. ¿A ti te gusta?
ALICIA- Un poco.
COCINERA- Si te la pones en los pezones…
ALICIA- ¿Le puso pimienta en los pezones a la Duquesa?
COCINERA- ¿Qué te hace pensar eso?... ¡Sí! Fue fabuloso. ¡Pimienta más pimienta!
ALICIA- ¡Qué degenere!
COCINERA- Mira muchacha, prométeme que irás a tu cama a explorarte.
ALICIA- No puedo prometer eso.
COCINERA- Sí puedes, pero no quieres.
ALICIA- Pues no, no quiero.
COCINERA- Qué desperdicio. Quizá tú problema es que no sabes tocarte. Yo te puedo enseñar.
ALICIA- Quieta con las manos.
La Cocinera trata de tocar los senos de Alicia, pero ella le indica con un gesto su negativa. La Cocinera insiste una vez, pero es tajante la negativa.
COCINERA- En verdad, muchacha, el sexo consensuado hasta con un candado.
ALICIA- En otro momento.
COCINERA- Este es el momento. ¡Pimienta! ¡Más pimienta!
Camina en el sendero del placer
Y las maravillas te recibirán
Con caricias hasta el amanecer
Con caricias hasta el amanecer
Con caricias hasta el amanecer
La reina de corazones
Solo te quiere sin calzones
Pero yo sé que se puede jugar
Con un pie y el dedo pulgar
Metete una zanahoria o un pepino
Hasta una berenjena si tienes tino
La Cocinera comienza a acariciarse.
COCINERA- ¡Atáscate ahora que hay lodo!
ALICIA- ¡Qué asco!
Alicia no quiere ver eso y se va.
Capítulo 11
Una sonrisa.

Alicia no sabe qué camino tomar. Llegan prostitutas con comportamiento sumamente felino. Alicia al principio las mira extrañadas, conforme las mujeres se apoderan del espacio, Alicia ya no sabe qué hacer. Llega Mariana con un vestido tan provocativo como el de las otras; se para al lado de Alicia.
MARIANA- Está es zona de trabajo.
ALICIA- Yo sólo estoy de paso.
MARIANA- Aquí todo es de paso, pregúntales a ellas.
ALICIA- No soy de esas.
MARIANA- ¿De cuál eres?
ALICIA- De las que no hacen lo que ellas.
MARIANA- Ellas aprendieron a sacar la carne y el pan de la misma canasta.
ALICIA- ¿El pan y la carne?
MARIANA- ¡Ya sé de cuál eres! De las tontas.
Las prostitutas se ríen. Alicia camina decidida, pero regresa, toma otro rumbo y vuelve a regresar.
ALICIA- ¿Y tú de qué te ríes?
MARIANA- No me estoy riendo.
ALICIA- ¿Ah, no? ¿Y esa sonrisota qué es?
MARIANA- Una sonrisota.
ALICIA- ¿Cómo sabré que dirección debo tomar?
MARIANA- Eso depende de dónde quieras llegar.3
ALICIA- No importa a dónde…
MARIANA- En ese caso, tampoco importa la dirección que tomes.
ALICIA- Con tal de llegar a algún lado.
MARIANA- No tienes más que seguir andando.
ALICIA- Todo esto me suena conocido. Lo leí en algún lugar.
MARIANA- ¿En algún lugar o en algún libro?
ALICIA- No te pases de lista.
MARIANA- No te pases de tonta.
ALICIA- Mejor sigo caminando.
MARIANA- ¿Sabes de dónde vienes?
ALICIA- Carajo, no soy idiota. Claro que sé de dónde vengo.
MARIANA- ¿Sabes a dónde vas?
ALICIA- ¿Para qué pierdo el tiempo contigo?
MARIANA- Mejor sácale provecho.
ALICIA- ¿Haciéndola de..?
MARIANA- ¿De…?
Las prostitutas se frotan en Alicia, ella las evade.
ALICIA- ¿Tú también haces lo que ellas?
MARIANA- Todas lo hacemos.
ALICIA- Yo no.
MARIANA- ¿Por moral o por carencia?
ALICIA- ¿Cómo por carencia?
MARIANA- Por carencia de con quién hacerlo.
Las prostitutas ríen.
ALICIA- Porque eso está mal.
MARIANA- Si es tu deseo, nunca está mal, bueno, salvo que no haya imaginación.
ALICIA- Venderse como un trozo de carne es denigrante.
MARIANA- Aquí nadie es un trozo de carne.
ALICIA- ¡Ah, no! ¡Claro! Están paradas para vender solo miradas pizpiretas.
Las prostitutas se ofenden.
MARIANA- Abres la boca pero no sabes abrir los ojos.
ALICIA- ¿Me llevas a la fiesta de la Reina de Corazones?
MARIANA- Yo no voy.
ALICIA- Dijiste que se te hacia tarde para...
MARIANA- Para venir aquí.
ALICIA- Me engañaste. Me manipulaste. Me…
MARIANA- ¿Qué haría una niña como tú en la fiesta de la Reina?
ALICIA- No soy una niña.
MARIANA- “No me metas la cabeza del conejo” “No me veas los calzones” “Yo no soy de esas”
ALICIA- No sé qué tiene que ver lo uno con lo otro.
MARIANA- La Reina siempre logra que el uno le dé al otro y viceversa.
ALICIA- ¿Vamos a la fiesta?
MARIANA- ¿Tienes invitación?
ALICIA- No.
MARIANA- Mejor para ti.
ALICIA- ¿Por qué?
MARIANA- Porque la Reina no entiende que un no, es no.
ALICIA- ¿Solo por eso?
MARIANA- Solo por eso.
ALICIA- Pero es una fiesta.
Las prostitutas hacen gesto ante la falta de entendimiento de Alicia.
MARIANA- La Duquesa quizá te quiera invitar.
ALICIA- ¿Dónde la encuentro?
MARIANA- Por acá.
ALICIA- ¿Por acá?
MARIANA- Por allá.
ALICIA- Por favor, no digas “por aquí”.
MARIANA- Las cosas no son como en el cuento infantil.
ALICIA- ¿Cuál cuento?
MARIANA- A la Duquesa ya no le interesa la pimienta y la sal.
ALICIA- ¿Eso es un acertijo o algo así?
Alicia se va.
Capítulo 12
Una tarde antes de té, ahora de juegos y placer.


Sra. Zom, Cocinera, y las conejitas llegan con algunas cajas, vacían el contenido, son una gran variedad de juguetes sexuales. Cada personaje toma uno de los juguetes y juega con él.
SRA. ZOM- ¡Cambio de lugares!
Los personajes cambian de lugar y usan el juguete que está en el lugar al que llegan.
SRA. ZOM- ¡Cambio de lugares!
En este cambio llega Alicia y por el movimiento de los personajes, sin desearlo, se ve incluida en la dinámica. Cuando todos se sientan, Alicia no sabe qué hacer con el juguete que le tocó.
ALICIA- Disculpe.
SRA. ZOM- Disculpada.
ALICIA- Disculpe.
SRA. ZOM- ¿Por qué tantas disculpas, niña?
ALICIA- No soy una niña.
COCINERA- Ha de ser una disniculñapa.
SRA. ZOM- Cierto, inmensamente cierto. Hola, disniculñapa.
ALICIA- Yo no soy…
SRA. ZOM- ¡Cambio de lugares!
Todos se levantan para cambiar de lugar, pero Alicia desesperada se detiene de golpe.
ALICIA- ¡Basta!
SRA. ZOM- La disniculñapa se ha vuelto loca.
COCINERA- Loca se ha vuelto la disniculñapa.
ALICIA- Disculpen, es que por un momento perdí la paciencia.
SRA. ZOM- Búscala bien.
COCINERA- Ahora dirá que la paciencia la perdió aquí. Lo más seguro es que llegó sin ella.
SRA. ZOM- Así son todas las disniculñapas.
ALICIA- ¿Podrían ayudarme?
COCINERA- Yo te ayudo a lo que quieras.
ALICIA- No, no busco ese tipo de ayuda.
SRA. ZOM- ¿Qué tipo de ayuda buscas?
ALICIA- Es que una depravada me dijo...
SRA. ZOM/COCINERA- ¡Depravación! Estatus interius4
ira vehementi
in amaritudine
loquor mee menti:
Feror ego veluti
sine nauta navis,
ut per vias aeris
vaga fertur avis;
non me tenent vincula,
non me tenet clavis,
quero mihi similes
et adiungor pravis.
Via lata gradior
more iuventutis,
inplicor et vitiis
immemor virtutis,
voluptatis avidus
magis quam salutis,
mortuus in anima
curam gero cutis.
ALICIA- Aquí todos me hacen perder el tiempo.
SRA. ZOM- ¿Te vas sin jugar?
ALICIA- ¿Van a jugar?
SRA. ZOM- Es lo que siempre hacemos a esta hora de la tarde.
ALICIA- ¿Pues qué hora es?
SRA. ZOM/COCINERA- Hora de jugar.
ALICIA- Sí, pero… ¿son las 5, son las 6?
SRA. ZOM- ¿Cómo saberlo?
ALICIA- Mirando el reloj.
COCINERA- El único que tiene reloj es el Conejo y ya no existe.
SRA. ZOM- Se le acabó el tiempo.
ALICIA- No veo la gracia.
COCINERA- Agraciada te sentirás después de…
ALICIA- ¡Que no!
COCINERA- Sólo un poquito.
ALICIA- Ni un poquito.
SRA. ZOM- ¿Qué juguete quieres para comenzar?
Alicia inspecciona algunos juguetes.
ALICIA- ¿Qué se puede jugar con esto?
SRA. ZOM- ¿En verdad no lo sabes?
ALICIA- En verdad no lo sé.
COCINERA- Ahora comienzo a entender.
Mariposa hace una entrada triunfal, se ve radiante.
SRA. ZOM- Es tu día de suerte, disniculñapa.
Sra. Zom y Cocinera sientan a Alicia; Mariposa le hace un lapdance, es notorio que el de la escena anterior no era por su decisión y éste sí. Alicia trata de levantarse, pero Sra. Zom y Cocinera no la dejan.
ALICIA- Pero vaya que eres tonta. Te dejaste atrapar.
MARIPOSA- No me deje atrapar. Aprendí la lección.
ALICIA- ¿Entonces porque haces lo mismo que cuando te conocí?
MARIPOSA- No es lo mismo.
ALICIA- Claro, antes no te quitabas la ropa.
MARIPOSA- La diferencia es que ahora lo hago por placer.
ALICIA- No hay diferencia.
MARIPOSA- La hay. Es horrible que te obliguen a bailar, a desnudarte.
ALICIA- No te desnudes.
Como respuesta Mariposa descubre sus senos, Alicia lucha para que no los frote en su cara.
MARIPOSA- Nadie me obliga.
ALICIA- Mira que no te entiendo.
MARIPOSA- Me gusta mi cuerpo, me gusta lo que puedo provocar con él.
ALICIA- De ser así, te hubieras quedado con…
MARIPOSA- Gracias a ti, soy libre. Yo decido con quien me desnudo, decido a quien le bailo, decido quien…
ALICIA- ¡Ahora tú me obligas!
Mariposa deja de bailar, Sra. Zom y Cocinera liberan a Alicia.
SRA. ZOM- ¿A qué te obliga?
ALICIA- A… a… a verle sus… sus pechos.
COCINERA- ¿No te gusta ver los pechos?
ALICIA- ¿Qué tipo de pregunta es esa?
SRA. ZOM- Del tipo de preguntas que son preguntas.
MARIPOSA- ¿No te gusta mi pecho?
ALICIA- No.
Mariposa se pone a llorar, Sra. Zom la consuela.
COCINERA- Que tú seas una amargada no te da derecho a insultar a los demás.
ALICIA- No tiene por qué venir a enseñarme…
SRA. ZOM- Por educación le hubieras hecho un cumplido.
ALICIA- ¿Cómo le voy hacer un cumplido si está de impúdica?
MARIPOSA- ¡¿Impúdica?!
COCINERA- ¿Qué es eso?
ALICIA- Lo que ella es.
SRA. ZOM- Ella es una persona libre que goza su cuerpo.
COCINERA- Es que la disniculñapa no sabe gozar.
SRA. ZOM- Lo había olvidado. Te vamos ayudar. ¿Qué tal si te enseñamos a usar este?
ALICIA- ¿Ese…?
Cocinera se abalanza y muestra cómo se usa el juguete, al verla, Sra. Zom y Mariposa toman un juguete y le muestran cómo se usa. Alicia siente inmensa incomodidad por lo que ve.
SRA. ZOM:Si te espantas no te esponjes5
si te enojas muere el goce
sexo y juego son hermanos
alcancemos mil orgasmos
COCINERA: Lubrica toda cavidad
nunca habrá saciedad
hay de todos los colores
dildos, pesas, vibradores
SRA. ZOM/COCINERA: dildos, pesas, vibradores
dildos, pesas, vibradores
SRA. ZOM: Sexo rudo, sexo brusco
sexo indiscreto, vital
pequeña bala sin igual
con enorme forma genital
nunca para de vibrar
la usanza te hará cimbrar
SRA. ZOM/COCINERA: obnubilada y excitada
juguetona húmeda agraciada gemirás
más, más y más
SRA. ZOM: Primero un gota de lubricante
serás el mejor de los amantes
COCINERA: arnes que tiene falo
SRA. ZOM: de juguete
COCINERA: forma elegante
SRA. ZOM: juego excitante
COCINERA: placer flamante
sexo con juguetes varios
para ser amantes temerarios
SRA. ZOM/COCINERA: Nos acusaran de perversos
pero nunca de dispersos…
ALICIA- ¿Quién me va a llevar a la fiesta de la Reina?
SRA. ZOM- Ni que estuviéramos locas.
Sra. Zom, Cocinera, Mariposa y conejitas se van muy ofendidas.

Capítulo 13
Cuando la voz interior no se quiere callar.


ALICIA- ¿Qué debo hacer? ¿Buscar la salida? ¿Buscar a la Duquesa para conseguir la invitación a la fiesta? ¿Importa ir a esa fiesta? Hay tantas a las que no me han invitado que una más no hará diferencia. Y si logrará ir a esa fiesta, ¿me quedaría en un rincón sin que nadie se me acerque? Creo que lo mejor es volver por mis pasos y olvidarme de todo.
Alicia da algunos pasos, se detiene, titubea sobre qué dirección tomar.
ALICIA- Unos metros más, si cuento del uno al ciento cincuenta y no hallo a la Duquesa, me voy.
Decidida avanza.
ALICIA- Bueno, que sea hasta el ochocientos cincuenta.

Capítulo 14
Una Duquesa que es reina.

DUQUESA- Bienvenida a las maravillas.
ALICIA- Disculpe, ¿usted tendrá…?
DUQUESA- Todo lo que hay que tener, ¿acaso no se ve?
ALICIA- Yo sólo quiero…
DUQUESA- ¿Virgen?
ALICIA- Perdón. ¿Qué hace?
DUQUESA- No quiero que me den gato por liebre.
GLAMOUR- ¿Podemos estrenarla?
DUQUESA- Demasiado tarde, alguien lo hizo ya.
ALICIA- ¿De qué habla? Yo soy…
DUQUESA- No vengas con cuentos. No lo eres.
ALICIA- Pero si yo…
DESEO- Todas se dan aires.
ENCANTO- Se ruborizan, pero abren las piernas y al final…
TODAS- Siguen siendo castas.
DUQUESA- Esos trapos no sirven.
ALICIA- ¿No sirven para qué?
DUQUESA- Nena, debes adornarte. Entiende, vendes la carne, pero antes la fantasía. Nadie podría fantasear contigo. ¿Las ves a ellas? ¿Te ves a ti? Glamour, Encanto, Deseo. Tú careces de las tres.
ALICIA- ¿Para qué voy a querer… ?
DUQUESA- Para que te vendas caro.
ALICIA- Yo no quiero venderme.
DUQUESA- ¿Para qué estás aquí?
DESEO- Para confesarte, ¿verdad?
GLAMOUR- Para aprender hacer pasteles
ENCANTO- Para entender los misterios del universo.
DUQUESA- ¿Para qué estás aquí?
ALICIA- Para... para… no lo sé.
GLAMOUR- Yo puedo hacer que lo sepas.
ENCANTO- Yo quiero enseñarte.
ALICIA- Déjenme en paz.
DESEO- Eso no lo encontraras aquí.
GLAMOUR- Sólo una cosa hacemos aquí.
ENCANTO- Y cobramos bien por eso.
ALICIA- Yo no…
DUQUESA- Si lo vas hacer, cobra.
ALICIA- Eso sólo lo hacen las pu…
ENCANTO- Algunas nos confunden con prostitutas.
GLAMOUR- Pero somos mujeres independientes.
DUQUESA- Yo digo, porqué gastar mi dinero, cuando puedo gastar el tuyo. Si no estás de acuerdo, eres tú y lo siento.
DESEO- Yo voy a seguir jugando con estas gatas.
ENCANTO- Usando zapatos de tacón alto.
GLAMOUR- Y recibiendo amor de quien pueda comprarlo.
TODAS- Somos chicas malas.
DUQUESA- Bebemos vino en copa de diamantes; que por cierto, muestra nuestro gusto por lo costoso.
DESEO- Una vez que me pruebas, no me podrás olvidar.
GLAMOUR- Siempre vas a querer regresar.
ENCANTO- Y yo te diré sí, si puedes pagar.
DUQUESA- ¿Te quedó todo claro, niña? Aquí les ofrezco una vida mejor.
ALICIA- No hago eso.
DUQUESA- Que lo hagas mal, es cosa tuya, pero lo haces.
ALICIA- No es cierto.
DUQUESA- Alguien podría pagar un buen precio por ti.
ALICIA- No.
DUQUESA- Puedo hacerte pasar por virgen.
ALICIA- Yo soy…
DUQUESA- Una hipócrita. Lárgate.
GLAMOUR- Dale una oportunidad.
DESEO- Sé buena.
ENCANTO- Lo va disfrutar y se va a quedar.
DUQUESA- Mi paciencia está al límite. ¿Aceptas o no?
ALICIA- ¿Y cómo cuánto puedo ganar?
DUQUESA- Mucho. ¿Aceptas?
ALICIA- ¿Qué debo hacer?
DUQUESA- Dilatarte.
Coreografía donde las cortesanas y la Duquesa se exhiben. Alicia se integra pero es evidente la poca sensualidad que tiene. Las cortesanas, en la misma coreografía la desnudan, solo la dejan en calzones, se burlan.
DUQUESA- ¿Esos calzones son de tu abuela?
GLAMOUR- No sé qué más monstruoso, ¿los calzones o ella?
DESEO- Ella.
GLAMOUR- Los calzones.
ENCANTO- Las dos cosas.
DUQUESA- No tienes futuro en esto. Una vaca muerta es más excitante que tú.
ALICIA- Puedo ser mejor que una vaca muerta.
DUQUESA- Demuéstralo.
Alicia no sabe qué hacer. La Duquesa se le acerca, comienza a acariciarla. Alicia, totalmente intimidada, no sabe qué hacer.
ALICIA- No quiero.
DUQUESA- ¿No quieres?
ALICIA- No.
DUQUESA- ¿Estás segura?
Alicia afirma con la cabeza.
DUQUESA- Aquí es para las que sí quieren
La Duquesa y cortesanas se van con la ropa de Alicia.
ALICIA- Mi ropa… La invitación a la…

Capítulo 15
Lo que una Falsa tortuga puede decir.

Alicia trata de cubrirse. Llega Falsa Tortuga y pasa frente Alicia sin prestarle mucha atención, de pronto se detiene, retrocede y mira con repulsión a Alicia.
FALSA TORTUGA- ¿Por qué ustedes nunca entienden? Una, cien, mil, diez mil veces se les ha dicho que no deben mostrar sus carnes en espacios donde pulcros ojos como los míos puedan ser profanados por procacidades. ¡Vergüenza! Vergüenza deberías de sentir, pero lo único que tú puedes sentir es calentura, viscosidad, hambre vaginal.
ALICIA- Me está insultando.
FALSA TORTUGA- Insultas a la naturaleza con tu desnudez.
ALICIA- No estoy desnuda por voluntad.
FALSA TORTUGA- Por supuesto que no. Tu ropa huyó a la primera provocación. ¡Vergüenza! Deja de estarte amasando los pechos frente a mí. Siente el mínimo de decoro.
ALICIA- No me estoy amasando nada, solo trato de cubrirme.
FALSA TORTUGA- ¡Hipócrita! ¡Mentirosa! La lascivia se escurre por tu mirada. ¡No me mires así! ¡Hey! ¡Hey! Mis ojos están más arriba. Ten un poco de respeto, meretriz rapaz. El pudor se ha extinguido, ¿qué será de mí?
ALICIA- Debería ser amable y conseguirme algo de ropa.
FALSA TORTUGA- ¡Desvergonzada! ¡Ayuda! ¡Ayuda! Esta buscona quiere mancillarme. ¡Auxilio! Me arrebatan mis vestimentas. ¡Socorro! Una crápula quiere despojarme de mi virtuoso himen.
ALICIA- ¡Cállese! No grite esas cosas.
FALSA TORTUGA- Niega tu espíritu disoluto. Tu mente escurre cochambre, tus manos huelen a esos rincones donde las has puesto, tu boca apesta a sexo de tanto… de tanto… de tanto… ¡Vergüenza!
ALICIA- No me levante falsos.
FALSA TORTUGA- Tú eres la que goza viendo cómo se levanta el…
ALICIA- Nunca he visto uno.
FALSA TORTUGA- ¿Nunca has visto qué?
ALICIA- Lo que iba a decir.
FALSA TORTUGA- No sabes lo que iba a decir.
ALICIA- Sí lo sé. Iba a decir pene o palo o…
FALSA TORTUGA- En mi boca jamás una palabra así estaría. El nombrarlo es igual que hacer felación y yo soy casta de pensamiento, palabra y acción.
ALICIA- También yo.
FALSA TORTUGA- Detén tu lengua mendaz. A leguas se ve que a ti no te sacian ni tres juntos. Puedo ver tu mirada, te lo estás imaginando. ¡Deja tu onanismo!
ALICIA- ¿Mi qué?
FALSA TORTUGA- (Conforme el texto se monta sobre Alicia para frotar su sexo en ella) Me voy antes de que tus bajas pasiones provoquen que te lances sobre de mí, que como aprendiz de Caligula rompas mis vestidos y cual Mesalina lamas mis pechos; me voy antes de que la lujuria de Drusila haga que tus dedos penetren mi estrecho…
ALICIA- Nunca haría algo así.
FALSA TORTUGA- ¿Ah. no?
ALICIA- No.
FALSA TORTUGA- ¿Entonces he perdido mi tiempo contigo?
ALICIA- No sé qué quería…
FALSA TORTUGA- Nada quiero.
Falsa Tortuga camina muy digna y ofendida.
ALICIA- ¿No va ayudarme?
FALSA TORTUGA- Pensé que eras una depravada profesional. Tus miradas libidinosas son palomas sin alas, y yo que… me humedecí para nada. ¡Vergüenza! ¡Vergüenza! ¡Ver…! ¡Mmm!
Se va Falsa Tortuga

Capítulo 16
La Reina de corazones.

Alicia siente que alguien la observa. Se pone a la expectativa.
ALICIA- Hola. ¿Quién está ahí?
Solo silencio. Alicia se pone muy nerviosa.
ALICIA- ¿Quién está ahí?
De la penumbra sale la Reina de Corazones.
REINA DE CORAZONES- La Reina de Corazones.
ALICIA- ¿La Reina?
REINA DE CORAZONES- ¿Qué haces aquí?
ALICIA- Es que… yo me perdí y… ve con la Duquesa, me dijeron y fui pero...
REINA DE CORAZONES- ¿Quieres trabajar para la Duquesa?
ALICIA- ¡No! ¡Claro que no! Me dijeron que ella podía conseguirme una invitación para la fiesta, para su fiesta.
REINA DE CORAZONES- ¿Quieres ir a mi fiesta?
ALICIA- ¡Sí!
REINA DE CORAZONES- ¿Y conseguiste la invitación?
Alicia se pone triste.
REINA DE CORAZONES- ¿Dije algo inoportuno?
ALICIA- No. No tengo invitación. Nunca tengo invitación a las fiestas de mis compañeros de escuela. Creo que nunca quieren invitarme por ser… por ser…
REINA DE CORAZONES- En las Maravillas cualquiera puede ir a mi fiesta.
ALICIA- ¿De verdad?
REINA DE CORAZONES- Solo te sugiero ir con algo menos…
ALICIA- Iré muy guapa. Me veré muy bien.
REINA DE CORAZONES- Espero te diviertas.
La Reina de Corazones deja caer una invitación y se va.
ALICIA- ¡Gatos! ¿Dónde consigo algo que ponerme? ¡Iré a la fiesta! La misma Reina me invitó.

Capítulo 17
Ayuda inesperada.

Alicia trata de caminar pero no sabe cómo hacerlo sin descubrirse.
ALICIA- ¡Gatos! Pues ni modo, a enseñar los calzones.
Tratando de no sentir pudor Alicia camina hacia donde se fue la Reina. Sra. Zom comienza a caminar a su lado.
SRA. ZOM- Parece que tienes calor.
Alicia se asusta porque no se había dado cuenta de la presencia de Sra. Zom, pudorosa trata de cubrirse.
ALICIA- No, no es eso.
SRA. ZOM- La última vez que te vi, tenías ropa.
ALICIA- La Duquesa se la llevó.
SRA. ZOM- Así que encontraste a la Duquesa. ¿Conseguiste convencerla para que te diera una invitación?
ALICIA- No fue necesario. La Reina misma me invitó.
SRA. ZOM- No creo que esos calzones sean los adecuados para una fiesta de la Reina.
ALICIA- ¿Sabes dónde puedo conseguir ropa?
SRA. ZOM- Yo la consigo en el armario.
ALICIA- No tengo un armario a la mano.
SRA. ZOM- No me digas que tu armario estaba en la ropa que se llevó la Duquesa.
ALICIA- Los armarios están en las casas, no en la ropa.
SRA. ZOM- Pero la ropa está en el armario.
ALICIA- Generalmente.
SRA. ZOM- Nunca he oído de ese general, ¿en qué batalla combatió?
ALICIA- No, generalmente es una expresión. ¿No tendrás un vestido que me prestes?
SRA. ZOM- ¿Cuándo me lo devuelves?
ALICIA- Cuando termine la fiesta.
SRA. ZOM- Todos en las fiestas de la Reina terminan sin vestido, si vas así, ahorraras tiempo.
ALICIA- No puedo ir así.
SRA. ZOM- Sencillo, no vayas.
ALICIA- Es muy importante para mí. La Reina me invitó. Por favor, ayúdame a conseguir ropa.
SRA. ZOM- No sé si al ayudarte realmente te esté ayudando.
ALICIA- Por favor.
SRA. ZOM- Mmm…
ALICIA- Por favor, por favor, por favor, por favor, por favor.
SRA. ZOM- Sé dónde puede estar tu ropa.
ALICIA- Yo también lo sé. La tiene la Duquesa.
SRA. ZOM- Dudo que la Duquesa le interese tener algo tan feo.
ALICIA- Mi ropa no es fea.
SRA. ZOM- Pronto lo sabremos. Si la encontramos, es porque es muy fea.
ALICIA- Aquí nadie tiene buen gusto.

Capítulo 18
Las bellas flores.

Jazmín, Clavel y Violeta están en la fiesta. Llega Alicia y queda deslumbrada de todo lo que ve; decidida va a colocarse al lado de las flores.
JAZMÍN- Me estás haciendo sombra.
CLAVEL- Me estás llenando de tus malos olores.
VIOLETA- Con esa cara deberías irte muy lejos, donde nadie te vea nunca.
ALICIA- ¿Qué tiene mi cara?
JAZMÍN- Tienes imperfecciones. Granos. Grasa.
CLAVEL- Impurezas, imperfecciones.
VIOLETA- Eres medio... ¿Cómo decirlo?
CLAVEL- Repugnante.
VIOLETA- Sí, repugnante.
JAZMÍN- ¿Quién es el valiente que se animó a traerte?
ALICIA- Vine con... no sé a dónde se fue.
VIOLETA- Y viéndote creo que sé la razón.
ALICIA- ¿Viendo qué?
VIOLETA- No te has mirado en un espejo, ¿o sí?
CLAVEL- He escuchado de flores que al mirarse en un espejo, su fealdad las vuelve ciegas.
JAZMIN- Nunca he visto a nadie tan antiestética.
ALICIA- Pues yo no he visto flores tan estúpidas como ustedes.
VIOLETA- Somos bellas.
CLAVEL- Somos hermosas.
JAZMÍN- Y lo seremos aún más.
ALICIA- Van a terminar marchitas.
VIOLETA- ¿Y tú como terminas?
JAZMÍN- ¡Yo sé! ¡Yo sé!
VIOLETA- ¿De verdad sabes?
JAZMÍN- Ella termina llorando.
CLAVEL- Bañada en llanto.
ALICIA- Qué van a saber ustedes.
JAZMÍN- Es obvio, ya que eres groseramente fea y vulgar.
VIOLETA- Vulgarmente grosera y fea.
CLAVEL- Feamente vulgar y grosera.
ALICIA- Son muy impertinentes por decirme esas cosas.
JAZMÍN- Sin aspiraciones en la vida.
ALICIA- Tengo muchas aspiraciones.
JAZMÍN- Di una.
ALICIA- Si me dejaran.
VIOLETA- Nadie te lo impide.
CLAVEL- Anda, habla.
ALICIA- Cállense para que lo diga.
VIOLETA- Mi aspiración es ser bella por siempre.
CLAVEL- Una diosa curvilínea.
JAZMÍN- Provocar suspiros.
CLAVEL- Provocar deseo.
VIOLETA- Que me miren de reojo.
CLAVEL- Que miren mi pecho y sientan correr la sangre.
VIOLETA- Que den su brazo derecho por posarlo en mi nalga.
JAZMÍN- Ser su mayor tentación.
VIOLETA- Causar envidia.
JAZMÍN- Ganar un certamen de belleza.
VIOLETA- Mantener una linda sonrisa.
CLAVEL- Un cuerpo perfecto.
JAZMÍN- Un cutis de terciopelo.
VIOLETA- Ser una belleza.
JAZMÍN- Proporción en las medidas.
VIOLETA- Ser un símbolo.
CLAVEL- Un símbolo sexual.
ALICIA- Yo no tengo aspiraciones tan superficiales.
VIOLETA- ¿Qué cosa se podía esperar de una hierba mala?
ALICIA- No soy hierba mala.
JAZMÍN- Con ese rostro asimétrico, con ese tono de piel amargo, ese cuerpo velludo deforme.
VIOLETA- Esas manos espinadas, ese pestífero olor, ese porte envilecido.
CLAVEL- Ese porte de rata de alcantarilla, esa voz de cerdo anémico.
ALICIA- Ustedes son peor.
LAS TRES- Si, pero hermosas.
ALCIA- Por dentro están podridas.
JAZMÍN- Sólo cuenta lo que se ve.
CLAVEL- Lo que se puede tocar.
VIOLETA- Lo que se desea es el exterior.
JAZMÍN- ¿Quién está tan enfermo para fijarse en el interior?
VIOLETA- La tentación viene de la forma.
CLAVEL- De las formas.
JAZMÍN- Por eso hay que ser bellas a cualquier precio.
ALICIA- Me cansé de escuchar sandeces.
JAZMÍN- Pues no creo que puedas escuchar otras cosas.
VIOLETA- Piropos nunca.
CLAVEL- Proposiciones menos.
ALICIA- De donde vengo…
VIOLETA- La fealdad inspira compasión.
JAZMÍN- Lástima diría yo.
CLAVEL- Pena.
VIOLETA- Por eso las hierbas malas se cortan de raíz.
JAZMÍN- A nadie le resulta atractivo un espécimen como tú.
Alicia se retira. A distancia trata de tener la misma pose que las flores.
VIOLETA- Se me acaba de ocurrir una idea. Que se quede con nosotras.
JAZMÍN- Pero si…
VIOLETA- Si se queda nos beneficia.
JAZMÍN- ¿En que podría beneficiarnos una cosa tan horrorosa?
VIOLETA- Acentúa nuestra belleza. Así, cuando la Reina de Corazones volteé a vernos se horrorizara con ella y agradecerá tener flores tan bellas.
JAZMÍN- ¡Que buena idea! Quédate, quédate… pero por allá.

Capítulo 19
La Fiesta.

La Reina de corazones llega con un sequito estrafalario. Las flores se desviven por llamar la atención de la Reina de Corazones. Tanto las flores como el sequito se muestran sumamente lascivas hacia la Reina. Alicia sin saber cómo integrarse, prefiere irse. La Reina avanza hacia ella. El sequito y las flores se retiran.
REINA DE CORAZONES- ¿Estás asustada?
ALICIA- No, bueno, sí. No sé.
REINA DE CORAZONES- Una creatura tan bella como tú tiene porque temer.
ALICIA- ¿Perdón?
REINA DE CORAZONES- Eres muy bella.
ALICIA- Me apena.
REINA DE CORAZONES- ¿Te está gustando mi fiesta?
ALICIA- No era lo que yo imaginaba.
REINA DE CORAZONES- ¿Qué imaginabas?
ALICIA- Todo mundo nos está viendo.
REINA DE CORAZONES- Te miran a ti.
ALICIA- Eso no es verdad.
REINA DE CORAZONES- En este momento tú eres la envidia de todas las Maravillas.
ALICIA- Parece un sueño.
REINA DE CORAZONES- Si quieres podemos ir a un lugar más tranquilo.
ALICIA- Es que yo…
REINA DE CORAZONES- ¿No quieres divertirte?
ALICIA- No sé sí…
REINA DE CORAZONES- Puedes ser mi invitada especial.
ALICIA- No tengo nada de especial.
REINA DE CORAZONES- Eres la joya más hermosa.
ALICIA- ¿Lo dice en serio?
REINA DE CORAZONES- Ninguna creatura de estas se acerca a tu belleza.
ALICIA- ¿En verdad?
REINA DE CORAZONES- Vamos a un lugar más divertido.
ALICIA- Yo no… Creo que estamos bien aquí.
REINA DE CORAZONES- No te vas a arrepentir.
ALICIA- Quizá no sea correcto.
REINA DE CORAZONES- No pasará nada que no quieras.
ALICIA- Mejor nos quedamos aquí, ¿no?
REINA DE CORAZONES- Claro. ¡Qué torpe he sido! Eres muy pequeña como para que te interese algo así, si apenas eres una niña…
ALICIA- No soy una niña.
REINA DE CORAZONES- Te comportas como tal.
ALICIA- No. No me comporto como una niña. Vamos a divertirnos.
REINA DE CORAZONES- ¿Estás segura?
ALICIA- Muy segura.

Capítulo 20
Los consejos de una Oruga.

El espacio parece detenerse, solo Alicia lo percibe. Oruga sale de entre el humo, sólo tela vaporosa cubre su desnudes, en su cuerpo se puede ver una serie de cicatrices, hace una danza hipnótica. Alicia está fascinada.
ORUGA- ¿Quién eres tú?
ALICIA- ¿Qué quién soy yo?
ORUGA- ¿Quién eres tú?
ALICIA- ¿Qué tipo de pregunta es esa?
ORUGA- No sabes quién eres.
ALICIA- Eso no importa ahorita, porque la vieja “yo” nunca haría lo que hará la nueva “yo”.
ORUGA- ¿Entendiste lo que acabas de decir?
ALICIA- No del todo, bueno, sí, sí lo entendí. Me estás confundiendo.
ORUGA-¿Quién eres tú?
ALICIA- Alicia.
ORUGA- Tengo que decirte algo importante.
ALICIA- ¿Qué?
ORUGA- Cuidado.
ALICIA- ¿Eso es todo?
ORUGA- ¿Recuerda quién eres?
ALICIA- Eso no se puede olvidar.
ORUGA- Yo creía lo mismo.
ALICIA- ¿Sabes? La Reina de corazones me espera.
ORIGA- ¿Y qué piensas hacer?
ALICIA- Divertirme.
ORUGA- Yo me quedé como oruga por culpa de la Reina de corazones.
ALICIA- ¡Ya entendí qué pretendes! Me quieres distraer porque estas celosa de que la Reina me prefiera.
ORUGA- Eres el juguete nuevo, por eso la Reina se interesa en ti.
ALICIA- ¡Mientes! Todos me están subestimando. Nadie me ayudó para llegar a la fiesta y heme aquí. Y ahora estoy a punto de hacer algo especial porque me ha elegido.
ORUGA- ¿Estás segura?
ALICIA- Segura o no, es a mí a quién...
ORUGA- ¿Te sabes? ¿Te pesas? ¿Te mides? ¿Te sientes? ¿Sabes quién eres?
ALICIA- Alicia.
ORUGA- ¿Eres una oruga? ¿Una crisálida? ¿Una mariposa? ¿Una niña que no vuela?
ALICIA- Nada de eso.
ORUGA- ¿Qué eres?
ALICIA- Alguien a quien tú envidias en este momento.
ORUGA- ¿Quién eres tú?

Capítulo 21
De reinas y horrores.
Alicia espera nerviosa. Llega una persona del sequito y le ofrece una botellita abierta que tiene un letrero que dice “bébeme”. Alicia duda. La insistencia de la persona la convence de beber. Se retira la persona y entra la Reina de Corazones, apenas entra se quita la túnica que lleva para quedar con el torso desnudo, también lleva un arnés con un falo. Alicia va a decir algo, pero con un gesto la Reina de corazones la hace callar. Alicia retrocede para irse. La Reina de corazones va a su encuentro y comienza a acariciarla, Alicia responde torpemente. Se separa porque siente mareo, trastabillea; la Reina aprovecha ese momento para acariciarla. Alicia se resiste. La Reina de Corazones trata de quitarle la ropa, pero Alicia no lo permite. La Reina insiste.
ALICIA- ¡No!
La Reina de Corazones se detiene un instante, pero de improviso, la golpea en la cara. Alicia trata de defenderse; la Reina la vuelve a golpear. Alicia, aturdida, se queda quieta. La Reina le acaricia.
ALICIA- No, no quiero.
REINA DE CORAZONES- Sí quieres.
ALICIA- No puedes obligarme.
REINA DE CORAZONES- Sí puedo.
Entra el sequito y rodean a Alicia, comienzan a golpearla. Alicia lucha por defenderse. El sequito la sujeta para que la Reina pueda acariciarla. Alicia logra zafarse e intenta huir, pero la Reina la arroja al piso, la patea; el sequito la alza y la Reina le rompa la blusa, oprime sus senos. El sequito colocan a Alicia en una posición donde las piernas estén abiertas en su máxima extensión. La Reina le quita el calzón, la penetra con un báculo. Alicia grita, trata de soltarse, eso excita a la Reina quien la penetra salvajemente. La Reina de corazones llega al éxtasis y se aparta. El sequito deja caer Alicia. Alicia se arrastra por el suelo.

Capítulo 22
Las cifras y realidades.6

- El abuso sexual es la acción mediante la cual se induce o se impone la realización de prácticas sexuales no deseadas o no consentidas.
- El abuso sexual abarca: comentarios de índole sexual, exhibicionismo, masturbación, vouyerismo, exposición a material pornográfico, contacto sexual no deseado.
- La violación sexual es la penetración vaginal, anal u oral con el pene y/o cualquier otro tipo de órgano u objeto usando la fuerza o la coerción.
- Una persona nunca es dueña del sexo de otra persona. Si alguien obliga a otra persona a practicar conductas sexuales contra su voluntad es una violación.
- Las entidades del país con mayor número de violaciones en los años recientes son: Estado de México, y Distrito Federal.
- Según los resultados de la Encuesta Nacional sobre Violencia contra las Mujeres una de cada seis mujeres sufre violencia sexual.
- El 39.7% de las mujeres de 15 y más años ha sufrido alguna agresión pública de carácter sexual, que puede ir desde insultos hasta violaciones.
- Datos de la Organización de Naciones Unidas señalan que México ocupa el sexto lugar mundial en este tipo de delitos
- En México aproximadamente 112,000 mujeres son violadas sexualmente cada año y la mayoría de los agresores quedan impunes.
- Sólo en 1 de cada 21 casos de violación los autores del crimen son condenados.
- 26 entidades del país no penalizan en la actualidad y con todo rigor el abuso sexual, en ocasiones, se establecen castigos menores que el asignado al robo de una vaca.
- La justicia penaliza a la mujer que sufrió de una violación.
- La sociedad justifica la violación y recrimina a la mujer que sufrió algún delito sexual.
- La sociedad responsabiliza a las victimas argumentando que ellas provocaron la violación.
- por considerarlas seductoras
- por vestirse de manera provocativa
- por salir solas de noche
- por transitar en lugares “peligrosos”
- por decir "no" cuando quieren decir "sí",
- No siempre significa no.
- Incluso algunos dicen que "la víctima deseaba ser violada y lo disfruto"
- Que "se lo buscaban" o "lo estaban pidiendo a gritos" por la ropa que llevaban o el modo en que se comportaban
- que "las buenas chicas no son violadas".
- La violencia sexual le puede ocurrir a cualquier mujer, de cualquier edad o clase social.
- La violencia sexual es un hecho más frecuente de lo que la mayoría de las personas creen.
- Más de la mitad de las personas que han sufrido violaciones conocen al violador,
- Es una práctica generalizada alterar una bebida para realizar la violación.
- Las relaciones sexuales forzadas entre dos personas que se conocen, se denominan violaciones entre conocidos o violaciones durante citas.
- El consentimiento a la actividad sexual puede ser retirado en cualquier momento y no respetar eso lo convierte en una violación.
- Se calcula que, en promedio, cada cuatro punto seis minutos una niña o mujer es violada en México
- Por lo tanto, al término de esta obra, habrán sido violadas 21 mujeres más.

Capítulo 23
La rueda del adiós.

Las “Alicias” retoman los primeros movimientos de la coreografía del capítulo 2; cambian el vestuario de Alicia al que tenía en el capítulo 1 y la dejan en el suelo.

Capítulo 24
El final.

Penumbra que no permite identificar el espacio. Un halo de luz ilumina a Alicia, ella está en el suelo, tiene el torso descubierto porque su blusa está rota igual que el brassiere, Abraza sus piernas y comienza a mecerse. Trata de protegerse. mece incontrolablemente una mano.
La luz se incrementa para que sea visible una mayor parte del espacio. Alicia se limpia las lágrimas; adolorida se levanta y va recogiendo sus cosas que están regadas cerca de ella. Encuentra su calzón. Mira a todos lados para ver si alguien la observa. Toma su calzón e introduce una pierna. Se detiene, duda de ponérselo. Recuerda lo que le acaba de pasar y lo suelta con asco. Termina de recoger sus cosas y se va a ir, pero se detiene porque se siente incómoda. Regresa por el calzón y se lo pone.
Alicia se aleja.
Oscuro.

























(Esta versión de Alicia se estrenó en el 2014 en el Foro del Centro Cultural de la Diversidad con la actuación de Alexa Martín, Natalia Alanis, Melanie Borges, Melany Cruz, Jheraldy Palencia, Zaira Rocha, Zayra Solano, Iztmana Ponce, Guiureni Fonseca, Daniela Montero, Betty Ruiz; dirección de Luis Santillán, producción de Sorginak)
1 Los textos en cursiva de esta escena pertenecen a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.
2 Los textos en cursiva de esta escena pertenecen a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.
3 Los textos en cursiva de esta escena pertenecen a Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.
4 Estatus interius de Carmina Burana
5 Esta canción está pensada con el ritmo de In taberna quando sumus de Carmina Burana
6 Hay que actualizar los datos duros.

Seguidores