PUNCHING BAG, de SUSANA ROBLES GAVARRE

la foto del perfil de Susana Robles Gavarre, La imagen puede contener: 1 persona

PUNCHING BAG
de SUSANA ROBLES GAVARRE


PERSONAJES
CAMILA : 36 AÑOS
RAÚL : 17 AÑOS
PUNCHING BAG

ESCENA 1
Espacio vacío. Se escucha música estridente en máximo volumen
que se corta bruscamente al momento que una contra luz ilumina el
fondo del escenario. En éste hay una pared con pósters pegados,
que muestran diferentes imagenes de las peleas de “El Pajarito
Moreno”, “El Púas”, Vicente Saldivar “Maromero Paés”, Taisón,
Julio César Chávez, etc. En primer plano, alumbrado por un
cenital, vemos a Raúl, que viste pantalones de tiro largo, muy
anchos, una camiseta, tenis, una gorra en la cabeza, con víscera,
puesta hacia atrás. Se ve sucio, esta sentado en el piso, al centro
del escenario, meciéndose sobre sí mismo, tiene la cabeza
recargada sobre las rodillas, las cuales sujeta con las manos; al
lado de él, hay una mochila y una bolsa de plástico con cemento.
Conforme el cenital va subiendo de intensidad, él alza el rostro
lentamente, toma la bolsa, inhala.
Raúl : Puta madre, tenía nueve años, qué poca, güey...,estaba bien chavo
( Se golpea el rostro con los puños ). No, cabrón, tienes que ser
como él. ( Se golpea más ). Ya...,no me pegues. ( Detiene los
golpes ). Ella, como sabandija encima de mí, dejó de madrearme,
Juan, mi broder estaba de pie, recargado en la puerta, mirándonos
a los dos; mi madre me aventó al suelo, luego, corrió a abrazarlo,
salió de la habitación, él se me quedó viendo con cara de
estúpido, de pronto sacó un cigarro. ( Se escucha la canción
“Péguele aquí: péguele acá” interpretada por “La maldita
Vecindad” ). Yo ya lo había visto cuando regresaba de la
escuela, en el callejón, haciendo bolita con sus cuates, me
acercaba despacito; qué pedo güey...,olía a puritito petate, hacia
como que me descubría, qué onda, cabrón...,nos moríamos de
risa juntos, cómo lo admiraba, luego en la casa, él en su rollo,
como si yo no existiera; ese día...,ese día que estaba recargado en
la puerta, cuando me invito de su bacha, fue como darme la
bienvenida a su mundo; me di un toquesito chiquititito, de pronto
me ganó la risa, al puto de mi carnal también, se carcajeaba
como pendejo, luego vomité toda la noche.

ESCENA 2
Sale la música. Una luz especial proyecta su sombra sobre los
pósters, él finta a su propia sombra, una risa nerviosa lo ataca de
repente. Desaparece la contra luz de los pósters, junto con la luz
especial, se oscurece el área de Raúl, se ilumina el lado izquierdo
del escenario, en él, de pie, se encuentra Camila; es una mujer de
36 años, se ve de más edad, está vestida humildemente, trae
colgando una bolsa de mecate, tiene el rostro ajado y maquillado
vulgarmente.
Camila : Me golpeaba...,yo tenía, pos, apenas quince...,no, creo que
catorce...,en fin, no teníamos ni pa tragar, llegué del pueblo. A mi
padre lo mataron en una...,( no se mueve, da la impresión de no
tener vida ) pinche pelea, de todas formas pa nada...,no servía pa
pura...,mis hermanos chillaban de hambre todo el maldito día,
llegando, aquí, a la capital, conocí al cabrón de Ausencio. ( Baja la
cabeza como si le pesara, la levanta ). Dime quién fue el que
abuso de ti...,me gritaba el muy...,como si uno pudiera evitar
vivir así...,todos, que éramos un chingo...,en una pinche pocilga,
con el suelo de tierra y los perros y todos revueltos, se acostó un
día en la hamaca, puros ronquidos...,se oían...,por todos lados,
( contiene el llanto ) sentí como una mano me testereó, luego sin
hacer ruido me cogió el muy; nos va a maldecir Dios, le dije...,
despacio...,al oído...,asustada..., sin que nadie nos oyera...,( emite
un gemido imperceptible ) agarré un cuchillo que tenía abajo de la
hamaca...,siempre, debajo, por si se nos metía un maldito animal...,
con ese le rebane la carota, me dejó un reguero de sangre en el
cuerpo...,se mezclaba con la que me chorreaba por las piernas...,
Ausencio siempre me decía puta, que yo lo había provocado...,sí
cómo no.

ESCENA 3
Se oscurece el área izquierda, simultáneamente se enciende
donde está Raúl, que se encuentra en el mismo lugar y posición de
la anterior escena.
Raúl : Es dizque el mayor de los dos. ( Controla la risa, transición ). El
mayor jijo de la chingada. ( Se levanta, busca algo en los bolsillos
de su pantalón, se ríe como idiota ).Qué jais...,dos años más
grande, apoco es mucho. Qué pedo...,qué pedo güey, te sientes
muy chingón porque me metiste en esta rola, pinche broder,
disque me hiciste cabrón...,me cae...,hijo, cabrón como tú, hijo,
qué onda, que más quisiera, si eres mi ídolo...bueno tú y este güey.
( Voltea hacía los pósters, se dirige al de Julio César Chávez ).
Aunque siempre pierdes, mi pinche César, ojete, te quiero por
necio...,así somos los mexicanos...,machos de cabrones...,
verdad...,verdad. ( Saca una colilla de marihuana, la prende, le da
un jalón ). A tu salud, manito Chávez...,por que ganes la próxima,
( brinda imaginariamente con él hermano ) por ti también, ojete, ni
te encabrones, vamos de gane...,seguro que sí, broder, nos
merecemos un lleguesito. ( Vuelve a fumar ). No sé me olvida...,
me cae que no, güey, ( alza el rostro como si lo buscara ).

ESCENA 4
Por el lado derecho entra Camila, la iluminación se centra en ella,
camina hacia donde se encuentra Raúl, se queda en el lugar como
ausente, él, sin verla, sale por el lado izquierdo.
Camila : ( Mira hacia el público ensimismada ). Me dejé al chamaco, tú ni
siquiera...,pa qué, de todas formas...,aunque..., te volviste a
largar..., decías, nomás decías, que no eran tuyos...,pa qué...,
( llora quedito ) me quede nomás con otro, otro chamaco...,tomé
unas hierbas, así, con todo...,lo tuve, trabajando de lo que fuera...,
vino con más dolor, venía agarrado...,muchacho chillón...,cómo
lloraban, los dos juntitos...,de puritita soledad...,yo, pos la pura
verdad, les agarre muina, desde el vientre...,( su rostro se vuelve
amargo ) el pinche Ausencio nomás regreso pa eso...,pa hacerme
otro escuincle, pa eso y pa aguantarle...,sus putas madrisas, pos sí,
y sus borracheras y luego, pos sí...,hubo otros, igual se iban, pero
no más chamacos, me puse abusada. Ausencio no volvió nunca.
Apareció el mecapalero...,ese me quería, nos puso hasta casa.

ESCENA 5
Una luz cae sobre Raúl que entra soltando golpes al aire como si
fuera boxeador, se oscurece el área de Camila.
Raúl :Te acuerdas super cabrón...,la cara de la jefa cuando me cachó en
él excusado haciendo mi mejor esfuerzo y sin jalar la cadena.
( Se ataca de la risa, cambia de expresión ) también...,también,
por qué no decirlo...,( se ríe de nuevo ). Metiéndome un chubi
bien sabroso. ( Se da otro toque, se ahoga de la risa que va
subiendo de intensidad hasta volverse histérica, la iluminación
de Raúl se hace mucho más brillante ). Me puse bien loco. La
ñora madre sé asustó de entrada, me sacó de la escuela la muy
puta...,dijo, con su voz de perra enferma, que para que gastaba
en mí, que ya con lo que sabía era suficiente para mi carrera de
paria huevón, si ya le habían dicho que andaba yo con los vicios,
pero que esto sí se lo iba yo a pagar. Y a ti, mi hermano, nunca
te decía nada...,gúey, gritaba, como sí fuera un maldito chillido,
que tú eras el que tenía futuro, que yo con mi pinche cara le
recordaba a mi padre...,cuál recuerdo. Yo nunca lo vi...,nunca lo
conocí...,qué pedo, güey...,ni lo recuerdo...,no lo conocí siquiera.
Que pobre de mí si salía borracho como él. Quién te entiende,
entonces pa qué ves el canal ése de televisión donde te ponen
anuncios de chupes...,te apendejan todo el día, luego un letrerito
culero que dice que siempre no...,te dicen que no...,porque te
puedes morir. Qué, quién los capta..., con tus putas telenovelas, ya
ni la haces, lloras viéndolas...,a mí, si me lleva la chingada ni te
conmueves, a mí...,a mí me vale verga...,de todas maneras ni me
importa ver mamadas...,ni chupo...,qué pedo güey.

ESCENA 6
Camila entra, se ilumina todo el escenario, los dos se miran como
en un sueño, caminan el uno hacia el otro, se juntan, se ven
largamente, Raúl se queda quieto en su lugar, la luz se va
desvaneciendo hasta cerrarse en Camila.
Camila : Diferentes...pos uno cariñoso, el otro arisco...,Juan se dejaba...,
ese Raúl a pesar de ser el más chico...,como era...,cabrón, pos ni
madre, sí...,¿Qué me ves, pendejo?, allí estabas pelando tamaños
ojotes...,viéndonos, pinche Raúl...,por qué me espías, qué te fijas
con quién me revuelco...,es cosa mía, yo si...,me hubiera quedado
con el mecapalero...,teníamos ya hasta...,una carnicería, pero
aunque se tardó más...,también se largó. ( Saca una botella, se da
un trago ). Cuando estaba no teníamos tanta necesidad, después...,
pos sí, harta hambre, enfermedades, me metí de puta, no hay de
otra...,( voltea hacia el público, se bebe otro trago ). No sabía ni
leer, los chamacos sí que fueron...,la escuela costaba, yo pos que
perdía, así nací, perdida...,desde antes.

ESCENA 7
Se ilumina un póster donde dos boxeadores están en clinch, la luz
de Camila, que sale del escenario, le da en pleno rostro a Raúl.
Raúl : Órale...,órale al chupe si no le meto, esta cabrón; he visto a los
pepenadores, no tienen donde dormir, nada más con su puto
alcohol todo el día...,son pinches chupamirtos ojetes, apestan a
madres...,tampoco me baño, pero tengo lugar para jetear, aunque
siempre me está chingando la ruca, que si no fuera por su
cantón...,qué dónde la hacía. Aparte...,no me visto como ellos,
tengo mis trapos, estoy en la onda. Los chavos estamos puros
locos...,tenemos otro pedo en la cabeza...,otra onda...,¿no te das
cuenta?, otro siglo, dos...,mil...,guan, otro pedo, hijo, ¿qué?...,no
entiendes, me meto a los juegos tecnó, al billar, a jugar...,pura
acción, en vivo y a todo color, los putos del café Internet...,¿eh,
qué tal?. No me dejan entrar a chatear, chat...chat...chat, pura
madre...,pura madre, tú, ruco, no entiendes qué onda, te quedaste
en el “Tri”...puro güey...,órale cabrón. ( Ahora se ilumina otro
póster, donde un boxeador está en él piso, noqueado; el referí, en
segundo plano, cuenta el nocaut. Raúl permanece con la misma
luz ). Qué pedo, si me pongo grueso...,es mi rola, a quién
chingados le importa, ( se muerde las uñas ). Me quisieron meter
dizque...,a un centro de esos donde te vuelven dizque...,dizque
muy unidos con la cabrona sociedad, esos donde te vuelves puto,
( acelera el ritmo del texto ) porque los que están más gruesos...,
dominan, si no haces lo que quieren, te obligan a que te la dejes
meter. Te dan de tomar una madre de medicina, bien, bien que sé,
tengo cuates que han estado allí, ni les ha servido para nada, un
carnal...,se cagó...,vomitaba al mismo tiempo, se le salían los
mocos...,lo agarraban entre tres...,como loco, quería mas tiner...,
gritaba, me cae qué sí, embarrándose en toda la porquería que le
salía, qué onda güey...,me lo contaron...,es la pura neta...,pa...,
pa...,qué voy...,ya con el reformatorio tuve; decían...,decían que si
me internaban era pa’curarme; si no estoy enfermo, aguanto un
chingo...,como bien, me echo mis tortitas de carne de perro;
ojetes animales, qué sirvan de algo, no nada mas pa’dejar mierda
en las calles; las pinches gentes, bien estiradas, ahí van caminando
con sus mejores amigos del hombre; te dejan sus porquerías para
que tú las recojas.¡ Ni madres ! si no soy su gato. ( La luz del
póster se vuelve intermitente ). Como cuando trabajaba en un
super, un día iba con todos los putos carritos que pesan un chingo,
y pues yo estaba mas chavo, flaco...,pues claro qué si andaba
baboseando, que me resbalo...,ahí voy a darle en la madre a una de
estas pinches viejas güeras pintadas, qué caigo encima de ella,
armó...,armó un pedísimo, las pinches mujeres son bien pederas...,
me cae, dijo...,dijo, que era yo un naco...,o un narco, ni me
acuerdo bien cómo dijo, qué si para eso estaba revuelto el pueblo
con la gente decente...,decente, si tenía tipo de puta...,me cae...,
órale mano, bien ojetes todos, que me corren...,ni pedo, güey ¿No
me lo creen cabrones? ( Trae en el cuello, colgada de un mecate
una cruz grande de madera, la besa ). Les juro por Diosíto santo
que no miento. ( Voltea hacia los pósters, les tira de golpes,
pierde el equilibrio, se cae, se levanta, sacude su pantalón,
disimula, retador mira hacia el vacío ). ¿Qué? ¿Nunca se han
caído?...,¿Dé qué se ríen? Todos estamos bien pachecos...,qué
jais...,de qué se ríen, qué pedo, no se han visto cuando se caen, o
me van a echar el pinche choro de qué nunca se han ido a besar el
suelo. ( Cambia de tono ). El otro...,el...,el otro día vi parado, en la
calle, a un pinche perrote rasurado como león, pensé que el
alucine me había dado grueso, pero no, allí estaba, puto de pasado
el que lo rapó. ( Transición ). Pa’qué tanto rollo, lo mismo da
comer la carne de los puercos, ¿ya vieron como los matan...?
Yo sí, en el rastro...,cómo locos...,los matan a palos...,chicos
chillidos que pegan, se ponen bien nerviosos, total qué...,da lo
mismo puerco que perro, se los traga uno y ya...,se acabó el
pedo...,qué pedo, güey, no te pases. ( Sonríe; se ilumina un póster
en donde un boxeador le tira un golpe en plena quijada a su
contrincante. De pronto Raúl forcejea con alguien imaginario ).
Suéltenme...,qué onda, qué traen, a mí no me cargan a ese puto
lugar en donde los ojetes te quitan las drogas, quién quiere...,
quién les ha pedido. ( Grita ). No me lleven de nuevo a un
reformatorio...,suéltenme. Allí te bañan con agua fría, todo el
tiempo que estuve encerrado no quise tragar, decían que me iba a
morir, mi broder me sacó...,qué pedo traen. ( Le tiembla todo el
cuerpo ). Bola de montoneros, no se agandallen, son muchos en
contra de uno...,si no he matado a ningún güey. ( Hace el
movimiento de soltarse ).


ESCENA 8
Entra Camila, va hacia él, lo abraza, salen todas las luces; una
iluminación color ceniza los envuelve a los dos .
Camila : Cálmese, mi muchacho...,usted ya delira, yo, pos sí lo quiero,
no sé demostrar eso del cariño, la vida te vuelve...,uno es...,
como indiferente...,pero sí lo quiero...,igualito que...,que a su
hermano, se lo juro, mi hijo. ( Lo suelta, le acaricia el rostro ).
Raúl : Yo sólo me chingo a mí mismo, siento, siempre aquí, ( con una
mano se pega en el pecho ) que algo me falta, pero nada...,nada
más, nunca he jodido a nadie ¿por qué me persigue? ¿por qué no
me quiere? Juan sí...,él es el cabrón.., el de la droga, yo no.
( Trata de abrazarla de nuevo. Camila lo avienta, le pega con la
bolsa ). Órale...,no me pegues jefa, no fui yo, fue el culero de
mi broder, te lo juro, él...,él...,consigue la droga.
Camila : Cállese, cabrón...,no difame a su hermano, ya ve...,ya ve por que
soy así con usted. ( Le tira más golpes, Raúl se tapa la cara con
las manos ).


ESCENA 9
Sale toda la luz; Camila desaparece en el oscuro. Al mismo
tiempo un cenital ilumina a Raúl que sigue evadiendo golpes.
Raúl : No te pases, ¿no sabías que hacer conmigo? si no nacía
qué pedo...,preferible ser feto, a lo que soy. Total, te
excomulgan y ya...,( Sale el cenital, al fondo entra una luz qué
de nuevo transluce la sombra de Raúl, él finta a su sombra ).
Pero así, qué pedo güey, qué onda, cabrona, te vas a achicharrar
en los puritanos infiernos con estos rollos, ya ni la haces...,( deja
de fintarse, la sombra desaparece, otra vez el cenital alumbra a
Raúl, pausa ). Así querías que me aventara la primera comunión,
como ño, como ño, ya me veo de angelito, vestido de blanco,
todo puto. ( Se ríe, luego sé carcajea ) con mi velita en la mano,
como cuando me llevabas a ofrecer flores...,( pausa ) ¿bueno, eso
sí...,sí me gustaba, me sentía puro, hasta limpio...,me cae...,!No
mames...,guey¡. ( Llega al clímax de risa, de pronto se detiene,
trata de calmarse, respira profundo, cambia, vuelve a forcejear
con alguien imaginario ). Suéltenme...,les digo, cuál...,dejar de
meterme de tocho...,qué pedo, qué onda, cuál...,cuál padre, cuál
familia, no mamen...,a poco ustedes están muy acá, ya ni la
hacen. ( Se queda quieto, toma la bolsa con cemento, inhala ).
Le falló...,a la ruca, lo de meterme al pinche lugar de unión
social...,las putas viejas que chambeaban allí, ni la pelaron, la
hacían dar un chingo de vueltas...,que si tráigame el acta de
nacimiento...,qué pedo...,estos papeles no son los que le pedí, que
vuelva mañana; tenía que hacer unos pinches colones cada vez
que iba, la jefa se desesperó, la pensó muy fácil, ( inhala de
nuevo ) me cae que sí. ( Saca un aparato CD pequeño de su
mochila, lo enciende, en off sé escucha una canción de Control
Machete a todo volumen, baila desarticulado al ritmo de la
música ). Qué buena rola, carnal...,qué chingón, esto es pura
médula. ( Se detiene, le baja el sonido al aparato, se deja de oír la
canción, deja en el piso el CD, cesa de bailar ).Bien
encabronada...,puta, me caé...,tenía puro coraje, me jaló de los
pelos, me encerró sin darme de tragar una semana, en la letrina
de afuera, la que tiene paredes de madera podrida...,olía a
madres, las pinches ratotas se morían de hambre, me miraban
con los ojos bien abiertos, tú, broder, como siempre, ¿dónde
estás?...,qué pedo...,donde...,cuando te necesito. No me
defendiste, carajo...,por qué me traicionaste...,si eras mi
máximo...,cabrón, por qué me dejaste solo, qué onda cabrón...,
¿por qué? Yo te quería, te culeaste carnal; ojete, te...,te, pusiste de
su pinche lado, qué pedo, güey...,qué onda, cabrón. Estoy hasta el
puto tope de todo. ( Le tiemblan los labios, llora en silencio, se
empieza a desesperar, tira golpes en el aire como si le pegara a un
punching bag, la luz sube de intensidad, ahora es mucho muy
brillante ). La pinche gorda tuvo que joderse, cómo no...,cómo de
que no, pensó que me iba a morir...,Qué poca madre...,luego, me
vio...,todo jodido...,mordisqueado por las ratas...,más flaco, se dio
color que tenía cojones, que ni la iba a pelar; cambio, a huevo...,la
muy cabrona, que pedo...,toda cambiada de su forma de ser, me
dejó entrar a dormir a la casa, en el pinche catre arrinconado,
todo lleno de pulgas, ella en su camota, con sábanas y todo y al
cabrón de mi broder, que ni se presenta, le tiene disque su cama
preparada, pa’cuando se ofrezca, por eso...,soy terco...,me la
chingué, yo tampoco me aparezco, me quedo dormido donde me
agarre, pa’qué...,a ver, ¿pa’qué voy?. ( De la mochila saca una
botella con agua y una tacha, se la traga, se moja la cara con una
parte del agua ). De pronto...,me dice jadeando...,así, de sopetón,
se sofoca, me dice...,me dice que se va a morir por mi culpa...,que
su corazón está débil, que aprenda de mi carnal...,siempre que
aprenda de él...,que si sigo así, me cae que le va a dar el pinche
infarto. Puta madre, no me chantajees...,no lo hagas, ¿qué onda
traes? órale...,me oíste...,qué pedo...,qué pedo...,qué onda...,luego
como si estuvieras loca me regalas el CD y él puto celular que
tanto te he pedido. ( Las lágrimas salen de sus ojos
involuntariamente ). Quién sabe cómo lo conseguiste. ( Con
rabia se seca el llanto ). Te lo ha de haber dado uno de los
cabrones rucos con los que te vas a coger, te gusta la putería,
dices que de niña, mi abuela te llevaba a ver películas de
cabareteras y que te quedaste con las ganas de ser como ellas.

ESCENA 10
En off se escucha la voz de Camila que lo llama, él se tapa los
oídos, entra la mujer por el lado izquierdo del escenario, la luz
baja de intensidad, los ilumina a los dos, Raúl se queda estático.
Camila : ( Sin verlo ). Raúl...,¿dónde estas? Te busco, cabrón muchacho,
no te encuentro, tu hermano...,ya ves...,nunca pos, me ha dado
lata, hace lo que le digo y tú nada que entiendes...,qué pasa
contigo...,no te hayas en ningún lugar...,todo lo botas, la maldita
droga...,esa te ha dejado idiota, dejas las cosas...,las avientas así
nomás, al carajo. Tu hermano Juan te busca y no te encuentra...,
yo estoy enferma, gorda, no sé leer ni escribir, tú sí...,tú sí sabes,
lo dejas...,yo soñaba mucho, en el pueblo, en aquel cine...,donde,
donde nos caía la lluvia...,sin techo, no teníamos techo...,ni nos
importaba mojarnos...,nos agarrábamos de la falda de mi madre,
llorábamos con ella, yo también soñaba...,pero mis hermanos no
tenían que tragar, me tuve que venir pa aca...,mi padre me chingó
la vida...,qué se le va a hacer, pos ni modo, quería...,tenía
derecho...,a soñar...,como todas.

ESCENA 11
La luz de Camila se desvanece, queda sólo la iluminación de
Raúl.
Raúl : Ay Camila, ya ni la jodes, ( se desplaza ) a ver ¿por qué no
seguiste con él viejo de la carnicería que nos trataba chingón?
nos llevaba al rastro los domingos, si nos portábamos bien,
íbamos a Chapultepec a ver a los animales, un día de pinche
babosote, me quedé mirando a los osos así de grandotes...,
ustedes se dieron la vuelta, me dejaron allí, no...,no sé cuanto
tiempo pasó, yo seguía viendo al osote que lamía a otro más
chiquito, no me di cuenta que ya era de noche, tenía frío...,
nunca supe cuánto tiempo pasó, tú llegaste...,estabas atrás de
mí, gritabas con tu voz chillona; me jalaste de la camisa, me
diste de chingadazos porque era un pendejo que me había
quedado papando moscas y ustedes buscándome por todos
lados. ( Del pantalón saca un cigarrillo de marihuana y unos
cerillos, lo prende, se da un toque. Transición). No chingues
¿Pa’qué fuiste por mí? No me querías...,te estorbaba, qué pedo,
yo estaba chico, me hubiera quedado siempre solo, sin ustedes
como pinches buitres encima de mí...,contemplando las estrellas,
la noche, el infinito, lo que me gusta mirar y no me asusta, sin
que nadie me joda la vida...,ser vago...,cabrón, a quién le
importa...,necesito encontrar por dónde, ( se da otro toque, se
enciende un reflector que lo deslumbra ). Órale, qué traen...,
pinches luces, me van a dejar ciego...,apáguenlas, no sean
mamones...,qué onda, cabrón, me la pelan, ( va hacía ellas )
todavía puedo con lo que me rodea, tengo que seguir, tengo que
encontrar...,qué pedo, encontrar, salir, no me cierren todas las
puertas, ábranle...,no sean ojetes. ( Comienza a respirar con
dificultad, toma el resto del agua que queda en la botella, se
vuelve a mojar la cara, sale el reflector que lo deslumbra, se
queda la luz anterior ). Después...,después un día, saliendo...,
de...,de, la escuela, unos chavos me vendían una hierba bien
barata, fui a la carnicería pa que me dieras lana, en el cuartito de
atrás, donde habían animales muertos, carne llena de sangre, de
coágulos, entre ellos revolcándote como un puto animal, estabas
tú...,gorda, con las piernas abiertas, igual que los cerdos que
colgaban del techo, no sé cómo le haces, hasta te pagan..., sí
estás fea y piruja.

ESCENA 12
La luz ilumina solo a Camila, el área de Raúl se apaga, éste
desaparece en el oscuro.
Camila : Las hierbas, fueron las hierbas...,nomás las tomé, toda llena de
llagas, toditita, como leprosa, tu adentro de mí...,sentí como
te retorcías, yo no quería, no quería que nacieras, por eso...,si
por eso eres así. Ora sí te llevó el carajo, mi muchacho...,ora sí,
pos te me fuiste, ya pa qué, haber pa qué, ni hombres ni nada,
no quiero nada. Juan se fue, se fue a vivir con la mujer que se
encontró...,estoy sola ...,me quéde como...,al mero principio. Me
dijeron que no comes de tanta madre que te metes, yo pos ya no
quiero vivir..., pa qué, ya mis hermanos están bien grandotes, yo
vieja. ( Va saliendo despacio por el lado derecho, saca de su
bolsa una botella, se da un trago ) acabada, sin familia...,gorda, a
ver...,pa qué.

ESCENA 13
Sale Camila, el reflector ilumina a Raúl que entra con unos
audífonos puestos, se detiene, en off, se escucha la misma
música estridente del principio de la obra, al mismo tiempo que
se va diluyendo el trak musical, él se quita los audífonos.
Raúl : De puta...,si eso eres, o vas a inventar que ahorraste para
comprar el puto celolí y el CD, pal caso, ahora sí, como en las
películas, voy a traer jodidas a todas las viejas cuando me vean
hablar por el teléfono, como Stalone en la película esa que vuela
una parte de la casota, porque son chingones, bien picudos,
tienen harta lana porque son matones, se meten el chingo de
droga, pueden dominar a todos los pendejos que los rodean,
la vieja esa...,esa, la güerota que se tira, está bien buena.
( Simula que tiene una ametralladora en una mano y en la otra un
celular, gira, hace sonidos de metralleta por todo el escenario ).
Quién sabe qué pedo, qué pedo, hijo...,qué onda, guey...,con
quién, a quién le hablo...,a quién me tiro yo; soy un pendejo, las
chavas me huyen porque apesto, eso me dicen, sí, que apesto,
que no tengo ni madre de lana. ( Se ilumina el póster de Julio
César Chávez con una mujer al lado, Raúl deja de accionar la
metralleta y el teléfono imaginarios, comienza a tocarse el sexo,
se soba fuerte, gira por todo el escenario, se masturba, emite
sonidos reprimidos que se van ahogando al mismo tiempo que
cae al suelo lentamente, recobra el control, se levanta, va hacia
la bolsa de cemento, inhala ). Pa’qué..., pa’qué todo este pedo...,
total, se casa uno nomás...,nomás pa’coger..., y luego...,como
pendejos viéndonos la jeta todo el tiempo, traer más chavitos
para que anden bien locos...,como si fuéramos tan poquitos.
Qué pasa, cabrones, somos un chingo...,ya párenle, no más..., ya
párenle que yo no le entro...,ya me voy, somos un chingo, tengo
miedo...,yo no le entro, ahí te dejo cabrona, ahí las dejo a todas,
con los mocosos, para que les peguen...,es bronca suya. ( Se
quita la gorra, la avienta, está rapado, camina por todo el
escenario, grita con voz ronca ). Qué me ven...,no me miren
como las ratas...,qué pedo...,qué onda, cabrones, si están tan
solos y espantados como yo. ( Da manotazos en el aire, como sí
ahuyentara de nuevo los golpes de Camila, se ríe fuerte, su risa
se convierte en llanto, cae al suelo, varias luces se prenden y se
apagan iluminando el póster, salen las luces del póster y las
intermitentes, solo queda la de Raúl ). Tú eras la que no querías
que naciera, ¿eso es?. Me cae...,soy un pendejo. ( Se desespera,
se cierra en si mismo). Estaba bien oscuro, chingados, tenía
calor, un líquido cabrón viscoso, se me embarraba en el
cuerpo...,de pronto sentí un jalón, órale, no empujen, yo sólito
puedo; te apretaste...,te apretaste toda, no querías...,No querías,
me estrangulabas. ( Respira con dificultad ). De repente,
carajo..., como si estuviera en el limbo, oí tu voz, gritabas que
no...,que nacía a huevo, unas putas manos me tomaron de los
pies. ( La voz se le ahoga ) me atoré al salir...,algo, no sé
qué pedo, qué onda...,pero una cabrona fuerza me empujaba,
nací, chillé...,lo hice. ( Raúl se recupera, se va levantando
lentamente, trastabillando va hacia su mochila, saca una liga
gruesa, se la pone en el brazo, la amarra con fuerza, se golpea
las venas con los dedos ). Pinche broder...,te enamoraste...,tu
vieja es buena onda. ( Sonríe con tristeza ). Debe ser chingón
vivir con tu chava, dejar las pinches drogas. ( Saca una botella
con thiner y una jeringa, las deja en el piso ). He tratado de
chambear...,me corren de todos lados, mis cuates me están
enseñando a robar...,ahora si no voy a necesitar ni a mi carnal, ni
a su ñora...,menos...,un chingo de menos a la ruca; por mí que se
le reviente el corazón en la pinche mano...,yo sólito me puedo
agandallar lo que se me hinche...,( se agarra los testículos con un
ademán de prepotencia, llena la jeringa con thiner, la deja a un
lado, vuelve a apretarse la liga ). Mis cuates...,sí, claro que sí...,
dicen que nos vamos a joder una computadora, que podemos
chatear con un buen de gente...,chat...,chat...,chat, si no, me
pelo pa’la frontera; con los gringos se gana harta lana, en el
Bronx, con dólares la haces, Hip hopeando todo el puto día;
compro el chingo de droga...,al fin que allá siempre están a la
moda, hay el resto de pastas nuevas...,me cae que sí, güey. ( Se
golpea de nuevo las venas, se inyecta poco a poco, mira
directamente hacia el público ). Órale güey...,¿qué me ves?...,
qué onda ojete...,qué crees, ¿que necesito de ti? Ya te
dije...,carnal...,te toqué...,no me abriste...,allá tú, cabrón...,es tu
pedo...,güey, ¿qué me ves, cabrón? ¡Qué me miras, ojete!
Sigue hincado, cada momento respira con más dificultad, la luz
de Raúl se difumina hasta desaparecer por completo, al mismo
tiempo un reflector ilumina un póster donde se ve el rostro de
Julio César Chávez desfigurado por los golpes, en off, se
escucha la música y la respiración de Raúl, entremezcladas, van
subiendo de intensidad hasta llegar a un fortísimo; de un solo
golpe cesa la luz junto con la música y la respiración. 

OSCURO.


Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte