Entradas

Mostrando entradas de julio 11, 2016

LA CALLE DE LA GRAN OCASIÓN. ELLA Y EL POLICÍA. LUISA JOSEFINA HERNÁNDEZ.

(Ella. El policía)

POLICÍA.-  Lo siento mucho, señorita, se paso usted el alto.
ELLA.-  Pues sí. Sí, señor.
POLICÍA.-  Su licencia y la tarjeta de circulación.
ELLA.-  Aquí tiene.
5POLICÍA.-  Su licencia necesita resello
ELLA.-  Sí. Desde enero.
POLICÍA.-  Eso es pura desidia. Mire lo que dice aquí, en el Estatuto: el que lleva una licencia sin resello debe ser conducido ante el juez para que pague la multa y su coche será retenido por las autoridades según disposición del juez.
10ELLA.-  Sí, Ya veo que eso dice. Tiene usted razón, es pura desidia; la voy a resellar mañana mismo.
POLICÍA.-  Pero mientras tiene que ir con el juez.
ELLA.-  Sí… sí…
POLICÍA.-  La multa es de seiscientos pesos, mas la otra, la del alto que se
15pasó.
ELLA.-  No podía regresarme, estaba casi a media calle.
POLICÍA.-  Pero se pasó la preventiva.
ELLA.-  Eh…sí. La preventiva.
POLICÍA.-  Vámonos con el juez.
20ELLA.-  No sea malo, ya me educó usted; ya me voy a resellar mi licencia y no vuelvo a pasarme una preventiva.
POL…

La calle de la gran ocasión. EVA Y ANTONIO. LUISA JOSEFINA HERNÁNDEZ .

(Eva. Antonio)

EVA.- Bueno.
ANTONIO.- ¿Me hace favor de comunicarme con la señorita Eva?
EVA.- Yo soy.
ANTONIO.- A poco. ¡Qué delgada se te oye la voz!
EVA.- Sí,
ANTONIO.- ¿Qué, te están oyendo?
EVA.- Sí.
ANTONIO.- ¿Estás hablando en el cuarto de la señora?
EVA.- No.
ANTONIO.- En el de la señorita.
EVA.- Pues sí.
ANTONIO.- ¿Y ahí están las dos?
EVA.- Sí
ANTONIO.- ¿Y ya vas a tener que colgar?
EVA.- Pues sí.
ANTONIO.- Pues no. No antes de que te diga una cosa. Quiero pasar contigo una tarde completa.
EVA.- ¿En el parque?
ANTONIO.- No. ¿Dónde crees?
EVA.- No sé.
ANTONIO.- Una tarde enterita sin que nadie nos interrumpa. Solitos uno para el otro. Para que yo te diga cuánto te quiero.
EVA.- ¿Dónde?
ANTONIO.- A ver, adivina.
25EVA.- En la feria.
ANTONIO.- No. Te digo que solitos. Claro, siempre podemos subirnos a la rueda de la fortuna. Pero no, no se trata de eso.
EVA.- ¿Ni de la montaña rusa?
ANTONIO.- Hijo. No. Es una palabra de cuatro letras.
30EVA.-  Cuatro letras. A ver… déjame pens…

LA CALLE DE LA GRAN OCASIÓN. MARTA Y EL DRAGÓN. LUISA JOSEFINA HERNANDEZ

Imagen
Marta y el Dragón
La calle de la gran ocasión- Luisa Josefina Hernández
DRAGÓN: No puedo ni siquiera imaginar cómo te has atrevido a entrar en este bosque. No sé qué decirte porque sin duda ya estás enterada del destino que corren todos los que se atreven. O no aprecias la vida o eres el descuido mismo. ¿Nadie te advirtió lo que podía sucederte? MARTA: Algo me dijeron. DRAGÓN: Sin embargo, aquí estás. Prepárate. Piensa tu último pensamiento y procura que valga la pena, así tal vez te reconcilies con la idea de lo que te sucederá. MARTA: Estoy pensándolo. DRAGÓN: Supongo que sabes que voy a devorarte. MARTA: ¿Te gusta devorar? DRAGÓN: Me es indiferente, pero así vivo. Me gusta vivir. MARTA: A mí también me gusta vivir. DRAGÓN: No lo parece. ¿Ya estás lista? MARTA: Sí. DRAGÓN: ¡Con qué tranquilidad lo dices! MARTA: ¿Qué esperas? DRAGÓN: Nada. No sé. Dime, qué pensaste. MARTA: En ti. Intensamente. DRAGÓN: ¡En mí! ¿Qué pensaste de mí? MARTA: Que al fin te había encontrado. Llevo muchos años de pensar. Pri…

La calle de la gran ocasión Luisa Josefina Hernández (El Juez. Don José)

La calle de la gran ocasión
Luisa Josefina Hernández

(El Juez. Don José)
JUEZ.- A pesar de los años que llevamos de conocernos, no puedo pasar esto por alto, es una irregularidad que… DON JOSÉ.- Usted me pidió el acta y yo se la traje. JUEZ.- Ya le he explicado que esta acta no sirve. DON JOSÉ.- No pierda usted la paciencia, señor Juez y tenga en cuenta que nuestra situación es desesperada. JUEZ.- Usted no coopera conmigo debidamente. DON JOSÉ.- ¿Cómo? Usted me pidió un acta de matrimonio y yo se la traje en seguida. JUEZ.- Esta acta es falsa. DON JOSÉ.- ¿Cómo puede usted pensar eso? La saqué directamente del Registro Civil y como tenía prisa tuve que pagar veinte pesos. De haber sabido que iba usted a ponerle objeciones hubiera pagado sólo cinco y la hubiera traído mañana. JUEZ.- No me entiende usted. DON JOSÉ.-Yo lo único que entiendo es que no puedo vivir ni un día más con Doña Cándida y que ella no me quiere dejar en paz hasta que estemos legítimamente divorciados. JUEZ.- Eso quedó claro desde…

La calle de la gran ocasión. Luisa Josefina Hernández. El poeta y Filomena

La calle de la gran ocasiónEl poeta y Filomena*De Luisa Josefina Hernández Lavalle
Personajes: Poeta: hombre culto y afectado. Filomena: empleada doméstica alegre y sincera.
La acción en la sala de una casa acomodada de alguna ciudad de la República Mexicana. Por la mañana. El Poeta está sentado en un sillón y Filomena se esfuerza en trapear el piso a pesar de la conversación que ni le va ni le viene, al menos al principio.
Poeta.— (Levanta uno de sus pies) No sabes lo extraordinario que es ser poeta. Hay una doble vista que hace accesible la realidad desde diversos ángulos y que luego busca expresión en frases de ecos universales. Filomena.— Ahora levante usted el otro pie para que yo pueda acabar de trapear. Poeta.— (Afectadamente)Luego, el momento de la inspiración: cuando el mundo es transparente y se presenta en todas sus maravillas y el poeta se olvida de todo; de sí mismo, de su pobreza, de sus necesidades. Filomena.—(Burlona) ¿Cada cuando le sucede eso? Poeta.—(Sin darse por aludido)

MOCTEZUMA II, de Sergio Magaña

MOCTEZUMA II

Tragedia en tres actos y un prólogo




SERGIO MAGAÑA


“...No era mi tiempo todavía... Y cuando un hombre está fuera de su tiempo, los Dioses lo destruyen.”
PERSONAJES:

Moctezuma II, último emperador de México
Ministro. Cihuacóatl Tlilpontongui-mujer serpiente- o Tlacaelel. Sumo sacerdote y consejero del emperador.
El Rey de Tacuba, joven de 22 años.
Cuauhtémoc, joven militar de 23 años.
La Madre, princesa Teizalco, mujer legítima de Moctezuma.
Tecuixpo, una joven.
Axayácatl, un niño (hijos de Moctezuma y Teizalco)
Chan, embajador de los mayas.
Cuitláhuac, príncipe de la casa de Moctezuma.
Ixtlixóchitl, Cacama, principes de la casa de Texcoco.
Coro de Ancianas, primera, segunda, tercera.
El Señor de Coyoacán.
El Señor de Culuacan.
El Señor de Xochimilco.
Jefe militar de Taltelolco.
Una esclava
Un mensajero.
Otros esclavos y mensajeros.


         La acción en la ciudad de México (Tenochtitlan) el día 7 de noviembre de 1519, un día antes de la llegada de hernán Cortés y sus homb…