monólogo femenino LA VOZ HUMANA JEAN COCTEAU


Resultado de imagen para la voz humana cocteau
LA VOZ HUMANA
JEAN COCTEAU


El dormitorio de una mujer. A la izquierda, un gran lecho desordenado. A la derecha, puerta que da a un cuarto de baño encendido. Una mesita con un teléfono. Una silla baja. Algunos libros. La luz de una lámpara.
La mujer está en el suelo. Después de una pausa se medio incorpora, cambia de posición y vuelve a
dejarse caer. Finalmente se alza, se echa un abrigo sobre los hombros y va hacia la puerta.
Suena el teléfono. La mujer deja caer el abrigo y se precipita hacia el auricular.
Desde ese mismo instante va a hablar sin interrupción: de frente, de espaldas, de perfil, en pie, de rodillas, sentada o paseando. Al acabar caerá derribada sobre la cama abandonando el auricular.
En realidad, cambiará de actitud con cada bloque expresivo: el del perro, el de la mentira o el del
abandono. Su desconsuelo no se refleja en la elocución del texto sino en su gestualidad.
Hay un gran predominio del color blanco.
El autor propone a la actriz que abandone la ironía, la amargura y la expresión directa del subtexto de mujer destrozada. Se trata, simplemente, de una mujer muy enamorada, con pocos recursos intelectuales, que lucha hasta el final para arrancar al hombre una confesión sincera y para que, al menos, se salve así
la memoria limpia del amor anterior.
La imagen continua que el autor desearía que se transmitiese al público es la de un animal herido que se desangra y que realmente inunda al final de sangre verdadera todo el espacio escénico.


ELLA—¿Diga? Hola. Diga, diga. No, no es aquí... No, señora, debe haber un cruce... La oigo muy
mal... Es un cruce, sí... Pues claro, cuelgue... ¿Qué?... Con otro número. ¿Qué más quiere saber?...
¡Por favor!... Sí, dígame... Colgar... colgar... ¿Cuántas veces quiere que se lo repita? Señorita,
por favor, señorita... Déjelo ya señora... ya está bien... No, esta no es la clínica... No es cero
siete, es cero ocho... Bueno, esto es idiota... de locos... y yo que sé, señora... no es a usted, es
a mí a quien llaman...
(Cuelga, pero no retira la mano del aparato que vuelve a sonar. Descuelga.)
Sí, hable... Pero, señora. ¿No comprende que yo no puedo hacer nada?... ¿Y a mí qué me importa
si usted está nerviosa?... Le digo que no... La culpa sería suya, claro que sí... de usted... Hola...
Sí, señorita... ¿Me oye? operadora... Ah, por fin... Que me están llamando, señorita, y no consigo
hablar... Sí, un cruce... Por favor, dígale a esa abonada que cuelgue de una vez, para que yo
pueda hablar...
(Vuelve a colgar. El teléfono suena nuevamente.)
¿Sí?... Sí, sí... menos mal... ¿me oyes?... ¿Eres tú?... ¿me oyes ahora? Sí, yo... no, es terrible... te
oigo lejísimo... en el fin del mundo... ¿Diga?... ¡Esto es de locos!... oigo muchísimas voces... todas a la vez... Vuelve a intentarlo... Que me llames otra vez... No, no, tú... QUE-ME-LLA-MES-OTRA- VEZ... Señora o señorita o lo que sea ¿quiere callarse ya?... ¿Cuántas veces tengo que explicarle que esta no es ninguna clínica? Hola... Hola...
(Cuelga nuevamente y el timbre suena otra vez.) Al fin, por fin... Al fin te oigo... Sí, bastante bien... Sí, sí... Era una tortura, te oigo en medio de
un tumulto... no... no... sí..., pues casi por casualidad... todavía no hace ni un cuarto de hora que he llegado a casa... ¿Me habías llamado antes?... Ya, sí, sí... No, no he cenado aquí... Marta me invitó a su casa... Pues deben de ser las once y cuarto, once y veinte... ¿Es que no estás en tu
casa?... Entonces. ¿Y qué hora tiene ese reloj?... Eso, lo que yo te he dicho... Claro,
naturalmente... La noche de ayer, la noche de ayer... Ah, sí, me acosté en seguida, y tomé una
pastilla porque no conseguía dormirme... Claro... sólo una... Era muy temprano, alrededor de
las nueve... Seguramente... tenía un poco de jaqueca, pero en seguida se me fue... He almorzado aquí con Marta y luego he dado una vuelta para hacer unas cuantas compras... Muy rápido... Al llegar aquí lo primero que he hecho ha sido poner todas tus cartas en ese bolsón amarillo... ¿Lo recuerdas? ¿Después?... ¿Cómo?... Sí, por supuesto, una se conforma con todo en esta vida...
¡Qué remedio!... Jurado... Sí que soy valiente, sí que lo soy... ¿Luego? Pues nada, arreglarme
hasta que vino Marta y salir con ella... Sí, claro, de su casa aquí... Es muy buena amiga... mucho...
es una persona estupenda... Sí, claro, da esa impresión, pero luego es un ángel... tú me lo
dijiste, tenías razón, como siempre... El traje salmón y la piel clara esa... ¡Pues el sombrero
negro, aquel que compramos juntos...! ¡Ni siquiera me lo he quitado todavía! ¡No me has dado
tiempo!... ¿Qué dices?... Fumando nada... tres cigarrillos en veinticuatro horas... que sí, que me
puedes creer, que te lo juro... y... bueno, cuéntame algo de ti... ¿Llegas ahora a casa?... Ah, no
has salido... Asunto. ¿Que asunto?... Ah, ya, el pleito ese... Sí, ya me acuerdo..., pero descansa
un rato... no puedes trabajar de esa forma... ¡Alló! ¡Oiga!... Habla, habla, es que parece que se
va a cortar... Oye, si se corta vuelve a llamarme en seguida... Claro que sí... ¿Me oyes? ¿Me oyes?
Sí, sí, soy yo... ¿En el bolso? Pues todas las cartas, las tuyas y las mías... Sí, ya puedes mandar
por él cuando te convenga... ¡Cómo no va a ser triste!... Lo es... Sí, que lo entiendo... No, cariño,
no, no me des más explicaciones, la tonta soy yo... Eres muy bueno... y muy cariñoso... Tampoco
yo creí que iba a poder resistirlo... No sé de que te asombras... menos de lo que crees... Parezco
una sonámbula... Me levanto, me arreglo, entro, salgo, y casi no me entero de lo que estoy
haciendo... A lo mejor mañana no puedo, pero hoy, todavía... ¿A ti?... A ti no, amor mío, tú no
tienes por qué sentirte culpable de nada... ¿Qué? No, espera, déjame... yo... claro que pasan
estas cosas... Lo sé muy bien... y no me arrepiento... Dijimos que seríamos siempre francos el uno con el otro... Siempre... Es mucho mejor que si hubieses esperado al último instante para
decírmelo... Eso... eso habría sido demasiado cruel... Entonces me habría dolido mucho más...
Así voy haciéndome poco a poco a la idea y... me habitúo... trato de entenderlo... ¿Teatro? ¿Qué
dices?... oiga... ¿Estás ahí? No estoy echándole ningún teatro... ¿Cómo puedes creer que...? Tú
me conoces mejor que nadie... Sabes que no sé fingir... Nunca... nunca... nunca... completamente
tranquila... si te estuviese escondiendo algo me lo notarías en la voz... Sí... te dije que quería
ser valiente y lo voy a ser... ¿El qué?... Bueno, eso es muy distinto... De acuerdo, todos nos
engañamos cuando conviene... Cuesta mucho aceptar las situaciones definitivas... ¡mira que te
gusta exagerar las cosas! Te juro que he tenido tiempo para hacerme a la idea... Y eso también
te lo debo... Has sabido dormirme, mimarme. No te faltó más que anestesiarme... lo preparaste
muy bien... Íbamos contracorriente... No hemos querido renunciar a cinco años de felicidad y
ahora tenemos que pagar el precio... Pero eso lo supimos desde el principio, desde el primerdía... Yo, por lo menos... Jamás pensé que se iba a producir un milagro... Así que... ha valido la
pena... y no me duele pagar... ¿Qué? ¿Oiga?... Nada... que no me duele pagar porque ha valido la
pena... QUE-HA-VALIDO-LA-PENA Ya lo creo... sí..., estás muy equivocado... mucho... He salvado lo que tenía que salvar... ¿Oiga?... lo que yo misma he querido salvar... y he sido muy feliz
contigo... muy feliz... Ah, déjame a mí hablar un momento... Nunca te reprocharé nada...
absolutamente nada... Si es que hay culpas son todas mías... ¡Pues claro! ¿Es que no te acuerdas
de aquella carta que te escribí y de aquel domingo en Versailles?... Fui yo, claro que fui yo,
quien se empeñó en ir y en no dejarte hablar y en decirte claramente que no me importaba
nada de nada... ¿Qué? No, no... tienes muy mala memoria... Primero te llamé yo a ti... fue un
martes, me acuerdo perfectamente... segura es poco... Un veintisiete, martes... Tú me pusiste
un telegrama la víspera... el veintiséis, y lo recibí por la tarde... Pero, ¿cómo se me van a olvidar
esas fechas?... ¿Tu madre te ha dicho eso?... Pues no lo sé... eso no tiene ninguna importancia...
Todavía no lo he pensado... Bueno, a lo mejor, sí... Cuanto antes ¿no te parece?... ¿Y
tú?... ¿Mañana, ya?... Pensé que no tenías tanta prisa... Bueno, espera un momento, entonces...
No, complicado, no... Le dejaré la bolsa al portero mañana temprano... Así lo puede recoger
José a cualquier hora... ¿Quién, yo?... Pues la verdad es que todavía no lo sé... No sé si quedarme
aquí o irme con Marta unos días al campo, a su casa... ¿Dónde va a estar? Aquí... Pobrecillo, no
entiende nada... No ladra, no... Pero ayer se paso el día entero husmeando del salón al cuarto
y del cuarto al salón... De vez en cuando me miraba y se le ponían las orejas tiesas... Trataba
de oírlo todo... Recorría el piso buscándote... Yo creo que a veces se enfadaba conmigo porque
yo estaba sentada sin ayudarle a encontrarte... Creo que te lo debías llevar tú... Aquí se puede
enloquecer... No creo, es demasiado perro para una mujer sola... conmigo se sentiría mal... Eres
tú quien le ha sacado siempre de paseo... sí, llévatelo, llévatelo... Es mucho más fácil que se
olvide de mí que de ti.. Pensaremos cualquier cosa... Eso no es difícil..., pues dices que te lo
ha regalado un amigo que tenía que marcharse... que venga José a buscarlo, José le gusta... te
lo mandaré con el collar de cuero rojo y acuérdate de que está sin placa... Bueno, ya pensaremos eso... De acuerdo... De acuerdo, amor mío... que sí... que sí amor mío, que lo entien-
do... ¿Qué? ¿De qué guantes hablas?... ¿Los de piel?... Sí, los que llevabas en el auto... Pues, no
lo sé, no me he dado cuenta... si se hubiesen quedado aquí, yo creo que los habría visto, Pero...
no cortes..., espera un segundo... ahora mismo los busco...
(En la mesita, tras la lámpara hay unos guantes masculinos. Ella los besa y los apreta contra su cara.)
¿Oye?, no, nada... Aquí no están... Por el salón, desde luego, no... mira... luego buscaré mas
despacio y miraré todos los cajones... No creo, pero si por casualidad doy con ellos te los dejo
en la portería dentro del bolso con las cartas... ¿Qué?... ¡Ah, las cartas!... de acuerdo, sí.. Es lo
mejor... Quémalas mañana mismo... te voy a parecer una estúpida, pero... me gustaría que
hicieses una cosa... guardar las cenizas en aquella caja de concha de cigarrillos que te regalé...
Ya sabes cuál es... Sí, sí, sí... es una niñería... perdona...
(Se echa a llorar.)
Perdona, ya pasó... No, no estoy llorando... Era un poco infantil eso de las cenizas guardadas
en una cajita y... ¡Si eres bueno, sí! Claro que tengo buena memoria...(Texto de la cita en el idioma mas fácil para la actriz.)
“He quemado en el horno todos los papeles de tu hermana... Pensé guardar aquel piano del
que me hablaste. Pero ha sido mejor cumplir tus órdenes y destruirlo todo”... De acuerdo,
entonces... las quemas sin mis... ¿Te vas a acostar ya? ¿En bata?... Bueno, pero no trabajes hasta
muy tarde... Si tienes que madrugar es mejor que te acuestes cuanto antes... Sí, ¿diga?... ¿Diga?...
¿me estás oyendo?... Ya no puedo gritar mis... ¿me oyes ahora?... ¿Que si me oyes mejor así?...
Qué cosa tan curiosa porque yo, en cambio, te oigo como si estuvieses aquí mismo... ¿Me oyes?...
¿Me oyes?... ¡Oiga!... ¡Oiga!... Ahora soy yo quien no oye nada... Bueno, te oigo lejísimos... ¿Y tú?...
No, no, es mejor que no cuelgues... Si, señorita, claro que estoy hablando, ¿es que no se da
cuenta?... Ah, ahora va mejor... Sí, sí, muy bien... Ahora, perfectamente... Sí, es incomodísimo...
Parece como si te murieses de repente... que oyes y no puedes hablar... Sí, ahora sí, ahora sí...
Por lo menos no se ha cortado la comunicación... Sí, muchísimo mejor que antes, menos mal,
y eso que tu teléfono hace un ruido muy raro... no parece el tuyo... ¡Claro que te veo, no es
muy difícil!
(Responde a preguntas concretas.)
¿Pañuelo?... llevas el “foulard” de las motas rojas... Claro... las mangas dobladas por el codo...
¿En qué mano?... En la izquierda el teléfono... y en la otra la pluma... ¿No te digo que te estoy
viendo?... estás haciendo dibujitos en el bloc... un corazón, un sol, una casita... No te rías de
mí... Ahora mis ojos están en mis oídos...
(Se cubre el rostro instintivamente.)
No, cielo, mío, tú no... Ni lo intentes... No quiero que me veas ahora... ¿Por qué asustada?...
asustada, no... Es... todavía peor... No... no sé dormir sola... Claro, claro... claro... Estate
tranquilo... Que te estés tranquilo... Pues todavía no lo sé... No me atrevo a ponerme delante
de un espejo... me da miedo hasta encender el cuarto de baño... Ayer me puse delante del
espejo y me parecí una vieja... Desde luego... una ancianita, flaca, y llena de arrugas y con
todo el pelo blanco... ¡Eres un cielo!... ¿Como una poesía, mi cara?... No digas eso que suena
muchísimo a caballero bien educado... y... me recuerda cuando... me decías que... era fea y...
tonta y... adorable... eso estaba mejor y... perdona, era una broma... No seas tonto... No, no lo
eres... “eres un bruto”, pero me quieres... porque si no me quisieras podrías hacerme
muchísimo daño con ese teléfono que tienes en la mano... es un arma terrible... Puede matar
a cualquiera sin dejar la menor señal... ¡Yo qué voy a ser mala!... ¡Óyeme!... ¿Hola? Diga... diga...
¡Que no te oigo!... ¿Diga?... ¡Señorita!... ¡Señorita! ¡Que se ha vuelto a cortar, señorita!...
(Cuelga; el teléfono permanece en silencio. La espera se prolonga. Descuelga.)
¿Oiga?...
(Golpea la horquilla del teléfono. Marca un número.)
¿Oiga?... ¿Oiga?... señorita, atiéndame...(Golpea la horquilla.)
Hable... ¿Eres tú?... ¿Eres tú?... Se corta la línea, señorita... No estoy segura... Bueno, sí, sí lo se...
Un momento... Auteil cero, cuatro, cinco, siete... Hable..., sí, dígame... Comunicando claro... Es
que están intentando hablar con este número... Bueno, gracias...
(Vuelve a colgar. Suena otra vez el teléfono.)
Oiga..., hable por favor... Cero, cuatro, cinco, siete... no, siete, siete, no seis... siete... ¡Por
favor!
(Golpea la horquilla.)
Señorita, lo siento, se ha equivocado usted... Ha salido el cero seis y yo le estoy pidiendo el
cero siete... Sí... Auteil cero cuatro cinco siete...
(La espera se alarga.)
Por favor... ¿Auteil cero cuatro cinco siete?... Menos mal. ¿José? ¿Es usted?... Sí, sí, soy la
señora... que estábamos hablando el señor y yo y se ha cortado la comunicación... Ah, no... ¿No
estaba hablando desde casa?... Ya... ¿No vuelve hasta mañana, verdad?... Sí, por supuesto, se
me había olvidado... Es que estaba hablándome desde un restaurante y al cortarse... pues... sin
darme cuenta... he llamado a la casa... Bueno, entonces, váyase a descansar, José... Perdone y
gracias... Sí, José, buenas noches...
(Cuelga de nuevo. Llaman otra vez.)
Ah, menos mal... Sí, nos cortaron... no, no, estaba esperando, sabía que ibas a volver a llamar..
Sí, es que sonó hace un momento y descolgué y no era nadie... Sí, eso pasa mucho... Estás
cansado..., pero eres un ángel habiendo vuelto a llamar... un ángel muy bueno...
(Llora. Una pausa.)
No. Claro que estoy aquí... ¿Qué dices? No, que tontería... Nada, no decía nada... No. ¿Qué
quieres que me pase?... Pues claro que estoy como siempre... Sí, como siempre... Que no, ya te
lo he dicho... Estás en un error... estoy como estaba... sí, eso sí, y eso tienes que entenderlo...
Estamos hablando y hablando de esto, y... no queremos darnos cuenta de que... habrá que
callarse pronto y... colgar este teléfono y... dejarse caer en la nada y... en el silencio y... en la
oscuridad y...
(Vuelve a Ilorar.)
Óyeme un momento, amor mío, solo un momento... Nunca, nunca te he dicho una sola
mentira... Sí, tú tampoco, tú tampoco, ya lo sé, te creo... No, no es ese el tema... es que...
ahora te las estoy diciendo... Desde que estamos hablando... no hago mas que mentir... Sí, sí,
te estoy diciendo una mentira detrás de otra... yo sé... que ya no me queda ninguna esperanza...
ninguna..., pero las mentiras son... traen mala suerte y además yo... no sé... y no puedo... y no quiero... y tengo horror a mentirte, aunque sea... aunque sea para tranquilizarte... No, nada
serio... No, no tienes porqué asustarte... solo que... no te he dicho la verdad cuando me has
preguntado lo que llevaba puesto ni... no es cierto que... haya comido, comido con Marta... no
he comido... ni con Marta ni con nadie... Y me he echado un abrigo por encima del camisón tal
como estaba sin vestir en absoluto, porque estaba tan desesperada esperando que me llamases
y... me he vuelto loca mirando al teléfono y... levantándome y... sentándome y... corriendo por
toda la casa... que antes de enloquecer del todo, pues me eché el abrigo por encima... Pensaba
coger un taxi e irme frente a tu casa... Yo qué sé, a mirarla, a ver tus paredes, a seguir
esperando un milagro... ¡Y yo qué sé! Nada... esperar nada, pero... mejor que estar aquí
ahogándome... Sí, sí, tienes toda la razón... Te oigo, te oigo muy bien... No, y te lo he dicho...
No voy a hacer ninguna estupidez... Claro que te estoy oyendo... Te contestaré la verdad...
cualquier cosa, pregúntame lo que quieras... No he salido de casa... no me sentía capaz... No,
no he probado bocado... No podía tragar... me he sentido muy mal... Sí, anoche al acostarme
me tomé una pastilla para dormir... claro que sí..., pero la verdad es que lo pensé... pensé en
tomarme el frasco y no volver a despertarme nunca.
(Llora.)
Muy cobarde, sí... me tomé una docena de pastillas en un vaso de agua tibia... caí fulminada...
me desperté sobresaltada, pero feliz creyendo que todavía estaba soñando y... luego... cuando
vi que no... y que era verdad... y que no tenía a nadie a mi lado... y que no podía apoyarme en
tu hombro, ni tener mis piernas enlazadas con las tuyas ni... me di cuenta de que no es posible...
de que no puedo seguir viviendo como... sin peso... sin sangre... tan fría... tan horriblemente
fría... Entonces pensé que ni la muerte me quería ayudar... respiraba con mucha angustia y...
aguanté una hora o algo así... y luego llamé a Marta... hace falta mucho valor para morirse
sola... y yo no lo tengo... ¿lo entiendes, mi amor? ¿Verdad que lo entiendes?... Marta llegó a eso
de las cuatro y se trajo a un médico que vive en su misma casa... Yo tenía muchísima fiebre...
y ese médico me dijo que si no se conocen las dosis es bastante difícil envenenarse... me recetó
no se qué... y Marta se ha pasado el día aquí a mi lado... Le he tenido que insistir mucho para
que se fuese... Quería estar sola cuando me llamases... Sabía que esta era la última vez que me
llamas. Sí, ahora, sí... Ya pasó todo... Sí, ya pasó... Un poco de destemplanza... Pues treinta y
ocho dos o treinta y ocho tres... naturalmente que son los nervios... estate tranquilo... ¡Soy una
estúpida!... estaba dispuesta a no contarte nada para que nos pudiésemos separar en paz y... a
colgar sin más como otras veces... como si nos fuésemos a volver a ver mañana... ¡Qué débil
soy!... sí, sí... muy débil... me da mucho miedo colgarte este teléfono y... volver a desaparecer
en la oscuridad...
(Llora.)
¿Estás ahí?... ¡Qué miedo, creí que se había vuelto a cortar...! ¡Qué bueno eres! No te mereces
todo el daño que te acabo de hacer... No te calles, no te calles, dime todo lo que estás
pensando... lo he pasado tan mal que hasta me he revolcado por el suelo y luego, fíjate, ya
ves, me llamas, cierro los ojos y ya me siento bien... Bueno, eso me ha pasado siempre ¿no?...Tantas y tantas veces que en la cama te he oído hablar con la cabeza sobre tu pecho... cerraba
los ojos y te oía... igual que ahora... No, qué va... tú, no... La única cobarde soy yo... Te he dicho
que me había jurado a mi misma que... ¿Cómo?... No, te equivocas, no... Pero ¿qué dices?... me
has hecho muy feliz... Te digo que no. ¿Cómo va a ser lo mismo?... ¿No ves que yo sabía, yo
sabía que esto tenía que suceder alguna vez?... Pues, claro... Lo que pasa es que hay muchísimas
mujeres, mas de las que tú te piensas, que creen que se van a pasar la vida entera junto al
hombre que quieren y, de pronto, cuando llega la hora no están nada preparadas para la
ruptura... Yo estaba preparada... nunca te hablé de eso porque... porque era mejor, pero... un
día que fui a la modista estaba tu foto en no se qué periódico... por cierto que... abierto por la
página justa y muy bien colocadito encima de la mesa... un detalle muy femenino, muy
humano, si quieres... Pues porque no quería amargarnos nuestros últimos días... ¿Además para
qué? Lo lógico es encajarlo y... callarse... No, no me hagas mejor de lo que soy... Oye ¿qué es
eso?... Parece música... Digo, que me parece como si estuviese oyendo música... ¿Ah, sí?..., pues
dale con los nudillos en el tabique, como hace todo el mundo... estas no son horas de oír música
tan alta... No has tenido suerte con esos vecinos... Además como no vivías ahí, pues se han
acostumbrado mal... No, no hace falta, mañana volverá ese médico amigo de Marta... Que te
digo que no... es muy buen médico... vino en seguida y se puede molestar si llamo ahora a otro...
Estate tranquilo... claro, claro que sí... Por Marta... Marta te dará noticias mías, de vez en
cuando... Sí, claro que lo entiendo, ¿cómo no lo voy a entender? Te juro que voy a ser la mujer
mas valiente del mundo... Jurado... ¿Qué dices?... Sí, ya estoy bien... Si no me hubieses llamado
me habría muerto, pero ahora ya estoy bien... No, no, no... Espera todavía un poco... un poco
más... Espera un poco... Vamos a ver si encontramos una forma de...
(Se pasea. Su infinita desesperación le hace lanzar un gemido que no puede controlar.)
No te enfades conmigo... Sé que estoy haciendote una escena... una escena insoportable... y
que me estás aguantando con toda tu paciencia, pero me tienes que perdonar... Lo estoy
pasando muy mal, estoy deshecha, completamente deshecha... Ya no me queda mas que este
hilo para llegar hasta ti... ¿Cuándo, anteayer? Pues dormir... Me llevé el teléfono a la cama...
Sí, sí... claro que me acosté... No... lo sé, lo sé todo, sé que parece ridículo... sabía que no ibas
a llamar, pero este teléfono es todo lo que me queda ahora en el mundo... Llega hasta tu casa
y... como al fin y al cabo me prometiste que volveríamos a hablar. He soñado de todo... Hasta
que me golpeabas con el teléfono y que me estaba ahogando y el fondo del mar era como tu
casa... Yo respiraba por un tubo de esos de las escafandras y te pedía que no lo cortases... Ya
ves... sueños malignos... de esos que hacen sufrir y luego resultan tontos cuando se cuentan...
Ahora no, porque ahora estoy hablando contigo de verdad... Han sido cinco años,
compréndelo... cinco anos en que solo he vivido para ti... respirando a tu lado y... esperando
que vinieses... muriéndome de espanto cuando te retrasabas porque lo menos que hacía era
temer siempre lo peor y resucitando cuando abrías la puerta y muriéndome otra vez solo de
pensar que tendrías que volver a irte... Como ahora... Ahora respiro porque te oigo... Porque mi
sueño no era tan disparatado... Si cortas esta comunicación me cortas el aire... Sí, sí, he
descansado... A la fuerza... Dice el médico que la primera noche se descansa... Parece que laintoxicación tiene un primer momento en que... hasta el sufrimiento desaparece... Lo malo
viene después... Ayer, claro, la segunda noche y hoy va a ser terrible... Y mañana va a ser
insoportable... Y pasado mañana... No, fiebre, no, no creo... Lo veo todo con mucha claridad...
Por eso creo que debía haber seguido mintiéndote ¿Y de qué me va a servir dormirme un rato?
¿De qué?... Después tendré que despertarme y... hacer algo... salir a... ¿salir a dónde?... Cielo
mío, verte o no verte ha sido todo lo que he hecho en estos años... Marta tiene su propia vida...
Es como pedirle a un pez que respire fuera del agua... No, ya te lo he dicho... no necesito nada
y no necesito a nadie. ¿Cómo que me entretenga?... Pero... mira te voy a decir una cosa bastante prosaica... Desde ese domingo terrible sólo unos segundos me he olvidado de ti... fue hace unos días cuando el dentista me rozó un nervio con el torno... Completamente sola... Está tumbado junto a la puerta de entrada... No me hace caso... Esta mañana fui a hacerle una caricia y por
poco me muerde... No se le puede tocar... No, no... Levanta el hocico y hasta ladra si me acerco... parece otro perro... Le estoy empezando a tener miedo... En casa de Marta se convertiría en una fiera, ¿no te digo que ni siquiera me deja a mí que me acerque?... Contigo, sí... Yo le estoy tomando miedo. Desde aquí lo veo... Completamente quieto... ¿Y yo qué sé por qué?... A lo mejor piensa que yo tengo la culpa de que no vengas... o... incluso que te he hecho algo malo... ¡pobrecito!... No, si yo le quiero mucho... Por eso, porque sé lo que pasa... Que te quiere... Que te quiere muchísimo y... como no te ve..., pues me echa la culpa a mí... Sí, con José se va... mándalo cuanto antes... Sí, no me echaría de menos... Era tu perro, no el mío...
Ahora lo estas viendo... Sí, lo que tu digas, solo que me da miedo acercarme... Está bien, ya pensaré a quién se lo doy..., pero estoy segura de que en tu casa se haría amigo de todos... de toda la... gente que... esté viviendo contigo... Sí, vida mía, tienes razón... es un perro y... por listo que sea... habrá cosas que... que no estén claras para él... Puede que no me conozca... a lo mejor le doy miedo... cualquier cosa, vete a saber... ¿No te acuerdas de aquella noche en que yo tuve que decirle a mi tía que se había muerto su hijo? Es muy blanca y muy pequeñita...
Pues se puso roja, roja y se estiró como si fuese un gigante... Daba en el techo con la cabeza... parecía como si tuviese mil manos y daba espanto su sombra que llenaba la habitación entera... ¡espanto, sí!, pues su perra, precisamente se escondía debajo de la cómoda, y ladraba como
si corriera detrás de un animal... ¡Ah, eso! ¿Cómo voy a saber eso?... Estoy muy descentrada...
He hecho algunas cosas... peor que tonterías... ¿Por ejemplo? Pues he roto todas mis fotografías... no me preguntes por qué, hasta las de pasaporte. Sí... ¿Me quieres decir para qué lo necesito yo ahora?... Nos encontramos en un viaje... Si vuelvo a viajar y te vuelvo a encontrar me sentiría muy desgraciada... No, nunca... ¿Qué?... ¿Oiga? ¿Oiga?... Por favor, señora cuelgue...
Le digo que cuelgue... Me tiene sin cuidado lo que opina de mí... Lo único que quiero es que cuelgue... Ridícula o no, dedíquese a sus cosas y antes cuelgue de una vez... ¡Ah! Cielo mío... cariño... no le hagas caso... No, no cortes, por favor, ya ha cortado ella... La he oído. Sí... ¿Te
ha molestado lo que ha dicho?... Sí, sí, te ha molestado, te conozco muy bien... ¿Y a ti qué más
te da?... Era una estúpida y ni siquiera sabe quien eres... una estúpida que piensa que todos los
hombres son iguales... Que no, cielo mío, que no, que tú no te pareces a ninguno... ¿Por qué?...
No le des más vueltas... Tenía que suceder y ha sucedido... Anteanoche se me acercó Henri...
Querfa saber si tú tenías un hermano y si era el anuncio de su boda el que venía en elperiódico... No, mal rato, no..., pero bueno tampoco... Como si me estuviesen dando el pésame, ¿qué iba a hacer?... La gente no tiene la culpa y como no se lo explica... Sí, la gente, en general...
Para la gente las cosas son blancas o negras... Nos queremos mucho o nos odiamos a muerte...
No, no te molestes, porque no conseguirás nada... Haz con todos lo mismo que yo estoy haciendo...
(Un gemido apagado.)
¡Ay!... No, no era nada... Es que como estoy hablando tanto... igual que siempre, ¿no?... Pues de pronto se me olvida lo que ha pasado... creo que no ha pasado y... cuando me doy cuenta...
(Llora.)
Ya sé que no tengo que volver a hacerme ilusiones... No, no, no es eso... Pero hasta ahora...
cuando hemos tenido un problema... que nunca han sido importantes, pero en fin..., pues hasta ahora hablábamos, soñábamos y... al final, con un beso y un abrazo, pues... menos. Con una simple mirada nos volvíamos a entender... Por teléfono no es lo mismo... Por teléfono lo que se ha acabado se ha acabado. No, amor mío... Los suicidios no se repiten... Puede que sí, pero sólo una, para dormirme cuanto antes... ¿Tú me imaginas a mí comprando una pistola?... Ni entiendo ni quiero entender... ¡Pero si ya no tengo fuerzas ni para mentirte, cielo mío!... Te estoy diciendo la verdad... Sé que a veces es mejor mentir... mucho mejor... Ya ves, es como si tú...
Si tú me engañas ahora pensando que voy a sufrir menos. No, no digo que me estás engañando.
Lo que digo es que si yo me entero de que me has dicho una mentira... Una mentira pequeña, yo que sé, que estás en tu casa y no estás o... algo así... No... Escúchame, amor mío... no... Estoy segura... Te he puesto un ejemplo... ¿Cómo voy a decir yo que me estás mintiendo?... ¿Pero por qué te enfadas?, me has entendido mal.. Sí te has enfadado, sí, te lo noto en la voz... Lo que te he dicho es que si me mientes por cariño, por no hacerme daño, yo te lo tendría que agradecer... ¿qué?... ¿me oyes?... ¿me oyes?... ¿me oyes?...
(Cuelga el auricular. Habla bajo y rápido, casi como si rezara.)
¡Por favor que vuelva a llamar...! ¡Que vuelva a llamar! ¡Dios mío, que vuelva a llamar!
(Suena el teléfono. Lo descuelga.)
Se cortó otra vez... No, te decía, que si me mintieras por... para no hacerme sufrir y... y yo lo
descubriese, todavía te querría más de lo que te quiero...
(Se ajusta el cordón telefónico en la garganta.)
No es verdad, parece que estamos juntos y nos separa media ciudad... Ahora está tu voz dando vueltas en mi garganta... Espera un poco... Es mejor que se corte por casualidad... ¿Yo? No,
¿cómo voy a pensar yo que estás deseando colgar?... Eso sería muy cruel y tú no eres cruel... ¿A dónde?... Marsella... ¿Tan pronto? ¿Pasado mañana?... Nada... Sí, bueno, que me hagas un favor, que no vayas al hotel de siempre... No, no quiero que te enfades... Es que... como hemos idotantas veces juntos a ese hotel, pues... así no me imagino nada y... al no verlo me hará menos daño... ¿Comprendes por qué te lo pido?... Sí, gracias... Eres un ángel... Te quiero mucho... con toda mi alma...
(Se incorpora y va hacia la cama.)
¡Qué tonta soy!... Te iba a decir “hasta ahora mismo”... Lo de siempre, claro... Tienes razón, tienes razón... Es mejor que seas tú quien cuelgue...
(Se deja caer en la cama abrazada al auricular telefónico.)
Adiós, vida mía... Adiós... Sí, voy a tener mucho ánimo. Sí..., pero ahora date prisa y cuelga...
¡Cuelga, por favor!... ¡Ya! Te quiero... más que a mi vida... más que a mi vida... más que a mi
vida...

OSCURO

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES