IONESCO. JACQUES O LA SUMISIÓN.


Resultado de imagen para mascara feliz CARICATURA

JACQUES O LA SUMISIÓN
(comedia naturalista)

PERSONAJES
JACQUES.

JACQUELINE, SU hermana.

JACQUES, padre. JACQUES, madre. JACQUES, abuelo. JACQUES, abuela.

ROBERTE I Y ROBERTE II deben ser representados por la misma actriz.

ROBERT, padre. ROBERT, hijo.


Decoración lóbrega, sombría. Una habitación mal arreglada. En el fondo, a la derecha, una puerta estrecha, bastante baja. Al fondo, en el centro, una ventana —de donde llega una luz pálida— con cortinas sucias. Un cuadro que no representa nada; un viejo sillón raído, polvoriento, en medio del escenario; una mesilla de noche, cosas indefinidas, a la vez extrañas y vulgares, como zapatillas viejas; quizás un sofá desfondado, en un rincón; sillas cojas.
Al levantarse el telón, hundido en el sillón igualmente hundido, JACQUES con el sombrero puesto y unas ropas demasiado pequeñas para su tamaño, tiene un aspecto enfurruñado y de mala persona. A su alrededor están sus parientes, de pie o también podrían estar sentados. Las ropas de los personajes están arrugadas.
La decoración sombría del comienzo deberá transformarse, en la escena de la seducción, mediante la iluminación; luego se convertirá en verdosa, acuática, hacia el final de la misma escena; después oscurecerá más, al final.

Con excepción de JACQUES, los personajes pueden llevar máscaras 1.

JACQUES, MADRE (llorando).—¡Hijo mío, mi niño, después de todo lo que he hecho por ti! ¡Después de tantos sacrificios! Jamás habría creído eso de ti. Tú eras mi mayor esperanza... Lo sigues siendo, pues no puedo creer, no, no puedo creer, per Bacco, que te obstines. ¡Ya no quieres a tus padres, tus trajes, tu hermana, tus abuelos! Pero piensa, hijo mío, piensa que te alimenté con biberón, que te dejaba secar en tus pañales, como a tu hermana, por lo demás... (A JACQUELINE.) ¿NO es así, hija mía?
JACQUELINE.—Sí, mamá, así es. ¡Ay, después de tantos sacrificios y tantos sortilegios!
JACQUES, MADRE.—¿Lo ves..., lo ves? Fui yo, hijo mío, quien te dio los primeros azotes, y no tu padre, aquí presente, que habría podido
1 Cuando se representó esta obra, los personajes no llevaban máscaras, sino que estaban muy maquillados, como si fueran caricaturas.
hacerlo mejor que yo, pues es más fuerte; no, fui yo, porque te quería demasiado. Era también yo quien te privaba del postre, te besaba, te cuidaba, te domaba, te enseñaba a progresar, a transgredir, a tartajear, quien te llevaba, en los calcetines, tantas cosas ricas para comer. Yo te enseñé a subir las escaleras cuando las había, a frotarte las rodillas con ortigas, cuando querías que te picasen. Fui para ti más que una madre, una verdadera amiga, un marido, un marino, una confidente, una oca. No retrocedí ante ningún obstáculo, ante ninguna barricada, para satisfacer todos tus placeres de niño. ¡Ah, hijo ingrato!, ni siquiera te acuerdas de cuando te tenía en mis rodillas y te arrancaba tus lindos dientecitos y las uñas de los dedos de los pies para hacerte berrear como un becerro adoorable.
JACQUELINE.—¡Oh, qué graciosos son los becerros! ¡Mu! ¡Mu! ¡Mu!
JACQUES, MADRE.—¡Y tú te callas, testarudo! No quieres oír nada.
JACQUELINE.—Se tapa los oídos y adopta una actitud repugnante.
JACQUES, MADRE.—Soy una madre desdichada. He dado a luz un monstruo, ¡y el monstruo eres tú! Tu abuela quiere hablarte. Tropieza. Es octogénica. Quizá te dejes conmover por su edad, su pasado, su porvenir.
JACQUES, ABUELA (con voz octogénica).—Escucha, escúchame bien: tengo experiencia, he dejado mucho atrás. Yo también tenía, como tú, un tío segundo que tenía tres casas; daba la dirección y los números telefónicos de dos de ellas, pero nunca de la tercera, en la que se ocultaba a veces, pues se dedicaba al espionaje. (JACQUES calla obstinadamente.) No, no he podido convencerle. ¡Oh, pobres de nosotros!
JACQUELINE.—También tu abuelo desearía hablarte. ¡Ay, no puede! Es demasiado viejo, centagenario.
JACQUES, MADRE (llorando).—¡Como los Plantagenets!
JACQUES PADRE.—Es sordo y mudo. Se tambalea.
JACQUELINE.—Canta solamente.
JACQUES, ABUELO (con voz de centagenario).—¡Hum! ¡Hum! ¡Eh! ¡Eh! ¡Hum!
(Con voz cascada, pero fuerte, canta:)
Un bo-rra-cho en-can-ta-dor
can-ta-ba en la a-go-nía:
ya no-ten-go die-cio-cho a-ños
pe-ro ¡ma-la suer-te!
(JACQUES calla obstinadamente.)
JACQUES, PADRE.—Todo es inútil, no cederá.
JACQUELINE.—Mi querido hermano..., eres un malvado. A pesar de todo el inmenso amor que siento por ti, que llena mi corazón hasta hacerlo reventar, te detesto, te odio. Haces llorar a mamá, enervas a papá con sus grandes y feos bigotes de inspector de policía y su bonito y peludo pie lleno de callos. En cuanto a tus abuelos, mira lo que has hecho de ellos. No estás bien educado. Te castigaré. No te llevaré más a mis amiguitas para que las mires cuando hacen pipí. Te creía más cortés. Vamos, no hagas llorar a mamá, ni hagas rabiar a papá. No hagas enrojecer de vergüenza a la abuela y el abuelo.
JACQUES, PADRE.—Tú no eres mi hijo. Reniego de ti. No eres digno de mi raza. Te pareces a tu madre y a su familia de idiotas e imbéciles. En ella eso no tiene importancia, pues es mujer, ¡y qué mujer! Pero no tengo por qué hacer aquí su égloga. Solamente quería decirte esto: educado irreprochablemente, como un aristócravo, en una familia de verdaderas sanguijuelas, de auténticos torpedos, con todas las atenciones debidas a tu rango, a tu sexo, al talento que tienes, a las venas ardientes que sabrían expresar, si tú lo quisieras, todo lo que tu sangre misma no podría sugerir sino con palabras imperfectas; tú, a pesar de todo eso, te muestras indigno, a la vez de tus antepasados, de mis antepasados, que reniegan de ti con el mismo derecho que yo, y de tus descendientes, que ciertamente nunca verán la luz del día, que
prefieren dejarse matar antes mismo de existir. ¡Asesino! ¡Praticida! Ya nada tienes que envidiarme. ¡Cuando pienso que tuve la desdichada idea de desear un hijo y no una amapola! (A la madre.) ¡Tú tienes la culpa!
JACQUES, MADRE.—¡Ay, esposo mío! ¡Yo creí que hacía bien! Estoy completamente y a medias desesperada.
JACQUELINE.—¡Pobre mamá!
JACQUES, PADRE.—Ese hijo o ese vicio que ves ahí, que ha venido al mundo para vergüenza nuestra, ese hijo o ese vicio sigue siendo una de tus estúpidas cosas de mujer.
JACQUES, MADRE.—¡Qué desgracia! ¡Qué desgracia! (A su hijo.) Ya lo ves: por tu causa sufro todo esto por parte de tu padre, que ya no se muerde la lengua con respecto a sus sentimientos y me pone como un trapo.
JACQUELINE (a su hermano).—A las castañas te lo pan dirán te lo pan dicen a las castañas.
JACQUES, PADRE.—Es inútil perder el tiempo, conmoviéndome por un destino irrevocablemente acolchado. Toda la tradición está conmigo. Me largo.
JACQUES, MADRE.—¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! No te vayas. (A su hijo.) Ya lo ves, por tu causa tu padre nos abandona.
JACQUELINE (suspirando).—¡Marsipiano!
JACQUES, ABUELO (cantando).—Un... bo... rra... cho... en... can... ta... dor... can... ta... ba y mur... mu... ra... ba.
JACQUES, ABUELA (al viejo).—¡Cállate! ¡Cállate o te rompo la cara!
(Le da un puñetazo al viejo en la cabeza y le hunde la
gorra.)
JACQUES, PADRE.—Irrevocablemente, abandono esta habitación a todo trance, pase lo que pase. Además, no hay nada que hacer. Voy a mi habitación de al lado, lío el petate y no me volveréis a ver sino a las
horas de comer, algunas veces durante el día y por la noche para merendar. (A JACQUES.) ¡Y tú me devolverás tu carcaj! ¡Y decir que todo esto es para regocijar a Júpiter!
JACQUELINE.—¡Oh, padre! Es la obnubilación de la pubertad.
JACQUES, PADRE.—¡Basta! ¡Es inútil! (Se va.) ¡Adiós, hijo de puerco y de puerca; adiós, mujer; adiós, hermano; adiós, hermana de tu hermano!
(Sale a un paso violentamente decidido.)
JACQUELINE (con amargura).—¡De puerca en puerca! (A su hermano.) ¿Cómo puedes tolerar eso? El la insulta insultándose, y viceversa.
JACQUES, MADRE (al hijo).—Ya lo ves, ya lo ves, eres un renegado, un maldito. Por lo tanto te legará toda la herencia. ¡Pero no podrá hacerlo, Dios mío!
JACQUELINE (a su hermano).—Es la primera vez, si no la última, que le hace a mamá semejante escena, por lo que no sé cómo vamos a salir de esto.
JACQUES, MADRE.—¡Hijo! ¡Hijo! Escúchame, te lo suplico. No respondas a mi valiente corazón de madre, pero háblame, sin reflexionar en lo que dices. Es la mejor manera de pensar correctamente, como intelectual y como buen hijo. (Espera en vano una respuesta; JACQUES calla obstinadamente.) Pero tú no eres un buen hijo. Vamos, Jacqueline, tú que eres la única con suficiente buen sentido para no golpearte en las manos.
JACQUELINE.—¡Oh, madre, todos los caminos llevan a Roma!
JACQUES, MADRE.—Dejemos que tu hermano se entregue a su lenta consunción.
JACQUELINE.—O más bien a su consumición.
JACQUES, MADRE (se va llorando y tira de la mano de su hija JACQUELINE, que sale de mala gana, volviendo la cabeza hacia su hermano. Al llegar a la puerta, JACQUES MADRE, pronuncia esta frase, en adelante histórica).— ¡Se hablará de ti en los diarios, actógrafo!
JACQUELINE.—¡ Chamarilero!
(Salen las dos, seguidas por el abuelo y la abuela, pero todos se quedan espiando en el hueco de la puerta, visibles desde la sala.)
JACQUES, ABUELA.—Atención... a su teléfono, es todo lo que puedo deciros.
JACQUES, ABUELO (canta, tambaléndose).—De-sa-se-ado pe-ro hon-ra-do el bo-rra-cho can-ta-ba...
(Sale.)
JACQUES (solo, permanece en silencio durante largo rato, absorto en sus pensamientos, y luego dice, serio).—Supongamos que no haya dicho nada. Sin embargo, ¿qué quieren de mí?
( Silencio.)
(Un largo rato después vuelve JACQUELINE. Se dirige hacia su hermano con aspecto convencido y profundo, se acerca a él, le mira fijamente a los ojos y dice:)
JACQUELINE.—Escúchame, querido hermano, querido colega y querido compatriota. Voy a hablarte entre dos ojos frescos de hermano y hermana. Vengo a ti por última vez, que no será ciertamente la última, pero qué quieres, pongámonos en lo peor. ¿No comprendes que me envían a ti como una carta por correo, sellada por mis voces aéreas, ¡caramba!?
JACQUES (que sigue sombrío).—¡Ay, nobleza obliga!
JACQUELINE (ha comprendido).—¡Ah, por fin! ¡Has soltado la gran palabra!
JACQUES (desesperado, en el mas desconsolado de los tonos).—Muéstrate digna hermana de un hermano como yo.
JACQUELINE.—Lejos de mí ese delito. Voy a enseñarte una cosa: yo no soy una abracante, él no es un abracante, ella no es una abracante, tú tampoco eres un abracante.
JACQUES.—¿Y qué?
JACQUELINE.—No me comprendes porque no me sigues. Es muy sencillo.
JACQUES.—¡Que te crees tú eso! Para vosotras, las hermanas, las horas apenas cuentan, ¡pero cuánto tiempo perdido!
JACQUELINE.—No se trata de eso. Esas historias no me conciernen. ¡Pero la Historia nos contempla!
JACQUES.—¡Oh, palabras, cuántos crímenes se cometen en vuestro nombre!
JACQUELINE.—Voy a decírtelo todo en veintisiete palabras. Son éstas, y procura recordarlas: eres cronome- trable.
JACQUES.—¿Y las demás?
JACQUELINE.—Eso es todo. Las veintisiete palabras están comprendidas, o comprimidas, en esas dos, según su género.
JACQUES.—¡Cro-no-me-tra-ble! (Asustado, lanza un grito de angustia.) ¡Pero eso no es posible! ¡No es posible!
(Se levanta y camina febrilmente de un lado al otro del escenario.)
JACQUELINE.—Así es, no obstante. Hay que resignarse.
JACQUES.—¡Cronometrable! ¡Cronometrable! ¿Yo? (Se calma poco a poco, vuelve a sentarse, reflexiona largamente, hundido en su sillón.) Eso no es posible, y si es posible, es espantoso. Pero, entonces, yo debo... ¡Cruel indecisión!... El estado civil no está en el ajo. ¡Espantoso, espantoso! Toda la ley se rebela contra sí misma cuando no se la defiende.
(JACQUELINE, sonriendo con aire triunfal, lo deja entregado a su agitación. Sale de puntillas. En la puerta está JACQUES, MADRE, que pregunta en voz baja:)
JACQUES, MADRE.—¿Ha dado buen resultado el sistema?
JACQUELINE (con un dedo en los labios).—¡Chitón, mi querida mamá! Esperemos, esperemos el resultado de la operación.
(Salen. JACQUES está agitado y va a tomar una decisión.)
JACQUES.—¡Salgamos de esta situación! ¡Todo este tinglado me coacciona! Es duro, pero lo impone la regla. Ella gobierna en estos casos. (Debate de conciencia mudo. Sólo de vez en cuando murmura en voz baja: «¿Cro-no-me-tra-ble, cro-no-me-tra-ble?» Por fin, harto, dice en voz muy alta:) ¡Pues bien, sí, sí, me gustan las patatas con tocino!
(JACQUES, MADRE, y JACQUELINE, que espiaban y sólo ESPERABAN ESO, SE ACERCAN VIVAMENTE, EXULTANTES, SEGUIDAS POR LOS VIEJOS JACQUES.)
JACQUES, MADRE.—¡Oh, hijo mío, eres verdaderamente mi hijo!
JACQUELINE (a la madre).—Ya te había dicho que mi idea le haría sentar la cabeza.
JACQUES, ABUELA.—Yo había dicho que para hervir las zanahorias cuando están todavía tontas hay que...
JACQUES, MADRE (a su hija).—¡Ay mi zorrita! (Abraza a su hijo, que se presta a ello de mala gana.) ¡Hijo mío! ¿Es cierto que te gustan las patatas con tocino? ¡Qué alegría!
JACQUES (sin convicción).—Sí, me gustan, las adoro.
JACQUES, MADRE.—¡Soy feliz y estoy orgullosa de ti! Repítelo, mi pequeño Jacques, repítelo para oírlo.
JACQUES (como un autómata).—
¡Me gustan las patatas con tocino!
¡Me gustan las patatas con tocino!
¡Me gustan las patatas con tocino!
JACQUELINE (a su madre).—¡Qué lista eres! Pero no agotes a tu hijo si eres verdaderamente una madre maternal. ¡Oh, eso hace cantar al abuelo!
JACQUES, ABUELO (cantando).
Un bo-rra-cho en-can-ta-dor
cantaba una canción
melan-có-li-ca y tris-te
llena de alegría y de luz...
Dejad... a... los... ni-ños
di-ver-tir-se sin re-ir. Y
a ten-drán mucho tiempo para co-rrer..., co-rrer
tras las mu-je-res.
JACQUES, MADRE (en dirección a la puerta).—¡Ven, Gastón! ¡A tu hijo le gustan las patatas con tocino!
JACQUELINE (lo mismo).—¡Ven, papá! ¡Acaba de decir que adora las patatas con tocino!
JACQUES, PADRE (entrando, severo).—¿Es cierto?
JACQUES, MADRE (a su hijo).—Di a tu padre, mi pequeño Jacques, lo que les has dicho hace un momento a tu hermana y a tu mamita deshecha por la emoción maternal que la trastorna con delicia.
JACQUES.—¡Me gustan las patatas con tocino!
JACQUELINE.—¡Las adoras!
JACQUES, PADRE.—¿Cómo?
JACQUES, MADRE.—Dilo, querido mío.
JACQUES.—Las patatas con tocino. ¡Adoro las patatas con tocino!
JACQUES, PADRE (aparte).—¿Quizá no se haya perdido todo? Sería demasiado bueno, pero no demasiado pronto. (A su mujer y su hija.) ¿Toda la partición?
JACQUES.—Claro, papá, ¿no has oído?
JACQUES, MADRE.—Confía en tu hijo... Tu hijo de hijo.
JACQUES, ABUELA.—El hijo de mi hijo es mi hijo... y mi hijo es tu hijo. No hay otro hijo.
JACQUES, PADRE (a su hijo).—Hijo mío, solemnemente, ven a mis brazos. (No le abraza.) Basta. Retiro mi negación. Celebro que adores las patatas con tocino. Te devuelvo a tu raza, a la tradición, al tocino, a todo.
(A JACQUELINE.) Pero además tendrá que creer en las aspiraciones regionales.
JACQUES, ABUELA.—¡También eso es importante!
JACQUELINE.—Ya llegará, papá, paciencia. ¡No te preocupes, papá!
JACQUES, ABUELO.—El bo-rra-cho en-can-ta-dor.
JACQUES, ABUELA (le da al viejo un golpe en la cabeza).— ¡Mierda!
JACQUES, PADRE.—Te perdono, pues. Olvido, muy involuntariamente por lo demás, todos tus pecados de juventud así como los míos, y voy, por supuesto, a recuperarte en beneficio de nuestras obras familiares y nacionales.
JACQUES, MADRE.—¡Qué bueno eres!
JACQUELINE.—¡Oh padre indigente!
JACQUES, PADRE.—Queda convenido. Digiero. (A su hijo.) Por lo tanto, percutirás. Entonces, persiste.
JACQUES (con voz apagada).—¡Adoro las patatas!
JACQUELINE.—No perdamos tiempo.
JACQUES, MADRE (a SU marido).—Gastón, en este caso, si el asunto es así, podríamos casarle. Esperábamos solamente a que hiciese una retractación pública, más bien dos que una, lo que ya ha hecho. Jacques, todo está en regla, el plan previsto de antemano se ha realizado ya, las bodas están completamente preparadas y tu novia está ahí, como también sus padres. Tú, Jacques, puedes quedarte sentado. Tu aspecto resignado me satisface. Pero muéstrate cortés hasta las uñas.
JACQUES.—¡Uf! Sí.
JACQUES, PADRE (bate palmas).—¡Que entre la novia!
JACQUES.—¡Oh! ¡Es la señal convenida!
(Entran ROBERTE, la novia, su padre, ROBERT, PADRE, y su madre, ROBERT, MADRE. El primero que entra es ROBERT, PADRE, compulento, gordo, majestuoso, y luego la madre rolliza y pesada. Los padres se apartan para abrir paso a ROBERTE que avanza entre su padre y su madre; está vestida de novia y el velo blanco le oculta la cara. Su entrada debe causar sensación; JACQUES, MADRE, alegremente, entrelaza las manos; deslumbrada, levanta los brazos al cielo y luego se acerca a ROBERTE, la mira de cerca, la toca al principio tímidamente, después la
soba con vigor y por fin la olfatea. Los padres de ROBERTE la animan con gestos amistosos y solícitos. También la abuela debe olfatear a la novia, lo mismo que el abuelo, mientras canta: «¡Dema-siado vie-jo... Bo-rra-cho... che... ma... nirta...» JACQUES, PADRE, hace lo mismo. Cuando aparece ROBERTE, JACQUELINE aplaude alegremente y exclama:)
JACQUELINE.—¡El porvenir es nuestro!
(Luego se acerca a ROBERTE, le levanta el vestido, le grita al oído y por fin la olfatea. El comportamiento de JACQUES, PADRE, es más digno y moderado; de todos modos, intercambia miradas y gestos picarescos con ROBERT, PADRE. En cuanto a ROBERT, MADRE, al final de la escena se encuentra inmóvil en primer plano, a la izquierda, con una amplia y beatífica sonrisa en los labios. El anciano abuelo hace gestos deshonestos, indecentes, y desearía hacer más si no se lo impidiera la anciana abuela, que dice:)
JACQUES, ABUELA.—No... hagas... eso... No... lo... hagas... Me pones... ce... losa...
(Mientras los otros husmean a ROBERTE, JACQUES es el único que no parece impresionado y permanece sentado, impasible. Sólo deja escapar, aparte, una palabra de desprecio:)
JACQUES.—¡ Saboyana!
(ROBERT, MADRE, que ha oído esta apreciación, parece ligeramente intrigada, pero sólo se trata de una inquietud muy pasajera, y vuelve a sonreír. Hace señas a ROBERTE para que se acerque a JACQUES; pero ella es tímida y sólo se coloca en primer plano conducida, casi arrastrada por ROBERT, PADRE, y empujada por JACQUES, MADRE, y JACQUELINE. JACQUES sigue sin moverse y mantiene el rostro inmóvil.)
JACQUES, PADRE (se da cuenta de que algo no marcha bien; se mantiene un poco apartado, con las manos en las caderas, y murmura).—¡Por lo menos no me cogerán desprevenido!
(Alrededor de JACQUES, HIJO, ROBERT, PADRE, describe detalladamente a su hija, ayudado por JACQUES, MADRE, ROBERT, MADRE, y los abuelos.)
ROBERT, PADRE.—¡Tiene pies! ¡Están rellenos!
(JACQUELINE levanta el vestido de la novia para que JACQUES se convenza de ello.)
JACQUES (encogiéndose ligeramente de hombros).—Es natural.
JACQUELINE.—Pero son para caminar.
JACQUES, MADRE.—¡Para caminar!
JACQUES, ABUELA.—¡Caray, y también para patearte!
ROBERT, MADRE (a SU hija).—Vamos, pruébaselo.
(ROBERTE camina, en efecto, con sus pies.)
ROBERT, PADRE.—¡Y tiene una mano!
ROBERT, MADRE.—Muéstrasela.
(ROBERTE le muestra a JACQUES una mano y casi le mete los dedos en los ojos.)
JACQUES, ABUELA (no la escuchan).—¿Quieren un consejo?
JACQUELINE.—Para frotar.
JACQUES.—¡En efecto! ¡En efecto!... Sin embargo, lo sospechaba .
ROBERT, PADRE.—Dedos de los pies.
JACQUELINE.—¡Para aplastárselos!
JACQUES, MADRE.—¡Así es, hijo mío!
ROBERT, PADRE.—Axilas.
JACQUELINE.—¿Para las vajillas?
JACQUES, MADRE.—Por supuesto.
JACQUES, ABUELA (no la escuchan).—¿Quieren un consejo?
ROBERT, MADRE.—¡Y qué pantorrillas! ¡Verdaderas pantorrillas!
JACQUES, ABUELA.—¡Caray, sí, como en mi tiempo!
JACQUES (desinteresado).—¡Mélanchton lo hacía mejor!
JACQUES, ABUELO (canta).—
Un bo... rra... cho en-tan-ca-dor...
JACQUES, ABUELA (al viejo).—Pero cortéjame, eres mi marido.
JACQUES, PADRE.—Escúchame bien, hijo mío. Espero que hayas
comprendido.
JACQUES (resignado, asiente).—Oh, sí, por supuesto!... Olvidaba...
ROBERT, PADRE.—Tiene caderas...
JACQUES, MADRE.—Claro que sí. ¡Son para comerte mejor, hijo mío!
ROBERT, PADRE.—Y además granos verdes en la piel de color beige, senos rojos sobre fondo malva, un ombligo iluminado, una lengua en salsa de tomate, hombros mantecosos y todos los filetes necesarios para la mejor consideración. ¿Qué más necesitas?
JACQUES, ABUELO (canta).—Un bo...rra...cho... en... tan.. .ca.. .dor...
JACQUELINE (mueve la cabeza y levanta y deja caer los brazos).—¡Oh, qué hermano me han encajado!
JACQUES, MADRE.—Siempre ha sido difícil. Me costó educarle. Sólo le gustaba el rilalá.
ROBERT, MADRE.—¡Pero, amiga mía, es incomprensible, increíble! ¡Jamás me lo habría imaginado! Si lo hubiera sabido a tiempo habría tomado precauciones.
ROBERT, PADRE (orgulloso y un poco herido).—Es nuestra única hija.
JACQUES, ABUELO (canta).—Un bo...rra...cho... en... tan...ca...dor...
JACQUES, MADRE.—¡Cómo lo siento!
JACQUES, PADRE.—¡Jacques, es mi última advertencia!
JACQUES, ABUELA.—¿Quieren un consejo?
JACQUES.—¡Bueno! ¡Entonces, de acuerdo! Eso irá bien con las patatas.
(Alivio general, efervescencia, felicitaciones.)
JACQUELINE.—Sus sentimientos distinguidos terminan siempre imponiéndose.
(Sonríe a JACQUES.)
JACQUES, PADRE.—A mi vez, tengo que hacer una simple pregunta. No lo tomen a mal.
ROBERT, PADRE.—Por supuesto, es distinto. Diga.
JACQUES, PADRE.—Sólo abrigo una incertidumbre: ¿tiene... conductos?
JACQUES, ABUELO (picaro).—¡Ji, ji, ji!
ROBERT, MADRE.—¡Oh, eso...!
JACQUES, MADRE.—Quizá sea preguntar demasiado.
ROBERT, PADRE.—Yo creo... que sí... debe tenerlos..., pero no podría asegurarle...
JACQUES, PADRE.—¿Dónde?
JACQUELINE.—Pero papá, ¿dónde ha de tenerlos? ¡En los conductos, papá!
JACQUES, PADRE.—Perfecto, es perfecto. Quedo plenamente satisfecho. De acuerdo.
JACQUES, ABUELA.—¿Quieren un consejo?
ROBERT, MADRE.—¡Ah..., qué suerte!
ROBERT, PADRE.—¡Yo sabía que todo saldría bien!
JACQUES, ABUELO (canta).—
Un... bo... rra... cho... en-tan-ca-dor...
en las calles de París... (Baila.)
JACQUES, MADRE.—En resumen, no tienen nada que temer. ¡Es la flor y nata!
JACQUES, PADRE (a SU hijo).—¡Bueno! El negocio está hecho. ¡Aquí está la elegida, a pesar tuyo, de tu corazón!
JACQUES, MADRE.—La palabra corazón siempre me hace llorar.
ROBERT, MADRE.—También a mí me enternece.
ROBERT, PADRE.—Me enternece por un ojo y me hace llorar por los otros dos.
JACQUES, PADRE.—Es la veracidad.
JACQUELINE.—¡Oh, no hay que asombrarse! Todos los padres sienten así. Es una especie de sensibilidad propiamente dicha.
JACQUES, PADRE.—¡Eso es cosa nuestra!
JACQUELINE.—No te enfades, papá. Lo he dicho inconscientemente, pero a propósito.
JACQUES, ABUELA.—¿Quieren un consejo?
JACQUES, PADRE.—¡Oh, mi hija siempre sabe arreglar las cosas! Es su oficio, por lo demás.
ROBERT, MADRE.—¿Qué oficio tiene?
JACQUES, MADRE.—Ninguno, querida.
ROBERT, PADRE.—Es muy natural.
JACQUES, PADRE.—No es tan natural, pero es propio de su edad. (Cambiando de tono.) Ahora, para terminar, pongamos a los novios frente a frente. Y veamos la cara de la joven novia. (A ROBERT, PADRE y MADRE) No es más que una simple formalidad.
ROBERT, PADRE.—Hágalo, se lo ruego: es normal.
ROBERT, MADRE.—Yo iba a proponérselo.
JACQUES, ABUELA (molesta).—¿Quieren un consejo?... ¡A la mierda!
JACQUELINE.—¡Vamos, veamos la cara de la novia!
(ROBERT, PADRE, aparta el velo que ocultaba el rostro de ROBERTE. Esta sonríe y tiene dos narices. Murmullos de admiración, con excepción de JACQUES.)
JACQUELINE.—¡Oh, es encantadora!
ROBERT, MADRE.—¿Qué les parece?
JACQUES, PADRE.—¡Ah, si tuviese veinte años menos!
JACQUES, ABUELO.—¡Y yo..., ah..., y yo!
ROBERT, PADRE.—¡Ah, ah, veinte años al número! ¿A la españoleta!
JACQUES, PADRE.—¡Todo lo posible!
JACQUES, MADRE.—Deben estar orgullosos. Tienen suerte. Mi hija no tiene más que una.
JACQUELINE.—No te preocupes, mamá.
JACQUES, PADRE (a JACQUELINE).—La culpa la tiene tu madre.
JACQUES, MADRE.—¡Ay, Gastón, siempre haciéndome reproches!
JACQUELINE.—Este no es el momento, papá. ¡En un día tan hermoso!
ROBERT, PADRE (a JACQUES).—¿No dice usted nada? ¡Bésela!
JACQUES, ABUELA.—Hijos míos, ¿queréis un consejo?... ¡A la mierda!
ROBERT, MADRE.—¡Esto va a ser encantador! ¡Oh hijos míos!
JACQUES, MADRE (a JACQUES).—Eres feliz, ¿verdad?
JACQUES, PADRE (a JACQUES).—En fin, ya eres un hombre. Mis gastos me serán reembolsados.
ROBERT, MADRE.—Vamos, yerno mío.
JACQUELINE.—Vamos, hermano mío, mi hermana.
ROBERT, PADRE.—Os entendéis bien los dos.
JACQUES, MADRE (a GASTÓN).—¡Oh, verdaderamente están hechos el uno para el otro, así como todo lo que se dice en semejantes ocasiones! (ROBERT, PADRE y MADRE, JACQUES, PADRE y MADRE, y JACQUELINE, dicen:) ¡Oh, hijos míos!
(Aplauden con entusiasmo.)
JACQUES, ABUELO.—¡Un bo... rra... cho... en...tan... ca...dor!
JACQUES.—¡No! ¡No! ¡Ella no tiene lo suficiente! ¡Necesito una con tres narices! Repito: ¡con tres narices por lo menos!
(Estupefacción general, consternación.)
JACQUES, MADRE.—¡Oh, qué malvado es!
JACQUELINE (consuela a su madre, mientras dice a su hermano-,—¿No piensas en los pañuelos que necesitaría en invierno?
JACQUES.—Es lo que menos me preocupa. Por otra parte, estarían comprendidos en la dote.
(Durante todo este tiempo ROBERTE no comprende en absoluto lo que sucede.)
(Los abuelos están al margen de la acción. De vez en cuando el viejo quiere cantar, y la vieja dar un consejo. Entretanto bailan e imitan vagamente la acción.)
JACQUES, PADRE.—¡Agarro mi maleta! ¡Agarro mi maleta! (A su hijo.) ¡Tus sentimientos distinguidos no se imponen, por lo que se ve! ¡Insensato! Escúchame bien: la verdad no tiene más que dos caras, pero su tercer lado es el mejor. ¡He dicho! Por lo demás, me lo esperaba.
ROBERT, MADRE.—Es fastidioso..., fastidioso..., pero no tanto... Si no se trata más que de eso, todo puede arreglarse todavía.
ROBERT, PADRE (jovial).—La cosa no tiene importancia, nada malo ha sucedido, señores y señoras. (Golpea a JACQUES, quien sigue crispado, en la espalda.) Habíamos previsto este incidente. Tenemos a su disposición una segunda hija única. Y ésa tiene tres narices completas.
ROBERT, MADRE.—Es trinaría. En todo, por lo demás, y para todo.
JACQUES, MADRE.—¡Ah, qué alivio! Es que el porvenir
de los hijos... ¡Bravo! ¿Has oído, Jacques?
JACQUELINE.—¿Has oído, coliflor?
JACQUES, PADRE.—Probemos otra vez. Pero ya no tengo mucha fe. Si ustedes se empeñan...
(Lanza a su hijo miradas llenas de ira.)
JACQUES, MADRE.—¡Oh, Gastón, no digas eso! Yo tengo confianza. Esto se arreglará.
ROBERT, PADRE.—No teman. Van a ver. (Toma a ROBERTE de la mano y la hace salir. Vuelve la cabeza y repite.) Van a ver.
(JACQUES, PADRE, se muestra descontento; JACQUES, MADRE, inquieta pero con esperanza, mira de soslayo a su hijo; JACQUELINE tiene el rostro severo y mira a su hermano con aire de desaprobación; ROBERT, MADRE, sonríe.)
ROBERTE (antes de desaparecer).—¡Hasta la vista, público!
(Hace una reverencia.)
JACQUES, MADRE.—¡Y sin embargo, qué mona es!
ROBERT, MADRE.—No importa, se lo aseguro. Van a ver cómo tampoco podrán quejarse de la otra.
JACQUES.—¡Una con tres narices! ¡Por lo menos una con tres narices! No es, sin embargo, tan difícil.
JACQUELINE.—La miosota no es un tigre. Con eso está dicho todo.
(ROBERT, PADRE, vuelve llevando de la mano a ROBERTE II, vestida del
mismo modo —el papel debe ser interpretado por la misma actriz—, con el rostro de tres narices descubierto)
JACQUELINE.—¡Conmovedora! ¡Oh, hermano, esta vez no podrás pretender más!
JACQUES, MADRE.—¡Oh, hijo mío! ¡Hijos míos! (A ROBERT, MADRE.) ¡Debe sentirse usted sumamente orgullosa!
ROBERT, MADRE.—Un poco, mucho..., ¡no está mal, por supuesto!
ROBERT, PADRE (se acerca a JACQUES llevando a su hija de la mano).—Como ve, querido, tiene usted suerte. ¡Embotellada! Su deseo ha sido especialmente satisfecho. ¡Aquí está, aquí está su novia con tres narices! ROBERT, MADRE.—Aquí está su novia con tres narices.
JACQUELINE.—Aquí está, aquí está.
JACQUES, MADRE.—Querido, ahí la tienes, es tuya tu noviecita con tres narices, tal como la querías.
JACQUES, PADRE.—¿Cómo? ¿Callas? ¿No la ves? ¡Ahí tienes a la mujer que te gusta con sus tres narices!
JACQUES.—No, no la quiero. No es lo bastante fea. Es incluso aceptable. Hay otras más feas. Yo quiero una mucho más fea.
(En realidad, Roberte no debe tener sólo tres narices, sino tres caras, tres perfiles. Roberte debe tener, pues, cuatro ojos, tres narices, tres bocas, con la máscara muy picasiana de Jacques Noel. Roberte es monstruosa y sin embargo bella, como una de esas diosas de varias caras del Extremo Oriente.) (N. del A.)
JACQUELINE.—Entonces, ¿qué es lo que necesitas?
ROBERT, PADRE.—¡Esto es demasiado! ¡Es intolerable, inadmisible!
ROBERT, MADRE (a ROBERT, PADRE).—No vas a permitir que se burlen de tu hija, de tu esposa y de ti mismo. Sí, nos han atraído aquí como a una trampa para tomarnos el pelo.
JACQUES, MADRE (solloza).—¡Ay, ay, Dios mío! ¡Jacques, Gastón, Jacques, mal hijo! ¡Si lo hubiera sabido, tendría que haberte
estrangulado en tu última cuna, sí, con mis manos maternales! ¡O abortar! ¡O no concebirte! ¡Yo, yo que era tan dichosa cuando estaba encinta de ti..., de un varón! ¡Mostraba tus fotografías a todo el mundo, a los vecinos, a los polis!... ¡Ay, ay, soy una madre desdichada!
JACQUELINE.—¡Mamá! ¡Mamá!
(Consejo de la abuela. Inicio de la canción del abuelo.)
ROBERT, PADRE.—¡Esto no va a quedar así! ¡Ah! ¡Esto no va a quedar así!
ROBERT, MADRE.—¡No provoques una desgracia!
ROBERT, PADRE.—¡Exijo reparaciones, excusas, explicaciones, y un lavado total de nuestro honor que, no obstante, jamás conseguirá borrarlo! Por lo menos simultáneamente. ..
JACQUES, MADRE.—¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡La palabra simultáneamente me ha hecho siempre gemir, pues evoca la competencia!
JACQUELINE.—¡Mamá, mamá, no te aporrees los sesos! ¡No merece la pala!
JACQUES, PADRE.—¡Qué quieren que haga yo! Es la suerte la que lo ha querido así. (A su hijo.) Tu actitud es incalificable. En adelante ya no tendrás necesidad de respeto. ¡No cuentes con él!
JACQUES, MADRE.—¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
JACQUELINE.—¡Mamá, mamá, mi mamá batata!
JACQUES.—¡No es lo bastante fea!
ROBERT, MADRE.—¡Qué indolente! (A JACQUES, MADRE.) Es vergonzoso, señora.
JACQUELINE (a ROBERT, MADRE).—¡Déjela! Se va a marear.
ROBERT, PADRE (a JACQUES).—Entonces qué, amiguito, ¿qué es lo que necesitas? ¿Mi hija no es lo bastante fea?
ROBERT, MADRE (a JACQUELINE).—¡Me importa un comino que la vieja se maree! ¡Tanto mejor!
ROBERT, PADRE (a JACQUES).—¡No lo bastante fea! No lo bastante fea! ¿La
has mirado bien, tienes ojos?
JACQUES.—Puesto que le estoy diciendo que no la encuentro lo bastante fea...
JACQUES, PADRE (a su hijo).—¡Ni siquiera sabes lo que dices!
JACQUES, MADRE.—¡Ay, ay, ay!
ROBERT, PADRE.—¿Que no es lo bastante fea? ¿Mi hija, mi hija, a la que he dado una educación tan complicada? ¡No salgo de mi asombro! ¡No faltaba más!
JACQUELINE (a su madre).—No te desmayes ahora. Espera al final de la escena.
ROBERT, MADRE.—¡Habrá que demandarles! ¡Exigirás sanciones!
JACQUES, MADRE (a JACQUELINE.)—¿Al final de la semana?
JACQUELINE (a su madre).—No, al final de la escena..., de esta escena.
JACQUES, PADRE.—Así son las cosas. Nadie tiene la culpa.
ROBERT, MADRE.—¡La culpa la tienen todos ustedes! ¡Pandilla de cochinos! ¡Crápulas! ¡Suertudos! ¡Boches!
JACQUES, MADRE.—¡Ay! ¡Ay! ¿Va a durar mucho esto?
JACQUELINE.—No lo creo.
JACQUES, MADRE.—¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!
JACQUES.—¿Qué quieren que haga yo si no es lo bastante fea? Las cosas son así y nada más.
ROBERT, MADRE.—Sigue insultándonos ese mocoso.
JACQUES, PADRE.—¡No sabe nada de mujeres!
ROBERT, PADRE (a JACQUES).—¡No te molestes en adoptar ese airecillo fotogénico! No eres más listo que nosotros.
JACQUES.—¡Ella no es fea! ¡No es fea! Ni siquiera puede hacer que se corte la leche. Incluso es bella.
ROBERT, MADRE.—¿Tienes aquí leche para probar?
ROBERT, PADRE.—No quiere probarlo, fanfarronea. Sabe que la leche se cortaría. Pero eso no le conviene a ese canallita. No dejaré así las cosas.
Voy a...
(Intervienen los abuelos: consejo y canción.)
ROBERT, MADRE (a su marido).—¡No, te lo ruego, Robert-Cornelio, nada de eso aquí, nada de sangre en las manos! ¡No seas tan asesino! Apelaremos directamente a la justicia..., al palacio de justicia, con todos nuestros platos.
JACQUES, PADRE (con voz terrible).—¡Eso ya no es cosa mía! (A JACQUES.) ¡Te deshonro para siempre, como cuando tenías dos años! (A todos los demás.) ¡Y a ustedes también, los deshonro a todos!
JACQUES.—BUENO, ME ALEGRO. ESO SE PASARÁ EN SEGUIDA.
JACQUES, PADRE (se dirige hacia su hijo. Un momento de
silencio muy tenso, interrumpido por:)
JACQUES, MADRE.—¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!... ¡Ca-ca-ca-ca!
(Se desmaya.)
JACQUELINE.—¡Mamá! ¡Mamá!
(De nuevo un silencio tenso.)
JACQUES, PADRE (a su hijo).—Nos has mentido. Lo sospechaba y no me has engañado. ¿Quieres que te diga la verdad?
JACQUES.—Sí, pues sale por la boca de sus hijos. JACQUES, PADRE (a su hijo).—Nos has mentido hace un momento...
JACQUELINE (JUNTO A SU MADRE).—MAMÁ... MA...
(Se interrumpe y vuelve la cabeza, como todos los demás personajes, hacia los dos JACQUES. JACQUES, MADRE, vuelve en si para oír las graves palabras que se van a decir.)
JACQUES, PADRE (a su hijo).—... cuando nos declaraste, en conciencia, que adorabas las patatas con tocino. ¡Sí, nos has mentido innoblemente, mentido, mentido! ¡A la menta! No era sino una treta indigna del aprecio que todos sentíamos por ti desde tu infancia en esta casa de buenas tradiciones. La realidad es que no te gustan las patatas con tocino, que no te han gustado nunca. ¡No te gustarán nunca!
(ESTUPEFACCIÓN, HORROR SAGRADO, RECOGIMIENTO SILENCIOSO. CONSEJO DE LA ABUELA. CANCIÓN DEL ABUELO.)
JACQUES.—¡LAS EXECRO!
ROBERT, PADRE.—¡QUÉ CINISMO!
JACQUELINE.—¡AY DE MÍ! ¿HASTA ESE EXTREMO, MI HERMANO ES DESCARADO? ROBERT, MADRE.—¡HIJO DESNATURALIZADO DE UNA MADRE Y UN PADRE DESDICHADOS!
JACQUES, MADRE.—¡OOOOH!
JACQUES, PADRE.—¡QUE ESTO NOS SIRVA DE REVELACIÓN!
JACQUES.—QUE ESO LES SIRVA DE REVELACIÓN O NO... Y SI PUEDE SERVIRLES DE REVELACIÓN, MEJOR PARA USTEDES... YO NADA PUEDO HACER, HE NACIDO ASÍ... ¡HE HECHO TODO LO QUE PODÍA! (PAUSA.) SOY LO QUE SOY...
ROBERT, MADRE (CUCHICHEA).—¡QUÉ CORAZÓN INSENSIBLE!
NO SE LE ESTREMECE UNA FIBRA DEL ROSTRO.
ROBERT, PADRE (CUCHICHEA).—ES UN EXTRANJERO INTRANSIGENTE. PEOR.
(LOS PERSONAJES, SALVO JACQUES, SE MIRAN. MIRAN TAMBIÉN A JACQUES, MUDO, EN SU SILLÓN, Y VUELVEN A MIRARSE UNOS A OTROS EN SILENCIO. LA ÚLTIMA RÉPLICA DE JACQUES, HIJO, HA CREADO UNA ATMÓSFERA DE HORROR REPRIMIDO. JACQUES ES VERDADERAMENTE UN MONSTRUO. TODOS SE VAN DE PUNTILLAS. ROBERTE II, QUIEN DURANTE LA ÚLTIMA ESCENA NO HA PRONUNCIADO UNA PALABRA, PERO QUE, MEDIANTE GESTOS UN TANTO DESAMPARADOS, UNA ACTITUD DE DESALIENTO Y ABATIMIENTO, HA PUESTO DE MANIFIESTO QUE ERA SENSIBLE AL DESARROLLO DE LA ACCIÓN, ESTÁ DESORIENTADA. DURANTE UN INSTANTE PARECE QUE DESEA SEGUIR A SUS PADRES Y DA UN PASO HACIA LA SALIDA, PERO UN GESTO DE SU PADRE LA OBLIGA A CONTINUAR EN SU SITIO.)
ROBERT, PADRE (a SU hija).—Tú... vigila y cumple con tu deber.
ROBERT, MADRE (MELODRAMÁTICAMENTE).—QUÉDATE, DESDICHADA, CON TU AMANTE, PUESTO QUE ERES SU PRESUNTA ESPOSA.
(ROBERTE II hace un gesto de desesperación, pero obedece. JACQUES, PADRE; JACQUES, MADRE; JACQUELINE, ROBERT, PADRE, y ROBERT, MADRE, salen de puntillas, horrorizados, lanzando de cuando en cuando miradas hacia atrás, deteniéndose con frecuencia y murmurando:)
—NO LE GUSTAN LAS PATATAS CON TOCINO.
—¡NO, NO LE GUSTAN!
—¡LAS EXECRA!
—¡LOS DOS SON IGUALES!
—ESTÁN PINTIPARADOS EL UNO PARA EL OTRO.
—LOS HIJOS DE AHORA...
—NO HAY QUE CONTAR CON SU AGRADECIMIENTO.
—NO LES GUSTAN LAS PATATAS CON TOCINO.
(SALEN. LOS ABUELOS SALEN TAMBIÉN, MÁS SONRIENTES, AJENOS A LA ACCIÓN. TODOS SE QUEDAN ESPIANDO DETRÁS DE LA PUERTA, Y ASOMAN LA CABEZA, UNO, DOS O TRES AL MISMO TIEMPO, CON FRECUENCIA. SÓLO SE VERÁN SUS CABEZAS GROTESCAS.)
(ROBERTE II, TÍMIDA, HUMILDEMENTE, SE DECIDE CON ESFUERZO A IR A SENTARSE FRENTE A JACQUES, QUIEN, SIEMPRE CON EL SOMBRERO PUESTO, TIENE EL ROSTRO ENFURRUÑADO. SILENCIO.)
ROBERTE II (trata de interesarlo, y luego, poco a poco, de seducirlo).—Yo soy naturalmente muy alegre. (Tiene una voz macabra.) Usted lo advertiría si quisiera... Soy excéntrica... Soy la alegría en la desgracia..., el trabajo..., la ruina..., la desolación..., ¡ay!,
¡ay!, ¡ay!..., el pan, la paz, la libertad, el duelo y la alegría. (Sollozando.) Me llamaban la alegría al alcance de la mano..., la angustia alegre... (JACQUES sigue callado.) ¿Reflexiona usted? Yo también algunas veces; pero en un espejo. (En un momento dado se atreverá a levantarse, a caminar, a acercarse a JACQUES, y a tocarlo, cada vez más segura de sí misma.) Yo soy la alegría de la muerte en vida..., la alegría de vivir, de morir. (JACQUES sigue obstinadamente silencioso.) Me llamaban también la primogénita alegre...
JACQUES.—¿A CAUSA DE SUS NARICES?
ROBERTE II.—NO, PORQUE SOY MAYOR QUE MI HERMANA... SEÑOR,
NO HAY DOS COMO YO EN EL MUNDO.
SOY LIGERA, FRIVOLA Y PROFUNDA.
NO SOY SERIA NI FRIVOLA.
ENTIENDO DE TRABAJOS AGRÍCOLAS.
HAGO TAMBIÉN OTROS TRABAJOS
MÁS BELLOS, MENOS BELLOS, IGUALMENTE BELLOS.
SOY JUSTAMENTE LO QUE USTED NECESITA.
SOY DECENTE E INDECENTE.
CONMIGO SU VIDA SERÍA UNA FIESTA.
TOCO EL PIANO,
Y ARQUEO EL LOMO,
TENGO UNA SÓLIDA INSTRUCCIÓN
Y UNA BUENA EDUCACIÓN.
JACQUES.—¡HABLEMOS DE OTRA COSA!
ROBERTE II.—¡AH!... LE COMPRENDO, USTED NO SE PARECE A LOS OTROS. ES UN SER SUPERIOR. TODO LO QUE LE HE DICHO ERA FALSO..., SÍ... PERO LE DIRÉ ALGO QUE LE VA A INTERESAR.
JACQUES.—ME INTERESARÁ SI ES LA VERDAD.
ROBERTE II.—QUISE DARME UN BAÑO. EN LA BAÑERA LLENA HASTA EL BORDE VI UN CONEJO DE INDIAS COMPLETAMENTE BLANCO QUE SE HABÍA INSTALADO ALLÍ. RESPIRABA BAJO EL AGUA. ME INCLINÉ PARA VERLO DESDE MÁS CERCA: VI QUE APENAS SE LE ESTREMECÍA EL HOCICO. ESTABA TRANQUILO.
QUISE SUMERGIR MI BRAZO EN EL AGUA PARA COGERLO, PERO TUVE DEMASIADO MIEDO A QUE ME MORDIERA. DICEN QUE ESOS ANIMALITOS NO MUERDEN, PERO NUNCA SE PUEDE ESTAR SEGURO. EL ME VEÍA, ME ESPIABA Y SE MANTENÍA MUY CERCA. HABÍA ENTREABIERTO UN OJO PEQUEÑITO Y ME MIRABA, INMÓVIL. NO PARECÍA VIVO. LO ESTABA, SIN EMBARGO. YO LO VEÍA DE PERFIL Y QUISE VERLO DE FRENTE. LEVANTÓ HACIA MÍ SU CABECITA CON SUS DIMINUTOS OJOS SIN MOVER EL CUERPO. COMO EL AGUA ESTABA MUY CLARA, PUDE VER EN SU FRENTE DOS MANCHAS OSCURAS, DE COLOR CASTAÑO QUIZÁS. MIRÁNDOLAS BIEN OBSERVÉ QUE SE HINCHABAN LENTAMENTE, COMO DOS EXCRECENCIAS... ERAN DOS CONEJITOS DE INDIAS HÚMEDOS Y BLANDOS, SUS CACHORRILLOS, QUE CRECÍAN ALLÍ...
JACQUES (FRÍO).—¡ESE ANIMALITO EN EL AGUA ES EL CÁNCER! ES SEGURAMENTE EL CÁNCER LO QUE VIO USTED EN SU SUEÑO. ES SEGURAMENTE ESO.
ROBERTE II.—Lo sé.
JACQUES.—¡AH, USTED ME INSPIRA CONFIANZA!
ROBERTE II.-—ENTONCES, HABLE.
JACQUES.—CUANDO NACÍ ESTABA PRÓXIMO A CUMPLIR CATORCE AÑOS. POR ESO PUDE DARME CUENTA, CON MÁS FACILIDAD QUE LA MAYORÍA, DE LO QUE SE TRATABA. SÍ, LO COMPRENDÍ EN SEGUIDA. NO QUISE ACEPTAR LA SITUACIÓN. LO DIJE FRANCAMENTE. NO ADMITÍA ESO. PERO NO FUE A QUIENES USTED CONOCE Y QUE ESTABAN AQUÍ HACE UN MOMENTO A QUIENES DIJE ESO, SINO A OTROS. LOS QUE USTED CONOCE NO COMPRENDEN MUY BIEN..., NO..., NO..., PERO LO SENTÍAN Y ME ASEGURARON QUE LO REMEDIARÍAN. ME PROMETIERON CONDECORACIONES, DEROGACIONES, DECORACIONES, FLORES NUEVAS, OTRA TAPICERÍA, OTRO
FONDO SONORO, MUCHAS COSAS MÁS. YO INSISTÍ. ME JURARON QUE ME COMPLACERÍAN. JURARON, VOLVIERON A JURAR, ME HICIERON UNA PROMESA, FORMAL, OFICIAL, PRESIDENCIAL, REGISTRADA... YO HICE OTRAS CRÍTICAS Y POR FIN LES DECLARÉ QUE PREFERÍA RETIRARME, ¿COMPRENDE USTED? ME RESPONDIERON QUE ME ECHARÍAN MUCHO DE MENOS. EN RESUMEN, LES PLANTEÉ MIS CONDICIONES ABSOLUTAS. DIJERON QUE ESO DEBÍA CAMBIAR, QUE TOMARÍAN MEDIDAS ÚTILES. ME SUPLICARON QUE ESPERARA, APELANDO A MI COMPRENSIÓN, A TODOS MIS SENTIMIENTOS, A MI AMOR, A MI COMPASIÓN. ME ASEGURARON QUE ESO NO DURARÍA MUCHO TIEMPO. EN CUANTO A MI PERSONA, DEBÍA GOZAR DE MAYOR CONSIDERACIÓN... PARA ENGATUSARME ME HICIERON VER UNAS ESPECIES DE PRADERAS, DE MONTAÑAS, ALGUNOS OCÉANOS... MARÍTIMOS, NATURALMENTE..., UN ASTRO, DOS CATEDRALES ELEGIDAS ENTRE LAS MEJORES. LAS PRADERAS NO ESTABAN NADA MAL Y ME DEJÉ ATRAPAR. TODO ERA FALSO. ME MINTIERON. ¡HAN PASADO SIGLOS Y MÁS SIGLOS! LA GENTE..., TODOS TENÍAN LA PALABRA BONDAD EN LA BOCA Y EL CUCHILLO ENSANGRENTADO EN LOS DIENTES... ¿ME COMPRENDE USTED? HE AGUARDADO CON PACIENCIA, CON PACIENCIA, CON PACIENCIA. DEBÍAN VENIR A BUSCARME. HE QUERIDO PROTESTAR, PERO NO HABÍA NADIE, SALVO ESOS QUE USTED CONOCE Y QUE NO CUENTAN. ME HAN ENGAÑADO... ¿Y CÓMO SALIR? HAN TAPADO LAS PUERTAS Y LAS VENTANAS CON NADA, HAN QUITADO LAS ESCALERAS... YA NO SE PUEDE SALIR POR EL DESVÁN, YA NO HAY MODO DE SUBIR... SIN EMBARGO, ME HAN DICHO QUE HAN DEJADO TRAMPILLAS REPARTIDAS POR TODAS PARTES... SI PUDIERA ENCONTRARLAS... ESTOY DECIDIDO A IRME. SI NO SE PUEDE PASAR POR EL DESVÁN,
QUEDA EL SÓTANO..., SÍ, EL SÓTANO... ES MEJOR PASAR POR ABAJO QUE QUEDARSE AQUÍ. TODO ES PREFERIBLE A MI ACTUAL SITUACIÓN, INCLUSO UNA NOTICIA.
ROBERTE II.—SÍ, EL SÓTANO... CONOZCO TODAS LAS TRAMPILLAS.
JACQUES.—PODRÍAMOS ENTENDERNOS.
ROBERTE II.—ESCUCHE: TENGO CABALLOS, SEMENTALES, YEGUAS. ES LO ÚNICO QUE TENGO. ¿LE GUSTAN?
JACQUES.—SÍ. HÁBLEME DE SUS CABALLOS.
ROBERTE II.—DONDE VIVO HAY UN VECINO QUE ES MOLINERO. TIENE UNA YEGUA QUE HA PARIDO DOS HERMOSOS POTROS, MUY GRACIOSOS, MUY LINDOS. LA PERRA TAMBIÉN PARIÓ DOS CACHORRITOS EN LA CUADRA. EL MOLINERO ES VIEJO Y ANDA MAL DE LA VISTA. SE LLEVÓ A LOS POTRILLOS, EN VEZ DE A LOS CACHORROS, PARA AHOGARLOS EN EL ESTANQUE.
JACQUES.—¡AH! ¡AH!
ROBERTE II.—CUANDO SE DIO CUENTA DE SU ERROR ERA YA DEMASIADO TARDE. NO PUDO SALVARLOS.
JACQUES {UN POCO DIVERTIDO, SONRÍE).—¿SÍ? ¡HUM!
(A medida que ROBERTE relata su historia la sonrisa de JACQUES se va convirtiendo en una risa cada vez más amplia, pero todavía tranquila.)
ROBERTE II (al principio, la interpretación será muy lenta; declamación; el movimiento se intensificará progresivamente durante la siguiente escena y se moderará al final).—No, no pudo salvarlos. Pero tampoco eran los potrillos los que había ahogado. En efecto, cuando volvió a la cuadra el molinero vio que los potrillos estaban allí con su mamá; y también estaban los cachorros con su mamá, que ladraba. Pero su propio hijo, su bebé que acababa de nacer, no estaba ya junto a la madre, la molinera. Por lo tanto era a él a quien había arrojado al agua. Corrió al estanque. El niño le tendía los brazos y gritaba: ¡Papá, papá!
Era un espectáculo desgarrador. Ya no se veía más que su bracito que decía: ¡Papá, papá ¡Mamá, mamá! Y luego se hundió. Eso fue todo. No lo volvió a ver. El molinero se volvió loco. Mató a su mujer, lo rompió todo, prendió fuego a la casa y se ahorcó.
JACQUES (MUY SATISFECHO CON LA NARRACIÓN).—¡QUÉ ERROR TRÁGICO! ¡QUÉ ERROR SUBLIME!
ROBERTE II.—PERO LOS POTRILLOS RETOZAN EN LA PRADERA Y LOS CACHORROS HAN CRECIDO MUCHO.
JACQUES.—ME GUSTAN SUS CABALLOS. SON FASCINANTES. HÁBLEME DE OTRO PERRO, DE OTRO CABALLO.
ROBERTE II.—¿DEL QUE SE HUNDIÓ EN EL PANTANO, EL ENTERRADO VIVO AL QUE SE OYE SALTAR Y RUGIR Y QUE HACE TEMBLAR SU TUMBA ANTES DE MORIR?
JACQUES.—DE ÉSE O DE CUALQUIER OTRO.
ROBERTE II.—¿QUIERE QUE LE HABLE DEL CABALLO DEL DESIERTO, DE LA CIUDAD DEL SAHARA?
JACQUES (INTERESADO COMO A SU PESAR Y CADA VEZ MÁS ALTO). ¡LA METRÓPOLI DEL DESIERTO!
ROBERTE II.—Todo es de ladrillo, todas las casas son de ladrillo, los adoquines arden..., el fuego corre por debajo..., el aire es seco, el polvo completamente rojo.
JACQUES.—FUEGO EN POLVO.
ROBERTE II.—LOS HABITANTES ESTÁN MUERTOS DESDE HACE MUCHO TIEMPO Y SUS CADÁVERES YACEN SECOS EN LAS CASAS.
JACQUES.—DETRÁS DE LOS POSTIGOS CERRADOS. DETRÁS DE LAS REJAS DE HIERRO ENROJECIDO.
ROBERTE II.—NO HAY NI UN HOMBRE EN LAS CALLES VACÍAS. NI UN ANIMAL, NI UN PÁJARO, NI UNA HIERBA, NI SIQUIERA SECA. NI UNA RATA, NI UNA MOSCA.
JACQUES.—¡ES LA METRÓPOLI DE MI PORVENIR!
ROBERTE II.—DE PRONTO, A LO LEJOS, UN CABALLO QUE RELINCHA..., ¡HAN!, ¡HAN!, Y QUE SE ACERCA..., ¡HAN!, ¡HAN!, ¡HAN!, ¡HAN!
JACQUES (FELIZ DE PRONTO).—¡SÍ, ES ESO!..., ¡HAN!, ¡HAN, ¡HAN!
ROBERTE II.—VA A TODA VELOCIDAD, A TODA VELOCIDAD...
JACQUES.—¡HAN!, ¡HAAN!, ¡HAAN!
ROBERTE II.—LLEGA A LA GRAN PLAZA VACÍA. AHÍ ESTÁ... RELINCHA, DA LA VUELTA AL GALOPE..., DA LA VUELTA AL GALOPE.
JACQUES.—¡HAN!, ¡HAN!, ¡HAN! ¡A TODA VELOCIDAD, AL GALOPE, A TODA VELOCIDAD, AL GALOPE! ¡OH, SÍ, HAN, HAN, HAN! ¡AL GALOPE, AL GALOPE, A TODO GALOPE!
ROBERTE II.—¡LOS CASCOS HACEN CLIC, CLAC, CLIC, CLAC, AL GALOPE, ECHAN CHISPAS! CLIC, CLAC..., CLAC..., CLAC...
JACQUES.—¡OH, SÍ, SÍ, BRAVO! SÉ, SÉ LO QUE VA A PASAR... ¡PERO PRONTO..., PRONTO..., LA CONTINUACIÓN! ¡BRAVO!
ROBERTE II.—SE ESTREMECE..., TIENE MIEDO... EL SEMENTAL...
JACQUES.—¡SÍ, BRAVO!... RELINCHA, AULLA DE TERROR... ¡HAN!... ¡HAN!... ¡AULLA DE TERROR, HAN, HAN! ¡APRESURÉMONOS !... ¡ APRESURÉMONOS!
(UNA CRIN ARDIENDO PASA DE UN LADO A OTRO DEL ESCENARIO.)
ROBERTE II.—¡OH, NO ESCAPARÁ!... NO TEMA... DA VUELTAS EN REDONDO, GALOPA EN REDONDO.
JACQUES.—¡BRAVO, ESO ES! YA VEO..., YA VEO... UNA CHISPA EN LA CRIN. SACUDE LA CABEZA... ¡AH!, ¡AH!, ¡AH! ¡ESO LE QUEMA! ¡LE HACE DAÑO!
ROBERTE II.—¡TIENE MIEDO! ¡GALOPA! ¡EN REDONDO! ¡SE ENCABRITA!
JACQUES.—¡SU CRIN ARDE! ¡QUÉ BELLA CRIN! AULLA, RELINCHA. ¡HAN! ¡HAN! EL FUEGO SALTA... SU CRIN ARDE. SU CRIN SE QUEMA. ¡HAN! ¡HAN! ¡ARDE! ¡ARDE! ¡HAN! ¡HAN!
ROBERTE II.—CUANTO MÁS GALOPA TANTO MÁS SE ABRASA. ¡ESTÁ LOCO, TIENE MIEDO, LE DUELE, LE DUELE, TIENE MIEDO, LE DUELE..., SE ABRASA, ESTÁ ENVUELTO EN LLAMAS!
JACQUES.—¡HAN! ¡HAN! SALTA. ¡OH, QUÉ SALTOS FLAMÍGEROS, FLAMÍGEROS, FLAMÍGEROS! ¡AULLA, SE ENCABRITA! DESPACIO, DESPACIO, ROBERTE. ES DEMASIADO RÁPIDO... NO TAN DE PRISA.
ROBERTE II (APARTE).—¡OH!, ME HA LLAMADO POR MI NOMBRE... ¡VA A AMARME!
JACQUES.—ARDE DEMASIADO RÁPIDAMENTE... ¡ESO VA A TERMINAR!... HAGA QUE DURE MÁS EL FUEGO.
ROBERTE II.—ES EL FUEGO EL QUE VA TAN DE PRISA; LAS LLA-MAS SALEN DE LAS OREJAS Y DE LOS OLLARES, EL HUMO DENSO...
JACQUES.—RELINCHA DE MIEDO, RELINCHA DE DOLOR. ¡CÓMO SALTA! ¡TIENE ALAS DE LLAMAS!
ROBERTE II.—¡QUÉ BELLO ESTÁ! SE VUELVE COMPLETAMENTE ROSA, COMO UNA PANTALLA ENORME. QUIERE HUIR. SE DETIENE, NO SABE QUÉ HACER... SUS HERRADURAS HUMEAN Y SE ENROJECEN. ¡HAAN! A TRAVÉS DE SU PIEL TRANSPARENTE SE VE ARDER EL FUEGO EN EL INTERIOR. ¡HAN! ¡ARDE, ES UNA ANTORCHA VIVIENTE!... YA NO QUEDA MÁS QUE UN PUÑADO DE CENIZAS... YA NO EXISTE, PERO TODAVÍA SE OYE RESONAR A LO LEJOS EL ECO DE SUS ALARIDOS, QUE SE VAN DEBILITANDO, COMO SI FUERAN LOS RELINCHOS DE OTRO CABALLO EN LAS CALLES VACIAS.
JACQUES.—TENGO LA GARGANTA SECA, ESTO ME HA DADO SED. ¡AGUA, AGUA! ¡AH, CÓMO ARDÍA EL SEMENTAL! ¡QUÉ BELLO
ESTABA!... ¡QUÉ LLAMA!... ¡AY! (AGOTADO.) TENGO SED.
ROBERTE II.—VEN..., NO TEMAS... ESTOY HÚMEDA... TENGO UN COLLAR DE BARRO, MIS SENOS SE DERRITEN, MI PELVIS ESTÁ BLANDA, TENGO AGUA EN MIS GRIETAS. ME SUMERJO. MI VERDADERO NOMBRE ES ELISA. EN MI VIENTRE HAY ESTANQUES, CIÉNAGAS... TENGO UNA CASA DE ARCILLA. TENGO SIEMPRE FRÍO. HAY MUSGO, MOSCAS GORDAS, CUCARACHAS, COCHINILLAS, SAPOS. BAJO UNAS MANTAS MOJADAS SE HACE EL AMOR... Y SE REVIENTA DE DICHA. TE ESTRECHO ENTRE MIS BRAZOS QUE SON COMO CULEBRAS; ENTRE MIS MUSLOS BLANDOS... TÚ TE HUNDES Y TE DESHACES... EN MIS CABELLOS QUE LLUEVEN, LLUEVEN. MI BOCA GOTEA, GOTEAN MIS PIERNAS, MIS HOMBROS DESNUDOS GOTEAN, MIS CABELLOS GOTEAN, TODO GOTEA, FLUYE, TODO GOTEA, EL CIELO GOTEA, LAS ESTRELLAS MANAN, GOTEAN, GOTEAN...
JACQUES (EXTASIADO).—¡EN-CAN-TA-DOR!
ROBERTE II.—PÓNGASE CÓMODO. QUÍTESE ESTO (SEÑALA EL SOMBRERO) QUE LE CUBRE. ¿QUÉ ES ESO? ¿O QUIÉN ES?
JACQUES (TODAVÍA EXTASIADO).—EN-CAN-TA-DOR.
ROBERTE II.—¿Qué es lo que tiene en la cabeza?
JACQUES.—¡ADIVÍNELO! ES UNA ESPECIE DE GATO. LO TENGO EN LA CABEZA DESDE EL ALBA.
ROBERTE II.—¿ES UN CASTILLO?
JACQUES.—LO CONSERVO EN LA CABEZA DURANTE TODO EL DÍA. NUNCA ME LO QUITO NI EN LA MESA, NI EN LOS SALONES. NO ME SIRVE PARA SALUDAR.
ROBERTE II.—¿ES UN CAMELLO?
JACQUES.—DA COCES, PERO SABE TRABAJAR LA TIERRA.
ROBERTE II.—¿ES UN ARADO?
JACQUES.—A VECES LLORA.
ROBERTE II.—¿ES UNA PENA?
JACQUES.—PUEDE VIVIR BAJO EL AGUA.
ROBERTE II.—¿ES UN JAPUTA?
JACQUES.—TAMBIÉN PUEDE FLOTAR SOBRE LA OLA.
ROBERTE II.—¿ES UNA CHALUPA?
JACQUES.—MUY SUAVEMENTE.
ROBERTE II.—¿ES UNA CHALANA?
JACQUES.—A VECES LE GUSTA VIVIR OCULTO EN LA MONTAÑA. NO ES BELLO.
ROBERTE II.—¿ES UNA CASA DE CAMPO?
JACQUES.—ME HACE REÍR.
ROBERTE II.—¿ES UNA COSQUILLA? ¿O UNA CRÍTICA?
JACQUES.—GRITA Y ME ROMPE LOS OÍDOS.
ROBERTE II.—¿ES UN ESCÁNDALO?
JACQUES.—LE GUSTAN LOS ADORNOS.
ROBERTE II.—¿ES UN CURSI?
JACQUES.—¡No!
ROBERTE II.—ME DOY POR VENCIDA. JACQUES.—ES UN SOMBRERO.
ROBERTE II.—¡OH, QUÍTESELO! ¡QUÍTESELO, JACQUES, MI JACQUES! EN MI CASA ESTARÁ USTED EN SU CASA. ¡TENGO TANTOS COMO USTED DESEE! ¡CANTIDADES! JACQUES.—¿DE SOMBREROS? ROBERTE II.—NO..., DE GATOS... SIN PIEL. JACQUES.—¡OH, MI GATO!
(SE QUITA EL SOMBRERO. TIENES CABELLOS VERDES.)
ROBERTE II.—¡OH, MI GATO! JACQUES.—¡MI GATA! ¡MI GATITA!
ROBERTE II.—EN EL SÓTANO DE MI CASTILLO TODO ES GATO. JACQUES.—TODO ES GATO.
ROBERTE II.—ALLÍ PARA DESIGNAR LAS COSAS SÓLO SE EMPLEA UNA PALABRA: GATO. LOS GATOS SE LLAMAN GATO; LOS ALIMENTOS, GATO; LOS INSECTOS, GATO; LAS SILLAS, GATO; TÚ, GATO; YO, GATO; EL TECHO, GATO; EL NÚMERO UNO, GATO; EL NÚMERO DOS, GATO; EL TRES, GATO; EL VEINTE, GATO; EL TREINTA, GATO; TODOS LOS ADVERBIOS, GATO; TODAS LAS PREPOSICIONES, GATO. ASÍ ES FÁCIL HABLAR. JACQUES.—PARA DECIR: DURMAMOS, QUERIDA...
ROBERTE II.—GATO, GATO.
JACQUES.—PARA DECIR: TENGO MUCHO SUEÑO, DURMAMOS, DURMAMOS.
ROBERTE II.—GATO, GATO, GATO, GATO.
JACQUES.—PARA DECIR: TRÁEME TALLARINES FRÍOS, LIMONADA TIBIA, Y NADA DE CAFÉ...
ROBERTE II.— GATO, GATO, GATO, GATO, GATO, GATO, GATO.
JACQUES.—¿Y JACQUES Y ROBERTE?
ROBERTE.—GATO, GATO.
(SACA SU MANO DE NUEVE DEDOS QUE HABÍA MANTENIDO OCULTA BAJO EL VESTIDO.)
JACQUES.—¡OH, SÍ! ES FÁCIL HABLAR... NI SIQUIERA MERECE LA PENA... (VE LA MANO DE NUEVE DEDOS.) ¡OH! ¿TIENE USTED NUEVE DEDOS EN SU MANO IZQUIERDA? ES USTED RICA. ME CASO CON USTED.
(LA ABRAZA TORPEMENTE. BESA LAS NARICES DE ROBERTE II, UNA TRAS OTRA, MIENTRAS JACQUES, PADRE; JACQUES, MADRE; JACQUELINE, LOS ABUELOS; ROBERT, PADRE, Y ROBERT, MADRE, ENTRAN SIN DECIR UNA PALABRA UNO DETRÁS DEL OTRO, CONTONEÁNDOSE, EN UNA ESPECIE DE DANZA RIDÍCULA, PENOSA, Y DAN LA VUELTA ALREDEDOR DE JACQUES, HIJO, Y DE ROBERTE II, QUE
PERMANECEN EN EL CENTRO DEL ESCENARIO, TORPEMENTE ABRAZADOS. ROBERT, PADRE, APLAUDE LENTA Y SILENCIOSAMENTE. ROBERT, MADRE, CON LOS BRAZOS CRUZADOS TRAS LA NUCA, HACE PIRUETAS Y SONRÍE ESTÚPIDAMENTE. JACQUES, MADRE, CON EL ROSTRO INMÓVIL, MUEVE LOS HOMBROS DE MANERA GROTESCA. JACQUES, PADRE, SE LEVANTA LOS PANTALONES Y CAMINA EN CUCLILLAS. JACQUELINE SACUDE LA CABEZA. SIGUEN BAILANDO, EN CUCLILLAS, MIENTRAS JACQUES, HIJO, Y ROBERTE SE ACUCLILLAN TAMBIÉN Y SE QUEDAN INMÓVILES. LOS ABUELOS, DE UNA MANERA IDIOTA, DAN VUELTAS MIRÁNDOSE Y RIENDO, Y LUEGO SE PONEN TAMBIÉN EN CUCLILLAS. TODO ESTO DEBE PROVOCAR EN LOS ESPECTADORES UNA SENSACIÓN PENOSA, CIERTO MALESTAR Y VERGÜENZA. LA OSCURIDAD SE INTENSIFICA. EN ESCENA, LOS ACTORES LANZAN MAULLIDOS MIENTRAS DAN VUELTAS, GEMIDOS EXTRAÑOS Y GRAZNIDOS. LA OSCURIDAD ES CADA VEZ MÁS DENSA. TODAVÍA SE VE A LOS JACQUES Y LOS ROBERT MOVERSE EN EL ESCENARIO. SE OYEN SUS GEMIDOS DE ANIMALES Y LUEGO NO SE LOS VE YA. SÓLO SE OYEN SUS GEMIDOS, SUS SUSPIROS, Y POR FIN TODO DESAPARECE Y SE APAGA. POCO DESPUÉS SE ENCIENDE UNA LUZ GRIS. TODOS HAN DESAPARECIDO, MENOS ROBERTE, ACOSTADA, O MÁS BIEN ACURRUCADA Y OCULTA BAJO SU VESTIDO. SÓLO SE VEN SU ROSTRO PÁLIDO, DE TRES NARICES, QUE SE BAMBOLEA, Y SUS NUEVE DEDOS, QUE SE AGITAN CORNO REPTILES.)
TELON

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte