El pájaro azul Maurice Maeterlinck


Resultado de imagen para el pájaro azul ruben dario
El pájaro
azul

Maurice Maeterlinck



Personajes

(Por el orden que entran en escena)
La madre Tyl 7° Niño Azul
Tyltyl 8° Niño Azul
Mytyl 9° Niño Azul
El Hada 10° Niño Azul
El Pan El Rey de los nueve planetas
El Fuego El Enamorado
El Agua La Enamorada
La Leche El Tiempo
El Azúcar El Hermanito por nacer
El Perro Los Otros Niños Azules
La Gata Los Guardianes
La Luz El Jefe de los Groseros Goces
El Padre Tyl Las Otras Dichas
Abuela Tyl Las Pequeñas Dichas
Abuelo Tyl El Jefe de las Dichas
Pierrot La Dicha de amar a sus padres
Roberto La Dicha del aire puro
Juanita La Dicha de correr con los pies
Magdalena desnudos
Paulina La Alegría de ser justo
La Noche La Alegría de ser bueno
El Sueño La Alegría del trabajo concluido
La Muerte La Alegría de pensar
1° Niño Azul La Alegría de comprender
2° Niño Azul La Alegría de amar
3° Niño Azul El Amor Materno
4° Niño Azul La Vecina Belingot
5° Niño Azul Su Hijita
6° Niño Azul

ACTO I
PRIMER CUADRO
LA CABAÑA DEL LEÑADOR
Representa el teatro el interior de una cabaña de leñador, sencilla, rústica, pero miserable
no. Chimenea de consola, en donde se adormece un fuego de astillas. Utensilios de cocina,
armario, artesa, reloj de péndulo, ruecas, fuente, etcétera. En una mesa, una lámpara
encendida. Al pie del armario de cada lado de éste, dormidos, apelotonados, con las narices
bajo la cola, un perro y una gata. Entre ambos, un gran pilón de azúcar blanco y azul.
Colgada del muro una jaula redonda con una tortilla dentro. En el fondo, dos ventanas cuyos
postigos interiores están cerrados. Al pie de una de ellas, un escabel. A la izquierda, la puerta
de entrada de la casa, dotada de una gruesa aldaba. A la derecha, otra puerta. Escala al
granero. A la derecha, igualmente dos camitas de niño, a la cabecera de las cuales se
encuentran, sobre dos sillas, algunos vestidos cuidadosamente doblados.
Al levantarse el telón, Tyltyl y Mytyl están profundamente dormidos en sus camitas. La madre
Tyl les da vuelta una última vez, se inclina sobre ellos, contempla un momento su sueño y
llama con la mano al padre Tyl, que asoma la cabeza por la puerta entornada. La madre Tyl
pone un dedo en sus labios, para ordenar silencio; luego sale de puntillas por la derecha,
después de haber apagado la lámpara. Queda la escena oscura un instante; después una
luz, cuya intensidad aumenta poco a poco, se filtra por las laminillas de los postigos. En la
mesa, la lámpara se enciende por sí sola. Ambos niños parecen despertar, y se sientan.
Tytyl: ¿Mytyl?
Mytyl: ¿Tyltyl?.. Dime ¿ya es Nochebuena?
Tyltyl: Todavía no, es mañana. Pero el niño no traerá nada este año.
Mytyl: ¿Por qué?
Tyltyl: He oído a mamá decir que esta noche viene a casa de los niños ricos.
Mytyl: ¡Ah!
Tyltyl: ¡Bah! Mamá olvidó la lámpara. Tengo una idea. Vamos a levantarnos.
Mytyl: Está prohibido.
Tyltyl: Pues como no hay nadie...
Mytyl: ¿Qué eso que brilla?
Tyltyl: Esas son las luces de la fiesta.
Mytyl: ¿Cuál fiesta?
Tyltyl: Enfrente, en casa de los niños ricos. Es el árbol de Nochebuena. Vamos a abrir la
ventana.
Mytyl: ¿Eso se puede?
Tyltyl: ¿Oyes la música?
(Los dos niños se levantan, corren a una de las ventanas, suben el escabel y empujan los
postigos. Una viva claridad penetra en la pieza. Los niños ávidamente miran hacia afuera).
Tyltyl: ¡Se ve todo!
Mytyl: (Que sólo encuentra un espacio estrecho sobre el escabel) Yo nada veo.
Tyltyl: Nieva... ¡Allí están dos coches de seis caballos! (Cediéndole un lugarcito escaso
sobre el escabel)
Mytyl: ¿Qué hacen ellos, pues, qué producen tanto ruido?
Tyltyl: Hacen música.
Mytyl: ¿Qué es lo que cuelga allí de las ramas, como de oro?
Tyltyl: ¡Pues los juguetes! Sables, fusiles, soldados...
Mytyl: ¿Y muñecas?... Di, ¿No han puesto?
Tyltyl: Eso es demasiado tonto, eso no les divierte
Mytyl: ¿Y qué es todo eso alrededor de la mesa?
Tyltyl: Pasteles, frutas, tortas a la crema.
Mytyl: De eso comí yo una vez cuando era chiquita.
Tyltyl: Yo también; es mejor que el pan, pero rara vez le dan a uno...
Mytyl: Allí no hay poco. Está llena la mesa ¿Por qué no lo comen ya?
Tyltyl: Porque no tienen hambre.
Mytyl: (Estupefacta) ¿Qué no tienen hambre? ¿Por qué?
Tyltyl: Porque comen cuando quieren.
Mytyl: (Incrédula) ¿Todos los días?
Tyltyl: Así se dice.
Mytyl: ¿Se lo comerán todo? ¿Darán a alguien?
Tyltyl: ¿A quién?
Mytyl: A nosotros.
Tyltyl: No nos conocen
Mytyl: ¿Y si les pedimos?
Tyltyl: Eso no se hace porque está prohibido. Ya les dan los pasteles. ¿Pueden tocarlos?
¡Comen, comen, comen!
Mytyl: (Contando los pasteles imaginarios) ¡A mí me han dado doce!
Tyltyl: A mí, cuatro veces doce. Pero voy a darte (Tocan la puerta de la cabaña. Tyltyl
súbitamente intranquilizado y asustado). ¿Qué es?
Mytyl: (Asustada) Es papá.
(Como tardan en abrir, la gruesa aldaba se levanta por sí misma rechinando; se entreabre la
puerta para dar paso a una viejecita, vestida de verde y cubierta con una caperuza roja. Es
gibada, coja, tuerta; los extremos de la nariz y el mentón se tocan; anda encorvada sobre su
bordón. No hay duda de que es un hada).
El Hada: ¿Tienen aquí la el Pájaro azul?
Mytyl: Tyltyl tiene un pájaro.
Tyltyl: Pero no puedo darlo.
El Hada: ¿Por qué?
Tyltyl: Porque es mío.
El Hada: Ciertamente, es una razón. ¿En dónde está ese pájaro? (Tyltyl mostrándole la
jaula. El Hada se pone sus gafas para examinar el pájaro). No me gusta; no es bastante azul.
Será preciso que vayan a buscarme ése que necesito.
Tyltyl: Pero yo no sé dónde está.
El Hada: Yo tampoco. Por eso hay que ir a buscarlo. Es para mi nieta, que está muy
enferma.
Tyltyl: ¿Qué es lo que tiene?
El Hada: No se sabe con certeza; ella quisiera ser dichosa.
Tyltyl: ¡Ah!...
El Hada: ¿Saben quién soy yo?
Tyltyl: Te pareces un poco a nuestra vecina, madame Berlingot...
El Hada: (Enfadándose de súbito) De ningún modo... ninguna relación hay... ¡Eso es
abominable!... Soy el hada Beryluna. No perdamos más tiempo en presentaciones, deben
partir enseguida.
Tyltyl: ¿Vendrás con nosotros?...
El Hada: Es imposible porque dejé la olla de los frijoles en la lumbre. Ya vístanse... (Los
niños obedecen y se visten rápidamente) Voy a ayudar a Mytyl.
Tyltyl: No tenemos zapatos.
El Hada: Eso no importa. Voy a darles un sombrerito maravilloso ¿En dónde están sus
padres?
Tyltyl: (Mostrando la puerta de la derecha) Allí están, se hallan durmiendo.
El Hada: ¿Qué hacían cuando llamé a la puerta?
Tyltyl: Jugábamos a comer pasteles.
El Hada: ¿Tienen los pasteles?... ¿En dónde están? (En la ventana) Pero si son los otros los
que comen!...
Tyltyl: Sí; pero como uno lo ve todo...
El Hada: ¿Tú no les tienes envidia?...
Tyltyl: ¿Por qué?
El Hada: Porque se lo comen todo. Me parece que hacen mal no dándote...
Tyltyl: Pues no, porque ellos son ricos... ¡Hum!... ¡Qué lindo en casa de ellos!...
El Hada: No es más bonito que en tu casa.
Tyltyl: ¡Uh!... Aquí es más negro, más pequeño, sin pasteles...
El Hada: ¿Cómo me ves?... (Silencio de Tyltyl) ¿Soy bonita o fea?... (Silencio embarazoso)
¿Soy joven o vieja?... ¿Tengo la nariz ganchuda y me falta un ojo?...
Tyltyl: ¿Quién lo vació?...
El Hada: (Cada vez más irritada) ¡Pero si no está vaciado!... ¡Insolente! ¡Miserable!... Es más
hermoso que el otro; más grande, más claro, es azul como el cielo... Es curioso lo que pasa
con los hombres... Desde la muerte de las hadas ya no ven del todo y ni siquiera lo
sospechan...
Tyltyl: ¡Oh! ¡Qué lindo sombrerito verde! ¿Qué es lo que así brilla?
El Hada: Es el gran Diamante que hace ver...
Tyltyl: ¡Ah!...
El Hada: Sí; cuando uno tiene el sombrero en la cabeza, se da vuelta un poco al Diamante,
de derecha a izquierda.
Tyltyl: ¿Y eso no hará mal?
El Hada: Por el contrario, se hace uno hada. Se ve al instante mismo lo que hay en las
cosas: el alma del pan, del vino, de la pimienta, del azúcar, por ejemplo. Ve, cuando uno lo
tiene así... una ligera vuelta le deja a uno ver el Pasado. Con una vueltecita más uno ve el
Porvenir. Es curioso y práctico y no causa ruido.
Tyltyl: Papá me lo quitará.
El Hada: No lo verá. Nadie podrá verlo mientras esté en tu cabeza. ¿Quieres ensayar?
(Pone a Tyltyl el sombrerito verde). Ahora da vuelta al Diamante..., una vuelta y después...
(Apenas Tyltyl ha hecho girar el Diamante un cambio súbito y prodigioso se opera en todas
las cosas. La vieja hada de pronto de hace una bella princesa maravillosa; los guijarros con
que se hallan construidos los muros de la cabaña se iluminan, azulean como zafiros, se
hacen transparentes, rutilan, deslumbran, al igual de las más preciosas piedras. El pobre
mobiliario se anima y resplandece; la mesa de madera blanca toma un aspecto tan grave, tan
noble, como una mesa de mármol; el cuadrante del reloj guiña el ojo y sonríe con agrado, se
escucha una deliciosa música. Mientras hablan así, la mágica transformación continúa y se
completa. Las almas de los Panes de cuatro libras, bajo la forma de peleles en traje de punto
color corteza de pan, aturdidos y empolvados de harina, se escapan de la artesa, trastabillan
en torno de la mesa, en donde se les acerca el Fuego, que salido del hogar en traje de punto
color azufre y bermellón, los persigue, desternillándose de risa).
Tyltyl: ¿Quiénes son?
El Hada: Son las almas de los Panes-de-cuatro-libras.
Tyltyl: ¿Y ese que huele tan mal?
El Hada: ¡Chitón! No hables tan alto; es el Fuego... y tiene mal carácter.
(Este diálogo no ha interrumpido la transformación mágica. El Perro y la Gata, arrojados al
pie del armario, lanzan simultáneamente un largo grito, desaparecen en una trampa y surgen
en su lugar dos personajes, de los cuales lleva el uno máscara de bulldog y el otro una
cabeza de gata. Inmediatamente el hombrecillo de máscara de bulldog – que en adelante
llamaremos el Perro – se precipita sobre Tyltyl, a quien abraza con violencia y anonada con
el ímpetu de sus caricias ruidosas, en tanto que la mujercita de máscara de gata –que
llamaremos simplemente la Gata-- se peina, se lava las manos y se alisa los bigotes antes de
acercarse a Mytyl).
El Perro: (Aullando, saltando, empujándolo todo, insoportable) ¡Diosito mío, buenos días! ¡Al
fin, al fin, ya puedo hablar! ¡Tenía tantas cosas que decirte! ¡Te amo, te amo! ¿Quieres que te
haga alguna gracia?
Tyltyl: ¡Tylo!
La Gata: (Acercándose a Mytyl y tendiéndole la mano ceremoniosamente y con
circunspección) ¡Buenos días señorita! ¡Qué linda que está usted esta mañana!
Mytyl: Buenos días, señora Tylita. (La abraza)
(Sin embargo, la transformación ha proseguido su curso; se ha puesto la Rueca a girar
vertiginosamente en un rincón, hilando espléndidos rayos de luz; la Fuente, en otro ángulo,
se pone a cantar con voz de tiple, y transformándose en fuente luminosa, inunda el artesón
de velos de perlas y de esmeraldas, a través de las cuales se lanza el alma del Agua,
semejante a una joven destilante, desgreñada, llorona, que va incontinenti a batirse con el
Fuego)
Tyltyl: ¿Y la señora empapada?
El Hada: No temas; es el Agua que sale del tubo.
(El Pilón de azúcar, puesto al pie del armario, crece, se alarga y desgarra su envoltura de
papel, de donde emerge un ser dulzón e hipócrita, vestido con una casaca por mitades
blanca y azul, el cual, sonriendo ingenuamente, avanza hacia Mytyl)
El Hada: ¡Si es el alma del azúcar!
Mytyl: ¿Tienes caramelos?
El Azúcar: Si cada dedo de mis manos es uno.
(La lámpara cae de la mesa, y tan pronto como cae, su llama se endereza y se transforma en
una luminosa virgen de incomparable belleza. Está vestida de largos velos transparentes y
deslumbrantes y se queda inmóvil en una especie de éxtasis)
El Hada: Ella es La Luz.
(No obstante, las cacerolas en los anaqueles giran como trompos holandeses, el armario de
ropa rechina sus batientes y comienza un magnífico desfile de telas color de luna y de sol,
entre las cuales harapos y andrajos no menos espléndidos descienden por la escala del
granero. Se oyen tres golpes bastantes rudos a la puerta de la derecha)
Tyltyl: (Asustado) ¡Es papá! ¡Nos ha oído!
El Hada: ¡Da la vuelta al Diamante! (Tyltyl hace girar vivamente el Diamante) Lo has hecho
girar muy bruscamente.
(El Hada vuelve a ser vieja, los muros de la cabaña extinguen sus esplendores, la Rueca se
detiene, etc; pero en la premura y en desorden general, mientras el Fuego corre locamente
en torno de la pieza buscando la chimenea, uno de los Panes-de-cuatro-libras, que no ha
podido encontrar sitio en la artesa, rompe en sollozos y lanza rugidos de espanto)
El Hada: ¿Todavía están aquí? ¡Dios mío! Debo decirles la verdad; todos los que acompañen
a los dos niños morirán al fin del viaje.
La Gata ¿Y los que no los acompañen?
El Hada: Sobrevivirán algunos minutos.
La Gata: (Al Perro) Ven, entremos en la trampa.
El Perro: ¡No, no! ¡Yo no quiero! ¡Quiero acompañar al diosito!
La Gata ¡Imbécil!
(Tocan de nuevo la puerta. Todos intentan regresar a su sitio de origen excepto el Perro y La
Luz.)
El Hada: ¿Les gustaría más continuar viviendo en sus viles cajas, que acompañar a los
9niños que van a buscar el Pájaro?
Todos: (A excepción de Perro y de La Luz.) ¡Sí! ¡sí! ¡En seguida! ¡Mi tubo! ¡Mi artesa! ¡Mi
chimenea! ¡Mi trampa!
El Hada: (A La Luz, que mira meditabunda los restos de su lámpara) ¿Y tú luz, qué dices a
esto?
La Luz: Acompañaré a los niños.
El Perro: (Aullando de alegría) ¡Yo también! ¡Yo también!
(A la puerta de la derecha se oyen golpes violentos)
.
El Hada: Escapemos por la ventana. (Al Pan) Tú toma la jaula.
(La ventana se alarga bruscamente como una puerta. Salen todos; después la ventana toma
su forma primitiva y se cierra inocentemente. El cuarto vuelve a hallarse a oscuras y las dos
camitas sumergidas en la sombra. La puerta de la derecha se entreabre)
TELÓN

ACTO II
SEGUNDO CUADRO
EN CASA DEL HADA
Columnas de mármol claro con capiteles de oro y plata, escaleras, pórticos,
balaustradas, etc. Entran por el fondo, a la derecha, suntuosamente vestidos, la Gata, el
Azúcar y el Fuego. Salen de un departamento de donde emanan rayos de luz: la
guardarropía del Hada. La Gata se ha echado una gasa ligera sobre su traje de seda negra,
el Azúcar lleva traje de seda mitad blanco y mitad tierno, y el Fuego con su tocado de
penachos multicolores, con un amplio manto carmesí plegado de oro. Atraviesan toda la sala
y descienden al primer plano, a la derecha, donde la gata los reúne bajo un pórtico
La Gata: Por aquí. ¿Escucharon decir al Hada que el fin de este viaje sería también el de
nuestra vida? Hay que prolongarla tanto como sea posible.
El Pan: ¡Bravo, bravo!
La Gata: Escúchenme. Nosotros los aquí presentes, animales, cosas y elementos,
poseemos un alma que el Hombre no conoce todavía. Por eso conservamos un resto de
independencia; mas si se apoderan del Pájaro Azul, todo lo sabrá, todo lo verá y quedaremos
por completo a su antojo. Tenemos que impedir a todo trance el encuentro de este pájaro,
aunque para ello debiésemos poner en peligro la vida misma de los niños.
El Perro: ¡Esto es tonto! ¡Existe el Hombre, eso es todo! ¡Hay que obedecerle y hacer todo lo
que él quiere!
El Pan: ¡Bravo, bravo!
(Por la derecha entran el Hada y La Luz seguidas de Tytyl y Mytyl)
El Hada: Los niños visitarán esta noche a sus abuelos. Puede que el Pájaro Azul se esconda
en el Pasado, en su casa...
Mytyl: Tengo hambre.
Tyltyl: Yo también.
El Hada: (Al Pan) Abre tu traje turco y dales una rebanada de tu sabroso vientre.
(El Pan abre su traje, saca su cimitarra y
corta de su vientre dos tajadas que ofrece a los niños)
El Azúcar: (Aproximándose a ellos) Les daré algunos caramelos
(Uno a uno rompe los cinco dedos de su mano izquierda y se los obsequia)
Mytyl: ¿Qué hace? Se quiebra todos los dedos. (Chupando uno de los dedos): ¡Qué rico!
¿Tienes muchos acaso?
El Azúcar: (Modesto) Sí, cuantos quieras.
El Hada: Tenemos que irnos
Tyltyl: ¿Viene la Luz con nosotros?
La Luz: No; a mí no me han invitado.
Tyltyl: Bueno... ¿Por dónde hay que ir?
El Hada: Por aquí. En el “País del Recuerdo”. Cuando hayas dado vuelta al Diamante,
verás un gran árbol con un rótulo que te mostrará que has llegado. Pero no olviden que
ambos deben regresar al cuarto para las nueve. Puede ser peligroso si llegan retrasados.
¡Hasta pronto!
(Llamando a la Gata, al Perro, a La Luz, etc)
Por aquí. Y los niños por ahí.
(El Hada con La Luz, los animales, etc., salen por la derecha; por la izquierda salen los
niños)
TELÓN


TERCER CUADRO
EL PAÍS DEL RECUERDO
(Niebla espesa, de donde emerge, a la derecha, en el primer plano, el tronco de
una gruesa encina con un rótulo; claridad lechosa, difusa, impenetrable.
Están al pie de la encina Tyltyl y Mytyl)
Tyltyl: Aquí está el árbol.
Mytyl: Bueno, ¿Y dónde están nuestros abuelos?
Tyltyl: Detrás de la niebla. Vamos a ver.
(Se ha puesto en movimiento la bruma: se aligera, se ilumina, se dispersa, se evapora.
Luego, en una luz, cada vez más transparente, se descubre, bajo una bóveda de verdura,
una risueña casilla de campesino cubierta de trepadoras plantas. Abiertas están las ventanas
y la puerta. Se ven colmenas bajo un alero, macetas de flores sobre el alféizar de las
ventanas, una jaula en donde un mirlo duerme, etc. Cerca de la puerta, un banco, sobre el
cual, sentados, profundamente dormidos, se hallan un viejo campesino y su mujer, el abuelo
y la abuela de Tyltyl. Éste los reconoce enseguida)
Tyltyl: ¡Son ellos!
Mytyl: (Palmoteando las manos) ¡Sí, sí, son ellos! ¡Son ellos!
(La Abuela Tyl abre los ojos, endereza la cabeza, se estira, lanza un suspiro, mira al Abuelo
Tyl, que también despierta lentamente de un sueño)
La Abuela Tyl: Creo que veremos a nuestros nietos.
El Abuelo Tyl: De seguro piensan en nosotros. No, no; están aún muy lejos. Me siento débil
todavía.
Abuela Tyl: Te digo que están ahí. He recuperado ya toda mi fuerza.
Tyltyl y Mytyl: (Saliendo precipitadamente de detrás de la encina) Aquí estamos abuelitos.
Abuelo Tyl: Ves. ¿Qué te decía yo? Estaba seguro de que vendrían hoy.
Abuela Tyl: ¡Tyltyl! ¡Mytyl
(Esforzándose por correr hacia los niños, no pueden y los niños llegan primero a su
encuentro. Abuelos y nietos se abrazan locamente)
Abuela Tyl: Sí, sí. Primero conmigo. ¿Cómo están papá y mamá Tyl?
Tyltyl: Muy bien, abuela. Dormían cuando salimos. ¿Y ustedes dónde estaban?
Abuela Tyl: Aquí, siempre esperando una visita de los que viven. ¡Vienen tan rara vez!
Tyltyl: Pero no hemos venido
Abuela Tyl: ¿Pero han pensado en nosotros?
Tyltyl: Sí.
Abuela Tyl: Pues bien, cada vez que piensan en nosotros, nos despertamos y los volvemos
a ver.
Tyltyl: ¿Duermen todo el tiempo?
Abuelo Tyl: Sí, es bueno dormir cuando la vida ha concluido. Pero es agradable despertarse
de cuando en cuando.
Tyltyl: Entonces, ¿no están muertos de verdad?
Abuelo Tyl: ¡Qué torpes son allá arriba!
Tyltyl: ¿Se está bien aquí?
Abuelo Tyl: Sí; no está mal
Tyltyl: (Mirando ya al abuelo, ya la abuela) No has cambiado nada, abuelo... Ni abuela
tampoco. De hecho, están más hermosos. ¡Aquí todo es lo mismo, todo está en su lugar!
Mytyl: ¡Y aquí está el viejo mirlo! ¿Canta todavía?
(Se despierta el mirlo y se pone a cantar a voz en cuello).
Tyltyl: ¡Pero, si es azul!... ¡Si es él, el Pájaro Azul que debo llevarle al Hada!
Abuelo, abuela, ¿Me lo dan?
Abuela Tyl: ¿De qué nos sirve aquí? Sólo sabe dormir. Nunca se le oye. Llévenselo, mis
niños.
Tyltyl: Lo pondré en mi jaula.
(Corre a él, trae la jaula y encierra al mirlo)
Y mis hermanitas que murieron, ¿están aquí?
Mytyl: ¿Y dónde están mis tres hermanitos que habían enterrado?
14(Al decir estas palabras, siete niños de tamaños desiguales, ordenados como en una flauta
de Pan, salen de la casa uno a uno)
Abuelo Tyl: ¡Aquí están, aquí están!
(Tyltyl y Mytyl corren al encuentro de los niños, se atropellan,
se abrazan, bailan, se atorbellinan y lanzan gritos de alegría)
Tyltyl: ¡Pierrot, Roberto!
Mytyl: ¿Y Magdalena?... ¡Aquí estás Paulina! ¡Te extrañé Juanita!
Tyltyl: ¡Qué bonito aspecto tienen, qué gordos y qué lucientes están! ¡Qué bellas mejillas!
Parecen bien alimentados.
Abuela Tyl: Están mejor desde que no viven. Ya no hay nada que temer; nunca se está
enfermo, ni se tienen inquietudes. (El reloj dentro de la casa da las ocho. Abuela Tyl
estupefacta) ¿Qué es eso?
Abuelo Tyl: No lo sé. He perdido la costumbre. Dio ocho golpes.
Tyltyl: Me espera la Luz hasta las nueve menos cuarto. Es por el Hada. Esto es muy
importante. Me marcho.
Abuela Tyl: ¡No nos dejen así, en el momento de la cena!
(Sacan la mesa, la preparan delante de la puerta, traen platos, cubiertos, etc.; todos ayudan)
Tyltyl: Puesto que tengo el Pájaro Azul... ¡Adelante!
(Se ha encendido la lámpara y servido la sopa. Los abuelos y los niños siéntanse en torno de
la comida entre las sacudidas, bocados, gritos y risas de alegría).
Abuela Tyl: Bueno, bueno. Un poco de calma. Todavía estás mal educado y vas a romper el
plato.
Tyltyl: (Se alza a medias sobre su escabel) ¡Quiero más todavía, más!
(Alcanza y trae para sí la sopera, que se riega sobre la mesa, y de allí
sobre la rodilla de los convidados; gritan y aúllan quemados)
Abuela Tyl: ¡Ya ves! Te lo había dicho.
Abuelo Tyl: (Dando a Tyltyl una palmada sonora) ¡Aquí tienes!
Tyltyl: (Desconcertado por un momento, lleva en seguida la mano a la mejilla con arrebato)
¡Abuelito, así eran los golpes que tú dabas cuando vivías! (Ve el reloj, se sobresalta): ¡Las
ocho y media!
(Tira la cuchara)
Mytyl: ¡Apenas tenemos tiempo!
Tyltyl: (Tomando su jaula y abrazando a todo el mundo de prisa y a la redonda) Adiós,
abuelo. Adiós, abuela. ¡Adiós, hermanos, hermana! volveremos cuando sea posible.
Los Hermanos y Hermanas Tyl: ¡Adiós!
(Todos agitan los pañuelos mientras Tyltyl y Mytyl, lentamente, se alejan. Pero ya, durante
las últimas réplicas, la niebla del principio se ha modificado gradualmente y el sonido de las
voces se ha debilitado, de manera que al fin de la escena todo ha desaparecido en la bruma,
y en el momento que cae el telón Tyltyl y Mytyl vuelven a encontrarse solos, visibles bajo la
grande encina. Mirando al pájaro en la jaula).
Tyltyl: ¡El pájaro no es azul! ¡Se ha vuelto negro!
TELÓN


ACTO III
CUARTO CUADRO
EL PALACIO DE LA NOCHE
Una vasta y prodigiosa sala de magnificencia austera, rígida, metálica y sepulcral, que da la
impresión de un templo griego o egipcio, cuyos arquitrabes, columnas, lozas, cuyos
ornamentos todos fuesen de mármol negro, de oro y de ébano. La sala tiene forma de
trapecio. Gradas de basalto, que ocupan todo el ancho del templo, lo dividen en tres planos
sucesivos que se levantan gradualmente hacia el fondo. A derecha e izquierda, entre las
columnas, puertas de bronce sombrío. Hacia el fondo, monumental puerta de bronce. Una
claridad difusa, que parece emanar de los mismos mármoles y ébanos, es lo único que
ilumina el palacio
(Al levantarse el telón, La Noche, en figura de mujer bellísima, cubierta de largos
vestidos negros, está sentada en las gradas del segundo plano, entre dos niños, de
los cuales uno, desnudo como el Amor, sonríe en sueños, mientras el otro permanece
de pie cubierto por un velo desde la cabeza hasta los pies)
La Noche: ¡Señor, Señor! ¡En qué tiempos vivimos! No tengo ya un minuto de reposo. Desde
hace algunos años ya no comprendo al Hombre. ¿A dónde quiere llegar? ¿A caso es preciso
que lo sepa todo?
La Gata: Lo sé, madre, lo sé; son duros los tiempos y estamos solas luchando contra el
hombre.
La Noche: (Poniendo atención a un ruido de fuera) ¿Qué oigo? ¿Son varios?
(Por la derecha, en el primer plano, entran tímidamente Tyltyl, Mytyl, el Pan, el Azúcar y el
Perro)
La Gata: (Precipitándose al encuentro de Tyltyl) Por aquí, por aquí amito mío. He prevenido
a la Noche, que está encantada de recibirlos.
Tyltyl: Buenos días, señora Noche.
La Noche: (Resentida) Aquí no existe el día.
Tyltyl: (Mortificado) Perdón, señora. Yo no lo sabía. (Mostrando con el dedo a los niños).
¿Son sus dos muchachitos? Qué simpáticos son.
La Noche: Sí, aquí está el Sueño.
Tyltyl: ¿Por qué está tan gordo?
La Noche: Porque duerme bien.
Tyltyl: ¿Y el otro que se esconde?
La Noche: Es la hermana del Sueño. Vale más no nombrarla. La Gata acaba de decirme que
vienen a buscar el Pájaro Azul.
Tyltyl: Sí, señora ¿Dónde está?
La Noche: No sé nada, amiguito; lo que puedo afirmar es que no está aquí. Yo no lo he visto
nunca.
Tyltyl: Sí, sí, la Luz me dijo que está aquí. Deme las llaves
La Noche: Pero, amiguito, tú comprendes que no puedo entregar mis llaves al primero que
llega.
Tyltyl: Tienes que dármelas. Lo sé.
La Noche: ¿Quién te lo dijo?
Tyltyl: La Luz.
La Noche: ¡Otra vez la Luz! ¡Y siempre la Luz! ¿Quién la mete en todo esto?
Tyltyl: (Tocando su sombrero) Si no me las da giraré el Diamante...
La Noche: (Resignándose a lo inevitable) En fin... Aquí está la que abre todas las puertas de
la sala. Si te sucede algo yo no respondo.
El Pan: (Muy inquieto ¿Es esto peligroso?
La Noche: ¿Peligroso? Tengo allí encerrado todos los males del mundo. Bastante trabajo
tuve para encerrarlos ahí con la ayuda del Destino.
El Pan: En caso de peligro, ¿Por dónde se puede huir?
La Noche: No hay medio de huir.
(Da vuelta a la llave y entre abre prudentemente la puerta. Inmediatamente se escapan cinco
o seis Espectros, de formas diversas y extrañas, que se diseminan por todas partes. El Pan,
asustado, tira la jaula y va a esconderse en el fondo de la sala, mientras La Noche,
espantando a los Espectros, grita a Tyltyl)
La Noche: ¡Pronto! ¡Pronto! ¡Cierra la puerta! ¡Todos escaparían y no podríamos volver a
atraparlos! Se hastían allá adentro desde que el Hombre no les toma en serio. (Espantan a
los Espectros, esforzándose, con la ayuda de un látigo formado de serpientes, por
conducirlos a la puerta de su prisión). ¡Ayudadme! ¡Por aquí!... ¡Por aquí!...
Tyltyl: (Al Perro) ¡Ayúdala, Tylo, anda pues!...
El Pan: (Desde el fondo de la sala) Aquí... ¡Estoy cerca de la puerta para impedirles salir!
(Como uno de los Espectros se dirige a ese lado, el Pan a todo correr,
lanzando aullidos de espanto)
Tyltyl: (Yendo a la otra puerta) ¿Qué hay detrás de está?
La Noche: Son las Enfermedades.
(Tyltyl abre la puerta de par en par. Nada aparece)
Tyltyl: ¿No salen?
La Noche: Te lo había dicho, casi todas están padeciendo y desalentadas. Los médicos no
son benévolos con ellas. Entra, pues, un instante y verás.
(Tyltyl entra en la caverna y vuelve a salir en seguida)
Tyltyl: El Pájaro Azul no está allí. (Se cierra la puerta y se dirige a otra) ¿Qué hay aquí?
La Noche: Son las Guerras. Son ahora más terribles y poderosas que nunca.
Tyltyl: (Con mil precauciones entorna la puerta de modo que quede una pequeña rendija por
donde pueda echar una mirada. Inmediatamente se encoje exclamando) ¡Pronto, pronto!
¡Empujen pronto! Me han visto y vienen todas ¡Abren la puerta! ¡Son enormes, espantables!
¡Creo que no tienen el Pájaro Azul!
La Noche: Se lo comerían en seguida. Pues bien ¿Tienes bastante con eso? Ya ves cómo
nada se puede hacer.
Tyltyl: Vamos a la siguiente. ¿Qué hay?
La Noche: Aquí encierro las Tinieblas y los Terrores.
Tyltyl: (Entreabriendo la puerta con cierta desconfianza. Mirando hacia el fondo de la
caverna) ¡Oh, qué espantosas son!
La Noche: Vuelve a cerrar la puerta para que no se enojen
Tyltyl: (Yendo a la puerta siguiente) Está es más sombría. ¿Qué hay aquí?
(Entre abriendo con precauciones inauditas y asomándose tímidamente por la abertura).
¡Oh! ¡Cuánto frío! ¡Me arden mis ojos!
La Noche: ¿Qué pasa?
Tyltyl: (Trastornado) ¡No sé, era espantoso!
La Noche: De seguro era el Silencio.
Tyltyl: Sí, no lo hubiera creído. No lo había visto nunca. Y tengo las manos heladas.
La Noche: Y será peor si aún continúas.
Tyltyl: (Yendo a la siguiente puerta) ¿Y ésta? ¿Es tan terrible?
La Noche: No, hay un poco de todo. Aquí pongo las Estrellas sin empleo, mis Perfumes
personales, Gusanos luminosos, el Rocío...
(Tyltyl abre la puerta de par en par. Inmediatamente las Estrellas, bajo la forma de bellas
jóvenes, veladas de luces de colores, se escapan de su prisión, se esparcen en la sala y
forman sobre las gradas y alrededor de las columnas graciosas rondas bañada de una
especie de luminosa penumbra. Los Perfumes de la Noche, casi invisibles, los Fuegos
fatuos, las Luciérnagas y el Rocío transparente se juntan a ellas; mientras que el canto de los
Ruiseñores, saliendo en ondas de la caverna, inundan el nocturno palacio. Poco después
huyen de espanto las Estrellas, los Perfumes, etc, que se precipitan en la caverna, que se
vuelve a cerrar tras ellos. Al mismo tiempo se extingue el canto de los Ruiseñores. Tyltyl se
acerca a la puerta del fondo).
La Noche: (Gravemente) No abras ésta.
Tyltyl: ¿Por qué? ¿Allí es donde se oculta el Pájaro Azul, verdad?
La Noche: (Maternalmente) Escúchame, hijo mío. He sido buena y complaciente. He hecho
por ti lo que por nadie había hecho hasta aquí. Te he entregado todos mis secretos. Desiste
por favor, no quiero que te pierdas. Porque ninguno de ninguno de aquellos que la han
abierto, ha vuelto a ver la luz del día.
Tyltyl: Yo debo abrirla.
(Pone la llave en la cerradura. Un grito de pavor se alza en el otro extremo de la sala en
donde se refugiaron los fugitivos. Apenas la llave toca la puerta, cuando sus altos batientes
se abren por el medio, se deslizan lateralmente y desaparecen a derecha e izquierda, en el
espesor de los muros, descubriendo de súbito, irreal, infinito, inefable, el más inesperado de
los jardines de ensueño y de luz nocturna, en donde entre las estrellas y planetas, iluminando
todo lo que tocan, volando sin cesar de pedrerías en pedrerías, de rayos de luna en rayos de
luna, mágicos pájaros azules evolucionan perpetua y armoniosamente hasta en los confines
del horizonte, innumerables hasta el punto de que parecen ser el aliento, la atmósfera
azulada, la sustancia misma del jardín maravilloso. Tyltyl, deslumbrado desconcertado de pie
en la luz del jardín)
Tyltyl: ¡Oh! ¡El cielo! (Volviéndose hacia los que huyeron). ¡Venid pronto! ¡Aquí están! ¡Son
ellos! ¡Son ellos! ¡Son ellos! Al fin los tenemos.
Mytyl: (Rodeada de pájaros azules) Ya atrapé siete.
Tyltyl: La Luz nos espera. Estará contenta. Por aquí, por aquí.
(Se van del jardín, con las manos llenas de pájaros que se debaten atravesando la sala en
medio del azoramiento de las Alas de Azul; salen a la derecha, por donde entraron, seguidos
del Pan y del Azúcar, que no ha cogido pájaros. La Noche y la Gata, que han quedado solas,
suben por el fondo y miran con ansiedad hacia el jardín)
La Noche: ¿No lo tienen?...
La Gata: No. No lo pudieron alcanzar, estaba demasiado alto.
(Cae el telón. A poco, ante el caído telón, entran simultáneamente: por la izquierda, la Luz;
por la derecha, Tyltyl, Mytyl y el Perro, corriendo, cubiertos con los pájaros que acaban de
capturar. Pero ya estos parecen inanimados, y con la cabeza pendiente y las alas rotas tan
sólo son en sus manos inertes despojos)
Tyltyl: ¿Quién los mató? ¡Soy muy desgraciado!
(Oculta la cabeza bajo el brazo y parece agitado por los sollozos.)
La Luz: (Oprimiéndolo maternalmente entre sus brazos) ¡No llores, hijo mío! Encontraremos
al que puede vivir en plena luz
El Perro (Mirando a los pájaros muertos) ¿Se les puede comer?
(Salen por la izquierda)
TELÓN

QUINTO CUADRO
LA SELVA
(Una selva. Es de noche. Claridad lunar. Viejos árboles de diversas especies:
particularmente, una encina, un haya, un olmo, un álamo, un abeto, un ciprés, un tilo, un
castaño, etc. Entra la Gata)
La Gata: (Saludando a los árboles a la redonda) ¡Salud a todos los árboles!
Murmullo de los follajes: ¡Salud!
La Gata: ¡Éste es un gran día! Nuestro enemigo acaba de liberar nuestras energías y de
entregarse a sí mismo. Es Tyltyl, el hijo del leñador, que les ha hecho tanto mal. Busca al
Pájaro Azul que ocultan al Hombre desde el principio del mundo, único que conoce nuestro
secreto. Podemos quedarnos a la merced del Hombre. (Murmullo en las hojas) ¡Aquí están!
(Se oye alejarse los redobles de tambor. Entran Tyltyl, Mytyl y el Perro)
Tyltyl: ¿Aquí es?
La Gata: (Obsequiosa, melosa, solícita, se precipita al encuentro de los niños) ¡Ah! ¡Aquí
estás amito mío! ¡Qué buen aspecto tienes y qué lindo estás esta tarde! Me adelanté para
anunciar nuestra llegada. Todo va bien. Pero, ¿Por qué has traído al Perro?
Tyltyl: No pude deshacerme de él.
El Perro: ¿Quieres que me haga el tonto, diosito?
La Gata: ¡Dale algunos bastonazos en la nariz; de veras es insoportable!
Tyltyl: Vamos. Está bien. Ya basta. (Al Perro) ¡Vete!
La Gata: ¡Que idiota! No perdamos tiempo. ¡Da vuelta al diamante!
(Tyltyl da vueltas al Diamante. Inmediatamente un largo estremecimiento agita las ramas y
las hojas. Los troncos mis antiguos y los más imponentes se entreabren para dar paso al
alma que cada uno de ellos encierra. El aspecto de estas almas difiere según el aspecto y el
carácter del árbol que representan. La del Olmo, por ejemplo, es una especie de gnomo
asmático, ventrudo, caprichoso; la del Tilo, es plácida, familiar, jovial; la del Haya, elegante y
ágil; la del Abedul, blanca, reservada, inquieta; la del Sauce, achaparrada, desgreñada,
quejumbrosa; la del Abeto, larga, rendida, taciturna; la del Ciprés, trágica; la del Castaño,
pretenciosa, un tanto snob; la del Álamo, alegre, traviesa, locuaz. Salen las unas lentamente
de su tronco, entorpecidas, estirándose, como después de una cautividad o de un sueño
secular. Las otras se desprenden de un salto, vivas, presurosas, y todas vienen a colocarse
en torno de los niños, procurando quedar en la proximidad del árbol de que han nacido)
El Álamo: (Allegándose primero) ¿De dónde vienen? ¿Quién es? ¿Quiénes son? (Al Tilo,
que avanza fumando tranquilamente su pipa). ¿Los conoces tú, padre Tilo?
El Tilo: No me acuerdo de haberlos visto.
(Avanza el Encino con lentitud; está fabulosamente viejo, coronado de muérdago y vestido
con un largo traje verde, bordado de musgo y de liquen. Está ciego; su barba blanca flota al
viento. Apoyándose con una mano en un bastón nudoso y con la otra en un joven Encinillo
que le sirve de guía. El Pájaro Azul está posado sobre su espalda; a su aproximación hay
movimiento de respeto entre los árboles, que se enfilan y se inclinan)
Tyltyl: ¡Tiene el Pájaro Azul! ¡Pronto!¡Dámelo!
Los Árboles: ¡Silencio!
La Gata: (A Tyltyl) ¡Es el Encino!
El Encino: (A Tyltyl) ¿Quién eres tú?
Tyltyl: Tyltyl, señor. ¿Cuándo podré tomar el Pájaro Azul?
El Encino: ¿Tyltyl, el hijo del leñador?
Tyltyl: Sí, señor.
El Encino: Tu padre nos ha hecho mucho mal... En mi sola familia ha dado muerte a 600 de
mis hijos, a 475 tíos y tías, a 1.200 primos y primas, a 380 nueras y a 1.200 biznietos.
Tyltyl: Yo no sé, señor. No lo ha hecho intencionadamente.
El Encino: ¿Qué vienes a hacer aquí y por qué has hecho salir de sus moradas a nuestras
almas?
Tyltyl: Señor, le pido perdón por haberles incomodado. Fue la Gata quien me dijo que iban a
revelarnos en dónde se halla el Pájaro Azul. Es para la nieta del Hada Beryluna, que está
muy enferma.
El Encino: (A los árboles) El niño puede apoderarse de nuestro Pájaro Azul, arrancándonos
así el secreto que guardamos desde el origen de la Vida. Ahora bien, conocemos bastante al
Hombre para no abrigar duda acerca de la suerte que nos reserva cuando se halle en
posesión de este secreto. El momento es grave; preciso es que desaparezca el niño antes
que sea demasiado tarde.
El Perro: (Rondando en torno del Encino mostrando sus colmillos) ¿Has visto mis dientes,
viejo tullido?
La Gata: (Quedo a Tyltyl) Sería más prudente encadenarlo, si no, hará tonterías; se
disgustarán los Árboles, y todo acabará mal. Justamente allí viene la Yedra, que avanza con
sus sólidos lazos.
Tyltyl: Señora Yedra, ¿Querrá usted encadenarle?
La Yedra: (Aproximándose muy tímidamente al Perro) ¿No morderá?
El Perro: (Arrastrándose a los pies de Tyltyl, agitando la cola) ¿Qué quieres que haga diosito
mío?
Tyltyl: ¡Acostarte, echarte de bruces! Obedece a la Yedra. Déjate agarrotar; si no...
El Perro: (Gruñendo entre dientes mientras la Yedra lo agarrota) ¡Hilacha!
¡Cuerda de
ahorcados! ¡Amarra de terneros! ¡Cadena para puercos! Diosito mío, mira. Me tuerce las
patas. ¡Me estrangula!
El Encino: Que se le amarre sólidamente allá, detrás de mi tronco, en mi gruesa raíz.
¡Veremos luego lo que conviene hacer con él! (La Yedra, auxiliada del Álamo, lleva al Perro,
detrás del tronco del Encino). Por primera vez nos es dado juzgar al Hombre y hacerle sentir
nuestro poder. No creo que después del mal que nos ha hecho, después de las monstruosas
injusticias que hemos sufrido, quede la menor duda de la sentencia que le espera.
Todos los Árboles: ¡No! ¡No! ¡No! ¡No hay duda! ¡La horca! ¡La muerte! ¡Hay demasiada
injusticia! ¡Abusó demasiado! ¡Hace largo tiempo! ¡Que se le reviente! ¡Que se le coma! ¡En
seguida! ¡En seguida!
Tyltyl: (Sacando el cuchillo de su bolsa) ¿Se las quieren ver conmigo?
(Los demás Árboles, lanzando un grito de espanto a la vista del cuchillo, el arma misteriosa
es irresistible del Hombre, se interponen y detienen al Encino)
Los Árboles: ¡El cuchillo! ¡Tened cuidado! ¡El cuchillo!
El Encino: (Agitándose). ¡Déjenme! ¡Qué me importa! ¡El cuchillo o el hacha! ¿Quién me
retiene? ¡Bah!
(Tyltyl se alza sobre una rodilla blandiendo su cuchillo, defendiendo como mejor puede a su
hermanita, que lanza alaridos de angustia. Viéndolo volcado a medias, todos los Árboles se
acercan y tratan de darle golpes. La oscuridad se produce súbitamente. Tyltyl,
desconcertadamente, pide auxilio)
Tyltyl: ¡A mí! ¡Tylo! ¿En dónde está la Gata? ¡Tylita! ¡Vengan!
La Gata: (Hipócritamente alejada) No puedo. Acabo de maltratarme la pata.
Tyltyl: (Parando los golpes y defendiéndose lo mejor posible) ¡A mí! ¡Tylo! ¡No puedo más!
¡Son muchos! ¡No puedo más!
(Arrastrando los lazos rotos, el Perro salta de detrás del tronco del Encino, y empujando
Árboles se pone delante de Tyltyl, a quien defiende con rabia)
El Perro: (Distribuyendo enormes mordiscos) ¡Aquí estoy! ¡Aquí estoy, diosito mío! ¡No
tengas miedo!
(Sigue la lucha. Entra La Luz, a medida que la Aurora se levanta sobre la selva.)
La Luz: ¿Qué sucede? ¡Pero no lo sabías! ¡Da vuelta al Diamante! Regresarán al Silencio y
a la oscuridad y tú no verás sus sentimientos.
(Tyltyl da vuelta al Diamante. En seguida las almas de todos los Árboles se precipitan en los
troncos, que se vuelven a cerrar. La Selva queda otra vez inocente. Tyltyl, asombrado, mira
en torno de sí)
Tyltyl: ¿En dónde están? ¿Qué tenían? ¿Estaban locos?
La Luz: No, si son siempre así; pero esto no se sabe, porque no se ve. Te lo había dicho: es
peligroso despertarles cuando yo no estoy presente.
La Gata: (Hipócritamente) Madrecita, me hirieron muy pronto.
(Salen todos)
TELÓN


Acto IV

SEXTO CUADRO

EL CEMENTERIO
(Es de noche. Claridad lunar. Un cementerio de campo. Numerosas tumbas. Montones de
césped, cruces de manera, losas funerarias, etc)
Mytyl: ¿En dónde están los muertos?
Tyltyl: Aquí, bajo del césped, bajo estas grandes piedras.
Mytyl: ¿Todo el año están aquí?
Tyltyl: Sí.
Mytyl: (señalando las losas) ¿Estas son las puertas de sus casas?
Tyltyl: Sí. Sólo a media noche pueden salir
Mytyl: ¿Salen cuando llueve?
Tyltyl: Cuando llueve se quedan en su casa.
Mytyl: ¿Es bonita su casa?
Tyltyl: Se dice que es muy estrecha.
Mytyl: ¿Y de qué viven?
Tyltyl: Comen raíces.
Mytyl: ¿Los veremos?
Tyltyl: Sí, pero no hablan, no tienen nada que decir.
Mytyl: ¿Cuándo veremos al Pájaro Azul?
(Suenan los doce golpes de media noche. Tyltyl da vuelta al Diamante.)
Mytyl: ¡No, no¡ ¡no lo hagas!
Tyltyl: Cierra los ojos.
(Tyltyl da vuelta al Diamante. Un terrorífico minuto de silencio y de inmovilidad, después de lo
cual, lentamente, las cruces vacilan, se entreabren las sepulturas, las losas se levantan)
Mytyl: (Acurrucándose al lado de Tyltyl) ¡Salen! ¡Aquí están!
(Luego, de todas las tumbas abiertas sube gradualmente una florescencia endeble y tímida,
al principio como un vapor de agua, después blanca y virginal y cada vez más densa, cada
vez más alta, superabundante y maravillosa, que poco a poco, irresistiblemente, invadiendo
todas las cosas, transforma el Cementerio en una especie de jardín nupcial de hadas, sobre
el cual no tardan en levantarse los primeros rayos del alba. Tiembla el rocío, se abren las
flores, murmura el viento, en las hojas zumban las abejas, los pájaros se despiertan e
inundan el espacio con las primeras embriagueces de sus himnos al sol y a la vida.
Estupefactos, deslumbrados, Tyltyl y Mytyl, agarrados de las manos, dan algunos pasos
entre las flores, buscando la huella de las tumbas)
Mytyl: (Buscando en el césped) ¿en dónde están los muertos?
Tyltyl: (Buscando también) No hay muertos.
TELÓN


SÉPTIMO CUADRO
LOS JARDINES DE LA DICHA
Cuando se levanta el telón, se descubre en los primeros planos los jardines, una especie de
terraza formada por altas columnas de mármol, entre las cuales, disimulando el fondo, están
tendidos pesados paños de color púrpura, sostenidos por rodajes de oro. Recuerda la
arquitectura los momentos más sensuales y más suntuosos del renacimiento veneciano o
flamenco (Veronés y Rubens). Guirnaldas, cuernos de abundancia, franjas, vasos, estatuas,
dorados prodigados por todas partes. En medio una maciza y fantástica mesa de plata
sobredorada, acumulada de candelabros, cristales, vajilla de oro y plata y sobrecargada de
manjares fabulosos. En torno de la mesa comen, beben, aúllan, cantan, se agitan, se
revuelcan o se duermen entre las carnes los frutos milagrosos, los jarros y las ánforas
volcadas, los más groseros goces de la tierra. Son enormes, inverosímilmente obesos y
rubicundos, cubiertos de terciopelos y brocados, coronados de oro, perlas y pedrería. Bellas
esclavas traen sin cesar platos empenachados y brebajes espumantes. Música vulgar,
hilarante y brutal donde los cobres dominan. Una luz pesada y roja ilumina la escena.
Tyltyl, Mytyl, el Perro, el Pan, el Azúcar, al principio bastante tímidos, se juntan a la derecha,
en el primer plano, alrededor de La Luz. La Gata, sin decir nada, se dirige hacia el fondo,
igualmente a la derecha, alza una cortina sombría y desaparece.
La Luz: Aquí se encuentran los más Groseros Goces de la Tierra. Posible es, aunque muy
poco probable, que el Pájaro Azul se halle extraviado entre ellos. Por eso no des vuelta al
Diamante todavía.
Tyltyl: ¿Se puede uno acercar?
La Luz: Ciertamente. No son malvados, aunque sí vulgares, y de ordinario, bastante mal
educados.
Mytyl: ¡Qué hermosos pasteles tienen!
(Una docena de los más Groseros Goces se levantan de la mesa y avanzan penosamente,
sosteniendo su vientre hacia el grupo de los niños)
La Luz: Probablemente van a invitarte a comer. No aceptes, no aceptes nada, por temor de
olvidar tu misión.
Tyltyl: ¡Cómo! ¿Ni un solo pastelillo? ¡Tienen el aspecto de tan buenos, tan frescos, tan bien
azucarados, adornados de frutas confitadas y deslumbrantes de crema!
La Luz: Rehúsa cortésmente, pero con firmeza. Aquí están.
Los Más Groseros Goces: (Tendiéndole la mano a Tyltyl) ¡Buenos días, Tyltyl!
Tyltyl: (Asombrado) ¿Me conoces? ¿Quién eres?
El Grosero Goce: Soy el más grosero de los Goces, el Goce-de-ser-rico, y vengo a pedirles
en nombre de mis hermanos, a ti y a tu familia, que coman todo lo que quieran. Aquí está mi
yerno, el Goce-de-ser-propietario, con el vientre en forma de pera. Aquí está el Goce-de-la-
vanidad-satisfecha. (El Goce-de-la-vanidad-satisfecha saluda con semblante protector). Aquí
están el Goce-de-beber-cuando-ya-no-se-tiene-sed y el Goce-de-comer-cuando-ya-no-se-
tiene-hambre, que son gemelos y tienen las piernas en forma de macarrones. (Saludan
tambaleándose). Aquí está el Goce-de-no-saber-nada, que es sordo como una roca, y el
Goce-de-no-comprender-nada, que es ciego como un topo. Aquí están el Goce-de-no-hacer-
nada y el Goce-de-dormir- más-de-lo-necesario, que tienen las manos de miga de pan y los
ojos de jalea de durazno. Aquí está la Risa-carcajada, que está hendida hasta las orejas y a
quién nada puede resistir.
(La Risa-carcajada saluda torciéndose)
Tyltyl: Le agradezco mucho, pero por el momento no puedo. Debemos darnos prisa:
buscamos el Pájaro Azul. ¿Sabría usted decirme en dónde se oculta?
El Grosero Goce: ¿El Pájaro Azul? Ese Pájaro creo que no es comestible. No importa, aquí
hay cosas mejores.
La Luz: ¿Lo crees así?
El Grosero Goce: (En voz baja a Tyltyl, señalando con el dedo a La Luz) ¿Quién es ésta
jovencita mal educada?
(Durante toda la precedente conversación una multitud de groseros goces de segundo orden
se ha ocupado con el Perro, el Azúcar y el Pan y los ha arrastrado hacia la orgía. Tyltyl
distingue de pronto a éstos últimos, quienes, sentados a la mesa fraternalmente con sus
huéspedes, comen, beben y se agitan locamente)
Tyltyl: ¡Mira, pues, Luz! ¡Se han sentado a la mesa!
La Luz: ¡Llámalos! ¡Si no, esto acabará mal!
Tyltyl: ¡Tylo! ¡Tylo! ¡Aquí! ¿Querrías venir acá, enseguida, entiendes? ¿Y a ustedes quién les
dio permiso para separarse de mí?
El Pan: (Con la boca llena) ¿Quién eres tú para darme órdenes?
Tyltyl: ¿Cómo? ¿Pero qué te ha dado? ¿Por qué eres tan grosero? ¡Y tú, Tylo! ¿Así es como
se obedece? ¡Vamos, ven acá, échate, échate! ¡Y pronto!
El Perro: (A media voz y en el extremo de la mesa) Cuando yo como a nadie pertenezco y
no entiendo nada.
El Grosero Goce: ¡Llevémosles por la fuerza a la mesa, para que sean dichosos aunque no
quieran!
(Todos los groseros goces, con gritos de alegría, tambaleándose, a más y mejor, arrastran a
los niños, que se resisten, mientras que la carcajada ase vigorosamente a La Luz por el talle)
La Luz: ¡Da vuelta al Diamante, ya es tiempo!
(Hace Tyltyl lo que La Luz le ordena. Inmediatamente, la escena se ilumina con una claridad
inefablemente pura, divinamente rósea, armoniosa y ligera. Los pesado ornamentos del
primer plano, las densas colgaduras rojas se desprenden y desaparecen, dejando al
descubierto un fabuloso y dulce jardín de suave paz y serenidad, una especie de palacio de
verdor, de armoniosas perspectivas, en donde la magnificencia de las frondas, potentes y
luminosas, exuberantes y, sin embargo, disciplinadas, en donde la embriaguez virginal de
las flores y de la fresca alegría de las aguas que corren, chorrean y brotan por todas partes,
parecen arrastrar hasta los confines del horizonte la idea misma de la felicidad. La mesa de
la orgía desaparece sin dejar huellas: los terciopelos, los brocados, las coronas de los
groseros goces, al soplo luminoso que invade la escena, levantan, se desgarran y caen al
mismo tiempo que las máscaras rientes a los pies de los convidados aturdidos. Estos a ojo
vistas se deshinchan como vejigas perforadas, se entremiran guiñando los párpados ante los
rayos desconocidos que las hieren, y viéndose al fin tales como son en verdad, desnudos,
horribles, muelles y lamentables, lanzan aullidos de vergüenza y de espanto, entre los cuales
se distingue nítidamente los de la carcajada, que dominan a los demás. Sólo el Goce-de-no-
comprender-nada
permanece
perfectamente
tranquilo,
en
tanto
que
sus
colegas
desesperadamente de agitan tratando de huir y de esconderse en los rincones. Pero no hay
ya sombras en el jardín deslumbrador. La mayor parte, por eso, se deciden a trasponer, ya a
la desesperada, la amenazante cortina que hacia la derecha en un ángulo, cierra la bóveda
de la caverna de las desdichas. Cada vez que uno de ellos, en medio del pánico, levanta una
parte de esa cortina, se oye cómo se alza de la concavidad del antro una tempestad de
injurias, de imprecaciones. El Perro, el Pan y el Azúcar con las orejas gachas, se reúnen al
grupo de los niños, y todos cortados se esconden detrás de ellos)
Tyltyl: (Mirando huir a los Groseros Goces) ¡Cuán feos son, Dios mío! ¿Adónde van?
La Luz: Para mí, que han perdido la cabeza. Van a refugiarse entre las Desdichas.
Tyltyl: (Mirando en torno de sí maravillado) ¡Oh, qué hermoso jardín! ¿En dónde estamos?
La Luz: Vamos a contemplar el alma de las Dichas que resisten la claridad del Diamante.
(Los jardines comienzan a poblarse de formas angélicas que parecen salir de un largo sueño
y se deslizan armoniosamente entre los árboles. están vestidas con trajes luminosos de
suaves y sutiles matices: despertar de rosa, sonrisa de aguazul de aurora, rocío de sombra,
etc.)
La Luz: Aquí se acercan algunas Dichas.
Tyltyl: ¿Las conoces?
La Luz: Sí, a todas las conozco aunque ellas no sepan quién soy. Los Groseros Goces les
han hecho mal.
La Luz: Se encuentran sobre la Tierra muchas más Dichas de lo que uno se cree; pero no
las descubren la mayoría de los hombres.
(Una banda de pequeñas dichas, trastabillando y riendo a carcajadas, llega corriendo del
fondo de las verduras y gira danzando en torno de los niños)
La Luz: Son las Dichas de los niños.
Tyltyl: ¿En dónde están los pobres?
La Luz: No puede distinguírseles. La Dicha de un niño, revestida está siempre de todo lo que
hay más hermoso sobre la tierra y en los cielos.
(Otra banda de dichas, un poco mayores que las precedentes, se precipita en el jardín,
cantando a voz en cuello: “¡Aquí están! ¡Aquí están! ¡Nos ven! ¡Nos ven!” danza en torno de
los niños una alegre farándula, al fin de la cual la que parece ser jefe de la pequeña tropa se
adelanta hacia Tyltyl, tendiéndole la mano)
La Dicha: ¡Buenos días, Tyltyl!
Tyltyl: ¿Quién eres?
La Dicha: Veo que nada sabes. Soy la directora de las Dichas-de-tu-casa; y todas éstas son
las otras Dichas que la habitan.
Tyltyl: ¿Acaso hay Dichas en mi casa?
(Ríen)
La Dicha: ¿Lo escucharon? ¡Que si hay Dichas en tu casa!... ¡Pero, tontito, si está llena de
ellas!... En primer término, estoy yo, tu servidora, la Dicha-de-tener-salud. No soy la más
bonita, pero sí la más seria. ¿Me reconocerás? Aquí está la Dicha-del-aire-puro, que es casi
transparente. Aquí está la Dicha-de-amar-a-sus-padres, vestida de gris y siempre un poco
triste, porque no se le considera nunca.
Tyltyl: ¿Y todos los días están tan hermosas?
La Dicha: Vaya que sí, todos los días es domingo en todas las casas, cuando se tienen
abiertos los ojos. Aquí están otras ¡pero realmente son demasiadas!... no concluiríamos, y
debo avisar antes a las Grandes Alegrías que están cerca de las puertas del cielo, y no
saben aún que ustedes llegaron. Voy a enviarles la Dicha-de-correr-con-los-desnudos-pies-
sobre-el-rocío, que es la más ágil. (A la Dicha que acaba de nombrar y que se adelanta
haciendo cabriolas) ¡Vean!
Tyltyl: ¿Y dónde está el Pájaro Azul?
La Dicha: ¡No saben en dónde se encuentra el Pájaro Azul!
(Todas las dichas-de-la-casa se echan a reír. Llegan las Alegrías, esbeltas y bellas figuras
angélicas, vestidas con trajes luminosos, se aproximan lentamente)
Tyltyl: ¡Qué bellas son! ¿Por qué no ríen? ¿No son felices?
La Luz: No es cuando uno ríe cuando está más feliz.
Tyltyl: ¿Quiénes son?
La Dicha: Son las Grandes Alegrías. Ve aquí primero: delante de las otras, la Gran-Alegría-
de-ser-justo, la Alegría-de-ser-bueno, la más feliz, pero la más triste, a quien con dificultad se
le impide ir hacia las Desdichas, a las cuáles querría consolar. A la derecha está la Alegría-
del-trabajo-concluido, al lado la Alegría-de-pensar. En seguida, la Alegría-de-comprender,
que siempre busca a su hermana la Dicha de no-comprender-nada.
Tyltyl: ¿Y allá, a lo lejos, a lo lejos, en las nubes de oro, aquélla que apenas puedo ver
empinándome en la punta de mis pies?
La Dicha: Es la Grande-Alegría-de-amar. Pero no te esfuerces en vano: eres demasiado
pequeño para poder verla por entero.
Tyltyl: ¿Y allá, en el fondo, las que se hayan veladas y no se aproximan?
La Dicha: Son las que los hombres no conocen todavía.
Tyltyl: ¿Y ella quién es?
La Dicha: ¿No la reconoces aún? Es la Alegría-de-tu-madre, es la Alegría-sin-igual-del-amor-
materno!
El Amor Materno: ¡Tyltyl!, y también ¡Mytyl! ¡Son ustedes!
No me lo esperaba ¿No
reconocen el amor de su Madre?
Tyltyl: Te pareces a mamá, pero eres más hermosa.
El Amor Materno: Yo no envejezco. Y cada día que pasa me trae fuerza, juventud y
felicidad. Cada una de tus sonrisas me quita el peso de cada año. Nada de esto se ve en el
hogar; pero aquí todo se ve y ésa es la verdad.
Tyltyl: (Maravillado, contemplándola y abrazándola una y otra vez) ¿Y de qué está hecho
ese traje tan bello? ¿Es acaso de seda, de plata o de perlas?
El Amor Materno: No, está hecho de besos, de miradas, de caricias. Todas las madres son
ricas cuando aman a sus hijos. No hay pobres, no hay feas, no hay madres viejas. Su amor
es siempre la más bella de las Alegrías. Y cuando parecen tristes basta un beso que reciban
o que den para que todas sus lágrimas se conviertan en estrellas en el fondo de sus ojos.
Tyltyl: Estoy asombrado, mamá; ésta es tu voz también; pero tú hablas mejor que en casa.
El Amor Materno: En casa hay mucho que hacer y no se tiene tiempo.
Tyltyl: No quiero regresar. Puesto que tú estás aquí.
El Amor Materno: Pero si es la misma cosa; Te crees en el cielo; pero el cielo está donde
quiera que nos abrazamos. No hay dos madres, y tú no tienes más que una. Cada niño tiene
una tan solo, que es siempre la misma y siempre la más bella; pero hay que conocerla y
saber mirar. ¿Pero cómo has hecho para llegar aquí y encontrar un camino que los Hombres
han buscado desde que habitan la tierra?
Tyltyl: (Presentando a La Luz que, por discreción, se ha retirado un poco) Ella es la que me
ha conducido.
El Amor Materno: ¿Quién es?
Tyltyl: La Luz.
El Amor Materno: Ella es a quien esperamos. (Llamando a las otras Grandes Alegrías)
¡Venid, venid, hermanas mías! ¡Venid todas, corred; al fin viene la Luz a visitarnos!
(Estremecimiento entre las grandes alegrías, que se aproximan)
Las Alegrías y las Dichas: ¡La Luz está aquí! ¡La Luz! ¡La Luz!
(Todas las Alegrías rodean a la Luz para abrazarla)
Tyltyl: ¿Pero por qué lloran?
TELÓN


Acto V
OCTAVO CUADRO
EL REINO DEL PORVENIR
(Las salas inmensas del Palacio de Azul, en donde aguardan los niños que van a nacer.
Infinitas perspectivas de columnas de zafiro sosteniendo bóvedas de turquesa. Todo aquí,
desde la luz y las baldosas de lapislázuli, hasta las pulverulencias del fondo, en donde se
pierden los últimos arquillos, hasta los menores objetos de un azul irreal, intenso, de hadas.
Sólo los capiteles y los zócalos de las columnas, las claves de bóveda, algunos sitiales,
algunos bancos circulares son de mármol blanco, de alabastro. A la derecha, entre las
columnas, grandes puertas opalinas. Estas puertas, cuyos batientes apartará el Tiempo hacia
el fin de la escena, se abren hacia la vida actual y los malecones de la Aurora. Por
dondequiera, poblando armoniosamente la sala, una muchedumbre de niños vestidos con
largas batas azuladas. Los unos juegan, otros se pasean, otros charlan o sueñan; muchos
están dormidos, muchos también trabajan, entre las columnatas, en las futuras invenciones;
y sus herramientas, sus instrumentos, los aparatos que construyen, las plantas, las flores y
los frutos que cultivan o cogen son del mismo azul sobrenatural y luminoso que la atmósfera
del Palacio. Entre los niños, revestidos de azul más pálido y más diáfano, pasan y repasan
algunas figuras de talla esbelta, de una soberana y silenciosa belleza, que parecen ser
ángeles)
(Entran a la izquierda, como a hurtadillas, deslizándose entre las columnas del primer plano,
Tyltyl, Mytyl y La Luz. Su llegada provoca cierto movimiento entre los Niños Azules, que
inmediatamente se allegan de todas partes y se agrupan en torno de los insólitos visitantes, a
quienes con curiosidad contemplan).
La Luz: Estamos en el Reino del Porvenir, en medio de los niños que no han nacido todavía.
Sólo nosotros podemos entrar. Es muy posible que aquí encontremos el Pájaro Azul.
Tyltyl: Seguramente el Pájaro será azul, puesto que aquí todo es azul. (Mirando en torno de
sí) ¿Quiénes son estas tres grandes personas azules?
La Luz: No se sabe con exactitud. Se cree que son guardianes. Dícese que vendrán a la
Tierra después de los hombres. Pero no está permitido interrogarles.
Tyltyl: ¿Y a los otros, a los pequeños, se les puede hablar?
Los Niños Azules: (Se allegan cada vez más numerosos) Son Niños Vivos. ¡Vengan a ver!
Tyltyl: ¿Qué debo decirle?
La Luz: Lo que quieras, como a un compañerito tuyo.
Tyltyl: ¿Puedo darle la mano?
La Luz: Por supuesto, no te hará nada. Tengo que conversar con ese Gran Personaje Azul.
Tyltyl: (Acercándose al Niño Azul y tendiéndole la mano) ¡Buenos días!
(Tocando con el dedo la bata azul del Niño)
¿Qué es esto?
El Niño: (Tocando gravemente con el dedo el sombrero de Tyltyl) ¿Y esto?
Tyltyl: Esto... Es mi sombrero... ¿Cuántos años tienes?
El Niño: Voy a nacer muy pronto. Naceré dentro de dos años. ¿Es bueno eso de nacer?
Tyltyl: ¡Oh!, sí. ¡Es divertido!
El Niño: ¿Cómo le hiciste?
Tyltyl: Ya no me acuerdo. ¡Hace tanto tiempo!...
El Niño: Nos dicen que las madres aguardan a la puerta. Son buenas, ¿verdad?
Tyltyl: ¡Oh, sí! ¡Son lo mejor de todo lo que hay! Las abuelas también; pero se mueren
demasiado pronto.
El Niño: ¿Se mueren? ¿Qué es eso?
Tyltyl: Una buena noche se van, y no vuelven más.
El Niño: ¿Qué es lo que tienen tus ojos? ¿Están haciendo perlas?
Tyltyl: No, no son perlas. Es un poco de agua.
El Niño: ¿Sale de los ojos?
Tyltyl: Sí, a veces, cuando uno llora. ¿Aquí no se llora?
El Niño: Pues no, yo no sé...
Tyltyl: Pues bien, tú aprenderás. ¿Con qué estás jugando? ¿Qué son esas alas azules?
El Niño: ¿Esto? Es para la invención que haré en la Tierra.
Tyltyl: ¿Cuál invención? ¿Has inventado, pues, alguna cosa?
El Niño: ¡Vaya! ¿No lo sabes? Cuando vaya a la Tierra, yo inventaré la Cosa que hace feliz.
Otro Niño Azul: (Acercándose a Tyltyl y tirándole la manga) ¿Quieres ver mi invento?
Tyltyl: Por supuesto; ¿Qué es?
Segundo Niño: Los treinta y tres remedios para prolongar la vida. Allí, en esos vasos
azules...
Tercer Niño: (Saliendo de la multitud) Yo traigo una luz que nadie conoce.
(Se ilumina por entero con una llama extraordinaria).
Tercer Niño: Es bastante curioso, ¿no?
(Los Niños Azules se atropellan en torno de Tyltyl y de Mytyl, gritando todos a la vez: “¡No,
no, ven a ver la mía!... ¡No, la mía es más bella!... ¡La mía es más asombrosa!... ¡La mía es
toda de azúcar!... ¡La suya no es curiosa!... ¡Él me quitó la idea!”, etc. Entre exclamaciones
desordenadas se llevan a los Pequeños Vivos del lado de los talleres azules, y allí cada uno
de los inventores pone en movimiento su máquina ideal. Es un rodar cerúleo de ruedas, de
discos, de volantes, de engranajes, de poleas, de correas, de objetos extraños y todavía
innominados envueltos en los azulosos vapores de lo irreal. Una muchedumbre de aparatos
extravagantes y misteriosos se levantan y se ciernen bajo las bóvedas o reptan al pie de las
columnas, mientras que los niños despliegan mapas y planos, abren libros, descubren
estatuas azuladas, traen flores enormes, frutos gigantescos, que parecen formados de
zafiros y de turquesas).
Otro Niño: (Arrastrando en un carretillo azul melones del tamaño de calabazas) ¿Ya viste
mis meloncitos?
Tyltyl: ¡Pero si son calabazas!
El Niño de los melones: ¡Cuando vaya a la Tierra estarán orgullosos de los melones! Seré
el jardinero del Rey de los Nueve Planetas.
Tyltyl: ¿El Rey de los Nueve Planetas? ¿Dónde está?
El Rey de los Nueve Planetas: (Parece contar cuatro años y apenas puede tenerse en pie
sobre sus torcidas piernecillas) ¡Aquí está!
Tyltyl: Pero bien, tú no eres grande.
El Rey de los Nueve Planetas: (Grande y sentencioso) Será grande lo que yo haré.
Tyltyl: ¿Y qué harás?
El Rey de los Nueve Planetas: Fundaré la Confederación General de los Planetas Solares.
(Retírase con dignidad).
Tyltyl: Y los dos que se dan la mano y que se besan a cada momento, ¿son acaso hermano
y hermana?
El Niño: No, son muy divertidos. Son los Enamorados.
Tyltyl: ¿Qué es eso?
El Niño: No lo sé. El Tiempo es quien los llama así para burlarse de ellos. Se miran a los
ojos todo el día, se besan y se dicen adiós.
Tyltyl: ¿Por qué?
El Niño: Parece que no podrán partir juntos.
Tyltyl: Y aquel otro rosadito, que parece tan serio y que se chupa el pulgar, ¿quién es?
El Niño: Ese parece que debe borrar la injusticia de la faz de la Tierra.
Tyltyl: ¡Ah!
El Niño: Dícese que es un trabajo espantoso.
Tyltyl: ¿Y por qué todos hacen esas cosas?
El Niño: Todos nosotros debemos llevar alguna cosa a la Tierra; está prohibido salir con las
manos vacías.
Tyltyl: ¿Quién lo prohíbe?
El Niño: El Tiempo, que se halla a la puerta. Lo verás cuando abra. Es muy molesto.
Un Niño: (Corriendo desde el fondo de la sala y atravesando la muchedumbre) Buenos días,
Tyltyl.
Tyltyl: ¡Vaya! ¿Cómo sabes mi nombre?
El Niño: (que acaba de llegar y que abraza a Tyltyl y a Mytyl con efusión) ¡Buenos días!
¿Cómo va eso? Vamos, abrázame, y tú también, Mytyl. No es asombroso que sepa tu
nombre, puesto que seré tu hermano. Di a mamá que estoy ya listo.
Tyltyl: ¿Cómo? ¿Tú piensas venir a nuestra casa?
El Niño: Sí, por cierto; el año entrante. No me atormentes mientras sea pequeñito. Di a papá
que componga la cuna. ¿Se está bien en nuestra casa?
Tyltyl: Sí, no se está mal. ¡Y es tan buena mamá!
El Niño: ¿Y la comida?
Tyltyl: ¿Qué tienes en ese saco? ¿Nos traes alguna cosa?
El Niño: (Muy altivamente) Traigo tres enfermedades: la escarlatina, la tos ferina y la
rubéola.
Tyltyl: Y bien, ¡eso es todo! Y luego, ¿qué harás?
El Niño: ¿Después? Me iré.
Tyltyl: ¡No vale la pena venir!
El Niño: ¿Puede uno elegir acaso?
39(En este momento se oye elevarse y difundir una prolongada vibración, poderosa, cristalina,
que parece emanar de las columnas y de las puertas de ópalo, heridas por una luz más viva.
Inmediatamente un vasto movimiento arremolinado prolongándose entre la muchedumbre de
los Niños Azules. La mayor parte abandonan sus máquinas y sus trabajos, se despiertan
muchos de los que duermen, y tanto los unos como los otros dirigen sus miradas hacia las
puertas de ópalo y se aproximan a ellas).
La Luz: (Acercándose a Tyltyl) Escóndanse
Un Niño: Es la hora en que los niños que nacerán hoy van a descender sobre la Tierra.
Tyltyl: ¿Se sienten dichosos de partir?
El Niño: No está uno contento cuando se queda; pero es triste cuando uno se va. ¡Mira
allá!... ¡Ahora abre!
(Las grandes puertas opalinas giran lentamente sobre sus goznes. Como una música lejana
se escuchan los rumores de la Tierra. Una claridad roja y verde penetra en la sala, y el
Tiempo; corpulento anciano de barba flotante, armado con la hoz y la salvadera, aparece en
un umbral, mientras se distingue la extremidad de las velas blancas y doradas de una galera
agarrada a una especie de malecón que forman los rosados vapores de la Aurora)
El Tiempo: (En el umbral) ¿Están listos?
Algunos Niños Azules: (Atravesando la muchedumbre y alejándose de todas partes) ¡Aquí
estamos! ¡Aquí estamos! ¡Aquí estamos!
El Tiempo: (Con voz gruñona, a los niños, que desfilan delante de él para salir) ¡Uno a uno!
¡Todavía se presentan muchos más de los que son necesarios! ¡Siempre es la misma cosa!
¡A mí no se me engaña!
(Repeliendo a un niño)
¡A ti no te toca!... Será mañana. A ti tampoco; entra, pues, y vuelve dentro de diez años...
¿Todavía médicos? Ya hay demasiados; de ellos se quejan en la Tierra... ¿En dónde están
los ingenieros?... Se quiere un hombre honrado, uno solo como fenómeno. ¿Adónde está el
hombre honrado? ¿Tú eres?
(El niño afirma con un signo).
Me pareces de aspecto muy mezquino... ¡No vivirás largo tiempo!... Y tú, ¿qué traes? ¿Nada
de nada? ¿Las manos vacías? Entonces no pases. Prepara alguna cosa, un gran crimen, si
quieres, o una enfermedad, para mí es lo mismo, pero es preciso alguna cosa.
(Asiendo a un niño que quiere pasársele por entre las piernas para llegar al malecón)
¡Ah, no! ¡Tú no, eso no! Ésta es la tercera vez que tratas de nacer antes de tiempo. Que no
te vuelva a suceder esto, porque entonces será la eterna espera cerca de mi hermana la
Eternidad.
(Recorriendo con la mirada a los niños reunidos en el malecón o sentados ya en la galera)
Me falta uno todavía. A mí no me engaña. Vamos, tú, el chico a quien llaman “el Enamorado”,
di adiós a tu amada.
(Los chicos a quienes se llama “Los Enamorados”, enlazados tiernamente y con el rostro
lívido de desesperación, se adelantan hacia el tiempo y arrodíllanse a sus pies)
Primer Niño: ¡Señor Tiempo, déjame partir con él!
Segundo Niño: ¡Señor Tiempo, déjame permanecer con ella!
El Tiempo: ¡Imposible! No nos quedan más que trescientos noventa y cuatro segundos.
Primer Niño: ¡Prefiero no nacer!
El Tiempo: ¡No se puede elegir!
Segundo Niño: (Suplicante) ¡Señor Tiempo, llegaré demasiado tarde!
Primer Niño: ¡Ya no estaré allí cuando ella descienda!
Segundo Niño: ¡Ya no lo veré más!
Primer Niño: ¡Quedaremos solos en el mundo!
El Tiempo: Nada tengo que ver con eso. Reclámenle a la Vida. Yo reúno o separo, según lo
que se me ordena.
(Asiendo a uno de los niños).
¡Ven!
Primer Niño: (Agitándose) ¡No, no, no! ¡Ella también!
Segundo Niño: (Agarrándose de los vestidos del primero) ¡Dejadle! ¡Dejadle!
El Tiempo: Pero veamos, ¡no es para morir, es para vivir!
(Llevándose consigo al primer niño).
¡Ven!
Segundo Niño: (tendiendo aturdidamente los brazos al niño que se va) ¡Un signo! ¡Un solo
signo! Dime cómo voy a encontrarte...
Primer Niño: ¡Te amaré por siempre!
Segundo Niño: ¡Seré la más triste! Tú me reconocerás...
(Cae y queda tendida en el suelo. Últimas y violentas oleadas entre los niños que parten y los
que quedan. Hay un cambio de adioses precipitados. “¡Adiós, Pedro! ¡Adiós, Juan! ¿Tienes
todo lo que te hace falta? ¡Anuncia mi pensamiento! ¿No has olvidado nada? ¡Trata de
reconocerme! ¡Te volveré a encontrar! ¿No pierdes tus ideas? ¡No te inclines demasiado
sobre el espacio! ¡Dame noticias tuyas! ¡Se dice que no se puede! ¡Sí, sí, ensaya siempre!
¡Yo iré en tu encuentro! Yo naceré sobre un trono”, etc.).
El Tiempo: (Agitando sus llaves y su hoz) ¡Bastante! ¡Bastante! ¡Se leva el ancla!
(Pasan y desaparecen las velas de la galera. Se oyen alejarse los gritos de niños en la
galera: “¡Tierra! ¡Tierra! ¡Yo la veo! ¡Es bella! ¡Es clara! ¡Es grande!” Después, como
surgiendo del fondo del abismo, un canto extremo distante, de alegría y de espera)
La Luz: Ese es el canto de las Madres que vienen a su encuentro.
(No obstante, el Tiempo vuelve a cerrar las puertas opalinas. Se vuelve para dirigir una última
mirada a la sala, y, de súbito, distingue a Tyltyl, Mytyl y La Luz).
El Tiempo: (Estupefacto y curioso) ¿Qué hacen aquí? ¿Por dónde han entrado?
(Avanza amenazándolos con la hoz)
La Luz: (A Tyltyl) ¡Tengo el Pájaro Azul! Escapemos.
(Se deslizan a la izquierda, entre las columnas del primer plano)
TELÓN

Acto VI
NOVENO CUADRO
EL ADIÓS
El mismo interior que en el primer cuadro, pero todo, los muros, la atmósfera, allí parece
incomparable, hechiceramente más fresco, más riente, más feliz. La luz del día se filtra
alegremente, a través de las hendiduras de los postigos cerrados.
Tyltyl: ¿No te sientes dichosa de regresar?... ¿Qué tienes, Luz?... Estás pálida, parece que
estás enferma...
La Luz: Nada es, hijo mío... Me siento un poco triste, porque voy a separarme de ustedes...
Tyltyl: ¿A separarte?...
La Luz: Es necesario... Ya nada tengo que hacer aquí; ha concluido el año; el Hada va a
volver a pedirte el Pájaro Azul...
Tyltyl: ¡Pero ese Pájaro Azul yo no lo tengo!...
La Luz: Hicimos cuanto pudimos... Hay que creer que el Pájaro Azul no existe.
El Pan: Vengo a decirles adiós con toda la aflicción y con toda la ternura...
Tyltyl: ¿Cómo?... ¡Dices adiós?... ¿También nos abandonas tú?...
El Pan: La separación será sólo aparente.
El Fuego: ¿Y yo?...
La Luz: Veamos, pasan los minutos, se acerca la hora que nos hará volver al silencio...
Abracen a los niños. (Todos se reúnen en torno a Mytyl y Tyltyl exclamando “¡Primero yo,
primero yo!... ¡Adiós Tyltyl y Mytyl!... Adiós, queridos niños...”)
Tyltyl: ¿Pero qué se han hecho Tylita y Tylo?... ¿En dónde están?...
(En el momento mismo se oyen gritos agudos proferidos por la Gata.)
Mytyl: (Alarmada) ¡Es Tylita quien llora!... ¡Le han hecho daño!...
(Entra corriendo la Gata, erizada, despeinada, con los vestidos desgarrados, apoyando el
pañuelo en una mejilla, como si tuviese dolor de muela. Lanza gemidos coléricos y está
perseguida de muy cerca por el Perro, que la anonada a cabezazos, puñetazos y puntapiés.)
El Perro: (Golpeando a la GATA) ¡Bueno!... ¿Tienes bastante?... ¿Quieres más todavía?...
¡Ahí tienes!... ¡Ahí!...
La Luz, Tyltyl y Mytyl: (Precipitándose para separarlos.) ¡Tylo!... ¿Estás loco?... ¿Qué es
eso?... ¡Agáchate!..
La Luz: ¿Qué es eso?... ¿Qué ha pasado?...
La Gata: (Lloriqueando y enjugándose los ojos.) Es él, señora Luz...
El Perro: (Imitándola.) Te di tu merecido, y aún no he terminado.
La Luz: (Al Perro, severamente.) Basta, es hora de separarnos de los niños...
El Perro: (De súbito apaciguado.) ¡A separarnos!...
La Luz:. Sí , la hora que sabéis va a sonar... Vamos a volver de nuevo al Silencio... Ya no
podremos hablar más...
El Perro: (Lanzando repentinamente verdaderos aullidos de desesperación y abalanzándose
sobre los niños, a quienes anonada a caricias violentas y tumultuosas.) ¡No, no!... ¡No
quiero!... ¡No quiero!... ¡Hablaré siempre!... No robaré más nada de la cocina... ¿Quieres que
abrace a la Gata?...
Mytyl: (A la Gata) ¿Y tú, Tylita?... ¿No tienes nada que decirnos?
La Gata: (Picada, enigmática.) Los amo tanto como lo merecen.
La Luz: Ahora, hijos míos, a mi vez, les daré mi último beso. Vayan a acostarse (La
obedecen, se acuestan, y la Luz los arrulla) ¡Se oye la hora!... ¡Adiós!...
(Desaparecen. Todo se inunda de niebla. Al aclararse la escena, Tyltyl y Mytyl duermen
profundamente. La Gata, el Perro, y los objetos se hallan en el lugar que ocupaban en el
primer cuadro, antes de la visita del Hada. Entra la Madre Tyl.)
La Madre Tyl: (Con una voz alegremente regañona.) ¡Arriba, vamos, arriba, perezosillos!...
(Se inclina y besa a los niños.) ¡Cómo nos traen dicha los niños!... (Moviendo suavemente a
Tyltyl.) Vamos, vamos, Tyltyl...
Tyltyl: (Frotándose los ojos.) ¡Mamá, mamá!... ¡Eres tú!... ¡Hace mucho que no te veo!
La Madre Tyl: ¿Qué tienes?... ¿No te despiertas?... ¿Estás enfermo tal vez?... Veamos,
enséñame la lengua... Vamos, levántate, pues, y vístete... ¿Veamos, te sientes mejor?
Tyltyl: Hemos vuelto a ver al abuelo y a la abuela.
La Madre Tyl: (Cada vez más aturdida) ¿Abuelo y abuela?
Tyltyl: Sí, en el País del Recuerdo...Estaba en nuestro camino... Han muerto, pero tienen
buena salud... Abuela nos ha hecho un pastel de ciruelas... Y luego vimos a nuestros
hermanitos.
Mytyl: Yo también los vi
La Madre Tyl: (Enternecida, pero muy inquieta) ¡Dios mío! ¿Qué es lo que tienen?... ¡Voy a
perderles también, como perdí los otros!... (Súbitamente enloquecida, llama.)¡Papá Tyl!
¡Papá Tyl!... ¡Ven, pues! ¡Los chicos están enfermos!
(Entre el Padre Tyl, muy tranquilo, con un hacha en la mano.)
Tyltyl y Mytyl: (Acercándose gozosamente para besar a su padre.) ¡Es papá!... ¡Buenos
días, papá!...
El Padre Tyl: No tienen aspecto de enfermos; y presentan muy buena cara...
La Madre Tyl: (Llorosa.) No hay que fiarse... Será como con los otros... Tenían muy buena
cara también y después murieron...
(Entra la Vecina, viejecita que se parece al Hada del primer acto y que anda apoyándose en
un bastón.)
La Vecina: ¡Buenos días!
Tyltyl: ¡Es el Hada Beryluna!
La Vecina: Vengo a buscar un poco de fuego para mi olla.
Tyltyl: Señora el Hada Beryluna, no encontré el Pájaro Azul...
La Vecina: ¿Qué dice? ¿Bery...qué?...
Tyltyl: Beryluna.
La Vecina: Habrán dormido expuestos a un rayo de luna... Mi nieta, que está muy enferma,
a menudo se pone así...
La Madre Tyl: ¿A propósito, como sigue la niñita?
La Vecina: Así, así... No puede levantarse... Dice el doctor que son los nervios... No
obstante sé lo que la curaría... es una idea que tiene...
La Madre Tyl: Sí, yo sé, es siempre el pájaro de Tyltyl... Y bien, Tyltyl, ¿no vas a dárselo al
fin a esa pobre niñita?...
Tyltyl: ¿Qué, mamá?...
La Madre Tyl: Tu pájaro... Para el caso que tú le haces... ¡Ni siquiera lo miras... y ella
muere de deseos de tenerle desde hace mucho tiempo!...
Tyltyl: Vamos, es verdad, mi pájaro... ¿En dónde está?... ¡Ah! ¡Pero allí está la jaula!...
¿Mytyl, ves tú la jaula?... ¡Pero es azul!... ¡Pero es mi tortolilla!... Está más azul que cuando
partí... ¡Pero éste es el Pájaro Azul que andábamos buscando!... ¡Hemos caminado tan lejos
y estaba aquí!... ¡Ah! ¡Esto es asombroso!... Mytyl, ¿ves tú el pájaro?... ¿Qué diría la Luz?...
Voy a descolgar la jaula... (Sube a una silla y descuelga la jaula que ofrece a la Vecina.) Aquí
está, señora Berlingot... No es del todo azul; pero llegará a serlo... Pero lléveselo pronto a su
nieta...
La Vecina ¿Cómo?... ¿De veras?... Gracias ¡Me voy!... ¡Me voy! (sale.)
Tyltyl: (Después de haber mirado largamente en torno a sí.) Papá, mamá, la casa se ve más
bonita...
La Madre Tyl: Pero si siempre ha estado igualita.
(Llaman a la puerta de la casa)
El Padre Tyl: ¡Entren, pues!...
(Entra la Vecina, llevando de la mano a una niñita, de una belleza rubia y maravillosa, que
oprime en sus brazos la tortolilla de Tyltyl.)
La Vecina: ¡Vean el milagro!...
La Madre Tyl: ¡No es posible!... ¡Camina!
La Vecina: ¡Cuando vio el pájaro, saltó de este alto, hacia la ventana, para ver a la luz si era
la tortolilla de Tyltyl!... Y después... Apenas si podía perseguirla (Empujando a la niñita hacia
los brazos de Tyltyl.) Vamos, anda, hijita, ve a dar las gracias a Tyltyl.
(Tyltyl, de súbito intimidado, retrocede un paso. Queda un momento en pie delante de ella,
ella le da un beso, ambos niños se miran sin decirse nada; luego, Tyltyl, acaricia la cabeza
del pájaro)
Tyltyl: ¿Es bastante azul?
La Niñita: Sí, estoy contenta...
Tyltyl: He visto otros más azules... Pero los completamente azules, tú lo sabes, no puede
uno atraparlos...
La Niñita: Eso no importa, éste es muy bonito.
(Se acerca para tomar el pájaro de manos de la niñita; ésta, instintivamente, resiste, y,
aprovechándose de la vacilación de su gesto, se escapa la tortolilla y vuela.)
La Niñita: (Lanzando un grito de desesperación.) ¡Mamá!... ¡Partió!...
(Rompe en sollozos)
Tyltyl: No es nada... No llores... Volveré a atraparlo... (Avanzando en la escena y
dirigiéndose al público.) Si alguno lo encuentra de nuevo, ¿querría devolvérmelo?...
Necesitamos de él para ser felices más tarde...
TELÓN

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES