Un Dios Salvaje Yasmina Reza

Un Dios Salvaje
Yasmina Reza
Adaptación

Personajes:
Rebeca Sanchez
Miguel Sanchez
Ingrid Parisi
Mauricio Parisi


Escena  1

Rebeca:-El 11 de enero, a las 2:30 pm...Ustedes harán su propia declaración, ésta es la nuestra. Luego de una disputa verbal en la entrada del Colegio San Patricio, Tomas Parisi, de 7 años y armado con una rama, golpeó a nuestro hijo,Emilio Sanchez, en la cara. Además de la hinchazón y el moretón en el labio superior de Emilio, este hecho también ocasiono dos incisivos rotos, incluyendo daño al nervio incisivo derecho.

Mauricio: ¿’’Armado’’?

Rebeca: Armado ¿No les gusta armado? Miguel ¿Que podemos decir...? ¿Llevando? …¿Sosteniendo? ...

Miguel: ¿Llevando una rama? ¿Si?

Mauricio: Y, Llevando

Rebeca: Es irónico...( mientras corrige la palabra con un tono imperceptible) Yo que pensaba que cambiándolo al colegio San Patricio iba a estar mas seguro que el anterior. (se termina de imprimir el papel que estaban redactando y se lo entrega al matrimonio.

Miguel: Si, siempre pensamos que iba a estar seguro en ese colegio.

Rebeca: Si…  Aquí tienen, gracias. Muchas gracias por venir. Esto es mucho mejor que caer en esa mentalidad confrontativa.

Ingrid: No, esta bien, gracias a ustedes.

Rebeca: Bueno, mas alla de los agradecimientos, que por cierto, creo innecesarios, por suerte, todavía algunos defendemos los valores de la comunidad.

Mauricio: Cierto, aunque los chicos todavía no tengan en claro ese concepto.

Nancy:  Es cierto.

Alan: Quiero decir, nuestro hijo.

Nancy: Claro, nuestro hijo. Esos tulipanes son hermosos.

Penélope: Son de la florería de la Bv San Juan

Nancy: si, claro (desinteresada)

Penélope: Si, traen los tulipanes directo desde Holanda. Veinte dólares el ramo

Nancy: ¿En serio?

Nancy: Si, si… Bueno… entonces, ¿Qué hay del dientito del nervio dañado?

Penélope: Bueno todavía no lo sabemos, hay cierta duda sobre el diagnostico. Aparentemente el nervio no esta completamente expuesto.

Miguel: Solo una parte está expuesta.

Penélope: Hay una parte que esta expuesta y una parte que sigue protegida. Por ahora no se lo van a extraer

Miguel: - Quieren darle una oportunidad al diente.

Penélope: Si, nos encantaría evitar un tratamiento de conducto

Nancy: Por supuesto.

Penélope: Hay un período de observación, durante el cual le dan al nervio la oportunidad de sanar.

Miguel: Mientras tanto, va a necesitar coronas.

Penélope:- De todos modos no puede tener implantes hasta los 18.

Miguel: - No, no puede.

Penélope: Si… solo puedes poner implantes una vez que dejaron de crecer.

Nancy: Bueno, esperamos que todo salga bien.

Penélope: Nosotros también lo esperamos. Y con respecto a su hijo, Emilio no quería delatar a Tomas

Miguel: No, no quería.

Penélope: Fue increíble ver, a ese chico...sin rostro, sin dientes. El no quería hablar.

Nancy: Me imagino.

Miguel: El no quería delatarlo. Sus amigos lo hubieran tratado de boton. Seamos realistas Rebe no era una cuestión de honor.

Penélope: No estoy muy de acuerdo Miguel, sabes que para mi, el honor depende de un contexto social.

Nancy: Entonces ¿Al final como consiguieron el nombre de Tomi?

Penélope: Le explicamos a Emilio, que protegiendo ese chico, no lo estaba ayudando.

Miguel: Le dijimos que si ese chico podía pegarle a la gente y salirse con la suya, ¿Por qué el tendría que callarse?

Penélope: Le dijimos que si fuéramos los padres hubiéramos querido saber.

Nancy: por supuesto

Alan: Si, discúlpenme un segundo, ¿Si, Javier? . Bueno, gracias por responderme. Salio en el diario de esta mañana. Ya te lo leo. ‘’De acuerdo a un estudio publicado por la revista Pro-Medic, dos investigadores chilenos han identificado efectos secundarios neurológicos en el medicamento de  contra la hipertensión, Antril, incluyendo perdida auditiva y ataxia’’. ¿Quién carajo hace el seguimiento de la prensa ? Te metiste en un quilombo. No, no. Mi problema es la Sociedad Americana de Microbiología. Tienen un encuentro anual de accionistas en dos semanas. ¿Organizaste un fondo para litigios? No estoy seguro. Tengo que averiguar. Javier, Javier. Habla con Relaciones Públicas. Averigua si fue levantado en otro lado y llamame de nuevo. Bien. disculpen.

Miguel: ¿Así que Usted es un...?

Alan: Abogado.

Nancy: ¿Y Ud.?

Miguel: Tengo un negocio. Rebe es escritora, trabaja a la mañana en una librería, en la sección de arte e historia

Nancy: ¿Escritora?

Penélope: Bueno, coescribí un libro de la civilización Sabaena. Usando artefactos que fueron recuperados tras el conflicto entre Etiopia y Eritrea. Pero en este momento estoy trabajando en un libro sobre la tragedia de Darfur.

Alan: ¿Se especializa en África?

Penélope: Estoy interesada en esa parte del mundo. Si.

Nancy:- ¿Y tienen más hijos?

Penélope: Constanza. Tiene 9 años. Esta muy enojada con su padre porque se deshizo del hámster anoche.

Nancy: ¿se deshizo del hámster?

Miguel: Si... la cosa estaba haciendo mucho ruido a la noche. Duermen durante el día. Estaba enloqueciendo a Emilio, el no soportaba el ruido que esa cosa estaba haciendo. Miren no me importa decirlo, había estado esperando deshacerme de esa cosa por mucho tiempo. Asi queme harto y lo deje en la calle.

Nancy: ¿Lo dejo en calle?

Miguel: Me imagine que era un animal de cloaca, pero la cosa estaba muerta de miedo en la vereda, la verdad es que no son mascotas y tampoco son salvajes. Si los dejas en medio del bosque, siguen sin ser felices. No se donde se supone que viven.

Nancy: ¿Y simplemente lo dejo afuera?

Penélope: Si, así es. Y trato de convencer a Constanza que el hámster había escapado, lo cual, por supuesto, no se iba a creer.

Alan: Y esta mañana, ¿ya no estaba?.

Miguel: No.

Penélope: ¿que hace usted? ¿A que se dedica? ( a nancy)

Nancy: Soy gerente bancaria.

Penélope: Dejen que…. Voy a ser directa. ¿Podría Tomas disculparse con Emilio?

Alan: Claro, sería bueno que hablaran.

Nancy: No, tiene que disculparse, Mauricio. De hecho, tiene que pedir perdón.

Alan: Si, probablemente.

Penélope: Bueno… pero ¿está arrepentido?

Alan: - No se da cuenta lo serio que fue, tiene 7 años.

Penélope: Bueno, no es un bebe.

Miguel: Tampoco es un adulto. Disculpen, nos olvidamos de preguntarles si quieren un poco de café o te. ¿Quedo algo de tarta de fruta Rebe? Hace una tarta espectacular.

Alan: ¿Tiene café instantáneo?

Miguel: Claro.

Alan: Aceptaría una taza.

Nancy: Un vaso de agua.

Miguel: Yo también voy a tomar café Rebe. Y trae la tarta. vengan, pasen. Por favor. Por favor, siéntense. Tomen asiento.

Alan: Gracias.

Escena 2

 Miguel: Si..Tienen que probar la tarta. ¿Dónde está?

Penelope: Lo pusiste en la heladera. No se, en qué idioma tengo que hablarle a esa mujer.

Miguel: Linda pareja.

Penelope: Muy. ¿Le decis a todo el mundo que soy escritora?

Miguel: Sos escritora. Escribiste un libro.( vuelve con el pastel donde están los invitados)

Escena 3

Miguel: Esta tarta no es fácil de hacer.

Alan: Y usted ¿Qué vende?

 Miguel: Cosas decorativas, cerraduras...

Nancy: Así, gracias.

Miguel: Equipos de cocina, como ollas, sartenes, woks de teflón , con tapa sin tapa, mango largo corto, también herramientas para la casa es  como un Polirubro.

alan: ¿Le va bien?

michael: No es que sea algo extraordinario, nos estaba llendo bien, pero con el tema de las importaciones, esta complicada la cosa, no llega mucha mercadería y viste, con la inflación la gente no compra mucho pero… mientras me levante por las mañanas con mis catalogos , vivo

alan: ah…

nancy:  y cuando vió que el hámster tenía miedo, ¿Por qué no lo trajo a casa?

michael: Porque no toco esas cosas.

nancy: Lo puso en la calle

michael: Estaba en una jaula cuando lo deje. No hay forma que los toque.

penelope: ¿Azúcar?

alan: Sin azúcar. ¿Qué tipo de tarta hace?

penelope:  De manzana y pera.

Nancy:¿Manzana y pera?

Penélope: Si, es…ya sabe...Es una receta mía. Pero es una pena que esté frío.

Nancy: Manzana y pera...No lo probe nunca.

Penélope: hay varias recetas de tortas de manzana y pera

Nancy:  ¿en serio?

Penelope: Si el secreto de esta, es que se cortan mas grandes las peras que las manzanas porque se cocinan más rápido.

Nancy:  ahh, mira.

Michael: Ese no es el verdadero secreto.

Penelope: Dejalos que lo prueben.

Alan: Muy rico, muy muy rico

Nancy: Delicioso.

Penelope: Yoghourt de vainilla.

Nancy: Yoghourt! Mira que raro.

Penelope: Bueno, es como la de repostería, pero modificada...su madre me dio la idea.

Alan: Bueno, por lo menos vamos a sacar una nueva receta de todo esto.

Penelope:  Ojala mi hijo no hubiera perdido 2 dientes en el proceso.

Alan: No, yo...disculpen. (al teléfono) ¿Javier? No, no mandes cartas a la editora. ¿Estaba programado? ¿Que son esos desórdenes? ¿Y con dosis normales? ¿Hace cuánto sabes esto? No es mucho tiempo…

Nancy: Mau...te estamos esperando.

Alan: Bien, ya te llamo. Un segundo (llama) Daniel, ya sabían del riesgo hace dos años y medio. Por un reporte interno.. Dan mareos, desmayos, vomitos ... Te sentís como si estuvieses borracho. tenemos un millón. ¿Me escuchaste? Y lo voy a negar! No tiene sentido mandarle una carta a la editora. No escribiremos una carta. Por otra parte. Si vemos que se pone feo. Avisamos a la prensa como si alguien hiciera falsos rumores a 2 semanas de la junta de accionistas. El me va a volver a llamar. Bien. Estoy tan ocupado que casi no tuve tiempo de almorzar.

Michael : Tome más...sírvase. Vamos...no,no tome, sírvase mas

Alan: Disculpen... ¿En dónde estábamos?

Penélope: Decíamos que hubiera sido mejor conocernos en otras circunstancias.

Alan: (a penelope) Que rica torta... ¿Fué tu madre?

Penelope: No, la de él. ( a Michael)

Michael: La receta de mi vieja,  pero Rebi  la cambio.

Penélope: Tu madre no lo hacia de manzanas y peras.

Michael: no

Penélope: Ella está a punto de hacerse una operación.

Nancy: ¿en serio? ¿De qué?

Penélope: Tiene una Hernia en la rodilla.

Michael: van a ponerle una prótesis de polietileno y metal y le preocupan los restos de esa prótesis después de la cremación.

Penélope: Miguel, no seas malo.

Michael: No quiere que la entierren junto a mi viejo, quiere que la cremen. Y ponerla cerca de su madre que esta solita.

Nancy: Estamos agradecidos por su buena onda...Sabemos que quieren aplacar la situación, para no empeorarla.( se levantan para irse)

Penelope: Es lo menos que podemos hacer.

Michael: Si...

Nancy: Muchos padres se ponen del lado de los hijos y se portan igual. Si Emilio le hubiera roto 2 dientes a Tomas. Seguro que hubiéramos tenido una reacción natural. No lo habriamos visto con tanta perspectiva.

Michael: Seguro que si.

Alan: tiene razón, yo tampoco

Michael: Seguro, porque sabemos que pudo haber pasado al revés.

Penelope: ¿Qué dijo Tomas de todo esto?

Nancy: El no habla mucho. Está un poco preocupado, supongo.

Penelope: ¿Se da cuenta que desfiguró a un compañero de escuela?

Alan: No, no se da cuenta que desfiguro a un compañero de la escuela.

Nancy: ¿Por qué dices eso? Claro que se da cuenta.

Alan: Se da cuenta que no puede ser violento,  no que ha desfigurado a alguien.

Penelope: No le gusta la palabra, ami me parece apropiada.

Alan: Mi hijo no desfiguró a su hijo.

Penelope: Si lo hizo. Vuelvan después de la escuela para verle la boca y los dientes.

Michael: Momentaneamente desfigurado.

Alan: Su boca va a estar bien cuando se deshinche y  en cuanto a los dientes, nosotros nos ocupamos de los gastos.

Michael: Nosotros tenemos seguro. Lo que queremos es que los niños hagan las paces. Para que esto no vuelva a pasar.

Nancy: Hagamos una reunión.

Michael: Si

penelope: ¿Y nosotros tenemos que estar ahí?

Alan: No es necesario, que lo arreglen como hombres.

Nancy: ¿Qué hombres, Mauricio? No seas ridículo. Por otra parte...probablemente, es mejor que no estemos nosotros.

Penelope: Lo importante no es que si estemos o no. Es si ellos  quieren arreglar todo esto.

Michael: Emilio quiere.

Penelope: ¿Tomas quiere?

Nancy: No va a tener otra opción.

Penelope: Tiene que nacer de él.

Nancy: Tomas es muy impulsivo, no pretendamos que lo entienda.

Penelope: A ver si me entienden, si Tomas ve a Emilio porque es obligado o porque ustedes  lo ponen como un castigo no veo que saquemos nada positivo en eso.

Alan: Sra. Sanchez,  nuestro hijo es un maniático. Si usted espera alguna disculpa espontanea por parte de él, esta soñando. Disculpen, de verdad tengo que volver a la oficina. Ingrid, quédate y me avisas que deciden. De todas formas no soy útil, las hembras son las que piensan.

Nancy: Disculpen, pero tampoco me puedo quedar. Mi marido nunca fue un papá que le gusta llevar el cochecito.

Penelope: Es una pena, porque a Michael siempre le ha encantado cuidar a los niños.

Michael: Seguro.

Penelope: Entonces...¿Qué decidimos?

Nancy: ¿Pueden venir a nuestra casa a las 7:30 con Emilio?

Penelope: ¿7:30 está bien?( a Michael)

Michael: Si quieren mi opinión...

Penelope: Si, por favor.

Michael: Creo que Tomas tendría que venir a casa.

Penelope: Yo estoy de acuerdo.

Michael: La víctima no es quien debe hacer el viaje.

Alan: No puedo estar en ningún lado a las 7:30.

Nancy: y quien te necesita?

Penelope: En serio, creo que es importante que venga el padre.

Alan: Esta noche no.( al teléfono) ¿Hola?

Nancy: ¿Mañana?

Alan: Lo siento...¿Me escuchas ahora? No hay nada en el reporte anual.
El riesgo no estaba oficialmente establecido. No hay pruebas. Llámame de nuevo.

Penelope:  ¿Mañana?

alan: Mañana voy a estar en Chile.

Michael: ¿Tiene negocios en Chile?

Alan: En Santiago.

Nancy: Lo principal es que los niños hablen. Yo vengo a las 7:30 con Tomacito, y que ellos se arreglen….No se ve convencida.

Penelope: Si obligan a Tomas a venir y no aprende a asumir la responsabilidad. Cuando se enfrenten va a ser un desastre

Alan: ¿asumir su responsabilidad, Sra. Sanchez  de qué me esta hablando?

Penelope: Estoy segura que su hijo no es un maniático.

Nancy: Tomas no es ningún maniático.

Alan: Si lo es.

Nancy: Mauricio, no seas idiota, ¿Por qué decis eso?

Alan: Porque lo es.

Michael: ¿Cómo explica lo que hizo?

Nancy: No habla de eso.

Penelope: Debería hablar de eso.

Alan: Son muchos ´´deberia´´...Debería venir, debería hablarlo, debería sentirlo, debería arrepentirse.. solamente intentamos seguirle el ritmo, no nos exiga tanto!.

Michael: Oiga! Vamos...¿Qué está pasando?¿De qué es todo esto?

Penelope: Me refería a Tomas, no a el.

Alan: Ya entendí.

Nancy: Mauricio.

Michael:¿Quieren más café? Tengo café colombiano.

Nancy: Cafe...gracias.

Alan: Está bien.

Michael: Yo lo hago Rebe.

Escena  4

Nancy: Veo que le gusta el arte.

Penelope: Si.

Nancy: ¿Bacon?

Penelope: Si, Bacon.

Nancy: La crueldad en su explendor.

Penelope: Caos...balance. ¿A Tomas le interesa el arte?

Nancy: No tanto como debería, ¿Sus hijos si?

Penelope: Bueno...tratamos de compensar las carencias del sistema educativo.

Nancy: Claro.

Penelope: Los llevamos a conciertos, galerías...Para mí la cultura puede ser una fuente de paz.

Nancy: Tiene razón.

Michael: ¿lo que comimos es una torta o una tarta? Estaba pensando eso en la cocina.¿Por qué no es una torta? No deje este pedacito. Tome. Coma.

Penelope: La tarta alemana es una tarta, no puede ser una torta, porque la torta tiene capas, bizcochuelo, crema, durazno por ejemplo, no tiene capas.

Alan: Es una chef gourmet.

Penelope: Me gusta cocinar. Claro, es algo que tenes que hacer con amor. Para mi, la tarta no tiene capas definitivamente.

Michael: ¿Y Uds. tienen más hijos?

Alan: Yo tengo otro hijo, de mi matrimonio anterior.

Michael: Se que no es importante, pero...¿Saben por qué discutieron? Porque Emilio no dijo nada.

Nancy: Emilio no dejó que Tomas formara parte de su barrita.

Penelope: ¿Emilio tiene una barra?

Alan: Y le llamo boton,.

Penélope: ¿Sabías que Emilio tiene una barra?

Michael: no, Pero me encanta saberlo.

Penelope: ¿Por qué te encanta?

Michael: Yo tuve una. Era el líder.

Alan: Yo también.

Penelope: ¿Qué hace un líder de una barra?

Michael: Tenes unos cuantos chicos que sacrificarían todo por vos, y eso...Como He-man.

Alan: Exactamente como He-man.

Penelope: ¿Quién sabe de eso a estas alturas?

Alan: Son como los caballeros del zodiaco o cualquier otro.

Penelope: Aparentemente, saben más que nosotros. Parece que Tomas no es tan callado como decían. ¿Por qué le llamo boton? es una pregunta tonta. No tiene sentido, no nos importa.

Nancy: No vamos a meternos en las cosas de los niños. No es nuestro problema.

Penelope: Es cierto. Nuestro problema es este Desafortunado incidente. La violencia.

Michael: Cuando yo era el líder, le gane una pelea a Pablito Gonzales . Fue justa. Era más grande que yo.

Penelope: ¿Y que tiene que ver eso?

Michael: Nada.

Penelope: Esto no fué una pelea justa. No estaban peleando.

Michael: Me estaba acordando de eso.

Alan: No es muy diferente.

Penelope: ¿Disculpe? Si hay diferencia.

Michael: Hay diferencia.

Alan: ¿Cuál es?

Michael: Pablito y yo acordamos la pelea.

Alan: ¿Lo golpeó fuerte?

Michael: Un poco.

penelope: Basta con eso. No importa Pablito Gonzales ¿Le importaría si yo hablo con Tomas?

Nancy: Claro que no.

Penelope: Nunca lo haría sin su permiso.

Nancy: No. Hable con el. Estamos de acuerdo.

Alan: Buena suerte.

Nancy: Basta. ¿Por qué decis eso?

Alan: La Sra. Sanchez...

Penelope: Está bien...creo que podemos empezar a tutearnos no creen?.

Alan: Rebeca, se que lo hace con fines educativos...

Penelope: No tengo que hablar con el si no quieren.

Alan: Adelante...hable con el. Haga lo que quiera.

Penelope: No entiendo como no se siente involucrado en esto.

Alan: Sra. Sanchez...

Michael: Rebeca!

Alan: Rebeca, estoy involucrado en esto. Mi hijo hirió a otro niño.

Penelope: Deliberadamente.

alan: Eso es lo que me molesta...Ya sabemos que fue deliberado

Penelope: Eso es lo que hace la diferencia.

Alan: ¿Diferencia entre que y que? Solamente hablamos de una cosa. Nuestro hijo le pego con una rama al suyo. Por eso estamos acá.

Penelope: es inútil...

Michael: Ella tiene razón. Esta charla no tiene sentido.

Alan: ¿Y por qué subraya la palabra ´´Deliberadamente´´? ¿Qué trata de enseñarme?

Nancy: Bien...nos estamos pasando. Mi esposo está estresado por el trabajo. Vuelvo en la noche con Tomas. Y dejaremos que lo solucionen.

Alan: No estoy estresado.

Nancy: Yo si.

Michael: No hay razón para estresarse.

Nancy: Si, la hay.

Alan: (al celular) Hola...sin comentarios.Sin comentarios. Sin comentarios! Retirar Antril del mercado, es admitir tu responsabilidad. (Sin dejar de hablar)

Penelope: En la obra de Navidad, en la escuela. ¿Qué papel hizo Tomas?

Alan: (Continúa): Irregularidades contables.
Nancy: Hizo una estrella.

Penelope: Es asi. Te acordas Miguel?

Michael: Seguro.

Penelope: Estuvo maravilloso. Tenía una capa, se veía muy gracioso.

Alan: Hablemos de las víctimas después...

Penelope: ¿Qué hizo Emilio? El hizo de uno de los niños...

Michael: Así es.

Alan: No podemos retirar una droga del mercado solamente porque tres tipos no pueden caminar en línea recta. Por el momento, no hagas nada. Ok. Bien, te llamo en un rato. (Llama por teléfono) Entraron en pánico, tienen a los medios respirando en sus nucas. Bien. Quiero un comunicado de prensa que no se vea para nada defensivo. Todo lo contrario. Lanzate a la yugular, algo asi como ‘TW FRIZER  es un blanco. Un intento de manipular los precios de las acciones dos semanas antes de la reunión de accionistas ¿Y de donde salió ese estudio, de todas maneras? ¿Cómo, de repente, aparece esto de la nada?’’ Etc, etc. Nada sobre el tema de la salud. Solo una pregunta: ¿Quién esta detrás del estudio? ¿Quién?. Esta bien.
Michael:Empresas farmacéuticas, ganancias, ganancias, ganancias ; son de lo peor ¿No?.
Alan: Nadie dijo que podía oír mi conversación.
Michael: Nadie dijo que usted la podía tener delante mío.
Alan: Error. Me veo forzado a tenerla aca. Contra mi voluntad, créame.
Michael: Si. Se lavan las manos ¿no? Nadie es responsable.
Alan: En cualquier avance terapéutico hay riesgos y beneficios.
Michael: Si, ya se, de todas formas, tiene una línea de trabajo bastante extraña.
Alan: ¿Cómo?
Penelope: Miguel, no es de nuestra incumbencia.
Michael: Una línea de trabajo bastante extraña.
Alan: ¿Y usted? ¿A que se dedica?
Michael: Tengo un trabajo normal.
Alan: ¿Qué es un trabajo normal?
Michael: Se lo dije, vendo ollas y sartenes.
Alan: Y picaportes.
Michael: Y sistemas de descarga de inodoros y otras cosas por el estilo.
Alan: ‘’Sistemas de descarga de inodoros’’ Me gusta eso. Es interesante.
Nancy: ¡Mauricio!
Alan: Lo encuentro muy interesante. Los inodoros son muy interesantes.
Michael: ¿Por qué no?
Alan: ¿Cuántos tipos de mecanismos tiene?
Michael: Basicamente, hay dos tipos. Estan los que se descargan presionando y los que funcionan con manija.
Alan: Si, por supuesto.
Michael: Depende de donde este la tubería.
Alan: Claro.
Michael: Si llega por un costado o por atras.
Alan: Claro claro.
Michael: Uno de mis clientes es experto.  Puedo presentártelo si queres. Aunque para eso tendrias que irte a Punta del Este.
Alan: Usted es muy exitoso.
Penelope: ¿Podrian postergar su charla de plomería para otro dia? ¿Han pensado sancionar de alguna manera a Tomas?
Nancy: No me siento bien.
Penelope: ¿Te pasa algo? ¿Estas bien?
Alan: Estas palida, querida.
Michael: Si, esta muy blanca.
Nancy: Tengo nauseas.
Penelope: Ahí busco reliveran. (A Miguel) Tenemos reliveran ¿no?
Nancy: No. No, no, voy a estar bien.
Penelope: Una coca. Lo que necesitas es una coca. (vuelve con la coca, a Miguel) No esta fría.
(Alan Cowman levanta el teléfono)
Penelope: (a Nancy) No esta fría.
Nancy: Gracias. ¿Esta segura?
Penelope: Toma de a poquito.  La coca no estaba en la heladera.
Alan: Esta bien, decile que me llame... Ok. ¿La coca es buena para eso? Es mas para diarrea, ¿no?
Penelope: No, no es solamente para eso. ¿Mejor?
Nancy: Eso creo…. Sra Sanchez… Si decidimos sancionar a nuestro hijo lo vamos a hacer a nuestra manera y bajo nuestros términos.
Michael: Absolutamente.
Penelope: ¿Absolutamente que?
Michael: Es su hijo, son libres de hacer lo que les parezca correcto.
Penelope: No estoy de acuerdo.
Michael: ¿Con que, Rebi?
Penelope: No son libres.
Alan: ¿En serio? Continúe. (Suena el celular) Disculpen. ¿Si? Genial, pero no te olvides. No se probo nada. Nada es certero.  Si no hacemos bien esto a Javier lo despiden, y a vos y a mi tambien.
Nancy: ¡Suficiente, Mauricio! ¡Deja el delefono de una vez!
Alan: Mandamelo al mail.  (corta) ¿Qué carajo te pasa gritándome asi? Daniel escucho todo.
Nancy: Estoy cansada de ese telefono de porqueria, cada cinco minutos, todos los días.
Alan: Escuchame Ingrid me deberías dar las gracias por haber venido.
Penelope: ¿En serio?
Nancy: Dios… Voy a vomitar.
Alan: No, no vas a vomitar.
Nancy: Si voy a vomitar.
Michael: ¿Queres usar el baño?
Nancy: Nadie te obliga a quedarte.
Penelope: Tenes razón. Nadie te obliga a quedarte.
Nancy: Estoy mareada.
Alan: Mira un punto fijo. Mira un punto fijo, churula.
Nancy: Salí de aca, dejame.
Penelope: ¿no debería ir al baño?
Alan: Anda al baño si tenes que vomitar.
Michael: Dale reliveran.
Alan: Pudo haber sido la torta.
Penelope: No, la hice ayer a la tarta.
Nancy: ¡No me toques!
Alan: Calmaten churula.
Michael: Si, no nos enojemos por nada.
Nancy: Mi esposo cree que todo lo que tiene que ver con la casa, la escuela, el jardín, es mi problema.
Alan: No pienso eso.
Nancy: Si lo pensas. Y entiendo porque. Es todo tan terriblemente aburrido.  Es espantoso.
Penelope: Si es tan espantoso, ¿Por qué tener un hijo en primer lugar?
Michael: Si, capaz Tomas este percibiendo esa falta de interés.
Nancy: ¡¿Qué falta de interés?!
Michael: Vos lo dijiste.
(Nancy vomita)

Michael: Trae un balde. ¡Trae un balde!
Penelope (en la cocina): Hija de puta.
Alan: ¿Sos o te haces? ¿Por qué no fuiste al baño?.
Michael: Se te mancho el traje.
Alan: ¿Qué?
Penelope: No pudo haber sido la tarta.
Michael: No fue la tarta. Son nervios, solo son nervios.
Penelope: ¿Queres limpiarte en el baño o …? Mi kokoschka.
Michael: (le entrega un balde) Toma. Dale Reliveran.
Penelope: No pudo guardarse nada.
Alan: ¿Tiene baño Manuel?
Miguel: Si, por supuesto que tengo baño.
Penelope: Ahí te muestro.
Michael: Son nervios, nervios.
Escena 5
Penelope: (entra con otro balde) ¿Qué hacemos con el Kokoschka?
Michael: Lo podemos limpiar. Tal vez con Lysol. El problema va a ser secarlo. Tal vez con agua y colocándole colonia.
Penelope: ¿Colonia?
Michael: Tengo una Kronos que no uso nunca.
Penelope: El papel se va a doblar.
Michael: Entonces, lo secamos con secador y le ponemos libros encima para que se alise. O tal vez plancharlo, como a los billetes.
Penelope: Dios.
Nancy: Te comprare otro.
Penelope: No hay otro. Se dejo de imprimir hace años.
Nancy: Lo siento mucho.
Michael: Lo podemos salvar. Pen, dejame hacerlo.
Penelope: Es una reimpresión del catalogo de la exhibición de 1957 en Londres.
Michael: Ve a buscar el secador y la colonia. Esta en el gabinete del baño.
Penelope: Su esposo esta en el baño.
Michael: No esta usando el inodoro. Mira, ya saque casi todo. Solo queda un poco en el Dolgans.
Penelope: (En la puerta del baño) Permiso. (Vuelve) ¿Te sentís mejor?
Nancy: Si.
Penelope: ¿Lo rocio… o…?
Michael: ¿Dónde esta el secador?
Penelope: Esta secando sus pantalones.
Michael: Esperemos. Deberiamos poner la colonia al final.
Penelope: Esta bien.
Nancy: ¿Puedo usar el baño también?
Penelope: Si, claro. Por supuesto.
Nancy: No se que decir. Lo siento mucho.
Penelope: Trae el secador cuando termines.
Nancy: Lo lamento tanto.
Escena 6
(Adentro del baño)
Nancy: Dios.
Alan: Increible. Increible, carajo. Su pastel era horrible.
Nancy: Te llenaste la boca.
Alan: Estuve todo el dia ocupado. Necesitaba comer algo.
Nancy: Dios.
(En el living)
Penelope: Es una pesadilla.
Michael: Espero que tenga cuidado. Me llevo al borde.
Penelope: Ella es horrible.
Michael: Menos.
Penelope: Es tan falsa.
Michael: No me molesta tanto.
Penelope: Los dos son horribles. ¿Por qué te pones de su lado?
Michael: No me pongo de su lado. ¿A que te refieres?
(En el baño)
Nancy: ¿Qué diablos estamos haciendo aquí?
Alan: Espero que estes bromeando.
Nancy: ¿Por qué discutes con ella? Nos podríamos haber ido hace mucho si no discutieras cada palabra.
Alan: ¿Preferirias que sea una oveja como su esposo?
Nancy: ¿Crees que fue el pastel?
Alan. Claro que si. Un poco de coca caliente y …
Nancy: (se huele las manos) Mierda.
(En el living)
Penelope: Siempre estas mitigando. Intentas reconciliar todo.
Michael: No hago eso.
Penelope: Si lo haces. Tenias una pandilla y eras el líder.  Pueden hacer lo que quiera con su hijo. Bueno, su hijo, es una amenaza a la seguridad nacional. Un chico asi, cunado es una amenaza a la sociedad es problema de todos. Y no puedo creer que vomito sobre todos mis libros. Cuando sabes que vas a largar todo, tomas precauciones.  ¡Oh, el Foujita! Esto es asqueroso.
Michael: Estaba al borde con esa mierda de los inodoros.
Penelope: Estuviste increíble.
Michael: Defendi lo mio, ¿verdad?
Penelope: Increible. Jamaica, Queens. Eso fue genial.
Michael: Pedazo de mierda. ¿Cómo es que la llama?
Penelope: Doodle.
Michael: Si, claro. Doodle.
Penelope: (entre risas) Doodle.
Alan: Si, la llamo doodle.
Penelope: Lo siento. No era nuestra intención.  Sabes, es tan fácil burlarse de los apodos de otros. Michael, ¿Cómo nos llamamos nosotros? Seguro es peor, ¿no?
Alan: Si, querías el secador.
Michael: Gracias. Ah! Nos decíamos ‘’Darjeeling’’, como el té. Es mucho mas vergonzoso si me preguntas.
Penelope: ¿Cómo esta? ¿Se siente mejor?
Alan: Si, mejor.
Penelope: Reaccione muy mal. Estoy avergonzada, en serio. (Se pone junto con Michael a secar los libros)  Sabes… yo… exagere sobre el catalogo, y ni siquiera se porque lo hice. Te pegas absurdamente a los objetos y ni siquiera sabes por que.
Michael: Mantenla tensa.
Penelope: Si, pero sosten el otro lado.
Michael: Lo tengo, lo tengo. Solo estíralo. Tienes que estirarlo porque se arruga.
Penelope: Las esquinas están mojadas.
Michael: Yo las seco.
Alan: Se va  romper.
Penelope: Tiene razón, Michael. Se va a romper.
Michael: Ok, bueno, agarra….
Penelope: Ya esta seco.
Michael: Bien. Ponle colonia a esos, yo termino con este. ¿De donde viene Doodle? ¿Doodle Yanqui o Doodle de queso?
Alan: Es una canción de Guys and Dolls que dice ‘’Doodledoodledoodledoodle’’
Michael: Ah si, si. La conozco. ‘’I love you, and doodle doodle doodle’’ . El nuestro es de nuestra luna de miel, en India. Nos decíamos ‘’darjeeling’’ en vez de ‘’querido’’ es estúpido.
Penelope: Deberia ver como esta.
Michael: Si, si, hazlo, darjeeling.


Escena 7
Penelope: Nancy, hola. Bueno, estaba preocupada por ti. ¿Te sientes mejor?
Nancy: Si, mejor. Eso creo.
Alan: Si no estas segura, alejate de la mesa de café.
Nancy: Deje una toalla en la bañera. No sabia donde ponerla.
Penelope: Perfecto.
Nancy: Limpiaste, lo siento mucho.
Michael: Todo esta bien. Esta todo bien.
Penelope: Lo siento. No estaba contigo. Estaba tan preocupada por el Kokoschka.
Nancy: Esta bien…
Penelope: No. Yo … Me comporte mal.
Nancy: Por favor. Estuve pensando en el baño.
Penelope: ¿Si?
Nancy: Si, tal vez pasamos por alto el… Bueno, digo –
Michael: ¿Qué? ¿Qué ocurre?
Nancy: Bueno… Los apodos son un tipo de abuso.
Michael: Seguro.
Penelope: Depende.
Michael: Claro, depende.
Nancy: Zachary nunca fue un niño violento. Debe haber tenido sus razones.
Alan: Como que lo llamaran soplon. (suena el teléfono) Disculpen. Si, Walter. Bueno, mientras no haya victimas en el panel. Nada de victimas. No quiero que te sientes con victimas. Negá ,negá, negá. Si tenemos que hacerlo, demandaremos al periódico.  Bueno te enviaremos el borrador del comunicado de prensa. Walter, lo siento. Tengo que colgar. Si me llamas soplon, pierdo los estribos.
Michael: A menos que sea verdad.
Alan: ¿Qué?
Michael: Ya sabes, si te das por aludido
Nancy: ¿Crees que mi hijo es un soplon?
Michael: Vamos, estoy bromeando.
Nancy: El tuyo también lo es.
Michael: ¿A que te refieres con eso?
Nancy: El delato a Zachary.
Michael: Se lo sonsacamos.
Penelope: Nos estamos yendo del tema.
Nancy: Quizas se lo sonsacaron, pero sí lo delato.
Alan: Nancy.
Nancy: ¿’’Nancy’’ que? ¿pensas que me hijo es un soplon?
Michael: No pensé nada.
Nancy: Bueno, si no pensas nada, no digas nada. No insinúes nada.
Penelope: Nancy, no tenemos que enojarnos. Michael y yo hemos hecho lo posible para ser imparciales y conciliadores .
Nancy: No tan imparciales.
Penelope: ¿En serio?
Nancy: Superficialmente imparciales.
Alan: Doodle, me tengo que ir.
Nancy: Andate entonces. Cobarde.
Alan: Nancy, ahora mismo estoy en peligro de perder mi cliente mas importante. Esto del ‘’padre que se preocupa’’ y el embrollo que viene con eso …
Penelope: Si, bueno, mi hijo perdió dos dientes. Dos incisivos.
Alan: Si, lo entendimos muy bien.
Penelope: Si, uno de ellos permanentemente.
Alan: Tendra dientes nuevos, mejorados. Nadie le mordió la oreja.
Nancy: Fue un error no considerar el origen del problema.
Penelope: No hay ningún origen.  ¡Hay un niño de 11 años que le pega a la gente con una rama!
Alan: ‘’Armado con una rama’’
Michael: Sacamos esa palabra.
Alan: La sacaron porque se lo pedimos.
Michael: La sacamos sin discutir.
Alan: Una palabra que deliberadamente establece intento sin ningún indicio de malentendido que excluye a los niños.
Penelope: No creo poder soportar mas este tono.
Alan: Desde el comienzo vos y yo, no compartimos la misma visión.
Penelope: Sr. Cowan es increíblemente frustrante ser continuamente censurada por algo que nosotros mismos, admitimos que era un error. La palabra ‘’armado’’ no esta bien. La quitamos. Aunque, estrictamente hablando, ciertamente se aplica.
Nancy: Zachary fue atacado verbalmente y reacciono. Yo si soy atacada, me defiendo, especialmente si estoy sola contra una pandilla.
Michael: Bueno, parece que se reanimo desde que largo todo.
Nanzy: ¿Te das cuenta lo mal educado que sos?
Michael: Miren, todos somos personas decentes, los cuatro. No se como nos dejamos llevar, perdiendo la paciencia. Esto no es necesario.
Penelope: Michael Basta, deja de mitigar. Solo somos superficialmente imparciales. ¿Por qué deberíamos serlo?
Michael: no, no me van a llevar por ese camino.
Alan: ¿Qué camino ?
Michael: El camino por el que nos han llevado estos dos estúpidos.
Alan:  Me temo que Pen no piensa asi.
Penelope:  ‘’Penelope’’.
Alan:  Lo siento.
Penelope: Asi que ahora Ethan es un estúpido. Eso ya es demasiado.
Alan:  Miren, esto es todo. De verdad tengo que irme ya.
Nancy: Si, yo también.
Penelope: Vayan. Vayan, me rindo.
Escena 8
(Suena el teléfono de la casa)
Michael: Hola. Hola mamá. No, tenemos unos invitados, pero decime. Si, si, hace lo que te diga el doctor. Si. ¿El que? ¿Antril? ¿Estas tomando Antril? Esperame un segundo, mamá. ¿Antril? ¿Esa mierda tuya es Antril? Mi madre lo esta tomando.
Alan: Miles de personas lo toman.

Michael: Mamá, escucha, tienes que dejar de tomarlo enseguida. ¿Me escuchas? De inmediato. Sólo haz lo que te digo ¿Está bien? Te explico después. Mamá, dile al doctor Perlstein que yo dije que no lo podías tomar. Bien. ¿Por qué rojo? ¿Para que te vea quién? Mamá, eso es ridículo. OK, mamá, mamá...Mamá, te llamo después. Te dije que tenemos invitados. Te quiero. Adiós. (Corta el teléfono) Se compró muletas rojas por si la choca un camión. Porque camina en la calle de noche.
Le están dando Antril para su presión sanguínea.

Alan: Si la está tomando y se ve normal, tomaré su declaración. (A Nancy) ¿No traía una bufanda?

Michael: ¿Sabes? No me gusta tu actitud. Y si mi madre presenta un síntoma, mi nombre estará primero en la lista de una demanda colectiva.

Alan: Habrá una de todos modos.

Michael: Sí, bueno, eso espero.

Penélope: Hacer lo correcto es inútil. La honestidad es una estupidez. Sólo te debilita, bajas la guardia.

Alan: Vamos, Nancy, demasiados sermones por un día.

Michael: Sí, vayan. Pero déjenme decirles esto: Ahora que los conozco
no me sorprende que...¿Cómo se llama? Zachary tenga problemas de conducta.

Nancy: Cuando mataste ese hamster...

Michael: ¿Maté?

Nancy: Mataste.

Michael: ¿Maté el hamster?

Nancy: Sí, hacen lo que sea para hacernos sentir culpables. Usan el lado moral como si fuera suyo, pero tú, eres un asesino.

Michael: Definitivamente no maté a ese hamster.

Alan: Peor.

Nancy: ¡Peor! Lo dejaste allá afuera temblando de miedo en un medio hostil. Esa pobre criatura fue probablemente comida por un perro o una rata.

Penélope: Ella tiene razón en eso.

Michael: ¿Cómo que tiene razón?

Penélope: Digo, por favor, Michael. Es horrible lo que le debe haber pasado a ese pobre animal.

Michael: Pensé que el hámster estaría feliz de estar libre. Creí que saldría corriendo feliz.

Penélope: Bueno, no fue así.

Nancy: Y lo dejaste allí!

Michael: Porque no puedo tocar esas cosas! No puedo tocar nada de esa familia. Dios, Penny, lo sabes.

Penélope: Le tiene miedo a los roedores.

Michael: Sí, le tengo miedo. Y le temo a los reptiles. Todo lo que ande cerca del suelo. Eso es todo ¿Está bien?

Alan: ¿Y tú? ¿Por qué no bajaste a buscarlo?

Penélope: ¡Porque no lo sabía! Michael dijo esta mañana que el hámster había escapado. Así que salí, recorrí la cuadra. Di muchas vueltas. ¡Hasta fui al sótano!

Michael: Penélope, es completamente injusto que, de pronto esté en el banquillo por el hámster, que tú tuviste que contarles. Es un asunto familiar que sólo nos concierne a nosotros dos. No tienen nada que ver con esta situación. (A Alan y Nancy) Y no puedo creer que me llamen asesino en mi propia casa.

Penélope: ¿Qué tiene que ver tu casa con el precio del té en China?

Michael: Es mi casa, yo abrí la puerta! La puerta está totalmente abierta en espíritu de reconciliación a un par de personas que podrían ser un poco más agradecidas.

Alan: Sigue alimentando tu propio ego. Es hermoso.

Nancy: ¿Entonces no tienes remordimiento?

Michael: No, ninguno. Ese animal era asqueroso y me alegra que no esté.

Penélope: Michael, eso es ridículo.

Michael: ¿Qué es ridículo? ¿Qué? ¿También te has vuelto loca? Su hijo casi mata a golpes a Ethan ¿Y me molestas por un hámster?

Penélope: Lo que hiciste estuvo mal. No puedes negarlo.

Michael: ¡Me importa una mierda ese hámster!

Penélope: Te va a importar cuando tu hija llegue a casa.

Michael: ¡Que venga! Una mocosa de 9 años no me va a decir qué tengo que hacer.

Alan: Estoy 100% de acuerdo con él en eso.

Penélope: ¿Ven? Es patético.

Michael: Cuidado, Penélope. Cuidado! Me comporté hasta ahora pero me estás presionando.

Nancy: ¿Y Ethan?

Michael: ¿Qué hay con Ethan?

Nancy: ¿Él también está triste?

Michael: ¿Sabes? Ethan tiene cosas más importantes en que preocuparse.

Penélope: Ethan no estaba tan unido a Nibbles.

Michael: ¿Nibbles? ¿Qué nombre marica es ese?

Nancy: Bien, si no sientes ningún remordimiento ¿por qué nuestro hijo sí?

Michael: ¿Saben qué? Toda esta mierda de consulta y consideración, estoy harto! Fuimos amables con ustedes! Compramos tulipanes! Mi esposa me vistió como un liberal pero la verdad es que no tengo paciencia para estas estupideces sentimentales. Soy un hijo de puta
Con mal genio! ¿De acuerdo?

Alan: Todos lo somos.

Penélope: No, lo siento, no todos. No todos no somos hijos de puta con mal genio.

Alan: Tú no, por supuesto.

Penélope: No, yo no, gracias a Dios.

Michael: No, tú no. Tú no. Eres tan superior. Tu nunca explotas a medio cargar.

Penélope: ¿Por qué estás siendo tan agresivo conmigo?

Michael: No estoy siendo agresivo, estoy siendo honesto.

Penélope: Sí, estás siendo agresivo.

Michael: Armaste esta reunión y te dejé reclutarme.

Penélope: ¿Me dejaste reclutarte?

Michael: Sí!

Penélope: Eso es asqueroso.

Michael: No lo es! Defiendes el comportamiento civilizado. Me parece bien.

Penélope: Así es, estoy a favor del comportamiento civilizado. Al menos alguien aquí lo está. ¿Y tú crees que es mejor ser un hijo de puta con mal genio?

Nancy: Nadie dijo eso. Nadie te está criticando por eso.

Penélope: Ustedes lo hicieron!

Alan: No lo hicimos.

Penélope: ¿Qué se suponía que hiciera? ¿Debería haberlos demandado?! ¿Debería haber dejado de hablarles? ¿Destruirlos con la compañía de seguros?

Michael: Basta, Penny.

Penélope: ¿Basta qué?!

Michael: Estás exagerando todo!

Penélope: No me importa. Haces todo lo posible para escapar de la mezquindad y terminas humillada y completamente sola.

Alan: Sí, Walter. Bueno, deja que lo prueben. Creo que lo mejor que
podemos hacer es nada.



Escena 9

Michael: Nacemos solos y morimos solos. Es todo. ¿Quién quiere un whisky?

Alan: Walter, estoy en una reunión en este momento. Te llamaré cuando llegue.

Penélope: Estoy viviendo con una persona completamente negativa.

Alan: ¿Quién es negativo?

Michael: Yo.

Penélope: Esta fue la peor idea. No deberíamos haber tener esta reunión.

Michael: Te lo dije.

Penélope: ¿Tú me lo dijiste?

Michael: Sí.

Penélope: ¿Me dijiste que nunca nos reuniéramos?

Michael: No pensé que fuera una buena idea.

Nancy: Era una buena idea.

Michael: Oh, por favor! ¿Quién quiere un poco?

Penélope: ¿Me dijiste que no pensabas que era una buena idea?

Michael: Según recuerdo.

Penélope: Según recuerdas.

Alan: Tal vez solo un sorbo.

Nancy: ¿No tienes que irte?

Alan: Bueno, en este punto tal vez pueda tomarme un trago.

Penélope: Mírame a los ojos Michael, y dime que no acordamos en hacer esto.

Nancy: Cálmate, Penélope. Esto no está yendo a ninguna parte!

Penélope: ¿Quién dijo... quién dijo que no toquemos el pastel esta mañana? ¿Quién dijo que deberíamos dejar un poco para los Cowan?
¿Quién dijo eso?!

Alan: Eso fue un lindo gesto de tu parte.

Michael: ¿Qué tiene que ver eso?

Penélope: ¿A qué te refieres?.

Michael: Invitados son invitados.

Penélope: Estás mintiendo! Estás mintiendo. Está mintiendo.

Alan: ¿Saben? Mi esposa en realidad tuvo que arrastrarme hasta aquí hoy. Cuando creces con la idea de John Wayne de hombría, es normal ser impulsivo en este tipo de situaciones y no hablarlo.

Nancy: Pensé que tu modelo de conducta era Ivanhoe.

Alan: Es el mismo concepto básico.

Michael: Otro aspecto.

Penélope: Otro aspecto ¿En serio? ¿Cuánto te vas a humillar, Michael?

Nancy: Me doy cuenta que lo arrastré hasta aquí para nada.

Alan: ¿Qué esperabas, Doodle? Qué apodo tan ridículo! ¿La revelación de los valores universales? Este whisky está increíble.

Michael: ¿Verdad? Añejo 18 años. La cosecha es de un lugarcito en Escocia que aún produce.

Penélope: ¿Y los tulipanes? ¿Quién los compró? Lo único que dije fue: ´Qué pena que no compramos tulipanes esta semana. ´ No dije nada de ir a la calle Henry.

Nancy: No se enojen todos por esto. Penélope, no vale la pena!

Penélope: Él trajo los tulipanes! Él, él solo! ¿Qué? ¿No nos vas a servir?

Nancy: A Penélope y a mí también nos gustaría tomar un trago. Es bastante gracioso cuando lo piensas. Un devoto de Ivanho y John Wayne pero con miedo de levantar un ratoncito.

Michael: Ya deja lo del hamster. Basta.

Penélope: Tiene razón, es para reírse.

Nancy: ¿Y el de ella? (A Michael)

Michael: No creo que sea necesario.

Penélope: Sírveme un trago, Michael.

Michael: No!

Penélope: Michael!

Michael: No!

Nancy ¿Qué te pasa, Michael?

Michael: Bien, bien! Bebe, bebe ¿Qué importa?

Nancy: ¿Beber te hace mal o algo así?

Penélope: No, es bueno para mi!

Nancy: Ahora, no lo sé.

Penélope: ¿Señor Cowan?

Nancy: Alan.

Penélope: Alan, tú y yo no nos caímos bien exactamente. Pero vivo con un hombre que decidió que la vida es una mediocridad anónima. Es muy difícil vivir con un hombre que se encerró a si mismo dentro de esa idea y no quiere cambiar nada y no se entusiasma por nada.

Michael: ¿Por qué le estás diciendo eso? A él no le importar en lo más mínimo.

Penélope: Tenemos que creer... tenemos que creer en una posible corrección.

Michael: Es el último hombre en la tierra al que deberías estar diciéndole eso.

Penélope: Hablaré con cualquiera que me dé la gana.

Escena 10

Michael: ¿Quién carajo es ahora?! Hola, ma. Él está bien. Le bajaron los dientes, pero está bien. Sí, tiene dolor, le duele. Pero pasará. Ma, te dije que teníamos visita. Te iba a llamar ¿recuerdas? Sí, adiós.

Nancy: ¿Aún le duele?

Penélope: No.

Nancy: ¿Entonces por qué preocupas a tu madre?

Penélope: Es lo que siempre hace. No puede evitarlo.

Michael: Muy bien. Ya basta, Penélope. Corta ya esa mierda de la reina del drama.

Alan: Penélope, a nadie le importa nada más que no sea uno mismo. Claro que a todos nos gusta pensar en alguna posible corrección una que nos pueda liberar completamente de consideraciones egoístas. Como el libro que estás escribiendo...el cual me parece genial. ¿Sabes? Entiendo que hayas pensado: ´´Bueno, elegiré una masacre. La historia
está llena de ellas y escribiré un libro. ´´ Todos tenemos que salvarnos de alguna manera.

Penélope: No estoy escribiendo el libro para salvarme! No lo has leído.
Ni siquiera sabes sobre qué es.

Alan: Como sea.

Penélope: Dios mío, el olor de Kronos me está matando.

Michael: Apesta, mierda!

Alan: Sí, no escatimaste exactamente.

Nancy: Lo siento mucho.

Penélope: No, fue mi culpa. Lo rocié como una loca. ¿Por qué las cosas no pueden ser más fáciles? ¿Saben? ¿Por qué todo tiene que ser tan agotador?

Alan: Piensas demasiado. Las mujeres piensan demasiado.

Nancy: Esa es una respuesta original.

Penélope: No se que significa eso “pensar demasiado”. No sé cómo puedes vivir sin ningún sentido moral del mundo.

Michael: Mírame, estoy viviendo.

Penélope: Michael, cállate! Tu complicidad miserable simplemente me da asco.

Michael: ¿Qué pasó con tu sentido del humor?

Penélope: No tengo y no quiero tenerlo!

Michael:
Si me preguntan, la pareja es el peor castigo que Dios nos puso.

Nancy: Maravilloso.

Michael: La pareja y la familia.

Nancy: Nadie te está obligando a ventilar eso delante de nosotros, Michael. Y debo añadir que es un poco indecente.

Penélope: Eso no le molesta.

Michael: Estás de acuerdo conmigo ¿verdad?

Nancy: Nada de esto viene al caso! Alan, di algo.

Alan: Tiene derecho a tener ideas.

Nancy: No significa que tiene que publicarlas.

Alan: Sí, claro, quizás.

Nancy: No nos importa su matrimonio. Estamos aquí por el problema con los niños. No nos importa su matrimonio.

Alan: Sí, excepto...

Nancy: ¿Excepto qué?

Alan: Está relacionado.

Michael: Está relacionado. Por supuesto que sí.

Penélope: ¿Que le hayan bajado dos dientes a Ethan está relacionado con nuestro matrimonio?

Michael: Por supuesto que sí.

Nancy: Lo siento, no te entiendo.

Michael: Retrocede un poco y mira la situación en la que estamos. Los niños te chupan la vida y te dejan vieja y vacía. Es la ley de la naturaleza. Ves a las parejas jóvenes que van riendo camino al altar y piensas: Ellos no saben. Los pobres no tienen ni idea! Son felices. Nadie te habla de estas cosas al principio. Tengo un amigo que va a tener un hijo con su nueva novia. Le dije: ´´¿Un niño? ¿A nuestra edad? ¿Qué? ¿Eres estúpido? Te quedan quizás 10, 15 buenos años antes que te dé cáncer o tengas un derrame. ¿Y vas a cargarte con un maldito hijo?´´

Nancy: Realmente no piensas eso.

Penélope: Sí lo piensa.

Michael: Por supuesto que sí. Pienso cosas peores.

Nancy: Te estás rebajando, Michael.

Michael: ¿En serio?

Nancy: Deja de llorar, Penélope. Sólo lo empeora todo.

Alan: Más.

Michael: Por supuesto, por supuesto. Excelente ¿no?

Alan: Excelente.

Escena  11

Michael:  ¿Te puedo ofrecer un cigarro?

Penélope: No se puede fumar en la casa!

Alan: Qué mal!

Nancy: ¿Qué? ¿Ibas a fumar un tabaco ahora?

Alan: Hago lo que quiero, Nancy. Si quiero fumar un tabaco, lo fumo. No fumaré porque no quiero alterar a Penélope que ya está muy nerviosa, para decirlo suavemente. Deja de lloriquear. Ella tiene razón.
¿Sabes? Cuando las mujeres lloran llevan a los hombres al punto de un quiebre. Aunque desafortunadamente debo decir que el punto de vista de Michael se justifica plenamente. (Atiende el celular). ¿Sí? Sí, seguro, dale. Sí, pon Nueva York y la hora específica.

Penélope: Insoportable.

Alan: ¿Tony lo mandó? Tiene que salir para la prensa. ¿Qué preguntas debes hacer?

Nancy: Vivo con esto. Día y noche.

Alan: Un segundo.

Nancy: El celular corta nuestras vidas.

Alan: Nancy, esto es muy importante.

Nancy: Siempre es más importante.

Alan: Continúa.

Nancy: Lo que está pasando en otra parte siempre es más importante.

Alan: No, no es una estrategia, es estratagema, de 2 semanas de la compañía, etc, etc...

Nancy: En la calle, en la mesa... en todos lados.

Alan: Pon la palabra ´´estudio´´ entre comillas. La palabra ´´estudio´´ entre comillas!

Nancy: Ya ni siquiera protesto. Rendición incondicional. Siento que voy a vomitar otra vez.

Michael: ¿Dónde está el balde?

Penélope: ¿Cómo se supone que lo sepa?

Alan: Pues entonces cítame. (Continúa hablando por celular)

Penélope: ¿Puedes pararte cerca del balde, por favor?

Michael: Pen.

Penélope: ¿Qué? Ya tuvimos que limpiar una vez ¿no?

Alan: “…de acuerdo al abogado de TW Pharma, Alan Cowan”. AP, Reuters, periódicos, diarios comerciales.
Alan: ¿Qué pasa?

Michael: Tiene ganas de vomitar otra vez.

Nancy: Eres tan comprensivo. Es conmueve.

Alan: Bueno, estoy preocupado.

Nancy: No entendí eso, me equivoqué.

Alan: Vamos, Nancy, ¿Quieres? No tenemos que hacer eso. Su matrimonio va cuesta abajo, nosotros no tenemos que tratar de competir.

Penélope: ¿Qué te da el derecho de decir que nuestro matrimonio va cuesta abajo? ¿Qué te da el derecho?

Alan: Sí, Walter. Sí, hice algunas correcciones. Te lo enviarán. Manipulación de los precios. Escucha, Walter, te llamo en un minuto. (Corta) No dije eso. Lo hizo Steven.

Penélope: “Michael”.

Alan: Lo siento.

Penélope: No dejaré que nos juzgues.

Alan: No juzgues tampoco a nuestro hijo.

Penélope: Es diferente. Tu hijo atacó al nuestro.

Alan: Son jóvenes. Son chicos. Los niños se pelean en el patio. Siempre fue así y siempre lo será. Es una ley de la naturaleza.

Penélope: No, no lo es.

Alan: Claro que sí. Hace falta poca educación para sustituir la ley por la violencia. El origen de la ley, como bien sabes, es la fuerza bruta.

Penélope: Tal vez si eres un cavernícola. Pero no en este mundo no.

Alan: Cuéntame sobre este mundo.

Penélope: Eres aburrido. Esta conversación es aburrida.

Alan: Penélope, yo creo en un Dios salvaje, un dios de la matanza, cada uno defiende lo suyo hasta morir,  un dios cuya ley no se ha desafiado desde tiempos inmemoriales. Estás interesada en África, ¿Cierto? (A Nancy) ¿Qué pasa?

Nancy: No te preocupes por mí.

Alan: Nancy.

Nancy: Estoy bien.

Alan: Bueno. (A Penélope) Acabo de regresar del Congo, hay niños allá de 8 años entrenados para matar. Y durante su infancia tal vez maten miles de personas. Matan con un machete, con un arma, con un thumper. Así que obviamente cuando mi hijo le rompe los dientes a otro, incluso 2 dientes junto al cajón de arena no me conmociono ni me indigno tanto como a ustedes.

Penélope: Debería.

Nancy: Thumper.

Alan: Así le dicen a un lanzagranadas.

Michael: Así lo llamo yo (a Nancy) ¿Estás bien?

Nancy: Estoy bien.

Alan: ¿Qué le pasa?

Nancy: Es la vesícula, No es nada!

Penélope: No me hables de África, sé todo sobre el sufrimiento en África.

Alan: No lo dudo.

Penélope: Es en lo único que he estado pensando durante meses!

Michael: Que no empiece con eso, por favor!

Alan: Creo que me empiezas a agradar.

Penélope: Cállate!

Michael: Hablando del compromiso con la paz mundial.

Penélope: Cállate la boca, Michael!

Michael: ¿Estás segura de eso?

Nancy: Sí, estoy segura, me hará bien.

Penélope: Vivimos en Nueva York. No vivimos en Kenia, vivimos en Nueva York. Y con las costumbres de la sociedad occidental así que...
¿qué pasó con el parque infantil del puente de Brooklyn? Eso tiene que ver con los valores occidentales. Los cuales, les guste o no, apoyo.

Michael: Golpear a tu esposo debe ser una de esas costumbres ¿no?

Penélope: Te lo advierto, Michael!

Alan: Estaba encima tuyo como un sarpullido serio. Si fuera tú me hubiera conmovido.

Nancy: Se está burlando de vos ¿podes creerlo?

Penélope: No podría importarle menos.

Alan: No, en serio, moralmente, debes superar tus impulsos pero hay ocasiones en las que no quieres. O sea, ¿quién quiere decir el Ave María cuando estás teniendo sexo? ¿Compras el whisky por aquí?

Michael: Este no, de ningún modo.

Nancy: Una bomba

Penélope: Una bomba ¿En serio?

Alan: Sí.

Nancy: ¿Por qué no dices lanza granadas?

Alan: Porque es un término. Igual que dicen kalashnikov y no AK-47.

Nancy: ¿Quiénes dicen?

Alan: Ya basta, Nancy. Ya basta.

Nancy: Para conocedores de armas de fuego como mi esposo tienen que entender que es difícil emocionarse por lo que sucede en el vecindario.

Alan: Exactamente.

Penélope: No veo por qué no. Todos somos ciudadanos del mundo. No veo por qué no podemos tener un sentido de la comunidad.

Michael: Penelope! Ya es suficiente de esa basura!

Penelope: Voy a matarlo!

Alan:  (atiende el celular) ¿Sí?

Penelope: Ella tiene razón. Después de un rato se vuelve insoportable.

Alan: La razón para intentar... Así. ¿Aprobó el resto? Bien. ¿De qué estábamos hablando? ¿Lanzadores de granadas?

Penelope: Estábamos diciendo que a pesar de lo que piense mi esposo
suceda aquí o en el otro lado del mundo, todos debemos ser responsables colectivamente.

Alan: responsables colectivamente. Nancy, es absurdo beber en tu estado.

Nancy: ¿En qué estado? Estoy perfectamente.

Alan: No, eso es... ¿Sí? No, ninguna entrevista antes de sacar ese comunicado.

Penelope: Señor Cowan, ¿puede por favor ponerle fin a esas conversaciones exasperantes?

Alan: Sólo recuérdale que a los accionistas les importa un carajo! Los accionistas quieren... Nancy, ¿Estás loca?!

Escena 12

Nancy:(Arroja el teléfono de alan al agua del florero.) Ya está.

Alan: Mierda!

Michael: Ay Dios mío.

Penelope: Bien hecho!

Michael: El secador, el secador.!

Alan: ¿Qué hiciste? ¿Qué le está haciendo? Dámelo! Era nuevo. Pasé horas cargándole todo...

Michael: No puedo creer que hayas hecho eso.Fue algo muy irresponsable.

Alan: Todo...! toda mi vida estaba ahí adentro!

Nancy: Toda su vida.

Michael: Toma. Vamos a sacarle la tarjeta sim y la batería

Alan: ¿Cómo lo haces? No puedo abrirlo. No sé.

Michael: Está atorado.

Alan: Ellas creen que es gracioso! Ellas creen que es gracioso!

Michael: Penélope, no es gracioso!

Penelope: Mi esposo se ha pasado toda la tarde secando cosas.

Alan: Olvídalo. Se acabó. Mi vida se acabó.

Michael: ¿Quieres usar el teléfono? Debo decir que...

Penelope:¿Qué?

Nancy: ¿Qué vas a decir, Michael?

Michael: No, ni siquiera sé qué decir.

Nancy: Diría que se siente mejor así. Diría que se siente mejor así. ¿Tú no? Los hombres se apegan tanto a sus juguetes que pierden su credibilidad. Una vez salí con un hombre y lo vi que siempre llevaba una bolsa rectangular. Un hombre con una bolsa. Terminó. Él con aquello en el hombro era lo peor. Pero el celular.....deberías ver la punta de sus
 dedos. Eso también es lo peor. Los hombres deberían tener las dos manos libres. También tengo una idea de hombría a lo John Wayne.¿Cómo era? Una 45. Algo que se pueda vaciar. Nunca me ha interesado comprar nada pero no mataría. Michael!! Supongo que ahora estás feliz. Las cosas se están desmoronando según parece. ¿Pero sabes qué? Casi se siente bien. Bueno... en mi opinión.

Michael: En mi opinión, algunos manejan el alcohol mejor que otros.

Nancy: Soy tan normal como puedo ser.

Michael: Sí, claro.

Nancy: Sí, empiezo a ver cosas con una serenidad placentera.

Penelope: Eso es bueno. Una serenidad placentera.

Michael: No sé por qué estás gastando saliva ventilando eso.

Penelope: Cállate!

Michael: Toma, Allan. Relájate.

Penelope: Nada de cigarillos en la casa.

Michael: Aquí tienes Montecristo. Partagas No. 4 y los Punch.

Alan: ¿De dónde sacaste esto?

Michael: No querrás saber.

Alan: No, en serio.

Michael: Un contacto español. Un amigo está saliendo con una aeromoza. Ella me trae 2 cajas por semana.

Penelope: No se puede fumar en una casa con un niño asmático. ¿Y por qué le estás contando la historia de tu vida?

Nancy: ¿Quién tiene asma?

Penelope: Nuestro hijo.

Michael: Teníamos un maldito hamster ¿no?

Nancy: Oh, es cierto, las mascotas no son buenas si eres asmático.

Michael: Sí. No son para nada buenas.

Nancy: Ni siquiera los goldfish son recomendables.

Penelope: Estoy harta de escuchar esta basura! Supongo que soy la única que no ve las cosas con una serenidad placentera. La verdad es que nunca he sido tan infeliz. Este es el día más infeliz de mi vida.

Michael: Eres una borracha infeliz.

Penelope: Michael!, Cada palabra que sale de tu boca me ofende. No me emborracho. Tomé un par de sorbos de tu whisky añejo 18 años como si fuera la 18 maravilla del mundo. No me emborracho. Ojalá pudiera. Créeme, ojalá pudiera. Ojalá pudiera ahogar mis penas en el whisky.

Nancy: Mi esposo también es infeliz. Mírenlo, como si lo hubieran
 abandonado a un lado de la calle. Creo que este también es el
 día más infeliz de su vida.

Alan: Lo es.

Nancy: Lo siento, Doodle.

Escena 13

Michael: ¿Hola? ¿Hola?! Mamá, te dije que teníamos visita ¿recuerdas? Porque esa pastilla puede matarte. Es veneno! No, mamá. Mamá, hay alguien aquí que puede explicarlo.
Toma, díselo.

Alan: ¿Decirle qué?

Michael: Dile lo que sabes sobre esa mierda venenosa tuya.

Nancy: ¿Qué puede decirle él? Él no sabe nada.

Alan: Hola, señora. ¿Cómo está? Sí. ¿Le duele? La operación soluciona eso. Oh, la otra pierna también ¿no? No, no soy ortopédico. No
deja de llamarme doctor.

Nancy: ¿Doctor? Qué risa! Cuelga.

Alan: Sí. ¿Tiene algún problema de equilibrio? Sí. No, por supuesto que no. Para nada. No puede matarla. No escuche lo que dice la gente. Sí, quizás sea una buena idea no tomarlo por un tiempo. Sólo hasta que pase lo de la operación. Sí, suena como si estuviera en excelente forma...

Michael: Muy bien. ¿Oíste eso, mamá? Deja de tomar esa medicina!
Haz lo que te decimos. ¿OK? Te quiero.
No lo soporto más. La mierda que tengo que soportar!

Penelope: Muy bien, ¿podemos concluir esto?

Nancy: ¿Debo regresar y dejar a Zachary decidir?
Esto se está volviendo en ¿A quién le importa? Por eso estamos aquí después de todo.

Penelope: Voy a vomitar. ¿Dónde está el cubo?

Michael: Ya es suficiente. Ya es suficiente. Ya es suficiente!

Nancy: Diría que ambas partes son culpables. Así que... ahí está.
La culpa es de ambos.

Penelope: ¿Hablas en serio?!

Nancy: ¿Disculpa?

Penelope: ¿Es lo que piensas realmente?

Nancy: Es lo que pienso, sí.

Penelope: ¿Mi hijo Ethan tuvo que tomar analgésicos

a las 3 de la mañana y comparte la culpa?

Nancy: No es necesariamente inocente.

Penelope: Salgan de mi casa! Salgan de mi casa... coño!

Nancy: Mi cartera! Mi cartera!

Michael: ¿Qué está pasando aquí? Estás completamente loca.

Nancy: Allan, haz algo!

Penelope: Allan, haz algo!

Nancy: Cállate la boca! Rompió mi espejo del maquillaje, mi perfume...
Defiéndeme! ¿Por qué no me defiendes?

Alan: Vámonos, Nancy.

Penelope: Ni que la estuviera estrangulando.

Nancy: ¿Qué te hice?!

Penelope: La culpa no es compartida! La víctima y el criminal no son lo mismo!

Nancy: ¿El criminal?!

Michael: Dales un respiro, Penélope! Ya basta con esa actitud políticamente correcta. !

Penelope: Es lo que creo.

Michael: Es En lo que tú crees. Tú!

Penelope: Estoy horrorizada. ¿Cómo puedes ser tan abiertamente despreciable?

Michael: Porque me dan ganas. Me dan ganas de ser extremadamente despreciable.

Penelope: Un día entenderás los horrores que están sucediendo en esa parte del mundo y estarás avergonzado. Estarás avergonzado de tu actitud!

Michael: Sí, cariño, y vos sos tan maravillosa! Eres la mejor y más brillante!

Penelope: Sí, lo soy!

Nancy: Salgamos de aquí, Allan. Esta gente son monstruos.

Alan: Basta, Nancy.

Nancy: No, no. Quiero beber más. Quiero emborracharme hasta caerme de culo. Esa perra tiró mi cartera contra el techo y nadie movió un dedo. Quiero estar borracha hasta caerme.

Alan: Ya estás bastante borracha.

Nancy: ¿Cómo pudiste dejarla decirle a nuestro hijo criminal? Vinimos hasta aquí para solucionar las cosas con ellos y ellos nos insultan, nos dan sermones sobre ser buenos ciudadanos! Me alegra que nuestro hijo le haya pateado el culo a su hijo y me limpio el culo con sus derechos humanos!

Michael: Vaya! Tomas un par de tragos y BAM! Su verdadera personalidad sale. ¿Qué pasó con esa agraciada mujer con ojos delicados?

Penelope: Te lo dije, te lo dije!

Alan: ¿Qué le dijiste?

Penelope: Que es una farsante! Tu mujer es completamente falsa. Lo siento!

Alan: ¿Cuándo dijiste eso?

Penelope: Cuando estabas secando tus pantalones!

Alan: ¿La habías visto 15 minutos y ya sabías que era falsa?

Penelope: Bueno, me doy cuenta de esas cosas muy rápido.

Michael: Así es.

Penelope: Sí, tengo nariz para eso.

Alan: ¿Falsa? ¿Qué significa eso?

Nancy: No quiero escuchar esto. ¿Por qué me haces pasar por esto, Allan?

Alan: Relájate, Nancy.

Penelope: Es un engaño. No le importa más que a ti.

Alan: Es cierto. Eso es cierto.

Penelope: Él dijo que es cierto.

Michael: A ellos les importa un carajo! Así que estaba en lo cierto desde el comienzo. A ellos les importa un carajo A ella tampoco le importa un carajo. Es cierto.

Alan: Como si a ti te importara.

Nancy: ¿Qué...?

Alan: Déjame hablar, cariño. Explícame, Michael, exactamente cómo te importa. ¿Qué significa eso de todos modos? Eres más creíble cuando estás siendo abiertamente despreciable. La verdad es que a nadie aquí le importa. Excepto quizás Penélope. Debemos reconocer su integridad.

Penelope: ¿Necesito reconocimiento? No necesito que reconozcas nada!

Nancy: Pero a mí sí me importa. Realmente me importa.

Alan: Sí, Doodle, si nos importa en nuestra forma histérica.No como figuras heroicas en un movimiento social. Vi a tu amiga Jane Fonda el otro día en televisión. Me hizo querer ser atropellado por el KuKuxKlan.

Penelope: ¿Mi amiga Jane Fonda?!¿Qué significa eso?!¿Qué diablos significa eso?!

Alan: Son de la misma raza. La misma clase de mujer comprometida que resuelve problemas.
Esas no son las mujeres que nos gustan. Las mujeres que nos gustan son locas sensuales llenas de hormonas. Las cuidadoras del mundo, las que quieren demostrar que tan perspicaces son,pierden su encanto. Nos apagan enormemente. Hasta el pobre Michael, tu pobre esposo está apagado.
Michael: No hables por mí.

Penelope: Nos importa un carajo la mujeres que les gustan! Ni tu opinión. Eres el tipo del hombre cuya opinión nos importa un carajo!

Alan: Está gritando.

Penelope: ¿Ella no grita? ¿No acabó de gritar que se alegraba
que su cabrón golpeara a nuestro hijo?

Nancy: Él tenía razón. Al menos nuestro hijo no es un maricón de mierda.

Penelope: El suyo es un maldito soplón!

Nancy: Vámonos, Allan! ¿Por qué estamos aún en esta casa?

Penelope: Exactamente!

Nancy: Toma. Esto es lo que pienso de sus estúpidos tulipanes!
Odio las flores. También es el peor día de mi vida.

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES