ROJAS Y MUÑOZ Silvia paredes (obra para dos mujeres)

ROJAS Y MUÑOZ
 Silvia Paredes 
Dos mujeres sentadas, una mesa, están jugando a las cartas, sugiero “Escoba de quince”, están bastante abatidas, son amigas.

Perla: Siete y ocho: Quince, la pucha che no puedo hacer escoba, te dejé el regalo…
Inés: El doce vale diez…y cinco quince, ja entonces escoba. Te gané de nuevo
Perla: Siempre me ganás vos Inesita, qué tarro que tenés querida. (Se fija) Vamos…once a tres.
Inés: ¿¡Quién va a tres?!
Perla: ¡Sos sorda...! ¿O te hacés la tarada? Yo voy a tres, vos once. ¿Tomás un café?
Inés. ¿Tenés descafeinado? Me hace tanto mal la cafeína, no me deja dormir de noche y mira que hago de todo para dormir, rezo, tomo un tilo, doy cincuenta vueltas alrededor de la mesa del comedor, que viste que es larga, es como caminar quince cuadras, tengo una cancha…
Perla: Y ¿Por qué no salís a caminar? Vivís cerca del parque, date unas vueltas a la siesta.
Inés: Con la inseguridad que hay, vos estás loca…lleno de gente, pero ¡¿Qué gente?! ¡¿A Ver?!... Se ponen esos auriculares en las orejas, se ponen capucha, caminan sin mirar a nadie. Yo creo que si me violan delante de ellos nadie se da cuenta.
Perla: Inesita: Si a vos te violan nosotras podríamos hacer una fiesta… Además dejá de joder...Es la edad, pregunta entre las chicas…Nadie duerme. Primero no se duerme porque tenemos que salir de joda, después porque los chicos no te dejan dormir, después los ronquidos de los maridos y todos los ruidos que salen de su cuerpo y ahora la edad, sumado a todo lo anterior un cóctel de somníferos hay que tomar, ¡qué lo parió!
Inés: (Toma el café) ¡Qué rico café!, cómo se nota que es de marca. ¿Lo compraste en el tostadero?
Perla: Lo trajo Raúl…., si creo que es de tostadero, trajo bolsitas de un cuarto kilo, como veinte, le regalamos a Mari, viste que está en la ruina pobre, le ayudamos como podemos.
Inés: Todavía sigue separada o volvió con ese viejo (Juega) nueve y seis…quince escoba.
Perla: No puede ser ¿Cuánto vamos?
Inés: Catorce a siete, me falta uno y te gano
Pasa un tiempo

Inés: Te tengo que mostrar el tejido, me está quedando hermoso, la Piru me pidió que le teja un chaleco al crochet, al principio no podía, me salía todo torcido y le pedí a mi suegra que me preste una de las revistas que la vieja tiene…Me las prestó, pero me tuvo como tres horas explicando, y explicando que la aguja gruesa, que la vuelta…¡Vieja chota odio no saber! Cómo sabe esa vieja, teje que es un placer ver como queda, a todo esto de tanto practicar me salió un callo en la mano, ¡No dije nada! Me la aguanté, y ahora ya lo estoy terminando
Perla: A mí el crochet no me gusta, es pesado no se, no le encuentro la vuelta
Inés: Quince, te gané
Perla: No la puta, otra vez me ganaste, qué tarro que tenés che, me vas a secar (Le da unas monedas)
Inés Dejá de llorar mamita...
Perla: Estoy endeudada, hasta la coronilla, créditos y créditos, todo lo que tengo es de trabajar y romperme…
Inés: El culo si... Decilo...El culo... En estos momentos el que no se rompe el culo, no sale de la Cienaga,..Para… hay una solución, podes estar becado por el gobierno, léase “político” o por los que laburan, léase “Gremialista”
Perla ¡¿Te parece?!
Inés: Perlita querida, primero son delegados del sector, luego van y trabajan ad honorem y después de un tiempo secretaría de algo simple, de actas por ejemplo y cuando menos te imaginás es el secretario general y una vez que llegan, nadie los mueve… ¿Miento?
Perla No Inés, no mentís, conocemos más de uno ¿No?
Inés: Carlitos Rojas, sin ir más lejos, trabaja en el gremio, está de…Tesorero
Perla: Cómo va a robar…Con razón lo vi con traje los otros días
Inés: ¿Y estaba lindo?.... Viste que pinta tiene
Perla: No me digas que te gusta ese croto, Inés...Es gordo.
Inés: Tu marido también Perla.
Perla: Pero no estábamos hablando de mi marido, ni tampoco del tuyo.
Inés: Estábamos hablando de Carlitos Rojas, que es muy lindo, tiene mucha guita y un gusto exquisito.
Perla: ¿Me parece a mí? ¿O vos sabés mucho de Rojas?
Inés: (Se fija que no venga nadie) Te cuento pero chissss, nada no podes decir nada.
(CAMBIO DE LUGARES, PERLA SE PONE UN ELEMENTO SIGNIFICATIVO PARA CONVERTIRSE EN CARLITOS ROJAS)(ES UNA OFICINA, SE PUEDE TRABAJAR CON PORTAFOLIO, CARPETA, ETC.)
SE LA VE A INES QUE ENTRA A LA OFICINA
Inés: Buenas tardes…
Carlitos: (Sin mirarla) Buenas tardes, qué necesita señora
Inés: Quiero averiguar por los beneficios de la mutual, necesitaría un crédito de algunos pesos…
Carlitos: La mutual…ah si…ya le busco la información, pero los créditos son para personas que necesitan de verdad el dinero, ésto no es para cualquiera.(la ve)
Inés: ¿Qué me quiere decir?
Carlitos: ¿Inés? ¿Sos Inés?
Inés: Si. Soy Inés ¿Y usted quién es?
Carlitos: No te acordas de mí “Bebita”
Inés: Yo no me llamo Beba señor, me llamo Inés
Carlitos: Si. ¿Pero no te acordás cómo te decía cuando nos conocimos? Bebita, Inesita, princesa, caperucita
Inés: Señor. Perdone, disculpe, pero yo no lo conozco (Muy sensual) Aunque creo que esos ojos, ese olor a corteza seca de árbol frondoso, esos zapatos lustrados con pomada negro profundo
Perla: (Saliendo del personaje) Y Al final lo conociste ¿No? (Vuelve al personaje)
Inés: Señor: creo que lo conozco de algún lado
Carlitos: Inés. Inesita mía, soy Carlos Rojas, un poco más viejo, pero con el corazón y músculos jóvenes como entonces
Inés.: ¡Carlitos!…Carlitos???? Carlitos Rojas… ¡¡Cuántos recuerdos!! Cuántos momentos. Cuánto tiempo…
Mucho tiempo esperé aquel día, sentada en el banquito de la plaza, te esperé…cinco, seis…siete horas.
Carlitos: ¡Cuánto tiempo! Si es cierto...No pude llegar…No había colectivo, estaban de paro y desde casa hasta la plaza de las palomas quedan 75 cuadras.
Inés: ¡Toda cagada quedé! Primero jugaba con una palomita, le tiré alimento, pero pasando tres minutos, eran palomas voraces que me picoteaban y cagaban todo mi vestidito azul
Carlitos: ¡El vestidito azul! El que tanto me gustaba... ¿Te lo habías puesto ese día?
Inés: Si Carlitos…..Me lo había puesto… Quedó cagado, sucio por fuera con olor a palomas y sucio por dentro por las puteadas que te eché
(Carlitos sale de su personaje y vuelve a Perla)
Perla: No… ¡Qué emoción! Y ahí se besaron apasionadamente. ¡Qué buena historia Inés! Contá dale contá...
Inés: ¡No boluda! En el momento que se iba acercando, entró el jefe y él sin ningún problema dijo (dándole la mano a Perla e imitando a Carlitos) Con mucho gusto la vamos a ayudar señora, sin compromiso vuelva la semana próxima, “La mutual” está a sus servicios
Perla: ¡Cobarde! Podes creer…Yo ya me había organizado toda la película, pero nada… ¡Qué garrón!
Inés: Entonces como se me apagó una vela, me quedo con la encendida hace 35 años
Perla: Que por cierto la llama debe ser bastante suave ¿No?
(Silencio)
Inés: Llama ardiente era la de antes Perlita, ¡Cómo ardía! ¡Quemaba! Quemaba la cocina, las cortinas de plástico del baño, el cubrecama tejido al crochet por mi suegra. Todo ardía y ardía
Perla: El Pichón no arde tampoco y…nosotras a esta edad…a mí en realidad…
Inés: ¿Qué perlita?
Perla: Me hubiera gustado tener un amante
Inés: Perlita…Que no te escuchen… (Se fija) Contá perlita, contá a Inesita tus fantasías
Perla: ¡No! Nada para contar…me hubiera gustado tener un amante, saber que se siente, el miedo a ser descubierta, pisar la cornisa, ir por el límite. Eso… ¿Entendés?
Inés: Si... Hasta que te caes de la cornisa y te estrellás, quedás como sapo aplastado por las ruedas del camión
Perla: Si te descubren…sino…seguís saltando, saltitos cortos y largos, como sapito de isla, cantando feliz en el charco
Inés: Si el charco…Que vendría a ser la vida o la casa de uno…Un charco lleno de lugares soleados, sombríos, secos y húmedos
Los charcos de la vida” lindo título para un comentario de la revista de la Susana Giménez ¿No?
Perla: El título podría ser “Grises matices de la vida”
Inés: Y en estos matices están: el miedo, teneme la madeja, (se pone a ovillar) El miedo que cambia con la época. ¿Viste?
Perla: Cuando éramos chicas Inés, le temíamos a muchas cosas, teníamos miedo a…
Inés: A los militares, a los profesores
Perla: No a todos…va si…. Les teníamos miedo a los profesores, yo odiaba a la profesora de inglés, ni te cuento cuando pasaban entre los bancos las monjas
Inés: Te acordas cuando entraba un profesor

(Se disponen a realizarlo) Inés hace de profesora y Perla de alumna
Inés. Buenas tardes alumnas
Perla: Buenas tardes profesora
Inés: ¡No escuché!
Perla: Buenas tardes profesora.
Inés: Ah muy bien, se sientan, ¡Señorita Rojas! El cuello del guardapolvo. ¡Se lo prende!
Perla: Profe…hace mucho calor
Inés: Pongamos los puntos sobre las íes señorita. Primero: Yo no soy profe sino…profesora.
Segundo: A mí no me importa el calor. ¡Acá hay reglas! Y se tienen que cumplir.
Sino le gusta se va a otra escuela, acá tenemos una cola larga de aspirantes que les encanta “tener el cuello del guardapolvo prendido” ¿Me entendió?
Perla: Perdón profesora, disculpe
Inés: ¡Se sienta Rojas!
Inés se sienta al lado de perla, ahora son dos compañeras de curso
Perla: ¿Por qué esa cara Inés? (Silencio)
Inés: Por que Luís quiere que mantengamos relaciones
Perla: ¿Y vos? ¿Querés?
Inés: Y yo….si…pero mi mamá me mata. Además mira si quedo embarazada
Perla: Yo no se mucho de eso, mi mamá dice “Ojito con lo que hacés…” ¿Lo que hacés? Si yo no hago…
Yo prefiero no hacer, mi hermana tiene una amiga que se quedó embarazada en quinto año y la echaron del colegio
Inés: Si que feo eso,…estamos en los setenta ¡Cómo te van a echar por eso! ¿Y ella qué va a hacer?
Perla: Los padres quieren que se casen y después decir que el bebé nació prematuro. ¡Unos hijos de putas son…!
Inés: ¡No! Yo no hago nada entonces
Perla: Yo tampoco Inesita. ¡No me quiero casar! ¡Ni loca!

CAMBIA LA ESCENA, RETOMAN LAS CARTAS
Perla: Hablando de casamiento, se puso de novio José María…Con una chica flaquita, pelo lacio, estudia abogacía, vive con sus padres, son un tanto…pobres...Va…no se…son de un barrio…
Sos mano… ¿A qué jugamos?
Inés: Al Chinchón... (Le da las cartas)...No se, me parece que no te gusta la chiquita. ¿Podríamos jugar al hijo robado? ¿No?
Perla: Una yegua la mina, es alta, flaca, pelo largo, habla perfecto, los dientes blancos, parejos, pero…lo tiene cagando a José Maria. Lo llama y le dice: Amorcito...Buscame, Amorcito, traeme, andá, llevá,
¡La puta madre! Uno los trata como reyes, entre algodones, se sacrifica y se van con una bruja, pendeja pedante
Inés: Pero….Estudia, trabaja, tienen padres
(Silencio)
Perla: Si, pero el apellido es Rojas
Inés: ¿Rojas? ¿Y qué? Rojas. ¿Qué tiene que ver el apellido?
Perla: Rojas, Rojas…Es el enemigo número uno de Muñoz. ¿No te acordás? Carlos Rojas contra Valentín Muñoz. Carátula: Estafa fraudulenta. (Se pone nerviosa por el tema)
Inés: ¿Rojas? ¿El que era socio de Valentín? ¿El rengo Rojas? ¿El que le robó la plata de los terrenos de Córdoba? ¿Ese Rojas? ¿Es el padre de la chiquita? ¿La novia de Jos…?
Perla: Por favor ¡Dejá de preguntar! , ¡Cállate!... (Reponiéndose) Disculpame Inés… Si, Inesita, ese Roja estafador es el padre de la ¡Yegua! De mi futura nuera.
Inés y Perla (Juntas). ¡No! ¡Qué cagada! ¡No puede ser! Ese tipo, un malandra. ¡Qué mala suerte!
(Se distienden)
Perla: Ni te cuento Valentín, cuando se enteró…Estábamos comiendo un asado en casa (Puede ser que lo teatralice) nos sentamos a almorzar, José con la chica esta se llama Clara y besos, charla, todo bien, yo trataba de atenderla lo mejor que me salía, para que después no reciba critica de mi hijo, Valentín le pregunta. ¿Cómo te llamas? ¿Estudiás? Y todas las preguntas que uno hace cuando aparecen estas yeguas de mierda, y le pregunta ¿Qué apellido tenés querida?
Inés: Me imagino que la chica como si nada, me llamo Clara Rojas, trabajo, estudio
Perla Si, la chica ni sabia, nos contó que estudiaba derecho, que le iba muy bien, y en un momento cuenta que su papá, estaba trabajando en una heladería porque hace unos años él trabajaba en una inmobiliaria y que un socio, ¡No! dijo… Su socio que es “Un tránsfuga” lo estafó, que se quedó con la plata de unos campos y que además le había robado un auto rojo
Inés: ¿Y ustedes? ¿Se empezaron a dar cuenta quien era la piba esa?
Perla: En tres minutos a Valentín le dio un infarto, se desmayó, se puso blanco, en diez estábamos en el sanatorio. ¡Corrimos en ese auto! Llevábamos un trapo blanco que salía desde mi ventanilla, José, manejaba, Valentín seguía desmayado, yo le hacía viento con una mano y con la otra llevaba el trapo
Inés: ¿Y la chica?
Perla: La chica iba sentada en el asiento de adelante, peinada de peluquería, con un olor a perfume importado que invadía el lugar… Fue ahí que le dije: abrí un poquito el vidrio de la ventanilla querida, para que entre viento. Podes creer Inés, que la pendeja con su mejor cara dijo: Me despeino. José, amor abrí vos.
Ni una mueca, silenciosa, pero pensando “Viejo de mierda me cago el asado”
Inés: Los jóvenes son así, nada les importa, parece que sólo ellos existen, pero luego crecen, se responsabilizan, se convierten en papás y mamás y sus hijos…se encargan de hacerles pasar ¡Todas las que estos guachos de mierda, nos hicieron pasar! ¡Lo dije! Por fin… ¿Y Valentín? ¿Cómo está?
Perla: Bien, gracias a Dios, el flaco es un roble, le dieron unos calmantes, lo dejaron en observación, la doctora que nos atendió le recomendó calma y le dijo “Que los problemas no lo atrapen”
Inés: Y el parecía “Atrapado sin salida” ¿No?
Perla: Ni más ni menos Inesita, pero él está amargado, te imaginás, no nos queremos meter en la relación de José, pero esto es un grano en el c….Es un malestar, la ve y se transforma
Inés: Y la verdad ¿Cuál fue Perla? Tu marido ¿Le robó o no el auto?
Perla: ¡No!
Inés: ¿Y los campos?
Perla ¡No! Inés qué decís
Inés: ¿Y qué pasó entonces?
Perla: El tipo era un terrible mujeriego, así que se metía en créditos, pedía guita prestada a Dios y medio mundo
Le debía dinero a Valentín, el negocio cada vez daba menos, tenía muchas deudas, y venían los empleados de tribunales y le querían sacar algo para embargar
Un día manejaba Rojas un auto rojo con pedido de captura, se baja en la calle Crespo, para mostrarle a un cliente una casa que estaba en alquiler, el cliente era un árabe, que necesitaba una casa por seis meses, estaba acá en la Argentina haciendo un negocio de exportación de maquinaria...Va…no se el tipo estaba acá en Santa Fe, y quería una casa por seis meses, mucha guita pagaba el tipo, entonces Rojas se baja para mostrarle la casa, el tipo hace la operación, le paga los seis meses juntos, le da un cheque y salen…Cuando salen, había al lado del puto auto rojo, diez policías con millones de patrulleros, sirenas, armas, alrededor del auto
El guacho de Rojas, pasa por al lado del árabe, le pone las llaves del auto en el bolsillo y le dice: Bueno hasta luego, deje nomás, no me lleve, voy caminando.
Inés: ¡No! ¡Le tiro el fardo al otro! ¿Y qué pasó después?
Perla: Lo primero que hizo el árabe es llamar a Valentín, fue urgente, le explicó a la policía lo que había pasado, los canas le preguntaron ¿A nombre de quién está el auto? Mío dijo, ¡Podés creer! Estaba a nombre de él el auto, lo hicieron para que no se lo quiten, pero se lo quitaron, porque hicieron el traspaso tarde, y bueno un quilombo de papeles y de cosas…Al final ya sabes lo que pasó.
Inés: Cuatro años preso, ¡Qué bárbaro! En aquella época yo pensaba que tu marido era el que había estafado a un tipo, y ni te cuento lo que se decía en el club de ustedes. Pero al final él era la victima ¿Creo? ¿No?
Perla: Cuando salió…después de los cuatro años en la cana…se encargó que a Rojas no le quede nada, lo dejó en la calle. Me dio un poco de pena la mujer que en ese entonces estaba embarazada, creo que tuvo…una nena...si una nena.
Inés: La chiquita esta…la novia de José, Perla…qué casualidad, parece una novela pedorra de las que dan por canal nueve, la chiquita podría ser la nena Viale del carril…Qué hermosa qué es…pero qué mala actriz por favor….
Perla ¡Basta...! Ya está, ya se que es la chiquita esa, pero esto no es una novela pasó y sigue pasando Cada vez que vemos a Rojita chica, las urticarias están preparadas para jugar a las rayuelas de la dermis a la epidermis
(Se disponen a jugar a la rayuela)
Este juego debe ser compartido en los movimientos y en el diálogo. Debería realizarse un juego como si hubiera dos rayuelas de manera paralela

Inés: Elijamos movernos como una rayuela, con un pie elijo a donde voy.
Perla: Quiero ir de vacaciones a Italia y ver los cuadros de Picasso
Inés: Con dos pies elijo con quien voy
Perla: Voy a ir con un amante, ¡No!…Mejor voy con mis amigas que nunca me van a cagar
Inés: Con un pie decido si salgo o si me quedo.
Perla: Siempre salgo y nunca me quedo
Inés: Con dos pies escucho que me dice la gente por la calle
Perla: ¡Adiós bellísima ragazza!
Inés: Ahora voy a decidir con quien quiero que mis hijos se queden
Perla: Que se queden con la persona que los comprenda, que los amen a pesar de lo jodidos que son y que siempre se rían…
Inés: también puedo decidir qué ropa comprar, qué ropa tirar
Perla: Todas, todas las prendas las podemos cambiar, quememos el guardarropa, ¡Si!
Inés: De qué color me puedo teñir el pelo
Perla: El pelo lo podemos teñir de verde, o de rojo de colores cálidos
Inés: Puedo decidir con dos pies cuántos años tener
Perla: Quiero tener la edad que tengo, o no…mejor la edad que haga feliz
Inés: y cerca del cielo puedo decidir la edad en la que me voy a morir
Perla: ¡No juego más!
Inés. ¡Pero Perli! Estábamos divirtiéndonos
Perla: No, no y ¡No! No quiero saber cuando me voy a morir, prefiero las sorpresas…
Inés: a mí también, desde chica…me gustan los regalos sorpresas, las fiestas, los encuentros…
Perla: ¿Te acordás, cuando para la fiesta de cuarenta de Anny, nos disfrazamos de Paco y Anny?
Inés: ¡Qué divertido! Es cierto, cómo se reían los chicos…va…No se si se reían…. O trataban de pasar el tema que abordábamos
Perla: ¿Tanto?... ¿Te parece? Va…después de eso Anny se separó de Paco ¿No?

SE PONEN ROPA PARA REALIZAR EL PRÓXIMO CUADRO, EN ELLA DEBE EXISTIR UN ELEMENTO SIGNIFICANTE DE PACO Y DE ANNY (Se sugiere que este sea un juego, dinámico, creativo)
Anny: (Leyendo un libro).
Paco: Hola bichi…ya llegué
Anny: ¿A esta hora? ¿Qué, saliste antes?
Paco: No…me vine porque me dolía un poco el pecho
Anny: Bueno…Tomaste algo. Digo un “Ibu” o una Aspirina. Algo…qué se yo
Paco. No… Creo que ya se me está pasando…Creo que estoy un poco cansado
Anny: Ah... ojo eh…Que en esta casa no se puede hacer ni un ruido. Los chicos estudian en la cocina….La verdad ¡Me tienen podrida esos pendejos! Tengo que pedir permiso hasta para abrir la heladera
Paco: No bichi, yo no hago ruido… ¿Qué lees?
Anny: Mirá Paco: No te metas en mi vida, leo, leo y no te importa lo que leo. Éste no es tu horario...Faltan...Tres horas para las siete de la tarde Así que ¡Ojo! Nada de preguntas, ni tontas ni no tontas ¿Entendiste?
Paco: Me voy a acostar entonces
Anny: Claro… ¡Así va a andar el país!¡El señor se va a acostar...¡No!… Yo ahora quiero mirar televisión y por supuesto ¡Te va a molestar! El ruido, cuando cambio los canales, y nada de sapiniar te lo advierto paco. ¡No te voy a dejar el control remoto! ¡El control a esta hora es mío!
Paco: Sabés que… ¡Me voy al trabajo de vueltas! ¡No!..Mejor me voy ¡Entendés! Me voy a la mierda, tarada, estúpida. Me tenés harto con ese carácter ¡Tonta!
SE VA DE ESCENA
Anny: Paco vení ¡Haceme el favor! (comienza a ponerse nerviosa)… Paco no seas inmaduro… ¿Vos sabés lo que quiere decir invadir lugares comunes? Paco…paco PACO
CADA PERSONAJE VUELVE A SUS LUGARES RIENDOSE HASTA QUEDAR EN SILENCIO, SE QUITAN LOS ELEMENTOS
Perla: Y a los pocos meses se separaron…
Inés: Y de nosotras también…Anny dijo que le hicimos pasar el papelón de su vida
Perla: ¡Qué exagerada! ¡Si ese matrimonio estaba quebrado! ¡Qué ridícula que es!
Inés. Si...qué ridícula. Ella no lo quería al pobre Paco
Perla: Él era tan bueno…le sacaba todas las noches la basura puntualmente, y sabía cuando sacar la basura seca y la húmeda
Inés: y le llevaba el desayuno a la cama
Perla: y secaba el baño cuando se bañaba
Inés: Si., pero tenía un carácter. Te acordás cuando casi mata a la cuñada porque dejó veinte centímetros afuera del techo de la cochera la trompa del auto
Perla: Uh, cuando Anny estaba por tener a Paulita, que ella estaba con trabajo de parto y él pasó la gamuza a todos los muebles, después el trapo de piso a toda la casa y cuando dejó todo brillante, la llevó al sanatorio. Casi lo tiene en el auto
Inés: Que si hubiese roto bolsa en el tapizado la mata. Te lo digo
Perla: No Inés, pero lo peor de Paco es que decía la verdad
Inés: ¿Qué? ¿Qué verdad? No entiendo
Perla: Siempre le decía la verdad, si estaba fea, o gorda o flaca, si no le gustaba el perfume, o la comida, siempre le decía la verdad
Inés: ¿Le decía si tenía arrugas? … No, era un hijo de puta ¡Qué suerte que se separó! ¡Qué suerte que se lo sacó de encima! ¿A quién le gusta que le digan la verdad?
A mí, esa verdad que no me la digan…Va…ninguna verdad, la vida está llena de mentiras, es una forma de poder seguir
Perla: Tenés razón, fijate que hasta los perfumes tapan el olor al otro, lo enmascaran, de esa manera ¿A que huele el otro? A mentiras
Inés: Perla disiento con vos… a mí me gustan los tipos con olor a perfume. ¡No perfume barato eh! Esos que huelen a pichi de gato, no esos no, Me gustan esos perfumes que te atrapan, que dejan un hilo invisible entre mi olfato y el tipo
Perla: La realidad nos dice otra cosa Inesita: Estamos unidas a dos tipos, a los cuales le conocemos todos los olores, las caras, los gestos, dos tipos a los que le juramos
Las dos: Fidelidad hasta que la muerte nos separe. ¡Qué boludas!



Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte