PLAY Samuel Beckett


PLAY 

 Samuel Beckett






Personajes:
M1...........Primera mujer
M2...........Segunda mujer
H..............Hombre

En el centro del escenario, tocándose una a otra, tres urnas grises idénticas (véase final de obra), de un metro de altura aproximadamente. De cada una de ellas  sobresale una cabeza con el cuello agarrado por la boca de la vasija. Las cabezas, de izquierda a derecha según el espectador, pertenecen a M2, H y M1. Durante la representación, miran siempre de frente. Los rostros han perdido su edad y fisonomía de tal modo que parecen formar parte de las urnas. En ningún caso se utilizarán máscaras. Los parlamentos de los personajes son provocados por un foco proyectado sobre cada rostro.
El paso de la iluminación de un rostro a otro es instantáneo. Nunca oscuridad total; por ejemplo,
la casi completa oscuridad de apertura , excepto en los casos en que se indique.
La respuesta a la luz es inmediata.
Los rostros siempre inexpresivos. Las voces sin tonalidad excepto cuando se indique expresión.
Siempre un “tempo” rápido.
El telón se alza sobre un escenario en oscuridad casi completa. Apenas pueden discernirse las urnas. Cinco segundos.
Focos débiles sobre los tres rostros, simultáneamente.
Tres segundos. Voces débiles, casi ininteligibles.

M2
Si, quizás
Una sombra desvanecida
Supongo
Alguien puede decir
Pobrecita
Una sombra desvanecida
Sólo una sombra
En la cabeza ( risita salvaje...)
Sólo una sombra
Pero lo dudo
Yo lo dudo
Realmente no
Me encuentro bien
Todavía bien
Hago lo que puedo
Todo lo que puedo

M1
Sí, extraño,
mejor la oscuridad,
y cuanto más oscuro peor,
hasta la oscuridad total,
todo bien,
por ahora,
pero llegará,
llegará el momento,
está allí,
lo verás,
alejáte de mí,
mantenéte lejos de mí,
todo oscuro,
todo quieto,
todo alrededor,
borrado

H
Sí, paz
uno asumiera, todo terminado
todo el dolor
todo como si
nunca hubiera existido
sucederá (hipo)
perdón
ningún sentido en esto
Ah, ya se
salvo que
uno asumiera
quiero decir
no simplemente
todo terminado
pero como si
nunca hubiera existido

M1: Le dije dejála...
H:    No llevábamos mucho tiempo juntos...                 (en simultáneo los tres)
M2: Una mañana mientras estaba sentada...





(Tres segundos)

M1: Le dije dejála. Juré por lo que me era más sagrado...
M2:Una mañana mientras estaba sentada, miraba por la ventana abierta, irrumpió en el interior precipitándose hacia mí. Dejálo, gritaba, es mío. Se parecía a sus fotografías. Viéndola ahora al natural, por vez primera, comprendí por qué me prefería a mí.
H: No llevábamos mucho tiempo juntos cuando olió a la rata. Dejá a esa puta, me dijo, o me corto la garganta (hipo), perdón, si Dios me da fuerzas. Sabía que no podía tener ninguna prueba, por eso le dije que no sabía de qué me hablaba.
M2: De qué estás hablando, le dije mientras cosía sin parar. De alguien?. Dejar a quién?. Huele a vos, gritaba; hiede a puta.
M1: Aunque lo hice seguir durante meses por un hombre de confianza, no existía la menor sombra de prueba. Y nadie podía negar que él continuaba tan...asiduo como siempre. Eso, y su horror por la cosa meramente platónica, hizo que me preguntara a veces si no lo acusaba injustamente. Sí.
H: De qué te quejás? le dije, acaso te abandoné?. Cómo podríamos estar juntos de este modo si hubiera otra?. Amándola como lo había hecho, con todo mi corazón, no podía sino sentir compasión por ella.
M2:Temiendo que fuera a ofrecerme una escena violenta, llamé a Erskin y la acompañó hasta la  puerta. Sus palabras al partir, como él puede atestiguar si  vive todavía y no lo ha olvidado, yendo y viniendo, recibiendo gente, despidiendo gente, hablaban de ponerle fin a éste asunto. Confieso que esto me alarmó un tanto , en su momento.
H: No quedó convencida. Podía habérmelo imaginado. La huelo en vos, seguía diciendo. No había respuesta posible a eso. La tomé, entonces entre mis brazos y juré que no podía seguir viviendo sin ella. Es más, hablaba en serio. Sí, estoy seguro de eso. Ella no me rechazó. 
M1: Comprendan mi asombro cuando una alegre mañana, mientras estaba sentada agobiada en el salón, entró sigilosamente, cayó de rodillas  ante mí,  hundió su rostro en mi regazo y...confesó.
H: Me hizo seguir por un sabueso, pero tuve una pequeña conversación con él. Se mostró encantado con el dinero extra.
M2: Por qué no te vas?, le dije, cuando él empezó a lamentarse por su vida hogareña, ya no existe nada entre ustedes. O, sí ?.
M1: Confieso que mi primer sentimiento fué de admiración. Qué macho.!
(Foco de M1 a H. Abre la boca intentando hablar. Foco de H a M2.)

M2: Algo entre nosotros?, dijo él, por qué me tomas, por una máquina de alguien ?. Y, por supuesto, con él ningún peligro de algo...espiritual.
Entonces, por qué no te vas?, le dije. A veces me preguntaba si él no viviría con ella por su dinero.
H: Lo siguiente fué la escena entre ambas. No puedo permitir que irrumpa aquí amenazándome de muerte, me dijo. Debí parecer atónito. Preguntále a Erskin si no me creés, me dijo. Pero ella amenazó con quitarse su propia vida, le dije. No la tuya?, me dijo ella. No, le dije, la suya. Nos divertimos mucho tratando de solucionar el asunto.
M1:  Más tarde lo perdoné. Ante qué no se doblega el amor!. Sugerí una rápida escapada  para celebrarlo a la Costa Azul, o a nuestra querida Gran Canaria. Se veía pálido, gastado. Pero en aquel momento, no fué posible. Compromisos profesionales.


M2: Ella vino otra vez. Entró paseando. Toda miel. Lamiéndose sus propios labios. Pobrecita. Me arreglaba las uñas ante la ventana abierta.
Me lo contó todo, dijo ella. Quién...?, él te contó todo...?, dije limándome las uñas sin parar, todo...qué?.
Me imagino la tortura que estarás sintiendo, dijo ella, y pasé a decirte que no te guardo ningún rencor. Llamé a Erskin.
H: Luego empecé a asustarme y se lo conté todo con detalle. Ella estaba cada vez más  y  más desesperada. Tenía una cuchilla de afeitar en su cartera. Ténganlo en cuenta: los adúlteros nunca admiten nada.
M1: Cuando me tranquilicé, pensando que todo había acabado, fui a recrearme en el mal ajeno. Simplemente una vulgar mordacidad. Que podía haber encontrado en ella cuando me tenía a mí...
M2: Cuando él vino otra vez, nos dijimos de todo. Me sentí como la muerte. Hablaba de porqué tenía que decírselo. Demasiado arriesgado y todo eso... Esto quería decir que había vuelto con ella. Había vuelto a eso...!
M1: Cara de budín, oronda, llena de pecas, babeando espuma, mofletuda, sin cuello, tetas en las que podrías...
M2: Seguía hablando. Podía oír una cortadora de pasto. Una vieja cortadora manual. Lo interrumpí diciendo que a pesar de lo que yo sintiera no iba a esgrimir estúpidas amenazas, tampoco por eso estaba dispuesta a soportar sus desplantes. Lo pensó por un instante.
M1: Pantorrillas de sirvienta.
H:  Cuando la volví a ver a ella, lo sabía. Tenía un aspecto (hipo) miserable, perdón. Un tarado le estaba cortando el pasto. Un empujoncito, luego otro . El problema fué cómo convencerla de que no había existido ninguna...resurrección de nuestra intimidad. No podía. Debiera haberlo imaginado. La tomé entonces entre mis brazos y juré que no podía seguir viviendo sin ella. No creo que hubiera podido.
M2:La única solución era irnos juntos. Me juró que lo haríamos en cuanto pusiera en orden sus asuntos. Mientras tanto sólo teníamos que seguir como hasta entonces. Con eso quería decir lo mejor que pudiéramos.
M1: Por lo tanto era mío de nuevo. Todo mío. Era feliz otra vez. Me la pasaba cantando. 
El mundo...
H: En el hogar: todo de corazón a corazón, otra vuelta de hoja, lo pasado pisado. Me 
encontré con tu ex- putita, me dijo una noche en la cama; estás mucho mejor lejos de ella, cuanto más lejos mejor. Me pareció un poco fuera de lugar. De hecho lo estoy, querida, le dije, de hecho lo estoy. Dios, qué arpías son las mujeres. Gracias a vos  mi ángel, le dije.
M1: Más tarde comenzó nuevamente a heder a ella. Sí.
M2:Cuando dejó de venir estaba preparada. Más  ó menos.
H: Finalmente, todo era demasiado. Sencillamente, no podía...
M1: Antes de que pudiera hacer algo, desapareció. Eso quería decir que ella había ganado. Esa puta!. No lo podía creer. Quedé hundida durante varias semanas. Finalmente, saqué el coche y 
me fui  a su casa. Todos los cerrojos echados. Todo gris de escarcha. Cuando volvía por Ash y Snodland...
H: Sencillamente, no podía...
M2:Hice un paquete con sus cosas y las quemé. Era noviembre. Toda la noche  sentí su olor mientras se consumían.

(Se apaga foco sobre M2.Oscuro.Cinco segundos. Los focos, con una potencia equivalente a la mitad de la anterior, iluminan simultáneamente los tres rostros. Voces proporcionalmente más débiles.)

(simultáneamente)                  M1 Piedad, piedad...
                                                 M2 Decir  que...
                                                 H  Cuando esto cambió por primera vez...

(Se apagan los focos. Oscuro. Cinco segundos. Foco a H.)
H: Cuando esto cambió por primera vez, realmente agradecí a Dios. Pensé: ya está hecho, ya está dicho, ahora todo se extingue.
M1: Piedad, piedad, la lengua afuera de tanto pedir piedad. Volverá a ocurrir. No me conocés, pero me conocerás. Entonces, volverá a ocurrir...
M2: Decir que no estoy decepcionada no, lo estoy. Esperaba algo mejor. Más tranquilo.
M1: O te  hartarás de mí.
H : Cayendo, todo cayendo en la oscuridad. Gracias a Dios, tenía razón, después de todo, cuando esto cambió por primera vez.
M2: Menos confundida. Menos confuso. Al mismo tiempo prefiero esto a... lo otro. Definitivamente. Existen momentos soportables.
H: Pensé.
M2: Cuando te vas y me voy. Algún día te vas a cansar de mí, y te vas  a ir para siempre.
M1: Penumbra infernal.
H: Sí, paz, supongo, cierta paz y todo este dolor como si...nunca hubiera existido.
M2: Dejáme, como a un trapo viejo, y andáte a hurgar y picotear en otra. Por otro lado...
M1: Dejáme, dejáme.
H:  Vendrá. Tiene que venir. En esto no hay futuro.
M2: Por otro lado las cosas pueden empeorar. Existe ése peligro.
H: Ah, por supuesto. Ahora lo sé
M1: Será que no digo la verdad, es eso, que algún día al fin podré decir  en cierto modo la verdad y entonces no más luz al fin sobre la verdad?
M2: Podrías enojarte y quemarme viva hasta fundir mi cerebro. No es cierto?...
H:  Ahora sé que todo esto fue...juego. Y todo esto?. Cuando todo esto...?
M1:Es eso...?
M2: No es cierto?...
H: Todo esto, cuando todo esto haya sido sólo un juego.
M1: Nada puedo hacer...por nadie...ya nada...Gracias a Dios. Entonces debe ser algo que tengo que decir. Cómo funciona todavía la  razón.
M2: Pero lo dudo. No serías vos. Y tenés que saber que hago todo lo que puedo. No lo sabés?
H: Quizá se hicieron amigas, quizá la pena...
M1: Pero ya dije todo lo que puedo. Todo lo que me dejaste, todo lo que...
H: Quizá la pena las haya unido.
M2: Sin duda cometo el mismo error que cuando el sol brillaba: queriendo buscar un sentido donde quizás no hubiera ninguno.
H:  Quizá se encuentren a charlar tomando una taza de ese té verde que tanto amaban, sin leche, ni azúcar, sin siquiera un chorrito de limón...


M2: Me oís?. Alguien me oye?. Alguien me mira?. Acaso tiene alguien algún mínimo interés por mí?.
H: Sin siquiera un chorrito de...
M1: Será algo que tengo que hacer con el rostro, en vez de pronunciar palabras?. Llorar?. 
M2: Soy tabú?, me pregunto. No necesariamente, ahora que todo peligro se ha alejado. Aquella pobre criatura, puedo oírla, aquella pobre criatura.
M1: Morderme la lengua y tragármela?. Escupirla? Eso te apaciguaría?. Cómo funciona todavía la razón para estar segura!
H: Encontrarse y sentarse a charlar, las dos juntas en la pena , y comparar (hipo) perdón, los buenos recuerdos.
M1: Si solamente pudiera pensar. Esto no tiene sentido...ni siquiera alguno. No puedo.
M2:Aquella pobre criatura que trató de seducirte. Qué te parece que puede haber sido de ella?. Puedo oírla. Pobrecita.
H: Personalmente, siempre preferí Lipton’s. 
M1: Y que todo está cayendo, todo caído desde el principio en el aire vacío. Nada es preguntado para nada. Nadie me pregunta nada para nada.
M2: Tal vez hasta sientan lástima por mí, si me pudieran ver. Pero no tanta, como la que yo siento por ellos.
M1: No puedo.
M2: Besando sus besos agrios.
H: En todo caso las compadezco. Comparo mi suerte con la de ellas por muy feliz que sea,y...
M1: No puedo. La razón no me lo permite. Se tendría que ir. Sí.
H: Las compadezco.
M2: Qué haces cuando te vas? .Pasar tus actos por el cedazo de la conciencia?.
H: Oculto algo , acaso perdí...?
M1:Tenía medios, me parece, aunque vivía como una cerda.
M2: Como arrastrando un pesado rodillo en un día sofocante. El esfuerzo... por moverlo, llegado el momentum.

(Se apaga el foco sobre M2.Oscuro. Tres segundos. Foco sobre M2.)

M2:Sacátela de encima. 
H:  Acaso perdí lo que buscás ?. Por qué irse ?. Por qué caer ?.
M2: Y vos quizás, compadeciéndome, pensando, pobrecita, necesita descansar.
M1: Quizá la llevó a vivir con él ...en algún lugar al sol.
H: Por qué caer, por qué no?...
M2: No lo sé.
M1: Quizá está sentada en algún lugar, junto a la ventana abierta, las manos unidas sobre sus rodillas, la mirada perdida en la lejanía más allá de los olivos...
H: Por qué no fulminarme sin descanso. Podría empezar a delirar y (hipo) y vomitarte el resto. Per...
M2: No.
H: don.
M1: Más allá de los olivos , el mar al fondo, preguntándose por qué tarda tanto. Sintiendo crecer el frío. La sombra cubriéndolo todo. Reptándo. Sí.
H: Imaginar que nunca estuvimos juntos.

M2: No estaré ya, quizás, algo desquiciada?
M1: Pobre criatura. Pobres criaturas.
H: Nunca nos despertamos juntos una mañana de primavera , despertando a los otros dos, el primero en despertar. Luego, en un botecito de goma...
M1: Penitencia, sí, en un caso de extrema necesidad , te resignás, pero no, esto tampoco parece ser eso.
M2: Digo, no estaré ya, algo desquiciada?. (Feliz.) Sólo un poco. (Pausa.) Lo dudo.
H: Un botecito de goma...
M1: Silencio y oscuridad era cuanto anhelaba. Bueno, tengo un poco de ambos. Siendo una misma cosa. Tal vez sea pecado pedir más.
H: Un botecito de goma por el río. Yo, reposando sobre los remos, ellas, recostadas sobre almohadones en la bancada de popa...a la deriva. Qué fantasías...! 
M1: Penumbra infernal.
M2: Una sombra desvanecida. En la cabeza. Sólo una sombra. Lo dudo.
H: No éramos seres civilizados
M1: Sed de oscuridad...y cuanto más oscuro peor. Extraño.
H: Qué fantasías!. Entonces. Y ahora...
M2: Lo dudo.(Pausa. Explosión de risa débil y salvaje por parte de M2 cortada en seco al pasar el foco de M2 a M1.)
M1: Sí, y allí todas las cosas, todas allí, mirándote la cara. Lo verás. Dejáme. O harto...
H: Y ahora que sos...sólo ojo. Una simple mirada. Sobre mi rostro. Con intermitencias.
M1: Harto de jugar conmigo. Dejáme. Sí.
H: Buscando algo. En mi  rostro. Alguna verdad. En mis ojos. Ni siquiera... (Risa de M2)
H: Simple ojo. Sin razón. Abriéndose y cerrándose sobre mí. Soy únicamente...?

(Se apaga el foco de H. Oscuro. Cinco segundos. Focos débilmente iluminados, simultáneamente  sobre los tres rostros. Voces débiles, casi ininteligibles.)

M1
M2
H    (simultáneamente) Sí, extraño... etc
                                     Sí, quizás...etc
                                     Sí, paz...etc

(Se repite la obra.)
H:(finalizando la repetición): Soy únicamente  lo que  otro ve?.
Se apaga el foco de H. Oscuro. Cinco segundos. Focos fuertemente iluminados, simultáneamente sobre los tres rostros. Tres segundos. Voces normales.)
M1
M2
H    (simultáneamente)  M1 Le dije, dejála
M2 Una mañana mientras estaba sentada...
H   No llevábamos mucho tiempo juntos...
(Se apagan los focos. Oscuro. Cinco segundos. Foco sobre H .)
H: No llevábamos mucho tiempo juntos...
(Se apaga el foco sobre H. Oscuro. Cinco segundos)     



NOTAS

Iluminación:
El manantial luminoso es único y no debe estar situado fuera del espacio ideal (escena) ocupado por sus víctimas.
La posición óptima del foco se encuentra en el centro de las candilejas, ya que de este modo los rostros quedan iluminados por su parte inferior y desde abajo.
Cuando se necesiten, de un modo excepcional tres focos para iluminar los tres rostros simultáneamente, deberían hacerlo como si se tratara de un único foco dividido en tres.
Salvo en estos momentos, puede utilizarse un único foco movible, girando a la máxima velocidad sobre su eje de un rostro a otro, conforme a las necesidades.
El método consistente en asignar a cada rostro un foco fijo es insatisfactorio en cuanto es menos expresivo un inquisidor único que un simple foco inmóvil.


Urnas:
En cuanto se refiere a las urnas, dado que su altura debe ser de un metro nada más, es necesario que ó bien se utilicen trampas que permitan a los actores permanecer de pie a un nivel inferior al del escenario, ó bien que se arrodillen durante toda la representación y por consiguiente en este caso las urnas deberán tener una abertura en su parte posterior.
Si no existieran trampas y la postura de rodillas se encontrara impracticable, los actores permanecerán de pie, siendo alargadas las urnas en la medida necesaria, y retiradas desde la parte delantera del escenario hacia el centro del mismo. En este caso, la altura del actor más alto indicará la longitud de las urnas, y el ancho del más grueso, el ancho de las urnas.
La postura de permanecer sentado daría lugar a urnas de considerable anchura, y no debe ser tenida en cuenta.

Repetición:
La repetición puede hacerse ó bien como una réplica exacta de la  primera vez ó presentándose algún elemento de variación.
En otras palabras, la iluminación puede operar la segunda vez de un modo idéntico a como lo hiciera en la primera (réplica exacta) ó puede tratarse de un modo diferente (variación.)
Cuando se puso en escena en Londres ( y en grado menor cuando se montó en París), se optó por la variación , con las siguientes desviaciones de la primera recitación:
1. Introducción de un coro abreviado, hasta la risa de M2, como fragmento de apertura de la
segunda repetición.
2. Iluminación más débil durante la repetición y, por consiguiente, las voces correspondientes
más bajas, conforme al siguiente esquema, en el cual A significa el nivel de voces e  iluminación más elevado, y E el más bajo:






C Primer coro
A Primera parte de                     1
B Primera parte                 
D Segundo coro
B Primera parte de 
repetición 1
C Segunda parte de               Repetición 1
repetición 1
E Coro abreviado                 Fragmento de repetición 2
C Fragmento de
repetición 2

3.Voces sin diferencias de calidad desde el comienzo de la primera repetición, incrementándose hacia la terminación de la representación.
(Modificación del orden de las intervenciones durante la repetición en tanto y en cuanto fueran compatibles con la continuidad no modificada de los actores. Por ejemplo, el orden de interrogación M1, M2, H, M2, M1, H al comienzo de 1 se convierte en M2, M1, H, M2, H, M1 al comienzo de la repetición, continuando de este modo si se considerase conveniente.)


Traducción del inglés de Elena Gowland. 

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte