sOBRE lUIS Valdez y el teatro campesino

Foto de Luis Miguel Valdez
Luis Valdez: La maravilla del “Movimiento” y tres obras teatrales
Breve bibliografía de Luis Valdez
Luis Miguel Valdez; dramaturgo, ensayista, director de cine, y activista político nació el 26 de junio de 1940 en la ciudad de Delano, California, que tan elocuentemente describe como “the asshole of the universe” por razones que uno no podría debatir después de leer la historia de su niñez (Envisioning California 165). Era uno de diez hijos de una familia trabajadora inmigrante que siempre se mudaba de una cosecha a la otra en los valles de California. En el libro titulado Notable Latino Writers, se escribe sobre Luis Valdez que “in spite of working in the fields from age six, Valdez completed high school and received a scholarship to San Jose State College where he developed his early interest in theater” "A pesar de trabajar en el campo desde los seis años, Valdez terminó la escuela secundaria y recibió una beca para estudiar en San Jose State College, donde desarrolló su temprano interés por el teatro" (674). Fue allí que escribió su primera obra teatral titulada The Shrunken Head of Pancho Villa en 1963 que “explores the conflict between two brothers- an assimilationist and a Pachuco […] and the impact this extremism has on the tenuous fabric of a Chicano family” FUE allí que escribio su primera obra teatral Titulada La cabeza reducida de Pancho Villa en 1963 Que "explora el conflicto entre dos hermanos-un asimilado y un Pachuco [...] y el impacto que esto tiene el extremismo en la tela tenue de una familia chicana" (Notable Latino Writers 675). Según la bibliografía de Luis Valdez, se escribe que después de graduarse en 1964 con una licenciatura en inglés y drama, pasó unos meses con un grupo teatral de San Francisco llamado el San Francisco Mime Troupe en donde “its lessons in agitprop (agitation and propaganda) theater were valuable, for they laid the groundwork for his next venture” "Sus lecciones en agitprop (agitación y propaganda) de teatro eran valiosas, porque ellos pusieron la base para su siguiente aventura" (base de datos de Gale). Este grupo utilizó un estilo teatral de sátira política y actuaba presentaciones gratuitas en varios parques de San Francisco y el resto de California. El uso de la palabra “mime” es poco claro porque no son presentaciones hechas en silencio. Más bien, las presentaciones consisten en comedias musicales que combinan los aspectos de la Commedia dell’Arte, el melodrama y la farsa con temas políticos de la actualidad. Aunque no duró mucho tiempo con ellos, obtuvo una experiencia beneficial en que aprendió traducir las cuestiones sociales polémicas al teatro político. Vamos a tratar el tema del uso de los disfraces y ver cómo sus obras critican los estereotipos de los chicanos así como su uso del pachuco para desviar de los estereotipos preconcebidos de ellos. También, vamos a ver cómo Luis Valdez utiliza la historia en sus obras como un mecanismo didáctico y los falsos intentos de los latinos para ser incluidos en la sociedad norteamericana.
Su encuentro con César Chávez en 1965 durante la huelga resultó con la formación del Teatro campesino, que fue el brazo cultural y propagandístico del sindicato de United Farm Workers. El Teatro campesino llamó la atención a las condiciones difíciles del trabajador agrícola así como manifestó los beneficios de la sindicalización. Poco a poco, sin abandonar sus compromisos políticos y culturales, Valdez comenzó a desviarse de los límites de sus experiencias originales del teatro. En 1967, decidió trabajar de forma independiente y, sin dejar de realizar los actos, comenzó a explorar nuevos temas y formas de teatro, aspirando a llegar a un público más amplio. Estableció El Centro Campesino Cultural en este tiempo para fomentar el orgullo del patrimonio cultural de los chicanos de manera de presentar sus problemas a la cultura anglosajona. Tres de sus obras de teatro que representan lo esencial del Teatro campesino y Luis Valdez que vamos a examinar son Los Vendidos, Las dos caras del patroncito, y su famoso, Zoot Suit. En las obras teatrales podemos ver cómo Luis Valdez critica cómo se perciben los chicanos estereotipados, su uso del pachuco para romper con los estereotipos así como su utilización de disfraces como las máscaras, y su uso del realismo para referir a la historia verdadera.
Foto de una escena en Los Vendidos
Los Vendidos: estereotipos y exponiendo a los falsos intentos de ser incluidos
Siguiendo con el tema de la sátira y los estereotipos de los latinos, Los Vendidos fue escrito en 1967 y su primera presentación teatral tuvo lugar en la junta Brown Beret en Elysian Park en el este de Los Ángeles, California. Los personajes son Honest Sancho, la secretaria, el trabajador agrícola, el pachuco, el revolucionario y el mexicano americano. En esta comedia brillante de un solo acto, el dramaturgo chicano, Luis Valdez trata los prejuicios hacia los mexicanos en Norteamérica. El título Los Vendidos significa una persona que compromete sus valores personales como la integridad y el talento para el dinero, el progreso personal y para integrarse bien al estilo Norte americano. Más simplemente, significa un traidor. Todos los personajes de la obra teatral son chicanos estereotípicos incluyendo Honest Sancho que es el dueño de la tienda de curiosidades, la señora Jiménez que es la secretaria mexicana americana, y los modelos del trabajador agrícola, el pachuco, el revolucionario, y el mexicano-americano. Su obra Los Vendidos es un buen ejemplo de cómo fomenta el orgullo del patrimonio cultural de los chicanos porque satiriza a los Chicanos que intentan asimilarse a una sociedad blanca y racista. La escena empieza en la tienda Honest Sancho’s Used Mexican Lot and Mexican Curio Shop. Hay cuatro prototipos en exhibición. A la derecha hay un revolucionario completo con sombrero, carrilleras y carabina 30-30. En el centro de la tienda, colocado en el piso se encuentra el trabajador del campo bajo un amplio sombrero de paja. El pachuco se encuentra a la izquierda del escenario con una filera en su mano, y también está allí el mexicano-americano. Como se puede ver, todos los modelos están estereotipados como si tuvieran accesorios y uniformes puestos que sirven como disfraz que esconde la individualidad de la persona pero también sirve como una manifestación de sus ocupaciones. También, la ropa sirve de indicación del estatus social de los personajes. Hilda Kuper escribe:
Clothing can be described as part of the total structure of personal appearance which includes hairstyles, ornaments, masks, decorations and mutilations. The different parts of the structure are consciously manipulated to assert and demarcate differences in status, identity and commitment (support or protest) (349). La ropa puede ser descrita como parte de la estructura total de la apariencia personal, que incluye peinados, adornos, máscaras, decoraciones y mutilaciones. Las diferentes partes de la estructura están conscientemente manipuladas para hacer valer y demarcar las diferencias de estatus, la identidad y de compromiso (apoyo o protesta) (349).
La ropa de los personajes expresa no sólo los elementos de la posición social externa de la persona, sino también sobre su subjetividad interior. Sigue la obra con Honest Sancho moviéndose entre sus modelos estereotipados quitándoles el polvo y preparándose para otro día de negocios. La secretaria viene de la oficina del gobernador para comprar un “robot moreno” para la administración, pues parecerá bueno tener un “tipo mexicano” en el personal como empleado.
Durante la presentación las virtudes de los personajes están glorificadas. Primero llegan al modelo del trabajador agrícola, y Honest Sancho, con sus intenciones de vender el modelo, dice “Didn’t I tell you? Loves his patrones! But his most attractive feature is that he is hard-working. Let me show you.”, ¿No te lo dije? Ama a sus patrones! Pero su característica más atractiva es que es muy trabajador. Te voy a enseñar. y con un chasquido de sus dedos el trabajador se levanta y exclama “¡El jale!” mientras empieza a coger uvas (Luis Valdez 42). Esto es una manera humorística de burlarse de los estereotipos que tienen la gente hacia los trabajadores mexicanos. La insinuación de que la primera cosa en que piensa el trabajador es en el trabajo nos expresa la manera obtusa, degradante y vergonzosa en que la gente los menosprecia. Cuando llegan al revolucionario, Honest Sancho lo intenta vender cuando dice que es fácil mantener económicamente porque “He runs on horsemeat and tequila!” Trabaja con carne de caballo y tequila(47). Otra vez vemos la sátira de los revolucionarios como seres inferiores y crudos. Finalmente llegan al pachuco que piensan que es bueno para el puesto porque puede ser maltratado. Los pachucos han aguantado mucho abuso en la historia y no es extraño que Valdez los incluya.
Pero la señora Jiménez no encuentra ningún tipo adecuado para el puesto. Las características trilladas de los modelos dominan las buenas. Ella se da cuenta de que el revolucionario no puede hablar inglés, y que el Pachuco utiliza lengua abusiva. Podemos ver esto en el diálogo en donde Honest Sancho está intentando de vender el pachuco, Johnny, a la secretaria:
SANCHO: But he’s bilingual.
SECRTETARY: Bilingual?
SANCHO: Simón que yes. He speaks English! Johnny, give us some English. (Snap.)
JOHNNY: (Comes downstage.) Fuck-you!
También es violento, y ha estado encarcelado varias veces. Todas las características de los modelos son las más ingenuas y desagradables posibles. El modelo final que examina, el mexicano-americano, es conveniente en todos los aspectos porque es inteligente, bilingüe y educado. Es el “robot moreno” que estaba buscando y el tipo de mexicano que es perfecto para el puesto. El mexicano educado no ofende a la gente y tiene características malas, pero deben de tener cuidado porque una persona educada puede saber si las personas se están aprovechando de ellos. La secretaria paga los 15 mil dólares pedidos por él, pero antes de irse se fallan todos los modelos. La secretaria se va corriendo por la puerta de la tienda, olvidando su dinero. La audiencia ve que todos los modelos son seres humanos reales, pero Honest Sancho es realmente un “robot” o modelo. Las representaciones estereotipadas de los hispanos y latinoamericanos vistos aquí con los maniquís se manifiestan a menudo en los medios de comunicación de los Estados Unidos, la literatura y el teatro, con repercusiones muy reales para los grupos. Lo que los estadounidenses leen, ven y oyen en la televisión, radio, periódicos y películas tiene una gran influencia en la conformación de las actitudes de ellos, ya que refuerza una imagen negativa. Pero la inclusión de la comedia en la obra por Luis Valdez “turns stereotyping around, making the audience reassess their attitudes about various Chicano and Mexican “types. Subraya los estereotipos estereotipos expuestos, logra que el público evalúe sus actitudes acerca de varios mexicanos y chicanos" tipos (Jorge Huerta 16). Nos reímos pero también entendemos que las características que vemos son una reflexión de las percepciones anglosajones así como son una reflexión de la imagen de sí mismos que tienen los chicanos. La conclusión inesperada de la obra subraya el resentimiento, daño y dolor que sienten los chicanos así como demuestra la superficialidad de la sociedad “civilizada”. La característica que llama la atención es que la obra tiene un humor cínico y hace que los espectadores piensan a pesar de la risa que provoca el diálogo.
Las dos caras del patroncito: disfraces, sindicación y el nagual
La segunda obra teatral significa más bien lo que es el teatro campesino respeto al “Movimiento”. Se titula Las dos caras del patroncito y su primera presentación fue en el piquete de la huelga de uvas en Delano, California en 1965, el mismo año en que lo escribió. Su intención en esta obra es no sólo de expresar la ira de los trabajadores y animarlos a unirse políticamente, sino también satirizar a los productores (los patroncitos) y revelar su injusticia. Luis Valdez escribe que la creación de esta obra fue “In response to this situation [la intimidación de los patrones hacia los trabajadores durante la huelga], especially the phoney “scary” front of the ranchers” (Luis Valdez 18). Los personajes son Esquirol, Patroncito y Charlie (una guardia armado), y la obra empieza en los campos del cultivo de uvas donde se encuentra el patrón con el trabajador, Pedro. El patrón tiene puesto una máscara de cerdo amarilla con un intento de intimidarle al trabajador. Luis Valdez utiliza elementos de la comedia dell’arte como las máscaras en esta obra teatral y es un mecanismo importante usado para comunicar un mensaje táctico. En ciertos contextos la máscara esconde la identidad del personaje pero en esta obra la máscara revela las características del personaje. Donald Pollock escribe que “masks are not merely pictures of beings, but are more fundamentally considered to be ways in which the identity of those beings is attributed or predicated of the mask-wearer as well” La mascara refleja más sobre la identidad de quien la porta (583). La máscara de cerdo obviamente coincide con este pensamiento porque los atributos de un cerdo son negativos así como son los atributos del patroncito. La máscara, en este caso de cerdo, funciona “by concealing or modifying those signs of identity which conventionally display the actor, and by presenting new values that […] represent the transformed person or an entirely new identity” "Al ocultar o modificar los signos de identidad que convencionalmente muestran el actor, y mediante la presentación de nuevos valores que [...] representan la persona transformada o una identidad completamente nueva" (Pollock 584). También, por el uso de las máscaras, Luis Valdez regresa a sus raíces aztecas con la idea de que las máscaras representan el animal, o el nagual, que acompaña al ser humano en este mundo. Es sugerente que la relación entre los naguales y la persona son muy parecidas a la que existe entre el portador de la máscara ritual y la máscara. La idea de que la máscara de un animal revela su nagual se presenta en el libro Masks of the Spirit: Image and Metaphor in Mesoamerica en donde se escribe que “Both the mask and the physical body cover or “hide” the animating spirit represented by the ritual participant and the nagual, and both allow that underlying sprit to express itself in the world of space and time” (145). "Tanto la máscara y la cubierta del cuerpo físico esconde "el espíritu o alma representado por el participante ritual y el nagual, y ambos permiten que espíritu subyacente de expresarse en el mundo del espacio y el tiempo"En el caso del patroncito, el simbolismo de tener una máscara de cerdo puesta es auto explicativo y poderoso, y la audiencia recibe el mensaje que este personaje es taimado, corrupto y engañoso.
Después, el Patroncito le pregunta al trabajador, “You working hard, son?” y contesta Pedro, “Oh, sí patrón. Muy hard.” (18). El patrón empieza un tipo de discurso ridículo donde acaba diciendo “Yes, siree, I sure love my Mexicans, boy!”, y porque escucha esto el trabajador, que parece ser un poco ingenuo, intenta de poner su brazo alrededor de su jefe. Cuando hace esto, el patrón lo empuja diciendo:
I love’em about ten feet away from me, boy. Why, there ain’t another grower in this whole damn valley that treats you like I do. Some growers got Filipinos, others got Arabs, me I prefer Mexicans. That’s why I come down here to visit you, here in the field. I’m an important man, boy! Bank of America, University of California, Safeway stores, I got a hand in all of’em. But look, I don’t even have my shoes shined (19) Me encanta pero a unos diez metros de mí, muchacho. ¿Por qué, no hay otro productor en todo este maldito valle que te trata como lo hago yo. Algunos cultivadores consiguieron filipinos, otros a los árabes, pero yo prefiero los mexicanos. Por eso vengo aquí a visitarte, aquí en el campo. Yo soy un hombre importante, muchacho! Bank of America, de la Universidad de California en las tiendas Safeway, tengo una mano en todos ellos. Pero mira, yo ni siquiera tengo mis zapatos lustrados
Esta cita es evidencia de cómo pensaban la mayoría de los rancheros ricos de ese tiempo. Los trabajadores eran buenos solamente para el trabajo y los trataban como objetos. Otra vez vemos como el patrón no puede recordarse del nombre del trabajador, obviamente porque no le importa saberlo, y constantemente se refiere a él como “Boy”. El hecho impersonal de llamarlos “boy” es un insulto y reduce al trabajador al nivel de un esclavo y no de una persona libre. Luis Valdez añada a la ingenuidad del trabajador cuando el trabajador trata de darle una limpieza de zapatos, y aquí es donde sale Charlie, pensando que está tratando de atacar al patrón, y lo detiene al trabajador. El patrón lo para y lo ordena que se vaya a buscar sindicatos que podrían estar en el campo mientras le dice al trabajador, “Scared you, huh boy? Well lemme tell you, you don’t have to be afraid of him, as long as you’re with me, comprende? I got him around to keep an eye on them huelguistas. You ever heard of them, son? Ever heard of huelga? or Cesar Chávez?” (20). "¿Tienes miedo, ¿eh muchacho? Pues déjame decirte, que no tienes que tener miedo de él, siempre y cuando estes conmigo, Comprendes? Tengo que vigilar a los huelguistas. ¿Has oído hablar de ellos, hijo? ¿Has oído hablar de la huelga? o de César Chávez? "
El trabajador, teniendo miedo todavía, niega cualquier conocimiento que tiene de la huelga mientras que intenta de convencerle que no sabe qué bueno lo tiene trabajando por él. Le explica que el trabajador agrícola no tiene que pagar impuestos, el alquiler, comprar un carro y casa o sostener a una mujer como él. El patrón le dice que hay veces que él quisiera ser un mexicano para no tener los problemas que tiene, y sigue su discurso con la idea de que si él fuera un mexicano sería como:
Just one of my boys. Riding in the trucks, hair flying in the wind, feeling all that freedom, coming out here to the fields, working under the green vines, smoking a cigarette, my hands in the cool soft earth, underneath the blue skies, with white clouds drifting by, looking at the mountains, listening to the birdies sing (23) Sólo uno de mis chicos. El montar en los camiones, el pelo volando en el viento, sentir toda esa libertad, venir aquí a los campos, trabajando bajo las uvas verdes, fumando un cigarrillo, con las manos en la tierra suave fresca, debajo de los cielos azules, nubes blancas a la deriva, mirar las montañas, escuchar el canto de las aves (23)
La ironía de estos pensamientos del patroncito está incluido por Valdez para dar un punto de referencia a los espectadores que funciona como una indicación de la austeridad de los rancheros ricos. Cuando vemos una situación como este pensamos que quisiéramos que el jefe pudiera sufrir y sentir la angustia de trabajar en el campo. Esto es un sentido que se va llevar a cabo pronto. La obra llama la atención a las condiciones difíciles del trabajador agrícola así como manifiesta los beneficios de la sindicalización por manera de mencionar a Cesar Chávez y las huelguistas. Es decir, fue bien recibida por tratar las condiciones del trabajador y fue un éxito en su propósito de informarle al trabajador de sus derechos, especialmente durante la huelga de uvas en Delano. En su intento de enseñarle al trabajador que su vida es peor que la del mexicano, le quita al trabajador su sombrero y las tijeras podaderas a cambio de la máscara de cerdo, el abrigo y el puro del patrón. Al quitarse la máscara, el trabajador le dice “Patrón, you look like me!”, y el patrón pregunta, “You mean…I…look like a Mexican?” (24). Al quitarse la máscara, el personaje revela que es un ser humano con dos ojos, una nariz, una boca, un corazón y una alma (aunque no muy inocente) al igual que él. Aquí se puede ver la idea de esconder la identidad con la máscara. Sin la máscara “is normally considered a technique for transforming identity, either through the modification of the representation of identity, or through the temporary –and representational- extinction of identity”, normalmente se considera una técnica para la transformación de identidad, ya sea a través de la modificación de la representación de la identidad, o a través de la extinción de representación temporal-y de la identidad la identidad del patroncito se transforma cuando se quita la máscara a revelar un ser humano (Pollock 582). Cuando el jefe se quita la máscara, el trabajador se da cuenta que es un ser humano como él mismo pero está sorprendido. Quizás está pensando cómo un ser humano pueda maltratar a otro de esa manera.
Ahora que los papeles han cambiado, el trabajador se aprovecha del poder del patrón y empieza a maltratar al patrón (que ahora está vestido de trabajador). Le dice al “trabajador”, “Come here boy.” y responde el patrón en broma “Sí señor, I theeenk.” (25). Durante este cambio de papeles de los personajes, el patrón se da cuenta de que de veras no quiere ser mexicano trabajador y le pide a Pedro que le regrese sus cosas mientras dice “You know that damn Cesar Chávez is right? You can’t do this kind of work for less than two dollars an hour” (26). Esto le rinde tributo a Cesar Chávez así como informa de los bajos sueldos que están ganando los trabajadores. Cuando intenta agarrar sus cosas del trabajador, el trabajador se pasa de listo y grita “Charlie! Charlie! This union commie bastard is giving me trouble. He’s trying to steal my car, my land, my ranch, and he even tried to rape my wife!” Charlie! Charlie! Este bastardo comunista sindicalizado me está dando problemas. Él está tratando de robar mi coche, mi tierra, mi rancho, e incluso trató de violar a mi esposa! (26). Ahora el trabajador deja de ser ingenuo y parece haber rehuido de su ignorancia. Charlie llega y comienza a arrastrarlo mientras el patrón grita “Charlie! Stop it! Somebody help me! Where’s those damn union organizers? Where’s Cesar Chávez? Help! Huelga! Huelgaaaaa!” (27). Luis Valdez demuestra muy claramente la corrupción y ignorancia de los rancheros poderosos así como educa a la audiencia en los hechos que estaban ocurriendo con los trabajadores agrícolas. Valdez incluye en esta obra los temas del abuso del poder por parte de los jefes y los beneficios de afiliarse a un sindicato mientras demuestra las condiciones horribles que sufren los trabajadores en los campos. Valdez demuestra que entiende el papel fundamental de los oprimidos como víctima y héroe que, en su mayoría a través del humor, es capaz de revertir la situación. De hecho, fue esta maniobra sofisticada de las estructuras de poder que impulsó a la acción hacía adelante, mantuvo un aspecto de suspenso para el público mientras que al mismo tiempo, sirvió de modelo para mostrar que una victoria es posible. Esta efímera inversión de poder permite un visión tanto a la lucha y el triunfo de los trabajadores.
Un clip de la pelicula Zoot Suit
El pachuco malinterpretado y los disturbios Zoot Suit
Pero la razón de la fama de Luis Valdez es debida a su obra teatral, Zoot Suit. Es una versión novelada del juicio por el asesinato llamado Sleepy Lagoon de la vida real donde un grupo de jóvenes mexicanos, o pachucos, fueron acusados injustamente de un asesinato. Se convirtió en una producción de Broadway en 1979 que duró 41 representaciones, y más tarde fue llevada al cine con éxito, en la película protagonizada por Edward James Olmos. Henry Reyna (inspirado por el acusado de la vida real, Leyvas Henry) es un Zoot Suiter o pachuco en su última noche de libertad antes de comenzar su servicio naval cuando él y su “pandilla” son acusados del asesinato de un “gánster” rival después de una fiesta. Injustamente procesados, toda la banda fue metida a la cárcel por un asesinato que no cometió. La obra se sitúa en los barrios de Los Ángeles, California en la década de los años 40 en el contexto de los disturbios Zoot Suit y la Segunda Guerra Mundial. La obra es narrada en todas partes y la mayoría de las canciones son interpretadas por El Pachuco, un Zoot Suiter idealizado. Los pachucos son los jóvenes mexicano-americanos que desarrollaron su propia subcultura durante las décadas de los años 30 y 40 en el suroeste de Estados Unidos. Se vestían con ropa distintiva llamada “zoot suits” y hablaban su propio dialecto, el Caló, lo que significa que “the language and culture of zoot suiters represented a subversive refusal to be subservient” (Roderick Bush 181). El zoot suit ayuda a construir una identidad única para el pachuco y reconoce su distinción cultural. Bush escribe que el zoot suit era “a means of collapsing distinctions between themselves and higher-class people and of becoming something more than just low-wage, dirty workers” (182). "Un medio de colapsar diferencias entre ellos y las personas de clase superior y de llegar a ser algo más que bajos salarios o sucios trabajadores" Pero la gente norteamericana lo vio como algo no patriótico. Porque estábamos en medio de una guerra, el Departamento de Guerra racionó los tejidos y prohibió el uso de zoot suits. Esto causó que “wearing the zoot suits (which had to be purchased through informal networks) was seen by White servicemen as a pernicious act of anti-Americanism- a view compounded by the fact that most zoot suiters were able bodied men who refused to enlist or found ways to dodge the draft” vestir los trajes zoot (que tuvieron que ser comprados a través de redes informales) fue visto por los militares blancos como un acto pernicioso de antiamericanismo percibido con el agravante de que la mayoría de suiters zoot eran hombres sin discapacidad que se negaron a dar de alta o encontraron la manera de esquivar la guerra " (David Cecelski 273). También, la creación del dialecto de Caló es ejemplar de la experiencia de lugares urbanos en los EE.UU. La autora Antonia Darder escribe de su experiencia con el dialecto:
As a teenager in Los Angeles, like so many Mexican immigrant children, I fell through the cracks of two languages, Spanish and English. At the same time, I participated in creating our own hybrid culture, the principal aspect being calo or street slang. It too was poetry. Often our talk included a mixture of Spanish and English words; we also created new words to communicate sentiments not matched by school English. It was a special language among homeboys. An intimate language; a dangerous language: Trucha, Me la rayo. Alivianate. Chale. Con Safos. (192) Cuando era un adolescente en Los Ángeles, como tantos niños inmigrantes mexicanos, me caí por las grietas de los dos idiomas, español e inglés. Al mismo tiempo, participé en la creación de nuestra propia cultura híbrida, el aspecto principal es calo o argot callejero. Era también la poesía. A menudo, nuestra charla incluyó una mezcla de palabras en español e inglés; también hicimos nuevas palabras para comunicar sentimientos que no coincidan con la escuela Inglés. Fue un lenguaje especial entre cuates. Un lenguaje íntimo; un lenguaje peligroso: Trucha, Me la rayo. Alivianate. Chale. Zafo. (192)
La obra empieza con una navaja rasgando a través de un periódico grande donde se revela El Pachuco, el epítome de un “zoot suiter”, asumiendo la postura habitual con una calma desafiante. Empieza a hablar en español y de repente cambia a hablar inglés perfectamente. Rompe con los estereotipos del Pachuco terrible porque enseñan a los espectadores que solamente porque son pachucos no es una indicación que son estúpidos. La siguiente escena es una pista de baile en el barrio donde está bailando Henry Reyna con su novia. Los bailes juegan un papel importante en esta obra porque eran “sites of leisure and pleasure” que asistieron a menudo debido a su asequibilidad (Bush 182). La pandilla Downey entra y la danza se vuelve violenta cuando el líder de la pandilla, Rafas, empuja el hermano de Henry que se llama Rudy. Llegan la policía, y el teniente y sargento hacen arrestos pero dejaron ir a los anglos mientras la escena se disuelve y vemos una rueda de sospechosos. Este hecho pasaba mucho en la década de los 30’s y 40’s y todavía existe hoy en día. El pachuco se adelanta para hacer frente a Henry y le da una dosis de realidad: inocentes o no, irá a la cárcel. También le dice a Henry que sus planes para unirse a la marina no se llevarán a cabo. Le dice que la guerra de Henry está en el barrio y no en el extranjero. Uno piensa que no vale la pena ir a pelear en una guerra cuando hay tantos problemas en la casa y el consejo del Pachuco es acertado. El Pachuco se niega a que Henry sea tan optimista como sus dos defensores blancos pero Henry insiste que él no es el “victima clásica social” y será liberado. En un juicio injusto, todo el grupo se ha comprometido a cadena perpetua en la cárcel y George hace voto de apelar la decisión. Mientras está en la cárcel el temperamento de Henry lo causa a ser tirado en confinamiento solitario. Allí aparece El Pachuco y trata de consolar a Henry, pero Henry ataca su alter ego, lo que le hace desparecer. Jorge Huerta escribe en el prologo del libro de Luis Valdez, Zoot Suit and other plays, que el “character of El Pachuco also represents the Aztec concept of the “nahual,” or the other self as he comes to Henry’s support during the solitary scene in prison” (15). La idea de que el Pachuco representa el otro si mismo nos dice que el pachuco es la cosmovisión de Henry. Luis Valdez incorpora algunos elementos de las rituales Aztecas en esta obra, lo que regresa al personaje a sus raíces indígenas.
En Los Ángeles, los disturbios Zoot Suit se llevan a cabo entre los marines y pachucos. Rudy, el hermano de Henry, está aterrorizado por un grupo de marines cuando el Pachuco lo defiende. Nos enseña que el pachuco es valiente y sentimental aunque el estereotipo de él nos dice lo opuesto. Un marino le acusa de tratar de “outdo the White man” con su ropa, y luego el Pachuco es dominado y desmontado hasta que se queda solamente en un tapabarros. El libro Zoot Suit and other plays escribe que esta imagen sugiere “the sacraficial “god” of the Aztecs, stripped bare before his heart is offered to the cosmos” (Jorge Huerta 15). La imagen de un pachuco solamente en tapabarros también nos recuerda del fin de las vidas indígenas puras y el sufrimiento de ellos cuando cayeron en las manos de los españoles durante la conquista. La situación es parecida en que el Pachuco también es abusado así como fueron abusados los indígenas. Rudy observa en un estado de shock mientras el Pachuco sale humillado pero manteniendo su dignidad. Luis Valdez escribe “He may be naked, but he rises nobly in his bareness, dissolving into darkness. He will return, and he does” (15).
Siempre ha habido una estrecha relación entre la subcultura del pachuco y la subcultura de las pandillas debido a su doble marginación derivada de su juventud y su origen étnico. Luis Valdez intenta demonstrar que los pachucos han sido mal representados por su uso del estereotipo del Pachuco. El Pachuco representa el desafío contra el sistema que identifica y determina su carácter. Hay un doble sentido en que el personaje del Pachuco representa el alter ego de Henry así como representa su animal que acompaña al ser humano en este mundo, o su nahual. Jorge Huerta escribe de “El Pachuco’s almost constant presence, underscoring Henry’s inner thoughts and tribulations, skillfully captivates the audience and serves as a continual commentator on the action” (14). Porque el Pachuco es el protagonista de la obra, nos da un significado más profundo de él, y mientras llegamos a conocerlo mejor, lo compadecemos y nos damos cuenta de que no es una persona mala. También, Zoot Suit es una obra de Luis Valdez que está centrada en la historia y no en eventos corrientes. Jorge Huerta escribe que “this play illuminates the events that had a major impact on the Chicano community of Los Angeles during World War II, incidents that are carefully ignored by most high school history books” (13). Los disturbios en Los Ángeles fueron muy reales y tuvieron consecuencias irrevocables. Fueron una serie de de disturbios que estallaron en Los Ángeles, California durante la Segunda Guerra Mundial entre los marineros blancos y jóvenes latinos que fueron conocidos por sus trajes llamados zoot suits. Los mexicano-americanos fueron las víctimas principales pero también los jóvenes afroamericanos y filipinos fueron objetos. Los disturbios Zoot Suit era una reacción al infame asesinato llamado Sleepy Lagoon en donde fue asesinado un joven latino en su barrio en Los Ángeles. Los disturbios tuvieron un efecto en otras ciudades de los EE.UU. La amplia recepción de la obra de Luis Valdez facilitó tremendamente con el desarrollo de los derechos civiles para todas las razas minoridades porque ayudó atraer la atención al mal tratamiento de los trabajadores agrícolas así como enseñó que los estereotipos de chicanos no eran verídicos.

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES