Commedia dellarte EL MARIDO SCENARI Cañamazo o Canovaccio




SCENARI El marido
Personajes:
PANTALONE, viejo
PEDROLINO, criado
OLIVETTA, criada
ORAZIO, hijo
FLAMINIA, pupila de Pantalone
GRAZIANO, doctor
ARLECCHINO, criado
ISABELLA, hija
CORNELIO, marido o sea FRANCESCHINA, su nodriza
CAPITAN SPAVENTO
Muchas linternas, muchos camisones; lo necesario para vestir de mujer a Arlequino. Nápoles, ciudad.

ARGUMENTO
Había en la ciudad de Nápoles dos viejos, Pantalone y el doctor Graziano; tenía el primero un hijo, de nombre Orazio, y el segundo una hija, de nombre Isabella, los cuales, creciendo en edad, y conformes en amor, estaban, por larga amistad que les venía de la infancia, casi siempre juntos.
Temía Pantalone que su hijo se casara con Isabella, por ser él riquísimo, en tanto que ella, aunque de noble origen, era de condición poco holgada; por esto, fingiendo tener negocios en Lyon de Francia, hizo que ciertos parientes que allá tenía requirieran la presencia del joven Orazio; éste, viéndose obligado a emprender el viaje, dijo a Isabella, al despedirse, que con toda seguridad estaría de vuelta a los tres años: y que no fuera ella a casarse con otro, a menos de que él no volviera; por su parte, él se daría maña para poder volver acaso antes del término establecido.
Partió, pues Orazio, y la joven quedó esperando que pasaran los tres años, y viendo que ya se acercaba el término, se quejaba de Orazio con su nodriza; ésta, segura de que la demora era por culpa de Pantalone, que retenía allá a su hijo esperando que entre tanto Isabella se casara con otro, y Orazio no tuviera más remedio que renunciar a ella, decide ayudar a Isabella. Se provee de joyas y dineros, hace que un médico le dé un brebaje letárgico, y lo bebe; habiendo perdido por cierto tiempo los sentidos y pareciendo a ojos de quienes la veían estar muerta, es sepultada, luego, por la noche con la ayuda del médico, la sacan del sepulcro, vuelve en sí y se va a Roma; permanece allí un año y, vistiendo ropas de hombre, regresa a Nápoles, donde se hace amigo del padre de Isabella; y le pide a esta por esposa. El viejo, creyéndole gentilhombre romano, se la concede. Viendo Pantalone que ha desaparecido el impedimento constituído por Isabella, hace que Orazio vuelva a Nápoles. Lo que sigue, lo muestra la obra.
ACTO PRIMERO
ORAZIO cuenta al CAPITÁN la causa de hallarse de incógnito en la ciudad: el amor de Isabella; dice que quiere encontrar la manera de hablar con ella, antes de presentarse a su padre. CAPITÁN trata de disuadirlo de semejante amor, siendo ella una mujer casada. Él dice que no puede; CAPITÁN le ofrece su casa y se va; ORAZIO discurre sobre la muerte de Franceschina, nodriza de Isabella; en eso PEDROLINO dice haber soñado que Orazio había vuelto; lo ve, ambos se saludan efusivamente, luego hablan de Isabela y Franceschina; al fin, apesadumbrados, se van.
PANTALONE, desde el interior, llama a Pedrolino; GRAZIANO, desde el interior, llama a Arlecchino; salen a escena: PANTALONE se queja de que Pedrolino es demasiado solícito, y GRAZIANO de que Arlecchino es demasiado holgazán. PANTALONE se alegra con el Doctor por haber éste casado a su hija con el joven romano, y dice que de buenas ganas daría marido a su pupila Flaminia, huérfana de Cassandro; GRAZIANO se ofrece para casarse con ella; PANTALONE dice que ya hablarán del asunto, y que entre tanto lo pensará; GRAZIANO dice que mandará a Arlecchino por la respuesta, y se va. PANTALONE se queda, discurriendo que ama a Flaminia y que en la ocasión podrá gozársela, por ser pobre el Doctor y él rico; la llama.
FLAMINIA escucha lo del marido: dice que reflexionará; PANTALONE insiste para que se resuelva a aceptarlo, la manda de vuelta a casa, luego pide a OLIVETTA que convenza a Flaminia y se va. OLIVETTA se ríe de Pantalone, habla del amor que siente por Arlecchino; en eso el CAPITÁN SPAVENTO la ve, le pregunta por Flaminia; ella le dice que ha llegado muy oportunamente, y llama a Flaminia.
FLAMINIA cuenta al CAPITÁN todo lo que ha concertado Pantalone con el Doctor, nuevamente se prometen amor y deciden advertir al viejo (Doctor), con el fin de que en la ocasión Flaminia pueda hablar a Isabella por Orazio, descubriéndole la verdad de la situación. Las mujeres entran en la casa; el CAPITÁN se va por la calle.
PEDROLINO, desesperado porque Orazio quiere hablar con Isabella; se resuelve a satisfacerle y llama a la puerta; en eso.
CORNELIO, desde el interior; PEDROLINO se retira. CORNELIO lo ve y finge que no lo ve; luego llama a Isabella, su esposa.
ISABELLA le hace una escena de celos; luego CORNELIO se va, y ella se queda. PEDROLINO que, apartado, lo ha estado observando todo, se pone a llorar; ISABELLA le pregunta el motivo de su llanto; él explica que es el recuerdo de Franceschina. ISABELLA dice que la persona que quiere una vez, querrá siempre, y que el perfecto amor nunca se olvida. PEDROLINO toma ocasión de estas palabras para revelarle la llegada de Orazio; ISABELLA se niega a hablar con él, por estar casada, por no mancillar su amor, y por haber comprendido que Orazio nunca la ha querido; en eso
ORAZIO la ve, quiere acercársele, y ella, al verlo, cae sin sentidos. ORAZIO la llora; lo mismo PEDROLINO; en eso
ARLECCHINO, desde la casa, ve a ISABELLA como muerta, y la llora; hace que PEDROLINO la ayude a llevarla a su casa; ORAZIO, solo, se va llorando; y aquí termina el primer acto.


ACTO SEGUNDO
OLIVETTA: enviada por Flaminia para hablar con ISabella de parte de Orazio; en eso
PEDROLINO, desde la casa de Isabella, oye a OLIVETTA decir que va a hablar con Isabella de parte de Orazio y del Capitán. PEDROLINO la manda a su casa, diciéndole que se encargará él mismo: ella se va a su casa y él se queda; en eso
CAPITÁN y ORAZIO vienen hablando de lo ocurrido, ven a PEDROLINO, el cual les da la noticia de que ISabella ya se ha repuesto perfectamente. Se alegran. PEDROLINO les dice que cuando vean a Graziano, muestren saber que él es el prometido, para burlarse de él, dado que él no los conoce; en eso
GRAZIANO, alegre, dice que quiere mandar a Arlecchino a ver a Pantalone por la respuesta; ORAZIO y el CAPITÁN lo saludan, diciéndole que desean honrar su boda, de la que se habla públicamente en la ciudad, y se van; GRAZIANO se alegra, llama a su criado.
ARLECCHINO aparece; GRAZIANO lo envía a casa de Pantalone por la respuesta acerca de su boda, y se va. ARLECCHINO, muy alegre, pues podrá obtener a Olivetta; en eso
PEDROLINO que, apartado, todo lo ha oído, se muestra afanosamente solícito con ARLECCHINO, diciéndole que lleva a Graziano la noticia de que Flaminia será sin más su esposa y que Olivetta será de Arlecchino, y le pide la propina. ARLECCHINO le dice que manifieste qué es lo que quiere; PEDROLINO le contesta que no quiere sino hablar con Isabella, descubriéndole el amor de Orazio; ARLECCHINO odiando a Cornelio, marido de Isabella, accede y llama a Isabella.
Sale ISABELLA; PEDROLINO y ARLECCHINO la exhortan a satisfacer a Orazio; ella se rehusa; por último, cediendo a los muchos ruegos, se decide a hablarle. PEDROLINO, contento, va en busca de Orazio; ARLECCHINO exhorta a ISABELLA no sólo a satisfacer a Orazio, sino también a muchos otros caballeros que la aman, magnificándole la vida de las cortesanas; en eso
CORNELIO que, apartado, ha oído todo lo que ha dicho Arlecchino, se manifiesta; ARLECCHINO , temiendo que le haya oído, enseguida le dice que tiene a la esposa más casta de la ciudad. CORNELIO e ISABELLA, con ceremonias, entran en la casa; ARLECCHINO se alegra de haberla convencido, y se va.
PANTALONE dice que confía en que Olivetta le haya servido induciendo a Flaminia a casarse con Graziano; en eso
OLIVETTA dice a PANTALONE que Flaminia está dispuesta a hacer su voluntad. PANTALONE se alegra; en eso
ARLECCHINO pregunta a PANTALONE por la respuesta sobre la boda del doctor Graziano; PANTALONE le dice que a novia está bien dispuesta y que va a mandar a Olivetta a llevar la buena nueva, y entra en su casa. OLIVETTA y ARLECCHINO se quedan y hablan de sus propios amores; en eso
PEDROLINO, se alegra con ellos, luego los casa, ordenándoles que esa noche duerman juntos y se gocen el uno del otro; les promete hallar la manera para que puedan hacerlo; los dos muy contentos. PEDROLINO dispone que hagan salir de la casa a Graziano y a Cornelio, a fin de que Orazio pueda hablar con Isabella; los dos llaman, y PEDROLINO se aparta.
CORNELIO dice que Graziano no está en casa; en eso
GRAZIANO llega; los criados le dan la noticia de que la novia consiente, y le exhortan a enviarle un buen presente. GRAZIANO y CORNELIO van a las joyerías; los criados se marchan.
PEDROLINO y ORAZIO vienen para hablar con Isabella, estando ésta sola en casa: llaman a la puerta.
ISABELLA sale para escuchar a ORAZIO; éste le dice su pasión, aduciendo muchas excusas por no haber vuelto en conformidad con lo que le había prometido; ella también aduce sus excusas, dice haberle esperado, y le ruega, por el amor que dice tenerle, que se retire de su presencia, pues no querría caer en culpa; ORAZIO obediente, se va con PEDROLINO. ISABELLA se queda, diciendo qué esfuerzo le ha costado alejar a Orazio y ahora comprende mejor que nunca que Orazio la ama realmente; en eso
CORNELIO llega; ISABELLA le cuenta lo ocurrido, diciéndole que ya le parece llegado el momento de descubrir el engaño; y aquí, diciendo cada uno que la naturaleza sufre, abrazados entran en la casa; y termina el segundo acto.


ACTO TERCERO
PANTALONE dice que Olivetta tarda mucho en volver, y manifiesta su pasión amorosa por Flaminia; en eso
PEDROLINO llega y oye a Pantalone decir que ama a Flaminia; le dice que se equivoca al no saborear el primer bocado, lo exhorta a hacerlo; PANTALONE encantado; en eso
GRAZIANO con OLIVETTA: joyas y otras cosas para la novia; saludan a PANTALONE, luego envían a PEDROLINO a llamar a Flaminia. Hablan del vínculo de parentesco que van a contraer y resuelven que la boda tenga lugar al día siguiente por la noche; en eso
FLAMINIA con P; éste le dice: “Hágalo sobre mí”. FLAMINIA toca la mano al Doctor; recibe los obsequios, después entra en casa con PANTALONE y OLIVETTA, diciendo ésta a PEDROLINO: “acuérdate de mí”. GRAZIANO escucha de labios de PEDROLINO que la novia desea dormir con él esa noche, disponen cómo hacer para que pueda gozársela, convienen en hacer una determinada señal; lo envía a su casa, para que le mande a ARLECCHINO. PEDROLINO manifiesta que quiere burlar a los viejos y hacer el gusto de los jóvenes; en eso
ARLECCHINO sale, PEDROLINO le ordena vestirse de mujer y le dice que cuando le haga determinada señal, acuda, pues le llevará donde Olivetta le estará esperando, habiéndolo dispuesto así ya con ella. Lo manda a casa, para que haga salir a Isabella, con la que desea hablar, y se queda; en eso
PANTALONE llega, ruega a PEDROLINO que le haga gozar de Flaminia esa misma noche; PEDROLINO promete ocuparse, le dice que vuelva a casa y espere que le haga una señal determinada, y como ha prometido hacer que el doctor goce de Flaminia esa noche, hará que el Doctor se acueste, en cambio, con Olivetta, y haciendo salir a Flaminia en la nochela llevará luego a su casa por su cuenta,y que antes de la madrugada sacará a Olivetta del lado de Graziano y a Flaminia del lado de Pantalone, y que el Doctor, que es un tonto, no se dará cuenta, en la oscuridad, de que no ha dormido con Flamina, sino con Olivetta. Pantalone, muy contento, se va a su casa; PEDROLINO se queda; en eso
ISABELLA escucha de labios de PEDROLINO cómo desea él que ella dé satisfacción a Orazio; después de muchos ruegos, ella se decide a recibirle aquella noche, pero dice que es preciso que Pedrolino venga con él, para acostarse con su marido (Cornelio), mientras ella se dará placer con Orazio. PEDROLINO lo piensa, al fin promete ir. ISABELLA vuelve a casa y PEDROLINO va en busca de Orazio.
FLAMINIA, asomada a la ventana, sospecha que PEDROLINO pueda hacerle una mala broma, se arrepiente de haberle tocado una mano al Doctor; en eso
CAPITÁN la ve; ella le cuenta lo ocurrido y convenido: que tienen que encontrarse juntos esa noche y no sabe qué hacer. CAPITÁN le infunde valor; en eso
ORAZIO llega, se saludan afectuosamente; FLAMINIA le pregunta por Pedrolino; ORAZIO dice que no sabe dónde anda, y que ya va cayendo la noche. FLAMINIA se retira, ellos se quedan; en eso
PEDROLINO ve a los amantes, los induce a retirarse, diciendo que luego ya se alegrarán; ellos se retiran, PEDROLINO hace la señal convenida.
ARLECCHINO vestido de mujer; PEDROLINO le hace apartarse, y luego hace la señal para Pantalone.
PANTALONE sale, PEDROLINO le entrega a Arlecchino por Flaminia, y él se lo lleva a su casa. PEDROLINO hace la señal para el Doctor.
GRAZIANO sale, PEDROLINO le hace apartarse, luego hace la señal para Olivetta.
OLIVETTA sale; PEDROLINO se la entrega al doctor por Flaminia; el DOCTOR se la lleva a su casa; PEDROLINO hace la señal para FLAMINIA.
FLAMINIA sale; PEDROLINO se la entrega al CAPITÁN, y la pareja se mete en la casa para darse placer. PEDROLINO hace la señal para Isabella.
ISABELLA sale, PEDROLINO se la entrega a ORAZIO; ambos entran en la casa para darse placer, y PEDROLINO también entra para acostarse con Cornelio.
PANTALONE, con una linterna y camisón, persiguiendo con su daga a ARLECCHINO; ARLECCHINO, huyendo, al fin logra explicar que Pedrolino le ha engañado, pues le había prometido hacerle acostar con Olivetta. PANTALONE dice que oye ruido en la casa; entra. ARLECCHINO se queda; en eso
PANTALONE, desde adentro, grita: “¡A las armas, a las armas!”; en eso, salen el CAPITÁN en camisón y FLAMINIA, diciendo que ya son marido y mujer, y que Pedrolino los ha casado; en eso oyen rumor: OLIVETTA huyendo, perseguida por GRAZIANO; los dos se encuentran burlados por Pedrolino; oyen nuevamente rumor: en eso ORAZIO en camisón con ISABELLA: dan la culpa a Pedrolino, al ser reprendidos por GRAZIANO; otra vez ruido: en eso PEDROLINO en camisón huyendo; CORNELIO le persigue; PEDROLINO grita que, viéndolo con trenzas, le parece el fantasma de Franceschina. ORAZIO lo revela todo, habiendo sido enterado por Isabella. PANTALONE amonesta a su hijo ORAZIO, al fin se aplaca y así ORAZIO se casa con ISABELLA, el CAPITÁN con FLAMINIA, y PEDROLINO con Cornelio (supuesto marido de Isabella, y que es Franceschina); y aquí acaba la comedia.



Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES