Mundos Posibles, de John Mighton








Mundos Posibles
de John Mighton



Personajes

GEORGE, de treinta y tantos

JOYCE,  de treinta y tantos

BERKLEY,  detective

WILLIAMS,  su asistente

PENFIELD,  neurólogo

Un doctor, hombres de negocios y otros pequeños personajes que podrán ser doblados. No se requiere de una caracterización pesada.


Espacios

Un departamento de soltero.

Varios otros cuartos y oficinas.

Época actual



MUNDOS  POSIBLES
John Mighton

Escena uno

Cuando se encienden las luces vemos al fondo del escenario el cuerpo de un hombre cubierto con una sábana manchada de sangre. Cerca de ahí se encuentra sentado un hombre. Más adelante, otro hombre entra a la escena:


BERKLEY ¿Qué tenemos aquí, Williams?

WILLIAMS Allanamiento de morada, jefe... Y homicidio.

BERKLEY   El quinto caso en esta semana. Debe tratarse de un ajuste de cuentas; mafiosos: se matan unos a otros.

WILLIAMS Me parece que en este caso se trata de otra cosa, muy distinta.

BERKLEY ¡Qué! ¿Por qué?... ¿Se llevaron algo?

WILLIAMS Su cerebro.

Pausa

BERKLEY ¿Qué dijiste?

WILLIAMS Se lo llevaron.

BERKLEY ¿Su cerebro?

BERKLEY levanta la sábana

BERKLEY Mira nada más... Lo dejaron hecho mierda.

WILLIAMS Tenía mil dólares en la cartera.

BERKLEY (Aún mirando) Hecho mierda.

WILLIAMS Tenemos algunos datos: George... George...  Barber. Corredor de Bolsa...

BERKLEY ¡¿Dónde quedó la tapa de su cráneo?!

WILLIAMS ¡Aquí la tiene, Jefe!

De una bolsa de plástico, WILLIAMS saca un pedazo de cráneo que aún conserva algunos cabellos.

BERKLEY ¿Qué habrán usado? ¿Una sierra eléctrica?

WILLIAMS Hicieron un corte perfecto; sin errores.

BERKLEY ¿¡A quién se le podría vender  un cerebro!?

WILLIAMS Que yo sepa a nadie.

BERKLEY Investiga en hospitales. Busca en universidades, especialmente en áreas clínicas.

WILLIAMS Correcto.

BERKLEY Y quiero que investigues todos los datos posibles sobre el hombre, tan pronto como puedas.

WILLIAMS Sí, Señor.  (Mientras se dispone a salir) ¿Qué está haciendo, Jefe?

BERKLEY Pienso... Tengo algunas hipótesis en mente.

WILLIAMS Bueno, Jefe... ¡Que se divierta!






















Escena Dos
Cuando la luz se enciende vemos a JOYCE sentada,
  leyendo el periódico en un concurrido restaurante.
 Entra GEORGE con un plato de comida.

GEORGE ¿No te molesta si me siento aquí?

JOYCE No hay problema.

GEORGE permanece de pie.

GEORGE (Intenso) ¡Es que no hay otro sitio!

JOYCE Ya te dije que está bien.

GEORGE se sienta. JOYCE continúa leyendo.

GEORGE ¿Leíste el artículo sobre niños magnetizados?

JOYCE No.

GEORGE ¿Y qué me dices de los cerebros desaparecidos?

JOYCE ¿En qué periódico salió eso?

GEORGE En el National Enquirer.

JOYCE No leo el Enquirer.

GEORGE Yo sí, a veces. Sólo para divertirme... Esos tipos tienen imaginación.

Pausa. JOYCE sigue leyendo, trata de ignorarlo.

GEORGE Me llamo George.

JOYCE Joyce.

GEORGE Ya te había visto antes... en otro lugar.

JOYCE No lo creo.

GEORGE ¿Eres de  aquí, de la ciudad?

JOYCE Vivo aquí, sí.

GEORGE Me refería a si naciste aquí?
JOYCE Crecí en un pequeño pueblo muy al norte. Seguro que ni siquiera lo has oído mencionar.

GEORGE ¿Y cómo se llama?

JOYCE Se llama Novar.

GEORGE ¿De veras? Yo también soy de Novar, ahí crecí.

Pausa

JOYCE ¿En qué parte de Novar?

GEORGE Lago Este. En las afueras, cerca de la gasolinera.

JOYCE ¿Fuiste a la escuela allá?

GEORGE Claro.

JOYCE ¿Cómo me dijiste que te llamabas?

GEORGE George, George Barber.

GEORGE Es curioso, no puedo acordarme de ti.

JOYCE Bueno sí. Me veía muy diferente entonces.

GEORGE Seguramente.  No había más de cien alumnos en esa preparatoria.

JOYCE Yo sí me acuerdo de ti. Eras del equipo de natación en la Regata. Nadie aguantaba la respiración tanto como tú.

Pausa

GEORGE ¿Trabajas por aquí?

JOYCE Doy clases en la Universidad.

GEORGE ¿De Neurología?

JOYCE ¡Cómo supiste!... ¡Sí!

GEORGE Pura intuición.

JOYCE ¿Y a qué te dedicas tú?, ¿a leer la mente?

GEORGE Soy Analista de Riesgos.

JOYCE ¿Y eso qué es? Alguna especie de Corredor de Bolsa?

GEORGE No. Soy Consultor en distintas compañías. Aconsejo sobre riesgos de inversión en diferentes países.

JOYCE Debes viajar muchísimo.

GEORGE He estado en todas partes.

JOYCE Debió haber sido todo un cambió desde... Novar.

GEORGE Bueno... uno siempre echa de menos sus raíces.

Pausa.

GEORGE Eres hermosa. Mucho.

JOYCE ¡Oh... por favor!

GEORGE Deberías haber sido modelo.

JOYCE Eso es lo último que me hubiera gustado ser.

GEORGE Alguna vez pensaste en que pudiste haber hecho algo diferente a lo que hiciste?

JOYCE Soy fatalista. Pienso que es verdaderamente tonto desear que las cosas hubieran sido diferentes de lo que fueron.

GEORGE (La interrumpe) Pero podrías...

JOYCE Cuando la gente trata de imaginar su vida de manera diferente a como ha sido, siempre acaba elaborando los más insignificantes cambios: “Si tan solo hubiera ido a esa fiesta, o si hubiera aceptado ese trabajo”. Y nunca dicen: “Si por lo menos hubiera tenido dos cerebros” o “si hubiera sido capaz de comer por fotosíntesis”.  Es como si pensaran que esos pequeños cambios habrían tenido más probabilidades de  llevarse a cabo, y que Dios quizá los pasó por alto; pero claro que solamente se trata de conjeturas, supersticiones. ¿Cómo podría cualquier cosa ser diferente de lo que es?

GEORGE Y sin embargo te aseguro que habrás deseado volver a hacer ciertas cosas...
JOYCE Tú sólo tienes una vida.  ¿Por qué desperdiciarla en sueños acerca de lo que nunca sucedió

GEORGE ¿Tú nunca tienes fantasías cuando haces el amor?

Pausa.

JOYCE ¿Cómo?

GEORGE Quise decir que... seguro que debes usar tu... una que otra vez... cuando tú...

JOYCE No.

Pausa.

GEORGE Nunca he creído en la promiscuidad.

JOYCE Tampoco yo. (Se pone de pie) Tengo que regresar al laboratorio.

GEORGE ¿Que te parece si salimos mañana... en la noche, una obra de teatro?

JOYCE Trabajo.

GEORGE ¿Y el fin de semana?

JOYCE Voy a Novar.

Pausa.

GEORGE Tal vez te vea aquí... de nuevo.

JOYCE Lo dudo.

Oscuro










Escena tres

GEORGE está en una oficina, sentado. El ENTREVISTADOR  revisa algunos papeles.

ENTREVISTADOR           ¿Trabajaba usted para Merrill Lynch?

GEORGE Así es.

ENTREVISTADOR Mr. Parfit lo recomendó ampliamente. Me comentó que usted era “extraordinario”.

GEORGE Mr. Parfit es un buen hombre.

Pausa.

ENTREVISTADOR           Voy a hacerle algunas preguntas. Es algo que hacemos con todos nuestros candidatos. Algunas de ellas se refieren a ciertas operaciones matemáticas con las que tal vez no esté familiarizado. No se preocupe si no puede resolverlas por completo.

GEORGE Gracias.

ENTREVISTADOR Fueron desarrolladas por un filosofo de Harvard: Eric Goodman. ¿Le es familiar ese nombre?

GEORGE No.

ENTREVISTADOR Hizo una fortuna enseñando Ética a gente de la Banca. (ríe)  Ah, ese Goodman. Desarrolló la “Teoría Goodman de la Benevolencia Racional”.

GEORGE Parece ser un hombre muy interesante.

ENTREVISTADOR Claro que sí. Estas preguntas incluyen algunos números. Se le permite usar calculadora.

GEORGE Correcto.

Pausa.

ENTREVISTADOR Si lo desea puede modificar su respuesta..

GEORGE Gracias.

ENTREVISTADOR (Lee) Una compañía farmacéutica llamada Gentech introdujo un nuevo tratamiento contra el Alzheimer. Poco después se descubrió que causaba la pérdida irreversible del cabello. Los pacientes afectados presentaron una demanda. Las acciones de Gentech bajaron en más de un 50%. A usted le ofrecen la oportunidad de comprar 150,000 acciones de Gentech a treinta y cinco dólares cada una.  Si la demanda se arregla fuera de la Corte, usted puede ganarle un 60% a la operación. Pero si la Compañía va a juicio, usted perderá un millón de dólares. Y ahora, George: puede pagarle al vicepresidente de Gentech medio millón de dólares para que le diga a usted si es que hubo algún arreglo, pero existe únicamente un 78.2% de posibilidad de que le diga la verdad sobre si hubo acuerdo, y si no hubiera acuerdo las probabilidades de que diga la verdad bajan a un 49%. Hasta donde usted sabe, hay un 63% de oportunidad para que lleguen a un acuerdo. ¿Le pagaría usted al vicepresidente?

GEORGE No

ENTREVISTADOR ¿Por qué no?

GEORGE Su pregunta es capciosa.

ENTREVISTADOR ¿Qué quiere decir?

GEORGE Con base en los números que usted me dio, es mejor comprar sin importar lo que él diga.

Pausa.

ENTREVISTADOR ¿Hizo las sumas mentalmente?

GEORGE Sí.

Pausa.

ENTREVISTADOR La siguiente pregunta es un poco más difícil. (lee) Usted es el dueño de una compañía farmacéutica... ¿No necesita que le dé una hoja?

GEORGE No.

Pausa.

ENTREVISTADOR (lee) Usted es el dueño de una compañía farmacéutica. Su personal recientemente elaboró un nuevo lote de píldoras para el acné. Normalmente éstas se prueban alimentando a cien ratas y se hace el registro de cuántas mueren. Sobre la base de experiencias previas, dicho personal tiene una muy buena idea de cuántas ratas morirán si el nuevo lote resulta defectuoso. Desafortunadamente, debido a ciertas irregularidades en la elaboración de este suministro en particular...

La luz baja.  Oscuro.








































ESCENA CUATRO

GEORGE está bebiendo en un concurrido bar. JOYCE entra con un trago.

JOYCE ¿Me puedo sentar aquí?

GEORGE Claro.

JOYCE Este lugar se ha vuelto muy popular.

GEORGE

JOYCE Hace cinco años, cuando empecé a vender propiedades nadie se paraba por aquí. Estaba demasiado sucio.

Pausa.

JOYCE Tú no me conoces, pero... Te vi esta tarde cuando salías de la oficina de Carson. ¿Cambiando de barco?

GEORGE Sí.

JOYCE ¿Cómo te fue?

GEORGE Muy, muy bien.

Pausa.

JOYCE Me imagino que estás celebrando.

GEORGE Supongo que sí.

JOYCE No te ves muy emocionado.

GEORGE No lo estoy.

Pausa.

JOYCE He oído hablar mucho de ti. Sé que eres muy bueno. ¿Por qué el cambio? ¿Por dinero?

GEORGE No.

JOYCE Claro... Te doy sólo cinco años para que te vuelvas igual que todo el mundo.

GEORGE ríe.

JOYCE ¿Qué es lo divertido?

GEORGE Yo soy todo el mundo.

Pausa.

JOYCE ¿Y eso qué fue? ¿Algún chiste privado?

GEORGE Podría tener todo el dinero que quisiera.

JOYCE Todos podríamos.

GEORGE Yo sé algunas... cosas.

JOYCE No me digas... He tenido ya bastante con esa clase de información.

GEORGE No se trata en este caso del tipo de información por el que te puedan procesar.

JOYCE ¿Cuál es tu fuente?

GEORGE Yo mismo.

Pausa.

GEORGE Yo lo sé todo.

JOYCE ¿Sí?... ¿Cómo me llamo?

GEORGE Joyce.

Pausa.

JOYCE Eso es fácil, todo el mundo me conoce. Me estuviste observando fijamente la otra noche. Pasas muchísimo tiempo por aquí.

GEORGE ¿Tú crees que existan otras vidas?

JOYCE ¿Vidas pasadas?

GEORGE No. Me refiero a vidas que ocurren justo en este momento.

JOYCE ¿Como... estar viviendo en dos sitios al mismo tiempo?

GEORGE En más de dos, en muchos más.

JOYCE Tú podrías ser el mejor corredor de bolsa, ya que puedes estar en cientos de lugares a la vez.

GEORGE Estoy hablando de mundos posibles. Cada uno de nosotros existe en un número infinito de mundos posibles. En uno de ellos estoy hablando contigo en este preciso instante, pero tu brazo está un poco más a la izquierda. En otro mundo estás interesada en ese hombre de allá, el de lentes; en otro, me habías dejado plantado dos días atrás: y es por eso que sé cómo te llamas.

Pausa.

JOYCE ¿En que momento supiste que eres más de una persona?

GEORGE En otra de mis vidas.

JOYCE ¿Ah sí?

GEORGE Cuando estaba en secundaria.

JOYCE Seguro tuvo que ver la pubertad.

GEORGE No. Fue por Matemáticas.

JOYCE ríe

GEORGE Estaba haciendo un examen de Matemáticas, en primero, y me quedé atorado en el último problema. Podía ver dos maneras de hacerlo pero no sabía cuál de las dos iba a funcionar. Trataba de hacer distintas operaciones, cuando de repente me vi  resolviendo el ejercicio de la otra manera. Y sin embargo, no era exactamente yo el que me estaba viendo a mí. En cierto momento estaba realmente solucionando el problema de la otra manera. Miré mi mano y vi una cicatriz, y recordé cómo me la había hecho. Recordaba el perro que me había mordido. Sólo que a mí nunca antes me había mordido un perro.

JOYCE ¿Cuántos años tienes?

GEORGE Treinta y cuatro.

JOYCE ¿Cuántos amantes has tenido?

GEORGE ¿Que yo recuerde?

JOYCE Sí.

GEORGE Billones.

Pausa.

JOYCE Vámonos.

Oscuro.










































Escena cinco

Penumbra. Sonido de animales enjaulados. Sube la luz sobre BERKLEY y un CIENTÍFICO. Un pequeño recipiente de vidrio se encuentra sobre una caja de metal en el escritorio del científico. El recipiente  está lleno de cables y fluidos, y contiene el cerebro de una rata.

CIENTÍFICO ¿Quiere que le muestre a los animales?

BERKLEY Sí... se lo agradezco.

CIENTÍFICO Este es un reconocimiento que recibí por mi trabajo sobre el sistema nervioso de los primates.

BERKLEY (Señala fuera del escenario) ¿Qué es esa cosa?

CIENTÍFICO Mi tanque.

BERKLEY ¿Su tanque?

CIENTÍFICO Mi cámara de privación sensorial. Paso mucho tiempo metido ahí. No es algo por lo que mis colegas se entusiasmen.

Una luz parpadea en la caja de la rata. BERKLEY se acerca a examinarla.

BERKLEY ¿Y esto qué es?

CIENTÍFICO El cerebro de una rata.

BERKLEY ¿Tiene vida?

CIENTÍFICO Sí que la tiene. En este momento está pensando en que mueve una palanca para obtener comida. Por eso se prendió la luz. Cada vez que la luz se enciende, le mandamos un impulso eléctrico para que crea que obtuvo un recompensa.
Pausa

BERKLEY ¿Me lo podría llevar?

CIENTÍFICO Sí, puede hacerlo. Tengo  muchos, algunas docenas.

BERKLEY ¿Dijo docenas?

CIENTÍFICO Algunos biólogos piensan que todo proceso natural forma una zona, un campo de información. Todo aquello que usted piensa, Inspector, incluso la fantasía más trivial, deja una huella, una señal que altera este campo. Yo estoy tratando de aprender a controlar esas alteraciones.

BERKLEY ¿Está usted hablando de telepatía?

CIENTÍFICO Algo por el estilo...

Un mono aúlla.

BERKLEY ¿Y no tendrá usted cerebros de animales un poco más grandes?

CIENTÍFICO ¿Como los de los humanos?... Se lo que ha dicho la prensa, Inspector. Piensa que me dedico a robar cerebros.

BERKLEY Tenemos que investigar cada posibilidad.

CIENTÍFICO Estamos a muchos años de que esto se pueda hacer con cerebros humanos. Quizá nunca podamos lograrlo. No es algo que la gente pueda entender. Seguro y mañana mismo tendríamos aquí una manifestación.

BERKLEY Algunas personas podrían juzgar como un poco repugnante su investigación.

CIENTÍFICO ¿La pregunta sería en todo caso por qué podemos imaginar? Una rata realmente no puede imaginar gran cosa: se encuentra limitada por su estructura cerebral. (La luz parpadea) Seres como nosotros, capaces de predecir futuros posibles, capaces de prevenir cualquier contingencia, tenemos mayor ventaja evolutiva. Tendríamos que ser muy torpes si no acudiéramos a nuestra imaginación, si no investigáramos  todos los eventos que pueden ocurrir.

BERKLEY ¿Para qué podría usted utilizar un cerebro?

CIENTÍFICO Para infinidad de cosas. Estoy seguro de que usted tendría algunas ideas.

BERKLEY Todos los que fueron asesinados eran inteligentes, y todos disfrutaban de cierto poder. Creo que alguien se ha estado encargando de buscar información sobre ellos.

CIENTÍFICO Puede ser. Pero también existen otras posibilidades. Pienso que usted debería considerar cada una de ellas. Aun si se tratara de seres de otro planeta.

BERKLEY Bueno, si sabe de alguno, avíseme.

CIENTÍFICO ¿Ya se va?

BERKLEY Sí.

CIENTÍFICO Cuide mucho a Louise.

BERKLEY ¿Louise?

CIENTÍFICO Es la más inteligente. Sus lóbulos frontales son perfectos.

La luz de la rata parpadea

CIENTÍFICO Se está comiendo unas galletas.

BERKLEY Estaré en contacto.


Oscuro

























Escena seis

JOYCE está leyendo en un concurrido restaurante,
tal y como en la  escena dos. Entra GEORGE.
Deberá darse  la sensación de que el primer
 encuentro se repite.


GEORGE ¿Te molesta si me siento aquí?

JOYCE No hay problema.

GEORGE permanece de pie.

GEORGE ¡Es que no hay otro sitio!

JOYCE Ya te dije que está bien.

GEORGE se sienta. JOYCE continúa leyendo.

GEORGE ¿Leíste el artículo sobre niños magnetizados?

JOYCE No. ¿En qué periódico salió eso?... (mira a GEORGE) Oh.

GEORGE Hace tiempo que no te veía.

JOYCE He estado quedándome a comer en el laboratorio.

GEORGE Espero no molestarte.

JOYCE No.

JOYCE continúa leyendo

GEORGE Estás muy ocupada ¿verdad?

JOYCE (cortante) Fíjate que sí.

JOYCE continúa leyendo

GEORGE ¿Y qué es exactamente lo que haces?

JOYCE Investigo maneras posibles de incrementar la inteligencia.

GEORGE Tal vez tú podrías ayudarme.

JOYCE Me especializo en las cortezas cerebrales de las ratas.

JOYCE continúa leyendo

GEORGE Debe ser algo muy interesante.

JOYCE Es mucho más que eso. En el mundo hay mucho sufrimiento innecesario Ningún sistema político ha podido satisfacer los deseos de la gente. Pero la Neurología sí que lo puede lograr . Algún día seremos capaces de ajustar nuestro sistema nervioso tal como lo hacemos con una antena de televisión. Habrá sustancias que nos hagan vivir más tiempo, medicamentos que aumenten nuestra inteligencia, y otros que eliminen los recuerdos dolorosos. La gente mirará al pasado con piedad. Seremos como animales para ellos.

Pausa

GEORGE ¿Qué habrá de postre?

JOYCE ríe.

GEORGE ¿Qué?

JOYCE Hace algunos años mi vida era muy complicada. No había un solo día en que pudiera simplemente relajarme y olvidarme de mis responsabilidades. Así que decidí simplificar las cosas. En la cafetería siempre había tres tipos de postre: pudín de chocolate, una especie de pastel esponjoso y ensalada de frutas. Entonces un día decidí que cuando tuviera que elegir, pediría ensalada de frutas. La prefiero desde entonces, desde hace cinco años.

JOYCE ¿No crees que eso es un poco exagerado?

JOYCE Probablemente.

GEORGE ¿Siempre estás tomando decisiones?

JOYCE Todo el tiempo.

GEORGE Te recuerdo en la escuela... siempre con un montón de libros acuestas.

JOYCE Leo todo el tiempo. En cada libro encontraba constantemente algo que no entendía, algo que me llevaba a otro libro. He pasado por muchas bibliotecas buscando el secreto.

GEORGE ríe.

JOYCE Tú no dices mucho de ti mismo.

GEORGE No hay mucho que decir. Mi esposa a veces decía que...

JOYCE ¿Tu esposa?

GEORGE Murió hace algunos años… un accidente.

JOYCE Lo siento.

Pausa

GEORGE Después de su muerte comencé a viajar.

JOYCE Debes haber tenido una vida muy interesante.

GEORGE Realmente no... Generalmente me descubro en una silla de playa junto al agua. Me encantan las tardes de verano. Me encantan en el ocaso, cuando el agua tiene ese tono gris que parece contener todos los colores.
Pausa

JOYCE Me lo imaginé.

GEORGE ¿Qué?

JOYCE Que te gustaba el gris.

GEORGE Y supongo que a ti te gusta el blanco y el negro.

JOYCE Siempre he pensado que debe existir una simple y clara respuesta para cada pregunta.

GEORGE ¿También para el amor?

JOYCE Especialmente si hablamos de amor. No confío en la gente que se enamora una y otra vez.. Generalmente son los peores embusteros.

GEORGE Tienes razón. Nunca he entendido a la gente que dice “estuve enamorado de tal persona”. Yo creo que nunca se deja de amar, y si sucede es que nunca estuviste enamorado.




JOYCE mira su reloj y pone
unas monedas sobre la mesa.

JOYCE Tengo que regresar al laboratorio.

GEORGE ¿Qué tal si cenamos este jueves?

JOYCE Trabajo hasta muy tarde.

GEORGE Si no fueras una mujer tan ocupada ¿saldrías conmigo?

JOYCE Si no fuera una mujer tan ocupada, sería otra persona.

JOYCE se prepara para irse

GEORGE Escucha, dame una oportunidad. Nunca conocí a nadie como tú, y he conocido mucha gente.

JOYCE le da una tarjeta


JOYCE Llámame..
























Escena siete

WILLIAMS está leyendo el periódico.
BERKLEY entra cargando el aparato
que contiene el cerebro de rata.


WILLIAMS Buenos días, Jefe.

BERKLEY Buenos.

BERKLEY coloca la caja en su escritorio.

WILLIAMS Revisé el caso del primer sujeto: ¿George Barber? Al parecer él y su esposa tuvieron una fuerte discusión minutos antes del crimen, por un regalo que ella recibió de otro hombre. Finalmente ella abandonó al marido.

BERKLEY Muy bien; muy, muy bien.

BERKLEY se sienta y comienza a escribir.

WILLIAMS ¿Mire este artículo, Jefe. ¿No lo había leído?

BERKLEY No.

WILLIAMS Dice que lo agujeros negros fueron pura invención para confundir a los científicos soviéticos. Siempre tuve mis sospechas sobre esos agujeros. ¿Qué es eso?

BERKLEY (con ironía) Un regalo para mi esposa.

WILLIAMS se acerca y examina el aparato de cerca.

WILLIAMS ¿Es por su aniversario?

BERKLEY ¿Mi qué?

WILLIAMS ¿Su aniversario? ¿De bodas?

BERKLEY sacude la cabeza con incredulidad
y continúa trabajando.





WILLIAMS ¿Y cómo funciona?

BERKLEY ¿De qué me hablas?

WILLIAMS Sí, ¿cómo funciona? ¿qué hace? El aparato.

BERKLEY No hace nada.

La luz de la rata parpadea.

WILLIAMS Ah, ya entendí: es una lámpara.

BERKLEY ¡No se trata de ningún regalo! ¡Es el cerebro de una rata!

WILLIAMS Ah.

Pausa. WILLIAMS lo examina.

WILLIAMS ¿Está vivo?

BERKLEY Viva. Se llama Louise.

WILLIAMS ¿Y en qué estará pensando?

Pausa

WILLIAMS Una persona normal piensa en sexo cada dos minutos. ¿Cree que suceda lo mismo con las ratas?

Pausa

WILLIAMS ¿Qué tal si estuviéramos en un tanque como éste? Nunca lo sabríamos...

BERKLEY Tú no.

WILLIAMS Tal vez alguien nos está haciendo pensar lo que él desea. ¡Tal vez ésa es la razón de que hayan robado todos esos cerebros! ¡Quizá alguien ya robó los nuestros!

BERKLEY ¡¿Para qué querría robar alguien tu cerebro, Williams?! ¿Qué es lo que generalmente piensas en el transcurso del día? ¿En tu esposa? ¿en tu casa? ¿en futbol?  ¡¿Para qué querría alguien robar tu cerebro y ponerte a pensar todo el día en futbol?! ¿Cuál sería el motivo?

Pausa

WILLIAMS Pues dígamelo usted.

Pausa

WILLIAMS Oiga, Jefe: quería preguntarle algo desde hace rato.

BERKLEY Qué.

WILLIAMS Mi esposa piensa que yo debería tomar este curso.

BERKLEY ¿Cuál curso?

WILLIAMS Escuche esto: (leyendo de un recorte de periódico) “El futuro está aquí” “Únase a la revolución del pensamiento que terminará para siempre con nuestro cerebro primitivo”. “Incremente su creatividad y fortalezca su I.Q.” “Este curso lo hará pertenecer a la categoría que le corresponde: lo hará formar parte del fast- track de la súper-inteligencia.”

BERKLEY Pues no creo que duela.

WILLIAMS “Satisfacción garantizada o la devolución de su dinero”

BERKLEY Bien.

WILLIAMS Les voy a hablar ahora mismo.

BERKLEY ¿Y qué vas a hacer cuando seas más inteligente, Williams?

WILLIAMS Resolver este caso, Jefe.















Escena ocho

Se escucha una sonata. JOCELYN, interpretada
 por JOYCE, se dirige al público.

JOCELYN Hola. Yo soy Jocelyn. Me da mucho gusto darles la bienvenida al taller: Revolución de la Conciencia. Durante los próximos meses –si deciden permanecer con nosotros a lo largo del curso- les mostraré cómo utilizar su cerebro de una manera totalmente diferente. Aprenderán a leer más rápido, a recordar lo aprendido, a crear nuevas ideas y, a coordinar las funciones de sus hemisferios cerebrales izquierdo y derecho. Muchos de ustedes, al terminar, serán capaces de repetir miles de frases de memoria con sólo escucharlas una vez.
Quizá, en este momento, algunos estarán pensando en algo parecido a: “Esto suena muy complicado, y con el día que tuve”. O, tal vez algunos se estarán preguntando: ¿Y valdrá la pena? ¿Para qué venir hasta acá, después de ocho horas de trabajo, cuando podría estar en mi casa con mis seres queridos, bebiendo un trago y mirando televisión? Para aquellos que piensen de esa manera, tengo sólo una pregunta: ¿Para qué seguir siendo estúpido, si se puede ser listo?
El tema de nuestra sesión de hoy es La imaginación.”La imaginación controla al mundo” ¿Alguno de ustedes sabe quién dijo eso? Lo dijo Napoleón. Él tenía claramente cada batalla formada en su mente semanas antes de pelear en ellas. Esta noche vamos a hacer algunos ejercicios para expandir nuestra imaginación. Comenzaremos con un ejercicio de visualización; y me gustaría pedirles que cada uno de ustedes se califique. Cuando yo les pida que imaginen algo, se premiarán con puntos de la siguiente manera: 3 puntos si la imagen es muy clara; 2 puntos si es clara; 1 punto si es borrosa y 0 puntos si no pueden imaginar nada.

Muy bien ¿Están listos? Pueden cerrar los ojos si quieren.

Imagínense que patean un balón.

Vean la imagen de la casa donde nacieron.

Imaginen a una persona de su familia que se encuentra justo frente a cada uno de ustedes.

¿Todos se están calificando?

Oscuro. Las siguientes instrucciones de
JOCELYN se escuchan en un cassete

Vean el rostro de una persona amada.

Sientan su mano acariciando su rostro.

Miren cómo duermen en sus brazos.

Sientan un viento frío bajo la lluvia.














































Escena nueve


GEORGE duerme,
JOYCE lo sacude



JOYCE Ya despiértate. Estoy preparando el café. Espero que no tengas nada importante que hacer hoy porque ya son las diez..

GEORGE ¿Qué?

JOYCE Yo creo que Kaufman Brothers podrá sobrevivir  todo un día sin mí.

GEORGE ¿Trabajas para Kaufman Brothers?

JOYCE ¿Qué pasa contigo? No estabas tan borracho anoche.

GEORGE ¿Qué es ese olor?

JOYCE Café. Te acabo de decir,  estoy preparando café.

GEORGE se lleva las manos a la cabeza.

JOYCE Te sientes mal.


GEORGE Mi cabeza.

JOYCE Estás crudo.

GEORGE No.

JOYCE ¿Quieres un par de aspirinas?

GEORGE No, estoy bien. Perdón.

GEORGE comienza a vestirse.
El teléfono suena. JOYCE lo observa.

GEORGE ¿No vas a contestar?

JOYCE No. Seguro me están hablando de la oficina.

GEORGE ¿Y qué tal si te despiden?

JOYCE Detesto ese trabajo.

GEORGE ¿Por qué?

JOYCE Nunca me he sentido bien vendiendo cosas que no se pueden ver ni tocar.

El teléfono deja de sonar.

JOYCE Supongo que nunca sabré quién era.

GEORGE ¿Qué es lo que vendes exactamente?

JOYCE Bonos, capitales, acciones...

GEORGE ¿Dónde naciste?

JOYCE Aquí.

GEORGE ¿No me dijiste que en Novar?

JOYCE Creo que me estás confundiendo con alguien más.

Pausa

JOYCE Generalmente no soy tan... audaz en los bares. Pero te veías tan solitario en medio de tanto escándalo. El mundo entero podría haber desaparecido y tú te habrías quedado allí sentado absorto en tus pensamientos. Creo que nunca en mi vida había visto a alguien con esa cara de soledad... sin contar con algunos hombres casados que conozco. Tú no eres casado ¿verdad?

GEORGE Mi esposa murió hace tres años.

JOYCE Lo siento.

GEORGE Estaba nadando en el océano y  se metió muy adentro.

Pausa

GEORGE ¿No piensas a veces que las cosas pudieran haber sido distintas?

JOYCE Yo sueño despierta todo el día.

GEORGE ¿Te interesa una relación?

JOYCE Me perturban.

GEORGE ¿Tanto así?

JOYCE Me gusta olvidarme de mí misma. Me gusta arriesgarme. He hecho una fortuna de esa manera. Podría ir a cualquier lugar, hacer cualquier cosa... No deberías involucrarte conmigo. No soy de confiar.

GEORGE Hay veces que siento  que  pierdo la conciencia... y siento como si mis facultades se desvanecieran; todo lo que alguna vez supe o sentí se va, nada queda... Es terrible... pero luego, después de cierto tiempo... algo se reacomoda... y asumo que estoy en esta otra y nueva vida. Esto me pasa desde hace tres años.

JOYCE Mira, anoche todas esa historias fueron divertidas, pero ahora...

GEORGE Recuerdo una vez... Me encontraba caminando en una zona residencial ya muy noche. No había un solo árbol y una luna se veía enorme en el cielo. Las casas estaban hechas de madera, tenían ventanas pequeñitas y había flores fosforescentes y geométricas pintadas en las puertas de las ventanas. Me había perdido. Fui a una de esas casas y toqué la puerta. Un ente, un ser grisáceo muy alto y parecido a un ser humano, pero sin nariz, abrió la puerta. Estaba vestido con una especie de túnica corta y tenía unos medallones adornados con joyas. Me dijo: ¿No quieres entrar? Noté que no había muebles. Toda la familia estaba sentada en el suelo. Cuando entré me aplaudieron: sí tenían manos. El ser grisáceo y alto ondulaba al caminar, como si no tuviera huesos; y su mujer parecía una gallina. Cuando me acerqué para saludarla se dio la vuelta y su trasero se abrió como si fuera una enorme rosa: me echó una especie de perfume para darme la bienvenida. De pie, en la penumbra, pude ver a un hombre que me resulto familiar. Me tocó el brazo y me hizo salir para llevarme a un terreno donde dos hombres construían algo con un montón de pequeñas rocas.


Una voz grita “bloque” desde fuera del escenario.
Iluminación tenue en el área de JOYCE, quien permanece en el escenario. Un hombre entra cargando un bloque de  piedra y lo coloca en el piso, cerca de GEORGE. Mientras sale de escena, entra un segundo hombre y repite la acción del primero. Continúan trayendo bloques desde fuera del escenario, durante la siguiente escena, ocasionalmente dicen “bloque” o “módulo”. Su aspecto sugiere que fueron víctimas de algún experimento fallido. Un tercer hombre, el guía, -interpretado por el CIENTÍFICO-, entra y se detiene a un lado de GEORGE.


GEORGE ¿Por qué usan máscaras?

GUÍA Sus rostros están horriblemente desfigurados.

GEORGE ¿Qué están haciendo?

GUÍA Construyen.

GEORGE ¿Qué construyen?

GUÍA No estoy seguro.

GEORGE ¿Por qué no les pregunta?

GUÍA No me entenderían.

GEORGE ¿Por qué no?

GUÍA Su idioma sólo tiene tres palabras.

GEORGE Yo conozco dos de ellas.

GUÍA “Bloque” y “módulo”

GEORGE ¿Cuál es la tercera?

GUÍA “Chistoso”

GEORGE ¿Esa es la palabra?

GUÍA Sí.

GEORGE ¿Chistoso? ¿Y qué tanto pueden lograr con eso?

GUÍA Nada.

GEORGE ¿Cómo es posible que exista un idioma con tan sólo tres palabras?

GUÍA Unos dicen que alguna vez fue una civilización avanzada, pero que hubo una guerra. De alguna manera su memoria fue destruida de manera selectiva. Y sólo sobrevivieron tres palabras. Otros dicen que se trata de una civilización muy primitiva. Aprendieron las dos primeras palabras por prueba y error y, no es muy claro cómo fue que tropezaron con la tercera –quizá fue por un turista-. Se dice también que se trata de una civilización muy normal, pero muy precisa. Podrían usarse cincuenta enciclopedias para traducir el significado de “bloque” y “módulo” en muchos idiomas.

GEORGE ¿Usted qué dice?

GUÍA Manipularon sus cerebros.

GEORGE ¿Por qué?

GUÍA Algunos científicos creen que los procesos mentales crean una especie de campo de información.

GEORGE No entiendo.

GUÍA Te voy a matar. En cada uno de los mundos.

GEORGE Pero si yo no le he hecho nada.

GUÍA Lo vas a hacer.

La luz regresa a JOYCE. El guía sale de escena.
JOYCE se estira, como si estuviera despertando.


JOYCE ¿Qué hora es?

GEORGE Son como las diez.

JOYCE ¿A qué hora te despertaste?

GEORGE No hace mucho.

JOYCE ¿Qué me hiciste? Hace años que no dormía tanto.

GEORGE Seguro fue por tanto alcohol.

JOYCE No estaba tan borracha.

Pausa

JOYCE ¿Qué es ese olor?

GEORGE Café,  estoy preparando café.

JOYCE ¿Qué tienes pensado hacer hoy?

GEORGE Nada.

JOYCE No tienes planes. En esta semana llegué tarde al laboratorio tres veces Y después de que llegaba no me podía concentrar. Mis colegas piensan que estoy en crisis.

GEORGE (mirando las piedras que están en el piso) ¿Por qué tienes tantas piedras por todos lados?

JOYCE Las dejó mi ex novio. Era escultor. Las trajo del mar.

GEORGE Nunca me contaste nada de él.

JOYCE Terminamos una semana antes de que te conociera.

GEORGE ¿Estabas muy enamorada?

JOYCE Nos íbamos a casar.

GEORGE ¿Y qué pasó?

JOYCE Descubrí que se estaba viendo con alguien al mismo tiempo.

Pausa

JOYCE Cuando yo trabajaba en el laboratorio venían aquí, los dos. Ahora me manda regalos todos los días. No sé como alguien puede tener doble vida.
Pausa

GEORGE Yo nunca he sido infiel.

JOYCE ¿Cuántas amantes has tenido?

GEORGE (mostrando su mano) Las podría contar con los dedos de una mano.

JOYCE ¿Cuántas has tenido?

GEORGE Hablo en serio. Me casé antes de cumplir veinte años.

JOYCE (toma su mano y besa sus dedos) Me encanta la manera en que me tocas.

Se besan.

JOYCE ¿Estás pensando en ella?

Pausa

JOYCE No te voy a contestar. Eres tan dócil –eres como el humo-; podría pasar mi mano por tu cuerpo. Abrázame. ¿Lo ves? Aquí no hay nadie. Quizá por eso me tocas tan suavemente.

GEORGE Hay un lugar... Me gustaría que lo pudieras ver.

JOYCE ¿Dónde?

GEORGE Cerca del mar. Un lugar lejano.

JOYCE Lo siento, pero en este momento no me puedo separar de mi trabajo.

GEORGE Lo  entenderías mejor si vinieras conmigo.

JOYCE No puedo. Por el momento me siento muy presionada en mi trabajo.

GEORGE Se te despejará la mente si tomas un descanso. Nos podría ayudar a los dos.

JOYCE Realmente estás tratando de perjudicarme.

GEORGE Podríamos tenerlo todo.

JOYCE Yo no quiero todo.

GEORGE Sólo por unos días, ¿sí?.

JOYCE Está bien.




Escena diez

La voz de JOCELYN se
 escucha en la oscuridad

JOCELYN Ahora van a imaginarse una vela. Los que obtuvieron menos de diez puntos en el ejercicio de visualización, pueden utilizar una vela verdadera.

Un cerillo llamea.
WILLIAMS enciende una vela.

JOCELYN Solamente tendrán que utilizarla los primeros días. Después, serán capaces de ver el brillo mágico de la flama con los ojos de su imaginación, cerrarán sus ojos y pondrán toda su atención en un punto en el centro mismo de su frente. ¿Todos pueden ver la luz? Muy bien. Ocupen un lugar cercano a su vela, real o imaginaria-,  y relájense.

WILLIAMS se sienta.

La pequeña llama atrapa su atención. Concéntrense en ella mientras se escucha una grabación especial de música barroca. (se escucha música) Atiendan, mientras continúan concentrados, en lo que el poeta Wordsworth llamó “la feliz tranquilidad del pensamiento”

Entra BERKLEY

Ahora prepárense para hacer un viaje a la playa.

BERKLEY Y la marea sube.

WILLIAMS Qué tal, Jefe; buenos días.

JOCELYN Imaginen que descansan en la arena de una playa.

WILLIAMS apaga la grabadora.

BERKLEY ¿Qué estás haciendo?

WILLIAMS Trato de superarme.

BERKLEY (examina el cassete) ¿Imaginando cosas?




WILLIAMS Es un excelente curso. Ayer aprendí que utilizamos sólo la décima parte de nuestro cerebro.

BERKLEY En tu caso, yo diría que eso es verdad.

WILLIAMS ¿Qué sucede con usted, Jefe? Ha estado muy enojado últimamente. Desde hace días ya no es el mismo.

BERKLEY No soy precisamente yo el que ha cambiado. Cuando era joven, el trabajo de un policía era muy simple. Si algo se perdía, se tenía una idea muy atinada del porqué. No del cómo, pero al menos del porqué.

WILLIAMS Usted ha encontrado muchas pistas, Jefe.

BERKLEY Ni siquiera sabemos cómo cortaron los cráneos. Dos de los departamentos estaban cerrados por dentro. Hay un asesino recorriendo la ciudad que parece capaz de atravesar las paredes.

Un HOMBRE entra durante la
Última réplica de BERKLEY
y se detiene detrás de él.

HOMBRE ¿Es usted el inspector Berkley?

BERKLEY (sorprendido) Sí.

HOMBRE Soy un amigo de George Barber.  Es decir... era su amigo.

BERKLEY ¿Su amigo?

HOMBRE Bueno, no era un amigo; era un conocido... A veces platicábamos en los pasillos...  acerca de mis ideas. Yo soy el portero del edificio en que vivía.

BERKLEY ¿Sabe algo acerca de su muerte?

HOMBRE La noche en que fue asesinado yo estaba en la azotea. Pude ver una luz.

BERKLEY ¿Una luz?

HOMBRE Sí.

BERKLEY ¿Qué clase de luz?


HOMBRE En el cielo. Cuando estuvo más abajo me di cuenta de que eran que eran cinco luces como formando un círculo, y cada luz estaba a una distancia de unos doce metros de la otra.

Pausa

BERKLEY ¿Me esta usted diciendo que vio platillos voladores?

HOMBRE Sí.

Pausa

HOMBRE Si los nazis hubieran ganado la Segunda Guerra Mundial no estaríamos tan desprevenidos. La ingeniería genética nos hubiera dado grandes ventajas. Ahora se están robando nuestros cerebros.

BERKLEY Gracias por la información. Lo llamaremos si es necesario.

HOMBRE ¡Ha empezado un guerra mundial que busca controlar nuestras mentes!

BERKLEY Revisaremos eso.

HOMBRE Gracias.

El HOMBRE sale.

BERKLEY Alguien habló en la mañana para avisar que estaban convirtiendo los cerebros en vitaminas.

WILLIAMS ¿A dónde va a ir; Jefe?

BERKLEY Todavía me quedan algunas pistas.

WILLIAMS ¿No quiere que lo acompañe?

BERKLEY No.

WILLIAMS Cuídese, Jefe. No se le ve muy buena cara.

BERKLEY sale.
WILLIAMS enciende la grabadora.

JOCELYN Imaginen las olas rompiendo en la arena caliente.
Escena once

La luz sube sobre GEORGE y JOYCE.
Ella examina una fotografía.

JOYCE Es hermoso.

GEORGE La foto no le hace mucha justicia.

JOYCE No hay nadie en la playa, ¿por qué?

GEORGE No es fácil llegar ahí. Tienes que escalar rocas enormes.

JOYCE ¿Y cómo fue que diste con este sitio?

GEORGE A mi esposa le gustaba nadar ahí.

Pausa

JOYCE Ayer en la noche hablaste dormido.

GEORGE ¿Y qué dije?

JOYCE “Bloque” y “losa” lo repetías una y otra vez. Deberías venir conmigo al laboratorio. Podría hacerte unas pruebas. Probablemente  podría escribir un artículo sobre ti.

GEORGE (mirando su reloj) ¿No deberías estar en tu trabajo?

JOYCE No.

GEORGE ¿Qué ha pasado contigo?

JOYCE Me volví floja. Ya me lo pegaste.

GEORGE Pensé que te gustaba tu trabajo.

JOYCE Ayer hubo una manifestación frente al laboratorio.

GEORGE ¿Qué pedían?

JOYCE Uno de mis colegas: mantiene vivo al cerebro de un simio. Nunca vi a una multitud tan enojada. Creían que el mono sufría.




GEORGE Deberían llamar a la policía. Son manifestaciones de fanáticos.

JOYCE A veces me pregunto si estoy realmente aportando algo.

GEORGE Tienes toda una misión.

JOYCE ¿La de utilizar la vida de otros?

GEORGE La de investigar cada hecho.

JOYCE Más hechos, más teorías. Trabajo con la conciencia de que cualquier idea que tenga se le puede ocurrir a alguien mas, si no es que ya se le ocurrió. ¿Por qué debería agregar un solo pensamiento más a todo el montón? Existen demasiados conceptos, y la mayoría de ellos ya caducaron. Cuando era adolescente traté de desarrollar una metodología matemática para la literatura. Inventé el “coeficiente de desintegración del significado”

GEORGE ¿Qué es eso?

JOYCE El tiempo que dura una palabra en perder completamente su significado.

GEORGE Suena prometedor.

JOYCE No soy una científica muy buena que digamos. Como bióloga me he dado cuenta de que todos los seres luchan siempre por algo más. Por más comida, más protección, por más vida. Pero también me he dado cuenta de que cada cosa que se puede lograr tiene que ver con aquello que se puede imaginar. Por eso trato de mantener mi mente ocupada, concentrada. Si pienso demasiado en cómo deberían ser las cosas, me deprimo.

GEORGE Eres muy fuerte.

JOYCE No. He cambiado.

Pausa

JOYCE Esta mañana –cuando me desperté- no podía recordar dónde estaba. Pensé que estaba en un nuevo lugar... en otro tiempo... ni en el pasado ni el futuro. Un lugar diferente de cualquier otro lugar del presente. No había tenido una sensación así de estimulante desde que era niña. Me dejaba flotar en el fondo del lago, veía la luz del sol sobre las rocas. Y me imaginaba lo que sería la vida si tuviera branquias. Sabía que una sola respiración podría dejar entrar todo un mundo diferente.

Pausa

JOYCE No nací para ser corredor de bolsa.

GEORGE ¿Qué? ¿Qué dijiste?

JOYCE Dije que no nací para ser científica.

Pausa

JOYCE ¿Qué te sucede? ¿Estás bien?

GEORGE Estoy bien.

JOYCE Vámonos  a dormir. Necesito descansar.

JOYCE besa a GEORGE


























Escena doce

WILLIAMS, de pie cerca de un
cuerpo cubierto con una sábana
ensangrentada. BERKLEY entra.


BERKLEY ¿Qué tenemos aquí, Williams?

WILLIAMS El caso número once.

BERKLEY ¿Masculino o femenino?

WILLIAMS Masculino. (le muestra una bolsa con restos de un cerebro)

BERKLEY levanta la sábana y mira al cadáver.

WILLIAMS Buscamos por todo el departamento. No hay una sola huella. La puerta estaba cerrada por dentro.

BERKLEY En la mañana llamaron de la doceava delegación. Encontraron al portero de edificio con el que hablamos encerrado en un congelador del sitio donde trabajaba. Tenía todos los síntomas de haberse enfriado hasta la muerte... pero el congelador no estaba funcionando.

WILLIAMS ¿Qué?

BERKLEY Murió congelado, pero a la temperatura ambiente

WILLIAMS ¿Cree que esto tenga que ver con el caso?

BERKLEY Sí.

WILLIAMS ¿Y...?

Pausa

BERKLEY En mi vida me había sentido tan inútil.

Pausa

WILLIAMS Parece que va a llover.

Pausa



WILLIAMS ¿Qué vamos a hacer, jefe?

BERKLEY Nada. Absolutamente nada.











































Escena trece

Se escucha una fuerte lluvia.
La luz sube sobre GEORGE.
JOYCE le habla desde fuera de escena.


JOYCE No puedo creer que esté lloviendo así. Parece que se va a caer el cielo. ¿Te mojaste mucho?

GEORGE No.

JOYCE Debes de estar muriéndote de frío. Voy a poner tu saco aquí para que se seque.

GEORGE Gracias. (toma una taza y la examina)

JOYCE entra.

JOYCE Qué  bonita taza, ¿verdad?.

GEORGE (que continúa mirando la taza) Sí.

JOYCE No vas a creer a quién me encontré hoy en la comida.

GEORGE ¿A quién?

JOYCE A Susan Kale.  (pausa) Te acuerdas de ella, ¿no?

GEORGE No.

JOYCE Le vendí miles de acciones de Gentech esta mañana. Hablaste con ella por más de una hora. La mujer que...  ¡No has oído una sola palabra de lo que he dicho!

GEORGE Claro que sí.

JOYCE ¿Qué estás haciendo? Hace horas que no le quitas la vista a esa... taza.

GEORGE La estoy comparando.

JOYCE ¿Con qué?

GEORGE Con ella misma.

Pausa

JOYCE ¿No te hace falta nada más?

GEORGE ¿Qué?

JOYCE Bueno, verás. La mayoría de la gente –la de éste planeta-, cuando compara algo lo hace con una segunda cosa. Es una extraña costumbre que tenemos.

GEORGE ¿Y cómo sabes que esta cosa es  solamente una cosa?

JOYCE Porque me la regaló mi ex.

GEORGE No te entiendo.

JOYCE Él nunca me hubiera dado dos cosas sin referirse a ellas muy claramente y sin especificar, desde luego, cuánto pagó por cada una de las dos. Por lo tanto se trata de una sola cosa.

GEORGE Bueno,  pero esta taza hubiera podido ser un montón de otras muchas cosas más.

JOYCE Claro. Hubiera podido ser un boleto a la playa, y nosotros podríamos estar felizmente instalados ahí.

GEORGE Es por eso que la estoy tratando de comparar.

JOYCE Perfecto.

GEORGE Yo creo que nos deberíamos largar esta misma noche.

JOYCE Yo no lo creo.

GEORGE ¿Por qué no? Puedes tomarte unos días libres. Estás “hasta aquí” del trabajo, ¿no?

JOYCE No se trata del trabajo.

GEORGE ¿Y entonces de qué se trata?

Pausa

JOYCE No soy feliz.

GEORGE ¿Por qué me dices eso?

JOYCE Al principio todo era tan espontáneo y divertido. Ahora, que de repente tú estás aquí todas las noches... Todo se ha vuelto tan asfixiante.

.

GEORGE Te puedo dar más libertad. No vendré tan seguido.

JOYCE No es sólo eso.

GEORGE ¿Y entonces qué es?

JOYCE Somos nosotros. Cuando me imagino que estamos juntos, me gusta cómo nos vemos. Parecemos perfectos el uno para el otro. Siempre pienso que vamos a disfrutar la vida juntos. Pero desde el momento en que estás aquí conmigo, siento que algo está faltando. La paso muy bien contigo, pero a veces, cuando sonríes, siento que estás como a  un millón de años lejos de aquí. Nunca logro saber lo que está pasando dentro de tu mente. Mis amigos no entienden qué pasa contigo.


GEORGE Oí hablar de un tipo que perdió su brazo en un accidente. Tres años después comenzó a sentir como si su brazo estuviera todavía ahí. (extiende sus brazos a JOYCE) Algunas veces se agachaba para recoger algo, y entonces se daba cuenta de que no lo podía hacer. Y su brazo estaba ahí, doliéndole. Sentía como un cosquilleo, un dolor agudo, como ampollas que reventaban en su mano. No sabía cuándo le iba a doler, no podía concentrarse en nada... A veces no podía ni hablar. Y no podía entender cómo la gente no se daba cuenta de lo mucho que le dolía... Esperaba que todos se dieran cuenta de que su mano se estremecía y palpitaba. (Se sienta en el piso y se toma la cabeza con las manos) No tienes idea de cómo me siento. No sólo estoy hablando de un brazo... no te lo puedo explicar.

JOYCE Oye, estás complicando mucho las cosas. Había preparado cuidadosamente todo un discurso... pero no parece que pueda acordarme ahora de nada. Creo que lo estoy echando todo a perder. El caso es que...  conocí a alguien.

GEORGE ¿Qué?

JOYCE He estado saliendo con alguien desde hace tres semanas. Lo conocí en el trabajo. No se parece mucho a ti.  No quiero decir que sea mejor. Pero la pasamos muy bien juntos y pues él me ofrece... más.

GEORGE ¿Más qué?

JOYCE Más vida.

Pausa

JOYCE ¿Quieres que te lleve a algún sitio? Sigue lloviendo.

GEORGE No, gracias... Yo...

JOYCE Lamento que haya tenido que ser así.

Pausa

JOYCE No tenía por qué decirte todo esto. Podría simplemente haber dejado de contestar tus llamadas. Pero pensé que te ayudaría que supieras lo que siento. Para la próxima... para tu próxima relación.

GEORGE Esto no era un ensayo...

JOYCE No. Por favor..

GEORGE Tú eras la única. En cada mundo.

JOYCE Estoy tratando de ser racional en todo.

GEORGE Mi amor es infinito.

JOYCE Encontrarás alguien más. El mundo está lleno de...

GEORGE Él me va a matar.

JOYCE ¿Quién?

GEORGE Joyce, por favor...

JOYCE Me estás asustando. Si no te vas de aquí voy a llamar a la policía. (descuelga el teléfono) Te lo advierto.

GEORGE Joyce, no...

JOYCE ¡Fuera de aquí!

JOYCE marca el teléfono.
GEORGE avanza hacia ella.



Escena catorce

El teléfono está sonando.
BERKLEY sentado, mirando al vacío.
El teléfono deja de sonar.
WILLIAMS entra.


WILLIAMS ¿Qué pasa, jefe? No contestó el teléfono. Lleva tres días sentado ahí. No se ha movido de esa silla desde hace tres días.

BERKLEY (para sí mismo) Una simple rata no puede imaginar gran cosa.

WILLIAMS ¿Qué? ¿Qué dijo?

BERKLEY Supón que una rata tuviera un enemigo...

WILLIAMS ¿Qué clase de enemigo, jefe? ¿Otra rata?

BERKLEY No. Alguien como tú, como yo.

WILLIAMS ¿Cómo nosotros?

BERKLEY (mirando el cerebro de rata) No existe la posibilidad de que la rata se adelante a lo que va a hacer su enemigo, porque ni siquiera tiene capacidad para imaginárselo...

WILLIAMS A menos que se trate de una rata muy lista.

BERKLEY No, Williams; está limitada por la estructura de su cerebro. Ni siquiera puede formular los pensamientos necesarios.

WILLIAMS ¡Oh!

BERKLEY Y nosotros estamos frente al mismo tipo de enemigo.

Pausa

WILLIAMS Entonces ¿qué vamos a hacer?

BERKLEY Nada. No hay nada que podamos hacer. Nos tiene ensartados.

WILLIAMS ¡Oh!


BERKLEY Sólo nos queda esperar que sea lo que sea nos deje en paz. (pausa) No somos nada, Williams, en el plan maestro de las cosas.

WILLIAMS Yo no iría tan lejos...

BERKLEY Esta mañana me paré en medio de la calle. Me quedé allí parado solamente mirando el tráfico.

WILLIAMS Ese no es su estilo, jefe.

BERKLEY Me paré a la mitad de la calle y la gente cruzaba cerca de mí, pero como si yo no estuviera allí. Me sentí como un fantasma. Tengo un par de casos más que resolver. Luego me voy a retirar y a morir. ¿Qué clase de vida es esta?

WILLIAMS La pensión por jubilación no es mala.

BERKLEY Recuerdo algo que me dijo un científico. Me preguntó: ¿Usted piensa que los números no existían antes de que los humanos los descubriéramos? ¡Cree usted que el número dos no existía?  Cada idea que usted pueda pensar, inspector, existía
mucho antes de usted mismo. Y cada pensamiento nos toca. Y todas las posibilidades forman un enjambre a nuestro derredor.   A veces casi puedes verlas. Ellas...

Mientras BERKLEY habla, WILLIAMS enrolla
unos periódicos y da vueltas alrededor del
escritorio. Después golpea algo.

WILLIAMS ¡Ajá!

BERKLEY ¿Qué estás haciendo, Williams?

WILLIAMS Este cerebro está atrayendo a las moscas. Yo creo que se está descomponiendo. Huele asqueroso. (la luz parpadea) Mire, jefe: se está prendiendo la luz..

La luz parpadea unas cuantas veces más

WILLIAMS Qué le está pasando Nos está tratando de decir algo.

BERKLEY ¡No seas ridículo! ¡Tiene hambre! ¡quiere que le demos comida!

WILLIAMS ¿Cómo podemos ayudarle?

BERKLEY No podemos. (la luz parpadea)

WILLIAMS ¡Tenemos que hacer algo!

BERKLEY ¡No es real, Williams!. ¡No tiene hambre en realidad!

WILLIAMS Pero ella piensa que sí..

Pausa. La luz parpadea.

BERKLEY (se levanta) Mira, tengo otras ocupaciones. No puedo quedarme a perder el tiempo aquí todo el día. Te veré después.

WILLIAMS De acuerdo, jefe.

BERKLEY sale.

WILLIAMS (la luz parpadea) Lo siento, Louise. (la luz parpadea) Yo no puedo hacer nada. (pausa) No sé cómo ayudarte (pausa) Pero hay alguien que sí puede hacerlo.

WILLIAMS levanta la caja y sale.





















Escena quince

Sonido de olas. JOYCE está sentada
 en un silla de playa, leyendo.
GEORGE entra y se sienta a su lado.



GEORGE Hermosa vista ¿no?

JOYCE Así es.

GEORGE ¿Ya te metiste a nadar?

JOYCE Sí. El agua está deliciosa. (vuelve a la lectura)

GEORGE Tú sabes nadar muy bien, ¿verdad?

JOYCE (ligeramente sorprendida) Bueno... pues sí. Supongo que sí.

GEORGE Me encantan estos atardeceres. Cuando en el agua parecen verse todos los colores.


JOYCE vuelve a su lectura.

GEORGE ¿Cómo te la estás pasando, Joyce?

JOYCE ¿Cómo sabes mi nombre?

Pausa

GEORGE Hubo una vez... ya hace algunos años...

JOYCE Te me haces conocido. Debo haber olvidado tu nombre.

GEORGE George.

JOYCE ¡George, claro! George…

GEORGE Barber.

JOYCE ¡George Barber, por supuesto! Estuvimos juntos en la universidad.

GEORGE No.

JOYCE ¿No fuimos a la universidad?

GEORGE No.

JOYCE ¡Tenías una tienda de ropa en la calle Church!

GEORGE No.

JOYCE Me tienes en suspenso ¡Dime ya cómo es que te conozco!

GEORGE Vivíamos juntos. Estábamos casados.

Pausa

JOYCE Me parece que estás en un error.

GEORGE No olvidaría algo como eso.

JOYCE se incorpora.

GEORGE No. Por favor no te vayas... ¿Todavía haces estudios sobre el cerebro?

JOYCE Sí.

GEORGE ¿Sales con alguien?

JOYCE Sí. De hecho, él está aquí.

GEORGE ¿Encontraste la manera de aumentar la inteligencia?

JOYCE ¿Por qué sabes usted tanto acerca de mi? ¿Quién preparó esto? ¿Fue Bob?

GEORGE No, no es una broma.

JOYCE Yo no te conozco.

GEORGE Siempre he estado interesado en el cerebro. Un día, escuché una historia muy interesante. Un joven con problemas de neurosis preguntó a su psicólogo cómo podría darle paz a su mente. ¿Cómo puedes sentirte tan incompleto –dijo el psicólogo señalando su cabeza-, cuando posees el más grande tesoro del universo?

JOYCE Bueno. Es una historia interesante, pero me tengo que ir.

GEORGE Por favor no.

JOYCE Me temo que me estás confundiendo con otra persona.

GEORGE Voltea.

JOYCE No.

GEORGE Voltea. (la voltea)

JOYCE ¡Déjame en paz!

GEORGE ¡Tienes un lunar en el hombro! ¡No estoy loco!

JOYCE ¡Déjame ir! ¡Auxilio!

GEORGE le cubre la boca con su mano.

GEORGE No voy a lastimarte, Joyce. Te amo. Siempre te he amado.

JOYCE muerde a GEORGE en la mano.
Él grita y un hombre llama desde fuera del escenario.

VOZ ¡Qué pasa!

GEORGE sale corriendo.























Escena dieciséis

GEORGE está sentado en una oficina.
Lo está interrogando un médico, interpretado
por PENFIELD.



GEORGE Para mí no es nada fácil afirmar que tengo memoria, Doctor.

DOCTOR ¿Por qué no?

GEORGE Sería más exacto decir que en la colección de personas que llamo George Barber, a veces aparecen recuerdos.

DOCTOR ¿Usted cree en el alma?

GEORGE Llegué a pensar en que había algo más... algo que desapareció con todos los cambios, pero ahora ya no lo creo.

DOCTOR ¿Por qué atacó a esa mujer?

Pausa

GEORGE No lo sé. Perdí el control. Ahora me arrepiento.

DOCTOR ¿Qué opinan de eso sus otros Yo?

GEORGE La mayoría no sabe nada al respecto.

DOCTOR ¿Ah sí?

GEORGE Cuando creía que poseía un alma, llegué a convertirme en mi propio carcelero. Sentí que tenía que ser congruente con cada una de mis vidas. Pero ahora me doy cuenta de que todas son diferentes y que puedo disfrutarlas. Tal vez exista algo que las haga formar parte de mí, pero no sabría decir que sería. Este es sencillamente un mundo en el que me tocó ser un criminal. Nada importante. ¿Usted alguna vez se ha imaginado asesinando a... alguien? Es tan importante como eso... Hay tantos mundos.

GEORGE comienza a llorar





GEORGE Hay veces, cuando el sueño me vence, en que pienso que estoy flotando en el océano. A unos centímetros debajo de la superficie, meciéndome en el agua salada y tibia, como si fuera alguien que se hubiera ahogado. Arriba de mí, el cielo está lleno de nubes, pero tan afiladas como el cristal. El cielo entero brilla como un cristal. Cierro mis ojos y escucho voces, y cuando los abro, me encuentro envuelto en una red: ramificaciones que crecen hacia mí y se meten en mi piel.

Por las paredes de la habitación comienza a escurrir agua.

DOCTOR Me temo que se va a tener que quedar con nosotros por unos días, bajo observación.

GEORGE Está bien. No tengo a dónde ir.

DOCTOR Podría ir a donde quisiera si realmente lo deseara.

GEORGE No.

Pausa

GEORGE Ahora sé bien donde estoy. Sólo existe un mundo. He estado soñando.

Pausa

GEORGE Estoy metido en todo un caso.
















Escena diecisiete

Sonidos de mar. BERKLEY trabaja en su
Escritorio. WILLIAMS entra.


WILLIAMS Buenos días, Jefe.

BERKLEY Buenos.

WILLIAMS ¿Qué tal el fin de semana?

BERKLEY Muy bueno. Me fui a la playa con mi esposa. Me siento como un hombre nuevo.

WILLIAMS ¿Quiere que le traiga un café?

BERKLEY Sí. Eso estaría muy bien.

Pausa

WILLIAMS Por cierto... esos cerebros que estábamos buscando.

BERKLEY ¿Si?

WILLIAMS Los encontré.

Pausa

WILLIAMS Fui a ver a Penfield, el científico  -le regresé el cerebro de la rata-  Tenía un montón de cerebros guardados en un armario. Estaban todos conectados con unas luces, igualito que el cerebro de Louise. Aquí está mi reporte.

BERKLEY (recibe el reporte) Gracias.

WILLIAMS Le pedí a la señora Barber, la  esposa del... cerebro “con el que estaba casada”, que viniera ¿Quiere hablar con ella?

BERKLEY Sí, gracias.

WILLIAMS va a salir.

BERKLEY Buen trabajo,  Williams.



WILLIAMS Gracias, jefe.

WILLIAMS sale. BERKLEY  lee el reporte.
WILLIAMS entra, seguido por JOYCE.

WILLIAMS Pase por aquí.

JOYCE Gracias.

WILLIAMS sale.

JOYCE Entiendo que encontraron al hombre que asesinó a mi esposo.

BERKLEY Sí.

JOYCE Supongo que tuvieron éxito... Pero eso no lo va a regresar a la vida.

BERKLEY Él... está vivo aún.

Pausa

BERKLEY Encontramos su cerebro... en un armario... sujeto a un sistema que lo mantiene con vida. A juzgar por el Dr. Penfield, sólo podrá sobrevivir algunas semanas.

Pausa

BERKLEY Se encuentra sumergido en una especie de tanque, conectado con algunos cables. Está allá abajo, por si quiere verlo.

JOYCE No gracias.

Pausa

JOYCE Me estaba tratando de adaptar a la idea de que su muerte... es difícil... Nos casamos antes de cumplir los veinte años. Yo fui la quinta chica con la que salió. Éramos muy felices. Por mí, él iba a dejar su trabajo en la Bolsa. Yo iba a renunciar a mi investigación para que hiciéramos un viaje por el mundo. Él era lo que más me importaba en el mundo. Significaba tanto para mí...Hay tantas cosas que no hicimos.

BERKLEY ¿Qué desearía que hiciéramos con el cerebro cuando... deje de... funcionar?



JOYCE Dónelo a la ciencia.

BERKLEY ¿Qué?

JOYCE Es una broma, inspector.

Pausa

JOYCE Lo voy a sepultar junto con el cuerpo, en Novar.

Pausa

JOYCE ¿Siente dolor?

BERKLEY El doctor Penfield piensa que su conciencia sólo era capaz de funcionar de manera rudimentaria. Podemos observar que en ocasiones se enciende una luz. Pero no sabemos lo que significa. Es probable que su esposo ni siquiera esté conciente de su propia existencia. Penfield describe este fenómeno como un tipo de sueño en estado de permanente fluctuación. Muy inestable.

Pausa

JOYCE Si yo no lo hubiera dejado solo ese día... esto nunca hubiera sucedido.

BERKLEY No debe culparse.

JOYCE Discutíamos por estupideces. Un compañero del trabajo me dio un regalo.

Pausa

BERKLEY Si  hay algo en lo que yo pudiera ayudar...

JOYCE No.

Pausa

JOYCE Lo más difícil es saber que él está solo... ¿Usted cree que se acuerde de mí? Una vez me dijo que en todo momento pensaba en mí.

BERKLEY Estoy seguro que, de alguna manera, él está pensando en usted.



Escena dieciocho

Sonidos del mar distorsionados como si
estuvieran encerrados en un recipiente de cristal.
La luz sube sobre JOYCE y GEORGE.
JOYCE lleva una manta.


JOYCE Con cuidado, déjame secarte.

GEORGE Estoy bien.

JOYCE (sosteniéndolo) Estás empapado. Esa sí que fue una caída. Podrías haberte roto el brazo.

GEORGE Estoy bien.

JOYCE (tocando el piso) La arena está medio mojada. Qué bueno que traje la toalla.

JOYCE extiende la manta y se sienta.
GEORGE levanta una piedra.

GEORGE Debe haber miles de fósiles en estas rocas. Muchas ideas echadas a perder. (respira profundamente) Se puede oler todo el desperdicio desde aquí.

GEORGE se sienta junto a JOYCE

JOYCE Mañana, si no llueve, nadamos un poco.

GEORGE Claro.

GEORGE besa a JOYCE

JOYCE Estás tan contento hoy.

GEORGE Es una delicia no ir a trabajar.

JOYCE Estoy feliz de hayamos decidido venir.

GEORGE Sabía que te iba a encantar. Es uno de mis lugares favoritos

Pausa
JOYCE Es extraño.

GEORGE ¿Qué?

JOYCE ¿Por qué somos las únicas personas en toda la playa?

GEORGE Ya es tarde.

Pausa

JOYCE Es un lugar maravilloso.

GEORGE Es como el cielo.

JOYCE ¿También has estado ahí?

GEORGE Oh sí.

JOYCE ¿Y cómo es?

GEORGE El cielo es muy extraño. Podría volver, pero haría mis maletas de otra forma.

Pausa

JOYCE Siempre me he preguntado por qué imaginamos cosas. Algún día escribiré un ensayo. Cuando era niña pensaba que había un mundo diferente bajo el agua.

GEORGE ¿Qué clase de mundo?

JOYCE No es algo que pueda decirse con palabras.

GEORGE Trata.

JOYCE No puedo,

Pausa

JOYCE La palabra “no” es realmente mágica. Podría describir algo y decir “pero no es eso, es otra cosa” y tú podrías entender a qué me refiero. Es una manera de darle la vuelta a nuestra ignorancia. Es como la manera en la que a veces describían a Dios.



Para todo lo que no podemos explicar, decimos “las cosas no debieron suceder de esta manera” y con eso nos sentimos más libres, o más incómodos. Pero no hay realmente nada detrás de esas ideas. Sólo se trata de un millón de posibilidades fantasma. Porque al final, todo lo que existe, simplemente es.

Pausa

JOYCE ¿Cómo sigue tu brazo?

GEORGE Bien.

JOYCE (tomando su mano) Qué bonitos son tus dedos. Son tan suaves (besando cada uno de sus dedos) Uno por cada una de tus amantes. (pausa) Ya casi es de noche. Pronto van a salir las estrellas. Tendremos que pedir un deseo.

GEORGE Pensé que tú no pedías deseos.

JOYCE Sólo pido lo que es posible.

GEORGE ¿Eso me incluye?

JOYCE Sí. No podría pedir más.

Se besan

JOYCE ¡Mira! ¿qué es esa luz?

GEORGE ¿Dónde?

JOYCE Allá... se prende y se apaga.

GEORGE Debe ser una señal para  barcos pesqueros.

JOYCE No. No creo que haya peces por esta zona..

GEORGE ¿Por qué no?

JOYCE No, mira... Esa luz duró más. (se levanta) Alguien nos está haciendo señales.

GEORGE ¿Estás segura?

JOYCE ¿Qué hacemos?

GEORGE No lo sé. No podemos ni siquiera  hablar por teléfono.

JOYCE A lo mejor alguien se está ahogando. ¿Qué hacemos?

GEORGE ¡No lo sé!

Pausa

JOYCE Se detuvo.

GEORGE Gracias a Dios. Lo que haya sido... no hubiéramos podido hacer nada. El guardacostas se hará responsable.

Pausa

JOYCE Tengo frío.

GEORGE Siéntate. Te doy un abrazo.

JOYCE (sentándose junto a él) Ya tenemos que regresar.

GEORGE Sí.

Pausa

GEORGE Vamos a viajar durante todo un año.

JOYCE ¿Un año?

GEORGE Sí. No vamos a estar quietos. Nunca vamos a estar solos. No vamos a lamentarnos de las cosas que nunca hicimos cuando cumplamos  sesenta años.

Pausa

JOYCE ¿Y a dónde vamos a ir?

GEORGE A todos lados.

Se acuestan y se abrazan uno al otro.
 La luz baja.
Lejos, en la oscuridad una pequeña luz
parpadea unas cuantas veces.

FIN


Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte