Esquizofrenia Gualberto Rodríguez Sosa Figueroa. Sucre Bolivia 2011


Resultado de imagen para esquizofrenia pintura



Esquizofrenia
Gualberto Rodríguez Sosa Figueroa

Sucre Bolivia 2011

Relato editado de una historia clínica que efectuó el Dr. Javier González de interno
en el hospital psiquiátrico Gregorio Pacheco de la ciudad de Sucre en Bolivia.
Todos los hechos son reales, por protección de la identidad del paciente se ha
decidió cambiar el nombre del personaje.
ESCENOGRAFÍA:
Un ambiente semi obscuro, en el centro del escenario una silla, juegos de luces con
faroles azules y rojos que ayudaran en el juego escénico. Al abrirse el telón el
personaje se encuentra sentado en la silla con la cabeza agachada vista hacia el piso y
los brazos cruzados abrazándose así mismo, o en su caso con una camisa de fuerza
que se sacara según avance el relato, se supone que se encuentra en una sesión de
evaluación con un médico psiquiatra.
ESCENA I
HUGO: (Sentado en la silla con la cabeza agachada, los brazos cruzados entre sí o en su
caso con una camisa de fuerza que sea fácil de sacarse, levanta despacio la
cabeza con un rostro tranquilo y sereno) Parece que fuera ayer cuando
entre a este lugar, tenía 15 años. (Transición) Vivía con mi madre y mis
hermanos en mi pueblo, nuestra casa estaba cerca del rio, un poco
alejada del centro. (Se levanta soltando sus brazos, narrando con movimiento
escénico) Mi madre vendía refrescos cerca del colegio y siempre iba a
ayudarla después que salía de clases, ella era mi amiga, yo prefería no
hablar con mis compañeros, porque siempre me insultaban, se reían de mí
y me miraban muy raro. (Transición, avanza hacia un lado del escenario y
empieza a representar como si existieran los muebles que hace mención)
Decían que mi madre hacia los refrescos con agua cruda, que les hacía
daño. (Transición) Una tarde yo estaba en el puesto de mi madre
ayudándole a vender los refrescos, cuando de pronto los vi venir, entonces
me escondí debajo de la mesa y cuando se acercaron los oí decir, este es
el puesto de la madre de Hugo el raro, pobrecito da pena como se viste,
parece que está loco, me causa mucha risa como se porta, huele feo, no
se baña es un cochino y su madre hace los refrescos con agua cruda,
desde hoy todos le llamaremos “el aguas crudas”, no se dan cuenta que
yo estoy escuchando todo lo que dicen y los miro hasta que se alejan del
puesto de mi madre, pobrecita ella, no se dio cuenta de nada, siempre
buena e inocente (Mirando al vacío se agacha y da un beso como si lo hiciera
en la frente de su madre)con mucha pena y dolor me despido de ella con la
excusa de que iré a dormir a la casa.
ESCENA II
HUGO: (Empieza a caminar como si fuera por la calle) Siento las miradas de las
personas cuando paso por su lado y escucho las cosas que hablan de mí:
Miren ese es el raro del colegio, es un mamarracho, no sabe arreglarse,
no se baña es un cochino, huele mal, parece que está loco, siempre habla
solo. Trato de esquivar las miradas, pero no puedo porque donde voy ahí
están, ¿porque me siguen mirando?, ¿porqué?...(Muestra actitud
desesperada y de pronto cambia por calma y tranquilidad) de pronto me
encuentro con Carlos, mi mejor y único amigo, él me entiende, me habla
de sus cosas, y yo le cuento las mías, conoce de mi dolor, (irritado) y él
igual que yo recibe insultos, le dicen que está loco, que siempre está
sucio, que es una persona rara. (Transición) Cuando estamos juntos todos
esos insultos son olvidados, porque jugamos, charlamos, él me cuenta
chistes, me habla de su mamá que también se llama igual que la mía y de
sus hermanos mayores que también como los míos trabajan para ayudar
en su casa porque ellos al igual que nosotros también son pobres.
Tenemos bastantes cosas similares en nuestras vidas, por eso nos
llevamos bien. (Con tristeza) Pero nuevamente me invade la tristeza y la
melancolía porque Carlos se tiene que ir a su casa y me quedaré solo
nuevamente, pero aún tengo la esperanza de que mañana lo vuelva a
encontrar y nuevamente charlaremos, jugaremos y nos podremos contar
todo. (Mirando al cielo) Ya es tarde y está a punto de obscurecer, mejor me
apuro en llegar a mi casa (Empieza a correr).
ESCENA III
HUGO: (Ingresa a su vivienda) Por fin en casa, me sentaré un rato para descansar,
vine corriendo (Sentado, observa a todos lados) Que tranquilidad, que paz se
siente en mi casa, no hay nadie que me insulte, no están esas personas
que me miran tanto, puedo sentirme tranquilo, ¿Carlos ya habrá llegado a
su casa?, ¿se sentirá como yo con paz y calma?, espero que así sea, es
un gran amigo, es muy buena gente no como mis compañeros y todos
esos vecinos que tengo (Con resentimiento y desprecio, de pronto siente un
mal olor y empieza buscar por la casa) ¿Y que es ese olor?, (Al sentir el olor
que busca siente nauseas) Que asco, de donde viene, cuando salí esta
mañana no había nada. (En un rincón observa quieto como si algo se
encontrara en el lugar, sorprendido, con nauseas y arcadas) ¿Pero quién ha
hecho esto?, no puede ser, ¿Cómo pudieron hacerlo?, ¿Porqué lo
hicieron?, ¿Quién habrá podido hacerlo?, no entiendo ¿quién pudo
hacerlo? (Pensativo) Ah!!! Claro debieron ser esos vecinos (Se mueve
desesperado de un lado para otro) pero que gente tan mala, porque lo
hicieron, porque, nos odian, nos dicen que somos unos sucios y cochinos
a caso no basta con insultarnos, ¿para que hagan todas esas cosas? y
todo porque somos pobres. Tengo que limpiar toda esta basura, antes de
que llegue mi madre, si mira esto de seguro que va a renegar. (Con
nauseas) Carne humana podrida, llena de gusanos, cáscaras y comida
descompuesta, botellas con orines, excremento por todos lados. No puede
ser, tengo que limpiar todo, tengo que limpiarlo (Se retira hacia otro lado y
empieza a buscar algo con que sacar y vuelve al lugar con nauseas empieza a
hacer como si levantara en un balde y sale a botar a la calle, insultando a las
personas, juego que repite varias veces) Esta gente mala, ¿Cómo puede ser
posible que no respeten a las personas?, ¿cómo han dejado tanta
basura?, y, ¿por dónde habrán entrado?, para dejar todo esto debieron
estar todo el día y yo que me tarde tanto en venir, los hubiera encontrado,
pero ¿porque nos odian?, no nos dejan vivir en paz, son malos, malos.
(Sollozando y como si hubiera terminado cansado) Por fin termine de botar
toda esa basura, que malvados son estos vecinos, (Bostezando) Me
encuentro muy cansado, tengo mucho sueño, tanto he trabajado botando
esa basura, dormiré una rato hasta que venga mi madre y mis hermanos
para que les cuente lo que pasó. (Se echa en el piso como si durmiera por un
momento y se levanta violentamente, confundido como si alguien gritara y
camina de un lado a otro desesperado)¡Que pasa!, ¡Que pasa!, ¡mamá!,
¡mamita!, porque lloras, ¿qué ha pasado?... ¿Quéee?, ¿qué yo que hice?,
nada solo he limpiado la casa porque todos esos vecinos malos han
ensuciado con basura podrida, carne humana, excremento y otras
cochinadas que yo he limpiado..., no llores, por favor, no llores... ¿quééé?
¿cual pared?, yo no he destruido ninguna pared, he limpiado la basura
que dejaron, ven te mostraré, toda esa basura la boté en el río, no es
ninguna pared, sino lo que esa gente a botado en nuestra casa..., (Como si
viera a sus hermanos) Por fin vinieron hermanos ustedes me entenderán,
díganle a la mamá que no he destruido ninguna pared, sino que boté esa
basura hedionda que dejaron en la casa esos cochinos..., (Desesperado)no
ustedes tampoco me creen, peor porque no me creen, entiendan que yo
no he destruido nada..., (mira hacia un lado como si viera mucha gente)
Ustedes, ¿qué hacen aquí?, ustedes, ustedes son quienes dejaron toda
esa basura en mi casa, madre, hermanos son ellos(señalando hacia donde
mira) son ellos, los culpables, no, no estoy loco, escúchenme, son ellos,
yo no hice nada malo, no, (hacia donde ve gente) Salgan de mi casa, fuera,
salgan, dicen que estoy loco, no, no es así, son ustedes los locos, fuera,
fuera (Como si alguien le detuviera) Déjenme, son ellos los que hicieron
todo, suéltenme. (Como si viera a alguien más) Y ustedes quienes son,porque me agarran así déjenme... ¿qué?, ¿al hospital?, pero si no estoy
enfermo, no me lleven al hospital, suéltenme, sueltenmeeeeee(Grita),
¿qué me van a colocar?, ¿qué es eso?, no me pinchen, que no estoy
enfermo, para que me pinchan, (Observa solo con la cabeza sin poder moverse
como si le estuvieran colocando una inyección en el glúteo y poco a poco va
ahogando su desesperación) No, no, déjenme, no me hagan, mamá, mamita
ayúdame, hermanos ayúdenme, no dejen que le lleven, ayúdenme,
a...yú...den...me (Quieto en el piso).
ESCENA IV
HUGO: (Se levanta calmado poco a poco) Desde entonces me encuentro aquí
encerrado, tres años ya pasaron, me dicen que todo lo que hice fue por
locura, que en realidad no había ninguna carne humana, basura podrida,
excremento ni nada de lo que vi, que todo fue creado por mi imaginación y
que en realidad destruí la pared de mi cuarto y que todos esos escombros
los tiré en el río confundiéndolo con la ilusión que mi mente creó. Y
mientras más hablo con todos ellos mas pienso que tienen razón, pero de
pronto vienen a mi mente esas ideas que provocan tristeza, quiero llorar,
no quisiera seguir en este mundo. Cuando se van las ganas de llorar trato
de hablar con esa gente que está en este hospital, pero me desagradan y
prefiero alejarme y estar solo. Esos doctores me hablan de que mi madre
vendrá después de dos meses, que no tiene dinero para venir a verme
cada mes como antes, que incluso tuvo que vender hasta mi casa para
que yo me cure aquí, (Triste) pero no lo creo, yo se que ella está enojada
conmigo por lo que hice, al igual que mis hermanos, ellos no me hablan, y
nunca vienen. (Transición) Ahora ya estoy más tranquilo, porque los
doctores me dijeron que pronto volveré a mi casa, (Contento) y cuando
regrese ayudaré a mi madre vendiendo sus refrescos, jugaré con mis
hermanos, como antes de mi enfermedad, volveré a caminar por la calles
de mi pueblo, pero lo más importante que tengo que hacer es... (Mirada
perdida y una sonrisa psicópata y sentándose nuevamente en la silla)
demostrar a mi familia que lo que dije de la basura era verdad, que Hugo
Carlos siempre dijo la verdad, iré al río y llevaré a mi casa toda esa basura
podrida, la carne humana, los excrementos que hace tres años la tire.
(Sentado en la silla adopta la misma posición que tenía al iniciar su
presentación, mientras cae el...

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda