El remedio en la desdicha. Lope de Vega.

EL REMEDIO EN LA DESDICHA

Lope de Vega


Personas que hablan en ella:
ABINARRAEZ
JARIFA, hija de Zoraide
ZORAIDE, Alcaide de Cartama
ALBORÁN, moro
NARVÁEZ,
ALCAIDE de Alora
NUÑO, soldado
ALARA, mora, mujer de Arráez
DARÍN, Paje de Alara
PÁEZ, soldado
BAJAMED, moro
ARRÁEZ, moro cautivo, marido de Alara
ESPINOSA, soldado
ALVARADO, soldado
CABRERA, soldado
ORTUÑO, soldado
PERALTA, soldado
ZARA, esclava morisca
MANILORO, criado de Abindarráez.
CELINDO, moro
MENDOZA, sargento
ARDINO, moro
ZARO, moro
ACTO PRIMERO

Salen JARIFA y ABINDARRÁEZ, cada uno por su lado,
sin verse


ABINDARRÁEZ:      Verdes y hermosas plantas,
               que el sol con rayos de oro y ojos tristes
               ha visto veces tantas,
               cuantas ha que de un alma el cuerpo fuistes;
               laureles, que tuvistes
               hermosura y dureza
               si no es el alma agora
               como fué la corteza,
               enternézcaos de un hombre la tristeza,
               que un imposible adora.
JARIFA:           Corona vencedora
               de ingenios y armas, Dafne, eternamente,
               por quien desde el aurora
               hasta la noche llora tiernamente
               el sol resplandeciente:
               si no habéis de ablandaros
               al son del llanto mío,
               ¿de qué sirve cansaros,
               Y mi imposible pretensión contaros,
               que al viento sólo envío?
ABINDARRÁEZ:      Claro, apacible río,
               que con el de mis lágrimas to aumentas,
               oye mi desvarío,
               pues que con él tus aguas acrecientas.
               razón será que sientas
               mis lágrimas y daños,
               pues sabes que me debes
               las que por mis engaños
               llorar me has visto tan prolijos años,
               y por bienes tan breves.
JARIFA:           Porque tu curso lleves,
               famoso río, con mayor creciente,
               y la margen renueves
               que en tus orillas hizo la corriente
               de aquella inmortal fuente,
               que a mis ojos envía
               el corazón más triste
               que ha visto en su tardía
               carrera el sol en el más largo día,
               hoy a mi llanto asiste.
ABINDARRÁEZ:      Jardín, que adorna y viste
               de tantas flores bellas Amaltea:
               aquí, donde tuviste
               aquella primavera que hermosea,
               cuando por ti pasea;
               aguas, yerbas y flores,
               aquí vengo a quejarme,
               y no de sus rigores,
               sino de un imposible mal de amores,
               que ya quiere acabarme.
JARIFA:           Si para lamentarme,
               aquí, donde perdí mi libre vida,
               lugar no quieren darme
               el blando río y planta endurecida,
               al cielo es bien que pida
               piadoso oído atento.
               Oídme, cielo hermoso;
               óyeme, Amor, contento
               de haber triunfado de mi libre intento
               con arco poderoso.
ABINDARRÁEZ:      Si hay algún dios piadoso
               para con los amantes, y si alguno
               de este mal amoroso
               probó el rigor, tan fiero y importuno;
               pues no hay amor ninguno
               que pueda ser tan fiero,
               o me remedie o mate;
               que por mi hermana muero,
               y en tan dulce imposible desespero:
               tal es quien me combate.
JARIFA:           Al último remate
               de mi cansada vida, al postrer dejo,
               cuando no es bien que trate
               de buscar medicina ni consejo,
               como cisne me quejo.
               Fiero Amor, inhumano,
               mi hermano adoro y quiero,
               por imposibles muero.

Vense


ABINDARRÁEZ:      ¡Jarifa!
JARIFA:                  ¡Abindarráez!
ABINDARRÁEZ:                         ¡Hermana!
JARIFA:                                      ¡Hermano!

ABINDARRÁEZ:      Dame esos brazos dichosos.
JARIFA:        Dadme vos los vuestros caros.
ABINDARRÁEZ:   ¡Ay, ojos bellos y claros!
JARIFA:        ¡Ay, ojos claros y hermosos!
ABINDARRÁEZ:      ¡Ay, divina hermana mía!
JARIFA:        ¡Ay, hermano mío gallardo!
ABINDARRÁEZ:   (¡Qué nieve cuando más ardo!        Aparte
JARIFA:        (¡Qué fuego entre nieve fría!)      Aparte
ABINDARRÁEZ:      (¿Qué esperas, tiempo inhumano?) Aparte
JARIFA:        Tiempo inhumano, ¿qué esperas?      Aparte
ABINDARRÁEZ:   (¡Ah, si mi hermana no fueras!)     Aparte
JARIFA:        (¡Ah, si no fueras mi hermano!)     Aparte
ABINDARRÁEZ:      Señora, ¿de qué sabéis
               que hermanos somos los dos?
JARIFA:        De lo que yo os quiero a vos,
               y vos a mí me queréis.
                  Todos nos llaman ansí,
               y nuestros padres también;
               que, a no serlo, no era bien
               dejarnos juntos aquí.
ABINDARRÁEZ:      Si ese bien, señora mía,
               por no serlo he de perder,
               vuestro hermano quiero ser,
               y gozaros noche y día.
JARIFA:           Pues tú, ¿qué bien pierdes, di,
               por ser hermanos los dos?
ABINDARRÁEZ:   A mí me pierdo y a vos.
               ¡Ved si es poco a vos y a mí!
JARIFA:           Pues a mí me parecía
               que a nuestros amores llanos
               obligaba el ser hermanos,
               y que otra causa no había.
ABINDARRÁEZ:      Sola esa rara hermosura
               a mí me pudo obligar,
               ese ingenio singular
               y esa celestial blandura,
                  esos ojos, luz del día,
               esa boca y esas manos;
               porque esto de ser hermanos,
               antes me ofende y resfría.
JARIFA:           No es justo que en el amor,
               Abindarráez, tan justo,
               de hermanos, halles disgusto,
               siendo el más limpio y mejor.
                  Amor que celos no sabe,
               amor que pena no tiene,
               a mayor perfeción viene,
               y a ser más dulce y süave.
                  Quiéreme bien como hermano.
               No to aflijas ni desveles;
               sigue el camino que sueles,
               verdadero, cierto y llano;
                  que amor, que no tiene al fin
               otro fin en que parar,
               es el más perfeto amar;
               que es al fin amar sin fin.
ABINDARRÁEZ:      ¡Ah, hermana! ¡pluguiera a Alá
               que vuestro hermano no fuera,
               y que este amor fin tuviera,
               que el de mi vida será,
                  y que celos y querellas
               tuviera más que llorar
               que arenas tiene la mar
               y que tiene el cielo estrellas!
                  Por bienes que son tan raros
               era poco un mal eterno;
               que penas, las del infierno
               eran pocas por gozaros.
                  Mas, pues vuestro hermano fuí,
               no despreciéis mi deseo.
JARIFA:        Antes le estimo, y te creo.
ABINDARRÁEZ:   ¿Pediréte algo?
JARIFA:                        Sí.
ABINDARRÁEZ:                       ¿Sí?
JARIFA:           Sí, pues.
ABINDARRÁEZ:                 ¿Qué te pediré?
JARIFA:        Lo que te diere más gusto:
               todo entre hermanos es justo.
ABINDARRÁEZ:   No fue justo, pues que fue.
                  Ahora bien: dame una mano,
               y pondréla entre estas dos,
               por ver si así quiere Dios
               que sepa que soy tu hermano.
JARIFA:           ¿Aprietas?
ABINDARRÁEZ:                  Doyla tormento
               porque diga la verdad;
               que es jüez mi voluntad,
               y potro mi pensamiento.
                  Con los diez dedos te aprieto,
               cordeles de mi rigor,
               siendo verdugo el Amor,
               que es riguroso en efeto.
                  Pues agua no ha de faltar,
               que bien la darán mis ojos;
               di verdad a mis enojos.
JARIFA:        Paso, que es mucho apretar;
                  que no lo sé, por tu vida.
ABINDARRÁEZ:   Yo no to pregunto a ti.
JARIFA:        ¿Ha de hablar la mano?
ABINDARRÁEZ:                          Sí.
               Bien podéis, mano querida
                  Pero mi pregunta es vana,
               y ella calla en el tormento.
               A lo menos, en el tiento
               no sabe a mano de hermana.
                  ¿Que al fin lengua te faltó?
               Dirne, blanca, hermosa mano
               ¿soy su hermano? Digo "hermano,"
               y responde el eco "no."
                  Testigos quiero tomar.
JARIFA:        ¿Qué testigos?
ABINDARRÁEZ:                  Esos ojos,
               a quien por justos despojos
               mil almas quisiera dar.
                  ¿No respondéis? Culpa os doy,
               lenguas de fuego inhumano.
               no me miran como a hermano;
               no es posible que lo soy.
                  Pues ¿preguntaré a la boca?
               Esta no dirá verdad,
               cuando pura voluntad
               el instrumento no toca.
                  Pues ¿a los tiernos oídos?
               Pero ya con escucharme,
               o pretenden consolarme
               o quitarme los sentidos.
                  El gusto, si está olvidado,
               ¿qué pregunta le he de hacer?
               Que el gusto de la mujer
               no quiere ser preguntado.
                  Mas ¿qué importa, ojos, oídos,
               boca, manos, gusto, haceros
               testigos, si he de perderos
               sólo porque sois queridos?
                  Dése, pues, ya la sentencia
               en que sea el cuerpo hermano,
               y el alma no; que es en vano
               querer que tenga paciencia;
                  pero, aunque vencido estoy
               y a la muerte condenado,
               quiero morir coronado,
               pues como víctima voy.
                  Dadme, hermosas flores bellas,
               rubí, zafir y esmeralda
               para hacer una guirnalda.

Compone una guirnalda


JARIFA:        Bien es que te adornes de ellas.
                  Triunfa de mi loco amor
               y de mi seso perdido;
               que, aunque piensas por vencido,
               yo sé que es por vencedor.
                  Pon la rosa carmesí
               de mi prestada alegría,
               y mi celosa porfía
               en el lirio azul-turquí;
                  en el alhelí pajizo
               mi desesperado ardor,
               y en la violeta el amor
               que mi voluntad deshizo;
                  mi imposible en el jazmín
               blanco, sin dar en el blanco.
ABINDARRÁEZ:   ¡Cuánto se te muestra franco
               el cielo, hermoso jardín!
                  Bella guirnalda he tejido,
               ciña mis dichosas sienes.

Pónese la guirnalda


JARIFA:        Galán por extremo vienes.
ABINDARRÁEZ:   Y coronado y vencido.
JARIFA:           Muestra, pondrémela yo.
               ¿Qué te parece de mí?
               ¿No estoy buena?
ABINDARRÁEZ:                   Mi bien, sí.
JARIFA:        ¿Soy tu hermana?
ABINDARRÁEZ:                     Mi bien, no;
                  y en lo que os quiero me fundo.
JARIFA:        Dime ya tu parecer.
ABINDARRÁEZ:   Hoy acabáis de vencer,
               como otro Alejandro, el mundo.
                  Parece que agora en él
               no cabe vuestra persona,
               y que os laurea y corona
               por reina y señora de él.
JARIFA:           Si así fuera, dulce hermano,
               vuestra fuera la mitad.
ABINDARRÁEZ:   ¿Tanto bien a mi humildad?
               Dadme vuestra hermosa mano.

Salen ZORAIDE y ALBORÁN


ZORAIDE:          ¿Eso dicen en Granada
               del buen Fernando?
ALBORÁN:                          Esta nueva
               agora la fama lleva.
ZORAIDE:       Tu buen suceso me agrada
               no hay a quien amor no deba.
ALBORÁN:          Es muy propio del valor
               obligar al tierno amor
               desde el propio hasta el extraño.
               no habrá más guerras este año,
               que ansí lo dice Almanzor.
ZORAIDE:          ¿Traes cartas?
ALBORÁN:                          Señor, sí.
ABINDARRÁEZ:   Nuestro padre.
ZORAIDE:                      ¡Oh hijos caros!
               huélgome mucho de hallaros
               en esta ocasión aquí.
               Llegad, que quiero abrazaros.
ABINDARRÁEZ:      Sin duda trae Alborán
               Buenas nuevas.
ZORAIDE:                      No me dan
               poco gusto, si este invierno
               descansare del gobierno
               de militar capitán.
ABINDARRÁEZ:      ¿Dejó Fernando la guerra?
ALBORÁN:       Por este año está olvidada.
ZORAIDE:       Colguemos todos la espada,
               y esté segura la tierra,
               y la frontera guardada;
                  que harto el cuidado me aprieta
               en defender a Cartama,
               porque jamás en la cama
               me halló el sol ni la trompeta,
               que la gente al campo llama.
                  Fernando es ido a Toledo
               seguro pienso que quedo
               de dejar la casa. Ven,
               responderé al Rey y a Hacén
               cuánto agradecerles puedo.
                  O quédate, si por dicha
               Abindarráez quisiere
               saber nuevas.
ABINDARRÁEZ:                  No hay que espere
               después de la nueva dicha.
               (Aquí mi esperanza muere.)       Aparte
ZORAIDE:          Ven tú, Jarifa, que tengo
               que hablarte.
JARIFA:                     Adiós. Luego vengo.


Vanse JARIFA y ZORAIDE


ABINDARRÁEZ:   (¿Que aquí mi padre se queda?       Aparte
               ¿Posible es que vivir pueda
               La esperanza que entretengo?)
                  Alborán, ¿que no hay jornada?
ALBORÁN:       Ya el cristiano ha recogido
               sobre la pica ferrada
               el tafetán descogido
               de la bandera cruzada.
                  Ya Mendozas y Guzmanes,
               Leivas, Toledos, Bazanes,
               Enríquez, Rojas, Girones,
               Pachecos, Lasos, Quiñones,
               Pimenteles y Lujanes,
                  truecan las armas por galas,
               por música el atambor,
               y por las plazas las salas,
               y a Belona por Amor,
               a quien nacen nuevas alas.
                  Ya Bencerrajes, Zegríes,
               Zaros, Muzas, Alfaquíes,
               Abenabós, Albenzaides,
               Mazas, Gomeles y Zaides,
               Hacenes y Almoradíes
                  dejan lanzas, toman varas,
               juegan cañas, corren yeguas;
               que se escuchan a dos leguas
               los relinchos y algazaras
               con que celebran las treguas.
ABINDARRÁEZ:      ¿Abencerrajes dijiste?
               Pues ¿han quedado en Granada
               después del suceso triste?
ALBORÁN:       Fuése la lengua engañada
               al nombre ilustre que oíste;
                  Que ya no hay en todo el mundo
               Sino tú.
ABINDARRÁEZ:             ¿Cómo?
ALBORÁN:                          No digo
               sino que eres tú segundo
               al valor de que es testigo
               cielo, tierra y mar profundo.

ABINDARRÁEZ:      No, Alborán, eso me di.
               Dame esa mano.
ALBORÁN:                      Mancebo,
               ¡Qué deudos perder te vi!
               Reviente con llanto nuevo
               el alma de nuevo aquí.
                  No te miro vez alguna,
               que de su triste fortuna
               y próspera no me acuerde.
               A nadie de vista pierde
               La envidia, aunque esté en la luna.
                  Aún veo en viles espadas
               las cabezas separadas
               de aquellos ilustres cuellos,
               y asidas de los cabellos,
               en el Alhambra clavadas.
                  Aún corre la sangre aquí,
               y aún aquí la envidia aleve
               me parece que la bebe.
               ¡Oh vil Gomel, vil Zegrí!
               ¿Lloras?
ABINDARRÁEZ:           Su historia me mueve.

                  Pero dime, Alborán, así los cielos
               te dejen ver el fin de tu esperanza,
               y lo que quieres bien gozar sin celos;
                  ansí en el campo tu gallarda lanza
               y en la plaza tu caña sea famosa,
               y el Rey te dé su Alhambra en confïanza;
                  ansí de amiga cara o dulce esposa,
               si de ellos tienes esperanzas vanas,
               alcances hijos, sucesión dichosa;
                  y de ellos, en moriscas africanas,
               los nietos, que colgados de tu cuello,
               con tiernas manos jueguen con tus canas;
                  ansí primero veas su cabello
               nevado que tu muerte, y lleno acabes
               de fama y años, que Alá puede hacello,
                  que me digas, pues sé yo que lo sabes,
               si soy yo Bencerraje, y si deciendo
               de los que alabas y es razón que alabes,
                  o, como por ventura estoy temiendo,
               soy hijo del alcaide de Cartama,
               puesto que la verdad del alma ofendo;
                  que por la fe que el noble estima y ama,
               de guardarte secreto eternamente.
               Dime tú lo que dicen alma y fama.
ALBORÁN:          ¡Oh ilustre y generoso decendiente
               de aquellos malogrados Bencerrajes
               por su valor y envidia juntamente!
                  ¡Oh reliquia de aquellos dos linajes!
               ¡Oh fénix de su muerte a sangre y fuego,
               porque mejor de los aromas bajes!
                  En este punto de Granada llego,
               y el traer sangre tuya en la memoria
               --Que casi te la doy en llanto ciego--
                  Ha hecho que te obligue con su historia,
               que ya la sabes por ajena fama,
               a restaurar su antiguo nombre y gloria.
                  No es tu padre el alcaide de Cartama;
               que puesto que es tan noble, fue Selimo...
               Pero el Alcaide, como ves, me llama.
                  No puedo detenerme.
ABINDARRÁEZ:                           Tanto estimo...
ALBORÁN:       Venme después a hablar.
ABINDARRÁEZ:                            ¿Que así me dejas?
ALBORÁN:       Perdona un poco.

Vase


ABINDARRÁEZ:                      Mi esperanza animo.
               Cierre la puerta el alma a tantas quejas.

                  Hermosas, claras, cristalinas fuentes,
               jardines frescos, celebrados árboles,
               que aquí me vistes de Jarifa hermano,
               ya no soy el hermano de Jarifa;
               ya puedo ser su amante y ser su esposo
               dad todos parabién a Abindarráez.
                  Ya no soy aquel triste Abindarráez
               que os daba tanto llanto, puras fuentes;
               ya no escribiré hermano, sino esposo,
               por las cortezas de los verdes árboles.
               Pero, si no me quiere mi Jarifa,
               ¿Cuánto mejor me fuera ser su hermano?
                  Mas, aunque no me quiera, el ser su hermano
               ya quita la esperanza a Abindarráez
               de la gloria que el alma ve en Jarifa.
               dirán que esto es verdad las sordas fuentes,
               y sus hojas harán lenguas los árboles.
               Tanto es el bien de poder ser su esposo.
                  Si sólo el ser posible ser su esposo
               estorbaba del todo el ser su hermano,
               jardines, hiedras, flores, plantas, árboles,
               aquí, donde lloraba Abindarráez,
               hechos sus ojos caudalosas fuentes,
               aquí se llama esposo de Jarifa.
                  ¡Cielos ! ¿Que gozar puedo de Jarifa?
               ¿Que ya es posible que yo sea su esposo?
               Riendo lo murmuran estas fuentes,
               que me llamaron tristemente hermano.
               Decid que soy su esposo Abindarráez;
               que el viento os dará voz, amigos árboles.
                  ¡Qué de veces al pie de aquestos árboles
               miré los bellos ojos de Jarifa,
               y ella me dijo, "¡Hermano Abindarráez!"
               Pues ya su esposo soy, no soy su hermano,
               o a lo menos ya puedo ser su esposo.
               Decídselo, si vuelve, claras fuentes.
                  Fuentes, ya cesa el llanto; verdes árboles,
               ya parto a ser esposo de Jarifa,
               Que ya no soy su hermano Abindarráez.

Vase.  Salen NARVÁEZ y NUÑO


NARVÁEZ:          Bañaba el sol la crespa y dura cresta
               del fogoso león por alta parte,
               cuando Venus lasciva y tierno Marte
               en Chipre estaban una ardiente siesta.
                  La diosa, por hacerle gusto y fiesta,
               la túnica y el velo deja aparte;
               sus armas toma, y de la selva parte,
               del yelmo y plumas y el arnés compuesta.
                  Pasó por Grecia, y Palas vióla en Tebas,
               y díjole, "Esta vez tendrá mi espada
               vitoria igual de tu cobarde acero."
                  Venus le respondió, "Cuando te atrevas,
               verás cuánto mejor te vence armada
               la que desnuda te venció primero."

NUÑO:             Oyendo he estado hasta el fin,
               si en historias tengo parte,
               ésa de Venus y Marte,
               desarmado en el jardín;
                  y que Palas la vió en Tebas,
               y vencerla quiso armada,
               porque cortase su espada
               desde la gola a las grevas;
                  y que Venus respondió
               --Que es todo filatería--
               que armada la vencería
               quien desnuda la venció.
                  Pero, señor, ¿a qué intento
               tanto estos días te inclinas
               a Venus, cuanto afeminas
               a nuestro Marte sangriento?
                  Dime la causa, señor.
NARVÁEZ:       Todo es, Nuño, declararte
               que, puesto que armado Marte,
               le vence desnudo Amor.
NUÑO:             ¡Pues qué! ¿ Un fuerte capitán
               puede a nadie estar sujeto?
NARVÁEZ:       ¿A un dios no?
NUÑO:                         ¿Dios?
NARVÁEZ:                            En efeto,
               a Amor ese nombre dan.
NUÑO:             ¿Quién le dió?
NARVÁEZ:                       La antigüedad.
NUÑO:          ¡Gentil dios! ¡Buena razón!
               ¡Donde hay tanta imperfección,
               inconstancia y variedad!
                  Entre otras mil cosas, dos
               le quitan ese gobierno.
NARVÁEZ:       ¿Cuáles son?
NUÑO:                        No ser eterno,
               forzoso atributo en dios,
                  y carecer de razón.
NARVÁEZ:       Luego Amor ¿no es inmortal?
NUÑO:          No; que al primer vendaval
               suele mudar de opinión;
                  y tarde se ve en mujer
               amor firme, amor durable.
NARVÁEZ:       Antes no hay mujer mudable
               cuando comienza a querer,
                  y no hay para qué te afirmes
               en el engaño que cobras.
               Hacémoslas malas obras,
               y querémoslas muy firmes.
                  Antes amor en el hombre
               suele ser más imperfecto.
NUÑO:          Antes, por ser más perfecto,
               le dieron como hombre el nombre,
                  porque a ser, antes o agora,
               más en mujer su valor,
               no le llamaran Amor.
NARVÁEZ:       ¿Qué le llamaran?
NUÑO:                            Amora.
NARVÁEZ:          ¡Amora!
NUÑO:                     Sí. ¿No pintamos
               como mujer la Piedad,
               la Castidad, la Verdad,
               porque en ellas tanta hallamos?
                  Pues si en mujer el querer
               es de perfección capaz,
               ¿por qué le pintan rapaz,
               y no en forma de mujer?
                  Mas, dejando a las escuelas
               tan vanas sofisterías,
               dime, señor, ¿de qué días
               es este dolor de muelas?
NARVÁEZ:          De un mes.
NUÑO:                       Y ¿quién te enamora?
NARVÁEZ:       Bien dices; que mora fue.
NUÑO:          ¡Mora!
NARVÁEZ:              Mora.
NUÑO:                        Bien podré
               cantarte, "A la perra mora."
                  ¿Dónde la viste?
NARVÁEZ:                           En Coín.
NUÑO:          ¿Cuándo?
NARVÁEZ:                 En las treguas pasadas,
               dando a unas rejas doradas
               por remate un serafín.
NUÑO:             Y el zancarrón de Mahoma
               ¿te da a ti desasosiego?
NARVÁEZ:       ¡Oh, Nuño! Todo soy fuego,
               que hable o calle, duerma o coma.
NUÑO:             No se te dé dos cuatrines;
               consuelo y regalo toma,
               que en el cielo de Mahoma
               son bajos los serafines.
                  Estas moras son lascivas;
               tú eres hombre famoso;
               no será dificultoso
               gozarla, como la escribas.
                  Toda esta tierra te adora
               por galán, noble y discreto,
               valiente, rico. En efeto,
               ya te conoce esa mora.
                  Dame una carta, y yo haré
               que venga esa galga aquí.
NARVÁEZ:       ¿Llevarássela tú?
NUÑO:                              Sí;
               que bien su arábigo sé.
                  Pondréme unos almaizales,
               y hecho moro, iré a Coín
               a traerte el serafín,
               que aquesta noche regales;
                  que basta por testimonio
               que te firmes "don Rodrigo
               de Narváez."
NARVÁEZ:                  ¡Oh, Nuño amigo!
               ¡Vive Dios, que eres demonio!
                  Pero la letra cristiana,
               ¿Cómo la podrá entender?
NUÑO:          Que para todo ha de haber
               remedio e industria humana.
                  Aquel moro, tu cautivo,
               la escribirá.
NARVÁEZ:                    Dices bien.
NUÑO:          Pues voy por él.
NARVÁEZ:                       Trae también
               Recado.
NUÑO:                  Ya le apercibo.

Vase


NARVÁEZ:          Amor, si fuerais igual
               a la edad y al cuerpo mío,
               yo os retara en desafío;
               pero así, parece mal.
                  Aquel fronterizo fuerte,
               aquel andaluz temido,
               aquel Narváez, que ha sido
               entre moros rayo y muerte,
                  hoy vencéis, hoy sujetáis
               con una mora. ¿Qué es esto?

Sale NUÑO, con recado de escribir y
ARRÁEZ


NUÑO:          Toma esa pluma.  Di presto.
ARRÁEZ:        ¿Qué es, señor, lo que mandáis?
NARVÁEZ:          Hinca la rodilla en tierra,
               y escribe.
ARRÁEZ:                   Decid, señor.
NARVÁEZ:       ¿Eres hombre de valor?
ARRÁEZ:        Fuílo en la paz y la guerra.
NARVÁEZ:          ¿Dónde tan a solas ibas
               cuando ayer to cautivé?
ARRÁEZ:        Después te lo contaré,
               Señor, que esta carta escribas.
NARVÁEZ:          ¿Cómo te llamas?
ARRÁEZ:                            Arráez.
NARVÁEZ:       ¿De dónde eres?
ARRÁEZ:                         De Coín.
NUÑO:          ¿Conoces al serafín
               de Rodrigo de Narváez?
NARVÁEZ:          Calla, loco, que ya escribo.
NUÑO:          (No creo que lo estás poco.       Aparte

Dicta NARVÁEZ y escribe el moro
ARRÁEZ


               ¡Cuántos locos hace un loco!
               ¡Cuerdo yo, que libre vivo!
                  ¡Vive Dios, que es gran flaqueza
               Tropezar la voluntad;
               Que amor es enfermedad,
               Y sale por la cabeza!
                  Yo no quiero más amor
               que mis armas y caballo;
               en esto mis gustos hallo,
               y me porto a mi sabor.
                  Sólo mi arnés es mi dama;
               éste adoro, de éste fío,
               tanto, que, a no ser tan frío,
               aun le acostara en la cama.
                  Yo le limpio, yo le visto,
               porque en la necesidad
               me muestra la voluntad
               con que una espada resisto.
                  Mi amor es lanza y caballo;
               soldado que a amor se inclina,
               tan cerca está de gallina,
               cuanto pretende ser gallo.
                  Bien que, Amor, ya os tengo a vos
               alguna vez por jüez;
               pero esto sola una vez,
               que no ha de ser más--¡por Dios!
                  La mujer, fácil estopa,
               es mancha de aceite, fuego,
               que, si no se ataja luego,
               cunde por toda la ropa.)
NARVÁEZ:          No tengo que decir más.
ARRÁEZ:        Mucho debe a tu valor
               ésta a quien tienes amor.
NARVÁEZ:       Bien la quiero.
ARRÁEZ:                       Tierno estás,
                  pues te confiesas vencido,
               siendo Narváez, señor,
               el hombre más vencedor
               que el mundo ha visto y tenido.

NARVÁEZ habla aparte a NUÑO


NARVÁEZ:          Toma, Nuño, y a un baleón
               de cuatro rejas azules,
               después que te disimules
               con la trazada invención,
                  dirige tus pasos ciertos;
               que en la plaza le verás.
               Llama a su puerta.
NUÑO:                            Y ¿qué más?
NARVÁEZ:       La respuesta y los conciertos.
NUÑO:             La mora ¿se llama?
NARVÁEZ:                              Alara,
               y que es casada he sabido.
NUÑO:          Creo que con su marido
               más presto se negociara;
                  que te tienen tanto amor
               los moros de estas fronteras,
               que es lo menos que pudieras
               alcanzar de su favor.
ARRÁEZ:           Dice Nuño la verdad.
               Adoran tu nombre y fama.
NUÑO:          Voyme.
ARRÁEZ:              ¡Dichosa la dama
               a quien tienes voluntad!
NARVÁEZ:          Guíete Amor.

Vase NUÑO


NARVÁEZ:                       Dime, Arráez,
               ¿Dónde ayer ibas?
ARRÁEZ:                           Señor,
               sólo a saber que el amor
               era mayor que Narváez.
                  Mi cautiverio he tenido,
               señor, por bien empleado,
               sólo por ver humillado
               hombre a quien nadie ha vencido.
                  Yo iba a ver mi labor,
               y alejéme, sin pensallo,
               donde me llevó el caballo
               y a él le llevó el furor.
NARVÁEZ:          Pues ¿en qué ibas divertido?
ARRÁEZ:        En un largo pensamiento
               con que a veces mar y viento,
               cielo, fuego y tierra mido.
NARVÁEZ:          Moro, pues sabes el mío,
               dime el tuyo; que, si puedo,
               Obligado a tu bien quedo.
ARRÁEZ:        De tu grandeza lo fío.
NARVÁEZ:          Ésta mi pasión me obliga
               a pensar qué quieres.
ARRÁEZ:                              Quiero...
               Pero mi tormento fiero
               no permitáis que os le diga;
                  mayor es que Amor airado.
NARVÁEZ:       ¿Mayor que Amor puede ser?
ARRÁEZ:        Es celos de mi mujer,
               Rodrigo; que soy casado.
NARVÁEZ:          ¡Con celos, y estás aquí!
               No lo quiera Dios, Arráez;
               Ya eres libre.
ARRÁEZ:                       ¡Oh gran Narváez!
               Hoy vive mi honor por ti.
                  Dame esos piés.
NARVÁEZ:                           Vete luego.

Llamando


               ¡Páez!

Sale PÁEZ


PÁEZ:                 ¿Señor?
NARVÁEZ:                      Dale a este moro
               su caballo y armas.
ARRÁEZ:                            Lloro
               de alegría.
PÁEZ:                      Ya lo entrego.

Vase


ARRÁEZ:           Yo te enviaré mi rescate,
               a fe de hidalgo.
NARVÁEZ:                       Con celos
               no quieran, moro, los cielos
               que yo en la prisión te mate.
                  Vete libre, que es razón,
               aunque poco te has quedado,
               que con celos y casado,
               no quieras mayor prisión.
                  ¿Tienes hermosa mujer?
ARRÁEZ:        No la hay más bella en Coín.
NARVÁEZ:       Aunque soy cristiano, en fin,
               te he de dar mi parecer.
                  Mira no entienda de ti
               que de su amor no te fías,
               que, en viendo que desconfías,
               todo lo ha de hacer ansí.
                  Ámala, sirve y regala,
               con celos no la des pena;
               que no hay mujer que sea buena
               si ve que piensan que es mala.
ARRÁEZ:           No sólo das libertad,
               mas saludables consejos.
NARVÁEZ:       Pues estoy de darlos lejos,
               y tengo necesidad.
                  Parte a Coín, porque veas
               mi mora, que no conoces.
ARRÁEZ:        ¡Plega al cielo que la goces
               con el gusto que deseas!

Vanse.  Salen ABINDARRÁEZ y JARIFA


ABINDARRÁEZ:      Ya que no me amáis, señora,
               como antes, de amor tan llano,
               cual era el de vuestro hermano,
               habladme más tierno agora.
                  Decidme lo que sentís,
               Jarifa hermosa, y creed
               que me hacéis mayor merced
               cuanto más de mí os servís.
                  Ya pasó el temor cobarde
               que la hermandad nos ponía;
               habladme, Jarifa mía,
               más tierno, así el cielo os guarde.
JARIFA:           ¿Qué te tengo de decir?
ABINDARRÁEZ:   Tu ingenio, ¿puede ignorar
               qué es hablar, sabiendo amar,
               sabiendo amar, qué es sentir?
JARIFA:           Si digo lo que te quiero,
               ¿qué te puedo decir más?
ABINDARRÁEZ:   Es libro o carta que das
               sin el titulo primero;
                  cuando al Rey quieren hablar,
               o negociar por escrito,
               ¿no le llaman grande, invito?
JARIFA:        Ansí le suelen llamar.
ABINDARRÁEZ:      Pues títulos tiene amor.
JARIFA:        ¿Cómo?
ABINDARRÁEZ:          Mi bien, alma y vida;
               la esperanzá entretenida
               ansí negocia el favor.
JARIFA:           Luego ¿diréte mi bien?
ABINDARRÁEZ:   ¿Soy tu bien?
JARIFA:                     Sí.
ABINDARRÁEZ:                   Pues "bien" dices,
               y porque ansí le autorices
               al amor contra el desdén.
JARIFA:           Luego, si mi alma eres,
               ¿ansí tengo de llamarte?
ABINDARRÁEZ:   ¿Eso tengo de enseñarte,
               o es que decirlo no quieres?
                  Nadie las ciencias podría
               sin la experiencia saber;
               mas no es posible aprender
               el amor y la poesía
                  el hacer versos y amar
               naturalmente ha de ser.
JARIFA:        Si no es siendo tu mujer,
               yo no me puedo esforzar.
ABINDARRÁEZ:      Pues, mi bien, si soy cautivo
               de tu padre, y como preso,
               por aquel triste suceso,
               en fe de su guarda vivo;
                  si él piensa que yo no sé
               que soy preso Bencerraje,
               del envidiado linaje
               que un tiempo el más noble fue,
                  ¿cómo te podré pedir?
               casémonos de secreto,
               cuanto el ser preso y sujeto
               puedan, mi bien, permitir.
JARIFA:           Como palabra me des
               que libre la cumplirás.
ABINDARRÁEZ:   Y eso ¿a quién le importa más?
               Dame tus hermosos pies.
JARIFA:           La mano te quiero dar.
               Tuya soy desde este día.
ABINDARRÁEZ:   Yo tuyo, Jarifa mía.
               Ya bien te puedo abrazar.
JARIFA:           Como hermano y como esposo,
               de que ya te doy la mano.
ABINDARRÁEZ:   No hables de eso de hermano,
               que vuelvo a estar temeroso.
                  ¡Oh famoso y claro día,
               que tanta gloria me apresta!
               Cada año os haré una fiesta
               por señal de mi alegría.
                  ¡Oh bien sufrido tormento!
               ¡Oh bien lograda esperanza,
               bien fundada confïanza,
               bien nacido pensamiento!
                  ¡Alegres pesares míos,
               discreta y justa porfía,
               cuerda y famosa osadía,
               venturosos desvaríos!
                  ¡Dulce amar, dulce penar,
               dulce temer, dulce ver,
               dulcísimo padecer,
               felicísimo esperar!
                  ¡Favoreced hasta el fin
               empresa tan justa, cielos,
               sin mudanza, olvido y celos!
JARIFA:        Mi padre viene al jardín.
ABINDARRÁEZ:      Huyamos.
JARIFA:                    Dame la mano;
               deja de estar temeroso.
ABINDARRÁEZ:   Ya temo, secreto esposo,
               lo que no público hermano.
                  Vamos donde no nos vea
               tratar de nuestro contento;
               que aún temo que el pensamiento
               visto de sus ojos sea.
                  Mira que me has de querer.
JARIFA:        Hasta morir te he de amar.
ABINDARRÁEZ:   Pues yo no te he de olvidar.
JARIFA:        Eres hombre.
ABINDARRÁEZ:                Y tú mujer.
JARIFA:           Para ti soy piedra.
ABINDARRÁEZ:                          Y yo.
JARIFA:        Pues no temas.
ABINDARRÁEZ:                  Probaré.
JARIFA:        Quiéreme mucho.
ABINDARRÁEZ:                  Sí haré.
JARIFA:        Ya ¿no soy tu hermana?
ABINDARRÁEZ:                            No.
JARIFA:           ¿No en público?
ABINDARRÁEZ:                      Aún no quisiera.
JARIFA:        Ya eres mi bien.
ABINDARRÁEZ:                    Tú mi vida.
JARIFA:        ¿Soy tu hermana?
ABINDARRÁEZ:                     Sí, finglda.
JARIFA:        ¿Y tu esposa?
ABINDARRÁEZ:                  Verdadera.

Vanse.  Salen ALARA, mora, DARÍN, paje y,
luego, NUÑO


ALARA:            ¿Moro a mí de Alora?
DARÍN:                                  A ti
               busca un morisco de Alora.
ALARA:         ¿Dice a Alara?
DARÍN:                       Sí, señora.
ALARA:         Di que entre.
DARÍN:                       Ya viene aquí.

Sale NUÑO, en hábito de
moro


NUÑO:             Dame, señora, los pies,
               después que te guarde Alá.
ALARA:         ¿Si mi Arráez preso está?
               moro, di presto lo que es.
NUÑO:             Solos habemos de hablar.
ALARA:         Salte allá fuera, Darín.

Vase DARÍN


NUÑO:          Para venir a Coín
               quise este traje tomar;
                  que sabed que soy cristiano
               y soldado de Narváez.
ALARA:         No son nuevas de mi Arráez.
               Salió el pensamiento vano.
                  Pues, cristiano, el Capitán,
               ¿qué puede quererme a mí?
NUÑO:          No os quiere poco, si aquí
               correspondencia le dan.
                  Está perdido por vos,
               que os vió en las treguas pasadas
               sobre estas rejas doradas.
ALARA:         ¡Qué necios que sois los dos,
                  el alcaide en envïarte,
               y tú en venir!
NUÑO:                         (No entra bien;     Aparte
               pero es el primer desdén.)
ALARA:         A ti no debo culparte,
                  que eres, en fin, mensajero;
               aunque a buen tiempo has venido,
               que no está aquí mi marido,
               y ha tres días que le espero;
                  pero a él, que es tan discreto,
               como nos dice la fama,
               mucho le culpo.
NUÑO:                         Si os ama,
               no tiene culpa, os prometo.
                  Esta carta leed agora,
               veréis en lo que se funda.
ALARA:         Va la necedad segunda.

Lee


               "Narváez, alcaide de Alora."
                  (¡Ay de mí! La firma es suya,  Aparte
               y la letra de mi Arráez.)
               ¿Quién escribe esto a Narváez,
               Cristiano, por vida tuya?
NUÑO:             Un moro, para que fuese
               más claro.
ALARA:                   ¿Qué suerte de hombre?
NUÑO:          Ni sus señas ni su nombre
               podré darte, aunque quisiese.
                  Dos días ha que está cautivo,
               que en una celada dió.
ALARA:         ¿Sabe a quién escribe?
NUÑO:                                 No.
ALARA:         (Algún consuelo recibo;                Aparte
                  que es en extremo celoso.)
               Esta letra he conocido.
NUÑO:          ¿Cómo?
ALARA:                Que es de mi marido.
NUÑO:          Aún será el cuento gracioso.
                  Luego el cautivo de allá,
               ¿Es vuestro marido?
ALARA:                              Sí.
NUÑO:          (Yo negocio por aquí.             Aparte
               segura la prenda está.)
                  Pues alto: venid conmigo,
               trataréis de su rescate.
ALARA:         Justo será que de él trate,
               aunque injusto el ir contigo.
                  (Pero donde está mi Arráez,  Aparte
               más sus celos aseguro,
               y más si su bien procuro.
               Pero ¿qué dirá Narváez?
                  que voy a lo que me llama,
               sin duda, creerá de mí.)
NUÑO:          (Basta; que llevo de aquí         Aparte
               a uno mujer y a otro dama.)
ALARA:            (Mas diga lo que quisiere,      Aparte
               pues se ha de desengañar:
               mis joyas quiero llevar,
               y el dinero que pudiere.)
                  Vamos, que es de amor indicio.
               Haré ensillar en qué vamos.
NUÑO:          (Una para dos llevamos;            Aparte
               No anda muy malo el oficio.)

Vanse.  Salen ZORAIDE, JARIFA, y ABINDARRÁEZ


ZORAIDE:          No me puede pesar con más extremo.
               Forzosa es mi partida, Abindarráez,
               y el dejarte en Cartama es más forzoso,
               en poder del alcaide que aquí viene;
               que así lo escribe el Rey y así lo manda.
ABINDARRÁEZ:   ¿Que así lo manda el Rey y así lo escribe?
ZORAIDE:       Que me parta a Coín con mi familia
               me manda el Rey, y que te deje solo
               aquí en Cartama, mientras Zaro viene,
               que ha de ser el alcaide de Cartama.
               Yo me he de partir hoy, porque me manda
               que acuda de Coín a la flaqueza,
               de los fieros cristianos oprimida,
               ejercitados en continuos robos,
               celadas, quemas, correrías, talas,
               y otras malas y ruines vecindades
               que suelen siempre hacer los fronterizos,
               y más donde Rodrigo de Narváez
               está con tal valor, consejo y fuerza,
               que es uno de los nueve que publica
               del sur al norte la española fama.
ABINDARRÁEZ:   ¿Que así lo manda el Rey y así lo escribe?
ZORAIDE:       Hijo, Dios sabe lo que a mí me pesa,
               si basta solamente decir hijo.
               ¿Cómo puedo exceder de lo que él manda?
ABINDARRÁEZ:   ¿De qué me tiene el Rey a mí tal odio,
               si os hace el Rey a vos mercedes tantas?
               ¿Por ventura soy yo del Rey esclavo?
               ¿He cometido algún delito inorme
               contra sus leyes o real cabeza,
               que me manda dejar solo en Cartama,
               y sujeto al alcaide que aquí viene;
               y a vos, que sois mi padre, y a Jarifa,
               mi amada hermana, que a Coín se partan?
ZORAIDE:       Hijo, el Rey me lo escribe, el Rey lo manda.
               Yo voy a responder y obedecerle.
               Tú entre tanto, Jarifa, haz que aperciban
               tus mujeres tu ropa, que esté a punto,
               en tanto que Alborán parte a Granada.
JARIFA:        Ansí lo haré, señor, que a la partida
               ya estoy desde esta tarde apercebida.

Vase ZORAIDE


ABINDARRÁEZ:      Sola esta vez quisiera,
               dulce señora mía,
               hacerme lenguas para hablaros tanto,
               que del alma se viera
               la pena y la porfía;
               mas salga por los ojos, vuelta en llanto.
               de que viva me espanto
               tan desdichada vida,
               si ha de quedar en calma
               apartándose el alma
               de aquellos brazos donde estaba asida.
               Fui esposo ayer presente;
               hoy, ¿qué seré, si estoy de vos ausente?
                  ¿Que os vais, hermosos ojos,
               soles del mismo cielo?
               ¿Que dejáis vuestra tierra y vuestro amigo?
               ¿Qué de ausencia y enojos,
               nubes del bajo suelo,
               eclipsan vuestra luz, que adoro y sigo?
               ¿Que no hablaréis conmigo,
               ni me diréis amores?
               ¿Que no podré tocaros?
               ¿Que ya no podré hallaros
               entre estas aguas y olorosas flores?
               ¿Qué es esto, vida mía?
JARIFA:        De la de entrambos el postrero día,
                  Si no me consolara,
               gallardo dueño mío,
               señor del alma, que la tuya adora,
               que la Fortuna avara
               no es peña, monte o río,
               sino mudable viento de hora en hora.
               La ausencia, que ya llora
               el corazón presente,
               me acabara la vida,
               que vive entretenida
               en que has de estar tan poco tiempo ausente,
               cuanto pueda llamarte
               para poder secretamente hablarte.
                  No habrá ocasión tan presto,
               cuando te llame a verme,
               que presto la ha de haber, aunque ya es tarde.
               y en pago, esposo, de esto,
               tan tuya quiero hacerme,
               que entre mis brazos tu venida aguarde.
ABINDARRÁEZ:   Huya el temor cobarde,
               señora, de mi pecho,
               si ese bien me prometes.
JARIFA:        Paso: no te inquietes,
               que por ventura por mi bien se ha hecho;
               que, viniendo secreto,
               tendrán nuestros deseos dulce efeto.
                  Yo entiendo que mi padre
               irá presto a Granada,
               o que tendrá otro justo impedimento
               que a nuestra vida cuadre,
               y yo estaré ocupada
               en sólo este cuidado y pensamiento.
ABINDARRÁEZ:   Y en este apartamiento,
               ¿qué me dejas por vida,
               si la vida me llevas?
JARIFA:        La esperanza y las nuevas
               de que será tan presto tu partida.
ABINDARRÁEZ:   ¡Al fin te vas, señora!
               ¡Triste de mí, si yo me muero agora!
JARIFA:           No morirás, mi vida,
               que la mía te queda.
ABINDARRÁEZ:   Pues viviré mil siglos inmortales.
               Dame, esposa querida,
               tus brazos, en que pueda
               el alma descansar de tantos males.
JARIFA:        Véngante tan iguales
               como yo te deseo.
ABINDARRÁEZ:   ¿Llamarásme?
JARIFA:                    ¿Eso dudas?
ABINDARRÁEZ:   No haré, si no te mudas.
               ¡Ay, cuántos siglos ha que no te veo!
JARIFA:        ¿Cómo, si no has partido?
ABINDARRÁEZ:   Pensé que era pasado, y no es venido.

FIN DEL PRIMER ACTO


ACTO SEGUNDO

Salen NARVÁEZ, PÁEZ, ALVARADO,
ESPINOSA, y CABRERA


NARVÁEZ:          Dadle la mano, Alvarado,
               y no haya más.
ALVARADO:                     No permitas,
               pues siempre honor solicitas,
               que pierda el que me han quitado.
NARVÁEZ:          Volvedme a contar lo que es;
               que en lo que hasta agora entiendo,
               poco vuestro honor ofendo.
ALVARADO:      El mío pongo a tus pies;
                  pero no has de permitir  
               que quede en mala opinión.
NARVÁEZ:       ¿Sobre qué fue la quistión?
ESPINOSA:      No se la mandes decir;
                  que es parte, y dirá a su gusto.
ALVARADO:      Yo diré mucha verdad,
               y el que más...
NARVÁEZ:                        ¡Paso! Acabad;
               que ya recibo disgusto.
ESPINOSA:         Óyeme, señor, a mí.
NARVÁEZ:       Ni Alvarado ni Espinosa
               me han de hablar ni decir cosa.
               Páez lo cuente.
PÁEZ:                         Pasa ansí;
                  y remítome a Cabrera,
               que estaba delante.
NARVÁEZ:                           Acaba.
PÁEZ:          Jugando Alvarado estaba,
               y Espinosa desde afuera;
                  y en una suerte dudosa,
               sin pedirla o ser tercero,
               a pagar de su dinero
               juzgó la suerte Espinosa.
                  Alvarado respondió,
               "¿Quién le mete en esto?" Y luego
               replicó Espinosa: "El juego;
               que veo juego, y tercio yo."
                  "Mejor fuera que callara,"
               dijo Alvarado más recio.
               Dijo Espinosa, "Algún necio
               la suerte le barajara;
                  que yo sé de tropelías."
               Alvarado replicó,
               "Miente el que dice que yo
               puedo hacer bellaquerías."
                  Espinosa en este punto
               el sombrero le tiró,
               metieron mano, y llegó
               el presidio todo junto,
                  y pusiéronlos en paz,
               hasta que con la alabarda
               llegaste al cuerpo de guarda.
NARVÁEZ:       Y, ¿en eso estás pertinaz?
                  ¡Gentil engaño porfías!
               Si estotro dice que sabe
               tropelías, ¿en qué cabe
               que entiendas bellaquerías,
                  y que lo entiendas por ti?
               Y el haberle desmentido,
               a Espinosa no ha ofendido,
               pues él lo dijo por sí,
                  y si ofensa no se ve,
               ni Alvarado desmintió,
               el sombrero que tiró
               de ningún efecto fue;
                  y cualquier soldado sabio,
               que en agravio, si le hubiera,
               las espadas juntas viera,
               dirá que cesó el agravio.
                  No hay cosa que con haber
               metido mano a la espada
               no quede desagraviada,
               porque es lo posible hacer.
                  Quede esto a mi cuenta, y yo
               vuestro honor tomo a mi cargo,
               y satisfacer me encargo
               lo que otro diga.
ALVARADO:                        Eso no;
                  que nadie hablará en aquello
               que hablare tal capitán.
NARVÁEZ:       Y esas manos ¿no se dan?
ALVARADO:      Sí daré, pues gustas de ello.
ESPINOSA:         Su amigo soy.
ALVARADO:                       Yo su amigo.

Salen ORTUÑO y ZARA


ORTUÑO:        ¿Con quejas al capitán?
ZARA:          Por dicha en él hallarán
               Más piedad que en ti, enemigo.
ORTUÑO:           Óyete, galga.
ZARA:                           ¡Señor!
NARVÁEZ:       ¿Qué es eso?
ZARA:                         Una pobre esclava
               que en la nobleza que alaba
               el mundo, espera favor.
NARVÁEZ:          ¿Qué es esto, Ortuño?
ORTUÑO:                                 Esa perra
               me levanta no sé qué.
NARVÁEZ:       ¿Cúya es?
ORTUÑO:                  Tuya y mía fue,
               y cautiva en buena guerra.
ZARA:             Señor, de noche y de día
               me hace fuerza y maltrata.
NARVÁEZ:       ¿Ansí la esclava se trata?
ORTUÑO:        Miente, por tu vida y mía;
                  sino que no entiende bien,
               y cualquier cortés favor
               luego piensa que es amor,
               y fuerza dirá también.
                  Haciendo estaba mi cama,
               y porque a ayudarla fui,
               se vino, huyendo de mí.
NARVÁEZ:       ¡Sí, sí!  ¡De eso tienes fama!
                  Ahora bien; ¿qué te he de dar
               por ella?
ORTUÑO:                  Tuya es.
NARVÁEZ:                          Di, acaba.
ORTUÑO:        Ya ves que es buena la esclava,
               y mejor de rescatar.
NARVÁEZ:          Doyte por ella una copa
               de plata.  Ve al repostero.
ORTUÑO:        Doyle yo, pobre escudero,
               diez mil y cama de ropa,
                  y ¿una copilla me das?
NARVÁEZ:       Sin dinero estoy--¡por Dios!--
               pero di que te den dos  
               si con tanta sed estás.
ORTUÑO:           Beso tus manos.
NARVÁEZ:                          Ya, mora,
               eres mi esclava.
ZARA:                            Sí soy.
NARVÁEZ:       Pues yo libertad te doy.
               Vete a tu tierra en buen hora.
ZARA:             Déte el cielo mil vitorias,
               caudillo de los cristianos.

Vase


CABRERA:       ¡Qué rotas tiene las manos!
PÁEZ:          ¡Y qué llenas de honra y glorias!

Sale PERALTA


PERALTA:          Aquí, señor, está el moro
               que viene por el rescate
               del sargento.
NARVÁEZ:                     ¡Buen quilate
               descubre esta vez el oro!
                  No tengo un real--¡por Dios!
               Llama ese morillo aquí,
               y por él me lleve a mí,
               o estemos juntos los dos.
                  Pero escucha.  Al repostero
               di que mi plata le dé;
               que yo la rescataré
               cuando tuviere el dinero.
                  Venga el sargento al momento,
               donde es tan bien menester,
               porque más vale comer
               sin plata que sin sargento.
PERALTA:          ¡Oh Alejandro! ¡Oh gran Narváez!
NARVÁEZ:       Id vos, Peralta, con él.
PERALTA:       Voy, señor.

Vase


PÁEZ:                    ¿Qué das por él?
NARVÁEZ:       Quinientos escudos, Páez.
PÁEZ:             Aunque de esclavo le sacas,
               por esclavo le has comprado.

Sale NUÑO, en hábito de moro, con un
rebozo


NUÑO:          ¿Hay acaso algún soldado,
               que no tenga fuerzas flacas,
                  que quiera luchar conmigo?
NARVÁEZ:       ¿Por dónde este moro entró?
               ¿Quién puerta y licencia dio
               en mi casa a mi enemigo?
NUÑO:             Yo me entré solo a probar
               mis fuerzas o en paz o en guerra.
ALVARADO:      ¡Bravo moro! En esta tierra
               suelen desafíos usar.
                  Yo quiero luchar contigo.
PÁEZ:          Y yo con adarga y lanza.
ESPINOSA:      Yo con la espada, si alcanza
               la suya a igualar conmigo.
NUÑO:             A todos juntos os reto,
               fuera del alcaide.
PÁEZ:                             Bien;
               mas conmigo solo ven.
NUÑO:          Eres valiente en efeto;
                  mas no vengo a pelear,
               sino a avisar a Narváez.
NARVÁEZ:       Salíos todos, y tú, Páez,
               haz esas puertas guardar.
PÁEZ:             Bien dices; que éste podría
               intentar tu muerte.
ALVARADO:                          Vamos.

Vanse los soldados


NARVÁEZ:       Ya, moro, solos estamos.
NUÑO:          ¿No me conoces?
NARVÁEZ:                         Querría.
NUÑO:             Soy el moro Marfuz.
NARVÁEZ:                               Creo
               que eres famoso y gran hombre,
               aunque nunca oí tal nombre;
               mas verte el rostro deseo.
NUÑO:             Soy sobrino de Mahoma.
               Vengo a matarte.
NARVÁEZ:                       ¿A mí?
NUÑO:                                   Sí;
               a tí pues.
NARVÁEZ:                 ¿Adónde?
NUÑO:                              Aquí.
NARVÁEZ:       Pues alto: la espada toma.
NUÑO:             Pues ya, como ves, la empuño.
NARVÁEZ:       ¡Ea, moro, a mí te ven!
NUÑO:          Nuño soy.
NARVÁEZ:                 ¿Nuño?

Descubriéndose


NUÑO:                          Pues ¿quién?
NARVÁEZ:       ¡Válate el diablo por Nuño!
NUÑO:             ¿No sabes lo que ha pasado?
NARVÁEZ:       ¿Cómo?
NUÑO:                  El moro que escribió,
               era el dueño de quien yo
               la misma carta he llevado.
NARVÁEZ:          ¿Qué dices?
NUÑO:                         Que es su marido,
               y que viendo su prisión,
               Viene a verle.
NARVÁEZ:                      Y a ocasión
               que ya libremente es ido.
NUÑO:             ¿Ido?
NARVÁEZ:                 Enviéle a su casa.
NUÑO:          ¿Por qué?
NARVÁEZ:                 Porque era celoso.
NUÑO:          ¡Por Dios, que es cuento donoso!
               Todo a propósito pasa;
                  que la mora traigo aquí,
               y ansí la podrás gozar,
               pues da el marido lugar.
NARVÁEZ:       ¡Qué buen remedio le dí!
NUÑO:             La vida--por Dios--le has dado,
               pues a su casa le envías
               cuando a la tuya traías
               la prenda que le has quitado.
                  ¡Buen recado hallará en ella!
               ¡Oh celosos! Siempre vi
               que les sucediese ansí;
               el guardarla es no tenella.
NARVÁEZ:          Bien dices.
NUÑO:                         Ya viene; escucha.

Sale ALARA


NARVÁEZ:       Pésame--¡por Dios!-- señora,
               de que hayáis venido agora.

Aparte a NUÑO

             
               (¡Qué grande hermosura!)
NUÑO:                                   (Mucha.)
NARVÁEZ:          En aqueste punto envío
               vuestro marido de aquí,
               aunque no le conocí.
ALARA:         Bésoos los pies, señor mío,
                  por la merced recebida.
               Pero soy tan desdichada,
               que a sus celos y a su espada
               ofrezco mi cuello y vida;
                  que, como allá no me halle,
               no ha de creer mi intención,
               sino que ha sido invención
               por gozarme y engañalle.
                  Pero ya, después que os veo
               tan gallardo, ilustre y fuerte,
               tendré por justa mi muerte
               y por vida mi deseo.
                  Cuanto publica la fama
               es poco en vuestra presencia.
NARVÁEZ:       Yo os quise mucho en ausencia,
               y presente, el alma os ama;
                  pero en ella me ha pesado
               que de la carta haya sido
               tercero vuestro marido,
               a quien libertad he dado.
ALARA:            No os cause, señor, pesar,
               sino servíos de mí;
               que ya que he venido aquí,
               vuestro amor quiero pagar.
                  ¡Y dichosa yo, si acaso
               amor firme hallase en vos!

Aparte a NUÑO


NARVÁEZ:       ¿Qué te parece?
NUÑO:                         ¡Por Dios,
               que habla desenvuelto y raso!
                  (¿Vos erais la desdeñosa?           Aparte
               Malo estaba de entender;
               no he visto fácil mujer
               que no sea vergonzosa.)
NARVÁEZ:          Yo os agradezco en extremo
               la voluntad, mi señora;
               pero, aunque el alma os adora,
               la ofensa de mi honor temo;
                  que parece que deshonra
               mi opinión y calidad
               que a quien di la libertad
               le venga a quitar la honra.
                  ¿Qué dirá vuestro marido,
               sino que yo le engañé?
               Y sabe el cielo que fue
               no habiéndole conocido.
                  Sabed que soy caballero,
               y que quitarle el honor
               contradice a mi valor.
NUÑO:          (Mejor dirás majadero.)                Aparte

Aparte a NARVAEZ


                  Gózala--¡Pesia a mi vida!--  
               o si no, dámela a mí.)
ALARA:         Señor, ya he venido aquí,
               y os quiero, si soy querida;
                  y aunque ese término sea
               del valor que en vos se ve,
               advertid que pensaré
               que os he parecido fea.
NUÑO:             Dale ese contento, acaba;
               que en amor no hay cortesía.
NARVÁEZ:       Basta, Nuño.  Alara mía,
               más os amo que os amaba;
                  más hermosa estáis aquí
               que entre las rejas azules.
NUÑO:          Ya entiendo; no disimules:
               señora, queredme a mí.
                  (¡Vive Dios, que es impotente!)  Aparte
NARVÁEZ:       Nuño, parte y ve con ella
               a Coín. Vos, mora bella,
               tenedme por vuestro.
NUÑO:                              Tente;
                  No pierdas esta ocasión.
NARVÁEZ:       A quien libre quise hacer,
               ¿he de quitar su mujer?
NUÑO:          ¡Oh nuevo andaluz Cipión!
                  Hazañas son de tu mano.
               Vamos, Alara, de aquí.
ALARA:         ¡Que me desprecies ansí
               ¡Oh riguroso cristiano !

Vanse ALARA y NUÑO


NARVÁEZ:          Si fue mayor la gloria y noble el pago
               que dió en España a Cipión la fama
               en no querer gozar la presa dama,
               que el vencimiento ilustre de Cartago;
                  y si después de aquel lloroso estrago
               de Dario, más heróico el mundo llama
               al macedón, que no violó su cama,
               mi deuda con lo mismo satisfago.
                  No quiero que me estimen ni me alaben
               las propias ni las bárbaras naciones,
               porque en mi pecho sus grandezas caben.
                  No son los capitanes Cipiones,
               ni Alejandros los reyes, si no saben
               vencer sus apetitos y pasiones.

Salen PERALTA, ORTUÑO, ALVARADO, ESPINOSA, y
CABRERA


PERALTA:          ¡Albricias!
NARVÁEZ:                      Yo te las mando.
ORTUÑO:        ¡Ea, fiestas y alegría!
PERALTA:       Dos mil ducados te envía
               de socorro el rey Fernando.
NARVÁEZ:          Dios guarde al Rey mi señor.
               Esta tarde hay paga.
ALVARADO:                          ¡Vivas
               mil años, y de él recibas
               premio igual a tu valor!
NARVÁEZ:          Ea, poned mesas luego;
               todo os lo he de dar--¡por Dios!--
               y a ser diez mil, como dos.
ESPINOSA:      Peralta, mis pagas juego.
PÁEZ:             ¿Quién habrá que eso no haga?
NARVÁEZ:       Llama aquesas cajas, Páez.
CABRERA:       ¡Vivan Fernando y Narváez!
ALVARADO:      ¡Paga!
CABRERA:              ¡Paga!
ORTUÑO:                      ¡Paga!
ESPINOSA:                          ¡Paga!

Vanse
Sale ABINDARRÁEZ


ABINDARRÁEZ:      Esperanza entretenida,
               mal nos llevamos los dos.
               No hay quien lleve como vos
               hasta la muerte la vida.
               Sois una vela encendida
               que va ardiendo hasta acabarse;
               pues también, si ha de matarse,
               quedaráse el alma a escuras;
               y entre tantas desventuras,
               bueno es vivir y quemarse.
                  Por ti, esperanza, el cuidado
               entretiene de una suerte
               al soldado entre la muerte,
               y en el palo al sentenciado,
               en el mar al que va a nado,
               a peregrino en el yermo,
               en el peligro al enfermo.
               Y ansí, yo por ti en la guerra,
               cordel, peligro, mar, tierra,
               hablo, vivo, como y duermo.
                  Todo se finge por ti,
               dudosa y tarda esperanza;
               por ti lo imposible alcanza
               quien tiene esperanza en ti.
               Si se pasa el mar ansí,
               la enfermedad, el cordel,
               en esta ausencia crüel
               de mi Jarifa querida
               pasa hasta el fin de mi vida,
               pues está el remedio en él.
                  Y vos, hermosa señora,
               acordáos que aquí los dos
               vivimos, queriendo Dios,
               con más regalo que agora.
               Desde la noche a la aurora,
               en este jardín hermoso
               pasábamos el gozoso
               tiempo que agora nos falta,
               porque la gloria más alta
               tiene su fin más dudoso.
                  Mas ya estaréis, por ventura,
               de estos tiempos olvidada,
               porque la gloria pasada
               poco en la memoria dura
               de quien olvidar procura.
               Para vivir sin tormento
               bien lloré mi apartamiento;
               que bien echaba de ver
               que palabras de mujer
               tienen la firma del viento.
                  Bellas flores y jazmines,
               que hurtábades por favor
               a su aliento vuestro olor
               en estos frescos jardines,
               ¡mirad a qué tristes fines
               han venido mis vitorias!
               ¡Mirad cuáles son las glorias,
               y los tormentos qué tales
               pues no me mataron males,
               y me han de matar memorias!

Sale MANILORO


MANILORO:         Ya, señor, las tres han dado.
               Hora será de comer,
               si por dicha, como ayer,
               no te quedas olvidado.
                  Deja la melancolía;
               come, y desecha la pena;
               que, aunque comas, será cena,
               pasado lo más del día.
                  Aunque a Jarifa aguardaras
               cn la mesa puesta ansí,
               era ya tarde.
ABINDARRÁEZ:                ¡Ay de mí,
               que en sólo el cuerpo reparas!
                  Déjale al alma comer
               suspiros, lágrimas, quejas.
MANILORO:      ¡Por Dios!  Que si al cuerpo dejas,
               que ella le venga a perder.
                  No te digo que no penes,
               mas que para poder dar
               fuerzas a tan buen penar,
               tendrás más si a comer vienes;
                  porque el que bien ha comido,
               más peso llevará a cuestas.
ABINDARRÁEZ:   Tu inocencia manifiestas,
               tu libertad y tu olvido.
                  Vete con Dios, Maniloro,
               y déjame aquí morir.
MANILORO:      Mucho ese tierno sentir
               hace ofensa a tu decoro;
                  y aun a tu Jarifa ofende,
               que tanto tu vida estima.
ABINDARRÁEZ:   ¿La estima?
MANILORO:                  Sí, pues la anima,
               y que se aumente pretende.
                  Y pues tu pecho recibe
               su alma, y casa le has hecho,
               ¿por qué maltratas el pecho
               adonde Jarifa vive?
ABINDARRÁEZ:      ¡Ay, Maniloro! ¿Qué intento?
               Mal hago en querer morir,
               si el huésped ha de salir
               del pecho en que le aposento.
                  Viva yo; sustento venga;
               viva Jarifa.
MANILORO:                   Eso sí.
ABINDARRÁEZ:   Mas ¿no es engaño, no, ansí,
               que vida en ausencia tenga?
                  Si muero, mi alma irá
               a ver a Jarifa luego.
               Vete con Dios.

Sale CELINDO, con una carta


CELINDO:                      Creo que llego
               A buen tiempo.
MANILORO:                     ¿Quién va allá?
CELINDO:          Celindo soy, Maniloro.
               ¿y Abindarráez?
MANILORO:                     ¡Oh Celindo!
               Aguarda.
ABINDARRÁEZ:             A morir me rindo,
               tanto, ausente, peno y lloro.
MANILORO:         ¿Qué me darás, y tendrás
               nuevas de Jarifa y cartas?
ABINDARRÁEZ:   La vida, el alma que partas.
MANILORO:      Celindo
ABINDARRÁEZ:            ¡Amigo!  ¿aquí estás?
CELINDO:          Dame tus piés, y ésta toma.
ABINDARRÁEZ:   ¡Que tal bien se me conceda!
               ¿Cómo mi Jarifa queda?
CELINDO:       Buena, gracias a Mahoma.
ABINDARRÁEZ:      Mil besos doy a su firma,
               que hasta el alma me penetra.
               ¿Qué hará el sentido? La letra
               sola mi gloria confirma.

Lee


                  "Esposo: Mi padre es ido
               a Granada desde ayer.
               Venme aquesta noche a ver...."
               ¡Cielos, yo pierdo el sentido!
                  En el camino podré
               leer, amigos, lo demás.
               Maniloro, ¿no me das
               caballo? ¿Heme de ir a pie?
                  Mi vida, ¿que podré veros?
               Mi alma, ¿que podré hablaros?
               Mis ojos, ¿que he de gozaros
               y en estos brazos teneros?
                  Ea, loco estoy del todo.
               Celindo, ésta toma, ten;
               y tú estas joyas también.
               Vuestro soy y vuestro es todo.
                  Dame una marlota rica,
               llena de aljófar y perlas,
               que ha de verme y ha de verlas
               quien al sol su lumbre aplica.
                  Dame un hermoso alquicel
               o bordado capellar,
               y también me puedes dar
               alguna banda con él.
                  Dame bonete compuesto
               de mil tocas y bengalas
               y plumas, porque no hay galas
               que luzgan sin plumas. Presto.
                  Dame una manga bordada
               de aljófar y oro, a dos haces.
               Los amores son rapaces
               con rapacejos me agrada.
                  Dame borceguí de lazo
               y acicate de oro puro,
               y porque vaya seguro,
               ensillarásme el picazo.
                  Ponle una mochila azul
               y un freno de campanillas,
               la más fuerte de mis sillas
               y una adarga de Gazul;
                  una lanza de dos hierros,
               que los extremos se igualen,
               por si al camino me salen
               algunos cristianos perros.
                  No habrá salido andaluz
               tan galán a escaramuza,
               ni Almadán, ni el moro Muza,
               contra el de la roja cruz.
                  Ea, mi bien, aguardad
               vuestro Abindarráez.  Ya voy.

Vase


MANILORO:      Loco está, a fe de quien soy.
CELINDO:       Amor es enfermedad.
MANILORO:         Voy a darle de vestir.
CELINDO:       Tiene razón de querella,
               que le adora, y es tan bella
               cuanto se puede decir.
MANILORO:         ¿Está seguro el camino?
CELINDO:       Para moro tan valiente,
               ¿qué importa un mundo de gente?
MANILORO:      ¿Va solo?
CELINDO:                 Solo, imagino.

Vanse.  Sale ARRÁEZ, a caballo


ARRÁEZ:          Gracias a Alá, que llegué
               donde mi muerte o venganza
               descansarán mi esperanza!
               Aquí al muro arrojaré,
               pidiendo guerra, la lanza.
                  Pero ya están en el muro.


Salen NARVÁEZ, ORTUÑO, PÁEZ,
ALVARADO, CABRERA, ESPINOSA y PERALTA, en el muro


NARVÁEZ:       ¿Moro dices a caballo?
ORTUÑO:        Desde aquí puedes mirallo.
ARRÁEZ:        (Vengarme o morir procuro.         Aparte
               quiero desde aquí retallo.)

                  Don Rodrigo de Narváez,
               valiente por sólo el nombre,
               y más cobarde en los hechos
               que gallardo en las razones.
               Tú, que, fingiendo valor
               entre quien no te conoce,
               has ganado injusta fama
               del ocaso a los triones.
               Yo soy Abenabó Arráez,
               a quien ayer, como doble,
               diste libertad fingida;
               quien no te entiende, te compre.
               Mi infamia trazaste, alcaide;
               que apenas pasé del monte,
               cuando a mi casa envïaste
               el mayor de tus ladrones.
               A mi mujer me ha robado;
               que primero que la goces,
               te pienso sacar el alma,
               cuerpo a cuerpo, entre estos robles.
               ¿Esos eran los consejos
               de caballero y de noble?
               ¡Buenas tretas son, alcaide!
               Quien no te entiende, te compre.
               Apenas entré en mi casa,
               de donde pensaba entonces
               envïarte un rico presente,
               cuando entiendo tus traiciones.
               Iba yo por el camino
               cantando tus grandes loores,
               y pensando qué rescate
               te diese, aunque rico, pobre.
               Imaginaba caballos,
               atados en los arzones
               ricos alfanjes de Túnez,
               con mochilas de colores;
               finas alfombras de seda,
               frenos y estribos de bronce,
               y unos para ti de plata,
               sin otras joyas y dones,
               cuando la mejor que tengo,
               hallo que me falta; y dióme
               más pena en que tú la tengas,
               y me aconsejes y robes;
               qe la traición del amigo
               más se siente y duele al doble;
               y engañar, fingiendo amar,
               es gran bajeza en el hombre.
               Por eso te desafío,
               a tí, a tres, a seis, a doce,
               y os reto como a villanos,
               como a infames y traidores,
               de que no tenéis palabra
               ni miráis obligaciones;
               que no hay entre todos uno
               que el amigo no deshonre.
               Dame mi esposa, Rodrigo,
               si mis palabras te corren;
               que no he de salir del campo
               menos que muera o la cobre.
NARVÁEZ:       Moro, engañado has venido;
               que a quitarte las prisiones
               vino a mi Alora tu Alara,
               como verás cuando tornes.
               Porque apenas vino aquí,
               cuando a volver se dispone,
               por asegurar tus celos
               y temer tus sinrazones.
               Si con ella te he ofendido,
               plega al cielo, moro noble,
               que me atraviese la espada
               de un moro villano y torpe!
               A fe de hidalgo y cristiano,
               por la vida, que Dios logre,
               del rey, mi señor, Fernando,
               por quien guardo aquestas torres,
               so pena de que en castigo
               vuelva sin honra a su corte,
               que no he tomado su mano,
               ni en presencia dicho amores.
               Y tú eres, moro, el primero
               a quien doy satisfaciones;
               y no te las doy por mí,
               que no temo armas ni voces,
               sino por ella, a quien debes
               el amor que desconoces
               con esos injustos celos
               y villanas presunciones.
PÁEZ:          ¡Pesia al moro, señor mío?
               ¿Con él en eso te pones?
               ¿Tú, que no sueles sufrir
               Marsilios ni Rodamontes?
               Aguarda; que a puros palos
               le haré que el camino tome
               a reñir con su mujer
               los celos que se le antojen.
NARVÁEZ:       Páez, no salga ninguno,
               Si no es que el moro responde
               Que no está contento de esto.
PÁEZ:          Suplícote me perdones;
               que le he de quitar la vida.
ORTUÑO:        Tiene razón. Baja, corre,
               o haremos todos lo mismo.
ALVARADO:      Mejor es que alguno nombres
               de los que estamos aquí
               sufriendo que nos deshonre
CABRERA:       El que llegare más presto
               Basta.
NARVÁEZ:              Ninguno me enoje.
ESPINOSA:      Perdona, que no hay remedio.
PERALTA:       Baja, y la boca le rompe.
NARVÁEZ:       ¡Por vida del Rey!
PERALTA:                           No jures.
NARVÁEZ:       ¡Ah, señores! ¡Ah, señores!

Quítanse todos del muro.  Hablan desde
dentro


PÁEZ:          Permíteme, Alcaide ilustre,
               que de una almena le ahorque.
CABRERA:       Dame licencia, señor,
               Que las narices le corte.

ARRÁEZ:    Basta, que vienen todos los cristianos.
               Mal hice en presumir de un hombre noble
               una bajeza igual; pero los celos
               no dan lugar a la razón, ni miran
               si es justo o no lo que su rabia intenta.
               Bien puedo a la defensa prevenirme,
               que dijera mejor para la muerte,
               porque cualquiera de ellos es un Héctor,
               y el alcaide famoso el mismo Aquiles.

Salen PERALTA, ALVARADO, ORTUÑO, PÁEZ,
CABRERA y ESPINOSA, con las espadas desnudas, y NARVÁEZ,
deteniéndolos


NARVÁEZ:       Ténganse, digo; ténganse, soldados,
               o--¡por vida del Rey!--
PERALTA:                              Señor, ninguno
               Quiere ofenderte.
NARVÁEZ:                         Envainen pues.
ARRÁEZ:                                      ¡Oh ilustre
               Rodrigo, a quien el cielo haga dichoso
               sobre todos aquellos que celebra
               la antigüedad con palmas y laureles!
               Rendido estoy a tu nobleza, y veo
               que mi ignorancia fue mi propio engaño
               aunque si amor a todos da disculpa,
               ¿por qué no la tendrán mi amor y celos?
               Si tú, si tus soldados, si los hombres,
               si las aves, los peces, si las fieras,
               si todo sabe Amor, si todo teme
               perder su bien, y con sus celos propios
               defiende casa, nido, mar y cueva,
               llora, lamenta, gime y brama; advierte
               que celos y sospechas me obligaron
               a desatino que a tus pies me rinde.
NARVÁEZ:       Moro, la libertad que yo te he dado
               me obliga a tu defensa; y sabe el cielo
               que te he dado tres cosas en un día,
               que es de ellas cada cual la más preciosa
               la libertad, la honra, y hoy la vida.
               Vuelve a Coín; pero primero jura
               que no has de dar a Alara pesadumbre;
               que si lo sé--¡por vida del Rey!--juro
               que he de quemar tu casa, y a ti en ella,
               cuando fuera Coín, Granada o Córdoba.
ARRÁEZ:        Yo te doy la palabra, y por Mahoma
               te juro de quererla y regalarla.
NARVÁEZ:       Parte con Dios; que buena mujer tienes
               en Coín, y en Alora buen amigo.
               Cuando alguno tratare de enojártela,
               acude a mí, que yo seré tu espada.
ARRÁEZ:        Los cielos guarden tu famosa vida.

Vase


NARVÁEZ:       Esto es mi gusto; no replique nadie.

Sale NUÑO


NUÑO:          Ya queda, ilustre Alcaide, en Coín Alara;
               mas yo no sé qué enredos son aquestos,
               pues parte de aquí agora su marido.
NARVÁEZ:       Vino en su busca, no la hallando en casa.
NUÑO:          Tiene aqueste camino tantas sendas,
               que el miedo y las celadas han causado,
               que le hemos siempre errado en el camino.
NARVÁEZ:       Mohino estoy del moro, aunque habéis visto
               que le he hablado tan bajo y tan humilde
               la culpa tengo yo de que se atrevan
               por la quietud con que en mi casa vivo.
               La buena vecindad lo causa. Basta;
               que yo lo enmendaré de aquí adelante;
               y de ese buen principio en esta noche.
               Nueve, los más gallardos de vosotros,
               ensillen sus caballos y armen luego;
               que quiero poner miedo a estos villanos,
               y que no tengan de sosiego un hora.
               Tú, Nuño, aquí te queda; y si te hallares
               para salir al campo descansado,
               ve, y podrásme alcanzar donde ya sabes.
NUÑO:          En quitándome aquestos galgamentos
               y mahométicos hábitos, te alcanzo.
               No te apartes de aquellos olivares.
NARVÁEZ:       Corre, que allí te aguardo.  ¡Hola! ¡Secreto!
               No sepan en Alora que salimos.

Vanse todos, menos NUÑO


NUÑO:          Extraño fue de Alara el pensamiento,
               en viendo la presencia de Narváez,
               pues en todo el camino no ha cesado
               de distilar mil perlas de sus ojos,
               de enamorada, tierna y despreciada;
               que la mujer con el desprecio quiere.
               Díjele mi razón, pero fue en vano,
               que tiene el alma del alcaide llena.

Sale MENDOZA, sin ver aún a NUÑO


MENDOZA:       ¡Gracias al cielo, que estos muros veo,
               ya de mi cautiverio el cuello libre!
               ¡Oh generoso alcaide! claro ejemplo
               de aquellos capitanes felicísimos
               cuyas cenizas honra Italia y Grecia...
               mas ¿cómo es esto? Salgo de entre moros,
               y el primero que encuentro es moro en casa.
NUÑO:          Señor Mendoza.
MENDOZA:                     ¿Quién es?
NUÑO:                                   Yo soy Nuño.
MENDOZA:       ¡Oh Nuño amigo!
NUÑO:                         Muchos años goces
               la libertad.
MENDOZA:                   ¿Adónde está el alcaide?
NUÑO:          Por el portillo entiendo que ha salido
               con algunos soldados, de secreto,
               que quiere hacer aquesta noche un robo.
MENDOZA:       No excuso de servirle ni de verle,
               y besarle las manos como a padre,
               por la merced de mi rescate.
NUÑO:                                        Vamos;
               que yo sé dónde van.
MENDOZA:                           Pues, Nuño, ensilla.
NUÑO:          En quitándome aquestas sopalandas.
MENDOZA:       Pues ¿cómo estás ansí? Mas ya imagino
               que habrá por qué.
NUÑO:                              Sabráslo en el camino.

Vanse.
Salen NARVÁEZ, PERALTA, PÁEZ, ESPINOSA,
ALVARADO, ORTUÑO y otros cinco soldados, todos con adargas,
lanzas y acicates, lo mejor que puedan; que esta es la salida de
importancia


NARVÁEZ:          Todo hombre esté atento y surto,
               que apenas nos oiga el viento,
               qon tan poco movimiento,
               como el lobo cuando al hurto
               camina solo y atento;
                  que si en los montes o llanos
               de los ganados cercanos
               hace en las piedras rüido
               con las manos, de corrido,
               se muerde las mismas manos.
                  Creció ya la desvergüenza
               de esta bárbara canalla,
               y es lo mejor atajalla
               en los pasos que comienza
               que en los fines remedialla.
                  Todos sois fuertes soldados,
               todos hidalgos, y hallados
               en famosas ocasiones
               aquí son, con las razones,
               los consejos excusados.
                  Deseo hacer una presa
               con que envïar a Fernando,
               que siempre me está obligando,
               algún fruto de esta empresa;
               que ha mucho que estoy callando.
                  Yo soy como el labrador
               a quien alquila el señor
               la viña por su tributo,
               pues si no le rindo el fruto,
               quejarse puede en rigor.
PERALTA:          Famoso alcaide de Alora
               y de la fuerte Antequera,
               que a Sevilla honrar pudiera,
               si la ocasión es agora,
               suceso dichoso espera;
                  que cualquiera piensa hacer
               lo que se debe, a tener
               tu militar disciplina.
PÁEZ:          Gente a caballo camina.
               ¿Quién será?
ESPINOSA:                   ¿Quién puede ser?
NARVÁEZ:          Oid; que llegan aquí.

Salen MENDOZA y NUÑO, con lanzas y adargas


NUÑO:          Ellos sin duda serán.
MENDOZA:       ¡Mas qué encubiertos están!
NARVÁEZ:       ¿Quién va allá?

Aparte a NUÑO



MENDOZA:                       Quién somos di.
NUÑO:          Tus soldados, capitán.
MENDOZA:          Nuño y Mendoza.
NARVÁEZ:                         ¡Oh Mendoza!
               la libertad justa goza
               mil años.
MENDOZA:                 Dame tus pies.
NARVÁEZ:       Allá hablaremos después.
NUÑO:          ¿Qué, perdiste aquella moza?
NARVÁEZ:          Calla, Nuño; que me importa.
               Y pues aquí hay dos senderos,
               divididos, caballeros,
               será la empresa más corta.
NUÑO:          Vengan diez mil moros fieros;
                  que en diez hay para diez mil.
NARVÁEZ:       Habla con voz más sutil.
               si el contrario nos aprieta,
               acudid a esta corneta.
ALVARADO:      Cualquiera contrario es vil.
NARVÁEZ:          Los cuatro venid conmigo,
               Y los cinco id por allí.
               Nuño, calla.
NUÑO:                       Harélo ansí,
               aunque en no yendo contigo,
               voy sin fuerzas y sin mí.
ALVARADO:         ¿Por dónde, Nuño, echaremos?
NUÑO:          Por entre estos olivares.

Vanse NARVÁEZ, MENDOZA y otros tres
soldados


ESPINOSA:      ¡Plega al cielo que topemos
               o ganados o aduares!
NUÑO:          Y algún moro que almorcemos.
ALVARADO:         ¿Acordáisos de aquel día
               que solo Narváez venía?
ESPINOSA:      Paso; que he oído cantar.
ALVARADO:      Aquí podéis escuchar,
               que parece algarabía.

ABINDARRÁEZ, canta dentro


ABINDARRÁEZ:      "En Cartama me he crïado.
               Nací en Granada primero,
               y de Alora soy frontero,
               y en Coín enamorado.
                  Aunque en Granada nací
               y en Cartama me crïé,
               en Coín tengo mi fe
               con la libertad que di.
                  Allí vivo adonde muero,
               y estoy do está mi cuidado,
               y de Alora soy frontero,
               y en Coín enamorado."

Sale ABINDARRÁEZ cuan gallardo pueda, con
lanza, adarga y acicates.  Habla para sí


ABINDARRÁEZ:      ¡Gracias a Alá, que ya llego!

Los soldados hablan aparte


NUÑO:          ¡Bizarro moro!
ALVARADO:                     ¡Gallardo!
ABINDARRÁEZ:   Llévame al premio que aguardo,
               dulce Amor, aunque eres ciego.
ESPINOSA:         ¡Detente, y date a prisión!
ABINDARRÁEZ:   (¡Cristianos! ¡O suerte avara!      Aparte
               De mi dicha lo jurara.
               ¡Oh cielo! ¿a tal ocasión?
NUÑO:             Date, o morirás.
ABINDARRÁEZ:                        ¿Ansí
               se dan los hombres cual yo?

Pelean. Con las lanzas y adargas se ha de hacer esta
batalla de cinco contra uno, porque es cosa nueva


ESPINOSA:      ¿Qué hay, Peralta?
PERALTA:                          Aquí me hirió.
ALVARADO:      ¡A él, que me ha herido a mí!
PERALTA:          ¡Bravo esfuerzo!
NUÑO:                              ¡Extraña cosa!
               a cinco ha desbaratado.
PERALTA:       Ya está en el suelo Alvarado,
               y medio muerto Espinosa.
                  Dad un silbo al gran Narváez.

Salen NARVÁEZ y cuatro soldados


NARVÁEZ:       ¿Qué es esto, amigos?
NUÑO:                                Que un moro
               nos mata.
ABINDARRÁEZ:             (¡Oh cielo que adoro,     Aparte
               ayuda tú a Abindarráez!)

NARVÁEZ habla a los cuatro que vienen con
él


NARVÁEZ:          Paso, no le acometáis.
               Caballero fuerte y diestro,
               siendo tanto el valor vuestro
               como entre cinco mostráis,
                  ¡Dichoso aquél que os venciese!
               Y aunque yo arriesgue mi vida,
               la juzgo por bien perdida
               como en vuestras manos fuese.
                  Pero al fin he de probar;
               que empresa de tanta gloria
               sólo intentarla es vitoria.
ABINDARRÁEZ:   Pues alto: dadnos lugar.

Aquí batallan el alcaide NARVÁEZ y
ABINDARRÁEZ


PÁEZ:             A no estar el moro herido
               y de pelear cansado,
               diera al Alcaide cuidado.
NARVÁEZ:       Moro, date por vencido,
                  o si no, daréte muerte.
ABINDARRÁEZ:   En tu mano está matarme;
               mas vencerme y sujetarme,
               en otra mano más fuerte.
                  Tu esclavo soy. (¡ Ay de mí    Aparte
               ¡Ay de mí! ¡Mil veces ay!
               Pues ya para mí no hay
               sino llorar que nací.
                  ¡A tal tiempo, vil Fortuna!
               ¡Desespero, por Alá!
               Mataréme.)
NARVÁEZ:                   Triste está.
ABINDARRÁEZ:   (Ya no hay esperanza alguna.)      Aparte
NARVÁEZ:          ¿Hombre de tanto valor
               siente tanto el verse preso?
               O ¿es las heridas?
ABINDARRÁEZ:                      No es eso.
NARVÁEZ:       Pues ¿qué?
ABINDARRÁEZ:              Desdicha es mayor.
NARVÁEZ:          Atáos este lienzo en ellas,
               o aguardad, y os le pondré.
ABINDARRÁEZ:   Aquí en el brazo saqué
               la que más me duele de ellas.
                  (¡Oh mal trazada alegría!           Aparte
               ¡Triste! ¿qué haré?)
NARVÁEZ:                           ¿Qué cuidado
               os tiene tan lastimado?
ABINDARRÁEZ:   (¡Ya os perdí, señora mía!       Aparte
                  ¡Gloria mía, ya os perdí!
               Dulce Jarifa, mi bien,
               ¡Ya os perdí!)
NARVÁEZ:                      A mi casa ven;
               serás preso y dueño allí.
                  Pero holgárame en extremo
               saber tu pena importuna;
               que esto de guerra es fortuna,
               que mañana por mí temo.

                  Alza ese rostro, noble caballero,
               porque a la libertad pierde el derecho,
               perdiendo en la prisión el prisionero
               el ánimo que debe al noble pecho.
               Esos suspiros tiernos, ese fiero
               dolor, no corresponde a lo que has hecho;
               ni menos es tan grande aquesta herida,
               que cause indicios de perder la vida.
                  Ni tú la has estimado de manera
               que dejes por tu honor de aventuralla.
               Si es de otra causa tu tristeza fiera,
               dímela, que por Dios, de remedialla.
ABINDARRÁEZ:   Ya el alma en tu nobleza aliento espera;
               en vano mi temor sus penas calla.
               ¿Quién eres, generoso caballero?
NARVÁEZ:       Satisfacerte de quién soy espero.
                  Rodrigo de Narváez soy llamado,
               soy alcaide de Alora y de Antequera
               por el rey de Castilla.
ABINDARRÁEZ:                          ¿Que he llegado
               a tus manos, Alcaide?
NARVÁEZ:                              Tente, espera.
ABINDARRÁEZ:   Ya no me quejo del rigor del hado,
               puesto que ha sido en ocasión tan fiera.
               Huelgo de ver, Alcaide, tu presencia,
               aunque me cuesta cara la experiencia.
                  No me ha agraviado mi fortuna en nada,
               y pues debo estimarme por tu hacienda,
               no es bien que esta flaqueza afeminada
               de cosa tuya sin razón se entienda.
               Retírese tu gente, y confïada
               mi alma en tu palabra, ilustre prenda,
               sabrás mi historia y muerte de dos vidas;
               que no lloro prisión ni siento heridas.
NARVÁEZ:          Soldados, vayan todos adelante.
NUÑO:          ¿Quedaré yo?
NARVÁEZ:                     Camina tú el primero.

Adelántanse los soldados; pero quedan a corta
distanciá


ABINDARRÁEZ:   ¡Que la Fortuna en tiempo semejante
               me trajo a verte, ilustre caballero!
               Pero, porque te dé dolor y espante,
               mi historia triste referirte quiero;
               que por ventura, porque más te obligue,
               sabrás qué es amor.
NARVÁEZ:                           Di.
ABINDARRÁEZ:                           Escucha.
NARVÁEZ:                                      Prosigue.

ABINDARRÁEZ:      Famoso alcaide de Alora,
               invicto y fuerte Narváez,
               a quien por tantas hazañas
               pudieran llamar el grande:
               sabrás, capitán, que a mí
               me llaman Abindarráez,
               a diferencia del viejo,
               que era hermano de mi padre.
               Nací desdichado al mundo,
               de la casta Abencerraje,
               y porque sepas la suya,
               escucha, ansí Dios te guarde.
               Hubo en Granada otro tiempo
               este famoso linaje,
               en la paz gallardo y sabio,
               y en las armas arrogante.
               Del consejo eran del Rey
               los ya viejos venerables,
               los mozos seguían la corte
               o en la guerra, capitanes.
               Amábalos todo el pueblo
               y aun los moros principales,
               y más el Rey sobre todos,
               con honras y oficios graves.
               No hicieron cosa jamás
               que su valor no mostrase,
               siendo en todo tan gentiles,
               valientes y liberales,
               que en Granada se decía
               que no había Abencerraje
               de mala disposición,
               necio, escaso ni cobarde.
               Eran maestros de todo,
               inventores de los trajes,
               de las galas, de los motes,
               y de otras ilustres partes.
               No sirvió dama ninguno
               que su favor nó alcanzase,
               ni dama llamarse pudo
               sin galán Abencerraje.
               Pero la envidia y fortuna,
               una vil y otra mudable,
               los derribaron al suelo;
               que siempre los altos caen.
               Que al Rey quisieron matar
               y con sus reinos alzarse,
               les levantaron Zegríes;
               si fué cierto, Dios lo sabe.
               Cortáronles las cabezas
               un triste y aciago martes,
               quedando de todos ellos
               sólo mi tío y mi padre.
               Derribáronles las casas,
               mandando la misma tarde
               pregonarlos por traidores
               y su hacienda confiscarles.
               No quedó en Granada alguno
               que este nombre se llamase,
               si no son los dos que digo,
               que no pudieron culparles.
               No quiso que en la ciudad
               los varones se crïasen,
               y mandó sacar las hijas
               en África a otras partes.
               Y así, a mí--¡triste!--en naciendo,
               me llevaron al alcaide
               de Cartama, hombre muy rico,
               ilustre en armas y sangre.
               Éste tenía una hija,
               Rodrigo, en belleza un ángel,
               que es el mayor bien que tengo;
               si otro tengo, Alá me falte.
               Crïóse conmigo niña,
               engañados y ignorantes,
               que ser hermanos creímos;
               mas no engaña el tiempo a nadie.
               Crïóse amor con nosotros,
               niños, niño; grandes, grande.
               Lo que pasó en este tiempo
               no es tiempo que aquí lo trate.
               Desengañónos un moro,
               y vimos en un instante
               el imposible posible,
               y lo posible alejarse.
               Casámonos de secreto;
               pero, en gloria semejante,
               que se partiese a Coín
               mandó Almanzor a Zoraide,
               y que a mí, mientras viviese,
               otro alcaide me dejase
               en Cartama, donde he estado
               ausente del bien que sabes.
               Lloramos nuestra partida,
               y partiendo, si se parte,
               concertamos que en ausencia
               de su padre me llamase.
               Fuése su padre a Granada;
               escribióme, y yo esta tarde
               aderecéme cual viste,
               por ir de gallardo talle.
               Aguardándome está agora.
               ¡Mira si lloro de balde,
               pues voy herido en prisiones,
               sin bien y entre tantos males!
               De Cartama iba a Coín,
               breve jornada, aunque alargue
               siempre la tierra el deseo,
               poniendo montes y mares;
               iba el más alegre moro
               que vio Granada, a casarme
               con mi señora Jarifa,
               que ya en su vida me aguarde.
               Véome preso y herido,
               y lo que siento es que pase
               de mi bien la coyuntura.
               Déjame agora matarme.

NARVÁEZ:          Notable es tu suceso, fuerte moro;
               pero, pues tanto tus desinios daña
               la dilación, no es justo que los pierdas;
               que has sido por extremo desdichado,
               pero hallaste el remedio en la desdicha.
               Y porque veas que mi virtud puede
               vencer a tu fortuna, si me juras
               volver a mi prisión dentro en tres días,
               libertad te daré para que vayas
               a gozar de Jarifa, tu señora.
ABINDARRÁEZ:   Beso tus pies mil veces, gran Narváez;
               que harás en eso, aunque es hazaña tuya,
               la mayor gentileza que en el mundo
               ha hecho caballero generoso.
NARVÁEZ:       ¡Ah, hidalgos!

Vuelven los soldados


PÁEZ:                        ¿Qué nos mandas?
NARVÁEZ:                                     Este preso,
               señores, si gustáis de darme, quiero
               salir por fïador de su rescate.
PERALTA:       Haced, señor, de todo a vuestro gusto.
NARVÁEZ:       Dadme esa mano diestra, Abindarráez.
ABINDARRÁEZ:   Tomad, señor.
NARVÁEZ:                     ¿Juráis y prometéisme,
               como hidalgo, venir a mi castillo
               de Alora, y ser mi preso, al tercer día?
ABINDARRÁEZ:   Sí juro.
NARVÁEZ:                  Pues partid en hora buena;
               y si queréis mis armas o persona,
               iré con vos.
ABINDARRÁEZ:                 Vuestro caballo quiero,
               porque entiendo que está cansado el mío.
NARVÁEZ:       Tomadle, y vamos.
NUÑO:                            Tuvo extraña dicha.
ABINDARRÁEZ:   Basta; que hallé el remedio en la desdicha.

FIN DEL SEGUNDO ACTO


ACTO TERCERO

Sale ABINDARRÁEZ


ABINDARRÁEZ:      Agora que a mi bien no pone obstáculo
               la Fortuna crüel, y mis pies débiles
               los rayos de mi sol llevan por báculo,
               que el llanto enjugan de mis ojos flébiles,
               haciendo al alma verdadero oráculo,
               mis esperanzas, hasta agora estériles,
               tendrán, ya libres de otra fuerza bélica,
               fin en los brazos de mi esposa angélica.
                  Venció Narváez mi fortuna trágica,
               y dióme libertad como magnánimo;
               que no hay en toda el Asia, Europa y África,
               caballero de tanta virtud y ánimo
               y así, aunque herido, aquella dulce mágica,
               que adoro como al sol, mi pusilánimo
               aliento, desmayado y melancólico,
               ha vuelto un Hétor o Alejandro argólico.
                  En mis desdichas, hasta agora infélices,
               si esto no es sueño, fábula y apólogo,
               remedio hallaron mis intentos félices,
               y el corazón, de su ventura astrólogo.
               Tenéos un poco, luna y claras hélices;
               que ya llego a Jarifa, que ya el prólogo
               le digo de mi historia, y los capítulos
               con dulces besos y con tiernos títulos.
                  ¡Quién fuera Adonis bello o de Liríope  
               el hijo que murió en el agua viéndola,
               o la lengua de Apolo y de Calíope
               tuviera para hablarla, respondiéndola!
               Mas fuera a un alemán y a un negro etíope,
               a un dulce ruiseñor y a una oropéndola,
               darles comparaciones verisímiles;
               mas basta ser en el amor tan símiles.
                  Aquí llega, Jarifa, vuestra víctima,
               abrid; que pasa ya la luna errática.
               Seréis de mis heridas dulce píctima,
               sólo en oyendo vuestra dulce plática.
               Seréis, señora, mi mujer legítima;
               que así en la orilla fresca y aromática
               de aquella fuente fué nuestro propósito,
               y amor de nuestras almas el depósito.
                  Pena traigo, señora; mas repórtola
               con ver que llego a puerto salutífero.
               Mi esperanza se alarga; pero acórtola
               con la grandeza de Narváez belífero.
               Ya os casaréis, y ya, cual dulce tórtola
               que mató el lazo o cazador mortífero,
               que el alto nido derribó del álamo,
               lleno de sangre dejaréis el tálamo.

JARIFA y CELINDO hablan dentro


JARIFA:           ¿La voz, dices, de mi bien?
CELINDO:       Digo que le oí llamar.
ABINDARRÁEZ:   A Jarifa siento hablar
               y a Celindo oigo también.
                  Tiemblo...la sangre me acude
               al corazón... ¡ Buen testigo
               que no puede el enemigo
               hacer que el color me mude.
                  Desmayo dulce me acaba,
               siento aflojarse las fuerzas.

Salen JARIFA y CELINDO


JARIFA:        ¡Esposo!
ABINDARRÁEZ:             Si no me esfuerzas,
               para espirar casi estaba.
                  Cobre aliento el alma mía
               en tus brazos, dulce esposa.
JARIFA:        Ya estaba de ti quejosa,
               y más del temor del día;
                  que como la noche fuera
               de un siglo, un siglo esperara,
               sin que esperar me cansara,
               si esperara que te viera.
ABINDARRÁEZ:      ¡Ay, brazos hermosos míos!
               ¡Ay, puerto de mis tormentos,
               vida de mis pensamientos
               y de mis temores fríos!
                  Descanso de mi esperanza,
               fin de mis deseos cumplidos,
               centro de aquestos sentidos
               y cielo que el alma alcanza,
                  gloria que esperé y temí,
               regalo que imaginé,
               premio de mi pena y fe,
               para quien sólo nací,
                  hálleme agora la muerte,
               que esta noche me ha buscado.
JARIFA.        ¡Ay, dueño de mi cuidado!
               ¿Posible es que vengo a verte?
                  ¡Ay, mi bien, mi dulce esposo,
               mi Abindarráez, mi señor,
               parte sola en quien mi amor
               ha dado al alma reposo,
                  luz de mi alma y sentido,
               vida de mi entendimiento,
               consuelo en mi sufrimiento
               de mil celos oprimido,
                  rey de esta alma y de esta casa,
               de estos brazos gusto, y vida
               de esta tu esclava rendida,
               a quien justo Amor abrasa!
                  ¿Cómo vienes? ¿Vienes bueno?
ABINDARRÁEZ:   A tu servicio, y que fuera
               muerto, aquí vida tuviera,
               mi cielo hermoso y sereno.
JARIFA:           ¿Cómo has pasado mi ausencia?
ABINDARRÁEZ:   ¿Cómo sin ti, mi Jarifa?
               ¡Que es donde batalla y rifa
               el seso con la paciencia!
                  No me han faltado recelos,
               miedos y desconfïanzas.
JARIFA:        ¡Miedos! ¿De qué?
ABINDARRÁEZ:                    De mudanzas,
               hijas de olvidos y celos;
                  pero volviéndome a ti,
               yodo quedaba seguro.
               Tú, ¿estás buena?
JARIFA:                          Por ti juro,
               que es mucho jurar por ti,
                  y por esos ojos míos,
               juramento que no sale
               sino a fiestas, que no iguale
               el tuyo a mis desvaríos;
                  porque he pensado que allá
               ya tenías otro gusto;
               que de tu tardanza el susto
               aun aquí durando está.
                  ¿Cómo has tardado?
ABINDARRÁEZ:                          No sé;
               que buena priesa he traído.
JARIFA:        ¡Ay, qué esposo tan querido
               en hora buena lo fué!
                  Llegada es ya la ocasión
               que de aquestos brazos goces.
ABINDARRÁEZ:   ¿Es posible que conoces
               mi enamorada afición?
                  Sí, conoces, pues la pagas.
JARIFA:        Ya en efeto soy tu esposa.
ABINDARRÁEZ:   Quiere Alá, Jarífa hermosa,
               que así mi amor satisfagas.
CELINDO:          No estéis agora en razones.
               Entra a dormir, Bencerraje.
JARIFA:        Mira si hay doncella o paje,
               Celindo, en esos balcones.
CELINDO:          Todo está seguro.  Ven,
               no os amanezca en hablar.
ABINDARRÁEZ:   ¿Puedo entrar?
JARIFA:                       Puedes entrar.
ABINDARRÁEZ:   Voy, mi alma.
JARIFA:                     Entra, mi bien.
                  Echa, amigo, esa alcatifa.
ABINDARRÁEZ:   (¡Cuánto te debo, Narváez       Aparte
               por tí goza Abindarráez
               de su querida Jarifa.)

Vanse.  Salen NARVÁEZ, NUÑO,
PÁEZ y ALVARADO


NARVÁEZ:          Descansen todos; que hoy a mediodía
               concertaremos si salir podremos;
               que este descuido llaman cobardía
               los viles fronterizos que tenemos;
               y aunque la presa de esta noche es mía,
               ya sé que su rescate partiremos;
               y cuando me engañara Abindarráez,
               yo hice lo que debo a ser Narváez.
                  Ponga todo hombre la acerada silla
               entre los mismos palos del pesebre,
               porque en diciendo la trompeta ensilla,
               hasta el caballo la cadena quiebre.
               Esté la lanza donde pueda asilla,
               con que en el campo su valor celebre,
               y el arnés que no falte hebilla o perno,
               que se vista mejor que algodón tierno
                  Veamos si con esta pena o miedo
               su desvergüenza se sosiega un poco;
               que en no mostrando lo que valgo y puedo,
               luego el morisco vil me tiene en poco.
               Presumirá llegar hasta Toledo,
               según se precia de arrogante y loco,
               cuanto más hasta Alora y Antequera,
               si duerme aquí como en Argel pudiera.
PÁEZ:             Un moro pide para hablar licencia.
NARVÁEZ:       ¿Es hombre principal?
PÁEZ:                                Es un crïado
               de Alara, según dice.
NARVÁEZ:                            (¡Ah, dura ausencia!  Aparte
               ¡Con qué fiero rigor que me has tratado!
               ¡Oh leyes del honor, cuya inclemencia
               quita el gusto del alma procurado!
               Gozar de Alara pude...mas no pude;
               que pierde el bien quien al honor acude.)

Sale ARDINO
 

ARDINO:           Con un pequeño presente
               Alara salud te envía,
               y esta carta.
NARVÁEZ:                      Gallardía,
               moro amigo, conveniente
               a su extremada hidalguía.
                  ¿Cómo queda?
ARDINO:                        Algo indispuesta,
               aunque para que compuesta
               viniese esta caja, ayer
               se levantó.
NARVÁEZ:                   Quiero leer
               para darte la respuesta.

Lee


                  "Ya que no me quieres bien,
               no es de pecho principal
               sufrir que me traten mal;
               pues siendo tu amor desdén,
               me han dado castigo igual.
                  De tí maltratada he sido
               con el desdén recebido;
               de mi marido, de celos,
               porque me han dado los cielos
               mal galán y peor marido.
                  Y pues que por ti me dan,
               no admitiendo tu consejo,
               vida que de vivir dejo;
               ya que no como a galán,
               como a mi padre me quejo.
                  Esas camisas labradas
               te envío, mal acabadas,
               por hacerlas con secreto;
               que llevan, yo te prometo,
               más lágrimas que puntadas.
                  La sangre que lleva una,
               no la laves, que por ti
               me la sacaron a mí;
               porque no hay hora ninguna
               que no me traten ansí.
                  Yo no pido que tu olvido
               deje de ser lo que ha sido;
               pero, pues por ti me dan,
               sé enemigo o sé galán,
               o dame mejor marido."
                  ¡Cómo qué! Abenabó Arráez
               ¿así cumplió el juramento?
               Que me haya engañado siento;
               mas--¡por vida de Narváez!--
               que no se la lleve el viento.
                  Moro infame, ¿no sabías
               que mi propia vida herías,
               que está en aquel pecho honesto?
NUÑO:          Tú tienes la culpa de esto,
               por hacer alejandrías.
                  Deja esas francas divisas;
               que si gozaras de Alara,
               el moro no la llevara
               donde te enviara camisas
               con la sangre de su cara.

A ARDINO


                  ¿Que en aquel rostro has sufrido
               hacer un corto rasguño
               con el palo o con el puño?
ARDINO:        ¿Qué he de hacer, si es su marido?
NUÑO:          Perro, aguarda.
NARVÁEZ:                      Escucha, Nuño.
NUÑO:             No hay escuchar. ¡Vive Dios,
               que hemos de reñir los dos,
               y que le he de dar mil palos!
NARVÁEZ:       Aguárdate.
NUÑO:                     ¡Qué regalos!
ARDINO:        Señor, remediadlo vos
                  con poner miedo a mi amo,
               que os tiene miedo y respeto.
NARVÁEZ:       Remediarlo te prometo
               por lo que la quiero y amo,
               y por quien soy, en efeto.
ARDINO:           Vos, ¿tenéisla algún amor?
NARVÁEZ:       Grande; pero por su honor
               y hacer a Arráez amistad,
               enfreno la voluntad
               y doy la rienda al valor.
ARDINO:           Pues, señor, sabed que tiene
               concertado de matarla.
NARVÁEZ:       ¡Matarla! Ni osar mirarla.
ARDINO:        Creedme que lo previene.
NARVÁEZ:       ¿Y podré yo remediarla?
ARDINO:           Podrás, viniendo conmigo
               esta noche de secreto.
NARVÁEZ:       Pues ármate, Nuño amigo;
               que esta noche le prometo
               a moro infame castigo.
                  ¡Camisa y ensangrentada!
               vive Dios, que esta vestida
               no se mude ni otra pida
               hasta que con esta espada
               quite al perjuro la vida!
NUÑO:             Yo, aunque poco las refresco
               por el trato soldadesco,
               ésta es bien que le consagre,
               aunque la cueza en vinagre
               como herreruelo tudesco.
                  Vamos donde está ese galgo.
               Pero escucha aparte.
NARVÁEZ:                           Di.
NUÑO:          ¿Habemos de ir cierto?
NARVÁEZ:                              Sí.
NUÑO:          Pues disfrázate con algo,
               o vamos como yo fui;
                  que aunque eres tan animoso,
               podrá el perro malicioso
               venderte a los de Coín.
NARVÁEZ:       Para mí no hay, Nuño, en fin,
               peligro dificultoso.
                  Yo he de ir a Coín. Vos, Páez,
               tened a punto la gente,
               por si fuere conveniente.
ARDINO:        Seguro estás, gran Narváez.
NUÑO:          No lo está mucho, pariente.
                  Y ansí, vuelvo a aconsejarte.
               oye, por tu vida, aparte.

Habla bajo a NARVÁEZ y ALVARADO habla aparte a
PÁEZ


ALVARADO:      ¡Qué mal hace el capitán!
PÁEZ:          Tales combates le dan
               ira, gusto, Amor y Marte.
NARVÁEZ:          A cuanto venga me obligo.
NUÑO:          Pues, señor, seguirte quiero.
NARVÁEZ:       Darte mi ventura espero.
               Nuño, César va contigo,
               como él lo dijo al barquero.
                  Entra, moro, a descansar.
               Tú, Nuño, empiézate a armar.
NUÑO:          Lo que llevé...
NARVÁEZ:                      ¿Cómo ansí?
NUÑO:          Un jaco.
NARVÁEZ:                 Dame otro a mí,
               y hazme el overo ensillar.

Vanse.
Salen JARIFA, ABINDARRÁEZ, CELINDO, BAJAMED,
ZARO, y MÚSICOS


JARIFA:           Toda la casa se huelga
               de mi bien y tu contento,
               porque de sólo tu aliento
               saben que mi vida cuelga.
                  No te escondas de ninguno.
               Llegad, besadle los pies.
BAJAMED:       Quien señor de todo es,
               ¿por qué se teme de alguno?
                  Con nosotros te has crïado,
               Bencerraje, ¿qué has temido?
               ¿O acaso estás encogido,
               como recién desposado?
ZARO:             Aunque al alcaide tenemos
               por legítimo señor,
               de tu crïanza el amor
               y obligación conocemos.
                  Quien te tuvo por su hermano,
               no será dificultoso
               que te tenga por su esposo.
JARIFA:        Da, esposo, a todos la mano.
ABINDARRÁEZ:      Los brazos les daré.  Aquí
               podréis estar a placer,
               viendo esta fuente correr.
JARIFA:        En otra te di yo un sí,
                  en otra dueño te hice
               de este bien que hoy se confirma.
               Aquí se rompió la firma,
               y la deuda satisfice.
                  Viendo estas rosas y flores,
               estos árboles y fuentes,
               tengo, Abindarráez, presentes
               nuestros pasados amores.
                  Parece que aquí te veo
               enamorado y turbado,
               en mis respetos helado,
               y abrasado en tu deseo;
                  y salir llenas de amor,
               del alma tierna encendida,
               cada palabra vestida
               de diferente color.
                  ¿Es posible que te ven
               mis brazos cerca de sí?
               ¿Que puedo llegarte a mí,
               y regalarte también?
                  Amor mío, no me olvides,
               que harás la cosa más fiera
               que en hombre humano cupiera,
               si tu ser al suyo mides;
                  que no debe de ser hombre
               en quien tantas gracias hay.
ABINDARRÁEZ:   ¡Ay!
JARIFA:            ¿Qué dices, mi bien?
ABINDARRÁEZ:                            ¡Ay!
JARIFA:        Bien merece de ángel nombre.
                  Celindo, Bajamed, Zaro,
               ¿no he sido yo muy dichosa
               en ser de tal hombre esposa?
CELINDO:       Que es muy noble está muy claro,
                  Y que fue elección discreta;
               pero él también es dichoso
               en ser dueño y ser esposo
               de una mujer tan perfeta.
                  Y puesto que humilde estás,
               acá os juzgamos tan buenos,
               que si él no merece menos,
               no hallara en la tierra más.
                  Sentáos, y canten los dos
               mientras el almuerzo llega.
JARIFA:        O esto es verdad, o estoy ciega.
               Más, mi bien, merecéis vos.
                  ¿No es esto verdad?
ABINDARRÁEZ:                        ¡Ay, triste!
JARIFA:        Canta, amigo.
ZARO:                         ¿Qué diré?

A ABINDARRÁEZ


JARIFA:        ¿Qué extremo es ése? ¿Qué fue?
CELINDO:       Di aquélla que ayer dijiste.
JARIFA:           Cualquiera podréis decir.
               Mandadlos, señor, sentar.
ABINDARRÁEZ:   Sentáos.
JARIFA:                  ¡Tanto suspirar!
ABINDARRÁEZ:   (¡Ay, que estoy para morir!)        Aparte

Canta


ZARO:             "Crióse el Abindarráez
               en Cartama con Jarifa,
               mozo ilustre, Abencerraje
               en méritos y desdichas."

JARIFA:        ¡Dichosa el alma mía,
               Que dio tan dulce fin a su porfía!

Canta


ZARO:             "Pensaban que eran hermanos;
               en este engaño vivían;
               y ansí, dentro de las almas
               el fuego encubierto ardía."

JARIFA:        ¡Dichosa el alma mía,
               que dio tan dulce fin a su porfía!

Canta


ZARO:             "Pero llegó el desengaño
               con el curso de los días;
               y ansí, el amor halló luego
               las almas apercebidas."

ABINDARRÁEZ:   (¡Triste del alma mía,            Aparte
               que dio tan triste fin a su porfía!)

Canta


ZARO:             "Quisiéronse tiernamente,
               hasta que, llegado el día
               en que pudieron gozarse,
               dieron sus penas envidia."

ABINDARRÁEZ:   (¡Triste del alma mía,                 Aparte
               que dio tan triste fin a su porfía!)

JARIFA:           No cantéis más. Bien está.
               Bien os podéis todos ir.
CELINDO:       (Algo le quiere decir.             Aparte
JARIFA:        Salíos todos allá.
BAJAMED:          (Todo se lo quiere a solas.)    Aparte
ZARO:          (No toma el ser novia mal.)        Aparte

Vanse ZARO, BAJAMED, CELINDO y los
MÚSICOS


ABINDARRÁEZ:   (Del mar en que voy mortal         Aparte
               hasta morir llegan olas.
JARIFA:           Ingrato, esquivo, crüel,
               y el más villano del suelo,
               ¿cuál hombre ha crïado el cielo
               que puedan fïarse de él?
                  ¿Piensas que no entiendo más
               que declaran tus suspiros?
               Pues bien veo que son tiros
               que al alma asestando estás.
                  Con ellos y con los ojos
               dices más que con la lengua,
               para que trague mi mengua
               poco a poco tus enojos.
                  ¿Quieres matar con sangría,
               o dasme el veneno a tragos?
               ¡Los hombres dais tales pagos!
               ¡Ay de la que en hombres fía!
                  ¿Qué suspiras, di, traidor?
               ¿O de qué estás triste, injusto,
               después que ofrecí a tu gusto,
               tras la vergüenza, el honor?
                  ¿Qué es lo que en tal coyuntura
               te da pena y soledad?
               ¿Mi mucha facilidad
               o mi loca hermosura?
                  ¿No has hallado agora en mí
               lo que ausente imaginabas?    
               ¿O en las penas que pasabas
               fue poco el bien que te di?
                  Mas los maridos sois ríos,
               que, en allegando a la mar
               de la noche del gozar,
               perdéis del curso los bríos.
                  ¿Tan fea soy, engañador?
               ¿Tan poco te he regalado?
               Debes estar enseñado
               a otra experiencia mayor.
                  Si amartelado venías,
               ¿no era remedio bastante
               una mujer ignorante
               que para mujer querías?
                  Yo no supe más amores
               que los que a tu boca oí.
               Si sabes más, más me di;
               y si mayores, mayores;
                  que esa en quien es bien que quepa
               tu alma, y que ansí la nombres,
               aprendidos de otros hombres,
               no es mucho que muchos sepa.

Levántase


                  Vete, pues, tirano injusto,
               con tu gusto y mi deshonra;
               que es mejor quedar sin honra
               que casada con disgusto,
                  y yo me sabré matar.
ABINDARRÁEZ:   Detente, Jarifa mía;
               que si escucharte podía,
               fue querer tu amor probar.
                  Escucha, espera.
JARIFA:                           ¿Qué quieres?
ABINDARRÁEZ:   Que menos traidor me nombres;
               que jamás los nobles hombres
               se burlan de las mujeres.
                  Oye, espera, por tu vida.
               No me hagas correr tras ti;
               que apenas me tengo en mí,
               de dolor de cierta herida.
                  No soy yo ingrato a tus obras,
               pues vengo a ser tu marido;
               ni el suspirar causa ha sido
               de la sospecha que cobras.
                  No fue tu poca hermosura
               o mucha facilidad;
               que eres ángel en beldad
               y reina en la compostura.
                  Ni te imaginó mi amor
               más perfeta en mí pintada;
               que antes, después de gozada,
               me has parecido mayor.
                  Ni soy río en la corriente,
               que en la mar he de parar;
               que es mi amor el mayor mar,
               y ansí es bien que el tuyo aumente.
                  Ni he venido amartelado;
               que Dios sabe que tú has sido
               quien de aquesta boca ha oído
               amores que te he enseñado.
                  Alegra el rostro y escucha,
               volviendo a tu gracia el alma,
               que está ya la vida en calma.
JARIFA:        Y dime, ¿la herida es mucha?
                  ¿Dónde la tienes? A ver.
               ¿Quién te hirió? ¿Cómo?
ABINDARRÁEZ:                            Mi esposa,
               no es herida peligrosa.
JARIFA:        Todo lo quiero saber.
                  ¡Ay de mí, que no era en vano
               el quejarte y suspirar
               toda la noche.
ABINDARRÁEZ:                  Has de estar
               atenta.
JARIFA:                Di, esposo, hermano.
ABINDARRÁEZ:      ¿Tu hermano soy todavía?
JARIFA:        Fuése la lengua, perdona.
ABINDARRÁEZ:   El trato antiguo la abona.
               Escucha, Jarifa mía.

                  Llegó a Cartama Celindo
               con tu carta, cuando estaba
               el sol inclinado al sur,
               pardo y triste, y no sin causa.
               Leíla, beséla, y díle
               albricias de mi esperanza,
               que se perdió en el ausencia,
               después de llena de canas.
               Vestíme, hermosa señora,
               colores, plumas y galas;
               que un alegre pensamiento
               con todas tres se declara.
               Bajé a nuestra huerta antigua,
               y despedíme en voz alta
               de los árboles y flores,
               de las fuentes y las aguas.
               Díles mil abrazos tiernos,
               y ellos también se inclinaban
               a darme para ti muchos,
               que aún tienen alma las plantas.
               Puse al estribo las mías
               sin el arzón, y a la casa
               le dije, volviendo el rostro,
               "Piedras, Jarifa me aguarda."
               No sé si me respondieron;
               pero sentí que sonaban
               por largo trecho las fuentes.
               O era envidia, o tu alabanza.
               Éstas por todo el camino,
               jornada, aunque breve, larga,
               iban alternando a veces
               entre la lengua y el alma;
               cuando de unos robles verdes
               entre pálidas retamas
               oigo relinchos y voces,
               y alzo la lanza y la adarga;
               pero al punto estoy en medio
               de cinco lanzas cristianas;
               mas sin soberbia te digo
               que eran pocas otras tantas;
               y quizá porque eran pocas
               trajo luego mi desgracia
               otras tantas de refresco,
               y una la mejor de España.
               Éste fue el alcaide fuerte,
               si sabes su nombre y fama,
               que es de Alora y Antequera,
               y estaba puesto en celada.
               Apartó sus caballeros,
               desafióme a batalla,
               como caballero fuerte,
               cuerpo a cuerpo en la campaña.
               Como era fuerza, acepté;
               y ansí, con la luna clara,
               comenzamos nuestra guerra,
               jugando las fuertes lanzas;
               y pues al fin me venció,
               no me alabo.  Decir basta
               que tenía tres heridas,
               en brazo, muslo y espaldas.
               No me las dieron huyendo;
               pero quien con diez batalla,
               también sospecho que tiene
               en las espaldas la cara.
               Don Rodrigo de Narváez,
               que así el alcaide se llama,
               me prendió y llevaba a Alora,
               de sus diez hombres en guarda,
               cuando, viendo mi tristeza,
               si le contaba la causa,
               me prometió dar remedio;
               y ansí, fue justo contarla.
               Hizo el cristiano conmigo
               esta gentileza extraña
               con sólo mi juramento,
               porque le di la palabra
               que dentro el día tercero
               volvería a Alora sin falta
               a ser su preso y cautivo.
               Mira si es justo quebrarla,
               y mira, mi bien, si debo
               llorar mi suerte contraria,
               pues le he de llevar el cuerpo
               de quien tú tienes el alma.

JARIFA:           No es justo que a hombre tan noble
               la palabra le rompáis,
               sino que antes la cumpláis
               con satisfación al doble.
                  Cuando os quisierais quedar,
               no os lo consintiera yo;
               que a quien tan bien procedió
               no se le puede engañar.
                  Gran valor mostró el cristiano,
               y obligó vuestro valor.
               No han hecho hazaña mayor
               César ni Alejandro Mano.
                  De la herida vuestra y mía
               paciencia habré menester,
               pues es forzoso volver
               dentro del tercero día.
                  Pero perdonadme vos
               si con esto os importuno;
               que si prometistes uno,
               es fuerza que le déis dos.
                  Yo, que soy vuestra cautiva,
               tengo de ir con su cautivo,
               porque si en vos, mi bien, vivo,
               no es justo que sin vos viva.
                  Tracemos partir a Alora
               antes que mi padre venga.
ABINDARRÁEZ:   ¿Quién hay, Jarifa, que tenga
               tal esposa y tal señora?
                  No muestras menos valor
               rn ir con tu Abindarráez,
               que entonces mostró Narváez
               y aun creo que éste es mayor.
                  Dame esas manos hermosas
               por la merced que me haces;
               que ansí por mí satisfaces
               obligaciones forzosas.
                  Conozco tu heróico nombre
               y entendimiento en querer
               enseñarme, aunque mujer,
               lo más que debo a ser hombre.
                  Pues es forzoso ir a Alora,
               y quieres acompañarme,
               hasta allá no he de curarme,
               si no lo mandas, señora.
                  Prevengamos la partida
               para qué el día tercero
               cumpla a tan buen caballero
               la palabra prometida;
                  Que yo fío de él que allí
               de nuestro remedio trate.
JARIFA:        Y cuando no haya rescate,
               yo daré el alma por ti.

Vanse.
Sale ARRÁEZ, atando las manos con un cordel a
ALARA


ARRÁEZ:           Vuelve esas manos atrás,
               y confiésame de plano
               si te ha gozado el cristiano.
ALARA:         Digo que hablado no más.
ARRÁEZ:           ¿De qué suerte?
ALARA:                           No me aprietes.
               ¿Y el traerme a tu heredad
               fue para tal crueldad?
               ¡Bien cumples lo que prometes!
ARRÁEZ:           Con este engaño he querido
               quitarte la vida aquí.
               Todo lo que pasa di,
               pues sabes que lo he sabido.
ALARA:            Digo que siempre Narváez
               me ha tratado con desdén,
               aunque me ha querido bien,
               y ésta es la verdad, Arráez.
                  La razón de este despecho
               no ha sido haberme olvidado,
               sino sentirse obligado
               a la merced que te ha hecho;
                  porque es de tanto valor...
ARRÁEZ:        No le alabes.
ALARA:                       Bien le alabo;
               que no quiere que a su esclavo
               falte por su causa honor.
ARRÁEZ:           ¿Qué te ha enviado?
ALARA:                                Aquel papel
               que tú escribiste.
ARRÁEZ:                            ¿Y no más?

Vanse, llevádola ARRÁEZ a lo interior de la
huerta.  Salen NARVÁEZ  y NUÑO, en hábito de moros, con
ARDINO


ARDINO:        Dentro en su heredad estás,
               y aun pienso que cerca de él.
NARVÁEZ:          Entre aquellos olivares
               de esta huerta hablando están.
NUÑO:          Nuestros caballos se oirán.
               Bien es que aquí poco pares,
                  porque los ate en la cerca.
               Si hay yeguas en los establos,
               relincharán como diablos
               si les da el viento de cerca.
                  Vuélvete, señor, a Alora;
               que hay grande peligro aquí.
NARVÁEZ:       Nuño, en mi vida te ví
               con miedo, si no es agora.
NUÑO:             Señor, cuando solo vengo,
               jamás temo al enemigo;
               mas cuando vengo contigo,
               miedo de perderte tengo.
NARVÁEZ:          Pues calla, que es desvarío;
               y pues el cielo te ha hecho
               sin poner miedo en tu pecho,
               no le pongas en el mío.
                  Cuanto más, que no habrá aquí,
               siendo en el campo heredad,
               tanta gente.
ARDINO:                      Así es verdad.
NARVÁEZ:       Y algo valdré yo por mí.
                  Escuchemos lo que pasa.

Vanse.  Salen ALARA, atada; ARRÁEZ; y
después, NARVÁEZ, NUÑO y ARDINO


ARRÁEZ:        No se excusa tu castigo
               o me dirás si Rodrigo
               ha entrado en mi propia casa.

Salen NARVÁEZ, NUÑO y ARDINO, sin que los sientan, y
quédanse escuchando


NARVÁEZ:          De mí la pregunta. Escucha.
ALARA:         Jamás le he visto en Coín.
NUÑO:          Él la da tormento, en fin.
               Debe de ser de garrucha.
ARDINO:           Él la debe de matar.
ARRÁEZ:        Y tú, cuando a verme fuiste,
               ¿Qué hiciste con él? ¿Qué hiciste?
ALARA:         No más de hablar.
ARRÁEZ:                        ¿Sólo hablar?
                  ¿Qué te dijo?
ALARA:                         Que si hubiera
               sabido que era mujer
               tuya, se dejara arder
               primero que me escribiera.
ARRÁEZ:           Más pasó. Di la verdad,
               perra, que te mataré.
ALARA:         ¡Ay, que me matan!
NARVÁEZ:                         ¿Podré,
               Nuño, sufrir tal crueldad?
NUÑO:             Aguarda.
ARRÁEZ:                     Y ese villano,
               ese cobarde Rodrigo,
               ¿podrá a tan justo castigo
               agora impedir mi mano?
                  Que si la ponía en ti,
               dijo que a Coín vendría
               y mi casa quemaría,
               y aun dijo que dentro a mí.
                  ¡Por Alá, que habló el villano
               tal, que me obliga a reír
               de ver que entrar y salir
               le parezca que es tan llano!
                  ¡Oh rey, por eso pasas!
               ¿Que digan cristianos quieres
               que forzarán las mujeres
               y pondrán fuego a las casas?
                  ¿Quién dió a Narváez cuidados
               de los casamientos? Di.
               ¿Por dicha es nuestro alfaquí,
               que compone los casados?
                  Él habla entre su canalla;
               que aquí, no sé si conmigo
               osara el perro enemigo
               cuerpo a cuerpo hacer batalla;
                  que no hay una hormiga en él,
               ni en otros diez, para Arráez.

Adelantándose


NARVÁEZ:       Aquí tienes a Narváez,
               moro villano y crüel.
                  Desnuda presto la espada.
ARRÁEZ:        (¡Ay de mí! ¡Vendido soy!)        Aparte
               Señor, a tus pies estoy,
               y te la rindo envainada.
NARVÁEZ:          ¿Por qué tan humilde quieres
               ofender tus altos nombres?
ARRÁEZ:        Porque todos somos hombres
               hablando con las mujeres.
                  Mal mi palabra cumplí.
               pues has visto lo que pasa,
               y es aquí, señor, mi casa.
               Abrásame en ella a mí.

Fisgando


NUÑO:             "¿Quién dió a Narváez cuidados
               de los casamientos? Di.
               ¿Por dicha es nuestro alfaquí,
               que compone los casados?
                  ¿Osara el perro enemigo
               cuerpo a cuerpo hacer batalla?"
NARVÁEZ:       ¿Por qué Alara, Ardino, calla,
               y no viene a hablar conmigo?
ALARA:            Porque sé que has de dejarme
               otra vez en el poder
               de este moro, y ha de ser
               ocasión para matarme.
NARVÁEZ:          No será.  Fïad de mí.
               Tomemos nuestros caballos,
               que a Alora quiero llevallos.
NUÑO:          Bien haces. Vamos de aquí.
ARRÁEZ:           ¡A qué punto, triste moro,
               te han traído injustos celos!
ALARA:         ¡Ay, mi alcaide de los cielos!
NARVÁEZ:       (¡Ay, Alara, que te adoro!)         Aparte

Uanse.  Salen ZORAIDE, CELINDO, BAJAMED, y
ZARO


ZORAIDE:          ¿Qué es Lo que dices, bárbaro enemigo?
CELINDO:       Córtame, gran alcaide, la cabeza,
               si te parece que la culpa es mía.
ZORAIDE:       ¿Adónde está Jarifa?
CELINDO:                            No presumas
               que alguno de tu casa parte ha sido
               para tanta desdicha.
ZORAIDE:                            Dime luego
               quién la llevó y adónde está, Celindo,
               o pasaréte aquese infame pecho.
CELINDO:       Señor, cuando a Granada te partiste,
               vino aquí de secreto Abindarráez,
               y se casó con ella.
ZORAIDE:                         ¡Ah, santo cielo!
               Cumplióse lo que yo siempre temía.
               ¿Que en fin el mal nacido Abencerraje
               se casó con Jarifa? Pues di, perro,
               ¿quién le dijo que no era hermano suyo?
CELINDO:       Dicen que ha mucho que ellos lo sabían,
               y que casados de secreto estaban.
ZORAIDE:       ¿Dónde la tiene agora?
BAJAMED:                               El miedo tuyo
               por ventura le esconde de tus ojos.
CELINDO:       No es miedo, Bajamed, que ha sido fuerza
               ir a Alora los dos, porque era preso
               de su alcaide Narváez, y al tercer día
               juró volver, si libertad le diese;
               y ella, como mujer, con él ha ido,
               ansí por no esperar tu justo enojo,
               como por no dejar a su marido.
ZORAIDE:       Ensíllame un caballo, ponle a punto.
               Dame una lanza y una adarga fuerte;
               podrá ser que le alcance en el camino.
CELINDO:       Bien puede ser.
ZORAIDE:                      ¡Ah, fiero Bencerraje,
               deshonra de mi honor y mi linaje!

Vanse.  Salen NARVÁEZ, ALARA, ARRÁEZ,
y NUÑO


NARVÁEZ:       Ya que en Alora estáis, mi dulce Alara,
               pruebe vuestro crüel, fiero marido
               el gusto de escuchar estos requiebros,
               pues no quiso sufrir celos injustos.
ALARA:         Ya no es aquese nombre el propio suyo,
               que yo, señor, me he de volver cristiana.
ARRÁEZ:        Ni yo quiero tener el que he tenido;
               que quien tiene mujer que le da celos,
               mejor dirá que tiene sobre el pecho
               un águila que come sus entrañas,
               un monte grave y una eterna pena.
NARVÁEZ:       Si vos cristiana habéis de ser, señora,
               daréle libertad, y a Coín se vuelva.
               Y vos podréis quedaros en Alora,
               donde no os faltará lo que perdistes.
ARRÁEZ:        Pues eso quiero; y si sufrir no pude
               mujer hermosa, viviré sin ella,
               y haré cuenta que es muerta; que bien puedo,
               pues si es cristiana, no es la que solía.
NARVÁEZ:       Primero que a Coín vuelvas, Arráez,
               le has de dar la mitad de tu hacienda
               para que viva aquí; si no, no creas
               que de este cautiverio libre escapes.
ARRÁEZ:        Y es poco lo que pides; yo me ofrezco
               de darla con qué viva, y es partido
               a trueco de escapar de sus rigores.
NARVÁEZ:       Pues alto.  En esto queden concertados.

Sale PÁEZ


PÁEZ:          Dame, señor, albricias.
NARVÁEZ:                              Buenas sean.
PÁEZ:          Su palabra ha cumplido Abindarráez.
NARVÁEZ:       No esperé menos de su nobleza;
               que al fin acude a lo que debe en todo.
PÁEZ:          Y trae su persona acompañada
               de una bella morisca rebozada.

Salen ABINDARRÁEZ y JARIFA


ABINDARRÁEZ:      Danos, ilustre Narváez,
               los piés a mí y mi esposa.
NARVÁEZ:       Bien vengáis, Jarifa hermosa,
               y vos, noble Abindarráez.
ABINDARRÁEZ:      Bien merezco lauro y palma
               de la merced que recibo,
               pues, siendo el cuerpo el cautivo,
               te vengo a traer el alma.
JARIFA:           Yo, famoso don Rodrigo,
               Como a quien de tu valor
               cupo la parte mayor,
               tu nombre alabo y bendigo;
                  y así, vengo a ser tu esclava.
NARVÁEZ:       Mi señora seréis vos.
               ¡Cuán justamente a los dos
               el cielo a amar inclinaba,
                  que sois en extremo iguales!
               y estad vos, Jarifa hermosa,
               de Abindarráez quejosa,
               que dice de vos mil males;
                  que aunque mucho me decía,
               hallo agora más en vos,
               y es grande engaño--¡por Díos!--
JARIFA:        ¡Qué extremada cortesía!
                  Antes, si él os engañó
               con deciros bien de mí,
               vengo a estar corrida aquí.
NARVÁEZ:       El que lo ha de ser soy yo;
                  que si tal huésped creyera
               que mi pobre casa honrara,
               de otra suerte la ensanchara
               para que mejor cupiera.
                  Pero si en la voluntad,
               como en la casa, se vive,
               ésta el alma os apercibe
               y os da a vos su libertad.
                  Ya sois, señor Bencerraje,
               de Jarifa: andad con Dios.
ABINDARRÁEZ:   Ella y yo somos de vos
               con justo pleito homenaje.
JARIFA:           Señor, no me desechéis,
               que quiero yo ser muy vuestra.
NARVÁEZ:       Sujeta el alma se os muestra
               para que vos la mandéis.
                  Y perdonad si no había
               preguntado cómo estáis.
JARIFA:        Con la salud que me dais,
               dando vida a la que es mía.
NARVÁEZ:          ¿Cómo va de las heridas?
ABINDARRÁEZ:   Un poco las tengo hinchadas.
NARVÁEZ:       Aquí os serán bien curadas
               de quien os diera mil vidas.

Salen ZORAIDE y algunos moros.  Habla ZORAIDE desde
dentro


ZORAIDE:          Digo que tengo de entrar.
NARVÁEZ:       ¿Qué alboroto es ése?

Saliendo


ZORAIDE:                            Afuera.
               si en tu casa no estuviera
NARVÁEZ:       Vuelve la espada a envainar,
                  y di quién eres.
ZORAIDE:                           Yo soy
               el alcaide de Coín.
NARVÁEZ:       Ya sé tu enojo, y en fin,
               de por medio agora estoy.
                  Deja, famoso Zoraide,
               las armas; que esto ya es hecho.
ZORAIDE:       Por ti las dejo, a despecho
               de mi honor, famoso alcaide.
                  No pudieran venir ellos
               a otro sagrado mayor.
NARVÁEZ:       Si éstos son yerros de amor,
               ya viene el perdón con ellos.
                  Noble es el Abencerraje;
               por tu hijo le has tenido.
               Que le perdones te pido,
               pues es de honrado linaje.
ZORAIDE:          ¿Cómo te puedo negar
               cosa que tan justa es?
NARVÁEZ:       Besa, Abindarráez, sus pies.
ABINDARRÁEZ:   Temblando habré de llegar.
                  Llegad, Jarifa, también.
ZORAIDE:       Por mis hijos los recibo;
               mas quedáos con el cautivo.
NARVÁEZ:       Es de Jarifa.
ZORAIDE:                     ¿De quién?
NARVÁEZ:          A Jarifa se le dí.
JARIFA:        Yo, señor, le doy a vos.
NARVÁEZ:       Pues yo os entrego a los dos.
ZORAIDE:       Yo a vos tres, dándome a mí;
                  y os daré seis mil ducados
               por los tres.
NARVÁEZ:                     Esos le doy
               a Jarifa.
JARIFA:                  Vuestra soy.
NARVÁEZ:       Queden al dote obligados.
JARIFA:           Dos arcas de ropa blanca
               de mi mano os enviaré.
NARVÁEZ:       Ésas solas tomaré,
               por ser de mano tan franca.
ZORAIDE:          Su yerro juzgo por dicha.
NARVÁEZ:       Y yo, haberos obligado.
               Aquí acaba, gran senado,
               el remedio en la desdicha.

FIN DE LA COMEDIA


Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES

Dos mujeres de Javier Daulte