Entradas

Mostrando entradas de octubre 22, 2014

Anónimo. Farsa del licenciado Pathelin

Imagen
Anónimo.

FARSA DEL LICENCIADO PATHELIN


PERSONAJES
LICENCIADO PEDRO PATHELIN, abogado. GUILLERMITA, su mujer.
GUILLERMO, pañero.
TEOBALDO EL CORDERILLO, pastor. JUEZ.
Alguaciles, burgueses, pueblo.


PRIMER ACTO
(En casa del LICENCIADO PEDRO PATHELIN.)

Escena Primera
PATHELIN, GUILLERMITA

PATHELIN:
¡Por la Virgen, mi GUILLERMITA ponga el cuidado que ya ponga en amasar unos escudos, nada podemos reunir! ¡Un abogado tan famoso!

GUILLERMITA:
¡Vos no sois más que un pobre hombre! Por menos sabio no se os tiene de lo que antes se os tenía. Todos llegaban a buscaros y someteros los asuntos. Pero es sentado como ahora que esperáis a vuestros clientes.

PATHELIN:
Mas sin embargo, y no es orgullo, ¿Puede existir alguien más sabio que yo, además de nuestro alcalde?

GUILLERMITA:
¡De hermosa ciencia disponéis!

PATHELIN:
No hice jamás grandes estudios, mas mostré tantas aptitudes para el trabajo, que, sin broma, cantar sabía los latines tan claramente con el cura, que alguien pudiera …

Darío Fo. NO tengo, no pago.... o ¡Aquí no paga nadie!

Imagen
Darío Fo



NO tengo, no pago.


o    (¡Aquí no paga nadie!)





PRIMER ACTO

La casa modesta de un obrero: una mesa el centro, una cama,

un armario en un lateral, un aparador, un frigorífico, una

cocina de gas y dos bombonas de soldadura autógena.

Entra ANTONIA seguida por MARGARITA. Vienen cargadas

de bolsas repletas de comida. Las dejan sobre la mesa.


ANTONIA. -Ay. Margarita, hija, menos mal que me has ayu-

dado.

MARGARITA. -¿De dónde has sacado el dinero para com-

prar tanta comida?

ANTONIA . -Ya te he dicha que me ha tocado todo con los cu-

pones hogar..., y además, en el detergente me he encontrado

una moneda de oro.

MARGARITA. -Ya. ¡Conque monedas de oro!

ANTONIA. -¿No me crees?

MARGARITA. -No. ¡Hasta luego!

ANTONIA. -No, espera, que te cuanto la verdad, Pero antes

cierra la puerta.

MARGARITA. -(Cierra) Adelante, cuenta.

ANTONIA. -Bueno, pues resulta que fui al supermercado, y

me lo encontré lleno de mujeres, que armaban una gresca tre-

menda por la subida de los precios. Y el director, para calmar-

las "Yo…