Entradas

Mostrando entradas de septiembre 2, 2014

Tartufo. Moliere

Imagen
MOLIÈRE

TARTUFO


PERSONAJES
La señora PERNELLE, madre de Orgón
ORGÓN, esposo de Elmira
ELMIRA, esposa de Orgón
TARTUFO, falso devoto
DAMIS, hijo de Orgón
MARIANA, hija de Orgón, enamorada de Valerio
VALERIO, pretendiente de Mariana
CLEANTE, cuñado de Orgón
Un oficial del Rey
El señor LEAL, sargento
DORINA, aya de Mariana
FLIPOTA, criada de la señora Pernelle

ACTO PRIMERO
La escena en París, sala en casa de Orgón
ESCENA I

La señora PERNELLE, FLIPOTA, su sirviente, ELMIRA, MARIANA, DORINA,
DAMIS y CLEANTE

SRA. PERNELLE: Vamos, Flipota, vamos, quiero librarme de esta gente.
ELMIRA: Usted anda tan ligero, que es imposible seguirla.
SRA. PERNELLE: Déjeme hija, déjeme. No se moleste. No necesito que me
acompañen.
ELMIRA: No es por cumplimiento, pero ¿por qué se va tan de prisa, señora?
SRA. PERNELLE: Es que no puedo soportar lo que pasa en esta casa. Nadie se toma el
menor cuidado en darme gusto. Sí, me voy de aquí, muy disgustada. Me discuten todo
lo que digo. No se respeta nada, todos ha…

Mujeres sabias, Moliere.

Imagen
Jean Baptiste Poquelin

Moliere

LAS MUJERES SABIAS

Las mujeres sabias

PERSONAJES
CRISALIO, burgués.
FILAMINTA, mujer de Crisalio.
ARMANDA y ENRIQUETA Hijas de Crisalio y Filaminta.
ARISTO, hermano de Crisalio.
BELISA, hermana de Crisalio.
CLITANDRO, amante de Enriqueta.
TRISSOTIN, hombre ingenioso.
VADIUS, sabio.
MARTINA, cocinera.
ESPINA, lacayo de Crisalio.
JULIAN, criado de Vadius.
NOTARIO.

La escena en París,
en casa de Crisalio

ACTO PRIMERO

ESCENA I

ARMANDA y ENRIQUETA

ARMANDA.-Sí; el bello título de hija es un título, hermana mía, ¿cómo queréis
abandonar su encantadora ternura...? ¿Insistís en casaros...? ¿Cómo se os ha
podido ocurrir tan vulgar deseo...?
ENRIQUETA.-Sí, hermana mía...
ARMANDA.-¡Ah! ¿Cómo es posible tolerar ese sí...? ¿Quién puede escucharlo sin
aflición...?
ENRIQUETA.-¿Qué tiene en definitiva el matrimonio para obligaros, hermana mía,
a...?
ARMANDA.-¡Ah, Dios mío...! ¡Uf!
ENRIQUETA.-¿Cómo?
ARMANDA.-¡Uf!, os repito. ¿No observáis lo repugnante que resulta esa pal…