PAGAR Y NO PAGAR. LOPE DE RUEDA.






PAGAR Y NO PAGAR


Paso muy gracioso, en el cual se introducen las personas siguientes, de Lope de Rueda
BREZANO, hidalgo.
CEBADÓN, simple.
SAMADEL, ladrón.
BREZANO
Ora, ¿no es cosa extraña que a un hidalgo como yo se le haya hecho semejante afrenta y agravio
cual éste? Y es que un casero d'esta mi casa en que vivo, sobre cierto alquiler que le quedé a
deber, me ha enviado a emplazar docientas veces. Yo quiero y tengo determinado de llamar a
Cebadón, mi criado, y dalle los dineros para que se los lleve. ¡Hola, Cebadón, sal acá!CEBADÓN
¡Señor, ah, señor! ¿Llama vuesa merced?
BREZANO
Sí, señor, yo llamo.
CEBADÓN
Luego vi que me llamaba.
BREZANO
¿En qué vio que le llamaba?
CEBADÓN
¿Diz que en qué? En nombrarme por mi nombre.
BREZANO
Ora, ven acá; ¿conosces...?
CEBADÓN
Sí, señor, ya conuezco.
BREZANO
¿Qué conosces?
CEBADÓN
Esotro..., él..., aquéste..., el que dijo vuesa merced.
BREZANO
¿Qué dije?
CEBADÓN
Ya no se m'acuerda.
BREZANO
Dejémonos de burlas. Dime si conosces ad aquel casero d'esta mi casa en que vivo.
CEBADÓN
Sí, señor; muy bien lo conuesco.
BREZANO
¿Dónde vive?
CEBADÓN
Acullá en su casa.BREZANO
¿Dónde está su casa?
CEBADÓN
Mire vuesa merced: eche por esta calle drecha y torne por esotra a mano izquierda y junto la
casa, empar de la casa, al otra casa más arriba está un poyo a la puerta.
BREZANO
No m'entiendes, asno; no te digo sino si conosces al casero de mi casa.
CEBADÓN
Que sí, señor, muy rebién.
BREZANO
¿Dónde mora?
CEBADÓN
Mire vuesa merced: váyase derecho a la iglesia y éntrese por ella, y salga por la puerta de la
iglesia y dé una vuelta al derredor de la iglesia, y deje la iglesia y tome una callejuela junto a la
callejuela empar de la callejuela, la otra callejuela más arriba.
BREZANO
Bien sé que sabes allá...
CEBADÓN
Sí, señor, demasiadamente sé.
BREZANO
¡Sus!, toma estos quince reales y llévaselos; y dile que digo yo que lo ha hecho ruinmente en
enviarme a emplazar tantas veces, y que digo yo que me haga merced de no hacello tan mal
comigo. Y mira que al que se los has de dar ha de tener un parche en el ojo y una pierna
arrastrando; y primero que se los des, te ha de dar una carta de pago.
CEBADÓN
¿Que, primero que le dé yo los dineros, le tengo de dar una carta de pago?
BREZANO
Que no, asno: él a ti.
CEBADÓN
Ya, ya, él a mí. Yo lo haré muy requísimamente.
¡Entra el ladrón.¿
SAMADELSegún soy informado, por aquí ha de venir un mozo con unos dineros que los ha de dar a un
mercader. Yo le tengo de hacer encreyente que soy el mercadante, y cogelle los dineros, que bien
creo que serán buenos para alguna quinolilla. Tata, quiero disimular, que helo aquí do viene.
BREZANO
Mira que lo sepas hacer, diablo.
CEBADÓN
Que yo lo sabré hacer, válame Dios.
SAMADEL
Hola, hermano. ¡Es hora que traigáis esos dineros!
CEBADÓN
¿Es vuesa merced el que los ha de recebir?
SAMADEL
-Y aun el que los había de tener en la bolsa.
CEBADÓN
Pues, señor, díjome mi amo que le diese a vuesa merced y tomase vuesa merced quince reales.
SAMADEL
Sí, quince han de ser; dad acá.
CEBADÓN
Tome. ¡Aguarde vuesa merced!
SAMADEL
¿Qué tengo de aguardar?
CEBADÓN
¿Diz que qué? Las insinias.
SAMADEL
¿Qué insinias?
CEBADÓN
Dijo mi amo que había de tener vuesa merced un parche en el ojo y traer una pierna
arrastrando.
SAMADEL
Así pues, si no es más d'eso, catá aquí el parche.
CEBADÓN
Ávese d'ahí. ¿Diz qu'eso es parche?SAMADEL
Digo que sí es.
CEBADÓN
Digo que no es.
SAMADEL
Digo que lo es, aunque os pese.
CEBADÓN
No quiero pesar, señor. Séalo a mandado de vuesa merced: parche es, válame Dios; son como
traía vuesa merced abajado el sombrerillo, no había visto el parche.
SAMADEL
Ora, ¡sus!, dad acá los dineros.
CEBADÓN
Tome vuesa merced.
SAMADELEchá.
CEBADÓN
Aguarde.
SAMADEL
¿Qué tengo de aguardar?
CEBADÓN
La pierna arrastrando, ¿qué's d'ella?
SAMADEL
¿La pierna? Vesla aquí.
CEBADÓN
Tome vuesa merced los dineros.
SAMADEL
Vengan.
CEBADÓN
Aguarde.
SAMADEL
¡Oh, pecador de mí! ¿Qué quies que aguarde?CEBADÓN
¿Qué tengo de aguardar? La carta de pago.
SAMADEL
Pues vesla aquí. Toma, bobo, qu'en verdad veinte años ha qu'está escrita, y decilde a vuestro amo
que digo yo qu'es un grandísimo bellaco.
CEBADÓN
¿Que le diga yo a mi amo que vuesa merced es un grandísimo bellaco?
SAMADEL
Que no, sino que yo se lo digo a él y que lo ha hecho ruinmente.
CEBADÓN
¡Ta, ta! Eso de ruin le había de decir yo a vuesa merced, que mi amo me dijo que se lo dijese.
Téngalo por recebido.
SAMADEL
Bien está. Vete con Dios.
CEBADÓN
Vaya vuesa merced. Ofrézcole al diabro el parche que lleva, que miedo tengo que no me haya
engañado.
BREZANO
¡Hola, Cebadón! ¿Traes recado?
CEBADÓN
Sí, señor; ya traigo todo recado y la carta de pago y todo negocio viene.
BREZANO
¿Mirástele bien? ¿Viste si tenía parche?
CEBADÓN
Sí, señor; un parchazo tenía tan grande como mi bonete.
BREZANO
¿Vístelo tú?
CEBADÓN
No, señor, mas él dijo que lo traía.
BREZANO
¿Pues así habías de fiar de su palabra?
CEBADÓNSí, señor, sé que no había de infernar ell'otro su alma a truque de un parche ni de quince reales.
BREZANO
Ora, ¡sus!, que tú traerás algún buen recado... Y dime, ¿traía la pierna arrastrando?
CEBADÓN
Sí, señor; luego que le di los dineros arrastró ansina la pierna; mas luego que se fue, iba más
drecho que un pino.
BREZANO
Baste; veamos la carta.
CEBADÓN
Tome, señor.
BREZANO
“Señor hermano...”
CEBADÓN
¿Dice ahí “señor hermano”?
BREZANO
Sí que dice “señor hermano”.
CEBADÓN
Debe ser hermano del que recibió los dineros.
BREZANO
Ansí debe de ser. “Las libras de azafrán...”
CEBADÓN
¿Ahí dice “libras de azafrán”?
BREZANO
Sí, aquí ansina dice.
CEBADÓN
¿”Las libras de azafrán”? Sé que yo no he traído a vuesa merced azafrán.
BREZANO
A mí, no.
CEBADÓN
¿Pues cómo viene el papel enzafranado?
BREZANO¿Tú no ves que te ha engañado, que, por darte carta de pago, te ha dado carta mensajera?
CEBADÓN
¿Carta o qué?
BREZANO
Carta mensajera.
CEBADÓN
Pardiez, si eso es verdad, que la ha hecho muy bellaquísimamente.
BREZANO
¿Qué remedio, señor?
CEBADÓN
Yo diré a vuesa merced qué remedio; que tomemos sendos palos y que vamos callibajo, vuesa
merced primero, yo tras d'él; y si a dicha l'encontramos, cobraremos nuestros dineros; cuando no,
servirme ha de criado estuences.
BREZANO
¿Qué's servirte de criado?
CEBADÓN
¿Qué, señor? Que yo's compezaré a bravear con él, cómo lo hizo de ruin hombre de llevarse
los dineros sin parche, ni pierna arrastrando; y, en esto, vuesa merced descargará con la paliza.
BREZANO
Pues, ¡sus!, vamos.
CEBADÓN
Vamos.
(Vuelve el ladrón.)
SAMADEL
Bien dicen que lo bien ganado se pierde, y lo malo, él y su amo. Esto dígolo porque aquellos
dineros que tomé al simple mozo, los medios se fueron en un resto y los otros se quedaron en un
bodegón. Dícenme que van en busca mía; no tengo otro remedio sino diferenciar la lengua.
BREZANO
Haz que le conozcas bien.
CEBADÓN
Pierda cuidado vuesa merced, que yo le conosceré rebién. Véngase poco a poco tras mí.
BREZANOAnda.
CEBADÓN
¡Señor, señor!
BREZANO
¿Qué?
CEBADÓN
Caza tenemos: el del sombrerito es.
BREZANO
Cata que sea él.
CEBADÓN
Que sí, señor: éste me tomó los dineros.
BREZANO
¡Sus! Háblale.
CEBADÓN
¡Hombre de bien!
SAMADEL
¡La gran bagasa qui us parí!
CEBADÓN
No habla cristianamente, señor.
BREZANOSepamos, pues, en qué lengua habla.
SAMADEL
Iuta drame a roquido dotos los durbeles.
BREZANO
¿Qué dijo?
CEBADÓNQue se los comió de pasteles.
SAMADEL
¡No he fet yo tan gran llegea!
BREZANO
¿Qué's lo que dice?CEBADÓN
Qu'él los pagará aunque se pea.
SAMADEL
¿Qué he de pagar?
CEBADÓN
Los dineros que me quesistes hurtar.
SAMADEL
Tomá una higa para vos, don villano.
CEBADÓN
Pero tomad vos esto, don ladrón tacaño.
BREZANO
¡Eso sí! ¡Dale!
CEBADÓN
¡Aguardá! ¡Aguardá!
FIN DEL PASO 

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda