LA DAMA DEL MAR. Henrik IBSEN.









LA DAMA DEL MAR


Henrik IBSEN

PERSONAJES

EL DOCTOR WANGEL
ELLIDA WANGEL
BOLETA
HILDA
ARNHOLM
LYNGSTRAND.
BALLESTED.
UN EXTRAÑO.
Jóvenes de la ciudad, turistas y bañistas.
La acción en una población de Noruega septentrional,
que se supone situada al borde de un lago.
Es verano. -Época actual.


ACTO PRIMERO

A la izquierda, la casa del doctor Wangel,
con un gran mirador que da a un
jardín. En medio un mástil con bandera.
A la derecha, en el jardín, una
glorieta con una mesa y sillas. Al foro,
un seto con puerta de entrada en el
centro; detrás del seto un camino que
costea una pendiente con árboles, por
entre los cuales se divisa un lago, y a
lo lejos las cimas de los peñascales. Es
verano.



ESCENA PRIMERA

BALLESTED y BOLETA. El primero,
con cazadora vieja de pana y sombrero
de ala ancha, está de pie junto al
mástil, arreglando las cuerdas. La
bandera arrastra por el suelo. Cerca de
allí un caballete con un cuadro; al lado,
sobre una silla de tijera, pinceles y
una caja de pintura. Boleta sale por la
puerta del mirador, con un jarrón con
flores que deja sobre la mesa.

BOLETA.-¿ Qué tal? ¿ Marcha eso, Ballested?
BALLESTED. -¡Ya lo creo, señorita! Es cosa fácil.
Pero dispénseme que le dirija una pregunta: ¿esperan
ustedes a alguien hoy?
BOLETA. -Sí: esta mañana vendrá el profesor Arnholm,
que desembarcó anoche.
BALLESTED. -Arnholm... Aguarde usted, ¿No es
el que estuvo aquí de preceptor hace algunos años?
BOLETA. -El mismo.
BALLESTED. -¡Ah! y vuelve ahora.
BOLETA. -Sí, y en honor suyo izamos el pabellón.
BALLESTED. -Es natural. (Boleta entra en la casa).

ESCENA II

BALLESTED y LYNGSTRAND que
llega por el camino del seto. Al ver el
caballete y los pinceles, se detiene
sorprendido y turbado. Es un joven
flaco y enfermizo, vestido modesta
pero decentemente.

LYNSGTRAND. (Desde el otro lado del Seto).
¡Buenos días, caballero!
BALLESTED. ( Volviéndose). -¿Eh ? ¡Buenos días!
(Iza la bandera). ¡Ya está hecho! (Ata las cuerdas y arregla
el caballete). ¡Buenos días, caballero ! Siento no tener
el honor de...
LYNGSTRAND.-¿ Usted es pintor sin duda?
BALLESTED. -¡Naturalmente ! ¿Por qué no había
de ser pintor yo también?
LYNGSTRAND. -Eso ya se ve. ¿Me permite usted
entrar?
BALLESTED. -¿Es que desea usted ver mi cuadro?
LYNGSTRAND. -Sí, señor. Tendría mucho gusto.
BALLESTED. -¡Ah! No es una gran cosa todavía;
pero si quiere pasar...
LYNGSTRAND. -Mil gracias. (Entra por la puerta del
seto).
BALLESTED. (Pintando). -Estoy copiando el lago,
que se divisa allá, entre las islas.
LYNGSTRAND. -Sí, Sí. Ya veo.
BALLESTED. -Pero falta aún la figura. No puedo
encontrar en toda la población una modelo.
LYNGSTRAND. -¡Ah! ¿Piensa usted poner una figura?
BALLESTED. -Sí, señor. Aquí, en el arrecife en
primer término, habrá una sirena moribunda.
LYNGSTRAND. -¿Por qué?
BALLESTED. -Porque se ha perdido, y no sabe encontrar
el camino del mar. ¡Se queda ahí, y agoniza
en esa agua salobre! ¿Comprende usted?
LYNGSTRAND. -Sí, ya comprendo.
BALLESTED. -La dueña de la casa es quien me ha
sugerido la idea de hacer este cuadro.
LYNGSTRAND. -¿Y cómo lo llamará usted cuando
lo concluya?
BALLESTED. -Me propongo titularlo: El Fin de la
Sirena.
LYNGSTRAND. -¡Magnífico! Será un buen cuadro.
BALLESTED. -¿Acaso es usted artista también?
LYNGSTRAND.-¿ Quiere usted decir pintor?
BALLESTED. -Sí, señor.
LYNGSTRAND. -NO, no soy pintor; pero deseo
hacerme escultor. Me llamo Hans Lyngstrand.
BALLESTED. - ¿Usted pretende ser escultor? ¡Muy
bien! ¡Muy bien! ¡La escultura, es también un arte
que tiene mérito! Un arte muy bonito. Ahora recuerdo
haberle visto a usted alguna vez en la calle. ¿Hace
mucho que está usted aquí?
LYNGSTRAND. -No, señor; quince días solamente;
pero me propongo pasar aquí todo el verano.
BALLESTED. –Para aprovechar las distracciones
de la temporada de baños, ¿no es eso?
LYNGSTRAND. -Sí, señor. Necesito cuidarme y
recobrar fuerzas.
BALLESTED. ¿Pero está usted enfermo?
LYNGSTRAND. -Sí; estoy algo débil, pero nada
grave: opresión.
BALLESTED. -¡Bah! Eso no es nada. Sin embargo,
podría usted consultar con un médico.
LYNGSTRAND. -Tan pronto como tenga ocasión,
hablaré al doctor Wangel.
BALLESTED. -Hará usted bien. (Mirando a la izquierda).
¡Calle! Llega otro vapor atestado de pasajeros.
¡Es increíble lo que ha aumentado el
movimiento de turistas de algunos años a esta parte!
LYNGSTRAND. -Me parece, en efecto que hay
aquí un movimiento colosal.
BALLESTED. -Pues, ¿y bañistas? Empiezo a temer
que esta invasión de forasteros haga perder a nuestra
ciudad su carácter primitivo.
LYNGSTRAND. -¿Ha nacido usted aquí?,
BALLESTED. -No, señor; pero me he acla... acli...
aclimatado. Me ligan a este país los lazos del tiempo
y de la costumbre.
LYNGSTRAND. -¿De manera que hace mucho
tiempo que reside usted aquí?
BALLESTED. -Diez y ocho años. Llegué con una
compañía de cómicos. Luego, como no hacíamos
negocio, se dispersó la compañía, y cada cual tiró
por su lado.
LYNGSTRAND. -Pero usted se quedó.
BALLESTED. -Me quedé, e hice bien. Al principio,
lo confieso chafarrinaba decoraciones.



ESCENA III

Dichos, BOLETA en el mirador
con una mecedora, que
coloca a la izquierda.

BOLETA. (Mirando hacia dentro de la casa). -Hilda,
busca el taburete bordado para papá.
LYNGSTRAND. (Saludando). -¡ Buenos días, señorita!
BOLETA. (En la escalera). - ¡Usted aquí, señor
Lyngstrand! ¡Buenos días! ¡Un momento! Necesito...
(Entra en la casa).

ESCENA IV

BALLESTED Y LYNGSTRAND

BALLESTED. -¿Conoce usted a la familia?
LYNGSTRAND. -No mucho. He visto a estas señoritas
de vez en cuando; y, últimamente, cambié
algunas palabras con la señora de Wangel durante un
concierto. Me rogó que fuera a verla algún día.
BALLESTED. -Debía usted cultivar esas relaciones.
LYNGSTRAND. -Esa es mi intención. Quisiera visitarlos,
pero hace falta ocasión, pretexto...
BALLESTED. -¡Bah, bah! ¡pretexto! (Mirando a la
izquierda). ¡Diablo! (Recogiendo los utensilios de la pintura).
El vapor está en el muelle. Tengo que ir a la
fonda, porque quizá me necesiten los viajeros. Ha de
saber usted que trabajo también como peluquero.
LYNGSTRAND. -¡Usted es un hombre universal!
BALLESTED. -En las poblaciones pequeñas hay
que saber acla... acli... aclimatarse y hacer un poco de
todo. Si alguna vez necesita algo para la cabeza,
aceite, pomada, etc., no tiene usted más que preguntar
por Ballested, maestro de baile.
LYNGSTRAND. -¡Maestro de baile!
BALLESTED. – O presidente de la asociación de
bocineros, si le agrada más. Está noche tendremos
concierto. ¡Adiós, caballero! (Vase por la puertecita del
seto con todos los pertrechos).


ESCENA V

LYNGSTRAND, HILDA y BOLETA.
Esta trae más flores. Lyngstrand saluda
a Hilda, que estará con un taburete
en los escalones del mirador.

HILDA. (Sin responder al saludo). -Boleta me ha dicho
que usted se había atrevido a entrar hoy en casa..
LYNGSTRAND. -Sí, señorita; me he tomado esa
libertad.
HILDA. -¿Viene usted de dar su paseo matinal?
LYNGSTRAND. -No, señorita. Hoy mi paseo ha
sido muy corto.
HILDA. -¿Tomó usted el baño?
LYNGSTRAND. -De bañarme vengo. He visto a su
madre cuando entraba en la caseta.
HILDA. -¡A mi madre!
LYNGSTRAND. -Sí, a su madre.
HILDA. -¡Ah, esa mujer! (Pone el taburete delante de la
mecedora).
BOLETA. (Interrumpiéndola). -¿ Ha visto usted la lancha
de papá en el lago?
LYNGSTRAND. -Sí, creo haber visto una lancha de
vela que se dirigía a la ciudad.
BOLETA. -Sin duda iba en ella papá. Fue a la isla a
visitar enfermos. (Arregla la mesa).
LYNGSTRAND. (En el primer peldaño de la escalera).
-¡Con cuánto gusto ha arreglado usted esas flores!
BOLETA.- ¿Le gusta a usted cómo están?
LYNGSTRAND. -Mucho; hacen un gran efecto.
Por lo visto, hoy es día de fiesta en la casa.
HILDA. -Sí, señor.
LYNGSTRAND. -Ya me lo figuraba. ¿El cumpleaños
de su padre, sin duda?
BOLETA. (Previniendo a Hilda). -Chit...
HILDA. (Sin hacer caso de los signos de Boleta). -No,
señor. El de nuestra madre.
LYNGSTRAND. -¡Ah, sí! El de su madre.
BOLETA. (Contrariada, a media voz). -¡ Hilda!
HILDA. (Lo mismo). -Déjame. (A Lyngstrand). ¿Supongo
que irá usted a almorzar?
LYNGSTRAND. (Bajando la escalera). -¡Claro! Hay
que tomar alguna cosa.
HILDA. -Deben ustedes comer bien en la fonda.
LYNGSTRAND. -No estoy en la fonda. Era demasiado
caro para mí.
HILDA. -Pues, ¿dónde se hospeda usted?
LYNGSTRAND. -Provisionalmente, vivo en casa
de la señora de Jensen.
HILDA. -¿Quién es esa señora?
LYNGSTRAND. -La comadrona.
HILDA. -Dispense usted, señor Lyngstrand, pero yo
tengo que hacer otra cosa que...
LYNGSTRAND. -Perdone usted mi torpeza. No he
debido decir eso.
HILDA. -¿Qué?
LYNGSTRAND. -Lo que acabo de decir.
HILDA. (Mirándole desdeñosamente).- No comprendo.
LYNGSTRAND. -Naturalmente. Hasta la vista, señoritas.
Voy...
BOLETA. (Adelantándose hacia la escalera). Hasta la
vista, señor Lyngstrand. ¡Hoy hará usted el favor de
dispensarnos! Pero, en otra ocasión, cuando tenga
tiempo, vendrá usted a vernos un ratito a papá y a
nosotras.
LYNGSTRAND. -Con muchísimo gusto. Tendré en
ello un gran placer. (Saluda y vase por la puerta del jardín.
Al pasar por el camino vuelve a saludar).
HILDA. -Que usted lo pase bien, y recuerdos a la
señora de Jensen.
BOLETA. (A media voz, sacudiéndole el brazo). -Pero,
¿qué haces? ¿Has perdido el juicio? ¡ Si te oyera!...
HILDA. -¿Y qué? ¡Bastante me importaría a mí!
BOLETA. (Mirando a la derecha). -¡Ya viene
papá!



ESCENA VI

HILDA, BOLETA y el doctor
WANGEL por la derecha, en traje de
viaje y con un saquito en la mano.

WANGEL. (En la puerta del jardín). -¡ Aquí me tenéis
ya, hijitas!
BOLETA. (Saliendo a recibirlo).-¡ Qué alegría volver a
verte!.
HILDA. (A cercándose a él). - ¿Has concluido por
hoy, papá?
WANGEL. -No. Quizá más tarde tenga que bajar
un momento al despacho. Decidme: ¿sabéis si ha
llegado Arnholm?
BOLETA. -Sí, papá; llegó anoche. Hemos mandado
a preguntar a la fonda.
WANGEL. -Entonces, ¿no le habéis visto todavía?
BOLETA. -No, pero debe venir aquí esta mañana.
WANGEL. -Vendrá seguramente.
HILDA. (Atrayéndole hacia el mirador).-¡Vamos! Echa
un vistazo por aquí.
WANGEL. (Viendo los floreros). -Sí, sí, hija mía, ya
veo. Todo tiene trazas de fiesta.
BOLETA. -¿Está bonito?
WANGEL. -Sí, sí, muy bonito. Dime, ¿estamos solos
en casa ahora?
HILDA. -Sí: ha ido a...
BOLETA. (Apresurándose a interrumpirla). Mamá, ha
ido a bañarse.
WANGEL. (Mira con benevolencia a Boleta y le pone la
mano en la cabeza cariñosamente. Luego con vacilación). -Y
decid, hijitas, ¿habéis pensado tener adornado el mirador
y dejar ondeando la bandera durante todo el
día?
HILDA. -¡Claro! Ya comprendes tú que es natural...
WANGEL. -¡ Jem! Sí, es claro; pero ya sabéis que...
BOLETA. (Le hace señas). -No hay que decir que todo
esto es por el profesor Arnholm. Cuando viene a
vernos un amigo tan bueno....
HILDA. (Sonríe sacudiéndole el brazo ligeramente).-Hazte
cargo, papá: ¡ él, que ha sido el profesor de Boleta!
WANGEL. (Medio sonriendo). -¡Vaya unas pícaras que
estáis! De manera, que a vosotras os parece natural
que todos los años dediquemos un recuerdo a la que
ya no está entre nosotros. ¡Bueno! ¡Pero!... Mira,
Hilda: toma el saco (Se lo da) y llévalo al despacho.
¡Pues no, hijitas! A mí, francamente no me gusta
esta fiesta... no me gusta, que todos los años, ¿eh?...
¿comprendéis? ¡En fin! Será que no puede ser de
otro modo.
HILDA. (Se dirige a la izquierda con el saco en la mano.
De repente se detiene mirando a lo lejos). -¿No veis quién
viene? Debe ser el profesor.
BOLETA. (Mirando). -¡El! (Riendo). ¡Vamos! ¿Crees
tú que es Arnholm ese anciano?
WANGEL. -Espera, hija. (Pausa) ¡ Juraría que es él!
¡Y él es, sin duda alguna!
BOLETA. (Con sorpresa). -¡Dios mío! Sí, es él.


ESCENA VII

Dichos, el profesor ARNHOLM, en
traje de paseo, muy elegante, con lentes
de oro, y un junquillo en la mano,
por el camino de la izquierda. Parece
algo fatigado. Dirige una ojeada al jardín,
saluda y entra.

WANGEL. (Saliendo al encuentro de Arnholm). -¡Bien
venido, querido profesor! -Me alegro con toda el alma
de verlo en estos lugares que le son tan conocidos.
ARNHOLM. -¡Gracias, querido doctor, mil gracias!
(Se estrechan la mano y se adelantan juntos). ¡Ah! ¿Están
aquí las niñas? (Alargándoles las manos). ¡Me hubiera
costado trabajo conocerlas!
WANGEL. -¡Ya lo creo!
ARNHOLM. -Sin embargo, a Boleta... sí, a Boleta la
hubiera conocido.
WANGEL. -A duras penas, me parece. Pero, es
natural, hace ocho o nueve años que no las ha visto
usted, y, desde entonces, ¡han ocurrido tantas cosas!
ARNHOLM. (Mirando en torno suyo). – Pues a mí la
verdad, no me parece... Han crecido los árboles, y
hay una glorieta. No veo otra cosa nueva.
WANGEL. -Cierto: la decoración no ha, cambiado.
ARNHOLM. (Sonriendo). -Y, además, ahora tiene
usted dos muchachas casaderas.
WANGEL. -¡Oh! Por ahora, no hay que pensar más
que en una.
HILDA. (Aparte). -¡Gracias! Papá no tiene pelos en
la lengua.
WANGEL. -Propongo que vayamos a sentarnos en
el mirador. Estaremos más frescos. ¿Le parece bien?
ANHOLM. -Con mucho gusto, querido doctor. (Suben
al mirador. Wangel señala a Arnholm la mecedora).
WANGEL. -¡Perfectamente! Ahora a estar ahí con
sosiego, hasta que descanse. ¡Parece que el viaje le
ha fatigado mucho!
ARNHOLM. -No, mucho no; y aquí, en medio de
estos paisajes tan espléndidos...
BOLETA. (A Wangel).-¿ Quieres que lleve a la sala
un poco de soda? Pronto hará aquí demasiado calor.
WANGEL. -Eso, sí, soda, y coñac.
BOLETA. -¿Coñac también?
WANGEL. -¡Un poco! Por si alguien quiere...
BOLETA. -Bien, papá. Anda, Hilda, lleva el saco al
despacho. (Entra en la casa, y cierra la puerta. Hilda toma
el saco y vase por la izquierda hacia la espalda de la casa).


ESCENA VIII

WANGEL y ARNHOLM

ARNHOLM. (Después de haber seguido a Boleta con la.
vista). -¡Es hermosa de veras!... ¡Tiene usted dos hijas
muy hermosas!
WANGEL. (Sentándose).-¿ Verdad que sí?
ARNHOLM. -Tanto Boleta como Hilda me han
sorprendido extraordinariamente. Pero usted, doctor,
¿piensa permanecer aquí toda la vida?
WANGEL. -Es lo más probable. ¿Qué quiere usted?
Aquí he nacido, y aquí he vivido feliz con la que
no tardó en abandonarnos. Usted la conocía., Arnholm,
usted la vio la última vez que estuvo aquí.
ARNHOLM. -Sí, Sí.
WANGEL. -También ahora soy muy dichoso con
mi segunda esposa. Hay que convenir en que me ha
favorecido la suerte...
ARNHOLM. -¿No tiene usted hijos del segundo
matrimonio?
WANGEL. -Hace dos años y medio tuvimos un niño,
que murió a los cinco meses.
ARNHOLM. -¿No está en casa su esposa?
WANGEL. -¡Sí! No tardará en venir. Ha ido a bañarse.
Va diariamente en todo tiempo.
ARNHOLM. -¿Está enferma?
WANCEL. - Enferma precisamente, no; pero desde
hace algunos años está muy nerviosa; su padecimiento es intermitente. A punto fijo, no sé qué tiene,
pero el baño le proporciona gran placer. Puede decirse
que el mar forma, parte de su ser.
ARNHOLM. -Sí, lo recuerdo. Ya en otro tiempo...
WANGEL. (Con sonrisa casi imperceptible). Es verdad:
usted ha debido conocerla cuando era profesor en
Skjoldviken.
ARNHOLM. –Precisamente. Ella iba a visitar al
pastor con frecuencia y, además, solía encontrarla en
el faro cuando iba a ver a su padre.
WANGEL. -¡Ah! Su estancia en el faro ha dejado en
ella huellas indelebles. Aquí no la comprende nadie,
y le llaman la dama del mar.
ARNHOLM. -¿De veras?
WANGEL. -Sí, por sus aficiones. Pero háblele usted
del pasado, querido Arnholm, y la complacerá.
ARNHOLM. (Mirándole con expresión de duda). -¿Tiene
usted algún motivo para creerlo así?
WANGEL. -Indudablemente
ELLIDA. (Dentro). -Wangel, ¿estás ahí?
WANGEL. (levantándose). -Sí, mujer.


ESCENA IX

Dichos y ELLIDA con un chal sobre
los hombros, y el cabello suelto y
mojado aún.

WANGEL. (Sonriendo y alargándole la mano). -¡Ya tenemos
aquí a la sirena!
ELLIDA. (Entra precipitadamente en el mirador y estrecha
las manos a Wangel). -¡Gracias a Dios que te veo!
¿Cuándo has venido?
WANGEL. -Acabo de llegar hace unos minutos.
(Señalando a Arnholm). Pero, ¿no saludas a un antiguo
amigo?
ELLIDA. (Estrechando la mano a Arnholm). -Al fin lo
tenemos. Bien venido, y perdone que no haya estado
aquí para recibirlo.
ARNROLM. -No faltaba más. ¡Nada de cumplidos!
WANGEL. -¿Está fría el agua?
ELLIDA. -¿Fría? ¡Dios mío, aquí nunca lo está! A lo
sumo, tibia, y blanducha. El agua de los lagos es enfermiza.
ARNHOLM. -¿ De veras?
ELLIDA. -¡Vaya! Y creo que nos pone enfermos a
nosotros.
WANGEL. (Sonriendo). -¡Tienes buena manera de
alabar los baños!
ARNROLM. -Lo que creo, señora, es que usted tiene
predilección por el mar y por todas las cosas
pertenecientes al mar.
ELLIDA. - Es posible; me inclino mucho a creerlo...
Pero vea cómo han adornado las niñas el mirador en
honor de usted.
WANGEL. (Cohibido). -¡ Hum! (Mirando el reloj). Tengo
que ir al...
ARNHOLM. -¿De veras es por mí?
ELLIDA.-¿ Lo duda? ¿ Supone que hacemos esto
todos los días? ¡Uf! Se ahoga una aquí dentro! (Baja
al jardín). Vengan ustedes conmigo. Aquí, por lo menos,
hay brisa. (Se sienta).
ARNHOLM. (Acercándose a Ellida). -Y algo más que
brisa, me parece a mí.
ELLIDA. -Para usted que está acostumbrado al aire
calentucho de la capital, sí. Allí, según dicen, el verano
debe ser una cosa horrible,
WANGEL. (Que ha bajado también al jardín)
Ellida, te dejo sola un rato con nuestro amigo.
ELLIDA. -¿Tienen que hacer?
WANGEL. - Sí; voy al despacho, y luego me arreglaré
un poco; pero tardaré poco tiempo.
ARNHOLM. (Sentándose). -No se apresure, querido
doctor. Su esposa y yo sabremos pasar el tiempo.
WANGEL. (Con ademán de aprobación). -Así lo espero.
¡Hasta luego! (Vase por la izquierda).

ESCENA X

ARNHOLM Y ELLIDA

ELLIDA. (Después de una breve pausa). -¿No lo parece
que se está bien aquí?
ARNHOLM. -Perfectamente.
ELLIDA. -Esta glorieta lleva mi nombre, porque la
hice arreglar yo, o, mejor dicho, Wangel, por complacerme.
ARNHOLM. -¿Es aquí donde pasa usted el tiempo
generalmente?
ELLIDA. -Aquí paso la mayor parte del día.
ARNHOLM. -¿Con las niñas?
ELLIDA. -No. Las niñas están casi siempre en el
mirador.
ARNHOLM. -¿Y Wangel?
ELLIDA. -Va y Viene. Unas veces está conmigo, y
otras con las niñas.
ARNHOLM. -¿Es usted quien lo desea así?
ELLIDA. -A todos nos va perfectamente con esta
manera de vivir. Así podemos hablarnos a distancia,
cuando tenemos algo que decirnos.
ARNHOLM (Después de permanecer pensativo y silencioso
un instante).-La última vez que vi a usted fue allá, en
Skjoldviken, hace mucho tiempo.
ELLIDA. -Hace más de diez años. Estuvo usted en
nuestra casa.
ARNHOLM. -Sí, diez años, poco más o menos.
¡Fue en el faro! Recuerdo perfectamente que el venerable
pastor la llamaba a usted pagana, porque su
padre la hizo bautizar con el nombre de una embarcación.
ELLIDA. -Bien. ¿Y qué?
ARNIEIOLM. -¿Y qué? Que Jamás hubiera soñado
encontrarla, llevando el nombre de Wangel.
ELLIDA. -Porque entonces Wangel no era aún...
entonces vivía todavía su primera esposa, la madre
de las niñas, la verdadera madre.
ARNHOLM. -Ya, ya. Pero, aunque, Wangel hubiera
estado libre, jamás se me habría ocurrido la idea de
semejante matrimonio.
ELLIDA. -¡Ni a mí, entonces!
ARNHOLM. -¡Wangel es tan generoso, tan honrado
y tan bueno!
ELLIDA. (Con sincera efusión). -¡Sí! ¡Es tan bueno!
ARNHOLM. -Sin embargo, me parece que debe ser
el reverso de usted en todo.
ELLIDA. -Es verdad.
ARNHOLM. -Entonces, ¿cómo ha podido realizarse
este matrimonio?
ELLIDA. -Arnholm, no me lo pregunte. Son cosas
que no podría explicarle, y, aunque pudiera, usted no
me entendería.
ARNHOLM. -¡Malo! (Un poco más bajo). ¿Ha hablado
usted de mí a su esposo alguna vez? Recuerdo,
naturalmente, el paso que di en otro tiempo con tan
poca fortuna...
ELLIDA. -¡No, no! ¿Cómo puede ocurrírsele a usted?
Jamás le he dicho nada de lo que... usted pensaba.
ARNHOLM. -Tanto mejor. Me molestaba la idea de
que...
ELIADA. -Tranquilícese. Le he dicho, y es la verdad,
que me era usted muy simpático, y que fue usted
allí mi mejor y más sincero amigo.
ARNHOLM. -Gracias; pero ahora dígame por qué
no me escribió nunca desde que me fui.
ELLIDA. -Supuse que no le agradaría recibir noticias
de una persona que no podía ser para usted lo
que usted deseaba. Suponía que eso sólo podía servir
para avivar más la herida.
ARNHOLM. -Quizá haya tenido usted razón.
ELLIDA. -Pero, ¿y usted? ¿Por qué no me escribía?
ARNHOLM. (Mirándola con sonrisa de reconvención).
-¡Dar yo el primer paso! ¡Para que creyera usted que
pretendía volver a las andadas, después de un desaire
como el suyo!
ELLIDA. –Sí, sí, entendido. Y desde entonces, ¿no
ha pensado contraer enlace?
ARNHOLM. -Jamás. He permanecido fiel a mis recuerdos.
ELLIDA. (En tono irónico). -¡Ah! Deje usted los tristes
recuerdos del pasado. Lo que usted debe hacer es
pensar en ser un esposo feliz.
ARNHOLM. -Entonces tengo que apresurarme, señora
de Wangel. Ya ve: tengo treinta y siete años;
casi me da vergüenza decirlo.
ELLIDA. -Razón de más para que se dé prisa.
(Pausa; luego en tono serio y con voz débil). Escuche usted,
amigo Arnholm. Voy a decirle una cosa que no
habría podido decirle entonces, aunque en ello me
hubiese ido la vida.
ARNHOLM. -Sepamos de qué se trata.
ELLIDA. -Cuando dio usted el paso, conforme decía
hace poco, yo no podía responderle de otro modo
que como lo hice.
ARNHOLM. -Comprendo; no podía usted ofrecerme
más que una buena amistad. Ya lo suponía.
ELLIDA. –Sí; pero usted ignoraba que entonces todo
mi ser y todos mis pensamientos estaban en otra
parte.
ARNHOLM. -¿Entonces?
ELLIDA. -Sí.
APINHOLM. -Pero si no es posible. Usted está
equivocada. Apenas conocía usted a Wangel.
ELLIDA. -No hablo de Wangel.
ARNHOLM. -¡Que no habla usted de Wangel! Pues
no recuerdo que en Skjoldviken hubiera ninguna
otra persona capaz de inspirar a usted entonces...
ELLIDA. -Efectivamente, era una locura.
ARNHOLM. -Veamos: cuénteme todo eso.
ELLIDA. –Bástele saber, cómo le dije entonces, que
no era libre.
ARNHOLM. -¿Y si hubiera usted sido libre?
ELLIDA. -¿Qué?
ARNHOLM. -¿Hubiera contestado de otro modo a
mi carta?
ELLIDA. -¿Cómo quiere usted que lo sepa? Cuando
llegó Wangel, la respuesta fue diferente.
ARNHOLM. -Pero, ¿a qué conduce el decirme
que no era usted libre?
ELLIDA. (Levantándose inquieta y nerviosa). -Porque
necesito confiarme a alguien.
No, no, quédese usted.
ARNHOLM. -¿Entonces es que su esposo lo ignora?
ELLIDA. -Le dije desde el primer día que mis pensamientos
habían estado antes en otra parte, y, como
nunca me ha preguntado más, no hemos vuelto
a hablar del asunto. En efecto; no era más que una
locura, y aun esa concluyó o casi concluyó tan
pronto...
ARNHOLM. (Levantándose). -¿Cómo casi?
ELLIDA. -¡Dios mío! Arnholm, si no se trata de lo
que usted supone. Es un caso sumamente raro. No
sé cómo decírselo. Va usted a figurarse que he estado
enferma o loca.
ARNHOLM. -¡Vamos! Refiérame toda la verdad.
ELLIDA. -Sea. Lo intentaré; pero, ¿cómo va a explicarse
un hombre tan sensacional que... ? (Mira y se
detiene). Espere... Oigo pasos: ya se lo contaré en otra
ocasión.

ESCENA XI

Dichos y LYNGSTRÁND por el camino
de la izquierda. Lleva una flor en el
ojal, y en la mano un gran bouquet con
cintas de seda. Se detiene, titubeando.

ELLIDA. (Saliendo). -¿Busca usted a las niñas, señor
Lyngstrand?
LYNGSTRAND. -¡Ah!¡Mil perdones, señora! (Acercándose).
No, no busco a las señoritas, sino a usted, a
la señora de Wangel. Usted me ha permitido venir a
visitarles.
ELLIDA. -Ciertamente, caballero, y siempre tendremos
mucho gusto en recibirle.
LYNGSTRAND. -Mil gracias, señora. Y como hoy
es día de jolgorio para ustedes...
ELLIDA. -¡Ah! ¿Usted sabía... ?
LYNGSTRAND. -Lo sabía, y por eso me permito ofrecer
a usted este ramo de flores. (Presentando el
bouquet a Ellida).
ELLIDA. -Pero, señor Lyngstrand, ¿no sería mejor
que regalara usted esas preciosas flores al profesor
Arnholm, puesto que él es quien...?
LYNGSTRAND. (Perplejo). -Dispense usted, señora;
pero no tengo el honor de conocer a este caballero.
Yo venía a felicitar a usted con motivo de su cumpleaños.
ELLIDA. -¿Mi cumpleaños? Está usted equivocado,
señor Lyngstrand. Hoy no celebramos en casa ningún
aniversario.
LYNGSTRAND. (Sonriéndose). -No creía que se tratara
de un secreto.
ELLIDA. -¿Cómo un secreto? ¿Qué quiere decir?
LYNGSTRAND. -El aniversario de la señora de
Wangel.
ELLIDA .-¿El Mío?
ARNHOLM. (Fijando en Ellida una mirada interrogadora).-
¿Hoy? ¡No! Es un error.
ELLIDA. (A Lyngstrand). -¿Quién le ha dicho eso?
LYNGSTRAND. -La señorita Hilda. Estuve aquí un
momento esta mañana, y le pregunté por qué habían
adornado con flores el mirador e izado la bandera...
ELLIDA. -¿ Y qué?
LYNGSTRAND. -Y la señorita Hilda me respondió:
«Porque hoy es el cumpleaños de mamá. »
ELLIDA. -¿De mamá? ¡Ah, sí!
ARNHOLM. (Aparte). -¡Ahora comprendo! (Arnholm
y Ellida cambian una mirada de inteligencia). Puesto
que el señor está enterado, creo que...
ELLIDA. (A Lyngstrand). -Eso, es; puesto que usted
está enterado...
LYNGSTRAND.
(Dándole el ramo de flores). -Me
permitirá usted que la felicite...
ELLIDA. (Tomando las flores). -Un millón de gracias.
Siéntese un momento. (Se sientan los tres en la glorieta.).
Es cosa que hubiera debido permanecer secreta. Hablo
de mi cumpleaños.
ARNHOLM. -Sí. Parece que nosotros los de fuera
no debíamos saberlo.
ELLIDA. (Poniendo las flores en la mesa).-Eso; los
de fuera,...
LYNGSTRAND. -Prometo a usted no enterar a nadie.
ELLIDA. -¡Oh! Es lo mismo. Pero, ¿cómo se encuentra
usted? Parece que tiene usted mejor semblante.
LYNGSTRAND. -En efecto, señora, me encuentro
bien, y si el año próximo puedo ir al mediodía,...
ELLIDA. -Las niñas me han hablado de su proyecto.
LYNGSTRAND. -Tengo en Bergen un protector
que me ha prometido ayudarme el año próximo.
ELLIDA. -¿Cómo le ha conocido usted?
LYNGSTRAND. -Por una feliz casualidad. Siendo
marinero de uno de sus vapores.
ELLIDA. -Según parece, le gustaba a usted el Mar.
LYNGSTRAND. -No; no, señora; pero después de
la muerte de mi madre, mi padre no quiso tenerme
en casa, e hizo que me alistara de marinero. Mi barco
naufragó en el Canal al regreso, y fue una gran
suerte para mí.
ARNHOLM. -Pues, ¿cómo?
LYNGSTRAND. -Permanecí mucho tiempo dentro
del agua helada antes de que acudieran en mi socorro,
y, de resultas, se ha resentido siempre mi salud.
Desde entonces tengo el pecho muy delicado, y me
vi obligado a dejar el mar, cosa que fue para mí una
gran fortuna.
ARNHOLM. -¿Llama, usted a eso fortuna?
LYNGSTRAND. -Indudablemente. Como que mi
enfermedad no es grave, puedo hacerme escultor,
que ha sido siempre mi sueño dorado. ¡Considere
usted qué gozo modelar la arcilla que poco a poco, y
de una manera deliciosa, adquiere forma y vida a
impulso de nuestros dedos!
ELLIDA. -¿Y qué va usted a modelar? ¿Centauros,
sirenas o antiguos vikings?
LYNGSTRAND. -No, señora. En cuanto pueda,
emprenderé una gran obra, un grupo.
ELLIDA. -¿ Y cuál es el asunto de ese grupo?
LYNGSTRAND. -Una cosa que he visto yo mismo.
ARNHOLM. - Sí, sí. Hágalo. Tiene usted razón.
ELLIDA. -Pero, ¿qué asunto... ?
LYNGSTRAND. -La mujer de un marino, una joven.
Duerme; pero desasosegada; sueña, y yo revelaré
su sueño.
ARNHOLM. -¿Nada más?
LYNGSTRAND. -Sí. Hay otra persona, una especie
de fantasma. Es el esposo, a quien ha engañado durante
su ausencia. Era marinero, y ha perecido en el
mar.
ARNHOLM. -¿Dice usted?
ELLIDA. -¿ Ha perecido?
LYNGSTRAND. -Sí, durante un largo viaje. Y ahora
entra lo fantástico: ha vuelto a su casa de noche,
calado hasta los huesos como quien acaba de salvarse
de un naufragio, y está de pie junto a la cama mirando
a su mujer.
ELLIDA. (Recostándose en el sillón). -¡Qué asunto tan
singular! (Cerrando los ojos). Estoy viendo la escena.
¡Qué interesante me parece todo eso!
ARNHOLM. -Pero, señor mío, ¡por los cielos! decía
usted que el grupo representaría una cosa que usted
había visto.
LYNGSTRAND. -Y lo he visto, efectivamente; lo
he visto... en cierto modo.
ARNHOLM. -¿Cómo? ¿Ha visto usted a un muerto
volver a...?
LYNGSTRAND. -No lo he visto materialmente,
pero...
ELLIDA. (Con interés y animación).-¡Oh! Cuénteme
usted eso. Se lo suplico... No tiene más remedio...
ARNHOLM. (Sonriendo). -¡Claro! ¡Es una historia
que ni hecha para usted! Está en juego el mar.
ELLIDA. -Continúe, señor Lyngstrand.
LYNGSTRAND. -Nuestro bergantín iba a salir de
Halifax para regresar aquí. El segundo estaba enfermo;
lo enviaron al hospital, y se
le substituyó por un americano. El nuevo segundo...
ELLIDA. -¿El americano?
LYNGSTRAND. -Sí. El nuevo segundo pidió un
día al capitán un montón de periódicos noruegos
que estudiaba con ahínco, diciendo que deseaba
aprender el idioma.
ELLIDA. -Adelante.
LYNGSTRAND. -Una tarde se levantó una tempestad.
Todo el mundo estaba en el puente, menos
el segundo y yo. Él se había torcido un pie, y no podía
andar, y yo me encontraba tan mal, que no podía
moverme de la hamaca. El americano estaba sentado
cerca del tragaluz, y leía, como siempre, uno de los
periódicos atrasados.
ELLIDA. Siga usted.
LYNGSTRAND. -De repente lanza un grito, y se
queda pálido como un cadáver. Después empieza a
estrujar y desgarrar el periódico, pero con mucha
calma, muy sosegadamente.
ELLIDA. -¿Y sin decir nada?
LYNGSTRAND. -No, al principio nada; pero poco
después murmuró, como si hablara consigo mismo:
“¡Se ha casado... con otro, durante mi ausencia!”
ELLIDA. (Cerrando los ojos y a media voz).¿Eso decía?
LYNGSTRAND. -Sí, señora; y el caso es que habló
correctamente el noruego. Debía tener gran disposición
para aprender idiomas.
ELLIDA.-¿Y qué pasó luego?
LYNGSTRAND. -¡Una cosa extraña que jamás podré
olvidar! Añadió por lo bajo: -«Pero es mía, y mía
será. Y habrá de seguirme, aunque tuviera que ir a
buscarla como el ahogado que vuelve del fondo del
mar.»
ELLIDA. (Se echa un vaso de agua con mano temblorosa).
¡Uf! ¡Qué calor hace aquí hoy!.
LYNGSTRAND. -Y lo dijo con tal resolución y
energía, que cumplirá su palabra. No me cabe la menor
duda.
ELLIDA. -¿ Y no sabe usted qué ha sido de... ese
hombre?
LYNGSTRAND. -Debe, haber muerto.
ELLIDA. (Con viveza). - ¿Por qué lo supone usted ?
LYNGSTRAND. -Naufragamos luego en el Canal.
Yo conseguí entrar en la lancha mayor con el capitán
y otros cinco marineros. El piloto se embarcó en la
yolita con el americano y otro marinero.
ELLIDA. -¿Y no volvió a saber de ellos?
LYNGSTRAND. - No, señora, al menos, a juzgar
por lo que me ha escrito últimamente mi bienhechor.
Por eso deseo sacar de aquel suceso el
asunto de una obra de arte. Lo estoy viendo todo;
veo a la esposa infiel del marino; veo al vengador
que se había ahogado, pero que, no obstante, reaparece
como si surgiera del mar. Los veo a los dos claramente,
llenos de vida.
ELLIDA.-Y yo también. (Se levanta). Vengan ustedes;
pasemos dentro, o, mejor, vamos a buscar a
Wangel. Aquí me ahogo.
LYNGSTRAND. -(Levantándose también). -Yo me
marcho. Sólo deseaba felicitar a usted; he cumplido...
ELLIDA. -Bien, como usted guste. (Alargándole la
mano). ¡ Adiós, y gracias por las flores! (Lyngstrand saluda
y váse por la puerta, del jardín).

ESCENA XII

ARNHOLM y ELLIDA

ARNHOLM. (Levantándose y acercándose a Ellida). -Ya
veo, señora, que el relato de ese hombre le ha impresionado
a usted.
ELLIDA. -Sí, pero a pesar de que...
ARNHOLM. -Pero, en el fondo, no tiene nada de
extraordinario. Debía usted esperarlo.
ELLIDA. (Mirándole asombrada). -¿Esperarlo?
ARNHOLM. -Sí.
ELLIDA. - ¡Esperar que alguien apareciera, y en tales
circunstancias!
ARNHOLM. -¡Dios mío! ¿Es que la historia incoherente
del escultor habría...?
ELLIDA. -Amigo Arnholm, no es tan loco como
parece.
ARNHOLM. -¿De modo que esa majadería, la ha
turbado a usted hasta ese extremo? Y yo que creía...
ELLIDA. -¿Qué creía usted?
ARNHOLM. -Creía, naturalmente, que todo eso no
era más que disimulo, y que su verdadero, su único
tormento, era ver que se celebra aquí en secreto una
solemnidad de familia, y que su esposo y sus hijas
tienen una vida de recuerdos a que usted permanece
extraña.
ELLIDA. -¡Oh, no, no! No toquemos ese punto.
No tengo el derecho de reclamar a mi esposo para
mí sola.
ARNHOLM. -Pues, sin embargo, es un derecho que
le pertenece.
ELLIDA. -Así y todo, no lo tengo, porque yo también
vivo de recuerdos a que son extraños los demás.
ARNHOLM. -¿Usted? (Más bajo). ¿Eso quiere
decir que... que usted no ama realmente a su esposo?
ELLIDA. -¡Ah, sí, sí! He llegado a amarle con todo
mi corazón. Por eso precisamente es horrible, inconcebible,
inexplicable todo esto.
ARNHOLM. -¡Vamos! Confíeme sus penas,
sin reserva. Se lo pido por favor.
ELLIDA. -Es imposible, amigo mío, al menos en
este momento. Más tarde, quizá.

ESCENA XIII

Dichos, BOLETA. Luego WANGEL o
HILDA

BOLETA. (Bajando del mirador). -Papá acaba
de entrar. ¿No vamos ahora a la sala?
ELLIDA. -Sí, sí. (Wangel sale de detrás de la casa por la
izquierda, con Hilda. Ha cambiado de traje).
WANGEL. -¡Ea! Ya estoy completamente libre.
Ahora de buena gana tomaría, algo fresco.
ELLIDA. -Espera un minuto. (Entra en la glorieta y
vuelve con el ramo de flores).
HILDA. -¡Qué flores tan preciosas! ¿Quién te las ha
regalado?
ELLIDA. -El escultor Lyngstrand.
HILDA. (Asombrada). -¿Lyngstrand?
BOLETA. (Intranquila). -¿Acaso Lyngstrand ha
vuelto aquí ... otra vez?
ELLIDA. (Sonriéndose). -Sí. Ha venido a traer estas
flores con motivo del aniversario, ya sabes.
BOLETA. (Mirando a Hilda a hurtadillas) ¡Ah!
HILDA. (Entre dientes).- ¡Qué imbécil!
WANGEL. (Con turbación a Ellida) .-¡Vamos! Necesito
explicarte... has de saber, mi querida, mi buena
Ellida....
ELLIDA. (Interrumpiéndole). -Venid, niñas. Vamos a
poner estas flores en agua con las otras. (Entra en la
glorieta).
BOLETA. (Aparte a Hilda). –En el fondo, es muy
buena.
HILDA. (A media voz con expresión de enojo). -¡Qué absurdo!
Hace eso por agradar a papá únicamente.
WANGEL. (Ha entrado también en la glorieta y estrecha
la mano a Ellida).- ¡Gracias, gracias! Te estoy muy reconocido
por tu conducta, Ellida.
ELLIDA. (Arreglando las flores).- ¡Bah! ¿No debo hacer
también cuanto me sea posible por celebrar el
aniversario de mamá?
ARMIOLM.- ¡ Hum! (Entra también en la glorieta. Boleta
e Hilda se quedan en el jardín).

TELÓN


ACTO SEGUNDO

Colina, poblada de matorrales. En el
fondo, un mástil con un anemoscopio.
Alrededor del mástil, y en primer
término, grandes pedruscos que pueden
servir de bancos. En el horizonte
se divisa el lago con sus islas y promontorios,
y a lo lejos el mar. Es de
noche. En el aire y en las aristas lejanas
de los montes flota una luz de
color rojizo amarillento. Se oye débilmente
un canto a cuatro voces, hacia
la derecha.


ESCENA PRIMERA

BALLESTED, jóvenes y turistas. Salen
por la derecha, dándose el brazo y hablando
familiarmente, multitud de jóvenes
de ambos sexos. Pasan por
delante del mástil y vanse por la izquierda.
Poco después aparece Ballested,
guiando un grupo de turistas
extranjeros de ambos sexos. Va cargado
de abrigos y de sacos de viaje.

BALLESTED. (Señalando con un bastón). -Sehen sie
meine Herrschaften... allá a lo lejos eine andere colina. Das
queremos ver también subir und so herunter. (Continúa
hablando y dirige los viajeros por la izquierda. -Entra precipitadamente
Hilda por la puerta de la derecha; se detiene
mirando hacia atrás. A poco aparece Boleta por el mismo
lado).


ESCENA II

HILDA y BOLETA

BOLETA. -Pero, hija, ¿por qué has echado a correr
de ese modo, dejando a Lyngstrand?
HILDA. -Porque me ataca los nervios el andar tan
despacio. ¡Mira cómo se arrastra!
BOLETA. -Ya sabes que está muy delicado.
HILDA. -Pero, ¿crees que está grave?
BOLETA. -Sí; lo creo.
HILDA. -Estuvo con papá esta tarde. Yo quiero saber
qué le parece a papá su estado.
BOLETA. -Papá me ha dicho que debe ser un endurecimiento
de los pulmones, y que, si tiene eso, no
llegará a hacerse viejo.
HILDA. -¿Ha dicho eso de veras? Precisamente es
lo que yo pensaba.
BOLETA. - ¡Por Dios, no des a conocer que sabes
algo!
HILDA. -¿ Por quién me tomas tú a mí? (Más bajo).
¡Ea! Ya has visto que el caballero Hans ha reaparecido.
¡¡Hans !! ¿No te parece que sólo; con verlo se
adivina que se llama Hans?
BOLETA. (En voz baja). -¡Vamos! Ten juicio ahora,
haz el favor.


ESCENA III

Dichas, y LYNGSTRAND por la derecha
con un paraguas en la mano.

LYNGSTRAND. -Dispensen ustedes, señoritas; pero
yo no puedo andar tan de prisa.
HILDA. -¿Viene usted de comprar un paraguas?
LYNGSTRAND. -Es el de su señora madre, que ha
tenido la bondad de dejármelo para que lo utilice
como bastón.
BOLETA. -¿Papá y los demás están aún allí?
LYNGSTRAND. -Sí, señorita. Su papá ha entrado
en el café un momento, y los demás se han quedado
fuera para oír la música. Su señora madre me ha dicho
que vendrían más tarde.
HILDA. (Sin dejar de mirarle). -¿Conque está usted
muy cansado?
LYNGSTRAND. -Sí. Necesito descansar un momento.
(Se sienta en una piedra a la derecha en primer término).
HILDA. (De pie ante él). -¿Sabe usted que más tarde
habrá baile en la plaza?
LYNGSTRAND. -Algo he oído hablar de eso.
HILDA. -A usted, naturalmente, le gustará mucho
bailar.
BOLETA. (Recogiendo flores). -¡Hilda, deja respirar al
señor Lyngstrand!
LYNGSTRAND. (A Hilda). -La verdad, señorita,
me gustaría mucho bailar si pudiera.
HILDA. -¡Ah! ¿No ha bailado usted nunca?
LYNGSTRAND. -No, nunca; pero lo que quería
decir es que no tengo el pecho bastante fuerte.
HILDA. - ¿A causa de la enfermedad que padece?
LYNGSTRAND. -Sí, señorita, por eso.
HILDA. -¿Le entristece mucho estar enfermo?
LYNGSTRAND. -No, no tengo derecho a quejarme
(sonriendo), puesto que, sin duda, debo a mi enfermedad
el que todo el mundo sea tan bueno, tan
amable y tan complaciente conmigo.
HILDA. -Y luego, que no es de peligro.
LYNGSTRAND. -No, peligro ninguno. He consultado
a su padre de usted, y me he convencido de que
mi enfermedad no es peligrosa.
HILDA. -Y, cuando se marche, ya estará usted curado.
LYNGSTRAND. -Por lo menos, así lo espero.
BOLETA. (Ofreciéndole flores). -Para usted, señor
Lyngstrand. Póngaselas en el ojal.
LYNGSTRAND. -Mil gracias, señorita. Es usted
muy bondadosa.
HILDA. (Mirando a la derecha) - ¡Ya, vienen!
BOLETA. (Mirando también). -¡Con tal que sepan
qué camino han de seguir!
LYNGSTRAND. (Levantándose). - Iré hasta el recodo,
y les daré una voz.
HILDA. -Habrá que gritar mucho.
BOLETA. -No vale la pena. Va usted a cansarse
más.
LYNGSTRAND. -¡Oh! Cuesta abajo no me fatigo.
(Vase por la derecha).
HILDA. -¡Ah! Sí, cuesta abajo. (Mirándole alejarse).
Ahora corre cuanto puede, sin acordarse de que tendrá
que subir después.
BOLETA. -¡Pobrecillo!

ESCENA IV
HILDA y BOLETA
HILDA. -Si Lyngstrand te pidiera en matrimonio,
¿aceptarías?
BOLETA. -¡Ya te entra la locura!
HILDA. -Pero, en fin, contesta: si no estuviera enfermo
y desahuciado, ¿te casarías con él?
BOLETA. -Quien debía casarse con él eres tú.
HILDA. -¡Jamás! No tiene un céntimo; no tiene siquiera
con que mantenerse él.
BOLETA. -Entonces, ¿a qué te ocupas tanto en él?
HILDA. -Sólo por la enfermedad que padece.
BOLETA. -Pues maldito si se conoce que te inspira
compasión.
HILDA. -No lo compadezco; pero me parece una
persona interesante.
BOLETA. -¡Cómo!
HILDA. -Sin duda; es cosa muy curiosa oírle asegurar
que no está grave y que va a marcharse al extranjero
para hacerse un gran artista. Todo eso lo
cree, y goza con sus ilusiones. ¡Pues no, señor, no
hay tal! Nada de eso ha de realizarse, sino que morirá
antes, y me parece a mí que el caso no deja de tener
gracia.
BOLETA. -¿Gracia?
HILDA. -Eso creo, si no te opones.
BOLETA. -¡Ah, ya! Vamos, Hilda, demuestras ser
una niña muy mala.... de la peor índole.
HILDA. -¡Mejor! ¡Lo que yo quiero es ser mala por
provocar a la gente! (Mirando a la derecha). ¡Ya vienen!
Parece que a Arnholm no le agrada subir. (Volviéndose).
A propósito: adivina qué he observado en
Arnholm mientras comíamos.
BOLETA. -Tú dirás.
HILDA. -Que empieza a quedarse calvo por arriba.
BOLETA. -¡ Quia, mujer! Seguramente, te engañas.
HILDA. -No, hija, no; y también tiene pata de gallo.
¡Por Dios, Boleta! ¿Cómo pudiste enamorarte de
aquel modo, cuando te daba lecciones?
BOLETA. (Sonriendo).-¡ Cualquiera lo sabe! Lo único
que recuerdo es que yo lloraba a lágrima viva porque
Boleta no le parecía un nombre bonito.
HILDA. -¡Soberbio! (Volviendo a mirar a la derecha).
Observa cómo habla con él la dama del mar, en vez
de ir con papá.. No me sorprendería que esos dos se
miraran con ojos tiernos.
BOLETA. -¡Cierra la boca! ¡Qué vergüenza! ¿Cómo
puedes decir eso, ahora que estamos todos en buena
armonía?
HILDA.- ¡En buena armonía! Todavía sigues siendo
cándida, hijita. No; jamás estaremos en buenas relaciones
con esa... señora; porque, ni nos traga, ni la
tragamos nosotras. ¡Dios sabe por qué la trajo aquí
papá! A mí no me sorprendería que el día menos
pensado se volviera loca..
BOLETA. -¿Loca? ¿Por qué?
HILDA. -No tendría nada de extraño. Loca fue su
madre o, por lo menos, loca murió.
BOLETA. -¡Por Dios! ¿Quién te mete en eso?
Y, aunque fuera verdad, no lo digas. Procura mostrarte
amable, por consideración a papá. ¿Oyes, Hilda?


ESCENA V

Dichas, WANGEL, ELLIDA,
ARNHOLM y LYNGSTRAND, por
la derecha.

ELLIDA. (Señalando con el dedo hacia el foro). -Por allí
es por donde está, ¿verdad?
ARNHOLM. -Sí; en esa dirección.
ELLIDA. -¡El mar! ¡El mar! Sí por allí es!
BOLETA. (A Arnholm). -¿No es verdad que éste es
un sitio muy bonito?
ARNHOLM. -¡Encantador! ¡Una vista preciosa!
WANGEL. -¿No había usted venido aquí nunca?
ARNHOLM. -Nunca. Creo que, en mi tiempo, apenas
podía subirse hasta aquí. No había siquiera una
vereda.
WANGEL. -Efectivamente: todo esto se arregló el
año pasado.
BOLETA. -Pues todavía es más hermosa la vista
desde Lodskollen, aquella cumbre que se divisa allá.
WANGEL. -¿Quieres ir allí, Ellida?
ELLIDA. (Sentándose sobre un pedrusco, a la derecha).
-No, gracias; pero vayan ustedes, les esperaré aquí.
WANGEL. -Entonces me quedo contigo. Las niñas
pueden servir de guía al señor Arnholm.
BOLETA. (A Arnholm). -¿Quiere usted venir con
nosotras?
ARNHOLM. -Con mucho gusto. ¿Hay sendero
hasta arriba?
BOLETA. -Sí, señor, y es muy bueno.
HILDA. -Bastante ancho para que puedan ir del
brazo dos personas.
ARNHOLM. (Bromeando). -¿Está usted bien segura,
Hildita? (A Boleta). ¿Quiere usted que veamos si su
hermana dice la verdad?
BOLETA. (Reprimiendo una sonrisa).-Si usted quiere,
vamos. (Vanse del brazo por la izquierda).
HILDA. (A Lyngstrand). -¿Vamos también nosotros?
LYNGSTRAND. -¿Del brazo?
HILDA. -¿Por qué no? A mí me agrada.
LYNGSTRAND. (Le ofrece el brazo sonriendo). -¡La
verdad es que tiene gracia!
HILDA. -¿ Gracia?
LYNGSTRAND. -Sí; parecemos dos novios.
HILDA. -Según parece, usted no se ha paseado
nunca del brazo con una mujer, señor Lyngstrand.


(Vanse por la izquierda).

ESCENA VI

WANGEL y ELLIDA

WANGEL. (Que ha permanecido junto al mástil). -Ya
estamos solos, querida Ellida.
ELLIDA. -Sí. Ven aquí, y sientate a mi lado.
WANGEL. -Todo está en paz y en calma. Hablemos
un poco.
ELLIDA. -¿ De qué?
WANGEL. -De ti, Ellida; de nosotros y de nuestra
vida. Esto no puede continuar así.
ELLIDA. -Pues, ¿qué más deseas?
WANGEL. -Completa intimidad, mujer, vida en
común, como en otro tiempo.
ELLIDA. -¡Ah! ¡Si se pudiera! ¡Pero es imposible!
WANGEL. -Creo comprenderte. De vez en cuando
has dejado escapar alguna palabra, algunas observaciones
que me inducen a suponer...
ELLIDA. (Bruscamente). -¡Tú no comprendes nada!
¡Di que no comprendes nada!
WANGEL. -Por lo contrario, digo que sí. Ellida, tú
eres un alma fiel y leal.
ELLIDA. -Sí que lo soy.
WANGEL. -Para que disfrutes de paz y de ventura,
es necesario que tengas franqueza y sinceridad.
ELLIDA. (Mirándole atentamente). - Bien, ¿Y... ?
WANGEL. –Tú no has nacido para la segunda esposa
de un hombre.
ELLIDA. -¿Qué te lo hace suponer?
WANGEL. -Lo he presentido más de una vez, pero
hoy tengo ya seguridad. ¡Esta fiesta preparada por
las niñas en recuerdo de su madre.... ! Tú veías en mí
una especie de cómplice, y no ibas descaminada,
porque los recuerdos de un hombre, los míos al menos,
no se borran tan fácilmente, y yo no puedo olvidar...
ELLIDA. -Lo sé, y lo comprendo.
WANGEL. -Sin embargo, te engañas. A ti te parece
que la, otra, que la madre de mis hijas, vive todavía,
que sigue viviendo entre nosotros, invisible. Crees
que mi corazón está repartido entre ella y tú. Ese
pensamiento es el que te subleva, el que te parece
una inmoralidad en nuestra vida, y, por eso, no puedes,
no quieres vivir en intimidad conmigo, te niegas
ya a ser mi esposa.
ELLIDA. (Levantándose). -¿Y has visto y comprendido
todo eso, Wangel?
WANGEL. -Sí; lo veo claro, completamente claro,
leyendo en tu alma.
ELLIDA. -¡Ah! ¡No lo creas!
WANGEL. (Levantándose). -Ya, sé, ya sé, que hay algo
más.
ELLIDA. (Asustada). -¿Sabes que hay algo más?
WANGEL. -Sí; sé que no puedes aclimatarte aquí.
Nuestras montañas te oprimen, pareciendo gravitar
sobre tus pensamientos. No hay bastante luz aquí
para ti, no hay bastante cielo libre, no hay bastante
horizonte, ni bastante fuerza y flexibilidad en el aire.
ELLIDA. -Es verdad. Constantemente, en invierno
lo mismo que en verano, experimento sobre mí la
atracción del mar.
WANGEL. - Lo sé, Ellida (poniendo la mano sobre la
cabeza de Ellida), y por eso la pobre niña enferma debe
volver a su casa.
ELLIDA. -¿Qué dices?
WANGEL. -Digo que vamos a marcharnos.
ELLIDA. -¡A marcharnos!
WANGEL. -Sí, a orillas del mar libre, a un sitio que
sea de tu agrado.
ELLIDA. -No podemos pensar en tal cosa, porque
tú no serías dichoso fuera de aquí.
WANGEL. -Ya nos arreglaremos como podamos.
Además, ¿crees que aquí puedo ser dichoso sin ti?
ELLIDA. -Pero, puesto que aquí estoy, aquí me
quedo. -¡ Soy tuya!
WANGEL. -¿Lo eres de veras, Ellida?
ELLIDA. -¡Ah! No hablemos de eso. Tú tienes aquí
todo cuanto te hace alentar, todo lo que constituye
tu vida.
WANGEL. -Repito que nos arreglaremos como podamos.
Vamos a marchar. Iremos a cualquier sitio,
allá abajo. Estoy completamente decidido, querida
Ellida.
ELLIDA. -¿Qué saldremos ganando con eso?
WANGEL. -Tu salud y tu tranquilidad.
ELLIDA. -¿Quién sabe? ¿Y tú? Porque hay que
pensar en ti. ¿Qué ganarás?
WANGEL. -¡Volveré a ganarte a ti!
ELLIDA. -No. Es imposible. No, no, Wangel, no
podrías. ¡Eso es precisamente lo horrible, lo que me
desespera!
WANGEL. -Hay que intentarlo. Si aquí te consumes
con semejantes ideas, el único medio de desecharlas
es huir lo antes posible. Es preciso y lo quiero,
¿oyes?
ELLIDA. -¡No, no! ¡Oh, Dios mío! Prefiero confesártelo
todo.
WANGEL. -Habla.
ELLIDA. -Tú no debes ser desgraciado por mi culpa,
sobre todo, cuando no ha de servirte de nada.
WANGEL. –Me has prometido decírmelo todo, absolutamente
todo.
ELLIDA. -¡ Sea! Te lo diré todo, como lo pienso.
Ven aquí, y siéntate a mi lado. (Se sientan en la piedra).
WANGEL. -¡Vamos, Ellida, valor!
ELLIDA. -El día en que fuiste a preguntarme si podía
y quería ser tu esposa, me hablaste franca, lealmente,
de tu primer matrimonio; me confesaste toda
la felicidad que te había proporcionado..
WANGEL. -Decía la verdad.
ELLIDA. -Sí, sí, amigo mío, no lo dudo; pero dejemos
eso. Hoy quiero recordarte que también fui
franca contigo, confesándote que había amado a
otro, y que ese otro había sido casi mi prometido.
WANGEL. -¿ Casi?
ELLIDA. -Sí. ¡Pero duró tan poco tiempo aquello!
El se marchó, y, después, terminaron nuestras relaciones.
Era toda la verdad.
WANGEL. -Pero, Ellida, ¿a, qué hablar de ese pasado?
Realmente, yo no tenía ningún derecho para
interrogarte, y jamás te pregunté el nombre de ese
hombre.
ELLIDA. -Cierto. Siempre me has tratado con gran
delicadeza.
WANGEL. (Sonriendo). -¡Oh! No era muy difícil adivinar...
ELLIDA. -¿Adivinar el nombre?
WANGEL.- ¡Claro! En Skjoldviken y en los alrededores,
no hay tantas personas, o, mejor dicho, no
había más que uno que pudiera...
ELLIDA. -¿Supones, por ventura, que era Arnholm?
WANGEL. -¿No es él?
ELLIDA. -No.
WANGEL. -Pues, entonces, no se me ocurre...
ELLIDA. -¿Recuerdas que una vez, hacia fines de
otoño, llegó un gran buque americano que hizo escala
en Skjoldviken para reparar una avería?
WANGEL. -Sí; recuerdo perfectamente que, a bordo
de ese buque, se encontró una mañana al capitán
asesinado en su camarote. Me llamaron para hacer la
autopsia del cadáver.
ELLIDA. -En efecto, supuse que habías ido.
WANGEL. -Se sospechaba que el asesino era el segundo
piloto.
ELLIDA. -Nadie podrá asegurarlo, puesto que no
hay ninguna prueba.
WANGEL. -Sin embargo, no había duda posible.
¿Por qué se habría ahogado el piloto, como lo hizo,
si no hubiera sido culpable?
ELLIDA. -No se había ahogado. Se fue a bordo de
un ballenero.
WANGEL. (Con asombro). -¿ Cómo lo sabes?
ELLIDA. (Dominándose). -Lo sé, Wangel, porque ese
piloto era... mi prometido.
WANGEL. (Con asombro). -¿Qué estás diciendo? ¿Es
posible?
ELLIDA. -Sí: era mi prometido.
WANGEL. -¡Pero, por Dios, Ellida! ¡Era una locura
casarte con un hombre a quien nadie conocía! ¿Cómo
se llamaba?
ELLIDA. –En aquella época se llamaba Freman; pero,
luego, cambió de nombre, y firmó con el de Alfredo
Johnston.
WANGEL. -¿Y de dónde venía?
ELLIDA. -De Finlandia, según dijo. Parece que había
nacido allá, donde, había emigrado en compañía
de su padre.
WANGEL. -¿Era finlandés?
ELLIDA. -Así lo aseguraban, por lo menos.
WANGEL. -¿No tienes más noticias de él?
ELLIDA. -No sé más sino que entró, siendo muy
joven, de grumete en un navío y que había viajado
mucho.
WANGEL. -¿Y no sabes nada más?
ELLIDA. -No. Nunca hablábamos de eso.
WANGEL. -Pues, ¿de qué hablabais?
ELLIDA. -Del mar.
WANGEL. -¡Ah! ¡Del mar!...
ELLIDA. -Hablábamos de las tempestades y de los
tiempos de bonanza, de las noches lóbregas y de los
días de sol; pero, especialmente, de las ballenas y las
focas que se arrastran por los escollos a los rayos del
sol, de las gaviotas y de todas las demás aves marinas.
Entonces me parecía que todos esos seres debían
ser de la misma raza, que él.
WANGEL. -¿Y tú?
ELLIDA. -¡Yo! Concluí por creer que pertenecía
también al Océano.
WANGEL. -Comprendo. ¿Y entonces fue cuando
te comprometiste con aquel hombre?
ELLIDA. -¡ Sí! Me decía: «Ha de ser.»
WANGEL. -¿Ha de ser? ¿De modo que tú no tenías
voluntad?
ELLIDA. –Jamás la tuve cuando él estaba a mi lado;
pero, al quedarme sola, no podía explicarme aquella
fascinación.
WANGEL. -¿ Le veías muy a menudo?
ELLIDA. -Muy a menudo, no. Lo conocí un día que
fue a ver el faro. Después nos encontramos algunas
veces; pero, al ocurrir el asesinato del capitán, tuvo
que marcharse.
WANGEL. -¿Cómo ocurrió eso?
ELLIDA. -Una mañana, apenas había amanecido
aún, recibí una carta suya en la que me rogaba que
fuese a verlo a Brathammeren, ya sabes: el cabo que
está entre el faro y Skjoldviken.
WANGEL. -Sí, sí; lo conozco bien.
ELLIDA. -Añadiendo que fuera inmediatamente,
porque necesitaba hablarme.
WANGEL. -¿ Y fuiste?
ELLIDA.- Si, fui y me contó que había dado muerte
al capitán durante la noche.
WANGEL. -¡Eh! ¿Te hizo esa confesión?
ELLIDA. -Sí, pero añadiendo que aquel acto era
justo y natural.
WANGEL. -¿ Justo y natural? Pues, ¿por qué lo
mató?
ELLIDA. -Me dijo que no era cosa que pudiera
contarme a mí.
WANGEL. -¿Y tú diste crédito a sus palabras?
ELLIDA. -Sí. No traté de averiguar nada. Por fin,
llegó el momento de marcharse; pero, antes... ¡No!
tú no puedes figurarte lo que hizo.
WANGEL. -¿Qué hizo?
ELLIDA. -Sacó del bolsillo un anillo, y se quitó del
dedo una sortija que llevaba; luego me sacó a mí del
dedo una sortijita que tenía; y las dos, la suya y la
mía, las metió en el anillo, diciendo que entonces
debíamos casarnos con el mar.
WANGEL. -¿Casaros?
ELLIDA. -Sí: fueron sus propias palabras, y arrojó
al mar el anillo con las dos sortijas.
WANGEL. -¿Y tú, Ellida, lo permitiste?
ELLIDA. -Sí. En aquel momento no tenía voluntad
propia. ¡Gracias a Dios, se marchó!
WANGEL. -¿ Y después que se marchó?
ELLIDA. -Recobré en seguida el juicio y comprendí
que aquello era una locura.
WANGEL. -¿Volviste a tener noticias de él?
ELLIDA. -Sí. Primero recibí algunas líneas de Arcángel,
en las que sólo me decía que iba a marcharse
a América, y me daba su dirección para que le contestara.
WANGEL. -¿Respondiste?
ELLIDA. -En seguida. Le dije, naturalmente: que
todo había concluido entre -nosotros, que no debía
volver a pensar en mí, y que yo deseaba olvidarlo.
WANGEL. -¿Y él continuó, escribiéndote?
ELLIDA. -Sí.
WANGEL. -¿Contestó a tu carta?
ELLIDA. -No. Me, decía, simplemente que era necesario
esperar, que me avisaría en cuanto pudiera
recibirme, y que entonces tendría que ir a casarme
con él sin dilación.
WANGEL. -¿De manera que no renunciaba a ti?
ELLIDA. -No. Yo volví a escribirle, poco más o
menos, en los mismos términos que en la carta anterior,
más severamente quizá.
WANGEL. -¿ Se desanimó al fin?
ELLIDA. -¡Ni poco ni mucho! Respondió tranquilamente,
como siempre, sin hacer la menor alusión
a nuestra ruptura, y comprendí que era inútil
insistir. Entonces dejé de escribirle.
WANGEL. -¿Y no has vuelto a tener noticias suyas?
ELLIDA. -¡ Sí! ¡Me escribió otras tres veces! Primero,
una carta fechada en California; luego, otra desde
China, y la última desde Australia. En la última decía
que estaba a punto de ir a trabajar en las minas de
oro. Desde entonces ignoro qué ha sido de él.
WANGEL. -Ese hombre ha ejercido sobre ti una
influencia extraña, Ellida.
ELLIDA. - Efectivamente, ¡ es un hombre terrible!
WANGEL. -Ahora es preciso no volver a pensar en
él. ¿Me lo prometes, Ellida? Vamos a ensayar otro
tratamiento para ti, un aire más puro que el que respiramos
en los lagos. ¿Qué te parece el aire salino y
fortificante del mar?
ELLIDA. -¡Oh! No me hables de eso, no pienses en
ello siquiera, te lo suplico. No hay medio de curarme.
Ni el mar podría librarme de mi mal.
WANGEL. -¿De qué mal? ¿Qué quieres decir?
ELLIDA. -Del terror, de la influencia espantosa...
WANGEL. -De eso te libraste hace mucho; cuando
pusiste término a las relaciones que sostenías con él.
Ahora todo ha concluido.
ELLIDA. (Levantándose bruscamente). -Te equivocas :
ésta es precisamente la desgracia; no haber concluí-
do.
WANGEL. -¿Qué dices?
ELLIDA. -¡No, Wangel, no ha concluido, y temo
que no concluya nunca... nunca... nunca en esta vida!
WANGEL (Con voz ahogada).-¿ Quieres decir que no
has podido arrancar a ese hombre de tu corazón?
ELLIDA. -Creía haberlo olvidado; y se me ha reaparecido
de repente.
WANGEL. -¿ Cuándo?
ELLIDA. -Hace tres años, o poco más; cuando yo
estaba encinta.
WANGEL. -¡Ah! ¿Cuándo estabas...? ¡Oh!, Ellida,
ahora comprendo muchas cosas!
ELLIDA. -Te engañas. El sentimiento que se ha
apoderado de mí no puedes comprenderlo, porque
yo misma no podré definirlo jamás.
WANGEL. -¡Y decir que durante tres años has
amado a otro hombre... a otro... a un extraño!
ELLIDA. -¡No! No amo a nadie más que a ti.
WANGEL. -Entonces, ¿por qué, durante todo este
tiempo, no has querido vivir conmigo, ser realmente
mi esposa?
ELLIDA. -El horrible sentimiento que me ha inspirado
ese hombre me lo ha impedido.
WANGEL. -¿Qué quieres decir?
ELLIDA. -Sí: ¡ es una fascinación! ¡ una dolencia!
¡Una alteración tan extraña, tan violenta, que creo
que su única causa es el mar... porque has de saber,
Wangel...!



ESCENA VII

Dichos y los jóvenes de la ciudad que
hacen una pasada de izquierda a derecha
saludando. Después,
ARNHOLM, BOLETA, HILDA y
LYNGSTRAND.

BOLETA. (Al pasar). -¿Siguen ustedes paseando por
aquí?
ELLIDA.- ¡Está todo tan hermoso y tan fresco en
las alturas... !
ARNHOLM. -Nosotros vamos a bailar.
WANGEL.- Muy bien. Pronto nos reuniremos con
ustedes.
ARNHOLM. -Entonces, hasta luego.
ELLIDA. -Haga el favor, señor Lyngstrand.
Quédese un instante con nosotros. (Lyngstrand se detiene.
Los demás vanse por la derecha).

ESCENA VIII

WANGEL, ELLIDA, LYNGSTRAND

ELLIDA. (A Lyngstrand).-¿Va usted a bailar también?
LYNGSTRAND. -No, señora; no me atrevo.
ELLIDA. -Conviene que guarde usted precauciones,
porque no está completamente restablecido, ¿verdad?
LYNGSTRAND. -No, señora; todavía no lo estoy
completamente.
ELLIDA. (Con perplejidad). -¿ Cuánto tiempo hace
que realizó usted ese viaje?
LYNGSTRAND. -¿El viaje después del cual caí enfermo?
ELLlDA. -Sí el viaje de que hablaba usted esta mañana.
LYNGSTRAND. -Fue... espere usted. Sí, hace poco
más de tres años.
ELLIDA. -¿ Tres años?
LYNGSTRAND. -Sí, señora. Salimos de América
en febrero, y naufragamos en marzo. Era precisamente
la época, de las tempestades equinocciales.
ELLIDA. (Mirando a Wangel). -Y entonces fue cuando...
WANGEL. -Pero, querida Ellida...
ELLIDA. -Vaya, no quiero detenerlo, señor Lyngstrand;
pero no baile.
LYNGSTRAND. -No, no haré más que mirar. (Mutis
por la derecha).


ESCENA IX

WANGEL y ELLIDA

WANGEL. -Ellida, ¿por qué le has preguntado
acerca de ese viaje?
ELLIDA. -Es que estoy segura de que Johnston estaba
a bordo.
WANGEL. -¿Por qué lo supones?
ELLIDA. -Encontrándose a bordo, supo que me
había casado y al mismo tiempo me atacó esa especie
de mal...
WANGEL. -¿El mal de que hablabas hace un momento?
ELLIDA. -Sí. De repente se me aparece el extranjero
y lo veo vivo. No me mira nunca; pero está
presente.
WANGEL. -¿ Cómo lo ves?
ELLIDA. -Como lo vi la última vez.
WANGEL. -¿Hace diez años?
ELLIDA. -Sí: en Brathammeren. Distingo muy bien,
sobre todo el alfiler de la corbata con una perla azulada
grande. Esa perla se asemeja al ojo de un pez
muerto, y parece mirarme fijamente.
WANGEL. -¡Dios mío! Estás más enferma de lo
que creía, Ellida. Más enferma de lo que tú te figuras.
ELLIDA. -Sí, sí. Ayúdame, si puedes, porque esta
dolencia, me oprime cada vez más.
WANGEL. -¡Y has pasado aquí tres años largos en
tal situación, y has soportado tales sufrimientos sin
decirme nada!
ELLIDA. -No he podido. No he podido hasta hoy,
que tú has hecho necesario esta confidencia. ¡ Si hubiese
tenido que decirte todo esto, me habría visto
obligada a confesarte esa cosa inexpresable, indecible!...
WANGEL. -¿ Inexpresable?
ELLIDA. -No, no no. No me preguntes nada. Sólo
puedo decirte una palabra más. Wangel, ¿cómo te
explicas aquellos ojos enigmáticos del niño?
WANGEL. -Te aseguro, Ellida, que, eso sólo era
una ilusión tuya. Los ojos del niño eran absolutamente
como los de todos los demás niños.
ELLIDA. -No, no, no es verdad. ¡Cómo no lo advertiste!
Los ojos del niño variaban de color al mismo
tiempo que el mar, según había
calma o tempestad.. ¡Ah! si tú no te dabas cuenta, yo
lo veía bien.
WANGEL. (Cediendo). -¡Bien! ¡Corriente! Pero, de
todos modos, ¿qué tenemos con eso?
ELLIDA. (E n voz baja y acercándose). –He visto
alguna vez ojos semejantes.
WANGEL. -¿Cuándo? ¿Dónde?
ELLIDA. -En Brathammeren, hace diez años.
WANGEL. (Dando un paso atrás).-¿Qué quieres decir?
ELLIDA. (En voz baja y temblorosa) . -El niño tenía
los ojos del extranjero.
WANGEL. (Profiriendo un grito involuntario). -¡ Ellida!
ELLIDA. (Desesperada, juntando las manos por encima de
la cabeza). -¡Tú debes comprender ahora por qué no
querré nunca, por qué no podré nunca vivir contigo
como verdadera esposa! (Vase corriendo por la derecha).
WANGEL. (Corriendo tras ella) .-¡ Ellida, Ellida, desgraciada
Ellida, Ellida mía!

TELÓN


ACTO TERCERO

La escena representa un apartado rincón
del jardín del doctor Wangel, lugar
húmedo y pantanoso, con árboles
viejos. A la derecha, la orilla de un
estanque. Un pequeño seto separa el
jardín del sendero. En el horizonte,
vense un lago y montañas. Declina el
día.

ESCENA PRIMERA

BOLETA, HILDA, LYNGSTRAND.
La primera cose sentada en un banco
de piedra a la izquierda. Sobre el banco,
libros y una bolsa de labor. Hilda y
Lynsgtrand, con avíos de pesca, apa
recen costeando el estanque.

HILDA. (Haciendo una seña a Lyngstrand). ¡No se
mueva usted! Allí hay uno grande...
LYNGSTRAND. (Mirando) .-¿ Dónde?
HILDA. (Señalando con el dedo). -¿No lo ve usted?
¡Allí! ¡Y allí también! ¡Diablo! ¡Otro! (Mirando hacia
los árboles). ¡Vaya! Ahí viene alguien a espantarlos y a
estorbar.
BOLETA. (Alzando la cabeza).-¿Quién viene?
HILDA. -Tu maestro.
BOLETA. -¿Mi maestro?
HILDA. -Sí, por Dios. Mío no lo ha sido nunca.


ESCENA II

Dichos, ARNHOLM por la derecha.

ARNHOLM. - Qué, ¿hay ahora pesca en el estanque?
HILDA. -Sí, señor, allí se pasean algunos corasios
viejos.
ARNHOLM. -¿Viven todavía los corasios viejos?
HILDA. -Tienen duro el pellejo, pero ahora vamos
a ajustarles las cuentas.
ARNHOLM. -Sería mejor que pescaran ustedes en
el lago.
LYNGSTRAND. -No, el estanque tiene más misterios.
HILDA. -Ciertamente, es más interesante. ¿ Se ha
bañado usted?
ARNHOLM. –De bañarme vengo ahora.
HILDA. -Supongo que no habrá salido usted de la
caseta.
ARNHOLM. -¡Claro! Como que no soy buen nadador.
HILDA. -¿Sabe usted nadar de espaldas?
ARNHOLM. -No, señorita.
HILDA. -Yo sí. (A Lyngstrand). -Vamos a pescar al
otro lado. (Vanse costeando el estanque por la derecha).


ESCENA III

ARNHOLM y BOLETA

ARNHOLM. (Acercándose a Boleta). -Usted está siempre
sola, Boleta!
BOLETA. -Sí, generalmente,
ARNHOLM. -¿No está su madre de usted aquí, en
el jardín?
BOLETA. -No; debe haber ido a paseo con papá.
ARNHOLM. -¿Cómo se encuentra esta tarde?
BOLETA. -Lo ignoro. Se me olvidó preguntárselo.
ARNHOLM. -¿Qué libros son esos que tiene usted
ahí?
BOLETA. -Son tratados de botánica y de geología.
ARNHOLM. -¿Es usted aficionada a esas ciencias ?
BOLETA. -Sí; pero sólo las estudio cuando me sobra
tiempo, porque antes tengo que ocuparme en la
casa.
ARNHOLM. -Pero su madre, de usted, su madre
política, ¿no la ayuda?
BOLETA. -No. Lo hago yo todo. Tomé la dirección
de la casa cuando papá estaba solo, y después he seguido...
ARNHOLM. -Pero, ¿continúa usted con la misma
afición a la lectura?
BOLETA. -Sí; leo siempre que puedo procurar
me libros útiles. Conviene conocer algo del
mundo, y aquí vivimos extraños a todo, o poco
menos.
ARNHOLM. -No tanto, amiga Boleta.
BOLETA. -¿ Cómo que no? Me parece que vivimos
lo mismo que los corasios del estanque. Tienen a
dos pasos el lago, donde hay millares de peces de
mar, verdaderos peces salvajes, y los pobres peces
domésticos viven ignorantes de todo en agua, dulce,
y jamás disfrutarán de libertad.
ARNHOLM. -Creo que harían mal en cambiar de
género de vida.
BOLETA. -¿Quién sabe? Quizá no les produjera
ninguna impresión.
ARNHOLM. -Además, usted no puede decir que
aquí se vive en completo aislamiento; por lo menos,
durante el verano. Desde hace algunos días, esto es
una especie de punto de cita, un centro de atracción,
de vida de sociedad, un continuo ir y venir de gente
de paso.
BOLETA. (Sonriendo). - Como usted no está aquí
más que de paso, se permite burlarse de nosotros.
ARNHOLM. -¿ Burlarme? ¿Cómo puede creer... ?
BOLETA. -Sí: todas esas frases de punto de cita,
centro de atracción, constante ir y venir, se las ha
oído usted a los vecinos de la ciudad. Es su manía.
ARNHOLM. -Cierto.
BOLETA. -Pero, en realidad, es un error profundo.
¿Quiere usted decirme de qué puede servirnos a no
sotros, que vivimos siempre aquí que todos esos forasteros
pasen por nuestra tierra para admirar el sol
de media noche? ¿Qué vamos ganando nosotros?
Nosotros no hemos de ver maravillas, tenemos que
vivir aquí siempre, en nuestro estanque de corasios.
ARNHOLM. (Sentándose a su lado ) .-Dígame amiga
Boleta, ¿tiene usted quizá algún anhelo, algún deseo,
en este retiro?
BOLETA. -Es muy probable.
ARNHOLM. -¿Qué desea usted?
BOLETA. -Ante todo salir de aquí.
ARNHOLM. -¿Ante todo?
BOLETA. -En segundo lugar, instruirme, profundizar
todas las cosas...
ARNHOLM. -Cuando yo era profesor de usted, su
padre decía muchas veces que le permitiría estudiar
cuanto le agradara.
BOLETA. -¡Ah, sí! ¡pobre papá! El habla mucho,
pero le falta energía para obrar.
ARNHOLM. –Desgraciadamente tiene usted razón.
Carece de energía. Pero, ¿no le ha expuesto usted
nunca su deseo?
BOLETA. -No, nunca.
ARNHOLM. -Pues debe usted hacerlo antes de que
sea demasiado tarde. ¿Por qué no lo hace usted,
Boleta?
BOLETA. -Quizá porque carezco también de energía..
Debe ser un defecto de familia.
ARNHOLM. -¿Lo cree usted así?
BOLETA. -Por desgracia, sí. Además, papá apenas
tiene tiempo de pensar en mí y en mi porvenir. Ni
tiempo ni ganas. Evita esas cuestiones cuanto puede.
Ellida le absorbe por completo.
ARNHOLM. -¿Quién? ¿Cómo?
BOLETA. -Quiero decir que él y mi madrastra...
(Deteniéndose). Demasiado comprende usted que papá
y mamá tienen que preocuparse de ellos, de lo que
les interesa a los dos.
ARNHOLM. -Entonces, haría usted bien en marcharse.
BOLETA. -Sí; pero es que, a pesar de todo, me parece
que no tengo derecho a abandonar a papá.
ARNHOLM. –Amiga mía, antes o después tendrá
usted que abandonarlo, y, por consiguiente, cuanto
antes mejor.
BOLETA. -No habrá más remedio, porque, yo
también necesito, pensar en mí, tengo que crearme
una posición. Si muriera papá, ¿quién me acogería?
¡Pobre papá! La sola idea de separarme de él me espanta.
ARNHOLM. -¿ La espanta?
BOLETA. -Sí, por él.
ARNHOLM. -Pero encontrándose aquí su madrastra
que se quedará a su lado...
BOLETA. -Me espanta, de todos modos. Mi madrastra
no tiene el tacto y la delicadeza que mamá.
Hay tantas cosas que no ve, o que no quiere ver, o
en que no le gusta ocuparse. ¡No sé por qué!
ARNHOLM. -Ya supongo a qué se refiere.
BOLETA. -¡Pobre papá! Tiene debilidades, quizá
usted lo habrá advertido; y, además, tiene mucho
tiempo desocupado, y ella no le ayuda, no sabe sostenerle
en las horas de ocio. Algo de eso es culpa de
él también.
ARNHOLM. -¿Cómo?
BOLETA. -Quiere ver siempre en torno suyo caras
risueñas. Es menester que esté despejado, que brille
el sol, que haya alegría en la casa, como él dice. Por
eso tiemblo tanto cada vez que ensaya un nuevo remedio
para curarla... ¡no lo conseguirá!
ARNHOLM. -¿No? ¿Lo cree usted así?
BOLETA. - Si: no puedo abandonar esa idea, que a
veces me asedia de un modo extraño. (Con cólera). ¿
No es una injusticia tener que permanecer siempre
en esta casa? Yo de nada sirvo a papá, y, por otra
parte, tengo para conmigo deberes que no puedo
cumplir.
ARNHOLM. -Vamos a ver, mi querida Boleta, hablemos
en serio. ¿Quiere usted?
BOLETA. -¿Qué sacaríamos? No hay quien me
quite de la cabeza que he nacido para pasar aquí toda
la vida, en el estanque de los corasios.
ARNHOLM. -No hay tal cosa, porque eso sólo depende
de usted.
BOLETA. (Vivamente) .-¿Lo cree así?
ARNHOLM. -Sí: ¡ de usted sola!
BOLETA. -¡Dios mío, si fuera cierto! ¿Quizá usted
piensa decidir a papá?
ARNHOLM. -Así es; pero, ante todo, querida Boleta,
tengo que hablar a usted con toda sinceridad,
con toda franqueza. (Mirando a la izquierda). ¡ Chit !
No deje usted traslucir nada. Volveremos a hablar de
esto más tarde.

ESCENA IV

Dichos, y ELLIDA por la izquierda.
Lleva un chal sobre la cabeza y sobre
los hombros.

ELLIDA. (Con agitación nerviosa) .-¡Qué buen tiempo
hace aquí! ¡Es delicioso!
ARNHOLM. (Levantándose) . -¿Viene usted de pasear?
ELLIDA. -Sí: he hecho una excursión a pie con
Wangel, y ahora vamos a dar un paseo en bote.
BOLETA. -¿No quieres sentarte?
ELLIDA. -No. ¡Gracias!
BOLETA. -Hay sitio.
ELLIDA. (Paseándose).-No, no, no quiero sentarme,
no quiero sentarme.
AR.NHOLM. -Ese paseo debe haberle sentado a
usted muy bien, porque tiene el rostro muy animado.
ELLIDA. -Sí; estoy muy bien, muy contenta y muy
animada. (Mirando a la izquierda). ¿ Qué es aquello?
¿Un vapor grande que llega?
BOLETA. (Levantándose y mirando). - Debe ser inglés.
ARNHOLM. -Se detiene en la boya. ¿Siempre hace
alto ahí?
BOLETA. -Sí, pero, sólo durante media hora. Después
remonta el lago.
ELLIDA. -¡Y mañana saldrá al mar libre! ¡El mar
libre! ¡Ah, si pudiera bogar por él, vivir en él siempre
hasta formar parte suya!
AR.NHOLM. -¿No ha viajado usted nunca por mar
ELLIDA. – Nunca sólo he hecho pequeñas excursiones
por los lagos.
BOLETA. (Suspirando).-Tenemos que contentarnos
con la tierra firme.
ARNHOLM. -Después de todo, es nuestro elemento.
ELLIDA. -No lo creo así.
ARNHOLM. -¿No pertenecemos a la tierra firme ?
ELLIDA. -No. Creo que, si desde que nacimos nos
hubiésemos acostumbrado a vivir en el mar, quizá
seríamos más buenos y más dichosos de lo que somos.
ARNHOLM. -¿Lo cree usted así?
ELLIDA. -Indudablemente, y quisiera hacer la
prueba. Con frecuencia, se lo he dicho a Wangel.
ARNHOLM. -Y él, ¿qué opina?
ELLIDA. –Que podría tener razón.
ARNHOLM. (En broma). -El caso es que el mal no
tiene remedio. Si hemos errado el camino haciéndonos
animales terrestres en vez de animales marinos,
es demasiado tarde para corregir el error.
ELLIDA. -Dice usted una triste verdad y ahí está la
pena secreta que sufrimos. No lo dude, no; a eso se
debe la melancolía de la humanidad.
ARNHOLM. -Señora, no he advertido esa tristeza.
Por lo contrario, creo que a la mayoría de los hombres
les parece la vida muy alegre y muy grata, y viven
en la mayor placidez, sin penas ni cuidados.
ELLIDA. -¡Error! Esa alegría es como la que experimentamos
en las largas y serenas noches de estío,
sobre las que pesa siempre la amenaza de la lobreguez.
Esa amenaza es la que nubla la alegría de la
humanidad, como la nube que pasa proyectando
sombra sobre el lago... ese lago que, hace un momento,
era tan blanco y azul, y después, de repente...
BOLETA. -Abandona esas tristes ideas. Hace poco
estabas tan alegre y tan animada.
ELLIDA. -Es verdad, ¡ soy una tonta! (Mirando, con
zozobra en torno suyo). ¡ Si viniera siquiera Wangel! Y el
casó es que me lo ha prometido, pero ¡no viene!
Amigo Arnholm, ¿quiere usted hacerme el favor de
ir a buscarle?
ARNHOLM. -Con mucho gusto, señora.
ELLIDA. -Dígale que venga en seguida, porque ya
no le veo.
ARNHOLM.-¿A quién?
ELLIDA. -¡Ah! Usted no -comprende. Cuando no
está a mi lado, a veces no me acuerdo de su cara, y
entonces me parece que lo he perdido completamente,
y es una cosa horrible. ¡Pero vaya usted por
él! (Se pasea por la orilla del estanque).
BOLETA. (A Arnholm). -Iré con usted.. Usted solo
no lo encontraría.
ARNHOLM. -¡Pues no he de encontrarlo!
BOLETA. (A media voz). -No, no; estoy intranquila.
Temo que esté a bordo del vapor.
ARNHOLM. -¿Y eso le asusta a usted?
BLETA. -Sí; suele ir allí con la esperanza de encontrar
amigos, y como hay un restaurant a bordo...
ARNHOLM. -¡Ah, ya.! Comprendo. Entonces, venga
conmigo. (Mutis por la izquierda.


ESCENA V

ELLIDA y UN EXTRAÑO. Ellida
quédase mirando el estanque y mur
murando frases entrecortadas. Por
detrás del seto del jardín aparece en el
sendero un extraño en traje de viaje.
Tiene barba y cabellera espesas, de
color rojo. Lleva gorra escocesa y bolsa
de viaje. Sigue pausadamente el
seto, mirando el jardín.
EL EXTRAÑO. (Al ver a Ellida, se detiene y la contempla
fijamente, diciendo a media voz). -¡Buenas tardes,
Ellida,!
ELLIDA. (Se vuelve exclamando). ¡Ah! ¡Vienes al fin!
EL EXTRAÑO. Sí; al fin he venido.
ELLIDA. (Lo mira atónita e inquieta). -¿Quién es usted?
¿A quien busca,?
EL EXTRAÑO. -Tú dirás.
ELLIDA. (Asombrada). -¿Qué es esto? ¿Quién es
usted? ¿Por qué habla? ¿A quién busca?
EL EXTRAÑO. -A ti.
ELLIDA. (Con espanto). -¡Ah! (Lo mira y retrocede
profiriendo un grito medio ahogado). ¡Los ojos!
¡Los Ojos!
EL EXTRAÑO. -Al fin empiezas a conocerme. ¡Yo
a ti te conocí en seguida, Ellida!
ELLIDA. -¡Oh! ¡Esos ojos! ¡No me mire usted así,
o pido auxilio!
EL EXTRAÑO. -No tengas miedo. No he de hacerte
daño.
ELLIDA.- (Cubriéndose los ojos con la mano). Pero, ¡por
favor!, no me mire usted así.
EL EXTRAÑO. (Poniéndose de codos sobre el seto).
-Acabo de llegar en el vapor inglés.
ELLIDA. (Mirándole con ansiedad). - ¿Qué quiere
usted de mí?
EL EXTRAÑO. -Te había prometido volver tan
pronto como pudiera.
ELLIDA. -¡Márchese usted, márchese usted, y no
vuelva jamás aquí! Ya le escribí que todo había concluido
entre nosotros, todo, todo! ¡Bien lo sabe usted!
EL EXTRAÑO. (Sin alterarse). -Yo quería haber
venido antes por ti; pero me ha sido imposible. En
fin, ahora lo he conseguido, y soy tuyo, Ellida.
ELLIDA. -¿Qué quiere usted de mí? ¿En qué piensa?
¿Por qué ha venido aquí?
EL EXTRAÑO. -¡De modo que no comprendes
que he venido a buscarte!
ELLIDA. (Retrocediendo espantada). -¿A buscarme?
EL EXTRAÑO. -Sí; a buscarte. Es natural.
ELLIDA. -Usted sabe perfectamente, que estoy casada.
EL EXTRAÑO. -Lo sé.
ELLIDA. -¡Lo sabe usted! ¡Y, sin embargo, viene
aquí a... a buscarme!
EL EXTRAÑO. -¡Eso es!
ELLIDA. (Agarrándose la cabeza con las dos manos).
-¡Oh! ¡Esa mirada.! Siempre esa mirada temible, espantosa.
EL EXTRAÑO. -¿Es que acaso no querrías... ?
ELLIDA. (Horrorizada). -No me mire usted de ese
modo!
EL EXTRAÑO. -Te pregunto si no quieres.
ELLIDA. -¡No, no, no, no quiero! ¡ Jamás! ¡Digo
que no quiero, que no puedo ni quiero! (Más bajo). Y
no me atrevo tampoco.
EL EXTRAÑO. (Salta por el seto y entra en el jardín).
-Entonces, Ellida, tengo que decirte una cosa antes
de marcharme.
ELLIDA. (Desea huir, pero se queda paralizada de horror,
apoyada en un árbol junto al estanque). -¡ No me toque
usted! ¡No se acerque! ¡Le repito que no me toque!
EL EXTRAÑO. (Avanza lentamente algunos pasos).
-Ellida, no tienes que tener miedo de mí.
ELLIDA. (Tapándose los ojos con las manos) .No me
mire usted de ese modo.
EL EXTRAÑO. –No tengas miedo, Ellida.


ESCENA VI

Dichos, el doctor WANGEL por la
izquierda.


WANGEL. (Entre los árboles) .-¿Hace mucho que me
esperas?
ELLIDA. (Se precipita hacia él, se aferra a su brazo
y exclama) -¡Ah, Wangel! ¡ Sálvame, sálvame si
puedes!
WANGEL. -¡ Ellida! ¿Qué pasa, Dios mío?
ELLIDA. -¡ Sálvame, Wangel! Pero, ¿no le ves?
¡Está ahí! ¡Ahí!
WANGEL. (Mirando). -¿Ese hombre? (Adelantándose
hacia el extraño). ¿Me permitirá que le pregunte quién
es y por qué ha entrado en mi jardín?
EL EXRTAÑO. (Indicando a Ellida con un movimiento
de cabeza). -Necesito hablarle.
WANGEL. -¡Ya! ¿Conque era usted? (A Ellida). He
oído que había entrado en el patio un forastero preguntando
por ti.
EL EXTRAÑO. -Sí; era, yo. ..
WANGEL. -¿Y qué tiene usted que decir a mí esposa?
(Volviéndose): ¿Lo conoces, Ellida?
ELLIDA. (En voz baja retorciéndose las manos). -¡ Sí...
es cierto... lo conozco!
WANGEL. (Precipitadamente). - ¡Bien ! ¿ Pero...?
ELLIDA. -¡Ah, Wangel! ¡Es él, el mismo, ya sabes!
WANGEL. -¡Cómo! ¿Qué dices? (Volviéndose). ¿Usted
es Johnston, el que en otro tiempo...?
EL EXTRAÑO. -Llámeme usted Johnston, si le
place; pero mi nombre no es ése.
WANGEL. -¿No se llama usted Johnston?
EL EXTRAÑO. –Ahora, no.
WANGEL. -¿Y qué tiene que decir a mi esposa?
Debe saber que la hija del jefe del faro se casó hace
tiempo, y no debe ignorar tampoco con quién se ha
casado.
EL EXTRAÑO. -Hace tres años que lo sé.
ELLIDA. (Con interés). - ¿Cómo lo averiguo usted ?
EL EXTRAÑO. -Cayó en mis manos un periódico
que anunciaba el matrimonio.
ELLIDA. -¡El matrimonio! ¡ Sí! Entonces era.
EL EXTRAÑO. -Me impresionó mucho, porque
recordé una ceremonia llamada de las sortijas. Ya te
acuerdas, Ellida: aquella ceremonia era también un
matrimonio.
ELLIDA. (Cubriéndose el rostro con las manos). -¡Ah!
WANGEL. -¿Cómo se atreve usted...?
EL EXTRAÑO. -¿La habías olvidado, Ellida?
ELLIDA. (Sintiendo pesar sobre ella la mirada del extraño).
-No me mire usted más así.
WANGEL. (Colocándose ante el extraño). - A mí es a
quien debe usted dirigirse, y no a la señora. Y ahora
que conoce usted la situación, ¿qué tiene que hacer
aquí? ¿Con qué derecho persigue usted a mi esposa
hasta este sitio?
EL EXTRAÑO. -Prometí a Ellida venir a buscarla
tan pronto como pudiera.
WANGEL. -¡ Ellida! ¿Otra vez?
EL EXTRAÑO. -Ellida me prometió esperar mi regreso.
WANGEL. -Habla usted a mi esposa con una familiaridad
que no toleraremos en nuestra casa, caballero...
EL EXTRAÑO. -Ya lo sé; pero, como era mía antes
de ser de nadie...
WANGEL. -¡De usted! ¡Ah, no...!
ELLIDA. (Retrocediendo, hasta ponerse detrás de Wangel).-
¡oh! ¡Esos ojos! ¡Apártese!
WANGEL. -¡De usted! ¡Dice usted que le pertenece!
EL EXTRAÑO. -¿Le ha referido la ceremonia de
nuestros dos anillos?
WANGEL. -Sí; pero, ¿y qué? Después rompió las
relaciones con usted, y no puede alegar ignorancia,
porque debió recibir las dos cartas que le dirigió.
EL EXTRAÑO. -Habíamos convenido en respetar
aquella ceremonia como una ceremonia nupcial.
¡Era un matrimonio!
ELLIDA. - ¡Nunca, nunca! No quiero nada con usted.
No me mire de ese modo. Le digo a usted que
no quiero.
WANGEL. -Usted está loco si espera hacer valer un
derecho fundado en semejantes puerilidades.
EL EXTRAÑO. -Es verdad; no tengo ningún derecho,
en el sentido en que usted lo entiende, absolutamente
ninguno.
WANGEL. -Entonces, ¿qué es lo que quiere? ¿Acaso
supone que puede arrebatármela por la fuerza y
contra su voluntad?
EL EXTRAÑO. -No. Deseo que me siga voluntariamente.
ELLIDA. (Estupefacta). - ¡ Voluntariamente!
WANGEL. -¿Y se atreve a creer que... ?
ELLIDA. (A sí misma). -¡Voluntariamente!
WANGEL. -¡Usted está loco! ¡Márchese! Usted no
tiene ya nada que hacer aquí.
EL EXTRAÑO. (Mirando su reloj). -Pronto será hora
de embarcarme. (Avanza un paso). Sí Ellida: acabo de
cumplir mi deber. (Avanza más). He cumplido mi
palabra.
ELLIDA. (Suplicando y retrocediendo). -¡Oh! ¡Nome
toque usted!
EL EXTRAÑO. - Tienes tiempo de reflexionar
hasta mañana por la tarde.
WANGEL. -No tiene que reflexionar nada. ¡ Salga
usted de aquí! ¡Márchese usted!
EL EXTRAÑO. (Dirigiéndose siempre a Ellida). -Voy a
remontar el lago en el vapor inglés, y volveré mañana
por la noche. Me esperarás aquí en el jardín, porque
prefiero arreglar este asunto contigo sola.
¿Comprendes?
ELLIDA. (En voz baja y temblando).- ¿ Oyes, Wangel ?
WANGEL. –No tengas cuidado. No volverá.
EL EXTRAÑO. -Hasta la vista, Ellida; hasta mañana
por la noche.
ELLIDA. (Suplicando). -No, no, no venga usted mañana
por la noche. ¡No vuelva usted!
EL EXTRAÑO. -Y, entonces, si estás dispuesta, a
embarcarte conmigo...
ELLIDA. -No me mire usted de ese modo.
EL EXTRAÑO. -A todo evento, está preparada para
partir.
WANGEL. -Ellida, entra en casa.
ELLIDA. - No puedo. ¡Ayúdame! ¡ Sálvame, Wangel!
EL EXTRAÑO. -Ten en cuenta que si mañana no
me sigues, todo habrá concluido para siempre.
ELLIDA. (Mirándole temblorosa). -¿Habrá concluido
todo? ¿Para siempre?
EL EXTRAÑO. (Con movimiento de cabeza). -Irremisiblemente,
Ellida. No volveré jamás a este
país; no volverás a verme; no volverás nunca a tener
noticias mías. Habré muerto por siempre para ti.
ELLIDA. (Suspirando). -¡Ah!
EL EXTRAÑO. -Por lo tanto, piensa bien lo que
haces. ¡Adiós! (Salta el seto, se detiene y dice): Conque,
Ellida, que estés preparada para partir mañana por la
noche. ¡Volveré por ti! (Vase lenta y sosegadamente por
el sendero de la derecha. Ellida lo sigue con la mirada).




ESCENA VII

WARGEL y ELLIDA

ELLIDA. - Me ha dicho: «Voluntariamente. » Ya
ves: me ha dicho que debía ir voluntariamente.
WANGEL. -Tranquilízate; ya se ha marchado, y no
lo verás más.
ELLIDA. -¿ No has oído que volverá mañana por la
noche?
WANGEL. -¡ Que se atreva a venir! A ti no ha de
verte. Lo aseguro.
ELLIDA. (Moviendo la cabeza). -¡Ah, Wangel! No te
hagas la ilusión de que puedes impedirle verme.
WANGEL. -¡No he de poder! Vamos, confía en mí.
ELLIDA. (Pensativa, sin escuchar a Wangel). -vendrá
mañana a la noche; luego, saldrá en el gran vapor
hacia el mar libre.
WANGEL. -¡Bien! ¿Y qué?
ELLIDA. -Quisiera saber si no volverá nunca, nunca.
WANGEL. -No, querida Ellida, puedes tenerlo por
seguro. ¿Qué tiene él ya que hacer aquí? Tú misma le
has dicho que no querías nada con él. Por lo tanto,
todo ha concluido definitivamente.
ELLIDA. (A sí misma). -¡De manera que mañana o
nunca!
WANGEL. -Y, después de todo, si tuviera el atrevimiento
de volver...
ELLIDA. (Con viveza). -¿Qué?
WANGEL. -¡Ya sabremos impedirle que haga nada!
ELLIDA. -No lo creas.
WANGEL. –Nada hay más sencillo. Si no quiere
dejarte tranquila, tendrá que expiar el asesinato del
capitán.
ELLIDA. (Violentamente). -¡No, no, no! ¡Eso nunca!
Nosotros no sabemos nada del asesinato del capitán,
nada, absolutamente nada.
WANGEL. -¿Nada? ¡El mismo te lo ha confesado!
ELLIDA. -¡Mentira! no me ha dicho nada. Si hablas,
lo negaré todo. ¡No se debe encarcelar a ese hombre!
Pertenece al mar. ¡Allí está su vida!
WANGEL. (Lentamente y mirando a su mujer). -¡Ah!
¡ Ellida, Ellida!
ELLIDA. (Asiéndose a él con violencia).- ¡ Wangel, mi
fiel Wangel, sálvame de ese hombre!
WANGEL. (Desasiéndose suavemente). -¡Ven conmigo!


ESCENA VIII

Dichos, LYNGSTRAND a HILDA,
por la orilla del estanque, con útiles de
pesca.

LYNGSTRAND. (Adelantándose precipitadamente hacia
Ellida). ¡Ah, señora! Tengo que decirle a usted una
cosa extraordinaria!
WANGEL. -¿Qué es?
LYNGSTRAND. - ¡Figúrese usted!-... ¡Hemos visto
al americano!
WANGEL. -¿Al americano?
HILDA. -Sí; yo también le he visto.
LYNGSTRAND. -Pasaba por detrás del jardín, y
después se ha embarcado en el vapor inglés.
WANGEL. -¿De qué conoce usted a ese hombre?
LYNGSTRAND. –Serví en el mismo buque que él
hace años. ¡Yo lo creía muerto, y acabo de encontrármelo
lleno de vida!
WANGEL. -¿Puede usted darme algunas noticias de
él?
LYNGSTRAND. -No, pero seguramente ha vuelto
para vengarse de su infiel esposa.
WANGEL. -¿Cómo?
HILDA. -Lyngstrand piensa utilizar este asunto para
una obra de arte.
WANGEL. -¿ Qué decís?
ELLIDA. -Luego lo sabrás.


ESCENA IX

Dichos, ARNHOLM y BOLETA, por
el sendero.

BOLETA. (A los que están en el Jardín). -¡Vengan ustedes
a ver! El vapor inglés está remontando el lago.


(Pasa lentamente, a alguna distancia, un gran vapor).
LYNGSTRAND. (Junto al seto del jardín).
-Seguramente va a vengarse esta noche.
HILDA. (Afirmando con la cabeza). -¡De la infiel! ¡Oh,
sí! ¡ Seguramente!
LYNGSTRAND. -Y a la media noche...
HILDA. -¡Va a ser una cosa interesante!
ELLIDA. (Mirando hacia el vapor). -De modo que...
Mañana...
WANGEL. -Mañana, y nunca más.
ELLIDA. (En voz baja y trémula).-¡ Ah, Wangel!
¡ Sálvame de mí misma!
WANGEL. (Mirándola con ansiedad). -Ellida, lo estoy
viendo; tú me ocultas alguna cosa.
ELLIDA. -Lo que atrae es un misterio.
WANGEL. -¿Lo que atrae?
ELLIDA. -Ese hombre es como el mar. (Atraviesa el
jardín, pensativa y pausadamente, y vase por la izquierda.
Wangel, intranquilo, la sigue).


TELÓN


ACTO CUARTO

Sala, decentemente amueblada, con
puertas a derecha e izquierda. Al foro,
entre las ventanas, puerta vidriera correspondiente
a un mirador, desde la
cual se divisa un jardín. A la izquierda,
un sofá; delante del sofá, una mesa. A
la derecha, un piano; más hacia el
fondo, un gran canastillo de flores. En
el centro, un velador rodeado de sillas.
Sobre el velador, un rosal en flor, entre
otras plantas.

ESCENA PRIMERA

LYNGSTRAND, BALLESTED,
HILDA y BOLETA. Ésta bordando,
sentada en el sofá, cerca de la mesa de
la izquierda. Lyngstrand sentado en
una silla al extremo de la mesa. Ballested
pintando en el jardín, e Hilda a
su lado, mirando.

LYNGSTRAND. (De codos sobre la mesa, viendo trabajar
a Boleta). -Debe ser muy difícil ese bordado, señorita
Wangel.
BOLETA. -No lo crea usted. Difícil no es. Basta
contar los puntos.
LYNGSTRAND. -¿Contar? ¿Hay que contar?
BOLETA. -Sí ; los puntos. ¡Vea usted!
LYNGSTRAND. -Ya, ya veo. Es casi un arte. ¿Sabe
también dibujar?
BOLETA. -Sí, cuando tengo modelo.
LYNGSTRAND. -Sin modelo, ¿no?
BOLETA. -No.
LYNGSTRAND. -Entonces, eso no es arte.
BOLETA. -Ya lo sé; no es más que rutina.
LYNGSTRAND. -Sin embargo, creo que usted podría
aprender un arte.
BOLETA. -¡Cómo! No tengo ninguna disposición.
LYNGSTRAND. -¡ Sí, señora! Le bastaría tener por
consejero un verdadero artista.
BOLETA. -Entonces, ¿usted cree que él podría enseñarme...?
LYNGSTRAND. -Lo que se llama enseñar, quizás
no; pero creo que usted se posesionaría del arte poco
a poco, misteriosamente, como por milagro.
BOLETA. -¡Es original!
LYNGSTRAND. (Después de una breve pausa).
-Con franqueza, señorita; ¿ha pensado usted alguna
vez en el matrimonio?
BOLETA. (Mirándole furtivamente). -¿En el matrimonio?...
No.
LYNGSTRAND. -Pues yo he reflexionado...
BOLETA. -¿ Sí?
LYNGSTRAND. -¡Mucho! Pienso con mucha frecuencia
en esas cosas, especialmente, en el matrimonio.
Como he leído muchos libros, me figuro que el
matrimonio debe ser una especie de milagro, que
transforma poco a poco a la mujer hasta parecerse al
marido.
BOLETA. -Hasta tener los mismos gustos... ¿Es eso
lo que quiere usted decir?
LYNGSTRAND. -Precisamente.
BOLETA. -Convenido; pero ¿y sus facultades, y sus
disposiciones?
LYNGSTRAND. -¡Esa es la cuestión! Pregunto si
todo eso no puede adquirirse también.
BOLETA. -¿Usted cree entonces que un hombre
puede transmitir a su esposa cuanto él se ha asimilado
por la lectura o por la reflexión?
LYNGSTRAND. -Sí; poco a poco y como por milagro.
Pero ya sé que eso no será fácil más que tratándose,
de un matrimonio completamente feliz, de
una unión íntima y sincera..
BOLETA. -¿Y no se ha preguntado usted nunca si
un hombre podría transformarse por la influencia de
la mujer hasta llegar a asemejarse a ella?
LYNGSTRAND. -¡Un hombre! No, no lo creo.
BOLETA. -¿ Por qué?
LYNGSTRAND. -Porque el hombre siempre tiene
un objetivo en la vida, y por eso adquiere tanta fuerza
y tanta energía.
BOLETA.- ¿De manera que todos los hombres...?
LYNGSTRAND. -¡Ah, no! Sólo me refiero a los
artistas.
BOLETA. -¿Aprueba usted que un artista se case?
LYNGSTRAND. -Sí; siempre que encuentre una
mujer a quien ame de veras.
BOLETA. -Yo opino, por lo contrario, que debe
vivir exclusivamente para el arte.
LYNGSTRAND. -Cierto; pero el matrimonio no
obsta...
BOLETA. -¡ Corriente! Pero, ¿y la mujer, entonces?
LYNGSTRAND. -¿La mujer? ¿Cómo?
BOLETA. Sí, su mujer. ¿Cuál será el objeto de su
vida?
LYNGSTRAND. -Vivirá también para el arte del
marido, y me parece que será una gran felicidad para
ella.
BOLETA. -¡ Hum! No me atrevería a asegurarlo.
LYNGSTRAND. -Lo aseguro yo, señorita, No sólo
por el honor y el aprecio de que gozaría, gracias a él,
sino también, y especialmente, porque podría ayudarle
a crear, facilitándole el trabajo, animándole,
haciéndole grata y alegre la vida. Me parece que todo
eso debe tener gran atractivo para, una mujer.
BOLETA. -¡ Usted no advierte hasta qué punto se
muestra egoísta!
LYNGSTRAND. -¡Yo egoísta! ¡Por Dios, no diga
usted eso! Si usted me conociera un poco mejor, se
ñorita Wangel... (Inclinándose hacia ella). Si considerara
que tengo que marcharme y que no tardaré...
BOLETA. (Mirándole con compasión). ¡Vamos, no empiece
a ponerse triste!
LYNGSTRAND. -En rigor, no es eso.
BOLETA. -Entonces, ¿en qué piensa usted?
LYNGSTRAND. -En mi marcha, que será dentro
de un mes. Iré muy lejos, al Mediodía.
BOLETA. -¡ Sí, ya sé!
LYNGSTRAND. -¿Me concederá usted el honor de
pensar de vez en cuando en mí?
BOLETA. -Sí; Con mucho gusto.
LYNGSTRAND. (Alborozado). -¡De veras! ¿Me lo
promete usted?
BOLETA. -Se lo prometo.
LYNGSTRAND. -¿ Sincera y seriamente?
BOLETA. -Sincera y seriamente. (Transición). Pero,
en fin, ¿a qué esa promesa? Eso nada significa.
LYNGSTRAND. -¿Cómo puede usted decir tal cosa?
¡Me proporcionará una alegría tan grande saber
que hay aquí una persona que piensa en mí!
BOLETA. -Bien, ¿pero...?
LYNGSTRAND. -Sí, claro, no me atrevo a esperar
más.
BOLETA. -Ni yo tampoco. ¡Hay tantas cosas que se
oponen! ... Todo me parece que se opone...
LYNGSTRAND. -¡Ah! Se necesitaría un milagro,
uno de esos azares que... Porque, después de todo,
creo ahora que me acompañará la suerte.
BOLETA. (Animada). -¡ Sí! ¿Lo cree usted, verdad?
LYGSTRAND. -Estoy completamente seguro. Y,
dentro de algunos años, cuando vuelva aquí, seré un
escultor célebre, tendré gran posición y habré recobrado
la salud.
BOLETA. -Sí, sí, de seguro; nosotros lo deseamos
de todo corazón.
LYNGSTRAND. -Puede usted esperarlo sin temores,
con sólo que piense fielmente en mí mientras
esté en el Mediodía. Me lo ha prometido usted, ¿no
es cierto?
BOLETA. -Sí. Le doy mi palabra. (Moviendo la cabeza).
Aunque a nada conducirá probablemente.
LYNGSTRAND. -¡No diga eso! Me ayudará a trabajar.
BOLETA. -¿Lo cree usted?
LYNGSTRAND. -Sí; me lo dice el corazón, y supongo
que a usted también le será grato saber que
me ayuda en mis creaciones de artista.
BOLETA. (Mirándole). -¿Y usted por su parte?
LYNGSTRAND. ¿Yo?
BOLETA. (Mirando hacía el jardín). -¡ Silencio! Hablemos
de otra cosa. Viene el profesor.


ESCENA II

Dichos, y ARNHOLM que se para a
hablar con Ballested e Hilda.

LYNGSTRAND. -¿Quiere usted mucho a su antiguo
profesor?
BOLETA. -¿Sí le quiero?
LYNGSTRAND. -Sí; si le profesa mucha amistad.
BOLETA. -¡Ya lo creo! ¡Es tan buen amigo, tan
buen consejero, tan servicial!...
LYNGSTRAND. -¿Cómo se explica usted que no
se haya casado?
BOLETA. -¿Le extraña a usted?
LYNGSTRAND. -Sí, porque debe estar en buena
posición.
BOLETA. -Así se asegura; pero probablemente no
habrá encontrado una mujer que lo quiera.
LYNGSTRAND. -¿Y por qué?
BOLETA. -Porque ha sido maestro de casi todas las
jóvenes que conoce. El mismo lo dice.
LYNGSTRAND. -Y eso, ¿qué?
BOLETA. -¡Por Dios! ¡Que ninguna joven se casa
con su maestro!
LYNGSTRAND. -¿De manera que usted cree que
una joven pueda enamorarse de su maestro?
BOLETA.-No, a no ser que sea muy joven.
LYNGSTRAND. -¿De veras?
BOLETA. (Haciendo una seña de inteligencia y aviso).
-Basta, basta. (Ballested ha recogido los útiles de la pintura
y se los lleva, pasando por el jardín hacia la derecha. Hilda le
ayuda.. Arnholm, atraviesa el mirador, y, entra en la sala).


ESCENA III

ARNHOLM, LYNGSTRAND y
BOLETA

ARNHOLM. -¡Buenos días, Boleta! ¡Buenos días,
señor, señor...¡ jem! (Mira y saluda a Lyngstrand con expresión
de contrariedad. Este último hace una cortesía y se
levanta).

BOLETA. -¡Buenos días, señor profesor!
ARNHOLM. -¿Qué tal están ustedes?
BOLETA. -Muy bien. Gracias.
ARNHOLM. -Su mamá política ¿ha ido a bañarse
hoy también?
BOLETA.. -No. Está en su habitación.
ARNHOLM. -No anda muy bien, ¿verdad?
BOLETA. -No sé. Se ha encerrado, en su gabinete.
ARNHOLM- ¡Malo!
LYNGSTRAND. -Parece que a la señora de Wangel
le impresionó mucho ayer la llegada del americano.
ARNHOLM. -¿Usted qué sabe?
LYNGSTRAND. -Lo he visto paseándose por detrás
del jardín. ¡Y se lo dije a la señora de Wangel!
ARNHOLM. -¡Ah! Comprendo!
BOLETA. (A Arnholm). -Usted y papá, ¿estuvieron
hablando anoche mucho, tiempo?
ARNHOLM. -Sí; hasta bastante tarde. Teníamos
que tratar de asuntos muy serios.
BOLETA. -¿Tuvo usted ocasión de hablar algo de
mí y de lo que me interesa?
ARNHOLM. -No. Me fue imposible. Su padre de
usted estaba preocupado.
BOLETA. (Suspirando). -¡Oh, sí! Siempre lo está.
ARNHOLM. (Mirándola con aire significativo). -Bueno:
hablaremos del asunto, pero más adelante. ¿Dónde
está su padre de usted? ¿Ha salido quizá?
BOLETA. -No. Debe estar en su gabinete. Voy a
buscarlo.
ARNHOLM. -Gracias. Prefiero ir yo.
BOLETA. (Inclinándose para escuchar). -Creo que baja
papá. Sí, él es. Espere usted un momento. Probablemente
habrá subido al aposento de mi madrastra.


ESCENA IV

Dichos, el doctor WANGEL por la
puerta de la izquierda.

WARGEL. (Alargando la mano a Arnholm). -¿Usted
aquí ya, querido amigo? ¡Cuánto le agradezco que
haya venido tan temprano! Necesito hablar con usted.
BOLETA. (A Lyngstrand). -¿Quiere bajar con migo
al jardín? Iremos con Hilda.
LYNGSTRAND. -Con mucho gusto. (Lyngstrand y
Boleta bajan al jardín y se dirigen hacia el fondo. Arnholm
les sigue con la mirada).

ESCENA V

WANGEL y ARNHOLM

ARNHOLM. -¿Conoce usted bien a ese joven?
WANGEL. -No, ni por asomo.
ARNHOLM. -¿Y no le da a usted cuidado que esté
paseándose siempre con sus hijas?
WANGEL. -No lo había advertido.
ARNEOLM. -Debería usted preocuparse de ello.
WANGEL. -Sí: tiene usted razón. Pero, ¡Dios mío!
¿qué quiere que haga? Mis hijas no admiten observaciones
mías ni de Ellida.
ARNHOLM. -¿Tampoco de ella?
WANGEL. -No. Y, además, no puedo pedirle que
cuide de mis hijas. No es de su incumbencia. (Variando
de tono). Pero no era eso de lo que teníamos
que hablar. Dígame, ¿ha reflexionado usted en lo
que hablamos anoche?
ARNHOLM. -No he pensado en otra cosa desde
que nos separamos.
WANGEL. -¿Y qué opina que debe hacerse?
ARNHOLM. -Querido doctor, usted, como médico,
debería saber mejor que yo...
WANGEL. -¡Ah! ¡Si usted supiera lo difícil que es a
un médico juzgar a un enfermo a quien quiere de veras!
Además, no se trata de una enfermedad ordinaria.
Ni un médico ordinario, ni remedios ordinarios
pueden curarla.
ARNHOLM. -¿Cómo se encuentra hoy la enferma?
WANGEL. -Hace un momento estaba tranquila; pero
las alteraciones de su disposición de ánimo ocultan
un misterio que me es imposible aclarar. Es tan
variable, tan inconsecuente...
ARNHOLM. -Eso se debe quizá al estado morboso
de su espíritu.
WANGEL. -A eso sólo no. Debe ser una cosa congénita.
Ellida pertenece a una raza de marinos. Esta
es la verdadera razón.
ARNHOLM. -Pero, doctor, ¿qué deduce usted de
todo esto?
WANGEL. -¿No ha observado usted que los que
viven junto al mar libre forman como un pueblo especial?
Es casi como si participaran de la vida misma
del mar. Hay cierta ondulación, una especie de flujo
y reflujo tanto en sus pensamientos como en sus
sentimientos. Y, luego, esas personas no se aclima
tan nunca en otra parte. ¡Ah! Habría yo debido pensarlo
oportunamente. ¡Cometí una gran falta sacando
a Ellida de su centro!
ARNHOLM. -¿Ha llegado usted a pensar eso?
WANGEL. -Sí; pero debí meditarlo antes. Lo sabía
sin querer confesármelo a, mí mismo. ¡La amaba
tanto, ¡ egoísta de mí!, que pensé, ante todo, en mi
persona!
ARNHOLM. -¡Ya! En casos así, el hombre es
algo egoísta; pero yo no he advertido que usted lo
sea, querido doctor.
WANGEL. (Yendo y viniendo con desasosiego). -Sí, sí. Y
continúo siendo un egoísta. Tengo más edad, mucha
más edad que mi esposa, y hubiera debido ser para
ella un padre y un guía, al mismo tiempo que debí
hacer lo posible por desenvolver sus ideas, por ilustrarla.
Desgraciadamente, nada he hecho. No he tenido
bastante energía, ¿comprende usted? Yo la
amaba tal y como era, y he dejado que su estado se
agravase, consumiéndome sin saber qué hacer. Por
eso, en medio de mi desgracia, le he pedido a usted
que viniera a vernos.
ARNHOLM. (Mirándole asombrado). -¿Cómo? ¿Por
eso es por lo que me ha escrito usted?
WANGEL. -Sí; pero que no se trasluzca nada.
ARNHOLM. -¡Dios mío, querido doctor! Pues no
acierto en qué pueda serle útil.
WANGEL. -¿Qué quiere usted? Me engañé creí que
Ellida le amó a usted en otro tiempo, que todavía le
amaba algo y que quizá sería un bien para ella volver
a verle y hablar de su país y del pasado.
ARNHOLM. -¿ De modo que se refería usted a su
esposa cuando me escribió que había aquí una persona
que me esperaba y que quizá se alegraría de
verme?
WANGEL. -¡Claro! ¿Quién quería usted que fuese?
ARNHOLM. (Con viveza). -Sí, sí, tiene usted razón.
Es que como no había comprendido...
WANGEL. -No tiene nada de particular. Ya ve que
yo también me he equivocado.
ARNHOLM. -¡Y dice usted que es egoísta!
WANGEL. -Sí; tenía que reparar una falta tan grande,
que me consideraba obligado a poner en juego
todos los recursos que pudieran aliviar algo la melancolía
de Ellida.
ARNHOLM. -¿Cómo explica usted el influjo que
ejerce sobre ella ese extranjero?
WANGEL. -¡ Hum! ¡Es una cosa misteriosa, querido
amigo!
ARNHOLM. -¿Inexplicable?
WANGEL. -Sí. Al menos, por el pronto.
ARNHOLM. -Pero, ¿es que usted cree en esa influencia
misteriosa?
WANGEL. -Sí y no. Lo ignoro, y, por lo mismo, no
discuto.
ARNHOLM. -Bueno; pero, ¿y esa idea tan extraña y
tan terrible respecto a los ojos del niño?
WANGEL. (Precipitadamente). -No doy el menor crédito
a esa ocurrencia respecto a los ojos del niño.
No puedo creer semejante cosa. Debe ser alucinación
suya, y nada más.
ARNHOLM. -¿Se fijó usted en los ojos del extranjero
cuando lo vio ayer?
WANGEL. -¡Naturalmente!
ARNHOLM. -¿Y no encontró ningún parecido?
WANGEL. (Con tono evasivo).-¿ Quién es capaz de
decir? Cuando lo vi había poca, luz; además, Ellida
me había hablado tantas veces de esa semejanza, que
dudo si pude observar imparcialmente.
ARNHOLM. -Eso es cierto. ¿Pero y la otra cosa?
¿El miedo, la ansiedad que se apoderó de ella en la
época precisa en que el extranjero se ponía en camino
para volver?
WANGEL. -Todo es obra de la imaginación. Desde
anteayer, Ellida no piensa, más que en ese hombre;
pero ese estado no se ha manifestado de pronto, sino
después de haber oído decir al joven Lyngstrand
que Johnston o Freman, como se llame, se embarcó
hace tres años para volver aquí en el mes de marzo.
Repito que ella cree firmemente que el desasosiego
de su espíritu y sus angustias morales datan de aquella
época.
ARNHOLM. -¿Y no es así?
WANGEL. -De ningún modo. Estaba ya predispuesta
hacía mucho; pero quiso la casualidad que sufriera
un acceso violento precisamente en el mes de
marzo, hace tres años.
ARNHOLM. –Pues ya ve usted cómo...
WANGEL. -Sí, pero eso lo explican las circunstancias
especialísimas en que se encontraba. Su embarazo...
ARNHOLM. -Entonces, ¡ síntoma sobre síntoma!
WANGEL. (Apretando los puños). -¡Y no poder auxiliarla!
¡No tener ningún medio, ninguna probabilidad
de salvarla!
ARNHOLM. - Si usted cambiara de residencia, para
que ella viviese en un medio que lo conviniera...
WANGEL. -¡Ay, amigo mío! ¿Cree usted que no se
lo he dicho ya? Le he propuesto ir a establecernos en
Skjoldviken; pero se opone.
ARNHOLM. -¿Por qué?
WANGEL. -Cree que de nada serviría, y es muy
probable que esté en lo cierto.
ARNHOLM. -¿Le parece a usted?
WANGEL. -Sí. Y, además, bien pensado, ignoro
cómo arreglármelas. No sé con qué derecho puedo
irme a vivir allá, en aquel rincón ais- lado, dejando
aquí a mis hijas. Tengo que vivir por fuerza donde
haya alguna probabilidad de casarlas.
ARNHOLM. - ¿Casarlas? ¿Piensa usted en eso ya?
WANGEL. -¿Qué remedio? ¡Pero cuando miro, por
otra parte, a mi pobre enferma, a mi pobre Ellida!...
¡Ah, querido Arnholm, no sé ya qué hacer! ¡Estoy
entre la espada y la pared!
ARNHOLM. -Por Boleta, no tendrá usted que
preocuparse mucho. (Transición). ¿Dónde está...
dónde están las niñas?,
WANGEL. (Dirigiéndose al Piano). -¡Ah! ¡Por las tres
haría yo cualquier sacrificio!... ¡ Si supiera siquiera cuál!


ESCENA VI

Dichos, ELLIDA por la puerta de la
izquierda.

ELLIDA. (Precipitadamente a Wangel). - No salgas hoy
por la mañana, te lo suplico.
WANGEL. -No, no; me quedaré contigo. (Señalando
a Arnholm que se acerca). ¿Pero no das los buenos días
a nuestro amigo?
ELLIDA. (Volviéndose). -¡Ah! ¡Está usted aquí, amigo
Arnholm! (Alargándole la mano). ¡Buenos días!
ARNHOLM. -¡Buenos días, señora! ¿No ha ido usted
hoy a bañarse?
ELLIDA. -No, no, no. Hoy no hay que pensar en
eso. ¿No quiere usted sentarse un rato?
ARNHOLM. -¡Gracias, señora! Ahora no. (Mirando,
hacia el mirador). He prometido a las niñas ir al jardín.
ELLIDA. -Será usted hombre de suerte si las encuentra.
Yo jamás sé dónde están.
WANGEL. -¡ Sí, sí! Estarán probablemente junto al
estanque.
ARNHOLM. -En fin, yo las encontraré. (Saluda y
baja al jardín).

ESCENA VII

WANGEL y ELLIDA

ELLIDA. -Wangel, ¿qué hora es?
WANGEL. (Mirando su reloj) .-Las once.
ELLIDA. -¡Las once! Y esta noche, entre once y
doce, llega el vapor; ¡ cuánto desearía que hubiera pasado
ya ese momento!
WANGEL. (Acercándose a ella). -Ellida, ¿me permites
que te haga una pregunta?
ELLIDA. -¿Cuál?
WANGEL. -Anteayer me dijiste que más de una vez
habías creído ver ante ti al extranjero, como si se te
apareciera en cuerpo y alma.
ELLIDA. -Así es.
WANGEL. -¿Y cómo lo veías?
ELLIDA. -¿Que cómo lo veía?
WANGEL. -Quiero decir que cómo era cuando


creías verlo. Descríbemelo.
ELLIDA. -¿Para qué, Wangel, puesto que ya le has
visto?
WANGEL. -¿Se te aparecía tal como es hoy?
ELLIDA. -Sí, positivamente.
WANGEL. -Pues, entonces, ¿cómo no lo recono
ciste en seguida?
ELLIDA. (Asombrada).-¿ No lo reconocí inmediatamente?
WANGEL. -No. Y hasta dijiste después que en el
último momento ignorabas quién era.
ELLIDA. (Asombrada). -¡Tienes razón! Es singular,
¿verdad, Wangel?, que no le reconociera al momento.
WANGEL. -Decías que sólo por los ojos...
ELLIDA. -¡Ah, sí! ¡Los ojos! ¡Aquellos ojos!
WANGEL. -Bien ; pero el otro día me dijiste que se
te aparecía siempre como era cuando os separasteis,
hace diez años.
ELLIDA. -¿Eso te dije?
WANGEL. -Sí.
ELLIDA. -Pues tenía el mismo aspecto que ahora.
WANGEL. -No. Anteayer, cuando volvíamos aquí,
hiciste un retrato muy distinto. Decías que no tenía
barba hace diez años. Iba vestido también de otro
modo; llevaba un alfiler con una perla. Y el hombre
de ayer no lo llevaba.
ELLIDA. -No, es verdad.
WANGEL. (Mirándola, atentamente). -Reflexiona un
poco, Ellida. ¿No puedes acordarte de su rostro,
cuando te encontrabas con él en Brathammaren?
ELLIDA. (Cerrando un momento los ojos).Claramente,
no. Hoy me es imposible. ¡Qué extraño!
WANGEL. -¡No tan extraño! Tienes ante ti una
nueva visión de la realidad, que vela la antigua. Por
eso, ya no se te aparece.
ELLIDA. -¿Crees eso, Wangel?
WANGEL. -Sí. La realidad proyecta su sombra sobre
tus desvaríos de enferma, y es un bien que haya
venido.
ELLIDA. -¿Un bien? ¿Crees que es un bien?
WANGEL. -Sí. Es un bien que haya venido ese
hombre, que se haya presentado. Eso puede curarte.
ELLIDA. (Sentándose en el sofá). -Wangel, ven a sentarte
a mi lado. Necesito explicarte todos mis pensamientos.
WANGEL. -Como quieras, Ellida. (Se sienta en una
silla al otro lado de la mesa).
ELLIDA. -A decir verdad, es una desgracia para los
dos que nos hayamos casado.
WANGEL. (Con asombro). -¿Que dices?
ELLIDA. -Lo que oyes. Es una desgracia, porque de
matrimonio semejante, y contraído en tales condiciones,
no podía resultar nada bueno.
WANGEL. -¿Qué quieres decir? ¿Qué tienes que
reconvenirme?
ELLIDA. -Oye, Wangel: es inútil ocultar la verdad
por más tiempo, tratando de engañarnos mutuamente.
WANGEL. -¿Qué dices? ¿Engañarnos?
ELLMA. -Sí: nos engañamos; o, por lo menos, nos
ocultamos la verdad. Porque la verdad, la verdad lisa
y llana, es que tú fuiste a mi casa a comprarme.
WANGEM. -¿A comprarte? ¿Te atreves de veras... ?
ELLIDA. -¡Oh! Yo no fui mejor ni más digna que
tú. Acepté el trato, y me vendí.
WANGEL (Mirándola con dolor). -Ellida, ¿es posible
que hables de ese modo?
ELLIDA. -¿Puedo hablar de otra manera de nuestro
matrimonio? Tú no podías soportar ya la soledad, y
buscaste otra nueva esposa...
WANGEL. -Y otra madre para mis hijas.
ELLIDA. -Es posible; pero eso era secundario.
Además, tú ignorabas en absoluto si yo era capaz de
cumplir esa misión, porque apenas me habías dirigido
la palabra.. En fin, me deseabas.
WANGEL. -Da a mi amor el nombre que quieras.
ELLIDA. -Y yo, por mi parte, carecía de voluntad, y
estaba sola, abandonada. Llegaste tú; me propusiste
participar de tu suerte y acepté.
WANGEL. -Cierto. Te pregunté francamente si estabas
dispuesta a participar conmigo y con las niñas,
de mi modesta fortuna.
ELLIDA. -Es verdad. ¡Pero yo no debí aceptar!
¡Nunca, a ningún precio! ¡No hubiera, debido venderme!
Antes trabajar como una negra, conservando
mi independencia y mi albedrío.
WANGEL. (Levantándose). - ¿De manera, que los cinco
o seis años que hemos vivido juntos no te han
proporcionado ninguna satisfacción?
ELLIDA. -¡Oh! ¡No pienses eso, Wangel! Se me ha
atendido admirablemente; pero yo no entré por mi
plena voluntad aquí, y ésta es la causa de mi desdicha.
WANGEL. (Mirándola). -¿No viniste voluntariamente?
ELLIDA. -No: no vine voluntariamente contigo.
WANGEL. -¡Ah, ya recuerdo! Esa es la palabra que
empleó ayer el extranjero.
ELLIDA. -Esa palabra lo resume todo, lo explica
todo. Ahora comprendo muchas cosas.
WANGEL. -¿Qué comprendes?
ELLIDA. -Comprendo que la vida que hacemos no
es realmente vida conyugal.
WANGEL. (Con amargura). -¡Ay, eso es bien cierto!
Nuestra vida no es la de dos esposos.
ELLIDA. –Nunca lo ha sido. Ni aun en los comienzos.
(Mirando fijamente hacia adelante). ¡El primer
matrimonio habría podido ser la unión verdadera y
perfecta!
WANGEL. -¿El primer matrimonio? ¿De qué primer
matrimonio hablas?
ELLIDA. -De mi matrimonio con él.
WANGEL. (Mirándola, asombrado). –No te comprendo.
ELLIDA. -¡Ah, querido Wangel! No mintamos. Es
indigno de nosotros.
WANGEL. -Bien; prosigue.
ELLIDA. -Debes reconocer que una promesa voluntaria
es un lazo más fuerte que el matrimonio.
WANGEL. -¡Pero, Dios mío!
ELLIDA. (Levantándose muy agitada).- ¡Permíteme que
te abandone, Wangel!
WANGEL. -¡ Ellida, Ellida!
ELLIDA. -Sí, si. Tienes que permitírmelo. Créeme:
dada la manera de que nos hemos casado, esto debe
concluir así.
WANGEL. (Con dolorosa resignación). -¡Pensar que
habíamos de llegar a esto!
ELLIDA. -Era inevitable.
WANGEL. (Mirándola tristemente). -¿De manera que
no he sabido conquistarte durante los dos años de
matrimonio? -¡ Jamás te he poseído por completo!
ELLIDA. -¡Ah, Wangel! ¡ Si pudiese amarte tanto
como quisiera, tanto como mereces! Pero no será
posible nunca.
WANGEL. -¿ Entonces el divorcio? Es un divorcio
formal y en regla lo que deseas?
ELLIDA. -Amigo mío, no me comprendes. Yo no
concedo ninguna importancia a la forma. Lo que deseo
es que nos entendamos para separarnos uno de
otro voluntariamente.
WANGEL. (Moviendo la cabeza lentamente en señal de
aprobación). -Rescindir el trato, sí.
ELLIDA. -Justo: ¡rescindir el trato!
WAINGEL. -¿Y luego, Ellida? ¿Has pensado en lo
que va a ser de nuestra vida en el porvenir que nos
espera?
ELLIDA. -¡ Sea lo que quiera!, Lo que te suplico, lo
que te ruego, Wangel, y es lo que importa, es que me
dejes marchar. Devuélveme la libertad.
WANGEL. -Ellida, es una petición horrible la que
me haces. Déjame tiempo, al menos, para reflexionar.
Es menester que hablemos más despacio. ¡Y tú
también necesitas reflexionar en lo que quieres hacer!
ELLIDA. -¡No, no hay tiempo que perder! ¡Necesito
ser libre hoy mismo!
WANGEL. -¿Por qué?
ELLIDA. -Porque viene esta noche.
WANGEL. (Retrocediendo). -¡Cómo! ¡El! ¿Y qué tiene
que ver ese extraño en todo esto?
ELLIDA. -Quiero presentarme ante él siendo completamente
libre.
WANGEL. -¿Y qué conseguirás con eso?
ELLIDA. -No quiero pretextar que soy esposa de
otro hombre, y responderle que no tengo derecho a
elegir mi destino, porque así no necesitaré ya tomar
una decisión,
WANGEL. -¡Hablas de elegir! ¡Elegir, Ellida! Elegir
entre...
ELLIDA. -Es preciso que pueda elegir. Elegir entre
estas dos alternativas: o dejarle ir solo o seguirlo.
WANGEL. -¿Sabes bien lo que dices? ¿Seguirlo?
¿poner tu suerte en manos de ese hombre ?
ELLIDA. -¿ No la he puesto en las tuyas? ¡Y con la
mayor sencillez !
WANGEL. -Sí; pero ¡ él! ¡ él! ¡ un extraño! ¡ un hombre
a quien conoces tan poco!
ELLIDA. -¡Ah! ¡Menos te conocía a ti!
WANGEL. -¡Entonces, al menos, sabías aproximadamente
la vida que te esperaba! ¡Mientras que ahora!
¡piénsalo bien! ¿Qué sabes tú? Nada. Ignoras
quién es, que hace.
ELLIDA. (Mirando con fijeza hacia adelante). -Es verdad.
Eso es precisamente lo horrible.
WANGEL. –Sí; es horrible.
ELLIDA. -Por eso también me siento impelida a
ello por una invencible fatalidad.
WANGEL. -¿No te parece una cosa horrible?
ELLIDA. -Sí; horrible.
WANGEL. (Aproximándose). -¡Oye, Ellida! ¿qué
significa para ti la palabra “horrible”?
ELLIDA. (Reflexionando). -Horrible es lo que espanta
y atrae al mismo tiempo.
WANGEL. -¿ Que atrae?
ELLIDA. -Sí: que atrae... ¡ sí!..
WANGEL. (Lentamente). -¡Eres de la raza. del Océano!
ELLIDA. -Lo horrible se parece también al Océano.
WANGEL. -Y a ti también se te podría aplicar la
palabra, porque espantas y atraes al mismo tiempo.
ELLIDA. -¿ Crees eso, Wangel?
WANGEL. -¡Lo que creo es que nunca te conocí
bien. ¡Nunca! Ahora empiezo a comprenderlo.
ELLIDA. -Por eso mismo debes devolverme la libertad,
relevarme de toda obligación hacia ti y los
tuyos. No soy la mujer con quien creíste casarte.
Puesto que lo reconoces, podemos separarnos sin
violencia ninguna, voluntariamente.
WANGEL. (Con tristeza). -Quizá sería lo mejor para
ambos; pero, no puedo resignarme, Ellida, porque tú
representas también para mí ese poder misterioso
que llamas «lo horrible», y que me atrae más que me
espanta.
ELLIDA. -¿ Crees tú?
WANGEL. -¡Vamos! Pasemos este día en el mayor
recogimiento. Tengamos calma. No me atrevo a devolverte
hoy la libertad; por ti misma, no debo hacerlo.
Tengo obligación de protegerte, y la cumpliré.
ELLIDA. -¿Protegerme? ¿Protegerme contra qué, si
no me amenaza ninguna violencia?
La fuerza misteriosa, a que yo llamo «lo horrible», no
está fuera de mí, sino en mí misma.
WANGEL. -Puedo ayudarte, puedo animarte a luchar
contra ella.
ELLIDA. -Sí, si yo quisiera luchar.
WANGEL. -¿ Entonces, no quieres?
ELLIDA. -¡Ah! Es precisamente lo que ignoro.
WANGEL. -Ellida, esta noche quedará todo decidido.
ELLIDA. (Con vehemencia,). -Sí, piénsalo: se aproxima
la hora decisiva, irrevocable.
WANGEL.-¿ Y mañana?
ELLIDA. -¡Mañana! ¡Mañana quizá habrá perdido
mí porvenir, mi verdadero porvenir!
WANGEL. -¡Tu verdadero porvenir!
ELLIDA. -¡ Sí! Habré perdido toda una vida de libertad!
¡Y acaso él también !
WANGEL. (Más bajo, agarrándole una muñeca). -Ellida,
¿amas a ese extranjero?
ELLIDA. -Si le... ¿Lo sé yo por ventura ? Sólo sé
que es para mí el misterio, lo horrible, y que...
WANGEL. -¿ Y qué?
ELLIDA. (Desprendiéndose violentamente). -Y
que a él es a quien pertenezco.
WANGEL. (Bajando la cabeza). -Empiezo a comprenderte,
Ellida.
ELLIDA. - ¿ Qué decides, pues? ¿ Qué consejo me
das?
WANGEL. (Mirándola tristemente). - Mañana habrá
partido; mañana se habrá conjurado la desgracia que
te amenaza; y, entonces, Ellida, te devolveré la libertad,
rescindiré el contrato.
ELLIDA. -¡Ah, Wangel! ¡Mañana será demasiado
tarde!
WANGEL. (Mirando hacia el jardín). -¡ Las niñas!
¡Ahí vienen las niñas! ¡Callemos!

ESCENA VIII

Dichos, ARNHOLM, BOLETA,
HILDA y LYNGSTRAND por el
jardín. Lyngstrand saluda y vase por la
izquierda. Los demás entran en la sala.

ARNHOLM. -Sepan ustedes que tenemos grandes
proyectos.
HILDA. -Esta tarde pensamos ir al lago, y...
BOLETA. -¡Calla!
WANGEL. –También nosotros dos tenemos proyectos.
ARNHOLM. -¡Ah! ¿Sí?
WANGEL. -Ellida se va a Skjoldviken... por algún
tiempo.
BOLETA. -¿Se va?
ARNHOLM. -Bien pensado, señora.
WANGEL. -Ellida desea volver a su país a la orilla
del mar.
HILDA. (Corriendo hacia Ellida). -¡Te marchas! ¿Vas a
dejarnos?
ELLIDA. (Asustada). -¡Pero, Hilda! ¿Qué tienes ?
HILDA. (Reponiéndose).-¡No! Nada, absolutamente
nada. (Aparte, desviándose de ella). ¡Por mí, puedes irte!
BOLETA. (Asustada). -Papá, te conozco en la cara
que tú también te vas a Skjoldviken!
WANGEL. -No, de veras, no. Quizá vaya allí alguna
que otra vez.
BOLETA. -¿Y nosotras? ¿Y esta casa?
WANGEL. -Yo vendré aquí también.
BOLETA. -¡Alguna que otra vez!
WANGEL. -Hija, es necesario. (Se aleja hacia el foro).
ARNHOLM. (Aparte). - Hablaremos después,
Boleta. (Se acerca a Wangel. Permanecen a la puerta hablando
en voz baja) .
ELLIDA. (Aparte a Boleta). -Pero, ¿qué tenía Hilda?
Parecía alterada.
BOLETA. - ¿No has sospechado nunca lo que Hilda
desea tan vivamente y espera de día, en día?
ELLIDIA. -¿Lo que espera?
BOLETA. -Sí; desde el día en que viniste.
ELLIDA. -No, no. ¿Qué es ello?
BOLETA. - ¡Una palabra tuya de cariño, una sola!
ELLIDA. -¡Ah!... ¿Habría acaso una misión que
cumplir aquí? (Junta las manos por encima de su cabeza y
mira inmóvil hacia adelante como absorta en sus pensamientos.
Wangel y Arnholm se adelantan cuchicheando. Boleta
mira al cuarto de la derecha, y después abre la puerta).


BOLETA. -Papá, el almuerzo espera, si tú...
WANGEL. (Con calma forzada). -¡Gracias, hi ja!
Perfectamente. Señor profesor, haga el favor de pasar.
Vamos a sentarnos a la mesa
y a apurar nuestros vasos en señal de despedida
con... con la dama del mar. (Todos se dirigen hacia la
puerta de la derecha).


TELÓN



ACTO QUINTO

Jardín, en un extremo del cual hay un
estanque. Declina el día, y el cielo se
obscurece poco a poco.

ESCENA PRIMERA

ARNHOLM, BOLETA,
LYNGSTRAND e HILDA se
adelantan por la izquierda del
estanque, en una canoa, siguiendo
la orilla. Después
BALLESTED.

HILDA. -¡Miren ustedes! ¡Aquí podernos saltar a
tierra fácilmente!

ARNHOLM. -¡No, no, no hagan ustedes eso!
LYNGSTRAND. -Yo no puedo saltar, señorita.
HILDA. -¿Y usted, Arnholm, tampoco puede?
ARNHOLM. -Prefiero no intentarlo.
BOLETA. - Entonces, abordemos a la escalera de
los baños, hacia la caseta. (Avanzan. La canoa desaparece
por la derecha. Al mismo tiempo aparece Ballested por el
sendero de la derecha, cargado de libros y con un cuerno de
caza. Habla con los que van en la canoa, "cuyas respuestas
se oyen dentro, más lejanas cada vez).
BALLETED. -¿Qué dicen ustedes? De seguro, es
por el vapor inglés, porque es la última vez que se
detiene aquí este año; pero, si quieren aprovechar la
música, no se retrasen. (Gritando). ¿Qué? (Moviendo la
cabeza). ¡ No oigo lo que dicen!

ESCENA II

BALLESTED, WANGEL y ELLIDA
con chal a la cabeza.

WANGEL. -Pero, querida Ellida, te aseguro que hay
mucho tiempo todavía.

ELLIDA. -¡No, no! Puede venir de un momento a
otro.
BALLESTED. (Al otro lado del seto del jardín). -¡Eh!
¡Buenas tardes, señor doctor! ¡Buenas tardes, señora!
WANGEL. -¡Ah! ¡Está usted ahí! ¿También va a
haber música esta noche?
BALLESTED. -Sí; la sociedad de bocineros ha organizado
un concierto. Fiestas no faltan por ahora.
Esta noche será en honor del inglés.
ELLIDA. -¿El inglés? ¡Qué! ¿Está ya a la vista ?
BALLESTED. -Todavía no; pero corno viene de
allá abajo, por entre las islas, no se le verá, hasta que
esté muy cerca.
ELLIDA. -Sí, de ese modo llegará. ¡De repente!
WANGEL. (Volviéndose un poco hacia Ellida). -Esta
noche es su último viaje, y no volverá más.
BALLESTED. -Es una cosa triste, doctor. ¡Y por
eso hemos de hacer algo que le halague. ¡Ay! pronto
pasarán los alegres días del verano y se cerrarán los
lagos, como dicen en las tragedias.
ELLIIDA. -En efecto: estarán cerrados todos los
lagos.
BALLESTED. -¡Qué tristeza! Durante semanas y
meses hemos sido los hijos alegres del verano, y
ahora será necesario acostumbrarse al tiempo sombrío.
Por lo pronto, al menos, porque es indudable
que uno puede acostumbrarse a todo, acla... aclami...
aclimatarse, señora. (Saluda y vase por la izquierda).

ESCENA III

WANGEL y ELLIDA

ELLIDA. (Mirando al lago). -¡Oh! ¡Qué violento es
este enervamiento de la expectación, esta impaciencia
antes del momento decisivo!
WANGEL. - ¿De modo que es cosa decidida?
¿Quieres hablarle?
ELLIDA. - Es preciso. Necesito elegir libremente.
WANGEL. -No te lo permitiré.
ELLIDA. - No puedes impedirme que elija. Ni tú ni
nadie. Puedes prohibirme marcharme con él, seguirlo;
puedes retenerme aquí a la fuerza, pero no
puedes impedir que elija en el fondo de mi alma, que
lo prefiera a ti, si tal es mi deseo, si tal es mi deber.
WANGEL. - Tienes razón: no puedo impedírtelo.
ELLIDA. -¡Ni yo tengo medio alguno de resistir!
Aquí nada me atrae, nada me retiene, porque no
tengo raíces en esta casa, Wangel. Tanto si me voy
con él esta noche como si salgo mañana para
Skjoldviken, no tendré que entregar una llave, ni dar
una orden. Ni un solo lazo me sujeta a esta casa en
la que siempre fui una extraña.
WANGEL. -Tú lo quisiste.
ELLIDA. -No. Ni lo deseé, ni lo temí. Me limité a
dejar las cosas como estaban. Tú, tú solo fuiste
quien lo quiso así.
WANGEL. -Haciéndolo así, creí complacerte.
ELLIDA.- Sí, ya lo sé, Wangel; pero por lo mismo,
no encuentro ya en esta casa atractivo, ni fuerza, ni
apoyo: nada que me atraiga hacia todo lo que hubiera
debido ser nuestra felicidad común, nuestra vida
íntima y sagrada.
WANGEL. -Lo comprendo, Ellida, y quedarás en
libertad, a partir de mañana, para que en adelante
arregles tu vida... sí, ¡ tu vida!, como mejor te acomode.
ELLIDA. -¿Y a eso llamas mi vida? ¿Mi verdadera
vida? No, no: erré el camino al casarme contigo. (Se
retuerce las manos con angustia). Y ahora, esta noche,
dentro de media hora, vendrá el hombre a quien
abandoné y a quien hubiera debido permanecer fiel
tan inquebrantablemente como él a mí. Va a venir a
proponerme por última vez que empiece nuevamente
mi vida, que vuelva a crearme una vida verdadera,
la vida que me espanta y me atrae al mismo
tiempo, y a la que no puedo, ni quiero renunciar.
WANGEL. -Por eso precisamente es menester que
tu esposo, que es también tu médico, suprima tu
voluntad, y obre por ti.
ELLIDA. -Sí, Wangel. Lo comprendo perfectamente.
Hay momentos en que creo que puedo encontrar
la paz y la salud aproximándome a ti para
desafiar todos los poderes que me atraen y me espantan;
pero no puedo.
WANGEL. -Ven, Ellida. Entremos un instante.
ELLIDA. -No me atrevo. Me dijo que lo esperase
aquí.
WANGEL. -Ven, ven. Tienes tiempo sobrado.
ELLIDA. -¿Estás bien seguro?
WANGEL. -Segurísimo.
ELLIDA. - Entonces vamos a pasear un rato. (Vanse
por la derecha).


ESCENA IV

ARNHOLM y BOLETA, por las orillas
del estanque.

BOLETA. (Viendo alejarse a Wangel y Ellida).-¡Mire
usted!
ARNHOLM. (A media voz). -¡ Silencio! Dejelos ir.
BOLETA. -¿Puede usted comprender lo que les pasa
estos últimos días?
ARNHOLM. -¿Usted ha observado algo?
BOLETA. -Sí.
ARNHOLM. -¿Algo extraordinario ?
BOLETA. -Más que algo: una infinidad de cosas
extraordinarias. ¿Y usted?
ARNHOLM. -¡Oh! Yo lo sé a punto fijo.
BOLETA. -Sí, sí; sólo que no quiere usted decirlo.
ARNHOLM. -Creo que ese viaje le conviene a su
madre política.
BOLETA. -¿Usted cree eso?
ARNHOLM. -Sí. Y creo que a todo el mundo le
conviene que se le haga viajar de vez en cuando.
BOLETA. -Si se va mañana, a Skjoldviken, seguramente
no vuelve más aquí.
ARNHOLM. -Pero, Boleta, ¿cómo supone semejante
cosa?
BOLETA. - Estoy absolutamente convencida. ¡Ya
verá cómo no vuelve! Por lo menos, mientras estemos
aquí Hilda y yo.
ARNHOLM. -¿Hilda también?
BOLETA. -Con Hilda quizá podría avenirse, porque
apenas es más que una niña, y creo que en el fondo
adora a Ellida. ¡Pero conmigo es diferente! ¡Ya ve
usted! Una madrastra que es casi de mi edad.
ARNHOLM. -Querida Boleta, quizá usted podría
marcharse de aquí dentro de poco.
BOLETA. (Con viveza). -¿Cómo? ¿Ha hablado usted
con papá?
ARNHOLM. -Sí.
BOLETA. -¿Y qué ha dicho?
ARNHOLM. -¡Nada! ¡ Su padre está preocupado
estos días por cosas muy diferentes!
BOLETA. -Sí, sí. Ya se lo dije a usted hace un momento.
ARNHOLM. -He creído comprender que no debía
usted contar con él para nada..
BOLETA. (Muy sorprendida). -¡Cómo!
ARNHOLM. -Me ha explicado claramente su situación,
y afirma que le sería absolutamente imposible...
BOLETA. (En tono de reconvención). -¿Sabía usted eso,
y ha tenido el valor de engañarme?
ARNHOLM. – No diga que la he engañado. De
usted sólo depende el salir de aquí.
BOLETA. -¿Qué es lo que depende de mí?
ARNHOLM. -El marchar, para conocer el mundo y
aprender cuanto desea, para ver cuanto quiere ver,
para llevar, en fin, una vida más distraída que ésta.
¡Veamos! ¿Qué dice usted?
BOLETA. (Juntando las manos). -¡Ah, gran Dios, es
completamente imposible! Puesto que papá no puede
ni quiere... y yo no tengo a nadie más a quien dirigirme
en el mundo.
ARNHOLM. -¿No aceptaría usted la ayuda de su
antiguo... profesor?
BOLETA. -¿De usted, amigo Arnholm? ¿Usted estaría
dispuesto a...
ARNHOLM. -¿A ayudar a usted? Sí, con mucho
gusto, y con todas mis fuerzas. Se lo juro. ¿Conque,
decidido? ¿Acepta usted?
BOLETA. -¡ Si acepto! ¡Poder irme, ver el mundo,
aprender, saber! Si ése es mi sueño, el sueño que me
parecía irrealizable.
ARNHOLM. -Ahora puede realizarlo con sólo querer.
BOLETA. -¿Y usted me ayudará a alcanzar esa felicidad
inmensa? Pero dígame, ¿puedo aceptar semejante
sacrificio de una persona extraña?
ARNHOLM. -De mí puede usted aceptarlo todo,
Boleta..
BOLETA. (Estrechándole las manos). - Ciertamente: a
mí me parece también que puedo. No sé por qué.
¡Ah! ¡Querría reír y al mismo tiempo llorar de alegría!
¿De modo que voy a empezar a vivir de veras?
ARNHOLM. -Desde ahora, no pase usted cuidados;
pero ha de confesarme francamente si hay algo que
la retenga aquí.
BOLETA. -No... ¡nada!
ARNHOLM. -¿Nada?
BOLETA. –Nada, a no ser mi padre, el único que
me retiene aún, y también Hilda, pero...
ARNHOLM. -En fin, tarde o temprano tendrá usted
que abandonar a su padre. Hilda se irá también por
su lado. Es cuestión de tiempo. De manera que,
aparte de su padre, ¿no hay absolutamente nada que
la sujete a usted aquí, Boleta?
BOLETA. -¡No! ¡nada! Puedo irme al fin del mundo.
ARNHOLM. -Entonces, mi querida Boleta va usted
a venir conmigo.
BOLETA. (Palmoteando). -¡Oh, Dios mío! ¡Qué felicidad!
ARNHOLM. -Supongo que tendrá usted absoluta
confianza en mí.
BOLETA. -¡Oh, sí! ¡Ya lo creo!
ARNHOLM. -Y que no tendrá inconveniente en
confiarse a mí, ¿verdad?
BOLETA. -Sí. ¿Por qué no? Usted que fue mi
maestro, mi profesor...
ARNHOLM. -Perdone; pero no concedo gran importancia
a esa... dignidad. Mi pensamiento es otro.
¡Usted es libre, Boleta, absolutamente libre! Y yo le
pregunto si quiere usted unirse a mí por toda la vida.
BOLETA. (Retrocediendo asustada). -¡Ah! ¿Qué es lo
que dice?
ARNHOLM. -¡Por la vida, Boleta! ¿Quiere usted ser
mi esposa?
BOLETA. (Bajo, y como hablando consigo misma). -¡No,
no, no! Es imposible, completamente imposible.
ARNHOLM. -¿Le sería a usted imposible el... ?
BOLETA. -Por Dios, lo que usted acaba de decirme,
¿es serio? (Mirándole). ¿Era eso en lo que usted
pensaba hace poco, al ofrecerme hacer tanto en obsequio
mío?
ARNHOLM. - Tengamos calma, Boleta. Parece que
la he sorprendido a usted mucho.
BOLETA. -¿Cómo no ha de sorprenderme semejante
proposición, viniendo de usted?
ARNHOLM. -Es cierto. Usted no sabía., usted no
podía saber que había venido aquí a causa de usted,
por usted.
BOLETA. -¿Usted ha venido... por mí?
ARNHOLM. -Sí, Boleta. Hace algunos meses recibí
una carta de su padre que me hizo creer... ¡nada! que
usted profesaba a su antiguo profesor algo... ¡hem!,
algo más que amistad.
BOLLETA. -¿Y Cómo ha podido papá escribirle
semejante cosa?
ARNHOLM. -Es que no me ha escrito semejante
cosa. Pero yo me forjé la ilusión de que una joven
me esperaba aquí y deseaba volver a verme. ¡No me
interrumpa usted, Boleta! Compréndalo; al que ha
pasado, como yo, de la primera juventud, una ilusión
así le impresiona profundamente, y me apresuré a
venir a ver a usted para decirle... lo que acaba usted
de oír.
BOLETA. -¿ Pero ahora que sabe que no hay nada
de eso, que se ha engañado....?
ARNHOLM. -Será lo mismo, Boleta. La imagen de
usted, tal como la llevo en mi corazón, permanecerá
iluminada siempre, a pesar de todo, a pesar de mi
desengaño. Quizá usted no comprenda este sentimiento,
pero no por eso deja de existir.
BOLETA. -¡ Jamás hubiera sospechado semejante
cosa!
ARNHOLM. -Pero, puesto que es así, ¿qué hará
usted, Boleta? ¿Se niega a... ser mi esposa?
BOLETA. -Me parece imposible. ¡Usted ha sido mi
profesor y no puedo figurarme que sea para mí otra
cosa.
ARNHOLM. -¿Lo cree así? En fin, me resignaré;
pero nuestras relaciones serán las mismas que antes.
BOLETA. -¿Quiere usted decir?
ARNROLM. -Que, naturalmente, mantengo mi
ofrecimiento. Me encargaré de dirigir a usted al través
del mundo para dárselo a conocer, y haré que
viva usted libre y plácidamente, y que quede asegurado
su porvenir de usted. Siempre tendrá en mí un
buen amigo, un amigo fiel y sincero. Puede usted
estar segura.
BOLETA. -Por Dios, amigo Arnholm, ahora todo
eso es imposible.
ARNHOLM. -¡Qué! ¿También es eso imposible?
BOLETA. -Sí. Después de lo que acaba de decirme,
y después de la respuesta que le he dado, comprenderá
que me es imposible aceptar nada de usted.
¡No! ¡Nunca! Después de lo que acaba de pasar entre
nosotros...
ARNHOLM. -¿Preferirá usted entonces quedarse
aquí ?
BOLETA. -¡Qué doloroso es ese pensamiento!
ARNHOLM. -¿Quiere usted renunciar a ver el
mundo? ¿Renunciar a formar parte del universo con
que soñaba, por el que usted suspiraba? ¡ Son sus
palabras! ¡Piénselo! ¡ Saber que existen tantas cosas y
que no se han de ver nunca! ¡Piénselo bien, Boleta!
BOLETA. -Sí, sí. Tiene usted razón.
ARNHOLM. -Y luego, cuando falte su padre, se encontrará
usted sin apoyo, completamente sola en el
mundo, o se verá obligada a casarse con otro hombre,
a quién quizá tampoco ame.
BOLETA. -¡Oh, sí tiene usted razón! ¡Y sin embargo!
En fin, ¿quién sabe?
ARNHOLM. (Con viveza) . -¿Y bien?
BOLETA. -Quizá no sea completamente imposible.
ARNHOLM. -¿El qué, Boleta?
BOLETA. - El... aceptar... la... la. proposición
que usted me ha hecho.
ARNHOLM. -¿Estaría usted acaso dispuesta, a pesar
de todo, a...? Veamos, Boleta, ¿quiere usted concederme
de todas maneras el placer de ayudarla
como amigo fiel?
BOLETA. -¡No, no, no! ¡Eso jamás! ¡ Imposible!
No. Vale más que sea su...
ARNHOLM. -¡Boleta! ¿De veras?
BOLETA. -Sí. Creo... que ésa es mi voluntad.
ARNHOLM. -¿Consiente usted en ser mi esposa?
BOLETA. -Sí, si cree usted aún... que debe elegirme.
ARNHOLM. –Sí creo!... (Estrecha una mano de Boleta)
.-¡Oh, gracias, gracias, Boleta! Todo lo que ha dicho
usted, su indecisión de hace un momento, no me
arredra; y si es que no poseo todavía su corazón, sabré
ganármelo. ¡Ah, Boleta,! ¡La sostendré a usted,
seré su apoyo!
BOLETA. -¡Pero me permitirá! usted viajar y conocer
la vida! Me lo ha prometido.
ARNROLM. -Cumpliré mi palabra.
BOLETA. -Me permitirá aprender cuanto quiera.
ARNHOLM. -Seré su profesor como antiguamente,
Boleta..
BOLETA. (Con dulzura, y arrobamiento). -¡De modo
que voy a ser libre! ¡Podré ir a otros países! ¡Y sin
preocupación por el porvenir! ¡ Sin preocupaciones
de ningún género!
ARNHOLM. -No, no necesitará usted pensar siquiera
en semejante cosa. ¿Verdad, Boleta, que esa
es una satisfacción?
BOLETA. -Sí.
ARNHOLM. (Abrazándola por la cintura). -¡Ah! ¡Ya
verá cómo viviremos tranquilamente!
BOLETA. -Sí; empiezo a creer que será posible.
(Mirando a la derecha y desasiéndose rápidamente). ¡Oh,
por favor, como si no hubiera pasado nada!
ARNHOLM. -Pues, ¿qué hay?
BOLETA. -Ese infeliz. (Señalando con el dedo). Allí,
mire.
ARNHOLM. -¿Su padre?
BOLETA. -No. El joven. Se pasea con Hilda.
ARNHOLM. -¡Ah! Lyngstrand. ¿Y qué?
BOLETA. -Sabe usted lo débil y enfermo que está.
ARNHOLM. -¡Puede que no sea más que una ilusión!
BOLETA. -¡Ay! Desgraciadamente es cierto. No vivirá
mucho. Quizá sea mejor para él.
ARNHOLM. -¿ Por qué?
BOLETA. -Porque... porque probablemente jamás
será buen artista. Vámonos antes que lleguen.
ARNHOLM. -Con mil amores, Boleta.


ESCENA V

HILDA y LYNGSTRAND, por las
orillas del estanque.

HILDA. -¡Eh, eh! ¿Es que sus señorías no quieren
esperarnos?
ARNHOLM. (Dentro). -Boleta y yo preferimos ir
delante.
LYNGSTRAND. (Sonriendo dulcemente). -¡Pues
señor, no andamos aquí poco entretenidos en este
momento! Todo el mundo se pasea por parejas.
HILDA. (Mirando en la dirección que han seguido Arnholm
y Boleta). -Juraría que le está haciendo el amor.
LYNGSTRAND. -¿Sí? ¿Ha observado usted algo?
HILDA. -Claro. No es difícil, a menos de que los
ojos sólo sirvan de adorno.
LYNGSTRAND. -Su hermana lo rechazará. Estoy
convencido.
HILDA. -Y yo también. Le parece que ha envejecido
de una manera terrible, y además teme que
se quede calvo de un momento a otro.
LYNGSTRAND. -Y no es sólo por eso. ¡En fin!
Que no lo aceptará.
HILDA. -¿ Cómo lo sabe usted?
LYNGSTRAND. -Porque hay otra persona en
quien ha prometido pensar.
HILDA. -¿Pensar nada más?
LYNGSTRAND. -¡ Sí! Mientras permanezca ausente.
HILDA. -¡Ah! Es usted por lo visto en quien tiene
que pensar.
LYNGSTRAND. -Es posible,
HiLDA. -¿ Se lo ha prometido a usted?
LYNGSTRAND. -Sí: me lo ha prometido; pero no
dé usted a entender que lo sabe.
HILDA. -¡Oh! Dios me libre. Soy muda como la
tumba.
LYNGSTRAND. -Yo agradezco mucho que haya
tenido la bondad de hacerme esa promesa...
HILDA. -¿Y piensa usted casarse con ella al volver?
LYNGSTRAND. -No. No me atrevo a pensar en
eso por ahora. Si transcurre mucho tiempo, quizá
me parezca de demasiada edad para mí.
HILDA. -Pero, ¿quiere usted, sin embargo, que
piense en usted?
LYNGSTRAND. -Sí, porque será útil para mi arte, y
ella, cuya vida no tiene aún verdadero objeto, puede
ayudarme fácilmente. ¡Pero no por eso le estoy menos
agradecido!
HILDA. -¿Cree usted poder trabajar en su obra con
más ánimos cuando sepa que Boleta piensa en usted
de lejos?
LYNGSTRAND. -¡ Sin la menor duda! ¡Considere
usted! Saber que en el mundo existe una mujer joven,
delicada y silenciosa, que piensa en mí... Me parece
que debe ser tan... tan... ¿qué palabra emplearé?
HILDA. -¡Inspiración! Eso debe inspirarle, estimularle
a usted.
LYNGSTRAND. -Sí, eso. Tiene usted mucho talento,
señorita. Cuando yo vuelva, usted tendrá
aproximadamente la edad que ahora tiene su hermana,
y quizá tenga usted también el mismo aspecto, y
las mismas ideas que ella. De suerte que será ella y
usted juntamente, será usted las dos fundidas en una
sola persona.
HILDA. -¿Y eso le agradará a usted?
LYNGSTRAND. -No lo sé todavía. ¡Creo que sí!
Pero ahora, durante este verano, prefiero que sea
usted la que es, usted misma, y tal como es.
HILDA. -¿ Me quiere usted mejor así?
LYNGSTRAND. -¡ Sí! ¡Me agrada usted infinitamente
tal como es!
HILDA. -¡Ya!... Y dígame: a usted, que es artista, ¿le
agrada que lleve siempre trajes claros, colores de verano?
LYNGSTRAND. -Sí, mucho.
HILDA. -¿Le parece que me sientan colores claros?
LYNGSTRAND. -¡ Sí! Muy bien, para mi gusto.
HILDA. -Usted, que es artista, ¿cómo cree que
me sentará lo negro?
LYNGSTRAND. -¿Lo negro?
HILDA. -Sí. ¿Estaría bien de negro?
LYNGSTRAND. -El negro no es un color de verano;
pero creo que le sentará a usted divinamente,
sobre todo con esa cara.
HILDA. (Pensativa). -Vestido negro muy cerrado,
con plegados negros alrededor, guantes negros, y un
largo velo negro cayendo por detrás.
LYNGSTRAND. -Si la viera a usted vestida de negro,
señorita, querría ser pintor, y haría un retrato
delicioso: una joven viuda de riguroso luto.
HILDA. -O una novia de luto.
LYNGSTRAND. -Llamémosla novia. ¡Pero es imposible
que piense usted en semejante traje!
HILDA. -No sé. Sin embargo, es una idea que me
seduce y me atrae.
LYNGSTRAND. -¿La atrae a usted?
HILDA. -Sí: es una idea que me enamora. (Señalando
a la izquierda). ¡ Silencio! ¡ Mire usted!
LYNGSTRAND. (Mirando). -El vapor inglés está ya
en el muelle.


ESCENA VI

Dichos, WANGEL y ELLIDA

WANGEL. -Mujer, te aseguro que te equivocas. (Reparando
en los otros). ¡Ah! ¿Vosotros aquí? ¿Verdad,
señor Lyngstrand, que aún no está a la vista el vapor?
LYNGSTRAND. -¿ El inglés?
WANGEL. -Sí.
LYNGSTRAND. (Señalando con el dedo). -Ahí lo tiene
usted, señor doctor.
ELLIDA. -¡Ah! Yo bien decía.
WANGEL. -¡Vino ya!
LYNGSTRAND. -Vino ¡ sí! como un ladrón durante
la noche -bien puede decirse- : Sigilosa, misteriosamente,
sin ningún ruido. WANGEL. -Tiene usted
que acompañar a Hilda hasta el muelle; pero ha de
ser pronto, porque ella seguramente querrá oír la
música.
LYNGSTRAND. - Sí, señor doctor. Allá íbamos
ahora.
WANGEL. -Dentro de poco quizá estaremos con
ustedes.
HILDA. (Cuchicheando a Lyngstrand). – Esos dos forman
también buena pareja. (Hilda y Lyngstrand vanse
por el jardín, dirigiéndose a la izquierda. Desde este momento
hasta el fin del acto se oye música a lo lejos, hacia el lago).

ESCENA VII

WANGEL, ELLIDA. Después EL
EXTRAÑO.
ELLIDA. -Llegó. Está aquí. Me lo dice el corazón.
WANGEL. -¡ Ellida! Es preferible que me dejes hablar
a solas con él.
ELLIDA. -Imposible. Te digo que es imposible.
(Profiere un grito ronco). ¡Ah! ¿Lo ves, Wangel? (El Extraño
sale por la izquierda y detiénese en el sendero, fuera del
seto del jardín).
EL EXTRAÑO. (Saludando). -¡Buenas noches! aquí
estoy otra vez, Ellida.
ELLIDA. -¡Oh! Acaba de dar la hora.
EL EXTRAÑO. -¿Estás dispuesta a partir, sí o no?


WANGEL. -Usted ve que no lo está.
EL EXTRAÑO. -No me refiero al traje de viaje ni al
equipaje, porque yo tengo a bordo todo cuanto se
necesita. He tomado un camarote para ella. (A Ellida).
Te pregunto, pues, si estás dispuesta a seguirme,
a seguirme voluntariamente.
ELLIDA. (En tono de súplica). -¡Oh! ¡No me lo pregunte
usted! ¡Aparte de mí esa tentación! (Se oye a lo
lejos la campana de un barco).
EL EXTRAÑO. -Es el primer toque. Tienes que decidirte
ahora.
ELLIDA. (Retorciéndose las manos). -¡La decisión! ¡La
decisión irrevocable, para siempre!
EL EXTRAÑO. -Sí; para siempre. Dentro de media
hora será demasiado tarde.
ELLIDA. (Mirándole tímida y atentamente). -¿Por qué
tiene usted tanto empeño en poseerme?
EL EXTRAÑO. -¿No sientes tú, como yo, que nos
pertenecemos uno al otro?
ELLIDA. -¿A causa de las promesas?
EL EXTRAÑO. -Las promesas no encadenan a nadie,
ni al hombre ni a la mujer. Si pienso en ti con
tanta constancia, es porque me es imposible pensar
en nadie más.
ELLIDA. (Con voz dulce y trémula). -¿Por qué no vino
usted antes?
WANGEL. -¡ Ellida!
EUIDA, (Con vehemencia). -¡Ah! ¡El mar!
¡Cómo hechiza! ¡Cómo atrae! ¡Cómo arrastra a lo
desconocido! ¡Oh, el mar todo lo puede! (El Extraño
salta el seto del jardín. Ellida retrocede y se coloca detrás de
Wangel.). Pero, ¿qué? ¿Qué quiere usted?
EL EXTRAÑO. -Ellida, lo veo, lo oigo como si tú
misma me lo dijeses, y, sin embargo, acabarás por
elegirme a mí.
WANGEL. (Dirigiéndose a él). -Mi esposa no tiene
que hacer elección alguna, porque yo no sólo soy el
hombre a quien ha elegido, sino también su defen
sor. ¡ Sí, su defensor! Si no se marcha usted en seguida,
y para siempre, ¿sabe usted a lo que se expone?
ELLIDA. -¡ Wangel, Wangel! ¿Qué vas a hacer?
EL EXTRAÑO. -Veamos. ¿Qué hará usted?
WANGEL. -Haré que lo detengan como un criminal;
pero inmediatamente, antes de que pueda usted
volver a bordo. Sé quién cometió el asesinato de
Skjoldviken.
ELLIDA. -¡Oh, Wangel! ¿Cómo puedes...?
EL EXTRAÑO. -Lo esperaba, y por eso vengo prevenido.
(Sacando un revólver).
ELLIDA. (Poniéndose delante de Wangel). -¡No, no, no
lo mate usted! ¡Máteme antes a mí!
EL EXTRAÑO. -Ni a ti ni a él. No tengas cuidado.
Esto no servirá más que para mí, para vivir y morir
como hombre libre.
ELLIDA. (Con más exaltación cada vez). -Wangel,
déjame hablarte, déjame hablarte delante de él. Tú
quieres y puedes retenerme aquí, puesto que
dispones de fuerza y de medios; pero mi alma, mis
pensamientos, mis inclinaciones y mis deseos no
lograrás encadenarlos. Mi alma buscará y perseguirá
el misterio, el mundo desconocido, para el que nací,
y cuyo acceso me has impedido tú.
WANGEL. (Con resignación dolorosa). -¡Lo veo, Ellida!
Cada vez te alejas más de mí. El deseo de lo infinito,
del ideal irrealizable, concluirá por sumergir tu
alma en las profundidades sombrías de la noche.
ELLIDA. -Dices bien: siento cernerse sobre mí
grandes alas negras y silenciosas.
WANGEL. -Basta, Ellida; no hay más que una salvación
para ti, y te dejo en libertad de seguir el camino
que quieras. Eres libre, completamente libre.
ELLIDA. (Mirándole un momento con profunda satisfacción).
-¿De veras? ¿Es sincero lo que dices? ¿Consientes?
WANGEL. -Con todo mi pobre corazón desgarrado,
consiento.
ELLIDA. -¿Tienes fuerzas para consentir ?
WANGEL. -Sí, por amor a ti.
ELLIDA. (Trémula y a media voz). -¿Tanto lugar ocupaba
entonces en tu corazón?
WANGEL. - ¿No hemos vivido juntos durante
años?
ELLIDA. (Juntando las manos). - ¡Y yo que nunca he
comprendido a ese hombre!
WANGEL. -Tus pensamientos estaban en otra
parte; pero ya estás completamente desligada de mí y
de los míos, y puedes, por consiguiente, buscar y se
guir el verdadero camino de tu vida. Ellida, eres libre
y responsable de tu elección.
ELLIDA. (Agarrándose la cabeza y mirando fijamente a
Wangel). -¡Libre! ¡Responsable! ¡Qué cambio! (Vuelve
a oírse la campana del barco).
EL EXTRAÑO. -¡Oyes, Ellida! Es el último toque
¡Ven!
ELLIDA. (Se vuelve hacía él, le mira atentamente y dice con
voz firme). -Después de lo que acaba de pasar, no lo
sigo.
EL EXTRAÑO. -¿No quieres seguirme?
ELLIDA. (Acercándose a Wangel). -Jamás te abandonaré
después de lo que me has dicho.
WANGEL. -¡ Ellida!, ¡ Ellida!
EL EXTRAÑO. -¿Entonces todo ha terminado?
ELLIDA. -Sí, para siempre.
EL EXTRAÑO. -Hay algo más poderoso que mi
voluntad.
ELLIDA. -Su voluntad de usted no ejerce ya ninguna
influencia en mí. Usted es para mí un hombre
muerto que salió del mar y vuelve al mar. Ya no le
tengo miedo, ya no me atraerá usted.
EL EXTRAÑO. -¡Adiós, señora! (Salta el seto del jardín).
En adelante, no será usted en mi vida más que
el recuerdo de un naufragio. (Vase por la izquierda).



ESCENA VIII

WANGEL y ELLIDA

WANGEL. -Ellida, tu alma es como el mar. Tiene
flujos y reflujos. ¿A qué se debe el cambio que se ha
operado en ti?
ELLIDA. -¿No comprendes que el cambio se ha
realizado y debía realizarse forzosamente desde que
me dejaste en libertad de obrar?
WANGEL. -¿Y aquel ideal, aquel misterio desconocido
que te atraía?
ELLIDA. -Ya no me atrae ni me espanta. He podido
contemplarlo y penetrar en su seno, y por eso he
renunciado a él.
WANGEL. -Empiezo a comprenderte poco a poco.
Tus pensamientos y sentimientos son otros tantos
enigmas y alegorías. Lo que te atraía hacia el mar, lo
que te atraía hacia él, hacia ese extraño, era una necesidad
de libertad que se despertaba y crecía en ti.
ELLIDA. –Lo ignoro; pero tú has sido un buen
médico para mí. Encontraste y te atreviste a emplear
el verdadero medio, el único que podía salvarme.
WANGEL. -Sí: nosotros, los médicos, en los grandes
peligros, arriesgamos el todo por el todo. ¿De
modo que ahora serás mía, Ellida?
ELLIDA. -Sí, querido Wangel, mi fiel Wangel, ahora
seré tuya. Ahora puedo, porque ahora vengo a ti libre,
voluntariamente, como un ser responsable de
sus actos.
WANGEL. (Mirándola con ternura). ¡ Ellida, Ellida, viviremos
siendo el uno para el otro por completo, el
uno para el otro!
ELLIDA. -Repartiéndonos nuestros recuerdos comunes,
los tuyos como los míos.
WANGEL. -Sí.
ELLIDA. -¡Y el cariño a nuestras dos hijas!
WANGEL. -¡Las llamas «nuestras hijas»!
ELLIDA. -Sí: esas hijas cuyo corazón no es mío, pero
que sabré conquistar.
WANGEL. -¡Nuestras hijas! (Besa con júbilo y apasionamiento
las manos de Ellida). -¡Ah! ¡Gracias, gracias
infinitas por ésas palabras!



ESCENA FINAL

Dichos, HILDA, BALLESTED,
LYNGSTRAND, ARNHOLM y
BOLETA por la izquierda. Al mismo
tiempo aparecen los jóvenes de la ciudad
en el sendero exterior.

HILDA. (Aparte a Lyngstrand). -¡Vean ustedes!- Papá
y mamá parecen dos verdaderos novios!
BALLESTED. (Que la ha oído). -Estamos en verano,
señorita.
ARNHOLM. (Mirando a Wangel y a Ellida).El vapor
inglés se aleja.
BOLETA. (Acercándose al seto). -Desde aquí se ve
mejor.
LYNGSTRAND. -Es el último viaje del año.
BALLESTED. -«Dentro de poco, todos los lagos
estarán cerrados», como dice el poeta. ¡Es triste cosa,
señora! Y ahora vamos a perder a usted también
por algún tiempo. He oído que se marcha usted mañana
a Skjoldviken.
WANGEL. -No, ya no se marcha. Hemos variado
de opinión esta noche.
ARNHOLM. - (Mirando sucesivamente a uno y otro).
-¡Ah! ¿Sí?
BOLETA. (Acercándose). -Papá- ¿es cierto?
HILDA. (A Ellida). - ¿Te quedarás con nosotros?
ELLIDA. -Sí, querida Hilda, si tú me quieres contigo.
HILDA. (Luchando entre las lágrimas y la alegría).
-¡Cómo! ¡ Si quiero!
ARNHOLM. (A Ellida). -¡Esta es una verdadera
sorpresa!
ELLIDA. (Sonriéndose). -¿No recuerda usted, amigo
Arnholm, lo que decíamos ayer? Cuando uno se ha
hecho terrestre, no encuentra el camino del mar, no
vuelve a la vida marina.
BALLESTED. -Exactamente, lo mismo que mi sirena.
ELLIDA. -Sobre poco más o menos, sí.
BALLESTED. -Pero con la diferencia de que la sirena,
muere, y nosotros, por lo contrario, nos aclami...
aclimatamos. Sí, sí, indudablemente, señora,
nos aclimatamos.
ELLIDA. -Sí, señor, con tal que seamos libres.
WANGEL. -Y responsables, Ellida mía.
ELLIDA. (Con viveza, tomándole la mano). -Y responsables.
Tienes razón. (El vapor desciende silenciosamente
por el lago. El sonido de la música va acercándose a la costa).

TELÓN

h

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda