Timón de Atenas. William Shakespeare.


Timón de Atenas


Personajes de la obra
Timón, noble ateniense
Lucio, noble, adulador de Timón LúCULO, noble, adulador de Timón
SEMPRONIO, noble, adulador de Timón VENTIDIO, falso amigo de
Timón APEMANTO, filósofo cínico ALCIBÍADES, general ateniense
FLAVIO, mayordomo de Timón FLAMINIO, servidor de Timón
LuCILIO, servidor de Timón SERVILIO, servidor de Timón CAFIS,
servidor de los acreedores de Timón FILOTO, servidor de los acreedores
de Timón Trro, servidor de los acreedores de Timón Lucio, servidor de los
acreedores de Timón HORTENSIO, servidor de los
DOS SERVIDORES de Varrón EL SERVIDOR de Isidoro DOS
ACREEDORES de Timón CUPIDO
VARIAS MASCARAS TRES EXTRANJEROS UN POETA
acreedores de Timón
UN PINTOR UN JOYERO UN MERCADER UN ATENIENSE
ANCIANO UN PAJE
UN LOCO
FRINÉ, querida de Alcibíades TiMANDRA, querida de Alcibíades
Nobles, senadores, oficiales, soldados, ladrones, mensajeros, otros
servidores, etc.
La obra transcurre en Atenas y en los bosques de su alrededor,
Acto I
ESCENA I
Atenas. En casa de Timón
Entran EL POETA, EL PINTOR, EL JOYERO, EL MERCADER y
OTROS; luego TIMEN con su séquito, UN MENSAJERO, UNATENIENSE ANCIANO, LUCILIO, APEMANTO, ALCIBíADES y DOS
SEÑORES
EL POETA.-Buenos días,,señor.
EL PINTOR.-Me alegro de veros con buena salud. EL POETA.-Hace
mucho tiempo que no os había visto. ¿Cómo va el mundo?
EL PINTOR.-Se gasta, señor, envejeciendo.
EL POETA.-Eso es sabido. Pero ¿qué hay que ofrezca un interés
particular? ¿No ocurre alguna cosa extraña que a nada se parezca? Mirad.
¡Magia de la generosidad! ¡Tu poder ha evocado a todos esos espíritus para
que te aguarden! Conozco a ese mercader.
EL PINTOR.-Yo los conozco a ambos; el otro es un joyero.
EL MERCADER.-¡Oh, es un señor digno!
EL JOYERO.-Indiscutiblemente.
EL MERCADER-Un hombre incomparable, . de bondad infatigable y
continua; un hombre excepcional.
EL JOYERO.-Traigo conmigo una joya.
EL MERCADER.-Os ruego que me la dejéis ver. Para el señor Timón,
¿verdad?
EL JOYERO.-Si la tasa en su valor; pero en cuanto a eso...
EL POETA.
Cuando, por una recompensa, loamos al mal, manchamos la gloria
de los versos afortunados hechos para cantar al bien.
EL MERCADER (mirando la joya).-Tiene una forma bonita.
EL JOYERO.-Y es muy buena. Mirad qué aguas. EL PINTOR.-¿Os
absorbe algún trabajo, señor, o alguna dedicatoria ofrendada a este
magnate? EL POETA .-Es una cosa que me ha salido espontáneamente.
Nuestra poesía es como una goma que manase de lo que la alimenta. Las
chispas del pedernal no saltan hasta que se golpea el pedernal. Nuestra
llama se enciende por sí sola, y como el torrente, franquea los diques que se
oponen a su curso. ¿Qué lleváis ahí?
EL PINTOR.-Un cuadro, señor. ¿Cuándo aparece vuestro libro?
EL POETA.-Tan pronto como se lo ofrezca en homenaje al señor Timón.
Veamos vuestro cuadro. EL PINTOR.-Es un cuadro hermoso.
EL POETA.-Efectivamente, es de una soluta.
realidad ab
EL PINTOR.-Absoluta.
EL POETA.-¡Admirable! ¡Qué gracia en la actitud, qué inteligencia en los
ojos, qué fecunda imaginación debe mover esos labios! ¡Aunque su gesto
sea mudo, tiene la elocuencia de la palabra!
EL PINTOR.-Es una bonita inspiración de la realidad. Mirad este toque.
¿Os parece bien?
EL POETA.-Superior al natural. El arte hace vivir estos rasgos mejor de lo
que lo haría la vida.(Entran unos senadores, que atraviesan la escena.)
EL PINTOR.-¡Qué solicitado está el señor Timón! EL POETA.-¡Los
senadores de Atenas! ¡Feliz él! EL PINTOR.-¡Mirad, más todavía!
EL POETA.-¿Veis, esa afluencia, esa ola de visitantes? Pues en este difícil
trabajo he representado a un hombre a quien este bajo mundo besa y abraza
con la mayor efusión. Mi libre genio no se detiene en particularidades, sino
que se agita en un vasto mar de ceras. Mi espíritu satírico va en pos de su
propósito, pero en su desarrollo no envenena ni una coma; vuela, como un
águila audaz, en línea recta, sin dejar huella alguna.
EL PINTOR.-¿Qué queréis decir?
EL POETA.-Voy a explicarme. Ya veis que todas las condiciones y todas
las inteligencias (lo mismo las naturalezas más melifluas y menos consisten
tes, que las más graves y las más austeras) ofrecen .sus servicios al señor
Timón. Su inmensa fortuna, unida a su natural bueno y gracioso, somete y
en, cadena a su afecto y a su trato los corazones td• dos, desde el del
adulador, que es su reflejo, hasta el de Apemanto, que empieza por
detestarse a sí propio, y sin embargo, inclina la rodilla ante él q se va tan
contento si ha merecido un movimiento de cabeza.
EL PINTOR.-Los he visto hablar juntos. EL POETA.-He descrito a la
Fortuna, señor, asen-; tándose sobre una alta y lujuriante colina. Tapan el
pie de la colina filas de hombres de todas las categorías, trabajando en esta
esfera para mejorar sus' condiciones. Entre los que tienen los ojos fijos en
lá 1 soberana señora, uno personifica a Timón, a quien la Fortuna, con su
mano de marfil, hace seña de que se acerque, transformando, en virtud de
está gracia, a todos sus rivales en esclavos y servidores.
1. Los antiguos escribían sobre tablillas enceradas.
EL PINTOR.-Está concebido a la perfección. Ese trono, esa Fortuna, esa
colina, ese hombre elegido entre el vulgo y que, con la cabeza baja, trepa
por la montaña escarpada para dar alcance a su dicha, lo representaría muy
bien nuestro arte.
EL POETA.-Escuchadme, señor. Todos los que antes eran sus iguales (y
hasta superiores a él) le siguen los pasos, se aglomeran.en sus pórticos,
vierten en sus oídos el incienso de la adulación, santifican hasta su estribo y
no respiran más que
por él.
EL PINTOR.-¿Y qué ocurre luego?
EL POETA.-Cuando la Fortuna, en un caprichoso cambio de humor,
rechaza con el pie a su último amante, todos los que le seguían,
esforzándose por escalar la montaña con ayuda de manos y rodillas, le
dejan despeñarse, sin que ni uno solo le acompañe en su caída.
EL PINTOR.-Eso se ve todos los días. Yo puedo exponer mil pinturas
morales, que evocan los vaivenes precipitados de la Fortuna de una manera
más conmovedora que con palabras. Sin embargo, hacéis bien en mostrar alseñor Timón que hay espectadores de orden inferior que han visto ya a los
grandes con los pies por encima de la cabeza.
(Fanfarrias. Entran Timón y su séquito. El mensajero de Ventidio habla con
él.)
TimóN. ¿Decís que está preso?
EL MENSAJERO.-Sí, mi buen señor. Debe veint talentos, y cuanto más
exiguos son sus recursog más inexorables se muestran sus acreedores=,
Desea que escribáis a los que le han encarcelado. Si se lo rehusáis, entonces
ya no hay esperanza para él.
TImóN.-¡Noble Ventidio! Está bien. No soy de los,; que rechazan a un
amigo cuando necesita de no sotros. Es un caballero que merece que se le
ayude; y se le ayudará. Pagaré su-leuda y le devolveré la libertad.
EL MENSAJERO.-¡Quedará por siempre agrade%i» do a vuestra señoría!
TLMóN.-Saludadle en mi nombre. Voy a enviar su rescate. Cuando esté
libre, decidle que venga tt verme. No basta socorrer inmediatamente al
homt bre necesitado, sino que hay que ayudarle lueg
Que os vaya bien.
EL MENSAJERO.-Sean con vuestro honor todas lat venturas.
(Entra un ateniense anciano.)
EL ATENIENSE ANCIANO.-Señor Timón, escuchad me.
TIMÓN.-Con mucho gusto, buen viejo.
EL ATENIENSE ANCIANO.-¿Tenéis un servidor llamado Lucilio?
TIMÓN.-Sí. ¿Y qué?
76
TIMÓN.-¿Decís que está preso? EL MENSAJERO.-Sí, mi buen señor.
EL ATENIENSE ANCIANO.-Nobilísimo Timón, h cedle comparecer ante
vos.
TIMÓN.-¿Está aquí o no? ¡Lucilio!
(Entra Lucilio.)
LUCILLO.-Heme aquí, al servicio de vuestra gra deza.
EL ATENIENSE ANCIANO.-Este mozo, señor món, esta criatura que os
pertenece, va por las n ches a mi casa. Yo soy un hombre que desde qu
' nací he practicado la economía, y estoy en u posición que me permite
aspirar a un yerno clase más elevada que un encargado de manejar
trinchante.
TIMEN.-¿Qué más?
EL ATENIENSE ANCIANO.-Sólo tengo una hija, quo constituye mi única
familia, y a la que dejaté cuanto poseo. Es una muchacha bonita y de laá
más jóvenes entre las casaderas; su educación me' ha costado muy cara; en
fin, reúne todas las bue nas cualidades. Y este hombre, de quien sois amo,,
pretende hacerse amar por ella. Os ruego, pues noble señor, que me ayudéis
a prohibirle que fre cuente el trato de mi hija, porque ha sido inútil lo que le
he hablado a este respecto.TIMEN.-Es un hombre honrado.
EL ATENIENSE ANCIANO.-Pues que siga siéndolo, señor. Su honradez
es ya bastante recompensa, sin que tenga que llevarse a mi hija.
78
TIMEN.-¿Le ama ella?
EL ATENIENSE ANCIANO.-Es joven y tierna. Las pasiones que hemos
sentido en otro tiempo nos enseñan que la juventud es inconsecuente.
TIMEN (a Lucilio).-¿Amáis a esa joven? LUCILLO.-Sí, mi buen señor, y
con su consentimiento.
EL ATENIENSE ANCIANO.-Si se casara ella sin el mío, pongo por
testigos a los dioses de que escogeré un heredero entre los mendigos de este
mundo y la desheredaré.
TIMEN.-¿Qué dote tendrá si se casa con un marido de su condición?
EL ATENIENSE ANCIANO.-Tres talentos, por lo pronto, y más tarde,
cuanto poseo.
TIMÓN.-Este buen hombre me ha servido mucho tiempo, y para cimentar
su fortuna, voy a hacer un pequeño esfuerzo que considero un deber.
Concédele a tu hija, que yo le daré el contrapeso de la dote que le reserves,
y así pesará él tanto como ella. EL ATENIENSE ANCIANO.-¡Oh, el más
noble de los señores! Comprométase vuestro honor, y mi hija será de
Lucillo.
TIMEN.-Ésta es mi mano. Mi honor responde de mi promesa.
LUCILLO.-Doy las gracias humildemente a vuestra señoría. En adelante,
os- lo deberé todo, posición, fortuna.
(Salen Lucilio y el ateniense anciano.)
EL POETA.-Dignaos aceptar mi trabajo y tenga larga vida vuestra señoría.
TIMÉN.-Gracias. En seguida oiréis hablar de ni: no os vayáis... ¿Qué
lleváis ahí, amigo mío?
EL PINTOR.-Un trozo de pintura, que suplico vuestra señoría lo acepte.
TIMEN.-Me gusta la pintura. Un retrato es casi un hombre verdadero,
porque desde que el des• honor trafica con su naturaleza, el hombre es todo
apariencia. Estas figuras pintadas son lo que representan. Aprecio vuestra
obra y tendréis la prueba de ello. Esperad aquí hasta que oigáis ha ` blar de
mí.
EL PINTOR.-¡Los dioses os guarden! TIMÓN.--Que os vaya bien, señor.
mano. Comeremos juntos... Vuestra joya, señot, ha sido estimada con
exceso.
EL JOYERO.-¿Cómo, señor? ¿Se la ha despreciado?
TIMEN.-Se han hecho acerca de ella demasia dos elogios, sencillamente.
Si os la pagara en tanto como se la ha tasado, me arruinaría completamente.
EL JOYERO.-Señor, está valuada en un precio haratísimo. Ya sabéis que,
al cambiar de manos, lar cosas de valor son estimadas proporcionalmente ala estimación en que se tiene a sus propietarios. Creedme, querido señor, y
dad más valor aún a la alhaja llevándola.
TIMEN.-Buena es la broma.
Dadme lá
EL MERCADER.-No, mi buen señor. Es lo que dice todo el mundo.
TIMÉN.-Mirad quién viene allí. ¿Queréis ser maltratados?
(Entra Apemantol.)
EL JOYERO.-Soportaremos lo que soporte vuestro honor.
EL MERCADER.-No perdona a nadie. TIMÓN.-Buenos días, amable
Apemanto. APEMANTO.-Corresponderé a tus buenos días cuando me
vuelva amable, es decir, cuando seas el perro de Timón y cuando estos
bribones sean honrados.
TIMÓN.-¿Por qué les llamas bribones, si no los conoces?
APEMANTO.-¿No son atenienses? TIMÓN.-Sí.
APEMANTO.-Entonces no me arrepiento dicho.
EL JOYERO.-¿Me conocéis, Apemanto? APEMANTO.-Sí, puesto que te
he llamado por tu nombre.
TIMÓN.-Eres orgulloso, Apemanto. APEMANTO.-Sobre todo, me
enorgullezco de no parecerme a ti.
de lo
1. Para este personaje, Shakespeare se ha inspirado en Luciano.
81
T[MóN.-Mirad quién viene allí. ¿Queréis ser maltratados? EL JOYERO.-
Soportaremos lo que soporte vuestro honor.
Timón de Atenas - Acto 1
TIMEN.-¿Adónde vas?
APEMANTO.-A golpear los sesos a un ateniense honrado.
TIMEN.-Ésa es una acción que podría costarte la vida.
APEMANTO.-Sí, siempre que golpear sea un crimen que la ley castigue
con la muerte. TIMÓN.-¿A ti, qué te parece esta pintura, Apemanto?
APEMANTO.-Muy hermosa por su inocencia. TIMÓN.-¿No crees que es
hábil quien la ha hecho?
APEMANTO.-Más hábil es quien ha hecho al pintor, y aun así, mueve a
compasión su obra.
EL PINTOR.-¡Sois un perro!
APEMANTO.-Tu madre es de mi especie. ¿Qué es ella, si yo soy un
perro?'
TIMEN.-¿Quieres comer conmigo, Apemanto? APEMANTO.-No. Yo no
me como a los señores. TIMEN.-Si te los comieses, enfadarías a las damas.
APEMANTO.-¡Ellas sí que se los comen! Por eso tienen el vientre tan
abultado.
TIMEN.-¡Qué idea tan libertina! APEMANTO.-¿Te parece así? Pues
guárdala para tu daño.TIMEN.-¿Qué opinas de esta joya, Apemanto?
1. El nombre de perra aplicado a una mujer siempre ha sido una de las
injurias más groseras.
William Shakespeare
APEMANTO.-Es menos hermosa que la franquezas, que no cuesta ni un
óbolo.
TIMEN.-¿Qué vale?
APEMANTO.-Ni la pena de pensar en ello... Hola, poeta.
EL POETA.-Hola, filósofo.
APEMANTO.-Mientes.
EL POETA.-¿No eres filósofo?
APEMANTO.-Sí.
EL POETA.-Entonces, no miento. APEMANTO.-¿No eres tú poeta?
EL POETA.-Sí.
APEMANTO.-Entonces, mientes. Relee obra, en la que disfrazas a Timón
de hombre honrado.
EL POETA.-No le disfrazo, porque es realmente un hombre honrado.
APEMANTO.-Digno de ti y de pagarte tu tarea. Quien se complace con la
adulación, es digno del adulador. ¡Oh, cielo, si yo fuese un señor!...
TIMÓN.-¿Qué harías, Apemanto? APEMANTO.-Lo que Apemanto hace
al presente. ¡Odiaría al señor con todo mi corazón! TIMÉN.-¡Cómo! ¿Te
odiarías a ti mismo? APEMANTO. Sí.
tu
última
TIMÓN.-¿Por qué?
1. Alusión al proverbio. "Plain dealing is a jewel, but they that use it die
beggars." (La franqueza es una joya; pero los que la llevan mueren pobres.)
APEMANTO.-¡Por no enfurecerme con mi calidad! ¿No eres tú mercader?
EL MERCADER.-Lo soy, Apemanto. APEMANTO.-¡Sea tu perdición el
comercio, si no se encargan de ella los dioses!
EL MERCADER.-Si hay quien se dedique al comercio, es con permiso de
los dioses. APEMANTO.-Tu dios es el comercio.
dios!
tu
¡Confúndate
(Toques de trompeta. Entra un mensajero.)
TIMÓN.-¿Qué anuncia esa trompeta?
EL MENSAJERO.-La llegada de Alcibíades y unos veinte caballeros
amigos suyos. TiMóN.-Id a recibirlos, y os ruego que los traigáis aquí.(Salen algunos individuos del séquito.) Es preciso que comáis conmigo. No
os vayáis sin que os haya podido dar las gracias, y al final de la comida
enseñadme esa obra... ¡Me alegro de veros! (Entran Alcibiades y sus
compañeros.) Bienvenido seáis, señor.
De (Saludan.)
APEMANTO.-¡Que las enfermedades contraigan y sequen vuestras débiles
articulaciones! ¡Vamos, tan poca simpatía entre todos estos granujas
melifluos y tanta cortesía! El hombre tiene hoy un natural como el del
babuino y el mono.
85
William Shakespeare
ALCIBíADES.-Señor, habéis satisfecho mi deseo, y me alimento con
vuestra presencia. TimóN.-Bienvenido seáis, señor. Antes de rarnos,
pasaremos unos momentos felices diversos placeres. Entremos, os lo ruego.
(Salen, menos Apemanto. Entran dos señores.)
SEÑOR 1.°.-¿Qué hora es, Apemanto? APEMANTO.-La hora de ser
honrado.
SEÑOR 1.°.-Siempre es hora de ser honrado. APEMANTO.-Tanto mayor
es tu yerro, pues no lo fuiste nunca.
SEÑOR 2.°.-¿Vienes al festín del señor Timón? APEMANTO.-Sí, para ver
cómo se rellenan de carne los bribones y cómo se calientan con el vino lois
idiotas.
SEÑOR 2.°.-Adiós, adiós.
APEMAWO.-Eres un necio al decir adiós dos veces. SEÑOR 2.°.-¿Por
qué, Apemanto? APEMANTO.-Debiste guardar un adiós porque yo no
pensaba darte ninguno.
SEÑOR 1.°.-¡Anda y que te ahorquen! APEMANTO.-No, puesto que lo
ordenas tú. Da tus órdenes a tu amigo.
SEÑOR 2.°.-¡Retírate, perro arisco, o te echo de aquí!
APEMANTO.-Como el perro, evitaré la coz del asno.
para ti,
(Se va.)
SEÑOR 1.°.-Tiene horror a la humanidad. ¿Entraremos para pones prueba
la liberalidad del señor Timón? Su corazón supera a la bondad misma.
SEÑOR 2.°.-Derrama la bondad a mares. Plutón, el dios del oro, sólo es un
mayordomo suyo. No hay ni un mérito que no recompense él con siete
veces su valor, ni un regalo que no produzca a quien lo ha hecho otro
regalo que supere al primero, traspasando los límites de la gratitud.
SEÑOR 1.°.-Posee el alma más hermosa que jamás gobernó a un hombre.
SEÑOR 2.°.-¡Ojalá sea afortunado por mucho tiempo! ¿Entramos?
SEÑOR 1.°.-Os haré compañía.(Se van.)
ESCENA II
Sala en casa de Timón
Todo está dispuesto para un banquete. FLAVIO y otros sirven la mesa.
Luego entran TIMÓN, ALCIBíADES, LUCIO, LÚCULO, SEMPRONIO y
otros senadores atenienses, con VENTIDIO. Después aparecen
APEMANTO, malhumorado, CUPIDO, damas vestidas de amazonas y
servidores.
VENTIDIO.-Honorabilísimo Timón, plugo a 1 dioses que se acuerden de la
edad de mi padre y llamen a un largo reposo. Se ha marchado contento y
me ha dejado rico. Como tengo una deuda de agradecimiento para con
vuestro corazón.', generoso, os devuelvo, duplicados con mis gracias y mi
reconocimiento, estos talentos a los cuales debo la libertad.
TIMÓN.- No hagáis nada de eso, honrado Ventidio, porque va en
menosprecio de mi afecto. Qs he hecho ese obsequio libremente; y nadie
podría decir que da si aceptara lo que se le devuelve. Háganlo así nuestros
señores los dioses; pero no osemos imitarlos. Las culpas de los poderosos
siempre son excusables.
VENTIDIO.-¡Alma noble!
(Todos están de pie, mirando ceremoniosamente a Timón.)
TIMÓN.-Señores, la ceremonia se inventó para dar lustre a la insuficiencia
de las acciones, para cuando una acogida carece de sinceridad, para la
bondad que se arrepiente de manifestarse. Pero no tiene razón de ser en
donde existe verdadera amistad. Sentaos, os lo ruego. Mi fortuna os aprecia
más de lo que yo aprecio mi fortuna.
APEMANTO.-¡Vaya, vaya! ¿Conque lo habéis confesado? ¡Lástima no
ahorcaran al que lo ha confesado!t
TIMÓN.-Bienvenido seáis, Apemanto. APEMANTO.-No me des la
bienvenida. Vengo para que mandes que me pongan en la puerta. TIMÓN.-
¡Quita de ahí! Eres un grosero. No tienes carácter de hombre, y eso es
censurable. Dicen, señores, que ira furor brevis est; pero este hombre
siempre está colérico. Dadle una mesa en la que no pueda sentarse más que
al lado de sí
1. Alusión a un proverbio de moda en tiempos de Shakespeare: "Con fess
and be hang'd." (Haz tu confesión y que te ahorquen.)
William Shakespeare
mismo. No le gusta la sociedad, y en verdad que no ha nacido para ella.
APEMANTO.-Me quedaré a tu costa y riesgo, Timón. Vengo de
observador, te lo advierto. TIMÓN.-No reparo en ti. Para que seas
bienveni, do, basta que seas un ateniense. No quiero tener la menor
autoridad. Te agradeceré que la comida te cierre la boca.APEMANTO.-Desprecio la comida, porque soy in, capaz de pagarla con
una adulación. ioh, dioses; cuántos hombres devoran a Timón sin que él lo
advierta! Sufro viendo a tanta gente regar' sus manjares con la sangre de un
solo hombre. ¡Y es tari loco que los estimula aún más! ¿Cómo hay hombres
que se atrevan a fiarse así de los hombres? Debería invitárselos a venir sin
cuchiIlost, lo cual ahorraría carne y sería más prudente para sus vidas.
Podría citar muchos ejemplos de esto. El camarada que, sentado junto a su
huésped, corta el pan con él y bebe a su salud, compartiendo su copa, es el
que está más dispuesto a matarle. Eso es cosa probada. Si yo fuese un
hombre de importancia, tendría miedo de beber en las comidas, no fuera a
ser que se buscase el sitio sensible de mi garganta... Los grandel hombres
deberían beber provistos de una gola.
1. En tiempos de Shakespeare, cada invitado llevaba su cuchillo,
afilándolo, cuando era preciso, en una piedra col, gada de una puerta, y se
ignoraba el uso del tenedor.
Timón de Atenas - Acto I
TIMÓN (a un invitado).-De todo corazón, señor. ¡Circule la salud a la
redonda!
SEÑOR 2.°.-iQue circule por este lado, mi buen señor!
APEMANTO.-¡Que circule por este lado! ¡Es desaprensivo el compañero!
Se aprovecha de la ocasión. ¡Timón, esas saludes te traerán desgracia a ti y
a tu bolsa! Ved una bebida demasiado débil para ser pecado. Es el agua
honrada, que jamás ha hecho caer en el fango al hombre. El agua es la
bebida que corresponde a mi comida. Como el orgullo preside en los
festines, no me asombra que no se den las gracias a los dioses.
ACCIÓN DE GRACIAS DE APEMANTO
Dioses inmortales, no solicito la riqueza, ni ruego por más hombre que por
mí. Haced que no me vuelva nunca
lo bastante insensato para fiar en el juramento
o en la firma de un hombre, en las lágrimas de una cortesana, en un perro
que finge dormir, en un carcelero de mi libertad,
o en mis amigos, si los necesitase. Amén. Así sea.
Los ricos pecan y yo como uvas.
(Bebe y come.)
¡Buena suerte a tu buen corazón, Apemanto! TIMÉN.-Capitán Alcibíades,
¿está al presente vuestro corazón en el campo de batalla? ALCIBíADES.-
Mi corazón está siempre a vuestro servicio, señor.
TIMEN.-¿Preferiríais un almuerzo de enemigos a una comida de amigos?
ALCIBíADES.-Cuando nos sirven al enemigo san, grando todavía, señor,
no hay comida mejor. A mi mejor amigo le deseo un festín semejante.
APEMANTO.-Quisiera entonces que todos los aduladores fuesen enemigos
tuyos, porque los mata rías y me invitarías al festín.SEÑOR 1.°.-¡Ojalá tuviéramos la satisfacción, señor, de que pusieseis a
prueba nuestros corazones! Rivalizaríamos en demostraros nuestro celo y
llegaríamos al colmo del contento!
TimóN.-Pues no dudéis de que ocurrirá, mis buenos amigos. Los dioses
han decidido que un día tenga yo necesidad de vosotros. Si no, ¿para qué
seríais amigos míos? ¿Cómo ibais a recibir, entre mil, este título afectuoso,
si no estuvieseis ligados a mi corazón antes que los demás? Sinceramente
os declaro que he formado de vosotros un concepto mejor que el que
pudiera formar vuestra modestia. Dioses, me he dicho, ¿para qué íbamos a
tener amigos, si nunca necesitáramos de ellos? Las criaturas vivas serían
las más inútiles si jamás pudiesemos servirnos de ellas; pareceríanse a esos
dulces instrumentos, encerrados en sus estuches, que guardan sus sonidos
para ellos solos. ¡Con frecuencia he deseado verme pobre, para acercarme a
vosotros! Hemos nacido para hacer el bien, ¿y qué bien es más nuestro que
las riquezas de nuestros amigos? ¡Qué preciosa satisfacción se siente
viendo a tantos amigos, semejantes a hermanos, disponer mutuamente de
sus fortunas! ¡Alegría ahogada antes de nacer! ¡Mis ojos ya no pueden
contener sus lágrimas, y para haceros olvidar su yerro, bebo a vuestra
salud!
APEMANTO.-Lloras, para darles de beber, Timón. SEÑOR 2.°.-La alegría
ha producido el mismo efecto en nuestros ojos, y en este momento se
asemeja a un niño que llora.
APEMANTO.-Ja, ja! Me da risa
pensar que ese que me habéis
niño es un bastardo.
SEÑOR 3.°.-Os aseguro, señor, emocionado mucho. APEMANTO.-¡Estoy
admirado!
(Fanfarria.)
significa esa fanfarria?... ¡Hola!
TIMEN.-¿Qué ¡Un servidor!
EL SERVIDOR (entrando).-Hay ahí unas señoras que tienen muchos
deseos de entrar, si lo consentís, señor.
TIMEN.-¿Señoras? ¿Qué quieren?
93
William Shakespeare
EL SERVIDOR.-Vienen con un correo encargado de comunicar sus
propósitos, señor. TIMÓN.-Os ruego que las hagáis entrar.
(Entra Cupido.)
CUPIDO.-Salve a ti, digno Timón, y a todos los que disfrutan tus
liberalidades. Los cinco sentidos mejores te proclaman su patrón, y con
toda libertad vienen a congratular tu corazón pródigo. El oído, el gusto, el
tacto y el olfato se levantan de tu mesa embriagados de placer. Miscompañeras sólo vienen ahora a regocijar tu vista. TIMÓN.-Bienvenidas
sean. Hacedlas pasar y acompáñelas la música.
(Sale Cupido.)
SEÑOR 1.°.-¡Ya veis, señor, cuán amado sois!
(Música. Vuelve Cupido, seguido de una mascarada de damas vestidas de
amazonas, con laúdes en las manos, bailando y tocando.)
APEMANTO.-¡Vaya un día! ¡Qué frívolo enjambre conduce la vanidad!
¡Bailan! ¡Están locas! La gloria de esta vida no es más que una locura,
como esa pompa comparada con un poco de aceite y raíces. Por disfrutar
del placer, nos volvemos lo
cos; prodigamos las adulaciones por beber el vino de un hombre a quien
más tarde rechazaremos con el rencor venenoso de la envidia. ¿Quién vive
que no esté depravado o no deprave? ¿Quién muere sin llevarse a la tumba,
a guisa de regalo, el desprecio de sus amigos? Yo temería que quienes
ahora bailan ante mí me pisoteasen él día menos pensado. Porque está visto
que los hombres cierran su puerta al sol poniente.
(Se levantan de la mesa los señores, simulando adorar a Timón. Por
complacerle, escogen una amazona y bailan; luego se interrumpen.)
TIMÉN.-Habéis amenizado nuestros placeres, hermosas damas, añadiendo
brillantez a una fiesta que no era la mitad de agradable antes de que le
hubieseis prestado el atractivo de vuestros encantos, y me felicito de la
sorpresa que he organizado. Gracias.
DAMA j .a.-Señor, habéis visto lo que mejor sabemos hacer.
APEMANTO.-Por mi fe, que lo peor no es más que una suciedad, y dudo
que le guste a nadie. TIMEN.-Señoras, os aguarda un modesto banquete.
Dignaos sentaros a él.
TODAS LAS DAMAS.-Te damos las gracias, señor.
(Salen Cupido y las damas.)
TIMÓN.-Señoras, os aguarda un modesto banquete. Dignaos sentaros a él.
TODAS LAS DAMAS. Te damos las gracias, señor.
TIMEN.-Flavio.
FLAVIO.-Señor. TiMóN.-Tráeme el cofrecillo. FLAVIO.-Sí, señor.
(Aparte.) ¡Más alhajas! No hay que contrariar sus caprichos. De no ser así,
yo le diría... Y a fe mía que debiera decírselo. Cuando haya gastado todo,
lamentará que no se le contradijera. ¡Lástima que la generosidad no tenga
ojos en la espalda! ¡Así no sería víctima de su corazón el hombre!
(Sale y vuelve con el cofrecillo.)
criados? órdenes.
SEÑOR 1.°.-¿En dónde están nuestros UN SERVIDOR.-Aquí, señor, a
vuestras SEÑOR 2.°.-¿Nuestros caballos? TIMÉN.-Amigos míos, tengo
que deciros una palabra. Señor, tengo que haceros un ruego. Aceptad esta
alhaja. Dignaos admitirla y llevarla, mi buen señor.SEÑOR 1.°.-¡He aceptado de vos tantos regalos! TODOS.-Todos los
hemos aceptado.
(Entra un servidor)
SERVIDOR 1.°. Señor, ahí están unos nobles del Senado, que acaban de
apearse para visitaros. TIMEN.-Bienvenidos sean.
FLAVIO.-Suplico a vuestro honor que oírme algo que os atañe muy de
cerca.
se
digne
TIMÓN.-¿De cerca? Entonces te escucharé en otr ocasión. Preparémoslo
todo para recibirlos. FLAVIO (aparte).-¡Ya no sé qué hacer!
(Entra otro servidor.)
SERVIDOR 2.°.-Si place a vuestro honor, el señor Lucio os ofrece, en
prueba de amistad, cuatro caballos blancos como la leche, con arreos de
plata, TimóN.-Los acepto gustoso. Que sea recompensado dignamente ese
obsequio... (Entra un tercer servidor.) ¿Qué noticias traes?
SERVIDOR 3.°.-Señor, un noble ilustre, el señor Lúculo, solicita mañana
vuestra compañía para! cazar con él, si accedéis a ello, y envía a vuestra,
honor dos parejas de lebreles.
TIMÓN.-Cazaré con él. No recibáis el regalo sin dar a cambio una buena
recompensa.
FLAVIO (aparte).-¿En qué va a parar todo esto? ¡Nos recomienda que nos
aprovisionemos y haga mos presentes magníficos, y todo esto hay que
sacarlo de un cofre vacío! No quiere saber el estado de su bolsa, ni me
permite que le dé a conocer la pobreza a que se halla reducido su corazón y
la' imposibilidad de satisfacer sus deseos. Tan superiores son sus promesas
a su situación, que cada palabra que dice representa una nueva deuda Debe
en cuanto abre la boca. Ahora paga los intereses de su generosidad. Todos
sus bienes están hil potecados. ¡Quisiera abandonar mi puesto por
98
Timón de Atenas - Acto I
gusto, antes de hacerlo por fuerza! El que no tiene que alimentar amigos es
más dichoso que aquel cuyos amigos son peores que enemigos. ¡Me sangra
el corazón de pena por mi amo!
(Se va.)
TIMÓN.-OS engañáis rebajando así vuestros méritos. Tomad, señor, una
bagatela en prueba de amistad. -
SEÑOR 2.°.-La recibo con extraordinario agradecimiento.SEÑOR 3.°.-¡Es el alma misma de la generosidad! TIMÓN.-Ahora
recuerdo, señor, que habéis elogiado un caballo bayo que montaba yo el
otro día. Vuestro es, ya que os gusta.
SEÑOR 3.°.-Os suplico que me perdonéis, señor. TIMEN.-Os he cogido la
palabra. Un hombre no alaba más que lo que aprecia. Cuando peso los
sentimientos de mis amigos, pongo los míos de contrapeso. Os digo la
verdad. Iré a devolveros la visita.
TODOS Los SEÑORES.-Nadie será tan bien acogido.
TIMÉN.-Tan agradables son para mi corazón todas vuestras visitas, que
estoy quedando mal con vosotros, porque quisiera distribuir reinos entre
mis amigos, sin cansarme nunca. Alcibíades, como eres un soldado, a
menudo tendrás escaseces; Por consiguiente, es caritativo obsequiarte.
Vives de la muerte y no tienes otras tierras que los campos de batalla.
ALCIBíADES.-Malas tierras, señor.
SEÑOR 1.°.-Os estamos tan lealmente agradecidos....
TIMEN.-Como yo a vosotros.
SEÑOR 2.°.-Os somos tan infinitamente adictos... TIMEN.-Os deseo todo
género de prosperidades. ¡Luces, más luces!
SEÑOR 1.°.-Gozad de la mejor de las prosperidades. ¡Señor Timón; honor
y fortuna! TiMóN.-Siempre dispuesto a servir a mis amigos.
(Salen Alcibíades y los señores.)
APEMANTO.-¡Qué confusión, cuántas inclinaciones de cabeza, cuántos
traseros sacados! Dudo de que sus bajezas valgan las sumas con que se las
paga. ¡Hay mucha hez en la amistad! Los corazones hipócritas no deberían
tener piernas tan flexibles. ¡Así es como los tontos honrados malgastan sus
riquezas a cambio de reverencias! TIMEN.-Apemanto, si no fueras tan
huraño, yo sería bueno para ti.
APEMANTO.-No quiero nada. Si, a mi vez, me dejara corromper, no
habría nadie que te dijera la verdad y harías más tonterías aún. A fuerza de
dar, Timón, temo que no tardes en darte a ti mismo en un papel. ¿A qué
conducen estas fiestas, estos lujos y estas magnificencias vanas?
100
TimóN.-Si vuelves a gruñir en público, me he jurado no escucharte más.
Adiós, y vuelve con una música mejor.
(Se va.)
APEMANTO.-No quieres escucharme ahora. Pues no me oirás nunca.
Cerraré la puerta de tu saludo. ¿Por qué los oídos de los hombres están
sordos a los consejos y no a la adulación?
(Se va.)
acto II
ESCENA IUn aposento en el palacio de un senador
UN SENADOR con papeles en la mano; luego CAFIS
E. SENADOR.-Últimamente, ha pedido cinco mil a Varrón. A Isidoro le
debe nueve mil, que, con las otras sumas, dan un total de veinticinco mil.
¡Y está dispuesto a malgastar más! Esto no puede durar, y no durará. Si
necesito oro, no tengo más que robar el perro a un mendigo y dárselo a
Timón, porque el perro se convierte en monedas. Si quiero vender mi
caballo y comprar otro veinte veces mejor, regalo mi caballo a Timón, sin
pedir nada por él, y mi caballo me producirá diez caballos excelentes. En su
puerta no hay portero, sino un hombre que sonríe e invita a entrar a todos
los
103
William Shakespeare
que pasan. Esto no puede durar. No hay nada q haga suponer
razonablemente que dure tal estad de cosas. ¡Cafis! ¡Hola! ¡Cafis!
(Entra Cafis.)
CAFIS.-Aquí estoy, señor. ¿Qué deseáis?
EL SENADOR.-Ponte la capa y corre a casa del se ñor Timón. Insiste en
pedirle mi dinero. No d ¡es que te interrumpa con la frase de: "Saluda en mi
nombre a vuestro amo", mientras das vuel tas al gorro con la mano derecha,
y dile que ten go necesidades imperiosas, que me ha llegado e turno de
servirme de lo que me pertenece, qu han expirado ya todos los plazos y que
he arruí nado mi crédito por tener confianza en la fech de sus pagos. Añade
que le quiero y que le guar do todo género de consideraciones; pero que n
puedo romperme los riñones por curarle un dedo'
s
a él, que mis necesidades urgen, y por última,; que, después del servicio
que le he prestado, n se me debe despedir ni burlar con palabras, sino
reembolsarme mi dinero inmediatamente. Ve pon cara de hombre que no se
deja convence rostro de persona que exige. Aunque todavía tic ne todas las
plumas de sus alas, me temo que señor Timón sea desplumado como un
gullt,
1. El gull es un pájaro apreciado por la rareza de plumas.
104
eso que ahora resplandece chate ya.
CAFIS.-Voy, señor.
EL SENADÓR.-Llévate
estos
en las fechas. CAFIS.-Sí, señor. EL SENADOR.-Vete.
En casa de TimónEntra FLAVIO con unos documentos en la mano; luego CAFIS y LOS
SERVIDORES de Isidoro y de Varrón, TIMÓN, ALCIBíADES y señores,
APEMANTO, UN LOCO, UN PAJE, FLAMINIO, SERVILIO y otros
servidores.
FLAVIO.-¡Ni cuidado ni mesura! ¡Está tan desprovisto de sentido común,
que no quiere saber siquiera el modo de cubrir sus gastos, ni poner freno a
sus disipaciones! No se da cuenta del estado de cosas; no se preocupa de lo
que pueda quedarle. Jamás hubo espíritu tan alocado a fuerza de ser bueno.
¿Qué hacer? No querrá es
(Se van.)
ESCENA II
Como documentos un fénix.
y fíjate
cuchar nada hasta que no esté completamente caído. Es preciso que tenga
yo con él una explicación en cuanto vuelva de cazar. ¡Ay, ay!
(Entran Ca fis y los servidores de Isidoro y garrón.)
CAFIS.-Buenas tardes, Varrónl. ¿Venís a nero?
EL SERVIDOR DE VARRóN.-¿No venís vos a lo mismo?.
CAFIS.-Naturalmente. ¿Y vos, Isidoro? EL SERVIDOR DE ISIDORO.-
También. CAFIS.-¡Ojalá se nos pague!
EL SERVIDOR DE VARRóN.-Me temo lo contrario. CAFIS.-Aquí viene
nuestro señor.
(Entran Timón, Alcibíades y señores.)
por di
TIMÉN.-En cuanto acabemos de comer volveremos al campo, Alcibíades.
¿Qué queréis vosotros? CAFIS.-Aquí está la cuenta de algunas deudas.
TimóN.-¿Deudas? ¿De dónde sois?
CAFIS.-De Atenas, señor. TIMEN.-Id a ver a mi mayordomo. CAFIS.-No
se incomode vuestra señoría; pero es el caso que este mes ha ido
demorando el pago de
1. Ya en tiempos de Shakespeare era costumbre entre los criados darse
mutuamente el nombre de sus amos.
Timón de Atenas - Acto II
día en día. Mi amo necesita recuperar lo que le pertenece, y os ruega
humildemente que en esta ocasión os conduzcáis de modo que no
desmienta vuestras cualidades, es decir, devolviéndole lo
se le debe.
TIMÓN.-Vuelve a buscarme ñana, honrado amigo mío. CAFIS.-No, mi
buen señor. TIMÉN.-Tranquilízate, buen amigo mío.
EL SERVIDOR DE VARRóN.-YO soy servidor de Varrón, mi buen
señor...EL SERVIDOR DE ISIDORO.-Yo vengo de parte Isidoro. Con toda
humildad, os ruega que le paguéis inmediatamente.
CAFIS.-Si supieseis, señor, las necesidades de mi amo...
que
mañana por la made
EL SERVIDOR DE VARRóN.-Esta deuda, so pena de arresto, data de seis
semanas, y las seis semanas han transcurrido ya...
EL SERVIDOR DE ISIDORO.-Vuestro mayordomo
me ha estado entreteniendo, señor, y hoy vengo enviado expresamente a
ver a vuestra señoría. TIMEN.-¡Dejadme respirar! Dispensad, mis buenos
señores, que en seguida estaré con vosotros. (Salen Alcibíades y los
señores. A Flavio.) Os ruego que os acerquéis. ¿Qué pasa en el mundo para
que se me abrume a mí con documentos sin pagar y deudas antiguas que
afectan a mi honor? FLAVIO.Señores, ahora no es momento oportuno para
ventilar estos asuntos. Tened la bondad de esperar hasta después de comer.
Entretanto, explicaré a su señoría por qué no se os ha pagado. TIMÓN.-Os
lo ruego, amigos míos. Cuidad de que se les trate bien.
(Se va.)
FLAVIO.-Os ruego que me sigáis.
(Se va. Entran Apemanto y un loco.)
CAFIS.-Deteneos. Mirad el loco que viene con Apemanto. Vamos a
divertirnos.
EL SERVIDOR DE VARRóN.-¡Qpe le ahorquen! ¡Nos va a insultar!
EL SERVIDOR DE ISIDORO.-¡Sea la peste con ese perro!
EL SERVIDOR DE VARRVN.-¿Qué tal va, loco? APEMANTO.-¿Hablas
con tu sombra?
EL SERVIDOR DE VARRÓN.-No, hablo contigo. APEMANTO.-No, te
hablas a ti mismo. (Al loco.) Vámonos.
EL SERVIDOR DE ISIDORO (al servidor de Varrón).Ya tienes al loco
colgado de tus hombros. APEMANTO.-No, porque te sostienes sobre
piernas y no sobre él.
CAFIS.-¿Quién es el loco ahora?
APEMANTO.-El que me lo acaba de preguntar. ¡Pobres hambrones,
lacayos de usureros, mediadores entre el oro y la necesidad!
tus
108
Timón de Atenas - Acto II
TODOS.-¿Qué somos nosotros, Apemanto? APEMANTO.-¡Asnos!
TODOS.-¿Por qué?
APEMANTO.-Porque me preguntáis lo que sois, y no lo sabéis vosotros
mismos. Contéstales, loco. EL Loco.-¿Cómo estáis, hidalgos? TODOS.-
Muchas gracias, buen loco. ¿Cómo está vuestra ama?EL Loco.-Siempre tiene agua caliente para escaldar pollos como vosotros.
Quisiera veros en Corintol.
APEMANTO.-¡Oh, Dios! ¡Muchas gracias!
(Entra un paje.)
EL Loco.-Mirad, ahí viene el paje de mi ama. EL PAJE (al loco).-Hola,
capitán. ¿Qué hacéis en tan buena compañía? ¿Cómo te va, Apemanto?
APEMANTO.-Quisiera tener en la boca unos cuantos palos para
contestarte debidamente.
EL PAJE.-Te ruego, Apemanto, que me leas la dirección de estas cartas,
porque no entiendo de eso. APEMANTO.-¿No sabes leer?
EL PAJE.-No.
APEMANTO.-Entonces, no perderá gran cosa la ciencia el día en que te
ahorquen. Ésta es para el señor Timón. Esta otra para Alcibíades. Vete.
Naciste bastardo y morirás cabrón.
1. Corinto era la palabra con que se designaba un burdel.
EL PAJE.-A ti te ha parido una perra y morirás de hambre como un perro.
No repliques, que ya me voy.
(Se va.)
APEMANTO.-Es el mayor servicio que nos puedes hacer. Loco, voy a ir
con vos a casa del señor Timón.
EL Loco.-¿Queréis dejarme allí? APEMANTO.-Si Timón está en su casa...
Vosotros tres servís a tres usureros.
Los SERVIDORES.-Sí. ¿Por qué no -nos servirán ellos a nosotros?
APEMANTO.-Me gustaría eso, porque sería divertido contemplar cómo un
verdugo servía a un ladrón.
EL toco.-¿Los tres sois criados de usureros?
Los SERVIDORES.-Sí, loco.
EL toco.-No conozco ni un usurero que no tenga un loco a su servicio. Mi
ama es usurera, y yo soy su loco. Cuando las gentes van a pedir prestado a
vuestros amos, se acercan tristes y se marchan alegres. Cuando entran en
casa de mi ama, entran alegres y salen tristes. ¿Por qué razón?
EL SERVIDOR DE VARRóN.-Podría daros una. APEMANTO.-Pues
dásela, para que te tildemos de putañero y de granuja, lo cual no hará que
se te estime menos.
Timón de Atenas - Acto II
EL SERVIDOR DE VARRóN.-¿Qué se entiende por putañero, loco?
EL Loco.-Un loco bien vestido; algo parecido a ti. Es un espíritu. A veces
tiene la apariencia de un señor; a veces, la de un legista; a veces, la de un
filósofo con dos piedras además de su piedra filosofall. Con frecuencia
parece un caballero. En fin, es un espíritu que se pasea generalmente bajo
todos los aspectos que un hombre puede tomar y dejar entre los dieciséis
ochenta años.
EL SERVIDOR DE VARRóN.-No eresy los
loco del
todo.
EL Loco.-Ni tú cuerdo del todo. Te falta tanta cordura como locura poseo
yo.
APEMANTO.-Esa respuesta es digna de Apemanto. TODOS LOS
SERVIDORES.-¡Paso, paso, que viene el
señor Timón!
(Entran Timón y Flavio.)
APEMANTO.-Ven conmigo, loco, ven.
EL LOCO.-No siempre he de seguir a un amante, a un hermano mayor o a
una mujer. A veces sigo a un filósofo.
(Salen Apemanto y el loco.)
1. En la época de Shakespeare se buscaba con ahínco la piedra filosofal.
William Shakespeare
FLAVIO.-Quedaos cerca. Tengo que hablaros en seguida.
(Salen los servidores.)
TIMÓN.-¡Me asombráis! ¿Por qué, hasta ahora, no me habéis expuesto la
situación francamente, para que yo pudiese amoldar mis gastos a mis re
cursos?
FLAVIO.-No queríais escucharme cuando os lo proponía.
TIMÓN.-Quizá escogisteis el momento en que yo .estaba mal dispuesto a
oíros, y el contratiempo os sirve de excusa.
FLAVIO.-¡Oh, mi buen señor! Cuando os presentaba mis cuentas las
rechazabais, diciendo que las fiabais a mi honradez. A cambio de cualquier
pequeño obsequio, me ordenabais hacer otro más importante; yo meneaba
la cabeza, lloraba, y aun a trueque de faltaros al respeto, os suplicaba que
cerraseis la mano. ¡Cuántas veces sufrí reprimendas vuestras porque os
había indicado la mengua de vuestra situación y el aumento de vuestras
deudas! Mi muy amado señor, puesto que ahora me escucháis (¡aunque
demasiado tarde!), ha llegado el momento de que os lo manifieste: la mayor
parte de vuestro haber no bastará a pagar la mitad de vuestras deudas.
TIMEN.-¡Que se vendan todas mis tierras!
TMóN. ¡Me asombráis! ¿Por qué, hasta ahora, no me habéis expuesto la
situación francamente, para que yo pudiese amoldar mis gastos a mis
recursos?
FLAVIO.-Todas están empeñadas, y algunas confiscadas y perdidas. Lo
que resta, con dificultad cerraría la boca a los acreedores actuales. Y elporvenir viene a pasos agigantados. ¿Qué haremos en ese interregno? En
definitiva, ¿qué va a ser de nosotros?
TMóN.-¡Mis tierras se extienden hasta Lacedemonia!
FLAVIO.-¡0h, mi buen señor! El mundo puede abarcarse con una palabra,
y si os perteneciese y pudieseis darlo en un soplo, ¡qué pronto se perdería!
TMóN.-¡Dices la verdad!
FLAVIO.-Si sospecháis de mi administración o quizás de mi lealtad,
demandadme ante severos árbitros y sometedme a una información. ¡Los
dioses me bendigan! Mientras vuestras reposterías estaban llenas de
parásitos intemperantes, mientras vuestras bodegas estaban anegadas de
vino derramado, mientras cada uno de vuestros aposentos ardía en luces y
resonaba con música, yo me retiraba a un rincón solitario y sollozaba allí.
TImóN.-¡Basta, te lo ruego!
FLAVIO.-¡Cielos, decía yo, qué bueno es este señor! ¡Cuántas
prodigalidades se han tragado esta noche esos granujas y esos patanes!
¿Quién no se proclama propiedad de Timón ahora? ¿Qué corazón, qué
cabeza, qué ser, qué fuerza, qué medios no se le ofrecen? ¿No es Timón el
grande, el noble, el honorable, el real Timón? ¡Cuando se
agoten los recursos que pagan estas adulaciones, también se extinguirá con
ellos el soplo que las impulsa! Lo que se gana a la mesa, luego se pierde
con el ayuno. Cuando una nube de invierno desata la lluvia, desaparecen
las moscas.
TIMÓN.-Escucha, no me sermonees más. Mi corazón no ha tenido todavía
generosidades de las que deba ruborizarse. Quizás he podido dar
locamente, pero nunca vergonzosamente. ¿Por qué lloras? ¿Te falta
conciencia hasta el punto de creer que van a faltarme los amigos?
Tranquilízate. Si quiero beber en los vasos de la amistad y poner a prueba
los corazones pidiendo, dispondré de los hombres y de sus fortunas con
tanta facilidad como puedo ordenarte que hables.
FLAVIO.-¡Ojalá los acontecimientos no os hagan perder las esperanzas!
TMóN.-En cierto modo, es tan oportuno el estado apremiante en que me
hallo, que lo bendigo. Gracias a él, puedo poner a prueba a mis amigos. Ya
veréis cómo tenéis una idea equivocada de mi fortuna. Soy rico por mis
amigos. ¡Hola! ¡Que venga alguien! ¡Flaminio, Servilio!
(Entran Flaminio, Servilio y otros servidores.)
LOS SERVIDORES.-Señor, señor.
TiMóN.-Algunos de vosotros tenéis que hacerme unos recados... Vos iréis
a casa del señor
William Shakespeare
Lucio... Vos, a casa del señor Lúculo. Hoy he cazado con su honor... Vos, a
casa de Sempronio. Saludadlos en mi nombre y decidles cuánto me alegrode poder tener ocasión de utilizarlos para un préstamo de dinero. Pedidles
cincuenta talentos.
FLAMINIO.-Se hará tal y como habéis dicho, señor.
FLAVto (aparte).-¿El señor Lucio y el señor Lúculo? ¡Hum!
TIMÓN (a otro servidor).-Vos, a casa de los senadores. En los días de mi
opulencia, tenía derecho a hacerme escuchar de ellos... Decidles que al
instante me envíen mil talentos. FLAVIO.-Creyéndolo el medio más
seguro, me he tomado la libertad de ofrecerles vuestra firma y vuestro
nombre. Han meneado la cabeza y no he vuelto más rico.
TIMÓN.-¿Es cierto? ¿Puede ser así? FLAVIO.-Responden a una que sus
fondos han disminuido, que necesitan dinero, que no pueden hacer lo que
ellos quisieran... que lo sienten mucho... Sois un hombre honrado... Ellos
desearían... No saben... Pero vos tenéis la culpa... Una naturaleza noble
puede cometer un error.... Ellos querrían poder... Es una lástima... ¡Y acto
seguido, so pretexto de asuntos graves, con ojos recelosos, terminadas sus
malévolas reflexiones, saludando a medias y moviendo la cabeza fríamente,
guardan un silencio glacial!
TIMÓN.-¡Oh, dioses, recompensadlos! Tranquilízate, te lo ruego. Esos
viejos compañeros son ingratos por herencia. Apenas circula su sangre,
coagulada, fría. Si no son buenos, es porque carecen de buen calor. Cuando
se inclina hacia la tierra, el hombre se prepara al viaje volviéndose triste y
taciturno. (A un servidor.) Ve en busca de Ventidio. (A Flavio.) No te
pongas melancólico. Eres un hombre honrado y leal; te lo digo como lo
pienso. No mereces la menor censura. (Al servidor.) Ventidio ha enterrado
a su padre. Esa muerte le deja en muy buena posición. Cuando era pobre y
estaba preso y privado de amigos, le socorrí con cinco talentos. Transmítele
mi amistad y dile que su amigo tiene un apuro apremiante y que este apuro
le obliga a reclamar urgentemente los cinco talentos. (A Flavio.) Cuarido se
cobren se les entregarán a esos que reclaman lo suyo. ¡No digas ni creas
nunca que la fortuna de Timón va a decaer mientras tenga amigos!
FLAVIO.-Quisiera no poder creerlo. Ese pensamiento repugna a la bondad.
El hombre generoso cree que también lo son los demás.
(Se van.)
acto M
ESCENA 1
En casa de Lúculo
FLAMINIO,aguardando. Entra UN SERVIDOR, que se dirige a él; luego
LúCULO
EL SERVIDOR.-He dicho a mi señor que aquí. Bajará en seguida.
FLAMINIO.-Gracias, señor.(Entra Lúculo.)
EL SERVIDOR.-Ya viene mi señor.
LúCULO (aparte).-¡Un criado del señor Timón! Apuesto que trae un
regalo. Llega justo a tiempo. Esta noche he soñado con una jofaina y con
estabais
William Shakespeare
un jarro de plata. (A Flaminio.) Flaminio, honrado Flaminio, bienvenido
seáis muy respetuosamente, señor. (Al servidor) Tráeme vino. (Sale el
servidor.) ¿Y cómo está el honorable, el perfecto, el cordial magnate de
Atenas, tu excelente señor y amo?
FLAMINIO.-De salud bien, señor. LúCULO.-Estoy satisfechísimo de que
sea buena su salud. ¿Y qué ocultas debajo de tu manto, amable Flaminio?
FLAMINIO.-Por mi fe, nada más que un cofrecillo vacío, señor. A
instancias de mi amo, vengo a suplicar a vuestro honor que lo llene.
Teniendo mi amo una necesidad tan grande como apremiante de cincuenta
talentos, me ha enviado a ver a vuestra señoría para que se los dé, no
dudando de que le ayudaréis inmediatamente.
LúCULO.-¡Ta, ta, ta, ta! ¿No dudando, dice? ¡Ay! Sería un buen señor, un
noble caballero, si no desplegara tanto lujo. Muchas veces que he comido
con él, he aludido a eso; incluso me he quedado a cenar en su casa, para
recomendarle que tuviera economía. Pero no ha querido escuchar ningún
consejo, ni darse por enterado a mi llegada. Cada hombre tiene su
debilidad, y la suya es la honradez. Se lo he dicho, y jamás pude corregirle
de ella.
(Vuelve el servidor con vino.)
120
EL SERVIDOR.-Aquí está el vino que quiere vuestra señoría.
LvcULO.-He observado, Flaminio, que siempre fuiste prudente. A tu salud.
FLAMINIO.-Vuestra señoría quiere divertirse conmigo.
LúCULO.-Siempre te he tenido por un espíritu dócilmente activo (te doy tu
merecido), por un espíritu que sabe lo que conviene a la razón y que sabe
servirse de la ocasión cuando la ocasión le sirve. En ti hay excelentes
cualidades. (Al servidor) ¡Vete, galopín! (Sale el servidor.) Acércate,
honrado Flaminio. Tu amo es un caballero muy bueno; pero tú eres
discreto, y aunque vengas a mí, sabes perfectamente que no es éste el
momento de prestar dinero, sobre todo sin otra garantía que la de una
amistad que no ofrece seguridad ninguna. Toma tres solidarios) para ti.
Cierra los ojos, muchacho, y di que no me has encontrado. Adiós.
FLAMINIO.-¿Es posible que cambie el mundo hasta este punto y que
vivamos todavía? (Tirando el dinero.) ¡Vuelve con quien te adora,
condenada bajeza!
LúCULO.-¡Ah! ¡Ya veo que eres un loco, cortado por el patrón de tu amo!
(Se va.)1. Son muchos los comentaristas que suponen que el solidario era una
moneda inventada por Shakespeare.
EL SERVIDOR.-Aquí está el vino que quiere vuestra señoría. LúCULO.
He observado, Flaminio, que siempre fuiste prudente. A tu salud.
FLAMINIO.-Vuestra señoría quiere divertirse conmigo.
FLAMINIO.-¡Ojalá este dinero se sume al que ha de condenarte, y sea tu
tormento el metal en fusión, ya que contribuyes a la desdicha de un amigo
y no tienes nada de amigo! ¡Débil es su amistad, y tan lechoso su corazón,
que se corrompe en menos de dos noches! ¡Oh, dioses, siento cólera por mi
amo! ¡Ese miserable todavía digiere los manjares que ha comido en casa de
mi amo! ¿Por qué se digieren y alimentan, cuando el que los come se
transforma en veneno? ¡Ojalá le aquejen las enfermedades, y cuando esté
enfermo de muerte, la fuerza vital a que ha contribuido mi amo sirva, no
para vencer su mal, sino para prolongarlo!
(Se va.)
ESCENA 11
Una plaza pública
Entra Lucio seguido de tres EXTRANJEROS; luego, SERVILIO
LUCIO.-¿Quién, el señor Timón? Es un excelente amigo y un caballero
muy honorable. EXTRANJERO 1.°. -Por tal le conocemos, aunque para él
no seamos más que extranjeros. Pero puedo deciros una cosa, señor. Según
es público rumor, han pasado las horas felices de Timón, y su fortuna cae
en ruinas.
Lucio.-No deis crédito a eso, pues no es posible que esté apurado de dinero.
EXTRANJERO 2.°.-¿Creeréis, señor, que aún no hace mucho tiempo ha
estado un criado suyo en casa del señor Lúculo a pedirle varios talentos?
Por cierto que insistió mucho y advirtió la necesi su señor. Pues bien; se le
re
dad que de ellos tenía husaron. Lucio.-¿Cómo? EXTRANJERO 2.°.-Os
repito que se le rehusaron, señor.
Lucio.-¡Qué extraño! ¡Por los dioses, que me dejáis muy avergonzado!
¡Rehusar algo a un hombre tan honorable! ¡Eso es dar prueba de tener muy
poco honor! Por mi parte, confieso que he recibido de él algunos regalitos,
como dinero, vajilla, joyas y otras bagatelas; pero no hay comparación con
lo que ha recibido Lúculo. Pues bien; si por error se hubiera dirigido a mí,
yo jamás le habría rehusado los talentos que necesitara.
(Entra Servilio.)SERVILIO.-¡Por fortuna, aquí está el señor! He estado buscando a vuestro
honor... Mi honrado señor...
Lucio.-¡ Servilio! Tengo mucho gusto en veros, señor. Que os vaya bien.
Transmitid a vuestro honorabilísimo y virtuosísimo amo el testimonio de
mi más sincera amistad.
SERVILIO.-Con permiso de vuestro honor, mi amo os envía...
Lucio.-¡Ah! ¿Qué envía? Estoy muy agradecido a ese señor. ¡Siempre
envía algo! Dime cómo puedo corresponderle. ¿Y qué envía?
SERVILio.-Os envía una súplica solamente, señor. Se dirige a vuestra
señoría para que le adelante algunos talentos.
Lucio.-Ya comprendo. Su señoría quiere darme una broma. ¿Cómo va a
tener necesidad ni de cinco mil talentos?
SERVILIO.-Es menos lo que necesita, señor. Si no fuera urgente el caso,
no insistiría yo la mitad de lo que insisto.
Lucio. Pero ¿habláis en serio, servidor? SERVILIO.-Por mi alma, que es de
verdad, señor. Lucio.-¡Qué estúpido he sido al quedarme sin dinero, cuando
tenía tan buena ocasión de mostrarme honorable! ¡Qué inoportuno he sido!
¡Ayer compré un rinconcillo insignificante de tierra, porque no podía
esperar que se me hiciese tal honor! Pongo a los cielos por testigo, Servilio,
de que no puedo prestarle ese servicio. ¡Te digo que soy un bruto! Esos
caballeros pueden dar fe de que precisamente iba yo a recurrir al señor
Timón. ¡Ahora, ni por toda la fortuna de Atenas
quisiera haberlo hecho! Saluda muy afectuosamente a tu amo. Espero que
su honor seguirá estimándome, a pesar de mi imposibilidad de prestarle ese
servicio. Decidle de mi parte que es una de mis mayores aflicciones la de
no poder complacer a un caballero tan honorable. Buen servidor, ¿quieres
hacerme la merced de repetirle mis propias palabras?
SERVILIO.-Sí, señor.
LUCIO.-Te lo agradeceré, Servilió. (Sale Servilio.) Es verdad lo que decís;
Timón se viene abajo. ¡Jamás llega lejos aquel a quien una vez se le rehúsa
algo!
(Se va.)
EXTRANJERO 1.°.-¿Habéis observado esto, Hortilio?
EXTRANJERO 2.°.-Demasiado.
EXTRANJERO 1.°.-Así es el mundo. Todos los aduladores son iguales.
¿Quién puede llamar su amigo al que come en su plato?'. Según tengo
entendido, Timón ha sido un padre para este señor, le ha sostenido el
crédito con su bolsa y le ha ayudado al mantenimiento de la casa. Hasta los
salarios de los criados de Lucio los ha pagado el dinero de Timón. Este
hombre no ha bebido nunca, sin que el dinero de Timón le humedecie
1. Esta frase está en el Evangelio de San Mateo.
ra los labios. Y sin embargo (ved cuán truoso es el hombre cuando aparece
ma de un ingrato), a pesar de húsa lo que unmendigos. EXTRANJERO eso! EXTRANJERO
monsbajo la forlea
fortuna, daría
relos
su
hombre caritativo
3.°.-¡La religión se resiente con
1.°.-Por mi parte, nunca he puesto a prueba a Timón, ni me he aprovechado
de ninguna de sus liberalidades para poder llamar
me amigo suyo. Sin embargo, al ver la nobleza de su alma, el resplandor de
su virtud y su conducta, admiro tanto su corazón, que no vacilo en afirmar
que, si la necesidad le obligara a recurrir a mí, haría dos partes de mi
fortuna, y la mitad mejor sería para él. Pero ahora advierto que los hombres
deben aprender a prescindir de la piedad, porque el interés triunfa de la
conciencia.
(Se van.)
ESCENA III
En casa de Sempronio
SEMPRONIO y UN SERVIDOR de Timón
SEMPRONIO.-¿Por qué me importunará antes a mí que a los demás?
Podía haberse dirigido a Lucio o a Lúculo. También es rico Ventidio, a
quien sacó de la cárcel. ¡Los tres le deben su posición!
EL SERVIDOR.-Señor, los tres han pasado por la piedra de toque; pero
han sonado a falso, pues los tres le han negado lo que pedía.
SEMPRONIO.-¡Cómo! ¿Se lo han negado? ¿Ventidio y Lúculo se lo han
negado, y se dirige a mí ahora? ¿Los tres? ¡Bah! Eso demuestra, por su
parte, muy poca amistad y muy poco juicio. ¿Por qué voy a ser yo su
último refugio? ¿Le abandonan, como médicos, sus amigos, y quiere que
yo dé con el remedio entonces? ¡Me ha molestado profundamente, y le
guardo rencor por ello! ¡Podía saber quién soy! ¡No me explico cómo no ha
tenido la delicadeza de solicitarme primero, porque, en conciencia, soy el
primer hombre que ha recibido regalos suyos! ¿Y me estima tan poco, que
supone que sería yo el último en demostrarle mi agradecimiento? No.
¡Entonces sería yo motivo de befa para los demás y pasaría por un loco
entre los señores! Aun cuando fuera triple
Timón de Atenas - Acto III
la suma pedida, hubiera querido que recurriese a mí preferentemente.
¡Aunque sólo fuera por mantener mi reputación, con gusto le habría
beneficiado! Ahora puedes marcharte, y a la fría respuesta de los otros
puedes añadir también ésta: "¡Quien lastima mi honor, no verá mi dinero!"
(Se va.)EL SERVIDOR.-¡Perfectamente! ¡Vuestra señoría es un granuja! El diablo
se engañaba a sí mismo cuando creó al bribón, pues empiezo a creer que las
villanías de los hombres acabarán por hacer que parezca un infeliz. ¡Cómo
se ha esforzado este señor por embellecer la negrura de su alma! Para ser
málo, fingía apariencias de bondad, como las personas que, simulando una
adhesión calurosa, prendieran fuego a un reino. De la misma clase es su
amistad. Era la mayor esperanza de mi amo. Ahora le abandonan todos,
menos los dioses; ahora han muerto sus amigos. Sus puertas, que en los
años prósperos nunca estaban cerradas, en adelante servirán para mantener
en seguridad a su dueño. ¡Y éste es el resultado de tantas liberalidades
sucesivas! ¡El que no ha sabido guardar su riqueza debe guardar su casa!
(Se va.)
ESCENA IV
En casa de Timón
Entran DOS SERVIDORES de Varrón y EL SERVIDOR de Lucio, y se
encuentran con TITO, HORTENSIO y otros servidores de los acreedores
de Timón, que aguardan a que salga; luego FILOTO, FLAMINIO,
FLAVIO, SERVILIO y TIMEN.
SERVIDOR 1.° DE VARRÓN.-¡Feliz encuentro! nos días, Tito y
Hortensio.
TITO.-Buenos días, querido Varrón. HORTENSIO.-¡Lucio! ¡Qué
casualidad encontrarnos aquí!
Bue
EL SERVIDOR DE Lucio.-Sí, y supongo el motivo que nos reúne a todos.
Porque el mío es el dinero. TITO.-También el de ellos y el nuestro.
(Entra Filoto.)
EL SERVIDOR DE LUCIO.-iFiloto también! FILOTO.-Buenos días
tengáis todos.
EL SERVIDOR DE Lucio.-Bien venido seas, hermano. ¿Qué hora creéis
que será? FILOTO.-El tiempo marcha camino de la nona.
buen
EL SERVIDOR DE LUCIO.-¿Ya? FILOTO.-¿No habéis visto al amo
todavía? EL SERVIDOR DE Lucio.-Todavía no.
FILOTO.-Es chocante. Acostumbra brillar a las siete.
EL SERVIDOR DE LUCIO.-Sí; pero los días se han
acortado para él. La carrera de un pródigo es como la del sol, con la
diferencia de que no vuelve a salir. Temo que para la bolsa del señor Timón
haya llegado el invierno más crudo. Quiero decir que, aunque se hurgue
hasta el fondo, no se encontrará gran cosa.
FILOTO.-Comparto vuestro temor. TITO.-Os haré observar un detalle
Vuestro amo os envía en busca de dinero.
extraño.
HORTENSIO.-Nada más cierto.TITO.-Pues bien; en este momento lleva las alhajas que le ha dado Timón y
cuyo pago vengo a reclamar.
HoRTENSIO.-Yo vengo a disgusto.
EL SERVIDOR DE LUCIO.-De manera que Timón
tiene que pagar más de lo que debe. Observad lo extraño de la cosa. Es
como si vuestro amo le reclamase el pago de las alhajas que lleva él mismo.
HoRTENSIO.-Los dioses son testigos de que estoy avergonzado de esta
comisión. Sé que mi amo ha arañado en la fortuna de Timón. La ingratitud
torna esta acción peor que un robo.
SERVIDOR 1,.° DE VARRÓN.-Mi crédito es de tres
mil coronas. zY el vuestro?
EL SERVIDOR DE LUCIO.-De cinco mil.
SERVIDOR 1.° DE VARRÓN.-Mucho es. Al comparar las sumas, se diría
que vuestro amo tenía más
William Shakespeare
confianza en Timón que el mío. De no ocurrir así, sus créditos serían
iguales.
(Entra Flaminio.)
TITO.-Ése es un criado del señor Timón. EL SERVIDOR DE Lucio.-¡
Flaminio! Una palabra. ¿Va a venir pronto el señor?
FLAMINIO.-No, por cierto. TITO.-Estamos aguardando a naos
manifestárselo. FLÁMINIO.-No necesito manifestárselo, pues ya sabe que
sois demasiado puntuales.
su señoría. Dig
(Se va. Entra Flavio, embozado en su manto.)
EL SERVIDOR DE Lucio.-¡Ah! ¿No es su mayordomo ese que va tan
embozado? Parece que está una nube. Llamadle.
TITO.-¿Oís, señor?
SERVIDOR 2.° DE VARRóN.-Os suplico, señor... FLAVIO.-¿Qué queréis
de mí, amigo mío? TITO.-Esperamos aquí cierto dinero, señor. FLAVIO.-
Si el dinero fuera tan cierto como cierta es vuestra espera, sería dinero
seguro. ¿Por qué no presentabais vuestras cuentas y vuestros créditos
cuando los hipócritas de vuestros amos comían a la mesa del mío?
Entonces sonreían, se envanecían de ser sus acreedores, y de antemano
devoraban los intereses con sus mandíbulas glotonas. Perdéis el tiempo en
apremiarme. Dejadme pasar tranquilamente y creed que mi amo y yo
hemos acabado para vosotros. Yo no tengo ya nada que contar, y él no
tiene nada que gastar.
EL SERVIDOR DE Lucio.-Eso no es una respuesta. FLAVIO.-¡Aunque no
lo sea, resulta menos vil que vosotros, que servís a unos granujas!
(Se va.)SERVIDOR 1.° DE VARRóN.-¡Cómo! ¿Qué murmura su honor, al que
han dado con la puerta en las narices?
SERVIDOR 2.° DE VARRóN.-No os preocupéis. Es pobre, yeso nos sirve
de venganza. ¿Quién puede hablar más altivamente que quien no tiene casa
donde apoyar la cabeza? Esos pueden despotricar los palacios.
(Entra Servilio.)
TITO.-Aquí viene Servilio. Se nos va a dar contestación.
SERVILIO.-Si consintierais en venir un poco más tarde, señores, os lo
agradecería mucho, porque os doy palabra de que mi amo empieza a
disgustarse de un modo asombroso. Le ha abandonado su buen humor, está
enfermo y guarda cama.
EL SERVIDOR DE Lucio.-Hay muchos que guardan cama sin estar
enfermos. Si tiene mala salud, debía apresurarse a pagar sus deudas para
allanar el camino que conduce a la mansión de los dioses.
SERVILIO.-¡Dioses buenos!
TITO.-No podemos contentarnos con esa respuesta.
FLAMINIO (entre bastidores).-¡ Servilio, socorro! ¡Señor, señor!
(Entra Timón, furioso, seguido de Flaminio.)
TIMEN.-¡Cómo! ¿Prohibirme que pase? ¿He sido siempre libre, y ahora va
a tornarse mi casa en la enemiga que me aprisiona, en una cárcel? ¿Va
también a mostrarme un corazón de hierro, como todo el género humano, el
lugar donde he dado tantas fiestas?
EL SERVIDOR DE Lucio.-Anda ahora, Tito.
TrTO.-Señor, aquí está mi cuenta.
EL SERVIDOR DE Lucio.-Aquí está la mía. HORTENSIO.-Y la mía,
señor.
LOS DOS SERVIDORES DE VARRóN.-Y las nuestras, señor.
FILOTO.-¡Todas nuestras cuentas! TIMÓN.-¡Rompedme la cabeza con
ellas!'. ¡Divididme hasta la cintura!
134
Timón de Atenas - Acto III
EL SERVIDOR DE Lucio.-¡Ay! Señor... TIMÓN.-¡Haced dinero con mi
corazón! TITO.-Mi cuenta importa cincuenta talentos. TIMEN.-¡Tomad mi
sangre!
EL SERVIDOR DE Lucio.-¡Cinco mil coronas, señor! TiMóN.-¡Cinco mil
gotas pagarán
vuestra? ¿Y la vuestra?
SERVIDOR 1.° DE VARRóN.-Señor... SERVIDOR 2.° DE VARRóN.-
Señor... TimóN.-¡Destrozadme, apoderaos dioses os confundan!
eso!... ¿Y la
de mí, y los(Se va.)
HORTENSIO.-¡A fe mía, empiezo a
nuestros amos pueden ir dando las buenas noches a su dinero! ¡Son deudas
desesperadas las de un loco!
creer que
(Salen los servidores. Vuelven Timón y Flavio.)
TimóN.-¡Me han dejado sin aliento los bribones! ¡Acreedores! ¡Demonios!
FLAVIO.-Mi querido señor... TiMóN (aparte).-¿Y si lo hiciera?
1. Timón hace aquí un juego de palabras. Le presentan las cuentas o notas
(bilis, en inglés), y él finge entender hachas de combate, que se llamaban
igual y se usaban en tiempos de Shakespeare.
135
Tim6N. ¡Destrozadme, apoderaos de mí, y los dioses os confundan!
136
FLAVIO.-Señor...
T~Ia (aparte).-¡Lo haré!... (En voz alta.) ¡Mayordomo!
FLAVIO.-Aquí estoy, señor. TIMÓN.-¡Perfectamente! ¡Ve a avisar a mis
amigos Lucio, Lúculo, Sempronio y a todos! ¡Quiero festejar una vez más a
esos tunantes! FLAVIO.-Señor, habláis así porque se os extravía la razón.
¡No os queda ni para abastecer una mesa modesta!
TIMÓN.-No te importe. Te mando que vayas a invitar a todos. ¡Trae una
vez más a esa pandilla de granujas! ¡Mis cocineros y yo nos arreglaremos!
(Se van.)
ESCENA V
Sala del Senado
El Senado está reunido. Entra ALCIBíADES
SENADOR 1.°.-Señor, tenéis mi aquiescencia. El crimen ha sido
sangriento, y tiene que morir. Nada anima tanto a cometer una falta como
su perdón.
SENADOR 2.°.-Evidentemente. La ley le aplastará. ALCIBíADES.-Honor,
salud y clemencia al Senado. SENADOR 1.°.-¿Qué hay, capitán?
ALCIBíADES.-Vengo a solicitar humildemente vuestra benevolencia,
porque la piedad es la virtud de la justicia, a la que sólo sirven con crueldad
los tiranos. Plugo al tiempo y a la fortuna pesar abrumadoramente sobre
uno de mis amigos, quien, cediendo al calor de su sangre, ha contravenido
la ley, sin fondo para los que caen de lleno en ella por imprudencia. Esto
aparte, es un hombre dotado de virtudes, y no ha manchado su acción con
ninguna bajeza, circunstancia que le rescata de su falta. Lleno de noble
furia, con una indignación disculpable, al ver mortalmente afectada su
reputación, ha hecho frente al enemigo. Antes de desencadenar su cólera, la
había reprimido con la moderación del hombre que defiende un argumento.138
Timón de Atenas - Acto III
SENADOR 1.°.-Aventuráis una paradoja algo atrevida al esforzaros por
hacer buena una mala acción. Vuestras palabras tienden a disculpar el
homicidio y a poner por encima del valor un temperamento pendenciero. Y
en verdad que el temperamento pendenciero es un temperamento ilegítimo,
que viene al mundo con las sectas y facciones. El verdadero valiente es el
que sufre con paciencia las peores palabras que se le digan; aquel para
quien las injurias son cosas despreciables, de las que no se preocupa uno,
como los vestidos; aquel que jamás sacrifica su corazón a sus injurias, hasta
el punto de comprometerle. ¡Si la injuria es un mal que puede conduciros a
la muerte, entonces locura es arriesgar la vida por un mal!
ALCIBÍADES.-Señor...
SENADOR 1.°.-No conseguiréis disculpar un crimen. El valor no consiste
en vengarse, sino en sufrir.
ALCIBíADES.-En ese caso, señores míos, hacedme el favor de
perdonarme, si hablo como capitán. ¿Por qué se exponen los hombres en
los combates, en vez de aguantar las amenazas? ¿Por qué no se duermen
allí, para que el enemigo pueda tranquilamente cortarles la cabeza sin hallar
resistencia? Si tiene tanto mérito soportar el ultraje, ¿qué hacemos en el
campo de batalla? ¿Acaso son más valientes las mujeres por quedarse en
casa, ya que la bravura consiste en sufrir? El asno es mejor capi
139
William Shakespeare
tán que el león, y el presidiario cargado de cadenas es más cuerdo que el
juez, ya que la cordura consiste en sufrir. ¡Oh, señores míos, sed tan
compasivos como grandes sois! ¿Quién no condenaría una violencia
cometida a sangre fría? Convengo en que el asesinato es el colmo del
pecado; pero cuando se hace en defensa propia, se torna, por el contrario,
en una acción muy loable. La cólera es impía; pero ¿dónde está el hombre
que no se ha encolerizado nunca? Contrapesad el crimen coti estas
consideraciones.
SENADOR 2.°.-Habláis en vano. ALCIBíADES.-¿En vano? Los servicios
prestado en Lacedemonia y en Bizancio bastan a rescatar su vida.
SENADOR 1.°.-¿Qué queréis decir? ALCIBÍADES.-Quiero decir, señores
míos, que ha prestado grandes servicios y ha matado, combatiendo, a
muchos enemigos vuestros. ¡Con qué valor se batió en el último combate y
cuántas heridas hizo!
SENADOR 2.'.-¡Demasiado se ha enriquecido con ello! ¡Es un relajado
impenitente! Tiene un vicio que nubla su razón y aprisiona su valor. Si no
tuviera otros enemigos, bastaría ése para perderle. Tan bestial es su furia,que sabidos son los ultrajes que ha inferido y las querellas que ha suscitado.
La cosa es indiscutible para nosotros: su vida es infame y su embriaguez un
peligro.
SENADOR 1.°.-Morirá.
que ha
ALCIBíADES.-¡Suerte cruel! ¡Más le valdría haber muerto en la guerra!
Señores, ya que nada en él os conmueve (aunque su brazo derecho podría
rescatar su vida sin debérselo a nadie), añadid mis servicios a los que él ha
prestado. Ya que vuestras edades venerables quieren garantías, os
abandono mis victorias y mi honor en prenda de su arrepentimiento. Si por
este crimen debe su vida a la ley, dejad a la guerra tomar esa vida y su
sangre generosa. ¡Porque si la ley es severa, también lo es la batalla!
SENADOR 1.°.-Nos pronunciamos por la ley. Morirá. No insistáis más, si
no queréis incurrir en nuestro desagrado. Amigo o hermano, el que derrama
la sangre de otro compromete la suya. ALCIBíADES.-¿Ha de ser así? Eso
no puede ser. Señores, os suplico que me reconozcáis. SENADOR 2.°.-
¿Cómo?
ALCIBíADES.-Recordad quién soy. SENADOR 3.°.-¿Qué?
ALCIBíADES.-¡No puedo por menos de suponer que vuestra vejez me ha
olvidado! De no ser así, no me vería reducido a humillarme para que se me
negara una gracia de tan poca monta. ¡Volvéis a abrir mis heridas!
SENADOR 1.°.-¿Osáis desafiar nuestra cólera? Pocas palabras pueden
tener muchas consecuencias. ¡Te desterramos para siempre!
AI,CIBíADES.-¿Me desterráis? ¡Desterrad también vuestra morada y
desterrad la usura que deshonra al Senado!
SENADOR 1.°.-¡Si dentro de dos días estáis aún en Atenas, preparaos para
una sentencia más severa! ¡En cuanto al otro, para que no aumente nuestra
cólera, será ejecutado en seguida!
(Salen los senadores.)
ALCIBíADES.-¡Los dioses os conserven lo bastante viejos para que no os
queden más que los huesos y no se pueda miraros ya a la cara! Yo
ahuyentaba a sus enemigos, mientras ellos contaban su dinero y prestaban
con elevados intereses. ¡Y sólo me hacía rico en heridas! ¿Para qué todo
eso? ¿Es ése el bálsamo que un Senado usurero aplica a las heridas de un
capitán? ¡El destierro! No llega en mala hora; no siento que se me destierre.
¡Será un remedio excelente para mi tristeza y mi cólera poder castigar a
Atenas! ¡Voy a sublevar a mis tropas descontentas y a ganarme los
corazones! ¡Siempre hay honor en combatir a enemigos numerosos! ¡Los
soldados no deben soportar más ofensas que los dioses!
(Se va.)
ESCENA VI
Una sala magnífica en casa de TimónMúsica. Mesas puestas. Individuos de la servidumbre que van y vienen.
Entran LúCULO, LUCIO y SEMPRONIO por diferentes puertas; luego
TIMÓN y su séquito.
LúCULO.-Os deseo muy buenos días, señor. Lucio.-Correspondo al saludo.
Supongo que este honorable señor quiso ponernos a prueba el otro día.
LúCULO.-Eso es precisamente lo que pensaba yo cuando nos hemos
encontrado. Espero que no haya caído tacs bajo como parecía cuando puso
a prueba a varios amigos suyos.
Lucio.-No es posible, a juzgar por esta nueva fiesta.
LúCULO.-Así lo creo también. Me ha enviado una invitación apremiante,
que debí declinar por muchas razones. Pero ha insistido de tal manera, que
me he visto obligado a venir, a pesar de todo. Lucio.-Como vos, yo me
debía a un asunto importante; pero no ha querido escuchar nada. Siento
mucho no haber tenido dinero a mano cuando envió a mi casa por un
préstamo.
LúCULO.-Me aflige el mismo pesar, ahora que veo cómo van las cosas.
Lucio.-Lo mismo nos ocurre a todos. ¿Cuánto os pedía?
LúCULO.-Mil monedas. LUCIO.-¿Mil monedas? LúcULO.-¿Y a vos?
SEMPRONIO.-Envió a mi casa, señor... Aquí viene.
(Entran Timón y su séquito.)
TIMEN.-Mi corazón está con vosotros, señores. ¿Cómo os va?
LúCULO.-Muy bien, puesto que le va bien a vuestra señoría.
LUCIO.-Las golondrinas no siguen al estío con más gusto que nosotros a
vuestra señoría. TIMÓN (aparte).-¡Y tampoco abandonan con más gusto al
invierno! Hombres así, son aves de, paso. (En voz alta.) Señores, nuestra
comida no compensará tan larga espera. Por el pronto, halague la música
vuestros oídos, si el sonido de las trompetas no es para ellos un repiqueteo
demasiado grosero. En seguida nos sentaremos a la mesa. LúCULO.-
Espero que vuestra señoría no se habrá ofendido porque dejé irse a vuestro
mensajero con las manos vacías.
TimóN.-¡No os preocupéis de eso, señor! Lucio.-Noble señor mío...
TimóN.-¡Hola, buen amigo!
(Empiezan a servir el banquete.)
LUCIO.-¡ Honorabilísimo señor, padezco de vergüenza! ¡El otro día,
cuando vuestra señoría envió a mi casa, estaba yo pobre como un mendigo!
TIMEN.-No penséis en eso, señor.
Lucio.-Si hubieseis enviado dos horas antes... TIMEN.-No os torturéis la
memoria. (A los servidores.) Vamos, traedlo todo junto. Lucio.-¡Están
tapados todos los platos! LúCULO.-Os aseguro que será un festín regio.
SEMPRONIO.-No dudéis de que a él han contribuido el dinero y la
estación.LúCULO.-¿Cómo estáis? ¿Qué noticias corren? SEMPRONIO.-Se ha
desterrado a Alcibíades. ¿Habéis oído hablar de ello?
LúCULO Y Lucio.-¿Se ha desterrado a Alcibíades?
SEMPRONIO.-Podéis estar seguros de ello. LúCULO.-¡Cómo!
Lucio.-Os suplico me digáis el TimóN.-Dignos amigos míos, ros?
SEMPRONIO.-Ya os lo contaré más despacio. ¡Hermoso festín!
Lucio.-¡Es el hombre de siempre!
motivo. ¿queréis
acerca
SEMPRONIO.-¿Durará esto?
Lucio.-Sí; pero con el tiempo... Puede que...
SEMPRONIO.-Entendido.
TIMEN.-Vaya a su sitio cada cual con tanto entusiasmo como si corriera a
los labios de su querida. La comida será igual para todos. No ocurrirá en
este festín como en los de municipio, en que los platos se enfrían mientras
los comensales se ponen de acuerdo respecto al sitio de honor. Sentaos. Los
dioses reclaman vuestra acción de gracias: "¡Oh, vosotros, grandes
bienhechores, derramad en nuestra sociedad los tesoros del agradecimiento!
Haced que vuestros dones redunden en plegarias, pero reservaos algunos, si
no queréis que sean despreciadas vuestras divinidades. Prestad a cada
hombre lo bastante para que nadie tenga necesidad de prestar a otro,
porque, si vuestras deidades hubiesen de pedir prestado a los hombres, los
hombres renegarían de los dioses. Haced que esta comida sea más estimada
que quien la ofrece. No permitáis que en una reunión de veinte hombres no
haya una veintena de granujas. Si se sientan a la mesa doce mujeres, sea
una docena de entre ellas lo que ellas son. En cuanto al resto de vuestros
enemigos, ¡oh, dioses! que los senadores de Atenas y la hez del pueblo con
sus vicios contribuyan a su destrucción. ¡Por lo que concierne a mis amigos
aquí presentes, como no son nada para mí, no los bendigáis en nada y en
nada sean bien venidos!" ¡Levantad los platos, perros, y lamed!
(Los platos están llenos de agua caliente.)
ALGUNOS CONVIDADOS.-¿Qué quiere decir su señoría con esto?
146
Timón de Atenas - Acto III
OTRO.-No lo sé.
TIMÓN.-¡Ojalá no asistáis nunca a un festín mejor, banda de parásitos!
¡Humo y agua tibia es lo que merecéis! ¡Ésta es la despedida de Timón,
enligado y deslumbrado por vuestras lisonjas (arrojándoles agua a la cara),
que se lava de ellas y os salpica con vuestra humeante infamia! Vivid
odiados mucho tiempo, parásitos sonrientes, melifluos, detestables
destructores corteses, lobos afables, osos sumisos, tontos de la Fortuna,
lameplatos, moscas pegajosas, criados rastreros, vapores y Jacks de
campanario. ¡Así quedéis cubiertos por una corteza de todas lasenfermedades propias del hombre y de los animales! ¡Qué! ¿Te vas ya?
(Tirándoles los platos a la cabeza y echándolos.) Más despacio, toma antes
tu remedio. ¡Tú también! ¡Y tú! !Espera, que voy a darte dinero en vez de
pedírtelo! ¡Cómo! ¿Os marcháis todos? ¡No haya en lo sucesivo ni una
fiesta en la que no sea bien acogido el malvado! ¡Arde, casa! ¡Cáete en
ruinas, Atenas! ¡En adelante, Timón odiará al hombre y a la humanidad
entera!
(Se va. Vuelven señores y senadores.)
LúCULO.-¿Qué os parece, señores? Lucio.-¿Cómo calificar la cólera del
señor Timón?
TIMóN. ¡Qué! ¿Te vas ya? Más despacio, toma antes tu remedio. ¡Tú
también! ¡Y tú!
SEMPRONIO.-¡Bah! ¿Habéis visto mi toca? VENTIDIO.-He perdido mi
túnica. LúcuLo.-Es un loco que se deja llevar de sus arrebatos. ¡El otro día
me dio una alhaja y hoy la hace saltar de mi sombrero! ¿Habéis visto mi
alhaja? SEMPRONIO.-¿Habéis visto mi toca? LUCIO.-Aquí está.
VENTIDIO.-Y ahí está mi túnica. LúCULO.-No perdamos tiempo.
LUCIO.-El señor Timón está loco. SEMPRONIo.-Me lo dicen mis huesos.
VENTIDIO.-¡Un día nos envía diamantes, otro, piedras!
y
al
(Se van.)
acto IV
ESCENA 1
Junto a los muros de Atenas
Entra TimóN
TimóN,-¡Déjame mirarte todavía, oh, muro que rodeas a esos lobos!
¡Húndete en tierra, y sucumba Atenas! ¡Madres de familia, haceos
impúdicas! ¡Hijos, no obedezcáis más! ¡Esclavos y locos, arrojad de sus
bancos del Senado a los viejos de frentes graves y arrugadas, y administrad
en lugar suyo! ¡Conviértete a la corrupción general, joven virginidad, y
hazlo a la vista de tus padres! ¡Resistíos, banqueros quebrados, y en vez de
pagar vuestras deudas, sacad un cuchillo y herid en la garganta a vuestros
acreedores! ¡Servidores asalariados, vuestros graves amos son ladrones de
manos largas que saquean legal
William Shakespeare
mente! ¡Servidora, ve al lecho de tu amo, que tu ama está en el burdel!
¡Hijo de dieciséis años, empuña la muleta almohadillada de tu anciano
padre cojo, pégale y sáltale los sesos! ¡Piedad y temor, religión para losdioses, paz, justicia, verdad, respeto doméstico, reposo nocturno,
vecindario bueno, instrucción, modales, misterios, profesiones, jerarquías,
observancias; costumbres,, leyes, confundíos con lo contrario, y reine la
confusión por doquiera! ¡Peste contagiosa para el hombre, amontónense tus
fiebres poderosas e infecciosas sobre Atenas, madura ya para la ruina! ¡Fría
ciática, deja tullidos a nuestros senadores, y que sus miembros rechinen
como sus costumbres! ¡Lujuria y libertinaje, deslizaos por el espíritu y la
médula de nuestra juventud para que pueda luchar contra la corriente de la
virtud y anegarse en la podredumbre! ¡Sarnas y pústulas, sembrad vuestros
gérmenes en los pechos atenienses, para que su conjunto sea una lepra
general! ¡Infecte el aliento al aliento, con el fin de que su trato, como su
amistad, se haga venenoso! ¡No quiero soportar de ti sino la pobreza,
ciudad detestable! ¡Pese ella sobre ti con maldiciones innúmeras! Timón se
marcha a los bosques. ¡Allí le parecerá la bestia feroz menos feroz que la
humanidad! ¡Confundan los dioses (escuchadme, dioses de bondad) a los
atenienses que hay fuera o dentro de este muro! ¡Permitan a Timón que con
los años
152
Timón de Atenas - Acto IV
aumente su odio por todos los hombres, grandes y pequeños! ¡Amén!
(Se va.)
ESCENA II
Atenas. En casa de Timón
Entra FLAVIO, con dos o tres servidores
SERVIDOR 1.°.-¿Sabéis, señor mayordomo, dónde está nuestro amo?
¿Estamos perdidos, arruinados? ¿No queda nada ya?
FLAVIO.=¡Ay, amigos míos! ¿Qué voy a deciros? Con los dioses justos
atestiguo que estoy tan pobre como vosotros.
SERVIDOR 1.°.-¡Que se haya arruinado una casa así! ¡Que haya caído tan
bajo un hombre tan noble! ¡Ha desaparecido todo! ¡Y ni un amigo para
compartir su infortunio y marcharse con él!
SERVIDOR 2.°.-¡Como volvemos la espalda al compañero que queda en la
tumba, así se alejan todos los familiares de su fortuna enterrada, haciéndole
ofertas tan falsas cual bolsas vacías! ¡Y ese desventurado ser, mendigo
abandonado al espacio con la desventura de una pobreza que todos
rehúyen, vaga completamente solo, como el desprecio! Aquí vienen otros
camaradas.
(Entran otros servidores.)
FLAVIO.-¡Aparejo roto de una casa en ruinas! SERVIDOR 3.°.-En
vuestros rostros veo que nuestros corazones llevan aún la librea de Timón.
Todavía somos compañeros al servicio del dolor. ¡Nuestra barca hace agua,y nosotros, pobres marineros, de pie sobre el puente que se hunde, oímos
las amenazas de las olas! ¡Tendremos que separarnos en este océano de
aire! FLAVIO.-Mis buenos amigos, repartiré con vosotros lo que me queda
de mi fortuna. En dondequiera que nos encontremos permaneceremos
unidos, en consideración a Timón. Sacudamos la cabeza, y como si
tocásemos a muerto por la fortuna de nuestro amo, digamos: "Hemos
disfrutado de días mejores." (Dándoles dinero.) Tome su parte cada uno.
Tended todos las manos. Ni una palabra más. Nos separamos ricos de pena
y pobres de dinero. (Salen los servidores.) ¡En qué súbita miseria nos ha
precipitado esa prosperidad! ¿Quién no querría estar privado de fortuna,
puesto que los ricos se ven miserables y despreciados? ¿Quién querría
hallarse expuesto a las burlas de un esplendor en el que la amistad no es
más que un sueño, gozar un lujo y todo lo que trae consigo, si ese lujo está
pintado con el mis
154
Timón de Atenas - Acto IV
mo barniz que los falsos amigos? ¡Pobre señor honrado, al que empobreció
su propio corazón, al que arruinó s u bondad! ¡Resulta extraño y antinatural
que el rnayor pecado de un hombre consista en haber sido demasiado
bueno! ¿Quién se atreverá ahora a ser siquiera la mitad de generoso, ya que
la bondad que caracteriza a los dioses arruina a los hombres? ¡Carísimo
señor, sólo se te ha bendecido para maldecirte, sólo has sido rico para
arruinarte! ¡Tu opulencia ha sido origen de tus aflicc iones! ¡Ay, buen
señor! ¡En su cólera, ha rehuido el infecto trato de los amigos monstruosos!
¡No tiene medio alguno de ganarse la vida ni nada con que poder ayudarse!
Voy a preguntar por él y a seguirle. ¡Quiero servirle siempre y lo mejor que
pueda! ¡Mientras yo tenga oro, seré su rnayordomo!
(Se va.)
ESCENA 111
Una selva
TIMÓN; luego ALCIBíADES, FRINÉ, TIMANDRA, APEMANTO,
LADRONES y FLAVIO
TIMEN.-¡Oh, sol generador y bendito, extrae de la tierra una humedad
pútrida! ¡Infecta el aire bajo la redondez de tu hermana! Buscad dos
gemelos salidos de la misma matriz, idénticos por la procreación, gestación
y nacimiento; dadles dos fortunas diferentes, y el mayor despreciará al
menor. La criatura en quien se ceban todos los males no puede soportar la
prosperidad más que despreciando a la criatura. Elevad a ese mendigo,
arruinad a ese señor, y el patricio llevará consigo un desprecio hereditario y
el mendigo una dignidad nativa. El pasto engorda y la escasez enflaquece.
¿Quién osará rebelarse con pureza de alma y decir: este hombre es un
adulador? Si lo es, lo son todos, porque cada escalón de la fortuna es
adulado por el escalón inferior. La cabezota sabia se inclina ante la fazcosida de oro. Todo es oblicuo, nada está nivelado en nuestra maldita
naturaleza, excepto la infamia. ¡Así pues, sed detestados, festejados,
tratados y solicitados por los hombres! Timón desprecia a su semejante
como se desprecia a sí mismo. (Cavando la tierra.) Tierra, dame raíces. Si
los hombres te exigen más, lleva a sus
TIMÓN. ¡0h, sol generador y bendito, extrae de la tierra una humedad
pútrida!
palacios tus venenos más rápidos. ¿Qué es eso? ¿Oro amarillo, brillante,
precioso? No, dioses, no soy un suplicante sin convicción. ¡Dadme raíces,
cielos sin nubes! Este oro podría volver blanco lo que es negro, hermoso lo
que es feo, justo lo que es injusto, noble lo que es vil, joven lo que es viejo,
valiente lo que es cobarde. Dioses, ¿a qué viene esto? ¿Qué es esto, dioses?
Esto alejará de vosotros a vuestros sacerdotes y a vuestros servidores, y
quitará la almohada en que reposa el enfermo. Este esclavo amarillo
consagrará promesas para infringirlas; bendecirá al maldito; hará adorar la
podredumbre de la lepra; sentará a ladrones en el banco de los senadores,
confiriéndoles títulos, homenajes y alabanzas. Él será quien obligue a
casarse en nuevas nupcias a la viuda desolada. A la mujer cubierta de
úlceras que sale del hospital, la embalsama, la perfuma y hace de ella un
nuevo día de abril. ¡Condenado metal, puta de la humanidad, que llevas el
desorden a las naciones, vuelve a la tierra en donde te puso la Naturaleza!
(Se oyen los sones de una marcha lejana.) ¡Ah, un tambor!... Aunque estás
con vida, voy a enterrarte. ¡Irás, ladrón, adonde no han de buscarte tus
gotosos perseguidores! (Cogiendo un poco de oro.) Pero no, guardémonos
un poco de muestra.
(Al son de tambores y de pífanos, entran Alcibíades, Friné y Timandra.)
ALCIBíADES.-¿Quién eres? Habla.
TIMÓN.-Una bestia, como tú. ¡Ojalá te roa un chancro el corazón por
haberme hecho ver aún la cara de un hombre!
' ALCIBíADES.-¿Cómo
te llamas? ¿Hasta ese extremo odias al hombre, siendo un hombre tú
mismo?
TIMÓN.-Soy un misántropo y odio al género humano. Por lo que á ti
respecta, quisiera que fueses un perro, para poder amar en ti algo.
ALCIBíADES.-Te conozco; pero ignoro lo que te ha sucedido.
TIMEN.-También yo te conozco, y no quiero saber más de ti. Sigue a tu
tambor, riega la tierra con sangre de hombre y conviértela en campo de
gules. Los cánones religiosos y las leyes civiles son crueles. ¿Qué será,
pues, la guerra? Esa puta atroz que va contigo lleva en sí, con su mirada de
querubín, más destrucción que tu espada. FRINÉ.-¡Púdranse tus labios!
TIMÓN.-Para eso tendría que besarte; pero la podredumbre seguirá en tus
labiosl. ALCIBíADES.-¿Cómo el noble Timón ha llegado a transformarse
así?TIMÓN.-Como la luna, falta de luz que derramar. Pero no me renovaré
como la luna, porque no tengo sol que me preste claridades.
1. Alusión a un antiguo prejuicio, según el cual, el individuo que transmitía
una enfermedad venérea se libraba de ella.
ALCIBÍADES.-¿Qué prueba de amistad podré darte, noble Timón?
TIMÓN.-Ninguna, más que adoptar mi doctrina.
ALCIBÍADES.-¿Cuál es, Timón? TImóN.-Prométeme tu amistad, pero no
mantengas tu promesa. ¡Si no quieres prometérmela, envíente la peste los
dioses, porque eres un hombre! ¡Y si mantienes tu promesa, confúndante,
porque eres un hombre!
ALCIBÍADES.-He oído hablar vagamente de tus desgracias.
TIMEN.-Las viste cuando estaba yo próspero. ALCIBÍADES.-Las veo
ahora. ¡Entonces eras dichoso!
TIMEN.-Como tú ahora, con esa pareja de prostitutas.
TIMANDRA.-¿Éste es aquel ateniense exquisito de quien hablaba el
mundo tan respetuosamente? TIMÉN.-¿Eres tú Timandra?
TIMANDRA.-Sí.
TIMÉN.-iSé por siempre una puta! Los que te utilizan no te aman. Dales
enfermedades a cambio de sus mancillas, aprovéchate de tus horas de
lubricidad; prepara a esos bribones con la tina y el baño, y reduce a la
juventud de mejillas sonrosadas a la abstinencia y la dieta.
TIMANDRA.-¡A la potencia, monstruo! ALCIBÍADES.-Perdónale, dulce
Timandra. Tiene la razón obnubilada, perdida a causa de sus desventuras.
Me queda poco oro, bravo Timón, y esta escasez siembra a diario la
rebelión entre mis soldados indiferentes. No sin dolor he oído decir que esa
maldita Atenas, sin consideración a tus méritos, olvidando tus brillantes
acciones de la época en que, a no ser por tu espada y tu fortuna, los Estados
vecinos la habrían aplastado... TIMEN.-¡Te ruego que toques tu tambor y te
vayas!
ALCIBÍADES. :Soy amigo tuyo y me das lástima, querido Timón.
TIMÓN.-¿Cómo vas a tener lástima de un hombre al que importunas?
Quiero estar solo. ALCIBÍADES.-Entonces, adiós. Toma un poco de oro
para ti.
TIMÉN.-Guárdatelo. Eso no se come. ALCIBíADES.Cuando haga yo de la
orgullosa Atenas un montón de ruinas...
TIMÓN.-¿Estás en guerra con Atenas? ALCIBÍADES. Sí, Timón, y por tu
causa. TIMÉN.-¡Exterminen los dioses a todos con tu triunfo! ¡Y también a
ti, después de la victoria! ALCIBÍADES.-¿Por qué también a mí, Timón?
TIMÉN.-¡Porque no has nacido para conquistar mi país, matando a unos
malvados! Guárdate tu oro, y vete. ¡Aquí tienes oro, y vete! Sé como una
peste planetaria, cuando Júpiter envenena el aire viciado que se respira en
una ciudad corrompida. No olvide a nadie tu espada. ¡No tengas piedad delanciano venerable por su barba blanca, porque es un usurero! ¡Hiere a la
matrona hipó
William Shakespeare
crita, que no hay honestidad más que en su apariencia, y es una alcahueta!
¡No se detenga tu cortante espada ante la virgen, pues como no están
inscritos en la página de la Piedad esos senos de leche que a través de los
trenzados de su pechera provocan a los hombres, derríbalos cual a horribles
traidores! ¡No perdones al niño cuya sonrisa con hoyuelos obtiene merced
de los furiosos, y suponiendo que es un bastardo a quien un oráculo ha
designado para que te degüellel, destrózale sin remordimiento! ¡Extermina
sin compasión! ¡Pon una armadura a tus oídos y a tus ojos, armadura que
no puedan vulnerar los gritos de las madres, de las jóvenes, de los niños, ni
la voz de los sacerdotes sangrando bajo sus vestiduras sagradas! Aquí
tienes oro para pagar a los soldados. ¡Siembra una confusión inmensa, y
cuando esté satisfecha tu furia, exterminado seas tú mismo! ¡No respondas,
y vete! ALCIBÍADES.-t Todavía tienes oro? Tomo que me das, pero no
seguiré tus consejos. TIMóN.-¡Maldígate el cielo, los sigas o no! FRINÉ Y
TIMANDRA.-¡Danos oro, buen Timón! ¿Tienes más?
TIMóN.-¡Lo bastante para que una puta renuncie a su oficio y una
alcahueta a adiestrar putas! Extended vuestros mandiles, escorias. No sois
dignas de hacer un juramento; pero sé que jura
el oro
1. Alusión a la historia de Edipo.
FRINÉ Y TIMANDRA. ¡Danos oro, buen Timón! ¿Tienes más? TIMÓN.
¡Lo bastante para que una puta renuncie a su oficio!
ríais, juraríais con imprecaciones espantosas que harían estremecerse y
darían temblores celestiales a los dioses que os oyen. Ahorradme los
juramentos, porque tengo confianza en vuestras inclinaciones. ¡Seguid
siendo putas, y con aquel cuya voz piadosa trate de convertiros, sed más
putas todavía! ¡Seducidle, inflamadle! ¡Triunfe de su humo vuestro fuego
secreto, y no os volváis del revés los-vestidosl. ¡Ojalá sufrierais durante
seis meses el castigo infligido a las mujeres en los-correccionales! Cubrid
vuestras pobres cabezas calvas con despojos de muertos, pues no importa
que hayan sido ahorcados2. ¡Llevadlos, engañad a los hombres, continuad
siendo putas siempre, y pintaos de manera que un caballo pueda bañarse en
el cieno de vuestra cara! ¡Malditas sean las arrugas!
FRINÉ y TIMANDRA.-Bueno; pero danos más oro aún. Ten la seguridad
de que por oro lo haremos todo.
TImóN.-¡Sembrad la consunción en los huesos huecos del hombre! ¡Herid
sus tibias ágiles y destruid su energía! ¡Enronqueced al legista,
1. Según un antiguo decreto, las prostitutas estaban obligadas a llevar del
revés los vestidos.2. Hacia el año 1595, cuando se puso de moda en Inglaterra llevar mucho
cabello, era peligroso para los niños ir solos por las calles, pues las mujeres
los esperaban, y atrayéndolos con engaños a un paraje retirado, les cortaban
la cabellera.
164
Timón de Atenas - Acto IV
para que jamás pueda abogar en falso ni pronunciar chillonas sutilezas!
¡Apestad al flamen que despotrica contra las cualidades de la carne y no se
cree a sí mismo! ¡Haced que caiga la nariz del hombre, que no huela más y
que no olfatee más su comodidad privada a costa del bien público! ¡Volved
calvos a los rufianes rizados, y que los fanfarrones de la guerra que no
tienen heridas las reciban de vosotras! ¡Apestadlo todo! ¡Agote y seque
vuestra actividad la fuente de toda erección! ¡Aquí hay más oro! ¡Condenad
a los demás, y' que este oro os condene y las zanjas os sirvan de tumbas!
FRINÉ Y TIMANDRA.-Danos más consejos, pero también más oro,
excelente Timón. TIMEN.-¡Sed más putas todavía, haced más daño que
antes! Ya os he dado arras. ALCIBIADES.-¡Tocad, tambores, y vamos
contra Atenas! Adiós, Timón. Si triunfo, volveré a verte. TIMÓN.-Si no me
engañan mis esperanzas, nunca te veré ya.
ALCIBIADES.-Jamás te hice daño. TIMEN.-Sí, porque has hablado bien
de mí. ALCIBIADES.-¿A eso le llamas hacer daño? TIMEN.-Prueba de
ello tienen los hombres a diario. ¡Vete y llévate contigo a tus galgas!
(Suena el tambor. Salen Alcibíades, Friné y Timandra.) ¿Es posible que
sienta hambre todavía el hombre a quien ha puesto enfermo la ingratitud
humana? (Vuelve a cavar.) Madre común, cuya matriz inconmensurable lo
pare todo, cuya superficie sin límites lo alimenta todo; tú, que con la misma
sustancia con que engordas a tu orgulloso hijo, el hombre arrogante,
engendras el sapo negro, la culebra azul, el lagarto dorado y la serpiente
venenosa que no tiene ojos, y das un nacimiento aborrecible a cuanto se
halla bajo la cripta de los cielos que ilumina el vivificante Hiperión, ofrece
una pobre raíz de tu seno fecundo al que odia a todos tus hijos humanos.
¡Esteriliza tu matriz prolífica, para que no eche al mundo más hombres
ingratos! ¡Sea el tuyo un embarazo de tigres, de dragones, de lobos y de
osos! ¡Pare monstruos nuevos, monstruos que jamás presentó tu superficie
a la bóveda de mármol del cielo! ¡Ah, una raíz! ¡Gracias, oh, dioses! Seca
tus venas, tus viñedos, tus llanuras labradas, de las que el hombre ingrato
hace licores espirituosos y platos crasos que embrutecen su inteligencia y le
privan de toda reflexión. (Entra Apemanto.) ¿Otro hombre? ¡Maldición,
maldición! APEMANTO.-Me han indicado este sitio. hombres cuentan que
has adoptado mis maneras y las pones en práctica.
TIMEN.-Porque no tienes un perro a quien pueda yo imitar. ¡Envenénete la
consunción! APEMANTO.-En este momento tu carácter no es más que unaafectación, el resultado de una pobre melancolía apartada de la naturaleza y
nacida en ti a consecuencia de un revés de fortuna.
¿A qué vienen esa azada, esa morada, esos trajes de esclavo y esas miradas
llenas de preocupación? Tus aduladores aún llevan seda, beben vino, se
acuestan muellemente, acarician a sus queridas enfermas y perfumadas, y
no se acuerdan ya de si Timón ha existido nunca. No ultrajes estos bosques,
afectando la filosofía de un cínico. Tórnate, a tu vez, adulador y trata de
enriquecerte por los medios que te han arruinado. Dobla la rodilla y vuele
tu sombrero con el aliento de aquel a quien adules. Alaba su vicio más
inveterado y decláralo excelente. Así se te hablaba, y prestabas oído
complaciente, como un mozo de taberna, a todos los granujas que se
acercaban a ti. Justo es que a tu vez te vuelvas granuja. Si recobras la
riqueza, otra vez sería en beneficio de bribones. No intentes parecerte a
TIMEN.-Si me pareciera a ti, me destruiría. APEMANTO.-Para destruirte,
te ha bastado con parecerte a ti mismo. Has estado mucho tiempo carente
de razón, y hoy estás tonto. ¿Crees que el aire glacial, impetuoso
chambelán, va a calentarte la camisa? ¿Crees que estos árboles cubiertos de
musgo, que han sobrevivido al águila a quien resguardaban, van a ponerse
a la altura de tus talones para seguirte a la menor seña? ¿Crees que este
arroyo helado, fijo por el hielo, te va a traer vino caliente mezclado con
ingredientes para reparar tus excesos nocturnos? Llama a las criaturas que
viven desnudas, expuestas a los ultrajes del cielo, sin ropa, sin abrigo,
sufriendo el azote de los elementos y viviendo a merced de la Naturaleza...
y diles que te adulen. ¡Oh! Ya encontrarás quien...
TIMÓN.-¡Qué loco estás! ¡Vete! APEMANTO.-En esta hora te quiero he
querido nunca.
TIMÉN.-Pues yo te odio más. APEMANTO.-¿Por qué? TIMEN.-Porque
adulas a la miseria. APEMANTO.-No la adulo; pero te digo un miserable.
TIMÉN.-¿Por qué has venido a buscarme? APEMANTO.-Para
atormentarte. TIMÓN.-¡Siempre será ése el oficio de
do o de un loco! ¿Y te gusta? APEMANTO.-Sí. TIMÉN.-iCómo!
¿También tú eres un granuja? APEMANTO.-Si te sometieras a un régimen
riguroso para castigar tu orgullo, harías bien; pero lo sufres por fuerza. De
nuevo te harías un cortesano, si no fueses un miserable. El pobre voluntario
que desprecia un lujo incierto, llega al colmo de sus aspiraciones antes que
el opulento insaciable. ¡El uno jamás está satisfecho y el otro está harto
siempre! Al descontento, el mejor estado le parece un estado de aflicción y
miseria, más doloroso que otro peor para quien se conforme a él. Como
eres un miserable, deberías desear la muerte.
como no te que eres un malva
TIMEN.-¡No, porque me lo aconseja uno más miserable que yo! Eres un
esclavo, a quien jamás estrechó en sus brazos la Fortuna; un perro torpe. Si
tú, como nosotros desde el día en que nos envolvieron en las mantillas,hubieras probado todas las dulzuras que este mundo fugitivo prodiga a los
que no tienen más que hablar para comer, estarías sumido en la
podredumbre, habrías comprometido tu juventud en todos los lechos de la
Lujuria, y nunca habrías aprendido los fríos preceptos de la moderación,
sino que habrías ido en pos del mayor placer. En cuanto a mí, el mundo era
un conjunto de dulzuras, y las bocas, las lenguas, los ojos y los corazones
de los hombres se me habían sometido en mayor número del que yo podía
necesitar. Todo eso tan innumerable se ad-hería a mí como a la encina las
hojas; pero la llegada del invierno las hace caer de sus ramas, y me ha
dejado desnudo y expuesto a todos los embates de las tempestades.
¡Soportar eso es una carga pesada para mí, que sólo he conocido la dicha,
mientras qué a ti, nacido en el sufrimiento, ha podido encallecerte en él el
tiempo! ¿Por qué odias a los hombres, si jamás te han adulado? ¿Qué has
dado? Si quieres maldecir, maldice a tu padre, el pobre diablo que por
despecho se aliara con alguna mendiga, y te procrearía, haciéndote
heredero de su miseria. ¡Sal de aquí, vete! Si no hubieras nacido el peor de
los hombres, serías un esclavo y un adulador.
APEMANTO.-¿Aún tienes orgullo? TIMÓN.-Sí, de no ser tú.
APEMANTO.-Yo lo tengo de no haber sido pródigo.
TiMóN.-Y yo de serlo ahora mismo. Si toda mi riqueza estuviera encerrada
en ti, te daría permiso para irte a ahorcar. ¡Vete! (Comiendo una raíz.) ¿Por
qué no será Atenas una raíz, y la devoraría así?
APEMANTO (ofreciéndole algunos alimentos).Aquí tienes-con qué
mejorar tu festín. TIMÓN.-Empieza por mejorar mi compañía. ¡Vete!
APEMANTO.-Mejoraré la mía pasándome sin ti. TIMÓN,-No la
mejorarás, sino que la empeorarás. Así lo deseo, al menos.
APEMANTO.-¿Qué querrías enviar a Atenas? TIMÓN.-A ti, llevado por el
huracán. Si quieres, diles que tengo oro. Mira, lo tengo. APEMANTO.-
Aquí no sirve para nada. TIMÓN.-Pero es mejor y más puro. Duerme y no
hace daño.
APEMANTO.-¿Dónde te Timón?
TIMÓN.-Debajo dé lo que está encima de mí. ¿Dónde te alimentas tú de
día, Apemanto? APEMANTO.-Donde encuentra alimento mi estómago, o
mejor dicho, donde lo como. TIMÓN.-¡Si los venenos obedecieran y
supieran mis intenciones!...
acuestas por la noche,
APEMANTO.-¿Qué harías? TIMÓN.-¡Sazonaría con ellos tus platos!
APEMANTO.-No has conocido el término medio de la humanidad, sino
solamente sus dos extremos. Cuando eras rico e ibas tan perfumado, se
burlaban de tu delicadeza exagerada; con tus andrajos la has perdido y se te
desprecia por el exceso contrario. Toma un níspero, cómetelo. TIMÓN.-No
como lo que aborrezco. APEMANTO.-¿Aborreces los nísperos? TIMÓN.-
Sí, porque se parecen a ti. APEMANTO.-Si hubieras aborrecido antes a losintrigantes', los querrías más ahora. ¿Qué hombre conociste que, siendo
pródigo, haya sido amado cuando se quedara sin recursos? TIMÉN.-¿Qué
hombre lo ha sido alguna
los recursos de que hablas? APEMANTO. YO.
TIMÓN.-Te comprendo. Has tenido medios para alimentar a un perro.
APEMANTO.-¿Qué criatura del mundo crees que es más comparable a un
adulador?
TIMEN.-La mujer; pero los hombres son la adulación misma. ¿Qué harías
del mundo, Apemanto, si cayera en tu poder?
APEMANTO.-Se lo daría a las fieras, para desembarazarme de él.
vez sin
1. Aquí hay un juego de palabras entre los vocablos mediar (níspero) y
meddler (intrigante).
TIMÓN.-¿Querrías sucumbir en la destrucción de los hombres y quedar
convertido en animal entre los animales?
APEMANTO.-Sí, Timón.
TiMóN.-¡Ojalá te hagan los dioses la merced de darte una ambición de
animal! Si fueras león, el zorro se burlaría de ti. Si fueras zorro,
sospecharía de ti el león en cuanto el asno te acusara. Si fueras un asno, tu
bestialidad constituiría tu tormento, y no vivirías más que para servir de
almuerzo al lobo. Si fueras lobo, te afligiría tu voracidad y con frecuencia
arriesgarías la vida por comer. Si fueras unicornio', el orgullo y la cólera te
perderían, y serías víctima de tu propia furia. ¡Si fueras un óso, te mataría
el caballo! Si fueras un caballo, te cogería el leopardo. Si fueras leopardo,
serías primo hermano del león, y tus manchas conspirarían contra tu vida.
Tu salvación residiría en la fuga y tu defensa en la ausencia. ¿Qué animal
podrías ser que no estuviera sometido a otro? ¡Y qué animal eres para no
ver lo que perderías con la transformación!
APEMANTO.-Si tu charla pudiera complacerme alguna vez, lo
conseguirías ahora. La república de Atenas se ha convertido en una selva
de animales.
1. Cuenta la fábula que cuando el león se halla frente al unicornio, se
arrima al tronco de un árbol. Entonces el unicornio, furioso, se arroja a él y
el león se retira, clavando el unicornio su cuerno en el árbol. Cuando lo
tiene inmovilizado así, el león lo devora.
TimóN.-¿Ha demolido el asno nuestros recintos, puesto que has salido de
allí?
APEMANTO.-Aquí vienen un poeta y un pintor. ¡Caiga sobre ti la peste de
su compañía! Tengo miedo a contagiarme de ella, y por eso me pongo en
salvo. Cuando no sepa qué hacer, vendré a verte. TIMóN.-Cuando seas elúnico ser viviente, te daré la bienvenida. Mejor querría ser el perro de un
mendigo que Apemanto.
APEMANTO.-Eres el rey de los locos. TIMÓN.-¡No estás lo bastante
limpio para que se te escupa!
APEMANTO.-¡Estás apestado y no vales ni para que se te maldiga!
TIMÓN.-iA tu lado, los granujas parecen personas honradas!
APEMA14TO.-No hay lepra mayor que lo que dices. TIMÓN.-iCuando te
llamo por tu nombre! ¡Te pegaría, si no me infectara las manos!
APEMANTO.-¡Quisiera que las pudriese mi palabra!
TIMÓN.-¡Atrás, engendro de un perro sarnoso! ¡Muero de rabia por verte
vivo! ¡Me pongo malo al contemplarte!
APEMANTO.-¡Me alegraría que reventaras! TIMÓN.-¡Atrás, fastidioso
granuja! (Le tira una piedra.) Siento haber desperdiciado en ti una piedra.
APEMANTO.-¡Bestia feroz!
TIMÓN.-¡Esclavo! APEMANTO.-¡Sapo!
TIMÓN.-¡Granuja, granuja, granuja! (Apemanto finge marcharse y se
esconde.) Me pone malo este mundo hipócrita y no quiero amar más que
las cosas de primera necesidad. Ahora, Timón, cava tu tumba. Acuéstate en
un sitio donde la ligera espuma del mar cubra a diario tu piedra tumbal.
Escribe un epitafio que escarnezca la vida de los otros. (Contemplando el
oro.) ¡Oh,' tú, dulce regicida; cara discordia entre él hijo y el padre,
brillante corruptor del más puro lecho de Himeneo, valiente Marte,
seductor siempre joven y lozano y amado, delicado amante, cuyo aspecto
derrite la nieve consagrada que cubre el seno de Diana, dios visible que
realiza las imposibilidades secretas y hace que se besen las
incompatibilidades, hablando en todos los lenguajes con todos los
propósitos; piedra de toque de los corazones; trata como a un rebelde al
hombre, que es tu esclavo, y con tu poder, súmele en un caos de discordia,
de manera que los animales feroces logren gobernar al mundo!
APEMANTO.-Querría que ocurriera así, pero no antes de mi muerte. ¡Voy
a proclamar por doquiera que tienes oro, y te asaltarán en seguida!
TIMÓN.-¿Me asaltarán?
APEMANTO.-Sí.
TIMEN.-Te ruego que vuelvas las espaldas. APEMANTO.-¡Vive, y
aficiónate a tu miseria! TIMÉN.-¡Vive y muere con la tuya! ¡Al fin estoy
libre!
(Entran ladrones.)
APEMANTO.-¡Aún veo cosas que parecen hombres! ¡Come, Timón, y
aborrécelos!
(Sale Apemanto.)LADREN 1.°.-¿Cómo puede ése tener oro? Será alguna porción minúscula,
algún residuo de su fortuna. Los apuros de dinero y el abandono de sus
amigos le han sumido en esa melancolía. LADRÉN 2.°.-Corren rumores de
que posee un verdadero tesoro.
LADREN 3.°.-¿Por qué no hacer la prueba? Si no se preocupa de su oro,
nos lo abandonará sin dificultad; pero si lo guarda ávidamente, ¿qué vamos
a hacer para obtenerlo?
LADREN 2.°.-Es verdad. No lo lleva consigo y lo debe tener escondido.
LADRÉN 1.°.-¿No es ese Timón? LADREN 3.°.-¿Dónde está? LADREN
2.°.-Tiene sus mismas señas. LADRÓN 3.°.-ES él. Le reconozco. Los
LADRONES.-Salve, Timón. TiMóN.-¿Ladrones ahora?
LOS LADRONES.-Soldados, no ladrones. TIMÓN.-Da lo mismo. Todos
son hijos de jeres.
Los LADRONES.-No somos ladrones, sino hombres acuciados por la
necesidad.
mu
sólo
TIMEN.-Vuestra mayor necesidad es tener necesidad de mí. ¿Por qué
tenéis necesidad? Mirad: la tierra tiene raíces; en una milla a la redonda,
brotan manantiales; las encinas están cargadas de bellotas; los escaramujos,
de frutos escarlata; la Naturaleza, esa excelente cocinera, cuelga de cada
matorral manjares copiosos. ¿Necesidad? ¿Necesidad de qué?
LADRÓN 1.°.-No podemos alimentarnos de hierba, bayas y agua, como
los cuadrúpedos, las aves y los peces.
TimóN.-Tampoco de cuadrúpedos, aves y peces. ¡Es preciso que comáis
hombres! Me parece muy bien que seáis ladrones. No trabajáis con la
máscara de la virtud. El robo es más ilimitado en las profesiones legales.
Aquí tenéis oro, bribones. ¡Id a chupar la sangre de los racimos, hasta que
la fiebre haga hervir la vuestra y os salve de la horca! ¡No creáis a los
médicos, pues sus antídotos son venenos y matan más de lo que robáis
vosotros! Quitan el oro y la vida a la vez. Robad, tunantes, robad, puesto
que vuestra profesión es robar, como la profesión de los trabajadores es
trabajar. Voy a deciros ejemplos de robo. El sol es un ladrón que, con su
gran poder de atracción, roba al vasto mar. La luna es una ladrona
redomada que roba al sol luz pálida. El mar es un ladrón que roba su ola
líquida a las lágrimas saladas de la luna. La tierra es una ladrona que sólo
se alimenta y pare merced a una composición robada a todos los
excrementos.
176
T[MóN.-Aquí tenéis oro, bribones.
Todo roba. Las leyes, que ponen un freno y castigan, con su brutal poder
roban impunemente. No os améis los unos a los otros; robaos mutuamente.Aquí tenéis más oro. Cortad gargantas. Cuantos encontréis son ladrones. Id
a Atenas y entrad a saco en las tiendas, que nunca robaréis sino a ladrones.
Por lo que os doy no robéis menos. ¡Y de todos modos, que os confunda
este oro! ¡Amén! (Se retira a su caverna.)
LADREN 3.°.-Casi me ha hecho aborrecer mi oficio al animarme a
seguirlo.
LADREN 1.°.-Nos aconseja así por odio a la humanidad y no porque
prosperemos en nuestro estado. LADRÓN 2.°.-Prefiero creerle un enemigo
y renunciar a mi profesión.
LADRÓN 1.°.-Ante todo, esperemos a que Atenas esté pacificada. En estos
tiempos tan míseros, no puede el hombre hacerse honrado.
(Salen. Entra Elavio.)
FLAVIO.-¡Oh, dioses! ¿Es mi amo ese hombre despreciado y arruinado,
destrozado y derrotado? ¡Oh, curioso monumento de riquezas
desperdiciadas! ¡Qué mudanza ha producido la necesidad desesperada!
¿Habrá en esta tierra algo más vil que esos amigos que condenan a las
inteligencias más hermosas a un fin tan miserable? ¡Rara excepción en esta
época la de un hombre que amase hasta a sus enemigos! Más valdría querer
y tratar a quie
178
FLAVIO. ¡Oh, dioses! ¿Es mi amo ese hombre despreciado y arruinado,
destrozado y derrotado?
nes nos hacen el daño abiertamente, que a quienes nos lo hacen encubiertos
con la amistad. Me ha visto. Voy a manifestarle la pena que me
sado y a consagrar mi vida a su servicio dueño y señor. ¡Queridísimo amo
mío!
(Sale Timón de su cueva.)
TIMÓN.-¡Atrás! ¿Quién eres? FLAVIO.-¿Ya me habéis olvidado, señor?
TimóN.
¿Por qué preguntas eso? He olvidado a todos los hombres. Así
pues, si te envaneces de ser un hombre, te he olvidado.
FLAVIO.-No soy más que uno de vuestros honrados y pobres servidores.
TYmóN.-Entonces, no té conozco. ¡Jamás tuve a mi lado un hombre
honrado! ¡Cuantos alimenté eran bribones que servían de comer a unos
granujas! FLAVio.-Sean testigos los dioses de que nunca un pobre
mayordomo ha experimentado pena más verdadera ante la ruina de su amo
que yo ante vos. TimóN.-¡Cómo! ¿Estás llorando? Ahora te amo, porque
eres una mujer y nada tienes de común con esa humanidad insensible a
quien sólo hacen llorar la lujuria y la risa. ¡La piedad está adormecida!
¡Extraños tiempos que lloran de risa y no de llanto! FLAVIO.-Os suplicoque me reconozcáis, mi buen señor, que compadezcáis mi pena y que sigáis
mirándome como a vuestro mayordomo, ahora que sois pobre.
180
T[MóN.-¿He tenido alguna vez un mayordomo tan sincero, tan justo y
ahora tan consolador? Esto transforma mi naturaleza salvaje. Déjame mirar
tu rostro. Seguramente, este hombre ha nacido de una mujer. ¡Olvidad mi
naturaleza irreflexiva que generalizaba sin hacer excepción, dioses siempre
razonables! ¡Proclamo que existe un hombre honrado (no os engañéis, os lo
ruego: uno sólo y no más), y es un mayordomo! Aunque yo querría odiar a
todo el género humano, tú te rescatas a ti mismo. Maldigo a todo los
hombres, excepto a ti. Ahora' eres más honrado que prudente, porque,
denigrándome y traicionándome, hubieras encontrado un empleo, como
muchos que sirven a un segundo amo pesando sobre la espalda del primero.
Respóndeme francamente, porque debo dudar siempre, aunque nunca- haya
estado más convencido. ¿Es tu generosidad astucia o codicia? ¿Es una
generosidad usuraria, como la de esos hombres ricos que hacen regalos
esperando que se corresponda con algo que valga veinte veces más?
FLAVIO.-¡No, digno amo mío, a cuyo corazón han llegado demasiado
tarde la duda y la sospecha! ¡Cuando estabais festejado, debisteis
desconfiar de la hipocresía de aquel tiempo! Pero llega la sospecha cuando
lo habéis perdido todo. El cielo sabe que lo que yo siento es sencillamente
cariño, deber, abnegación hacia vuestra alma incomparable y preocupación
por vuestra subsistencia y vuestra vida. ¡Creed, honorabilísimo amo mío,
que ninguno de
William Shakespeare
los beneficios que pudiera depararme el porvenir o el presente lo cambiaría
por el júbilo de veros poseer poderío y medios bastantes para
recompensarme con el espectáculo de vuestra riqueza! TIMÓN.-¡Mira y
satisfácete! Toma esto tú, que eres simplemente un hombre honrado.
Gracias a mi miseria, los dioses te envían este tesoro. Vete, sé rico y
dichoso; pero con una condición: habitarás alejado de los hombres, los
odiarás a todos, los maldecirás a todos. No seas caritativo con ninguno de
ellos. Antes de socorrer a un mendigo, deja que su carne hambrienta se le
separe de los huesos. Da a los perros lo que niegues a los hombres.
¡Devórenlos las prisiones, séquenlos las deudas! ¡Sean los hombres como
selvas destruidas, y ojalá las enfermedades les chupen su sangre pérfida!
¡Adiós, y haz fortuna! FLAVIO.-¡Dejadme que me quede y os consuele,
amo mío!
TIMÓN.-¡Si temes las maldiciones, vete, escapa cuando todavía eres
bendito y libre! ¡Ojalá no vuelvas a ver nunca un hombre, y ojalá no vuelva
yo a verte nunca!
(Se van.)Acto v
ESCENA I
Delante de la caverna de Timón
EL POETA y EL PINTOR. TIMÓN permanece en el fondo, sin ser visto
EL PINTOR.-He reparado en el paraje, y no puedo estar lejos de su
morada.
EL POETA.-¿Qué habrá que pensar de él? Si es cierto el rumor, poseerá
mucho oro.
EL PINTOR.-Es seguro, según cuenta Alcibíades. Friné y Timandra lo han
obtenido de él. Además, ha enriquecido a una porción de pobres soldados
errantes. Se dice que ha dado una importante suma a su mayordomo.
EL POETA.-¿Entonces, su ruina no ha sido más que un procedimiento para
poner a prueba a sus amigos?
EL PINTOR.-Nada más. Pronto le veremos llevarse en Atenas la palma
entre los más grandes. Así pues, nada perderemos con darle pruebas de
afecto en su presunta estrechez. En ello verá una muestra de desinterés, y
podremos colmar las esperanzas que aquí nos traen, si es exacto y
verdadero lo que cuentan de su opulencia.
EL POETA.-¿Qué vamos a ofrecerle?
EL PINTOR.-Actualmente, no tengo más que mi persona; pero le
prometeré un excelente cuadro. EL POETA.-Yo le serviré de la-propia
manera, hablándole de una obra en proyecto que le concierne.
EL PINTOR.-Perfectamente. Prometer está de moda en nuestra época, y
hace abrir los ojos al que espera. Cumplirlo parece una vulgaridad. Sólo el
pueblo necio y simple mantiene sus compromisos. Prometer es lo más
elegante y de mejor gusto. Cumplirlo es una especie de voto o de
testamento, y demuestra un poco de debilidad en el juicio del que lo hace.
TIMÓN (aparte, desde el fondo).-¡Excelente artista! ¡No lograrás pintar un
hombre tan malo como tú!
EL POETA.-Me pregunto qué clase de obra diré que le tengo preparada.
¿Una alusión a él mismo? ¿Una sátira contra la dulzura de la prosperidad,
en que describiré el infinito número de lisonjas que escoltan a la juventud y
a la opulencia?
TimóN (aparte).-¿Tendrás que representar el papel de bribón en tu propia
obra? ¿Quieres flagelar tus faltas en otros hombres? Hazlo, que tengo oro-
para ti.
EL POETA.-Busquemos. Resulta engañarse a sí mismo el perder la ocasión
por llegar tarde.
EL PINTOR.-Efectivamente, mientras nos sea favorable el día, antes de
que cierre la noche, hay que encontrar bajo la libre claridad del sol al
hombre que necesitamos. Vamos.
TIMÓN (aparte).-Voy a saliros al encuentro. ¿Qué clase de dios es el oro,
para que así se le adore en un templo más vil que una pocilga? Tú eresquien fletas la barca y surcas la espuma, tú quien hace admirar al esclavo
respetuosamente. ¡Sea para' ti el culto de los hombres, y véanse coronados
de plagas los santones que te obedecen! (Avanzando.) Voy a hacerme el
encontradizo.
EL POETA.-Salve, digno Timón.
EL PINTOR.-¡Antiguo y noble señor nuestro! TiMóN.-¿Habré vivido lo
bastante para ver a dos personas honradas?
EL POETA.-Como con frecuencia hemos experimentado vuestra
generosidad, señor, al oír decir que vivíais retirado y abandonado de los
amigos ingratos por naturaleza... ¡Oh, caracteres aborrecidos! ¡No bastarían
para ellos todos los castigos del cielo!... ¡Nada menos que a vos!... ¡A vos,
cuya nobleza, parecida a una estrella, les daba vida e influencia a todo su
ser! ¡Ya me veis fuera
William Shakespeare
de mí! ¡No conozco ninguna palabra capaz de cubrir el monstruoso espesor
de semejante ingratitud!
TIMÓN.-Dejadla desnuda del todo, para que la vean mejor los hombres.
Vosotros, que sois personas honradas, siendo como sois, serviréis de
contraste y haréis resaltar más su infamia.
EL PINTOR.- Tanto él como yo, hemos hecho nuestra carrera bajo el
diluvio de vuestros dones, y por ello os estamos agradecidos.
TIMÓN.-Sí, vosotros sois personas honradas.
EL PINTOR.-Hemos venido a ofreceros nuestros servicios.
TIMÓN.-¡Las personas más honradas del mundo! ¿Cómo podría
corresponder con vosotros? ¿Coméis raíces? ¿Bebéis agua? No.
EL POETA Y EL PINTOR.-Lo que podamos hacer, lo haremos por
prestaros un servicio. TIMÓN.-Sois personas honradas. Habéis oído decir
que yo tenía oro; estoy seguro de que lo habéis oído. Hablad con franqueza.
Sois personas honradas. EL PINTOR.-Eso dicen, mi noble señor, pero no
hemos venido por eso mi amigo y yo. TimóN.-¡Buenas y honradas
personas! Nadie en Atenas haría su retrato mejor que tú. Eres el mejor
pintor, en verdad, porque tus lienzos están vivos.
EL PINTOR.-Sí, señor.
TIMÓN.-Como te lo digo. (Al poeta.) En cuanto a tus ficciones, los versos
fluyen de ellas con tanta gracia y dulzura, que hallas la manera de ser
natural hasta en tu arte. Sin embargo, amigos míos, aunque en el fondo sois
tan honrados, debo confesaros que tenéis un pequeño defecto...
¡Afortunadamente, no es monstruoso! No deseo ni siquiera que os toméis el
trabajo de corregiros de él...
LOS DOS.-Suplicamos a vuestro honor que nos lo dé a conocer.
TimóN.-Lo tomaríais a mal. LOS DOS.-Os lo agradeceríamos, TIMEN.-
¿De veras?LOS Dos.-No lo dudéis, digno señor. TIMÓN.-Pues bien; cada uno de
vosotros se confía a un granuja que le engaña miserablemente. Los Dos.-
¿Es posible, señor?
TIMÓN.-Sí. Le escucháis mimaros, le veis hacer hipocresías, conocéis sus
groseros manejos, y le queréis, le alimentáis y le cobijáis en vuestro seno.
Tened la seguridad, no obstante, de que es un pillo redomado.
EL PINTOR.-No comprendo de quién queréis hablar, señor.
EL POETA.-Yo tampoco.
TIMÓN.-Escuchad. Os quiero bien, y os daré oro; pero alejad de vuestra
compañía a ese granuja, ahorcadle o heridle mortalmente, ahogadle en las
letrinas, exterminadle por cualquier medio, y volved a verme, que os daré
oro.
LOS Dos.-Nombrad a ese granuja, señor, dádnoslo a conocer.
senor.
TIMÓN.-Seguid vos ese camino, y vos ese otro, y todavía irán dos juntos
por cada camino. ¡Porque, apartado cada cual de vosotros, aún hará
compañía a un granuja! (Al pintor.) Si no quieres que donde tú estés haya
dos granujas, no te acerques a él. (Al poeta.) Si no quieres residir más que
con un granuja, abandónale. ¡Atrás! ¡Tomad oro, esclavos! ¡Habéis
trabajado para mí, y éste es vuestro pago! ¡Ya que sois alquimistas, haced
oro con esto! ¡Afuera, perros infames!
(Se va, pegándoles y ahuyentándoles. Entran Flavio y dos senadores.)
FLAVIO.-Es en vano que queráis hablar a Timón, porque está
reconcentrado en sí mismo. Excepción hecha de la suya, no puede tolerar la
presencia de nada que se parezca a un hombre.
SENADOR 1.°.-Nuestra misión es ir a su caverna, pues hemos prometido a
los atenienses hablarle. SENADOR 2.°.-Los hombres no siempre son
iguales. Le han maltratado las circunstancias y las desdichas. Al devolverle
su fortuna de los días felices las manos generosas del Tiempo, puede que
vuelva a ser el hombre de otras veces. Llevadnos adonde esté, y suceda lo
que suceda.
FLAVIO.-Aquí está su caverna. ¡Habiten en ella la paz y la alegría! ¡Señor
Timón! ¡Timón! ¡Responded y hablad a los amigos! Los atenienses, por
TimóN. ¡Ya que sois alquimistas, haced oro con esto! ¡Afuera, perros
infames!
mediación de dos de sus más respetables senadores, te saludan. Háblales,
noble Timón.
(Entra Timón.)
TltvtóN.-¡Quema, sol que reconforta!... ¡Hablad y sed ahorcados! ¡Por cada
palabra sincera, una ampolla! ¡Que cada afirmación falsa os cauterice la
lengua hasta la raíz y la abrase a su paso!SENADOR 1.°.-Digno Timón... TIMÓN.-No soy digno de nadie, excepto
de vuestros semejantes, como vosotros no sois dignos más que de Timón.
SENADOR 1.°.-Los senadores de Atenas te saludan, Timón.
TIMÓN.-Les doy las gracias. ¡Quisiera transmitirles la peste, si pudiera
cogerla para ellos!
SENADOR 1.°.-Olvida lo que nosotros mismos deploramos. Los
senadores, con la unanimidad de su afecto, te suplican que vuelvas a
Atenas. Te reservan dignidades especiales que están vacantes y con las
cuales se te revestirá para que de ellas hagas el mejor uso.
SENADOR 2.°.-Confiesan que ha sido general y grosera en exceso la
ingratitud para contigo. El pueblo, que rara vez se retracta, comprendiendo
hasta qué punto necesita el auxilio de Timón, advirtiendo también que sería
su ruina el negarte su concurso, nos envía para que te manifestemos su
arrepentimiento y te ofrezcamos una recompensa
190
Timón de Atenas - Acto V
en desagravio del ultraje, un afecto sumo y riquezas capaces de borrar sus
yerros, para expresar el testimonio de su eterno reconocimiento con
caracteres indelebles.
TIMÓN. ¡Me hechizáis, me sorprendéis, y por poco no me echo a llorar!
¡Dadme el corazón de un loco y los ojos de una mujer, y me harán llorar de
alegría esos consuelos, dignos senadores!
SENADOR 1.°.-Así pues, dígnate volver con nosotros, y tomar el mando
de nuestra Atenas (tuya y nuestra). Con nuestra gratitud, se te conferirá un
poder absoluto y tu excelso nombre gozará de autoridad suprema. No
tardaremos en rechazar la furiosa acometida de Alcibíades, que, semejante
a un jabalí salvaje, turba la paz de su patria...
SENADOR 2.°.-Y blandiendo su espada, amenaza los muros de Atenas.
SENADOR 1.°.-Conque, Timón...
TIMEN.-Está bien, señor. Accedo, señor. Si Alcibíades mata a mis
compatriotas, sepa Alcibíades por Timón que a Timón eso le tiene sin
cuidado; pero si entra a saco en la hermosa Atenas, si cuelga de la barba a
nuestros buenos ancianos, si entrega nuestras vírgenes sagradas a los
ultrajes de una guerra humillante, bestial, inmoral, sepa entonces (enteradle
bien de que es Timón quien le habla) que, movido de piedad hacia nuestros
ancianos y nuestras jóvenes, sólo tengo una cosa que decir: ¡que me da lo
mismo y que puede hacer más
William Shakespeare
Timón de Atenas - Acto V
todavía! No os preocupéis por los cuchillos mientras tengáis gargantas que
ofrecer. En cuanto a mí, no hay en el campamento rebelde ni un cuchillito
que no me parezca preferible a las más honorables gargantas de Atenas.¡Os abandono, pues, a la protección de los dioses dispensadores de
prosperidades, como ladrones a sus guardianes! FLAVIO.-Vámonos,
porque cuanto digamos será inútil.
TimóN.-Escribía mi epitafio, y podréis leerlo mañana. El largo
quebrantamiento de mi salud y de mi vida pronto va a tener su desenlace, y
la nada me traerá cuanto pueda necesitar yo. Marchaos y vivid aún. ¡Sea
Alcibíádes vuestra perdición, sed vosotros la suya, y ojalá dure eso mucho
tiempo!
SENADOR 1.°.-Hablamos en vano.
TimóN.-Y sin embargo, quiero a mi país. ,¡No soy de los que se regocijan
del naufragio común, como pretende el rumor público!
SENADOR 1.°.-Muy bien dicho. TimóN.-Saludad en mi nombre a aquellos
compatriotas míos que me quieren...
SENADOR 1.°.-Son ésas unas palabras dignas de los labios que las
pronuncian.
SENADOR 2.°.-Penetran en nuestros oídos como grandes triunfadores por
las puertas triunfales. TiMóN.-Saludadlos y decidles que, para librarlos de
sus penas, del miedo que tienen a las hostilidades, del sufrimiento, de la
ruina, de las an
gustias del amor y otros males que el barco frágil de la humanidad está
obligado a soportar en el peligroso viaje de la vida, quiero darles alguna
prueba de bondad y enseñarles la manera de precaverse contra la cólera del
feroz Alcibíades. SENADOR 1.°.-Así me gusta. Volverá a nosotros.
TIMÓN.-Aquí en mi retiro crece un árbol que mi comodidad me obliga a
derribar y que habré de cortar en breve. Decid a mis amigos, decid a los
atenienses, siguiendo el orden jerárquico, desde el mayor al más humilde,
que quienes quieran poner término a su aflicción se den prisa a venir aquí
antes de que el hacha haya talado mi árbol, ¡y que se cuelguen de él! Os
ruego que les transmitáis mis recuerdos.
FLAVIO.-No le importunemos más tiempo, porque no variará de modo de
pensar.
TIMóN.-No volváis; pero decid a los atenienses que Timón ha construido
una morada eterna en una playa a la que baña la onda salada, morada que
una vez al día cubrirán las olas turbulentas con su espuma rabiosa. Venid a
verla, y sea vuestro oráculo la losa de mi tumba. ¡Labios, dejad salir esas
palabras amargas, y extíngase mi voz! Lo que está mal, enmiéndenlo la
peste y el contagio. ¡Las tumbas son los únicos trabajos de los hombres, y
la tierra, su único salario! ¡Sol, oculta tus rayos! ¡Timón acabó su reinado!
(Se va.)
SENADOR 1.°.-Son incurables sus agravios, pues forman parte de su
naturaleza.SENADOR 2.°.-íHa muerto nuestra esperanza en él! Apresurémonos a
buscar cualquier otro remedio para el terrible peligro que nos amenaza.
SENADOR 1.°.-Exige un socorro inmediato.
(Se van.)
ESCENA II
Muros de Atenas
DOS SENADORES y UN MENSAJERO
SENADOR 3.°.-Penoso es tu relato. cohortes tan numerosas como dices?
EL MENSAJERO.-Lo que he dicho aún no es casi nada. Además, dada su
rapidez, debe de estar cerca.
SENADOR 4.°.-Quedamos a merced del azar si no traen a Timón.
EL MENSAJERO.-He encontrado a un correo, antiguo amigo mío. Aunque
pertenecientes a bandos contrarios, se ha sobrepuesto nuestra amistad y
hemos hablado como camaradas. Ese jinete iba enviado por Alcibíades a la
caverna de Timón, con cartas, para que hiciera causa común
¿Son las
con él en la guerra contra nuestra ciudad, en parte para vengarle.
(Entran los senadores que han dejado a Timón.)
SENADOR 3.°.-Aquí vienen nuestros hermanos. SENADOR 1.°.-No nos
habléis de Timón, porque nada hay que esperar de él. Ya se oyen los
tambores del enemigo, cuyo ímpetu formidable levanta polvareda por los
caminos. Entremos y preparémonos. Tengo miedo de que caigamos en la
celada tendida por nuestros enemigos.
(Se van.)
ESCENA III
Bosques. Se ve la caverna y la piedra tumbal de Timón
Entra UN SOLDADO
buscando a TIMÓN
EL SOLDADO.-Según la descripción que me han hecho, éste debe de ser
el sitio. ¿Quién va? ¡Hablad! ¡Oh! ¡No contestan! ¿Qué es esto? ¡Timón ha
muerto! Ha terminado su carrera. ¿Qué ani
mal salvaje ha erigido este túmulo, puesto que ningún hombre vive aquí?
Seguramente ha muerto, y éste es su sepulcro. ¿Qué dice esta tumba? No
puedo leerlo. Voy a sacar un molde en cera, porque nuestro capitán
entiende todas las escrituras. Aunque joven todavía, es un intérprete
consumado. Ahora debe acampar ante la orgullosa Atenas, cuya caída es el
objeto de su ambición.
(Se va.)
ESCENA IV
Ante los muros de Atenas
Toques de trompeta. Entra ALCIBíADES,
seguido de tropas; luego VARIOS SENADORES y UN SOLDADOALCIBIADES.-¡Anunciad a esta ciudad cobarde y lasciva nuestra terrible
proximidad! (Tocan a parlamento. En los muros aparecen unos senadores.)
Hasta el presente, habéis pasado el tiempo dedicados a la licencia, haciendo
de vuestra voluntad una justicia arbitraria. Hasta el presen
te, yo y todos los que dormitaban a la sombra de vuestro poderío, hemos
vagado, cruzados de brazos, exponiendo inútilmente nuestros sufrimientos.
Hoy ha llegado la hora de que grite la médula sojuzgada del hombre
valeroso: ¡basta! ¡Ahora el sufrimiento, desalentado, va a sentarse jadeante
en vuestros grandes sitiales muelles, y la insolencia asmática perderá la
respiración entre el miedo de una fuga temerosa.
SENADOR 1.°.-Noble y joven Alcibíades, cuando tus-agravios sólo eran
una idea, antes de que fueses poderoso y tuviésemos motivos para temerte,
te enviamos un mensaje para calmar tu cólera y desagraviarte de nuestra
ingratitud con numerosos testimonios de afecto.
SENADOR 2.°.-También hemos tratado de reintegrar a Timón al amor de
nuestra ciudad, con un humilde mensaje que le garantizaba una existencia
apropiada a él. Todos no hemos sido inhumanos, y no merecemos todos
que se nos incluya en la ruina general.
SENADOR 1.°.-Estos muros no fueron erigidos por las manos de aquellos
contra quienes te querellas, y no son tus agravios como para que estas
grandes torres, estos trofeos y estas escuelas paguen las culpas de unos
pocos.
SENADOR 2.°.-Muertos están los que fueron los primeros en enviarte al
destierro. La vergüenza por haber carecido de sabiduría les ha roto el
corazón. ¡Entra a banderas desplegadas en esta
198
Timón de Atenas - Acto V
ciudad, noble señor; diézmala, y que la muerte ávida (si tu venganza está
hambrienta de ese alimento que repugna a tu naturaleza) designe el diezmo
del destino, y perezca el que deba perecer!
SENADOR 1.°.-No te han ofendido todos. Es injusto ejercer sobre los
vivos una venganza que debiera estar reservada para los muertos. No se
heredan crímenes como se heredan tierras. Así pues, querido compatriota;
haz entrar a tus tropas, pero olvida tu cólera. Perdona a Atenas, que es tu
cuna; perdona a tus padres, que en la tempestad de tu cólera, caerían con
los que te han ofendido. Cual un pastor, acércate al rebaño y líbrale de las
ovejas contagiadas; pero no le sacrifiques por entero.
SENADOR 2.°.-Lo que quieras lo obtendrás con una sonrisa, mejor que
cortándolo con tu espada.
SENADOR 1.°.-Golpea con el pie en nuestras puertas fortificadas y se
abrirán, si antes envías tu corazón para anunciar que entras como amigo.
SENADOR 2.°.-Arroja tu manopla o cualquier otra prenda de tu honor,
como garantía de que no emplearás tus tropas más que para tuencumbramiento y no para humillación nuestra. Todas tus fuerzas podrán
entonces refugiarse en nuestra ciudad hasta que hayamos colmado tus
deseos.
ALCIBíADES.-Bueno. Ahí va mi manopla. Bajad y abrid vuestras puertas
que no he atacado. Sólo caerán los enemigos de Timón y los míos, a los
cuales designaréis vosotros mismos, y para acallar vuestros temores acerca
de nuestras nobles intenciones, si uno solo de mis hombres abandonara su
puesto en los muros de vuestra leyes una justicia
ciudad, hagan en él vuestras severa.
Los DOS SENADORES.-¡No se puede hablar más noblemente!
ALCIBíADES.-Bajad y mantened vuestra palabra.
(Los senadores bajan y abren la puerta. Entra un soldado.)
EL SOLDADO.-Mi noble general, Timón ha muerto. Su tumba está a la
misma orilla del mar, y en su piedra tumbal hay esta inscripción, que he
sacado con cera para que su molde impreso supla a mi ignorancia.
ALCIBIADES (leyendo).
Aquí yace un cuerpo desdichado, separado de un alma desdichada. No
indaguéis mi nombre. ¡Consuma la peste a los miserables dejados tras de
mí!
Aquí yace Timón, que en vida
odió a todos los vivos. Pasa y maldice a tu sabor; pero pasa sin acortar el
pasos.
Estas palabras expresan tus últimos sentimientos. Detestabas nuestras
debilidades humanas, despreciabas las expansiones de nuestro cerebro y las
mezquinas lágrimas de nuestra laceria. Pero te inspiró un hermoso
pensamiento cuando quisiste que el vasto Neptuno llorase sobre tu humilde
tumba faltas perdonadas. Muerto está el noble Timón, cuya memoria ha de
sobrevivir. Conducidme a vuestra ciudad, y pondré una rama de olivo en
mi espada. ¡Engendre la guerra a la paz, la paz suspenda la guerra, y corrija
la una a la otra, siendo cada una el médico de la otra! ¡Tocad los tambores!
1. El epitafio de Timón, según Shakespeare, resume los dos epitafios
citados por Plutarco.

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES