Pareja abierta Darío Fo (Versión 2)



UNA PAREJA ABIERTA, MUY ABIERTA

                        DARIO  FO y FRANCA RAME


ESC. I

(Interior de un departamento un hombre toca desesperadamente la puerta de un baño)

El
 No seas tonta, Antonia. ¡Sal de ahí! Dí algo ¿Qué estas haciendo? Mira, tal vez tienes razón, es mi culpa pero por favor sal. Abre la puerta. Podemos platicarlo todo -O.K. ¡Dios!,¿Porqué tienes que hacer de todo una tragedia? ¡No podemos hablar las cosas como personas inteligentes!
(Se asoma por la cerradura)
¿Qué estas haciendo? ¿Qué te pasa? Estás loca y además no te importa, eso es lo que te pasa.

(Ella sale por un lado. El no la ve)

ESC. II

ELLA
Esa loca que además no le importa que está ahí encerrada, por cierto ese es el baño -soy yo-. Esa otra persona – el tipo que me está gritando y suplicando
que no haga alguna tontería es mi esposo. . .

EL
¡Antonia, sal, por favor!

ELLA

¡Me voy a tomar un coctel de pastillas
Mojadón, Optalidon, Femidol, Veronal,
Cibalgina, cuatro supositorios de NeoMelubrina -todo por la boca.

EL
Dí algo, Antonia.

ELLA
Mi esposo ya llamó una ambulancia. Van a tirar la puerta. . .

EL
El escuadrón de los primeros auxilios ya viene para acá. Van a tirar la puerta
Dios, es la tercera vez . . .

ELLA
Lo que no me gusta de los tratamientos de emergencia es que te hacen lavativas. Ese maldito tuvo que te meten - y luego te quedas como pasmada por tantos días y como se te queda viendo la gente. Hacen los comentarios más idiotas, solo por decir algo. Y luego, por supuesto, me hacen ir con el psicólogo –perdón el analista. Un imbécil que se sienta ahí viéndote en silencio durante dos  horas, con su pipa en la boca y de repente te dice: “Si, llora, por favor, llora”

EL
Antonia, di algo. Aunque sea puja Para darme una idea de cómo estás. Me voy a ir, Antonia,  en este momento me voy y no me volverás a ver nunca.

(Se agacha y se asoma por la cerradura trata de abrir)

ELLA
Por cierto, No es la primera vez que me he querido morir

EL
¡Antonia! No vayas a tomarte las pastillas amarillas son para mi asma

ELLA
En otra ocasión traté de brincar por la ventana. Me pescó justo cuando estaba despegando.

(Se sube a la ventana, él la toma del tobillo. Cambio de luz)


ESC. III

EL
Por favor bájate, sí, tú tienes razón. Soy un canalla . . .(ella lo mira, él rectifica) Soy un cabrón, pero te prometo, es la última vez que te hago sentir así. . .

ELLA
¿Crees que me importa? ¿No puedes entender que simplemente no me interesas, ni tú ni tus aventuras, ni tus mujeres estúpidas?

EL
¿Qué quieres decir. -Si fueran inteligentes no te molestaría tanto? Vamos a platicarlo. En el piso. Bájate.

ELLA
No. No me importa -voy a saltar.

EL
¡No!

ELLA
 ¡Sí!

EL
Primero te rompo el tobillo

ELLA
 ¡Ay!

ESC IV
(Ella se baja, cojeando. Y le pasa una muleta)

ELLA
Y sí, me lo rompió, el muy idiota. ¡Un mes enyesada! Y todo el mundo preguntándome: “Fuiste a esquiar?” Dios estaba yo muy enojada.

(Cojeando, deja la muleta. De un cajón saca la pistola)

ELLA
En otra ocasión, traté de darme un balazo. . .

EL
¡No, carajo, espérate, detente! No tengo permiso para esa pistola. ¿Quieres que me arresten?

ELLA
La razón por la que me he querido morir ha sido siempre la misma. El ya no me quería. El ya no me amaba. Y la tragedia aparecía cada vez que me enteraba de la última “aventura” de mi esposo.
(Tratando de quitarle la pistola)
“Trata  de ser razonable. Con las otras es sólo una cosa sexual. Eso es todo”


ELLA
 ¿Sí? Y conmigo ya no es ni siquiera sexual

EL
Pero contigo es diferente. A ti e respeto profundamente.

ELLA
¡Pues tu respeto te lo puedes meter por culo!. Sí, en este tipo de situación siempre me pongo un poco pesada. Pero es esta falta de consideración de mi  esposo lo que me saca de quicio. No podíamos continuar así. No habíamos hecho el en siglos. . .

EL
No sé porque te entusiasma decirlo todo en público.

ELLA
Ah, te molesta, ¿no?.  Al principio creí que tal vez estaba enfermo, agotado.

(Ella se acerca mucho a la ventana)

EL
 ¡Cuidado! Te puedes caer.

ELLA
 No, como crees, Estamos en el escenario

EL
 Sí, pero el escenario se acaba allí, te puedes lastimar. . .


ELLA
 Sí, pero soy un personaje en una  obra. Estoy platicando una historia y me salgo del personaje, y me puedo salir del escenario. (Baja) Les estaba contando, creí que tal vez estaba agotado y entonces descubrí que tenía una vida sexual extremadamente activa, con otras mujeres, por supuesto.
Y cuando le pedí que me explicara qué le estaba pasando -¿Por qué ya no me quieres?” -Siempre encontraba alguna excusa.

(El se ha sentado en la ventana)

EL
 ¿Yo encontraba excusas?

ELLA
 Sí, tú. Una vez le echaste la culpa a la política

El
120.- ¿Yo?

ELLA
 ¡Cuidado, te puedes caer!

EL
Yo también soy un personaje de una obra.

ELLA
No, no eres. Estás en un cuarto piso. Les decía que trató de echarle la culpa a la política. Se quejaba amargamente de la política podrida de este país. “Tienes que entenderme, decía, cómo puedo hacer el amor con todo lo que está pasando en el mundo” “Le hicieron fraude a  AMLO, desprestigiaron a  Yo también soy 132. . .”

EL
132.- Lo de AMLO, no es ninguna excusa es un hecho. O no es cierto que después de ver fracasar tantas luchas por mejorar el nivel de vida uno se siente un poco frustrado ¿Cómo . . . deprimido, mira a tu alrededor ¿Qué ves?  Cínicos.


ELLA

¡Claro! Hay personas que están hasta el tope de la política y que hacen: avientan a su familia a un lado y se  unen a los Hare Krishna, o si no, renuncian a su trabajo y abren un restorán macrobiótico, o algunos ponen un burdel para su uso personal. Y todo por culpa de la política

EL
Admito que es un pasatiempo tonto, eso del entrenamiento sexual -pero te juro que contigo es diferente. Tú eres la única mujer que me hace falta. Tú eres la persona a quien más amo en el mundo.  Me siento realmente seguro contigo.
Como con mi madre…

ELLA
 ¡Tú madre! ¡Muchas gracias! Me has ascendido. Las esposas son como servidores públicos. Cuando ya no funcionan los ponen arriba, los vuelven directores de alguna empresa paraestatal, de esas que no sirven para nada. Bueno, yo preferiría ser relegada a mujer de una noche. De las que son aventadas a una cama, de las que son deseadas. No tengo el menor interés en ser la que te tiene la cama calientita. Eres muy un pendejo… ¡Tú madre! Pero te das cuenta de que tú  eres muy aburrido? ¿Cómo me humillas?  ¿Qué se supone que debo de ser? Un zapato viejo que le regalas a los niños  pobres? Tú madre. Ya vas a ver que puedo encontrar hombre cómo y cuándo  quiera.

(Él reacciona)

ELLA

De nada te va a servir poner esa cara de satisfacción. Voy a poner un table para ti sí, un table justo enfrente de tu trabajo. Me las voy a pasar caminando por la banqueta con un letrero luminoso que diga: “Aproveche ahora, estoy disponible, la esposa del Sr.X Oferta especial. Lavada y perfumada. Atractivos descuentos “Aprobada por la Secretaría de Salud. Come frutas y verduras, lávate las manos antes de coger”.

EL
Eso es lo que me gusta de ti, esa manera que tienes de cagarte en mis momentos de honestidad, de sentimientos sinceros. Trato de abrirme, de hablar…


ELLA
¿Entonces por qué no hablas? ¡Habla! Explícame esto que se te ha metido. Todas estas historias de cama, como si yo no tuviera una casa propiamenteamueblada.

(El trata de quitarle la pistola)

ELLA
 ¡Y deja ya esta pistola por la paz! Te juro que no me voy a dar un tiro

EL
 ¿Palabra de honor?

(El la deja) (Ella le apunta)

ELLA
Palabra de honor, no me voy a dar un tiro. Ya se me quitaron las ganas, Ya cambié de opinión. Te lo voy a dar a ti…

EL
 No estés jugando

ELLA
No estoy jugando

(Ella dispara y apenas falla)

EL
¿Te has vuelto loca? ¡Disparaste! ¡Por poquito y me das! Mira, solamente estamos recreando situaciones.

ELLA
 Y yo me estoy poniendo furiosa tan otra vez sólo de pensarlas.

EL
¿No tengo derecho nunca a ser simplemente un actor en una obra?



ELLA
No, no, lo tienes ¡Cállate! ¡Manos arriba! ¡Contra la pared! Así quédate. Voy a platicar una cosa con ellos después te mato.

(Ella se dirige al público)

ELLA
Un día él decidió contra-atacar

EL
¿Y tú que hiciste para evitar que las cosas se vinieran abajo? Y cuando yo  hice algo buscando un poco de cariño en otro lado -algo así como un estímulo, un poquito de pasión, algo diferente, ¿acaso trataste de comprenderme?

ELLA
¡Hiciste algo! Un día lo descubrí. Yo estaba ahí, en la casa, bañada y  perfumada, lo descubrí en el baño masturbándose como un quinceañero -por horas. Eso es hacer algo también!

EL
Qué feo. Qué clase de goce obtienes burlándote de mí así? Está bien de vez en cuando me doy una auto gratificación. Es saludable. Me relaja, sobre todo cuando estoy tenso y deprimido como tomar un sauna.

ELLA
Sí, sauna como no. . . ¡No me has decir cosas rudas!. Eso está bien, trata de no decirlas. Hay muchos hombres. . .

ELLA
¡Cállate! (Le apunta) Como les decía, mi esposo contra-atacó. ¡Las cosas que le ocurrieron! ¡Tenemos que hablar! Tú y yo, sólo podemos salvar nuestra relación si cambiamos nuestras actitudes-culturales. Sacó toda la hipocresía que viene con las pláticas burguesas de sobre mesa –la moral más decadente.

EL
¡Por supuesto! La fidelidad es una idea decadente. Incivilizada. La idea del matrimonio, de la familia, está  atada a la defensa de los inmensos beneficios económicos que el patriarcado obtiene de él. Lo que tú no eres capaz de entender es que estoy perfectamente preparado para tener una relación  con otra mujer y al mismo tiempo estar bien contigo.

ELLA
¿Todo lo pensaste solo o te lo dijeron tus amigos? Yo entiendo. El adulterio está pasado de moda. Ahora nos comportamos como gente moderna, civilizada, con conciencia política. ¡No! ¡No! Me veo a mi misma y no puedo soportarlo. ¡No puedo soportarlo! (Suena el timbre)
Voy a la puerta. ¿Y quien es esta preciosa joven dama? ¿Me permiten presentarlas? Mi esposa, mi novia. “ah,que gusto conocerla” ¿Y que edad tiene? Entren por favor. Por favor, siéntanse como en su casa. La cena está lista. Ojala le guste nuestra casa. Esta es su recámara, quiero decir, nuestra recámara, pero no se fije, bienvenida! quizá sería mejor si salgo. Así se  sentirán más libres. Iré a casa de mi hermana. No, no se preocupe -no es ningún problema, encontraré alguien que me acompañe Alberto, por ejemplo, él está libre  esta noche, por que su esposa  va a salir con ...que tengan buen provecho y una buena noche. Buena suerte  y él que no puede creer tanta suerte, se imagina en un harem con sus mujeres llevándose  todas bien, todo dulce y bonito. Sólo hay dos hasta a hora, ¿pero más adelante quién sabe? Todos felices, sin ninguna preocupación en el mundo. ¿Eso es lo qué te gustaría?/ pero no es así  !hay ataques de locura, explosiones de    ansiedad¡ Y entonces empiezan con las pastillas y al rato al analista y al manicomio.
No funciona muchos lo han intentado, y nada.



                                                 El:

 ¿A quien le importa? Si otros han  fracasado y han caído en la batalla, es señal de que debemos intentarlo. Empezar otra vez desde el principio.

ELLA:

 Inventar un matrimonio abierto otra vez !Estás loco¡ Pero al final me convenció (se establece el conflicto)
Para defender nuestro matrimonio, nuestra amistad, nuestra privacidad, nuestra cama debe volverse  pública. Me dijo. Para poder hablar, discutir, argumentar, darnos consejos uno al otro, tenemos que hacer el amor  en otros lugares.
Fui yo misma quien se dio valor para intentarlo.

ELLA:
Ya basta no puedes seguir  así. Tines que inventar algo diferente Para empezar, tú no puedes, Antonia seguir viviendo como una especie de  extensión de tú marido. Tienes que tener tu propia vida. Él busca otras mujeres ¿y tú?, no  por venganza, sino porque es correcto  saludable y humano, deberías de buscar  otros hombres. “¿Qué estoy diciendo?” No sé por qué, pero siempre le pongo éste acento-”
Antonia no sigas así. Consíguete un hombre agradable, limpio. 325.- ¡Hay! Estoy muy molesta me suda todo. ¿Cómo se supone que debo empezar a buscar hombres? “No, Todo lo que tienes que hacer es que se sepa que estás disponible. Vive tu propia vida. Por lo menos, trata, No pude resistir. Así que traté.
Lo primero que hice fue largarme a vivir sola. Aquí. Tomé toda la ropa que tenía desde que me casé y la tiré. Luego me fui  a comprar ropa nueva. Me compré unos  pantalones modernos y unas faldas. . . ridículas. Me quedé en otra época desde que me casé.

EL
Claro. Te convertiste en la típica idiota moderna.

ELLA
¡Tienes razón! La idea que tiene mi marido de la elegancia es una mujer que compra su ropa en Sears. Se ha de ver muy elegante, pero no tiene que encontrarse un novio, y yo sí, amorcito. Cambie mi forma de vestir. Luego mi maquillaje morado se veía horrible! Luego mi pelo, un corte loco; Punk. Todo mi pelo atrás se paraba, así. . . .Parecía modelo de “alarma”. Y la manera en que caminaba, porque todos ustedes saben cómo nos ponemos cuando nuestros esposos nos  engañan? Cuando ya no nos quieren. ¡Tristes! Feas. Lloramos. Nos ponemos chípiles.
Yo, por ejemplo, antes de que esto pasara, se me había olvidado completamente que tenía entre las piernas. Estaba abandonada sí, ¿pero tenía algo entre las piernas, o no? Caminaba sin la menor gracia, Derecha como tabla. Como si me jalaran con una cuerda. Así, como camello artrítico. Lo increíble es que en el momento en el que me obligué a soltarme un poco, a ponerme un poco de atención, a devolver miradas amables, bueno encontré lo que buscaba. . . Caían en mis brazos
Una vez caí. Me encontré  a este muchacho -guapo- muy guapo ¿ojos? Parecía tener más de dos y negros, negros. ¡Enamorado como loco. Lloraba. Me hablaba por teléfono. Yo contestaba. Todo lo que oía eran… mocos.
Yo soy. . .yo solamente soy una mujer sola Un día le dije: “Esta bien Carlos”. Hicimos una cita, aquí nomás, por que tenía miedo que me vieran. Inclusive pensé en ponerme una nariz de esas, de  plástico, con lentes. Llegué toda vuelta loca, como una idiota. El corazón me hacía “Tom, tom,” Nos sentamos. Llega el mesero “¿Qué va a tomar señora”  Con eso tuve. “Un whiskey doble, por favor y para él lo mismo, con popote.  También hubo otros hombres,- -ha de ser mi suerte- pero los que se me acercaban eran tan tristes, ten derrotados, abandonados, traicionados, por sus esposas o amantes.

EL
¿Quieres decir. . . .la pasaste muy mal?

ELLA
Pero por otro lado, este esposo mío, apenas le dije que aceptaba, voló. Somos un matrimonio abierto- has el amor cuantas veces quieras, lo hubieran visto!

EL
Bueno, sí. Era el efecto de ese “matrimonio abierto”. Dejé de sentirme atrapado  por el complejo de culpa. Era libre


ELLA
Yo tuve un terrible ataque de paranoia, pero, él caminaba entre nubes. ¡Se fue!
Cuando nos veíamos me contaba cómo le estaba yendo.

EL
Pero, amor, discúlpame pero era tú la que siempre querías que te contara por eso te contaba.

ELLA
 Sí, soy una masoquista. Esto sucedió  cuando él estaba teniendo una relación con una mujer -una niña de unos 17 años, pero terriblemente inteligente y liberada -intelectual de izquierda ya saben cómo Andrea…

EL
Sí era una intelectual

ELLA
Sí era una intelectual

EL
 Sí era una intelectual, pero porqué lo dices en ese tono?

ELLA
4 ¿Yo? ¿Cuál tono? ¿De una intelectual? Al contrario, me sentía honrada de tener una casa. Él no enamoraba mujeres de 80 años, no eso yo lo hubiera entendido “Pobre, tuvo una infancia infeliz necesita a su abuelita.. Pero de esta niña me dije; “No es bonita pero tiene encanto especialmente cuando está sentada. Cuando está sentada suda sensualidad por las orejas”

EL
Eso quien sabe

ELLA
Ella lo amaba de una manera muy diferente, de hecho ella tenía otro hombre y el tenía otra mujer que estaba casada con otro hombre una alegre cadena de matrimonios abiertos. Y al mismo tiempo él estaba saliendo con una señorita muy atractiva, Era como un juego para él. Ella estaba todavía en la prepa, y él le ayudaba con su tarea.

EL
 Sí era una intelectual, de veras

ELLA
 Si era una intelectual

EL
De veras estaba jugando con ella

ELLA
 Sí claro, jugaban - A las escondidas  debajo de las sábanas. El me decía:

EL
Me gusta porque está loca, es impredecible,  juega se ríe, avienta los helados a las paredes. Me hace sentir vivo y macho al mismo tiempo

ELLA
Un niño -papá.

EL
Eso es corriente.

ELLA
 “Ten cuidado, no se vaya a embarazar” le dije -”por supuesto”, me dijo, “yo  tengo cuidado pero no puedo estar ahí todo el tiempo para vigilarla cuando sale  con otros muchachos: A ella no le gustaría.” ¿No es cierto?

EL
 Ay sí, pero era una broma, eso es obvio

ELLA
Un día llega mi esposo todo apenado,  y me dice:

EL
Escucha, esto es cosa de mujeres ¿por qué no vas con Paula. . .

ELLA
Paula es la señorita de la prepa.

EL
La llevas al ginecólogo a que le pongan un dispositivo. Tal vez tú puedas convencerla estoy seguro que contigo si iría

ELLA
Pero por supuesto. Yo seré la mamá de la pequeña Paula -claro que la llevaré al ginecólogo. (Irónica). Doctor, por póngale un aparato a la novia de mi esposo”. Hay que esperar que el doctor tenga tan buen sentido del humor como nosotros. Te voy a poner a ti un aparato, en el cu...!

EL
Se fijan como reaccionó? No, y eso no es nada. Ándale, diles lo que hiciste

ELLA
Está bien, admito que sí me pasé. Yo acababa de abrir una lata de tomate. De las de 5 kilos, se la tire en la cabeza y luego empujé la lata hasta que se le atoró. Se veía como rey mago, patrocinado por Del fuerte. Luego aproveché que estaba momentáneamente - atontado y metí su mano en el tostador. Estaba prendido

EL
 Miren todavía tengo las marcas! Quedé como sándwich con pan tostado. Andaba por ahí con hojas de lechuga entre los dedos, para que la gente no se fijara.
Y luego los gritos los insultos, un buen matrimonio abierto. Democrático.

ELLA
Bueno y qué esperabas? Ya había dado pasos gigantes hacia la libertad sexual centrífuga, pero qué bárbaro, querer que yo juegue a ser nana de sus muñecas. No entiendo que le pasó. Él no era así. Estaba como poseído. Caminaba de una mujer a otro a la velocidad de  la luz. Yo he platicado con otras mujeres, amigas mías. He hecho un poco de investigación. Sus esposos están siempre (jariosos). Es como un virus. Mi esposo esta siempre buscando, siempre encontrando: tiene una manía siempre está caliente. Como esas personas que buscan hongos. Y luego los clavan con un alfiler. Los secan, los coleccionan. Sólo el que colecciona (se mira). . .Lo juro, se me ha vuelto una obsesión. Me he vuelto loca. Ya veía yo la casa llena de órganos sexuales femeninos usados y tirados a la basura.

EL
Ya es demasiado. Ya no voy a soportarlo. Sólo por placer esa bola de feministas
fanáticas amigas tuyas me están destrozando.

ELLA
Está bien. Tal vez exageré para lograr el efecto. Pero un poquito nada más.

EL
¡Un poquito! Heme aquí reducido a una caricatura de un tipo que colecciona nalgas. El clásico ejemplo del maniático sexual dominado por su pene y absolutamente incapaz de tener ningún sentimiento.
Pum . Pum! Gracias señora. Por ejemplo, yo salgo con muchas de esta mujeres, sólo para hablar con alguien, y no necesariamente para acostarme con ellas.


ELLA
Pero si eras tú el que siempre me hablaba de sexo!

EL
Sí, por supuesto. Porque estoy seguro de que si te digo que entre tú y yo lo más importante es ésta sensación de  cercanía, no el sexo, sino éste estar cerca. . . te enojas más!



ELLA
Sí, tal vez. Tengo que admitir que cada vez que te contaba de mi estúpido bloqueo moral -de que tan imposible me era tener una relación con otro hombre él me empujaba, como verdadero camarada, un verdadero y comprensivo amigo.

EL
 Ahora que has descubierto que yo no soy el hombre que te conviene, haz una nueva vida. Tienes que encontrar un buen hombre -te lo mereces! Eres una mujer extraordinaria! Inteligente, generosa, fascinante.

ELLA
¡Qué telenovela! Son unas líneas que se aprendió. No, por favor. No puedo. Yo estoy bien así. Si no quieres quedarte conmigo, prefiero estar sola. Estoy más o menos tranquila.  Créeme. Estoy bien en mi propia casa. Me siento bien.

EL
Ahora va a empezar a llorar y me va a  amenazar que se quiere matar.

(Ella brinca por la ventana, con la pistola)

EL
¡Detente! Ahora qué te pasa? Sé razonable, no seas idiota!

(El trata de detenerla, la jala de la falda y se la baja)

ELLA
No me hagas morir sin la falda. ¡quiero morir! No puedo seguir. Lo siento de veras, me duele seguir envolviéndote y haciéndote pasar todo esto. Pero esta vez de veras voy a ponerle un fin a todo. Voy a saltar, y mientras voy  cayendo me voy a dar un tiro.

EL
¡No, Antonia! No te sobreactúes. Por qué no tratas de ver las cosas con un poco de filosofía? Compórtate como una persona normal.

(Ella baja de la ventana)



ELLA
Hasta que llegó el día en que finalmente empecé a comportarme como una persona normal.  Conseguí un trabajo. Estaba hasta el tope de ser un mártir doméstico. ¡Fuera! Me dije. Así que salí y encontré un trabajo. Un trabajo importante. En la mañana te vas de la casa y tomas tu agradable camión. No tienen idea de cuánta gente conoce una en un camión. ¡A nadie!. Pero tan solo ver a toda esa gente .todos embarrados, apretados, que te sacan la cartera! No hay forma de sentirse sola, mientras que en casa yo me sentía sola como perro. Yo y la televisión. Ay. . . . los comerciales “Pinol, pinol, aromatiza, limpia y desinfecta”. Así empecé a salir por las noches también. A un local de alcohólicos anónimos. Yo no bebo, pero ahí siempre hay gente A.A. . .Mientras tanto él, que por cierto no había dejado de
venir a verme a pesar de todos esos grandes amores, se dio cuenta de que cada día yo estaba más relajada.

EL
Bueno, lo que, más me sorprendió de todo es que ya no estabas interesada en escuchar las historias de mis aventuras

ELLA
Así que para compensar tú si me preguntabas todo el tiempo. Tenía mil preguntas anotadas. Quería saber si yo había conocido a alguien. . .

EL
Y siempre lo notaste!

ELLA
Para evadir tu pregunta! Era reticencia natural. Tu esposo es tu esposo, Después de todo. Pero un día me decidí. Le conté todo. ¿Sabes amor? Tal vez he encontrado a la persona adecuada.

El
Ah ¿sí? ¿Quién es?

ELLA
Me dijo y dejó de respirar, así

EL
Naturalmente. Me agarraste mal parado sentí un golpe en el estómago, el ombligo se me empezó a hinchar.
ELLA

Claro, se me había olvidado. Mi esposo tiene una enfermedad terrible. Aerofagía nerviosa. Cuando sufre alguna emoción fuerte -¡yo estaba preocupadísima el día de nuestra boda!  Su estómago se infla yprot  - prot - prot  Eso conmigo. Con otras personas canta.

EL
 ¿Podrías callarte? Qué, no te gustaría que lo escucharan en estéreo? Pot –Pot -Pot.- Pero te juro, es el porque yo estaba muy contento por ti.

ELLA
Muy en el fondo, tan en el fondo que no se te notaba.

EL
Antes que nada te dí un abrazo fuerte inmediatamente - - tienes que admitirlo  y lleno de pasión.

ELLA
Demasiada, pero vamos a hacerles la escena

EL
Sí estábamos jugando cartas. Yo  llevaba la cuenta.

ELLA
Es un profesor de física

EL
Ah, un, hombre respetable. Un don ¿sabes? No deberías dejarte llevar por las apariencias.

ELLA
Espérate. Tiene una cátedra en la Universidad.

EL
Ah!Con prestigio. Guau¡

ELLA
Y está investigando sobre la energía nuclear. Trabaja para la comisión de Energía atómica. Para los gringos.

ELLA
!Energía nuclear¡

(Él vuelve a tirar las cartas)

ELLA
Esa fue la segunda vez.

EL
Muy interesante, así que podrás aprender todo lo que hay que saber acerca de la seguridad y las ventajas sociales que representa contar con plantas de energía nuclear. T apuesto que ya te está convenciendo de lo bueno que sería que los gringos instalaran una planta en tu casa.

ELLA
Siento decepcionarte, pero él se opone a todas esas plantas de energía nuclear que están instalando/ dice que ya pasaron de moda.
¿Quien se cree este hombre? ¿Quién es él para decir eso? Uno de sus colegas dice que es indispensable, que sino ya  lo hubieran despedido hace mucho tiempo.

EL
Indispensable? ha de ser un cerebro.

ELLA
Sí, hasta escribe en “Muy interesante”.  Es sensible. Es inteligente. La otra vez “no hay duda que el más bajo nivel de inteligencia es aquel con que cuentan los políticos. Pero nosotros los científicos, les vamos pisando  los talones. Por eso es que juntos, políticos  y científicos, hemos ideado algo como Hiroshima¡” bacteria carnívora, bacteria chorizo, el sida, chupa cabras.

EL
El sí que se arriesga con esas declaraciones. Se compromete.



ELLA
Tiene (valor) (tiene huevos) Huevos nucleares. Está politizado. Es duro- me hace perder la cabeza. Pasamos juntos días maravillosos. Y me he enterado que ha sido nominado  para el premio Nobel !póker¡

EL
¡Imagínate¡ El amante de mi esposa, casi ganador del premio Nobel. Es emocionante saber que tenemos un genio en la familia. Me siento honrado.


ELLA
¿De veras?


EL
!Claro¡

ELLA
 No lo dices nada más por decir algo?

EL
 !Claro que no¡

ELLA
 !Ah¡ Me tranquilizas

EL
Puedo esperar que no te importe, si te hago una pregunta indiscreta:
Han estado juntos? Quiero decir, ya hicieron el amor?

ELLA
Y cuando hizo esta pregunta este marido, liberando. . . la mitad masculina del matrimonio abierto, tuvo otro ataque prot- prot¡

EL
Deja los detalles. Aquellos no les interesan. Me quedé sin aliento. Pero contesta mi pregunta.


ELLA
Me gustaría poder decir “sí”, pero la respuesta es “no”.

EL
¿No han hecho el amor, pasa algo?

ELLA
No, nada, Me gusta mucho, Me gustaría mucho hacerlo. Pero no he querido todavía. El fue sorprendente lo entendió inmediatamente. . .

EL
¿Entonces? Qué es lo que entendió?

ELLA
Que yo me sentía incómodo cuando hablábamos de ese tema. Me dijo “Urania. . . “

EL
¿Porqué Urania? ¿Qué ya no te llamas Antonia?

ELLA
Claro, pero él me dice Urania, que es el  elemento principal del plutonio. Es físico Qué quieres que me diga “querida? Urania me dijo- esto que nos está sucediendo es demasiado importante como para apresurarlo. Necesitamos espacio par respirar. “Sí. Le dije -si no- corremos el riesgo de que esto sea una cogida rápida y ya. Eso ya me pasó una vez, y me hizo sentir como un trapo viejo después.

EL
Cuándo fue esta cogida rápida? Nunca me lo contaste.

ELLA
Bueno, fue una relación intrascendente, créeme, una cosa sexual y nada más

EL
 ¿Qué te pasa? Esa línea es mía

ELLA
 Por supuesto no es mía. Ya sabes que si no hay amor me siento vacía, triste

EL
 ¿Y quién fue el que te puso vacía, triste?

ELLA
 ¿Es importante?

EL
 ¡Claro que es importante! Yo siempre te he contado todo lo que me pasa

ELLA
Bueno, yo no. Soy reservada. Hasta con  el profesor me costó trabajo hablar de esto.

EL
Ah, a el si le contaste!

ELLA
Claro que le conté. Yo siento que es correcto y honesto no ocultarle nada. Mostrarme a él tal como soy

EL
Mientras que conmigo puedes mostrarte tal como no eres. Entonces, va en serio con el experto atómico.

ELLA
Sí, eso creo. ¿Por qué? Preferirías que fuera broma?

EL
 ¿Pero por qué? Fui yo quien te aconsejó quien te dijo como comportarte. Yo también soy una persona civilizada, democrática y comprensiva. (Grita) Aaah! Soy un idiota! Mira esto, estoy sudando, por todos lados! Me siento como la  muestra original de caca humana

ELLA
 Ajá, ya ves. Una tiene que admitir, que el matrimonio abierto tiene sus desventajas Regla número uno; para que el matrimonio abierto funciones correctamente solo una persona debe ser abierta. Por que se  abre en ambas partes empieza a fallar.


EL
 Tiene razón. Me siento bien mientras yo sea quien pone los cuernos. Te uso. Te descarto, pero si alguien se atreve a proponerte algo- cuidado¡ Si algún pendejo se da cuenta que tu esposa  todavía es atractiva- aún cuando haya. . .sido abandonada- y la quiere y la aprecia, ¡Madres! eso te jode hasta volverte loco. En medio de todo te encuentras con el  pendejo ese, que se dio cuenta, es más inteligente, tiene prestigio es demócrata priísta. . .

ELLA
¡No te menosprecies de esa manera¡

EL
¡Carajo¡ Sólo falta que toque la guitarra y cante rock.


ELLA
¿Lo conoces?

EL
¿ A quién?

ELLA
Al profesor. Has contratado a alguien  para que me siga.

EL
¿Para que te siga,  a dónde? De qué estás hablando?

ELLA
Entonces cómo sabes que toca la guitarra y canta rock?

EL
¿De veras lo hace?


ELLA
¿Quién te dijo?



EL
¡Nadie! Sólo lo dije por decir algo, eso, estaba adivinando. ¡Puta madre! Un científico -cantante atómico !Y yo que ni tengo oído musical! De cualquier manera, un hombre de su edad que trate de cantar como  Alex Lora, El haragán…

ELLA
¿Qué quieres decir con un hombre de su edad? Tiene 27 años! Tu misma edad, buey. Y no copiaa “X” El tiene su propio estilo. Toca guitarra, el piano, la trompeta y sabe hablar como fresa de la ibero…

EL
Ah, así que. Es un “don” En la Universidad, trabaja para la comisión de Energía Atómica. Supongo que también es poeta.

ELLA
Y también escribe música…

ELLA

Escribió una y me la dedicó a mí  Me da un poco de vergüenza pero tú y yo nos tenemos confianza, ¿verdad?¿Sí quieres puedo tratar de cantarla?

EL
¿Porqué no mejor te da un poco más de vergüenza?

ELLA
Que bueno que no insististe. Me hubiera sentido muy rara cantándole a mi esposo una canción que mi nuevo, hombre escribió para mí. Espérate la tengo grabada.

EL
Maravillosa ¡se pensaría como que fue escrita no, por un físico atómico, si no por un cantautor

ELLA
Tienes razón. No lo había pensado. Le voy a decir en cuanto lo vea.

EL
 ¿Cuándo vas verlo?

ELLA
En un rato. Vamos a comer juntos

EL
¿Van a comer juntos?

ELLA
Sí, vamos a pasar el fin de semana juntos ¿Te importa? Sólo tengo unas horas para estar lista

EL
Pero, carajo, si él es tan importante para ti, se llevan bien, ¿por qué no te vas
 a vivir con él?

ELLA
¡Ni loca! No voy a ser una idiota otra vez a establecerme con un hombre. Ya tuve suficiente de eso.


EL
Ni siquiera sí -Es una sugerencia. Si ¿Sí yo te lo propusiera?

ELLA
¡Nunca! Lo siento, pero ya pasé demasiadas  cosas ¿Qué te pasa?. ¿No te sientes bien?

EL
Esto es asqueroso… yo. Pero yo le pedí, no puedo hacer nada Tú tienes el derecho absoluto de organizar tu propia vida. Dios que estupidez estoy diciendo. Pero dime, ¿el rock no te hacía vomitar? No decías tú que era para retrasados mentales y sicópatas?

EL
Supongo que ahora te gusta por. . .porque te portas como una quinceañera y por que el profesor lo toca. Ah, ¡estos postmodernistas! La verdad es que él te ha ubicado.



ELLA
Claro, si una mujer progresa mentalmente se transforma, siempre tiene que haber un hombre detrás. Como Pygmalión ¡Ah, qué estupidez!

 (suena el teléfono)

EL
Si es una de mis novias dí que no estoy, que salí


ELLA
 ¿Por qué?

EL
Que importa, no tengo ganas de hablar. . .

ELLA
Está castigando a su harem. ¿Sí? (Se exita) Hola, eres tú mi amor! ¿Pero por qué? ¿Se me hizo tarde? Me asustas.-  (tapando la bocina) Es él

EL
¿Quién?

ELLA
 ¿Cómo quién? (Al teléfono) Sí casi estoy lista. ¿Vienes aquí por mí? En media hora. No, claro que estoy sola. ¡Claro! Te espero. Sí, yo también. Sí, mucho. Bye (cuelga, furiosa)
Podrías por lo menos no estar ahí parado mirándome con esos ojos. Me hiciste sentir muy apenada.

EL
¿Por qué dijiste que estabas sola? Era demasiado para ti decir que estoy yo aquí

ELLA
No, sí, tienes razón era demasiado

EL
Ya veo. Así que el cerebro es celoso

ELLA
¿Celoso? No digas tonterías y lárgate

EL
¿Por qué?

ELLA
¿No escuchaste? Está por llegar

EL
¿Qué es esto? ¿Ahora estamos cambiando los papeles? El esposo que tiene que irse para que el amante no lo vaya a encontrar! ¡Es cierto! El está celoso de mi!

ELLA
No está celoso, es sólo que no quiero que se encuentren

EL
¡Ya sé! Tienes miedo de que yo me dé cuenta de que no es todo lo que tú dices que es. Que no me va a gustar.

ELLA
Lo que me da miedo realmente es que tú  no le vas a gustar. Que él se decepcione

EL
¿Qué quieres decir?

ELLA
Bueno, ¿sabes? Le he pintado un retrato muy halagador de ti. Le dije que eras, un hombre extraordinariamente inteligente, incisivo, abierto, generoso. ..

EL
Supongo que me estás diciendo que no soy todo eso. . .

ELLA
No, por dios, tienes algunas cosas buenas. Bueno, tuve que exagerar un poco. Yo te quiero con todas tus limitaciones. Tú fuiste mi primer gran amor. Pero ahora he cambiado tan radicalmente que la gente que apenas me conoce no puede imaginar cómo viví contigo tanto tiempo.

EL
Yo no noté ningún cambio. Te das cuenta que grosera estás siendo conmigo? ¿Quién te crees que eres?

ELLA
 Una mujer diferente, amor

EL
Sí, pero diferente no quiere decir volverse loca. Te has quemado los sesos tratando de ser como tu “cerebro”. Esto es intelectuales que escriben canciones de rock Pero a mí no me importa, ni tú ni tus estúpidos amigos con cerebro que se les escurre por las orejas.

ELLA
¡Perfecto! Ya sabía que me hacías una escena. Ahora por favor vete. De todos modos ya no puedo soportar eso que traes en el cuello. Parece que te saliste de una película.

EL
¡Cállate! ¡Cállate! ¡Ya no puedo más!


(Él se acerca, le pone su bufanda en el cuello y trata de estrangularse)

ELLA
¿Qué demonios estás haciendo? ¡Estás loco? ¡Imbécil! ¿Quién te crees? Caramba, venir a mi casa para obligarme a suicidarme.

EL
Es tu culpa. Me estás provocando, me dieron ganas de suicidarme.

ELLA
Eso supuse. Pero cálmate. Mira tu estómago, se está hinchando. Si te da pena ir al baño échatelos aquí. Sólo es aire caliente.

EL
¡Ya basta! Puta.


EL
Perdón, pero me sentí tan... ¡atrapado¡ La idea de que tú quieras  abandonarme para siempre. Me sentí. .. desesperado, Antonia, Antonia, te amo.

(Él trata de abrazarla)

ELLA
Espérate, ¡me estás ahogando!


EL
Quítate la ropa, por favor. Bésame

ELLA
Sí, te beso –pero espérate un minuto.- Me rompes el vestido –y las costillas


EL
Vamos a hacer el amor

 (Él se quita la camisa, luego las botas)

ELLA
¿Aquí? ¿Ahora? Pero voy a salir, amo Tengo un compromiso

EL
Sí, ahora, en este momento. Vamos a hacer el amor. Te ayudo a quitar la ropa

(Él la acuesta en la mesa)

(Él se da cuenta y saca el teléfono debajo de ella)
EL
Necesito que me des la prueba.

ELLA

¿Prueba de qué?


EL
De que todavía significo algo para ti

(Él empieza a quitarse el pantalón)

ELLA
Tienes razón. Todo esto es una cuestión de orgullo para ti. Sí, te amo, He estado esperando ansiosa este momento. Te amo. . .Eres el único, eres el más grande… canalla sobre la tierra.

EL
Cabrón


ELLA

¡Canalla!

EL
De veras te has vuelto loca

ELLA
¡Mírate! Tan solo mírate. Con tus pantalones Debían ponerte en una glorieta. ¿Quién te crees que eres?

EL
 Pero te amo. Después de todo, que es lo que hice? Sólo quería hacerte el amor.

ELLA
Así que eso es todo lo qué él quería.  Durante años no sabía siquiera si existo, ni siquiera me veías. Pero ahora que está este científico atómico, entonces tenemos que hacer el amor ya, Y él es él que habla del matrimonio abierto. No, todo lo que quieres es tener posesión de lo que te corresponde por la ley. Si pudieras me pondrías una etiqueta en las nalgas, una marca de propiedad, con una plancha caliente, como vaca



EL
Mira, está exagerando. Con ponerla en  la muñeca sería suficiente. ¿Qué estas haciendo –vistiéndote? ¿De veras no quieres. Pero, eso quiere decir que esto se acabo? Perdón podría yo saber qué se te ha metido?


ELLA
1013.- ¡Quién sabe que se me ha metido¡

EL
A mí me parece que se te ha botado algo de acá.


EL
Escúchenla, tan solo escuchen. Cuánta ironía. Qué lenguaje, qué vocabulario y se va a molestar si le digo que lo aprendió todo de ese profesor. Te importaría decirme una cosa? ¿Cómo lo conociste?

ELLA
 En una marcha de campesinos rumbo al zócalo


EL
Y luego ¿qué hicieron?


ELLA
Nos fuimos a pasear en moto

EL
 Se deben de haber visto muy románticos.

EL
Los imagino con todo el equipo: botas, chamarra de cuero, cascos, en su potente moto de pista…

ELLA
Estás equivocado. Era una Honda vieja

EL
Se debe haber sentido bien rebelde. Contigo abrazada a sus espaldas. Anda, cuéntamelo todo

ELLA
Esta vez fue diferente. Tan bonito antes de comer fuimos a ver perfumes, luego vimos las artesanías. Luego los teléfonos. Después comimos molletes. Son los mejores de México.

EL
¿Y ni siquiera después de todo eso pudieron hacer el amor?

ELLA
 ¿Por qué? ¿Cómo lo sabes?

EL
 Tú me lo dijiste hace rato. Cómo te había sentido inhibida

ELLA
Sólo hasta que llegamos a Tlalpan

EL
Un tour de ejes viales. Así que perdimos tus inhibiciones en Tlalpan.

ELLA
En el Hotel Garage, el Laredo. Maravilloso. El profesor quería comprar la cama. Pero el administrador. No quiso venderla. Caramba. Qué hora es, ya pasó más de media hora, Dios! Es tu culpa, haciéndome platicar idioteces. Vamos, ya vete. No, no, por la puerta de servicios. No me quiero arriesgar a que te lo encuentres en el elevador

EL
¿Me vas a echar por la puerta de servicio? Yo solía ser tu esposo, ahora soy  el lechero.

ELLA
Está bien, si te ofendes tan fácilmente sal por donde quieras, pero vete ya!


EL
No.

ELLA
 ¿Qué quieres decir? Con No.

EL
No me voy a mover de aquí. Ya lo pensé bien. Lo voy a esperar! Lo quiero ver  cara a cara

ELLA
Por favor, no eches a perder todo. Vete


EL
No

ELLA
¿Estás loco? Me prometiste

EL
Yo no prometí nada. Es mi derecho constitucional conocer el amante de mi esposa. Quiero verlo a los ojos, y sí, cuando él me vea, se atreve a mover aunque sea un músculo de su cara, aunque sea que mueva así su nariz, así para caerme bien, se la voy a partir en todos los pesazos del mundo. Y también su guitarra.

ELLA
Eres cabrón!

EL
¡Canalla!

ELLA
Es qué primero haces todo para que yo esté de acuerdo en esta asquerosa  idea del matrimonio abierto para ser moderna. Civilizada. Me dan ganas de vomitar. Pero la acepto para hacerte feliz. Me siento mal con esto. Pero tú sigues y sigues empujándome  hasta que me convenza de que debo buscar a un hombre. Encuentro uno. Me gusta me enamoro y hasta tú –cabrón- quieres estropearme todo y hacer que él  te conozca así, cómo eres: Un insecto asqueroso  miserable, Y aparte quieres romperle su guitarra! Por qué no le dices eh? ¡Quieres que me muera! Está bien, ¿sabes qué? Esta vez si lo voy hacer. Con gas. Voy abrir el gas.

(Se va a la cocina).


El
¡Alto! No desperdicies el gas. Me voy, pero por la ventana para que no vayas a sufrir  pensando que tienes que presentarme –digo por sí eso es lo que te está preocupando ¡pero esta vez para siempre!. (Él se sube a la ventana)

ELLA
¡Eres un idiota! Bájate de ahí eres  un ridículo

EL
 ¿Qué te pasa? Cuando tu te subes a la ventana es trágico- es melodrama fino. Yo me subo y es ridículo y vergonzoso.

ELLA
¡Claro! Es una cuestión de estilo. Anda, bájate.

EL
Qué otra cosa puedo hacer? Sí no sostienes la escena, no hay drama. Yo siempre te di una mano –te atrapé del tobillo te rogué. . .

ELLA
¿Pero como quieres que te sostenga? ¿Cómo? Por qué si brincas pesas tanto que me llevas contigo. Y justo ahora no quiero de a de veras  Ándale, bájate. Piensa en tu funeral. Será como una manifestación. Todas tus mujeres siguiendo la carroza. Piensa que desagradable sería –todas empujando, alguna escarbando para mostrar cuanto lo sienten. Una brincaría en el féretro todo embarrado.

EL
(Se baja) Está bien, está bien. Sigue  burlándote. Está bien. Ahora vas a ver.





ELLA
Dámela, pistola no seas loco

(Trata de quitársela)

EL
Me voy a dar un tiro (se dispara)

ELLA
 Idiota. Disparaste

EL
Está bien no pasó nada.

ELLA
¿Qué quieres decir con que no pasó nada? Me diste en el pie

EL
 Ah, lo siento (le pasa la muleta)

ELLA
Eres un desastre. No sirves para nada. No puedes ni si quiera suicidarte sin                llevarte a tu esposa entre las patas.

EL
 Tienes razón, Soy un mediocre.

ELLA
Escucha mediocre. No te importaría ir al baño  y tirarme una toalla, un
un curita, algo.

EL
Claro, ahora mismo. Tal vez sea un rasguño

(El se va al baño se escucha agua corriendo regresa con cosas)

ELLA
Sí, sólo es un rasguño... Qué bueno que el tratamiento para este tipo de heridas es como dieta. Hasta voy a adelgazar. ¿Abriste las llaves del agua?

EL


ELLA
 ¿Por qué’ Sí tienes ganas de bañarte vete a tu casa...

EL
En mi casa no tengo tina, y la regadera no sirve

ELLA
 ¿Cómo que no sirve?. Está bien ya, basta. Ya me cansaste. Vete. No puedes entender que no quiero que él te encuentre aquí?


EL
Pero si no voy a estorbarles, vas a ver. Cuando el “cerebro de México” llegue puede ayudarte a sacarme de la tina.

ELLA
Mira, tengo otras cosas que hacer con el “Cerebro de México” Y por qué nosotros tendríamos que sacarte de la tina,

EL
Porque no podrías sola. Los muertos pesan mucho.


ELLA
Qué maravilla, mi esposo se ahoga en mi tina. Con mi gorrito de flores para no mojarse el pelo. Mira, para ahogarte en mi tina necesitas hacer un esfuerzo sobrehumano. Solo piensa: permanecer bajo el agua tapándote la nariz hasta sofocarte. Hay que tener valor! Tú no podrías, siendo tú.

EL
No te preocupes, tengo otra idea. Ya  metido en la tina, con la pistola para el pelo en la mano, ah (verdad)...

ELLA
Claro.

ELLA
¡Qué ideas! ¡Qué ideas!

EL
Está bien. Si me disculpas un minuto, tengo  que estar listo (va al baño) Tengo que desvestirme.

ELLA
¿Vas a  suicidarte desnudo?

EL
Por supuesto. Yo tengo estilo. Qué  supones ¿que me voy a matar con saco y corbata?.

 (Cierra la puerta del baño) (ella toca)

ELLA
Deja de hacerte el idiota y sal. Está bien tal vez cometí errores. Me pasé un poco. Te humillé más de lo necesario. Sal Vamos a platicarlo. Discutamos las cosas como personas civilizadas. Sal

(Se asoma por la cerradura)

EL
Demasiado tarde, amor. Y no te estés asomando, ¿no te da vergüenza?

ELLA
Está loco. Ya conectó la pistola. Detente

EL
Cómo no, así aprenderás a no humillarme. Quiero morir ¡Puta, qué fría está el agua. ¿Qué no sirve tu calentador?.



ELLA
Detente. No es cierto. Nada de lo que te dije. Lo inventé todo. El profesor no existe.

EL
(Se asoma por la puerta) Inventaste al  “Cerebro de México”. Y cuando sonó  el teléfono hace un rato improvisaste  un acto

EL
Así que caí como un idiota. De veras ¿Inventaste todo? No. No caíste


ELLA
 ¿Qué?

EL
 Todo eso del suicidio.

ELLA
 Todo fue...

EL
Mira. Está quemada. Lo hice para hacerte una escena, no tenía ninguna intención  de arriesgarme y terminar flameado. Amor,  yo creo que ahora sí nos va a ir bien

EL
Sí. Fue una broma (se rie) De cualquier manera yo debería agradecértelo. Fue muy divertido ¿Cómo iba la canción? Le gaste al teléfono...”

EL
Detente, urania. (Suena el timbre) Ve tú, me estoy divirtiendo mucho
(Sigue cantando la canción) (Ella abre la puerta)
(Entra un hombre)


ELLA
(Baja a público. Toma un hombre lo sube)


EL
¿Quién es él? Dime quién es por favor

ELLA
 ¿Pero amor, quién quieres que sea? el profesor.

EL
No, No, el cerebro existe

ELLA
Es verdad el Cerebro existe


El
¡Ay! No. (Balazo).











Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda