CLOSER. PATRICK MARBER.


























CLOSER

PATRICK MARBER


Traducción:

EMANUEL CINI
LYNN STEPHEN
ÁLVARO GARCíA
SARA MORALES



Personajes:

Alice, chica de provincia. Veintipocos.
Dan, hombre de "barrio bien". Treinta y tantos.
Larry, hombre de ciudad. Rondando los cuarenta.
Anna, mujer acomodada de los alrededores de Londres. Treinta y tantos.

Londres, 1993 - 1997.

Escena 1: enero 1993
Escena 2: junio 1994
Escena 3: enero1995
Escena 4: enero 1995
Escena 5: junio 1995
Escena 6: junio 1996
Escena 7: septiembre 1996
Escena 8: octubre 1996
Escena 9: noviembre 1996
Escena 10: diciembre 1996
Escena 11: enero 1997
Escena 12: junio 1997

Escenografía Mínima.



Acto 1

Escena 1

Un hospital.
Por la mañana temprano.

Alice está sentada. Lleva puesto un abrigo negro. A su lado hay una mochila y un maletín de piel marrón.

Enciende una cerilla, la mira consumirse, la apaga.

Se baja un calcetín. Tiene un corte en la pierna. Está sangrando. Se mira la herida. Se quita una pelusa de la herida.

Mira el maletín. Piensa. Mira alrededor. Abre el maletín. Busca dentro. Saca unos sándwiches envueltos en papel de aluminio y una manzana verde. Abre los sándwiches y mira el contenido. Sonríe. Pone los sándwiches en el maletín. Limpia la manzana. La muerde.

Come.

Entra Dan. Lleva puesto un traje y un abrigo. Se para. La mira mientras come la manzana. Trae dos bebidas calientes en vasos de plástico.


Alice:
Lo siento. Estaba buscando un cigarrillo.

Dan:
Lo he dejado.

(Dan le da un vaso)

Alice:
¿Tenías que estar en algún sitio?

Dan:
Trabajando. ¿No te apetece el sándwich?

Alice:
No como peces.

Dan:
¿Por qué no?

Alice:
Los peces mean en el mar.
Dan:
Los niños también.

Alice:
Tampoco como niños. ¿En qué trabajas?

Dan:
Periodismo.

Alice:
¿De qué tipo?

Dan:
(receloso) Necrológico.

Alice:
¿Te gusta el negocio de los muertos?

Dan:
Vivo de ello.

(Pausa)

Alice:
¿Crees que vendrá algún médico?

Dan:
Supongo. ¿Duele?

Alice: Sobreviviré.

Dan:
¿Te pongo la pierna en alto?

Alice:
¿Por qué?

Dan:
Es lo que se hace en estas situaciones.

Alice:
¿Y cuál es esta "situación"?

(Se miran fijamente)

Dan:
¿Quieres que te ponga la pierna en alto?

Alice:
Sí, por favor.

(Coge una silla y le sube la pierna)

¿Quién te quitó los bordes?

Dan:
Yo.

Alice:
¿Te los quitaba tu madre cuando eras pequeño?

Dan:
Creo que sí.

Alice:
Deberías comerte los bordes.

Dan:
Y tú deberías dejar de fumar.

(Él mira la pierna sobre la silla)

Tengo un móvil, ¿quieres llamar a alguien?

Alice:
No conozco a nadie.

(Pausa)

Gracias por despegarme de la carretera.

Dan:
Fue un placer.

Alice:
Mi héroe.

(Dan la mira)

Dan:
Mi doncella.

(Pausa)

¿Por qué no miraste?

Alice:
Nunca miro dónde voy.


Dan:
Te miré a los ojos y cruzaste la calle.

Alice:
¿Y que pasó después?

Dan:
Estabas tirada en el suelo, me miraste fijamente y dijiste, "Hola, guapo".

Alice:
Menudo pendón.

Dan:
Tenías la pierna herida.

Alice:
¿Te fijaste en mis piernas?

Dan:
¿En qué sentido?

Alice:
En el sentido "bonitas piernas".

Dan:
Posiblemente.

Alice:
¿Y después?

Dan:
Se bajó el taxista. Se santiguó y dijo "Joder, creía que la había matado". Yo dije "Vamos a llevarla al hospital". Él dudó, creo que pensaba en que habría un montón de papeleo y que le harían responsable. Entonces le puse mala cara y le dije que nos dejara en un hospital.

Alice:
A ver la mala cara.

(Dan pone la mala cara)

Muy bien.

Dan:
Te metimos en el taxi y te trajimos aquí.

Alice:
¿Y yo qué hacía?


Dan:
Murmurabas, "Siento mucho las molestias". Te rodeé con mi brazo... tu cabeza estaba sobre mi hombro.

Alice:
¿Daba cabezadas?

Dan:
Sí, eso es exactamente lo que hacías.

(Pausa)

Alice:
Tienes el bollo más triste que he visto en mi vida. ¿Me lo das?

(Dan abre su maletín.)

Vas a llegar muy tarde a trabajar.

Dan:
¿Estás diciendo que quieres que me vaya?

Alice:
No.

(Alice mete la mano en el maletín)

Dan:
Te doy la mitad.

(Alice coge el bollo, lo parte en dos y empieza a comer)

¿Por qué estabas en el puente de Blackfriars?

Alice:
Venía de bailar de un club de Smithfield. ¿Te gusta bailar?

Dan:
Soy demasiado viejo.

Alice:
Anda ya.

Dan:
Soy demasiado viejo para el "jive", imagínate para el "rave" o como se llame lo que esté de moda esta semana.

Alice:
¿Cuántos años tienes?

Dan:
Treinta y cinco.

Alice:
¿Descanso?

Dan:
Muchas gracias. Y tú...

Alice:
Paseaba. Quería ver como descargaban la carne.

Dan:
¿Los cadáveres de animales?

Alice:
Sí.

Dan:
¿Por qué?

Alice:
Porque es repulsivo. Luego encontré un parquecito... que también es un cementerio. El parque Postman. ¿Lo conoces?

Dan:
No.

Alice: Hay un monumento dedicado a gente corriente que murió salvando a otros. Es muy curioso. Luego decidí ir a Borough... y crucé el río por el puente de Blackfriars.

(Pausa. Dan le ofrece la otra mitad del bollo)

¿Estás seguro?

Dan: Sí, es el triste bollo de ayer.

(Pausa)

Ese parque... ¿está cerca de aquí?

Alice:
Sí.

Dan:
¿Hay una estatua?

Alice:
Un minotauro.

Dan:
Sí lo conozco... nos sentamos allí... (mi madre había muerto)... mi padre y yo nos sentamos allí la tarde que ella murió. De hecho murió aquí mismo... ella fumaba.

(Recordando poco a poco)

Mi padre... estaba comiendo... un sándwich de huevo... le temblaban las manos de angustia... se le caía el huevo del sándwich en el césped... tenía mantequilla en el labio de arriba... pero no recuerdo... ningún monumento.

(Pausa)

Alice:
¿Tu padre vive todavía?

Dan:
A duras penas. Está en una residencia.

Alice:
¿Y cómo acabaste escribiendo en la página necrológica? ¿Qué te hubiera gustado ser?

Dan:
Oh... mi sueño era ser un gran escritor pero no tenía estilo, bueno, talento. Entonces acabé en la Siberia del periodismo.

Alice:
¿Y qué es lo que haces? Quiero imaginarte en Siberia.

Dan:
¿En serio?

Alice:
Sí.

Dan:
Bueno... lo llamamos "la necro". Somos tres; yo, Harry, y Graham. Lo primero que decimos (normalmente Graham) es "Quién está en el hoyo?" Queriendo decir si alguien importante la "ha palmado" por la noche. ¿De verdad quieres oír esto?

Alice:
Sí.

Dan:
Si alguien "importante" ha muerto vamos a los ultracongelados, qué es la base de datos qué tiene todas las necrológicas, y buscamos la vida del muerto.

Alice:
¿Las necrológicas de la gente ya están escritas antes de que mueran?


Dan:
Las de algunos. Si no ha muerto nadie importante Harry - que es el editor - decide con quien empezamos y entonces miramos los datos, hacemos llamadas y pulimos la prosa. A veces tengo que tratar con las viudas o viudos. Intentan persuadirnos de que escribamos una necrológica de sus maridos o mujeres. Sienten que deshonramos a sus seres queridos si no lo hacemos... pero... la mayoría son... bueno, no hay sitio para todos. A la seis nos ponemos en frente del ordenador y leemos la página del día siguiente, hacemos los últimos arreglos, añadimos algún eufemismo para nuestro deleite personal...

Alice:
¿Como por ejemplo?

Dan:
"Tenía mucha vida social", queriendo decir que era alcohólico. "Valoraba su intimidad" - gay. "Gozaba de su intimidad" - reinona. "Era una excelente anfitriona"

Alice:
¿Un pendón verbenero?

Dan:
Exactamente.

(Pausa. Alice acaricia la cara de Dan. Él está inquieto pero la deja)

Alice:
Y cuál sería tu eufemismo...

Dan:
(dulce) ¿El mío?

Alice:
Mmm.

Dan:
Él era... "reservado".

Alice:
¿Un cabrón solitario?

Dan:
Quizás.

Alice:
¿Y el mío?

Dan:
Tú serías... "encantadora".

(Pausa)

Alice:
¿Cómo conseguiste el trabajo?

Dan:
Te piden que escribas tu propia necrológica. Si tiene gracia, te cogen.

(Están muy cerca, mirándose. Entra Larry con bata blanca. Dan le para)

Disculpe, llevamos esperando un buen rato. ¿Cree que alguien nos atenderá pronto?

Larry:
Lo siento, no es mi...

(Está a punto de irse. Mira un momento a Alice. Una chica guapa. Se para)

¿Qué le ha pasado?

Alice:
Me ha pillado un coche.

Dan:
Se ha quedado inconsciente unos diez segundos.

Larry:
¿Me permite?

(Le baja la pierna suavemente)

¿Siente los dedos?

Alice:
Sí.

Larry:
¿Y esto?

Alice:
Una cicatriz.

Larry:
(sonríe) Ya veo que es una cicatriz. ¿Cómo se la hizo?

Alice:
En América. Un camión.

Larry:
Un trabajo horrendo.
Alice:
Estaba en medio de no sé donde.

Larry:
Sobrevivirá.

Alice:
¿Me das uno?

(Larry la mira)

Un cigarrillo...

(Señala el bolsillo. Larry saca el paquete de cigarrillos y le da uno)

Larry:
No te lo fumes aquí.

Dan:
Gracias.

(Larry sale)

¿Qué hacías en medio de no sé dónde?

Alice:
Viajar.

Dan:
¿Sola?

Alice:
Con... un tío.

Dan:
¿Y que pasó con... ese tío?

Alice:
No lo sé. Me largué.

Dan:
¿A dónde?

Alice:
Nueva York.

Dan:
¿Así sin más?


Alice:
Es la única manera de largarse. "Ya no te quiero, adiós".

Dan:
¿Y suponiendo que aún le quisieras?

Alice:
Pues no lo dejaría.

Dan:
¿Nunca has dejado a alguien que querías?

Alice:
No.

(Pausa)

Dan:
¿Cuándo volviste?

Alice:
Ayer.

Dan:
¿Te gustó Nueva York?

Alice:
Claro.

Dan:
¿Estabas... estudiando?

Alice:
Striptease.

(Pausa. Alice sonríe)

Mira qué ojitos.

Dan:
No puedo ver mis ojitos.

Alice:
Se te van a salir de las órbitas. Pareces un dibujo animado.

Dan:
¿Y... eras buena?
Alice:
Excepcional.

Dan:
¿Por qué?

Alice:
Sé lo que quieren los hombres.

Dan:
¿De verdad?

Alice:
A ha.

Dan:
Cuéntame.

Alice:
Los hombres quieren una chica que parezca un chico. Quieren protegerla pero ella tiene que saber sobrevivir. Y se tiene que correr... como un tren... pero con elegancia.

(Pausa)

¿Y tú qué quieres?

(Pausa)

Dan:
¿Quién era ese tío?

Alice:
Un cliente. Pero cuando estaba con él odiaba que hiciera striptease.

(Dan sonríe)

¿Tú tienes novia?

Dan:
(con mala cara) Ruth. ¿Y qué quieres tú?

Alice:
Que me quieran.

Dan:
¿Y ya está?

Alice:
Ya es mucho.

Dan:
¿Dónde están tus... pertenencias?

(Alice señala su mochila)

Alice:
Soy una niña desamparada. ¿Estimulo tus instintos masculinos?

Dan:
Sí que lo haces.

Alice:
¿Y quieres protegerme de los peligros del mundo?

Dan:
Puede.

Alice:
Ponte a la cola, chato. Además, tienes que ir a ver "quién está en el hoyo".

Dan:
¿Quedamos después del trabajo?

Alice:
Venga. ¿Por qué no te tomas el día libre?

Dan:
No puedo.

Alice:
Sí que puedes. No seas coñazo.

Dan:
Podría ser cualquier cosa. Podría ser un psicópata.

Alice:
He conocido psicópatas, tú no lo eres.

Dan:
Puede que tú lo seas.

Alice:
Sabes que no lo soy.

(ruge)

Teléfono.

Dan:
(le pasa el móvil) Memoria 1.
(Ella marca)


Alice:
¿Por quién pregunto?

Dan:
Harry Masters.

Alice:
¿Cuál es tu nombre?

Dan:
Señor Daniel Woolf. ¿Y el tuyo?

Alice:
Alice. Mi nombre es Alice Ayres.


Apagón



Escena 2


Estudio de Anna.

Por la tarde.

Anna está detrás de su cámara. Dan sentado en un taburete. Anna dispara una foto.


Anna:
Bien.

Dan:
¿Qué era este edificio?

Anna:
Un refugio para mujeres descarriadas.

(Anna dispara)

Dan:
¿No pasaba un río por aquí?

Anna:
El Fleet. Edificaron sobre él en el siglo XVIII.

Dan:
Un río enterrado.

(Disparo)

Anna:
Desde el puente de Blackfriars puedes ver dónde emerge.

Dan:
Iré a verlo.

Anna:
Deberías.

(Disparo)

Quieto. Inspiró una leyenda - algo parecido a lo de los caimanes en Nueva York.

(Disparo)

La gente pensaba que los cerdos criaban bajo tierra y que un día un enorme cerdo salvaje nadó a lo largo del Támesis y salió trotando a lo largo del Embankment.

Dan:
¿Entonces era cierto?

Anna:
No, escapó de Smithfield.

(Disparo)

Dan:
¿Los cerdos nadan?

Anna:
Sorprendentemente bien.

(Disparo)

Relájate.

(Anna cambia el carrete, ajusta los focos, etc.)

Dan:
¿Puedo fumar?

Anna:
Sí.

(Le da un cenicero. Dan enciende el cigarro)

Me gustó tu libro.


Dan:
Gracias.

Anna:
¿Cuándo lo publican?

Dan:
El año que viene, ¿cómo que lo has leído?

Anna:
Tu editor me envió un borrador, lo leí anoche, me mantuviste despierta hasta las cuatro.

Dan:
Me halagas.

Anna:
¿Está tu anónima heroína basada en alguien real?

Dan:
Ella es... alguien llamada Alice.

Anna:
¿Y cómo le sienta que robes su vida?

Dan:
Tomar prestada su vida. Le dedico el libro a ella. Está encantada.

(Dan la mira fijamente.. Ella se vuelve y lo mira)

¿Expones?

Anna:
El verano que viene.

Dan:
¿Retratos?

Anna:
Sí.

Dan:
¿De quién?

Anna:
Desconocidos.

(Pausa)

Dan:
¿Cómo les sienta a tus desconocidos que robes sus vidas?

Anna:
Tomar prestada. Una imagen.

Dan:
¿Soy yo un desconocido?

Anna:
No. Tú eres trabajo.

(Pausa)

Dan:
Eres preciosa.

Anna:
No lo soy.

(Ella le indica que se siente de nuevo)

Enderézate.

(Disparo)

Dan:
¿No te pareció obsceno, el libro?

Anna:
No, me pareció honesto.

(Disparo)

Dan:
¿En qué?

Anna:
En el sexo (corrigiéndose). En el amor.

(Disparo)

Dan:
¿En qué sentido?

(Disparo)

Anna:
Lo has escrito tú.

Dan:
Pero tú lo has leído.

(Él la mira. Ella mira a través de la cámara)

Anna:
No subas las cejas, te hace presumido.

(Disparo)

Dan:
Pero, ¿te gustó?

Anna:
Sí, pero podría dejar de gustarme.

(Disparo)

(Anna saca el carrete)

Dan:
¿Alguna crítica?

Anna:
Título flojo.

Dan:
¿Tienes uno mejor?

Anna:
¿En serio?

Dan:
Sí.

Anna:
"El Aquarium"

Dan:
Te gustó ese trocito

Anna:
Sí...

(Dan se acerca)

Dan:
¿Te gustan los acuarios?


Anna:
No especialmente...

(Él la acaricia el brazo)

Dan:
Deberías ir al que hay en el Zoo de Londres, puede que cambies de opinión...

Anna:
Lo dudo...

Dan:
Podrías...

(Él le toca la cara. Se miran)

Anna:
No beso a hombres desconocidos.

Dan:
Yo tampoco.

Anna:
Tú y esta... Alice... ¿vivís juntos?

(Pausa)

Dan:
Sí.

(Continúa acariciándola)

Anna:
(asiente) "Ella tiene una dirección en su agenda... la nuestra... en la "H" de hogar"

Dan:
He borrado esa línea.

Anna:
¿Por qué?

Dan:
Demasiado sensiblera.

(Ella se retira lentamente)

¿Estás casada?

Anna:
Sí... no... sí... separada.


Dan:
¿Tienes niños?

Anna:
No.

Dan:
¿Te gustaría?

Anna:
Sí, pero no hoy.

(Anna apaga los focos y empieza a recoger sus cosas. Sesión acabada)

Y Alice, ¿quiere niños?

Dan:
Es muy joven.

Anna:
¿De verdad no tiene ninguna familia?

Dan:
A nadie. De hecho va a venir a buscarme en seguida.

Anna:
Bueno, ahí lo tienes. ¿Por qué malgastas su tiempo?

Dan:
No lo hago. Le estoy muy agradecido... es... completamente indejable.

Anna:
Y no quieres que otro le ponga sus sucias manos encima.

Dan:
Puede ser.

Anna:
Los hombres sois unos cerdos.

Dan:
Pero aún así...

Anna:
Seguís siendo unos cerdos.

(Suena el timbre)

Tu musa.

Dan:
(irónico) Me has arruinado la vida.

Anna:
Sobrevivirás.

(El timbre suena de nuevo. Se miran. Pausa. Dan sale a abrir la puerta. Anna se queda pensando arrepentida. Entran Dan y Alice. Su pelo es de distinto color al de la primera escena)

Dan:
Alice... Anna.

Anna:
Hola.

(Alice mira a Anna)

Alice:
Perdón si estáis trabajando todavía.

Anna:
No, acabamos de terminar.

(Pausa)

Alice:
¿Se portó bien?

Anna:
Razonablemente. ¿Té?

Alice:
No gracias, lo llevo sirviendo todo el día. ¿Dónde está el...?

Anna:
Al fondo.

(Alice sale)

Ella es preciosa.

Dan:
Sí, lo es. Tengo que verte.

Anna:
No.

(Pausa)

Dan:
¿Por qué te estas poniendo tan... fraternal?

Anna:
No me estoy poniendo fraternal. No quiero problemas.

Dan:
Yo no soy un problema.

Anna:
Ya estás cazado.

Dan:
Tengo que verte.

Anna:
Se siente.

(Pausa. Entra Alice)

Alice:
(a Anna) ¿Me harías una foto? Nunca me han hecho uno foto profesional. Puedo pagarte.

Anna:
No... será un placer.

Alice:
(a Dan) Sólo si no te importa.

Dan:
¿A mí?

Alice:
Porque tendrás que esperar fuera. (A Anna) No le queremos aquí mientras trabajamos ¿verdad?

(Pausa)

Dan:
Esperaré en el bar de la esquina. (Besa a Alice) Diviértete. (A Anna) Gracias. Suerte con la exposición.

Anna:
Suerte con tu libro.

Dan:
Gracias.

(Sale)
Alice:
¿Vas a exponer?

Anna:
Poca cosa. Toma asiento.

(Alice se sienta. Anna organiza las cosas. Alice la observa)

He leído el libro de Dan. Menuda vida... la tuya.

Alice:
Gracias.

(Pausa)

¿Eres soltera?

Anna:
Sí...

Alice:
¿Quién fue tu último novio?

Anna:
Mi marido.

Alice:
¿Que le pasó?

(Pausa)

Anna:
(insegura de dónde desembocará la conversación) Alguien más joven...

Alice:
¿Qué hacía?

Anna:
Dinero. En bolsa.

Alice: Esos tipos solían venir a los clubs. Los niños de Wall Street.

Anna:
Entonces... ¿son sitios de... alto standing?

Alice:
Algunos. Pero yo prefiero los cutres.

Anna:
¿Por qué?
Alice:
Los pobres son más generosos.

(Pausa. Anna mira por la cámara)

Anna:
Tienes una cara fantástica. ¿Qué tal te sienta que Dan utilice tu vida para su libro?

Alice:
Y a ti que coño te importa.

(Pausa)

Anna:
Lo siento...

(Pausa)

Alice:
Cuando bajó a abrirme la puerta tenía... esa...mirada. Escuché vuestra... conversación.

(Silencio)

Anna:
No sé que decir.

Alice:
Hazme la foto.

(Pausa)

Anna:
No soy ninguna ladrona, Alice.

(Anna enfoca la cámara)

Levanta la cabeza... Estás preciosa. Ve girando muy lentamente hacia mí. (Anna dispara. Se miran) Bien.


Apagón



Escena 3


Media tarde.

Dan está es su apartamento frente a su ordenador. Hay un Newton's Craddle en la mesa. Está tirado en la silla.

Larry está en su despacho frente a su ordenador. Lleva puesta una bata blanca.

Están en habitaciones separadas.

La escena es muda. Su "diálogo" aparece en una gran pantalla al tiempo que escriben.


Dan: hola.

Larry: que tal?

Dan:
entras aqui a menudo?

Larry:
?

Dan:
al chat

Larry:
1ª vez

Dan:
virgen. bienvenido/a. cómo te llamas?

Larry:
Larry. y tu?

(Pausa)

Dan:
Anna

Larry:
encantado D conocer T

Dan:
me encantan LOS RABOS

(Pausa)
Larry:
(hablando) Que bien...
(escribiendo) eres muy lanzada

Dan:
esta web se llama LONDRES FOLLA. quieres sexo?

Larry:
si. describe T

Dan:
30+ morena boca grande tetas épicas

Larry:
D fine épicas

Dan:
una 100

Larry:
y las piernas?

Dan:
por.

Larry:
porque lo quiero saber

(Dan sonríe)

Dan:
no, "por" significa por supuesto

Larry:
ah

Dan:
quiero mamártela a muerte

Larry:
encantado

Dan:
ponte mis bragas mojadas

Larry:
ok

Dan:
qué tal te cuelga?
Larry:
22m

(hablando)
Mierda.

22cm

Dan:
SÁCATELA

(Pausa. Larry considera la proposición. Suena el teléfono. Larry salta)

Larry:
(hablando) Espera.
(escribiendo) espera

(Larry coge el teléfono. Dan se enciende un cigarrillo)

¿Sí? ¿Cuál es la histología? ¿Progresiva? No, parece atrofia. Adiós.

(Cuelga y vuelve al teclado)

(Dan activa el Newton's Craddle)

hola?

(Dan mira su pantalla)

Larry:
anna?
(hablando) Joder.
(escribiendo) ana dond estas?

Dan:
oye grandullon, por quien te la cascas

Larry:
(hablando) Por cualquiera.
(escribiendo) mis Ex

Dan:
y por la actual?

Larry:
nunca

Dan:
cuentame tu fantasia con tus Ex

Larry:
habitación de hotel... me atan, me tientan, no dejan que me corra. se pegan por mi 6 lenguas lamiendomela, los huevos, perineo, etc.

Dan:
vaya petardo de Sultán**

(Larry se ríe)

Larry:
anna, por quien te haces dedos

(Dan se lo piensa)

Dan:
desconocidos.

Larry:
quiero detalles...

Dan:
hacen una fila y los voy despachando como una perra hambrienta de lefa, 1 por cada agujero y en ambas manos

(Larry cuenta mentalmente)

Larry:
5?

Dan:
mmmmmmmmm

(Suena el teléfono de Larry. Coge y cuelga sin contestar. Lo deja descolgado)

Larry:
entonces...?

Dan:
Se me corren en la boca culo tetas coño pelo

Larry:
(hablando) Dios mío.
(escribiendo) despues...?

Dan:
me lo lamo como la guarra que soy. espera, tengo que escribir con 1 mano....me estoy corriendo ahora mismo...(Escribe con una mano) AAAAAAAAAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAAAAAIYHERTBV55jkhgihidsughiouhoijhgidjhoivg8rou egbxh9ue08945ey09 75u79y4y3i49y089v8yvh3b72b,

(Pausa)

Larry:
te ha gustado?

Dan:
estoy temblando

Larry:
y yo alucinando

Dan:
EL PARAISO DEBERIA SER ALUCINANTE

Larry:
D verdad existes?

Dan:
si... quedemos

Larry:
en serio?

Dan:
si

Larry:
cuando

Dan:
ahora

Larry:
no puedo. soy médico, estoy trabajando

(Dan se ríe)

Dan:
no seas coñazo. la vida sin riesgo es la muerte. el deseo, como el mundo, es un accidente. el mejor sexo es anonimo. vivimos como soñamos, SOLOS. te hare correrte como un tren.

(Larry mira su agenda)

Larry:
mañana, 1pm, donde?

(Dan piensa)


Dan:
Hackney Marshes.

Larry:
mas cerca del centro?

Dan:
aquarium, zoo de londres.

Larry:
1pm

Dan:
y despues a un hotel...

Larry:
como te reconozco?

Dan:
trae tu bata blanca

Larry:
?

Dan:
Dr + bata = yo a 100

Larry:
ok

Dan:
te mando una rosa mi amor...

Larry:
?

Dan: (@)
I
I
\ I
I/
I

Larry:
gracias, adios anna

Dan:
adios larry xxxxx


Larry:
xxxxxxx

(Miran sus pantallas)

Apagón



Escena 4

El Aquarium.

Mediodía.

Larry está esperando en la sala oscura. Tiene una rosa roja en la mano. Mira los peces. Mira el reloj. Mete la rosa en el bolsillo del abrigo. Está a punto de irse.

Entra Anna. Lleva un callejero y su cámara.

Larry la mira fijamente. Sonríe. Ella le devuelve una medio sonrisa y se pone a mirar los peces.

Larry:
Mejor que Hackney Marshes...

(Anna asiente por educación)

Te gustan los peces.

Anna:
Me encantan.

(Larry sonríe)

Larry:
Llegas tarde...

(Anna le mira)

No importa.

(Anna vuelve a mirar los peces)

(Larry se desabrocha el abrigo y le enseña la bata blanca que lleva puesta debajo)

Llevo la bata.

(Anna le mira atónita)

Anna:
Que bien...

Larry:
La bata blanca...

Anna:
Ya veo.

Larry:
Soy Larry... (lascivo) "el doctor"

Anna:
Hola, Doctor Larry.

Larry:
Puedes llamarme "Sultán"

(Ella sonríe, él le devuelve la sonrisa)

No puedo creer que estas cosas pasen de verdad.

(Pausa)

Creía... si es que aparecías...que serías un cardo... pero estas buenísima.

(Pausa)

Mencionaste un hotel... no hay prisa. Bueno, si hay, tengo que estar en quirófano a las tres.

Anna:
¿Te van a operar?

Larry:
(ríe) No, opero yo.

Anna:
¿A quién?

Larry:
Es confidencial.

Anna:
No te ofendas, pero tienes alguna identificación.

(Larry le pasa su cartera, ella mira su carné)

¿De verdad eres doctor?
Larry:
Ya te lo dije.

(Le entra pánico de repente)

Eres Anna, ¿no?

Anna:
Sí, perdona pero ¿nos conocemos?

Larry:
No juegues conmigo, ninfa de la red. Doña Boca Grande, Señorita Tetas Épicas. Estabas increíblemente calentorra ayer.

Anna:
¿Sí?

Larry:
"Ponte mis bragas mojadas", "Mámamela a muerte", "Soy una perra hambrienta de lefa escribiendo con una..."

(Pausa)

¿Por qué me siento como un pervertido?

Anna:
Creo que has sido víctima de una broma de médicos.

(Larry piensa)

Larry:
Lo siento mucho.

(Se dispone a salir. Para)

No, hablamos en la red pero... ahora que me has visto... no te - no importa. No voy a ofenderme.

Anna:
¿Por qué estas ofendido entonces?

Larry:
No lo estoy, estoy frustrado.

Anna:
Ni siquiera tengo ordenador, soy fotógrafa.

Larry:
¿Entonces porque me dejas que me enrolle hablando de sexo como un lunático?

Anna:
Porque creí que lo eras.

Larry:
No, ¿dónde estabas ayer entre las 5:45 y las 6:00 de la tarde?

Anna:
Estaba en un café con... una amiga.

Larry:
Su nombre...

Anna:
Alice Ayres.

Larry:
¿Y el asunto de la reunión?

Anna:
Reunión fotográfica. ¿Dónde estabas tú a esas horas?

Larry:
En la red hablando contigo.

Anna:
No.

Larry:
Bueno, hablaba con alguien.

Anna:
Que fingía ser yo.

(Pausa)

(Sonriendo) Hablabas con Daniel Woolf.

Larry:
¿Con quién?

Anna:
Es el novio de Alice. Ayer me dijo que le gusta jugar en la red. Era él.

Larry:
No, hablaba con una mujer.

Anna:
¿Cómo lo sabes?


Larry:
Porque... créeme, era una mujer, me puso... era una mujer.

Anna:
No lo era.

Larry:
No lo era ¿no?

Anna:
No.

Larry:
Qué HIJO PUTA. Perdón.

Anna:
Soy mayorcita, llámale lo que quieras.

Larry:
Gracias.

(Pausa)

Y este "tío"...

Anna:
Daniel Woolf...

Larry:
¿Le conoces?

Anna:
No mucho. Hice la foto para su libro.

Larry:
Espero que fuera un fracaso rotundo.

Anna:
Va por ese camino.

Larry:
(contento) Hay justicia en el mundo. ¿Cómo se llama?

Anna:
"El Aquarium".

Larry:
(furioso) Gilipollas. Se estaba vendiendo.

(Pausa)
¿Por qué? ¿Por qué fingiría ser tú?

Anna:
Le gusto.

Larry:
Bonita forma de demostrarlo. ¿No puede mandarte flores?

(Larry desconsolado saca la rosa machacada del bolsillo. Se la da a Anna)

Anna:
Gracias.

(Pausa)

Larry:
¿Está enamorado de ti?

Anna:
No lo sé. No.

Larry:
¿Y tú?

Anna:
Apenas le conozco.

Larry:
Pero estás... ¿interesada?

Anna:
Me parece... interesante.

(Pausa)

Que maravilla el Internet.

Larry:
Ah, sí.

Anna:
La posibilidad de comunicación mundial. El último gran medio democrático.

Larry:
Completamente, es el futuro.

Anna:
Dos chicos cascándosela en el ciberespacio.


Larry:
Menudo gilipollas. Al menos puedo decir que sabe escribir.

(Pausa. Larry la mira, debería irse pero decide continuar hablando)

¿Entonces qué haces aquí?

Anna:
Mirando peces.

(Larry piensa)

Larry:
Peces; hay que respetarlos.

(Pausa)

Anna:
¿Sí?

Larry:
Pues sí. Antes éramos peces.

Anna:
¿Qué?

Larry:
Hace mucho tiempo. Antes de ser simios.

(Larry la mira y ve que está triste)

¿Estás bien?

(Anna asiente)

Puedes contármelo...

Anna:
¿Porque eres médico?

Larry:
Porque estoy aquí.

(Pausa)

Vale llorar.

Anna:
No, no vale. Gracias de todas formas.

Larry:
Tengo fama de saber escuchar.

Anna:
(coge la cámara) Di patata.

Larry:
(se tapa la cara) No, parezco un criminal en las fotos.

Anna:
Por favor es mi cumple.

Larry:
(quitándose las manos de la cara) ¿De verdad?

(Anna le saca una foto)

Anna:
De verdad.

(Pausa. Se miran)

Larry:
Felicidades.


Apagón


Escena 5

Galería.

Por la tarde.

Alice está mirando una foto enorme de ella misma. Tiene una botella de cerveza en la mano. Lleva puesto un vestido negro.

Dan tiene un vaso de vino. Lleva puesto un traje negro un poco gastado. Mira a Alice observando la imagen.

Dan:
Chin-chin

(Ella se gira. Beben. Dan mira la foto)

Estás muy bien. Eres la más guapa de toda esta mierda. Estás estupenda.


Alice:
Estoy aquí.

(Dan mira a Alice. Sonríe)

Un hombre entró en el café esta mañana y dijo, "eh, camarera, ¿a qué esperas?"

Dan:
Que gracioso.

Alice:
Y le dije, "estoy esperando a un tío que venga y me dé por el culo con una bonita frase como esa."

Dan:
¿Y qué hizo?

Alice:
Pedir una taza de té con dos azucarillos.

(Pausa)

Te estoy esperando a ti.

Dan:
¿Para qué?

Alice:
Para que me dejes.

Dan:
(preocupado) No voy a dejarte. Estoy completamente enamorado. ¿A qué viene esto?

Alice:
Por favor déjame ir...

(Dan se da la vuelta)

Quiero que cuentes conmigo. ¿Por qué te avergüenzas de mí?

Dan:
No me avergüenzo. Ya te he dicho que quiero estar solo.

Alice:
¿Por qué?

Dan:
Para meditar... para pensar.


Alice:
Te quiero, cabrón, ¿por qué no me dejas?

Dan:
Sólo es un fin de semana.

Alice:
Nunca hemos pasado un fin de semana en el campo juntos.

Dan:
Bueno... ya iremos.

(Pausa)

Harry está aquí, borracho como una cuba. Quiere que vuelva a la necro. Dice que me echan de menos.

Alice:
Pobre Harry, sabes que está enamorado de ti.

Dan:
No lo está. ¿Lo está?

Alice:
Sí. ¿Tú quieres volver?

Dan:
No tenemos un duro.

Alice:
¿Y tus novelas?

(Dan se encoge de hombros)

Dan:
Mira... voy a decir hola y adiós a Anna y después cogeré un taxi a la estación, ¿vale? Chata...

(Dan le besa la frente)

Alice:
Bésame en los labios.

Dan:
Perdona.

(La besa en los labios)

Te llamaré en cuanto llegue.

(Dan sale. Alice se sienta. Se enciende un cigarrillo. Usa la botella de cenicero)

(Entra Larry. Lleva puesto un traje y un polo negro de cashmere. Trae una botella de vino y un vaso. Está ligeramente bebido. Alice le mira curiosa)

Larry:
Buenas. ¿Otra refugiada huyendo del glamuroso tumulto?

(Pausa)

(Larry mira la foto y después la guía de la exposición)

No, eres... "Mujer Joven, Londres." Fantástica foto, ¿te gusta?

Alice:
Sí.

Larry:
¿Por qué estabas tan triste?

Alice:
La vida.

Larry:
¿Qué es eso?

(Alice sonríe)

(Refiriéndose a las fotos) ¿Qué opinas?

Alice:
¿Quieres hablar de arte?

Larry:
Ya sé que es vulgar hablar del "trabajo" pero alguien tiene que hacerlo. En serio, ¿qué piensas?

Alice:
Es todo mentira. Es un puñado de tristes desconocidos divinamente fotografiados. Y todos los jodidos ricachones que aprecian el arte dice que es bello porque es lo que quieren ver. Pero la gente de las fotos está triste y sola aunque las fotos hacen que el mundo parezca bello. Así que la exposición reafirma lo que le hace ser mentira y a todo el mundo le encanta una gran y gorda mentira.

Larry:
Soy el novio de la artista.

Alice:
Cabrón.

Larry:
Larry.

Alice:
Alice. ¿Eres el novio de Anna?

Larry:
Una princesa puede besar un sapo.

Alice:
Una rana.

Larry:
Sapo.

Alice:
Rana.

Larry:
Que le den - rana, sapo, nutria. Es lo mismo.

Alice:
¿Cuánto llevas con ella?

Larry:
Cuatro meses. Estamos en el primer flash, es el paraíso, le divierten todos mis vicios. No deberías fumar.

Alice:
Que te den por culo.

Larry:
Soy doctor, se supone que tengo que decir esa clase de cosas.

(Alice recuerda dónde le ha visto antes)

Alice:
¿Quieres uno?

Larry:
No. Sí. No, que le den, sí. No. Lo he dejado.

(La mira fumar)

Placer y autodestrucción - el veneno perfecto.

(Ella le mira y sabe que está flirteando con ella)

Anna me dijo que tu chico escribió un libro. ¿Algo bueno?

Alice:
Por supuesto.

Larry:
Trata de ti ¿no?

Alice:
Parte de mí.

Larry:
Ah. ¿Qué parte no ha dicho?

Alice:
La verdad.

(Pausa)

Larry:
¿Está aquí? Tu chico.

Alice:
Sí. Está hablando con tu chica.

(Larry finge que no le importa)

Larry:
Así que... ¿hacías striptease?

Alice:
Sí, fin de la conversación.

(Larry ve la cicatriz en la pierna de Alice)

Larry:
¿Te importa si te pregunto cómo te lo hiciste?

Alice:
Ya me has preguntado eso antes.

Larry:
¿Cuándo?

Alice:
Hace dos... no, dos años y medio. Estaba en urgencias, me viste la pierna.

Larry:
¿Cómo es que te acuerdas?



Alice:
Fue un día memorable. No te ibas a parar pero te paraste. Ibas a fumarte un cigarrillo a escondidas. Me diste uno.

Larry:
Bueno, ya no fumo y tú tampoco deberías.

Alice:
¿Así que te ibas a fumar... en secreto?

Larry:
Sí, en un pequeño parque cerca del hospital.

Alice:
¿El parque Postman?

Larry:
Ese mismo. Y... ¿la cicatriz?

Alice:
Un matón de la mafia me rompió la pierna.

Larry:
¿De verdad?

Alice:
Totalmente.

Larry:
No parece una fractura...

Alice:
¿Qué parece?

Larry:
Parece un corte. Un cuchillo quizá...

Alice:
Cuando tenía ocho años... algo de metal me cortó cuando el coche de mis padres se estrelló... cuando murieron. ¿Contento?

Larry:
Lo siento, no era asunto mío. Se supone que estoy fuera de servicio.

Alice:
¿Es agradable ser bueno?

Larry:
(sonriendo) Yo no soy bueno. (La mira) ¿Y tú?

(Ella le retira la mirada)
Mañana tengo mi primer paciente privado. Dime que no estoy gilipollas.

Alice:
No estás gilipollas.

Larry:
Gracias. Cuídate.

Alice:
Vale, tú también.

(Alice sale. Larry ve como se va. Larry sale mientras Dan entra por otro lado. Dan lleva un abrigo y un maleta pequeña. Espera nervioso. Entra Anna)

(Pausa. Se miran)

Anna:
No puedo hablar mucho.

Dan:
Estás muy liada.

Anna:
Sí, lo odio.

Dan:
Pero se te da bien.

(Pausa)

Así que dermatólogo. ¿Se puede ser más aburrido?

Anna:
¿Necrológicas?

Dan:
Fallido novelista, por favor.

Anna:
Siento lo de tu libro.

Dan:
Gracias, fue culpa del título.

Anna:
Deberías escribir otro.

Dan:
¿Por qué no puede ser atractivo el fracaso?
Anna:
No es un fracaso.

Dan:
La gente así lo cree, por lo tanto así es. Necesitaba halagos, patético. Un auténtico escritor está... por encima de todo eso.

Anna:
Bobadas románticas.

Dan:
¿Alguna vez has tenido malas críticas? Pues entonces te callas.

(Pausa)

¿Hablas con el tito Larry de fotografía, eh? ¿hablas? ¿Es fan de Man Ray o de Karsh? Acabará aburriéndote.

Anna: No lo hará. De hecho no lo hace.

Dan:
(exasperado) No me puedo creer que yo haya provocado esto. ¿Qué hacías allí?

(Pausa)

¿Pensar en mí?

Anna:
No. ¿Qué tal Alice?

Dan:
Perfectamente. ¿Le quieres?

Anna:
Sí.

Dan:
¿No te vas a casar con él?

Anna:
No lo sé.

Dan:
No lo hagas. Cásate conmigo. Niños, todo. Tú no quieres sus hijos... tres pequeños empollones en bata blanca. No te cases con él, cásate conmigo. Hazte vieja conmigo... muere conmigo... cásate conmigo.

Anna:
(riendo) No te conozco.

Dan:
Sí que me conoces. No podría sentir lo que siento si no lo sintieras tú también.

Anna:
Llevo un año sin verte.

Dan:
No es cierto. Nos hemos encontrado por la calle dos veces. Yo provoqué la primera y tú la otra.

Anna:
Y simplemente asentiste.

Dan:
Tenía miedo de que tú no sintieras lo mismo. Me sentía culpable por Alice. Anna, nos queremos, no es culpa nuestra, deja de malgastar su tiempo.

Anna:
Le quiero. Es un buen hombre. Él no me dejará.

Dan:
Yo no te dejaré. Por cierto , me encanta tu trabajo, es trágico.

Anna:
Gracias.

Dan:
Sé que esto no es... apropiado, me voy al funeral de mi padre - ven conmigo.

Anna:
Espera. ¿Ha muerto tu padre?

Dan:
No pasa nada, le odiaba. No, no es cierto, no me importa, me importa esto. Ven conmigo, pasa un fin de semana conmigo y entonces decide.

Anna:
¿Y Alice?

Dan:
Sobrevivirá. No puedo seguir siendo su padre. Quieres creer que él es... "el definitivo"... no es real, esto te asusta.

Anna:
No hay un "esto". Le quiero, es amable.

Dan:
(furioso) No me hables de amabilidad. La amabilidad es aburrida, la amabilidad te matará. Alice es amable, incluso yo soy amable, cualquiera puede ser jodidamente amable. (Gentil) no puedo vivir sin ti.
Anna:
Sí puedes, ya lo haces.

Dan:
Este no soy yo, yo no soy así. ¿No te das cuenta? Todo lo que digo ya está dicho, no hay palabras nuevas... te quiero, te quiero joder. Te necesito. No puedo pensar. No puedo trabajar. No puedo respirar. Vamos a morir. Por favor. Sálvame. Mírame. Dime que no estas enamorada de mí.

(Ella le mira)

Anna:
No estoy enamorada de ti.

(Pausa)

Dan:
Mientes. Queda conmigo la semana que viene. Por favor, Anna... te estoy suplicando... soy tu desconocido... atrévete.

(Silencio. Están muy cerca. Larry ha entrado y les está mirando. Dan asiente saludando. Larry asiente. Dan se dispone a salir)

Anna:
Tu abrigo.

(Dan recoge el abrigo y la maleta y sale)

Larry:
Hola desconocida.

Anna:
Hola.

Larry:
¿Intensa conversación?

Anna:
Ha muerto su padre.

(Pausa)

¿Estabas espiando?

Larry:
Observando cariñosamente. Con telescopio. Es más alto que en la foto.

Anna:
La foto es un retrato.

Larry:
Ya lo sé, pero su cabeza implica un cuerpo pequeño... pero de todas maneras... su cabeza decepciona.

Anna:
¿Decepciona?

Larry:
Sí porque en realidad tiene un cuerpo largo. Es un cabrón esmirriado.

(Pausa)

Podría con él.

Anna:
¿Qué?

Larry:
Si se diera el caso, en una pelea, podría con él.

(Anna sonríe)

¿Le has dicho que le llamamos "Cupido"?

Anna:
No, ese es nuestro chiste.

(Ella acaricia su polo)

Larry:
Nunca me había puesto nada de cashmere. Gracias. Me siento como Cenicienta en el baile.

Anna:
(encantada) Eres tan simple.

(Pausa)

Larry:
He tenido una charla con la joven Alice.

Anna:
¿Te gusta?

Larry:
Claro. No tanto como tú.

Anna:
¿Por qué?

Larry:
Tú eres una mujer... ella una niña. Tiene esa belleza tonta de la juventud pero... esconde... algo.

Anna:
A mí me parece muy abierta.

Larry:
Eso es lo que ella quiere parecer. Olvidas que hablas con un observador clínico del carnaval humano.

Anna:
Ah ¿sí?

Larry:
Oh sí.

Anna:
Pareces más como el gato que consiguió la nata. Ya puedes dejar de relamerte, ¿sabes?

(Pausa)

Larry:
Esa es la cosa más desagradable que me has dicho nunca.

Anna:
Dios, lo siento. Ha sido horrible decir eso. Lo siento, es que... mi familia está aquí y mis amigos... No tengo excusa.

(Pausa)

Larry:
Olvídalo. Sé a qué te refieres. Dejaré de molestarle.

(Pausa)

He conocido a tu padre.

Anna:
Ya lo sé. De hecho ha dicho, "Me gusta". Nunca había dicho eso antes... de nadie. Todos te adoran. Mi madrastra piensa que eres guapísimo. "Bonitas manos" ha dicho, "te lo puedes imaginar dando puntos muy sensiblemente".

Larry:
Así que... no piensan que soy... simple?

Anna:
No. No lo eres... tú eres tú y eres maravilloso.


Larry:
¿Te ha gustado mi gente? Ellos te adoran.

Anna:
Tu madre tiene una cara tan... amable.

(Se miran)

Apagón


Escena 6


Interior de una casa.

Medianoche.

Anna está sentada en un diván.

Alice está sentada en un sofá pequeño. Lleva puesto un pijama de rayas. Tiene un plato con segmentos de manzana. Está mojando la manzana en miel y comiéndosela lentamente)

Están es habitaciones separadas.

Entra Dan. Lleva el maletín marrón de la Escena 1.


Alice:
¿Dónde has estado? Estaba preocupada.

(Pausa)

¿Qué?

Dan:
Trabajando. Me tomé una copa con Harry. Con Harry nunca es una copa sólo.

Alice:
¿Has comido? He hecho unos sándwiches, sin bordes.

Dan:
No tengo hambre.

(Pausa)

Alice:
¿Qué?
Dan:
Esto te va a doler. He estado con Anna.

(Pausa)

Estoy enamorado de ella. Llevo un año viéndola.

(Alice sale tapándose la boca)

(Al otro lado del escenario: entra Larry. Larry lleva una maleta, bolsas, una bolsa del duty-free)

Larry:
No te muevas. Quiero recordar este momento para siempre; la primera vez que entré por la puerta, después de un viaje de negocios, para que me recibiera mi mujer. En este momento me he convertido en un adulto.

(Besa a Anna)

Gracias por esperarme despierta cariño. Diosa mía. Te he echado de menos. Dios, estoy echo polvo.

Anna:
¿No has dormido en el avión?

Larry:
No. Porque el alemán de la permanente de al lado roncaba como un B-52. ¿Qué hora es?

Anna:
Las doce.

Larry:
Las siete. El tiempo... joder qué lío. Mi cabeza está en dos sitios. Me duele realmente el cerebro.

Anna:
¿Quieres algo de comer?

Larry:
No, me he comido mis bolsitas de panchitos en el avión. Necesito un baño.

Anna:
¿Te preparo uno?

Larry:
Me voy a duchar. ¿Estás bien?

Anna:
Mmhmm.

Larry:
Perdona que no haya llamado. Quiero decir, llamé pero no estabas.

Anna:
¿Qué tal el hotel?

(Larry saca una botella de Scotch de la bolsa del duty-free y le da un trago)

Larry:
Alguien me dijo... que la gente guapa del "Hotel Paramount", el conserje y los botones y chicas... sabías que... son todos putas.

Anna:
Todo el mundo lo sabe.

Larry:
Pues yo no. ¿Quieres un poco?

(Anna dice que no con la cabeza)

Me encanta Nueva York. Menuda ciudad: un desfile de veinticuatro horas llamado "destrózate los sesos". Celebran el capitalismo. Es un carnaval de degradación. Después... aterrizas en Heathrow, y lo primero que ves es esa moqueta... esa increíble moqueta... ¿de qué coño de color es la moqueta del aeropuerto de Heathrow? Seguro que la han puesto para reafirmar a los extranjeros que no somos un país serio. Joder como apesto.

Anna:
¿Estás bien?

Larry:
¿Supongo que no te apetece un polvo amistoso?

Anna:
Me acabo de dar un baño.

Larry:
Entonces yo me apaño sólo, en el cuarto de baño de Vogue.

Anna:
Tú escogiste ese cuarto de baño.

Larry:
Sí, y cada vez que me lavo en él me siento sucio. Está más limpio que yo. Tiene "personalidad". El espejo dice, "¿quién coño eres tú?

Anna:
Tú lo escogiste.

Larry:
Pero eso no quiere decir que me guste. No deberíamos tener... esto.

(Señala la habitación en general)

Anna:
¿Estás experimentando culpabilidad burguesa?

Larry:
Culpabilidad de clase trabajadora.

(Pausa)

¿Por qué estás vestida? Si acabas de darte un baño.

Anna:
No teníamos leche.

(Pausa)

Larry:
Ya. ¿Estás bien?

Anna:
A ha. ¿Y tú?

Larry:
Sí.

(Larry sale. Entra Alice. Lleva puesto el mismo que abrigo que en la Escena 1. También lleva la mochila de la misma escena)

Alice:
Me marcho.

Dan:
Lo siento.

Alice:
Irrelevante. ¿Qué es lo que sientes?

Dan:
Dejarte.

(Pausa)


Alice:
¿Por qué no me lo contaste antes?

(Pausa)

Dan:
Cobardía.

Alice:
¿Es porque es inteligente?

Dan:
No, es porque... no me necesita.

Alice:
¿La traes aquí?

Dan:
Sí.

Alice:
¿Se sienta aquí?

Dan:
Sí.

Alice:
¿No se había casado?

Dan:
Dejó de verme.

Alice:
¿Fue cuando fuimos al campo, a celebrar nuestro tercer aniversario?

Dan:
Sí.

Alice:
Por lo menos ten los cojones de mirarme a la cara hijo de puta.

(Dan la mira)

¿La llamaste para suplicarle que volviera?

(Dan asiente)

¿Cuando te ibas a dar tus largos paseos solitarios?

Dan:
Sí.


Alice:
Eres un trozo de mierda.

Dan:
La decepción es brutal, no digo que no lo sea.

Alice:
¿Cómo... cómo se come esto... cómo se le puede hacer esto a alguien?

Dan:
No lo sé.

Alice:
No me vale. Me marcho.

Dan:
Es tarde, no es seguro que salgas fuera.

Alice: ¿
Y aquí estoy segura?

Dan:
¿Qué pasa con tus cosas?

Alice:
No necesito "cosas".

(Larry entra después de su ducha, lleva puesta una bata. Le da a Anna una caja de zapatos)

Larry:
El Sultán ha vuelto con regalos.

(Anna abre la caja y saca los zapatos)

Dan:
¿Dónde vas a ir?

Alice:
Desapareceré.

Anna:
Son preciosos. Gracias.

Larry:
Puedes ponértelos para la cena del viernes.

(Anna pone mala cara)

Yo tengo que hacer acto de presencia, nunca voy. Tengo más pacientes privados que BUPA.

(Dan se acerca a Alice)

Alice:
NO TE ACERQUES. NO SE TE OCURRA ACERCARTE A Mí.

Larry:
¿Sabes qué? Alice estaba en el hotel Paramount.

Anna:
¿Qué?

Larry:
Venden postales de arte en el vestíbulo. Compré una para aumentar tus ventas.

(La busca en una de las bolsas y lee la parte de atrás)

"Mujer Joven, Londres"

(Se la da a Anna)

Y... busqué tu libro en el Museo de Arte Moderno - está allí. Algún empollón compró uno; un estudiantillo de arte con unas gafas ridículas. Estaba babeando con tu foto de la contraportada - le gustabas, al renacuajo. Estoy orgulloso de ti, has conquistado Nueva York.

Anna:
Eres maravilloso.

Larry:
Nunca lo olvides.

(Larry sale)

Alice:
Cambia de idea. Por favor cambia de idea.

(Pausa)

¿Puedo seguir viéndote?

(Pausa)

Dan, ¿podemos seguir viéndonos? Contéstame cabrón.

Dan:
No puedo verte. Si continúo viéndote jamás te dejaré.

Alice:
¿Qué harás si encuentro a otro?

Dan:
Ponerme celoso.

(Pausa)

Alice:
¿Todavía te gusto?

Dan:
Por supuesto.

(Pausa. Ella mueve la cabeza)

Alice:
Estás mintiendo. Yo he estado dónde tú estás.

(Pausa)

¿Me abrazas?

(Dan la abraza)

¿Me querías?

Dan:
Siempre te querré. Has cambiado mi vida. Odio hacerte daño.

Alice:
¿Entonces por qué lo haces?

Dan:
Porque... creo que seré más feliz con ella.

Alice:
No lo serás. Me echarás de menos. Nadie te querrá tanto como yo.

Dan:
Lo sé.

Alice:
¿Por qué el amor no es suficiente?

(Pausa)

Soy yo quien se marcha. Se supone que tengo que dejarte yo. Soy yo quien se marcha.

(Pausa)

Haz té... chato.

(Dan sale. Anna y Alice están solas. Entra Larry. Lleva puestos unos pantalones y el polo de cashmere de la Escena 5)

Anna:
¿Por qué estás vestido?

Larry:
Porque creo que puedes estar a punto de dejarme y no quería estar en bata.

(Pausa)

Me he tirado a alguien en Nueva York. Una puta. Lo siento.

(Pausa)

Por favor no me dejes.

Anna:
¿Por qué?

Larry: Por sexo. Quería sexo. Me puse un condón.

Anna:
¿Estuvo bien?

(Larry hace más o menos con un gesto)

Larry:
Sí.

Anna:
¿Una puta de Paramount?

Larry:
No... de la calle cuarenta y... tantos.

Anna:
¿Dónde fuisteis?

Larry:
A su casa.

Anna:
¿Bien?

Larry:
No tan bien como los nuestros. Lo siento mucho.
Anna:
¿Por qué me lo has contado?
Larry:
No podría mentirte.

Anna:
¿Por qué no?

Larry:
Porque te quiero.

(Pausa)

Anna:
No importa.

Larry:
¿De verdad? ¿Por qué?

Anna:
Porque no...

(Anna mira sus zapatos)

Regalo de cargo de conciencia.

Larry:
Regalo de amor. Algo no va bien...

Anna:
Ya.

(Pausa)

Larry:
¿Me vas a dejar?

(Ella asiente)

¿Por qué?

Anna:
Dan.

(Pausa)

Larry:
¿Cupido? Pero si es nuestro chiste.


Anna:
Le quiero.

(Pausa)

Larry:
Os estáis viendo...

Anna:
Sí.

Larry:
¿Desde cuándo?

Anna:
Mi exposición, el año pasado. Soy repugnante.

Larry:
Eres fenomenal... eres tan... inteligente.

(Pausa)

¿Por qué te casaste conmigo?

Anna:
Dejé de verle. Quería que lo nuestro funcionara.

Larry:
¿Por qué me dijiste que querías niños?

Anna:
Porque los quería.

Larry:
¿Y ahora quieres niños con él?

Anna:
Sí. No lo sé. Lo siento.

(Pausa)

Larry:
¿Por qué?

Anna:
Le necesito.

Larry:
¿Qué significa eso?

Anna:
Él me comprende.

Larry:
Estás loca. Somos felices ¿no?

Anna:
Sí.
(Pausa)

Larry:
¿Vas a irte a vivir con él?

Anna:
Sí. Tú puedes quedarte aquí, si quieres.

Larry:
Me importan una mierda... "los tesoros".

(Alice se levanta y se va)

Hiciste esto el día que nos conocimos; me dejaste que me colgase a mí mismo, para que me sintiera... humillado, para tu propia diversión. ¿Por qué no me lo has dicho en el momento en que cruzaba la puerta?

Anna:
Tenía miedo.

Larry:
Porque eres una cobarde. Zorra consentida.

(Dan entra con dos tazas de té, ve que se ha ido Alice. Sale a buscarla)

¿Estás vestida porque creías que te iba a pegar? ¿quién te crees que soy?

Anna:
Ya me han pegado otras veces.

Larry:
No yo.

(Pausa)

¿Se lo hace bien?

Anna:
No hagas esto.

Larry:
Contesta a la pregunta. ¿Es bueno?

Anna:
Sí.

Larry:
¿Mejor que yo?


Anna:
Diferente.

Larry:
¿Mejor?

Anna:
Más amable.

Larry:
¿Qué significa eso?

Anna:
Sabes lo que significa.

Larry:
Cuéntamelo.

Anna:
No.

Larry:
¿Te trato como a una puta?

Anna:
A veces.

Larry:
¿Y por qué será?

(Silencio)

Anna:
Lo siento. Ya está hecho. Eres demasiado -

Larry:
No lo digas, joder, no se te ocurra decir "Eres demasiado bueno para mí." Lo soy pero, maldita sea, no lo digas. (Gentil) Estás cometiendo el mayor error de tu vida. Me vas a dejar porque piensas que no te mereces ser feliz. Pero, te lo mereces, Anna, joder, te lo mereces.

(Pausa)

¿Te has bañado porque te has acostado con él?

Anna:
Sí.

Larry:
¿Para no oler a él? Para sentirte menos culpable.
Anna:
Sí.

Larry:
¿Y cómo te sientes?

Anna:
Culpable.

Larry:
¿Me quieres?

Anna:
Sí.

Larry:
Como si importara una puta mierda.

(Pausa)

Anna... por favor no me dejes.

(Ella le abraza. En el otro lado del escenario entra Dan, se sienta)

¿Lo hicisteis aquí?

Anna:
No.

Larry:
¿Por qué no?

Anna:
¿Te hubiera gustado que lo hubiéramos hecho?

Larry:
(duro) Sólo dime la verdad.

Anna:
Sí, lo hicimos aquí.


Larry:
¿Dónde?

Anna:
Por todas partes.

Larry:
¿Aquí? ¿Aquí?

Anna:
Sí.

Larry:
¿Dónde?

Anna:
Aquí.

Larry:
¿Encima de esto?

Anna:
Sí.

Larry:
Nuestro primer polvo fue aquí.

(Pausa)

¿Pensabas en mí?

(Pausa)

¿Cuándo? ¿Cuándo lo hicisteis aquí? CONTESTA LA PUTA PREGUNTA.

Anna:
(asustada) Esta tarde.

(Pausa)

Larry:
¿Te has corrido?

Anna:
¿Por qué haces esto?

Larry:
Porque quiero saberlo.


Anna:
Sí, me he corrido.

Larry:
¿Cuántas veces?

Anna:
Dos.

Larry:
¿Cómo?

Anna:
Primero me comió y después follamos.

Larry:
¿Quién estaba encima?

Anna:
(dura) Primero yo estaba encima y después me folló desde detrás.

Larry:
¿Y ahí es cuando te corriste la segunda vez?

Anna:
Sí. ¿Por qué es tan importante el sexo?

Larry:
PORQUE SOY UN PUTO NEANDERTAL. ¿Te tocabas mientras te follaba?

Anna:
Sí.

Larry:
Te haces dedos para él.

Anna:
A veces.

Larry:
¿Y él?

Anna:
Hacemos todo lo que hace la gente que folla.

Larry:
¿Te gusta chupársela?

Anna:
Sí.

Larry:
¿Te gusta su polla?

Anna:
Me encanta.

Larry:
¿Te gusta que se corra en tu cara?
Anna:
Sí.

Larry:
¿A qué sabe?

Anna:
SABE COMO EL TUYO PERO MáS DULCE.

Larry:
ESE ES EL ESPíRITU. GRACIAS. GRACIAS POR TU SINCERIDAD. AHORA, ¡QUE TE DEN POR EL CULO. MUÉRETE ZORRA DE MIERDA!



Apagón
















Acto 2

Escena 7

Club de Striptease.

Madrugada.

Larry está sentado. Lleva puesto un traje. Se acaba de meter un a gran raya de cocaína hace un cuarto de hora.

Alice está de pie. Lleva puesto un vestido y tacones. Lleva puesta una peluca. Lleva billetes en una liga en el muslo.

Están en una habitación privada. Música de fondo a lo lejos.

Larry la mira. Ella sonríe. Ella se muestra agradable.

Larry:
Te quiero.

(Pausa)

Alice:
Gracias.

Larry:
¿Cómo se llama esta habitación?

Alice:
Suite El Paraíso.

Larry:
¿Cuántas suites El Paraíso hay aquí?

Alice:
Seis.

Larry:
¿Tengo que pagarte para que hables conmigo?

Alice:
No, pero si me quieres dar una propina, tú mismo.

(Saca un billete de veinte y se lo pone en la liga)

Gracias.


Larry:
Fui a un sitio como este en Nueva York. Este es de lujo. La pornografía se ha revalorizado - Bien por Inglaterra. Solía venir aquí hace veinte años... era un garito punk... el escenario era... todo es una versión distinta de lo que había antes.

(Bebe un trago de su copa)

De esto hace veinte años, ¿cuántos años tenías?

Alice:
Cuatro.

Larry:
Dios, cuando yo llevaba pantalones de campana tu llevabas pañales.

Alice:
Mis pañales eran de campana.

(Larry ríe)

Larry:
Has visto ese "artículo" en el Dominical... no sé qué - alguna puta escribió en el suplemento gilipolleces sobre el striptease - "El nuevo rock and roll". Menuda gilipollas. Esto sí que es el progreso, ¿no crees?

Alice:
Inglaterra siempre importa lo mejor de América.

Larry:
Tienes cara de ángel.

Alice:
Gracias.

Larry:
¿A qué sabe tu coño?

Alice:
A gloria.

Larry:
¿Cuánto llevas haciendo esto?

Alice:
Tres meses.

Larry:
¿Justo desde que él te dejó?


Alice:
Nadie me ha dejado.

(Pausa)

Larry:
¿Te pone cachonda?

Alice:
A veces.

Larry:
Mentirosa. Dices que te pone cachonda porque crees que es eso lo que quiero oír. Crees que me pone cachondo que tú estés cachonda.

Alice:
¿No te pone cachondo pensar que me corro cuando hago striptease para desconocidos?

Larry:
Hombre puesto así... sí.

(Ella se sienta a su lado, cerca)

¿Estás flirteando conmigo?

Alice:
Puede.

Larry:
¿Te dejan flirtear?

Alice:
Claro.

Larry:
¿De verdad?

Alice:
No, no me dejan, estoy rompiendo las normas.

Larry:
Te estás quedando conmigo.

(Se sienta en frente de él)

Alice:
Sí, me dejan flirtear.

Larry:
Para sacarme el dinero.
Alice:
Para sacarte el dinero puedo hacer lo que sea.

Larry:
Excepto tocar.

Alice:
No nos permiten tocar.

Larry:
¿Crees que es una buena norma?

Alice:
Oh sí.

(Pausa)

Larry:
Abrete de piernas. Más.

(Larry mira entre ellas)

Que pasaría si te tocara ahora.

Alice:
Llamaría a seguridad.

Larry:
¿Y qué harían?

Alice:
Te pedirían que te fueras y que no volvieras.

Larry:
¿Y si me negara a ir?

Alice:
Te sacarían. Nos pueden ver a través del espejo.

(Ella asiente al público)

Hay cámaras en el techo.

(Pausa. Larry echa un mirada arriba y después al público)

Larry:
Creo que será mejor que no intente tocarte.

(Pausa)

Me gustaría tocarte... más tarde.

Alice:
No soy una puta.

Larry:
No te pagaría.

(Pausa)

¿Por qué coño te dejó?

Alice:
¿En qué trabajas?

Larry:
Una pregunta. Me has hecho una pregunta.

Alice:
¿Y?

Larry:
Hay una grieta en tu coraza.

Alice:
No llevo coraza.

Larry:
Sí que la llevas. Estoy en el negocio de la carne.

Alice:
¿Tienes clubs de striptease?

Larry:
¿Tengo pinta de ser hombre que tiene clubs de striptease?

Alice:
Sí.

(Él mira por el espejo)

Larry:
Define esa pinta.

Alice:
De rico.

Larry:
Cierra las piernas. No tengo clubs de strip-tease.

Alice:
¿Y clubs de golf?

Larry:
Sabes de sobra lo que hago. ¿Por qué te haces pasar por Jane?

Alice:
Porque ese es mi nombre.

Larry:
Pero los dos sabemos que no lo es. Todas protegéis vuestra identidad. ¿Esa chica que se hace llamar Venus, cómo se llama realmente?

Alice:
Plutón.

Larry:
Eres una descarada.

Alice:
Quieres que deje de ser descarada.

Larry:
No.

(Pausa)

Alice:
¿Cuál es tu nombre?

Larry:
Daniel.

Alice:
¿Daniel el dermatólogo?

Larry:
No te he dicho en qué trabajo.

Alice:
Lo adiviné.

(Pausa)

Larry:
Eres dura. Hay otra chica (a juzgar por las cicatrices, recién salida de la consulta del Doctor Tetas) que se hace llamar "Cupido". ¿Quién le iba a decir que Cupido era un tío?


Alice:
No era un tío, era un niño chico.

(Pausa)

Larry:
Me gustaría que me dijeras tu nombre. Por favor.

(Le da un billete de veinte)

Alice:
Gracias. Me llamo Jane.

Larry:
Tu nombre verdadero.

(Le da otro billete de veinte)

Alice:
Gracias. Mi verdadero nombre es Jane.

Larry:
Cuidado.

(Le da otros veinte)

Alice:
Gracias. Sigue siendo Jane.

Larry:
Tu nombre...

(Le da otros veinte)

Alice:
Gracias. Jane.

(Pausa)

Larry:
Tengo otros quinientos aquí.

(Saca el dinero)

Porque no te doy todo este dinero y tú me dices tu verdadero nombre. Alice.

(Le ofrece el dinero. Ella intenta cogerlo. Él no se deja)

Alice:
Lo prometo...
(Le da el dinero)

Mi verdadero nombre es ese... Jane... Jones.

Larry:
Puede que sea rico pero no estúpido.

Alice:
Qué pena, Doc, me encantan ricos y estúpidos.

Larry:
NO ME TOQUES LOS COJONES.

Alice:
Mis disculpas.

Larry:
Aceptadas. Todas las chicas en este agujero infernal; las robots de silicona, las muñecas encocadas - y tú no eres diferente, todas usáis nombres artísticos para engañaros pensando que sois otra persona para no avergonzaros cuando enseñáis el coño y el culo a completos desconocidos. Intento mantener una conversación.

Alice:
No te queda dinero, Chato.

Larry:
He pagado por la habitación.

Alice:
Esto es extra.

Larry:
Nos conocimos el año pasado.

Alice:
Chica equivocada.

Larry:
Sé que estás sufriendo, Se que estás... destrozada. Habla conmigo.

Alice:
Ya lo hago.

Larry:
Habla conmigo en la vida real.
(Silencio)

No sabía que estabas aquí. Sé quien eres. Me encanta tu cicatriz, Me encanta todo lo que duele de ti.

(Larry se viene abajo)

La echo de menos. La quiero. Ni siquiera quiere verme. HÁBLAME.

(Larry empieza a llorar)

Tú te sientes igual, sé que te sientes igual.

Alice:
No puedes llorar aquí.

Larry:
Abrázame, déjame que te abrace.

Alice:
No se nos permite tocar.

(Pausa)

Larry:
Ven a casa conmigo Alice. Estarás a salvo. Déjame cuidarte.

Alice:
No necesito que nadie me cuide.

Larry:
Todo el mundo necesita que le cuiden.

Alice:
No soy tu polvo vengativo.

(Pausa)

Larry:
Te pagaré.

Alice:
No necesito tu dinero.

Larry:
Ya tienes mi dinero.

Alice:
Gracias.

Larry:
Gracias, gracias. ¿Es algún tipo de norma?

Alice:
Sólo estoy siendo educada.
(Pausa)

Larry:
¿Te vienen muchos tipos a desahogarse llorando?

Alice:
Gajes del oficio.

(Pausa)

Larry:
¿Has deseado alguna vez a un cliente?

Alice:
Sí.

Larry:
Sácame de dudas, ¿me... deseas? Porque, joder, estoy siendo totalmente honesto con mis sentimientos hacia ti.

Alice:
¿Tus sentimientos?

Larry:
Lo que sea.

Alice:
No. No te deseo.

(Silencio)

Larry:
Gracias. Gracias sinceramente por tu honestidad. Siguiente pregunta; ¿Crees que sería posible que pudieras considerarme otra cosa que no fuera una patética máquina tragaperras escupiendo dinero?

Alice:
Esa es la transacción; tú eres el cliente, yo soy el servicio.

Larry:
Eh, estamos en un club de striptease no vamos a debatir sobre política sexual.

Alice:
¿Debatir?
Larry:
Te estás ganando unos azotes, preciosa.

Alice:
No creo.

(Pausa)

Larry:
Pero eres preciosa.

Alice:
Gracias.

(Pausa)

Larry:
¿Me prestas dinero para un taxi?

Alice:
(riendo) No.

Larry:
Te lo devolveré mañana.

Alice:
Política de empresa, eres tú quien nos da dinero.

Larry:
¿Y qué recibimos a cambio?

Alice:
Que os tratemos bien.

Larry:
Y que os veamos desnudas.

Alice:
Es maravilloso.

Larry:
Excepto que... pensáis que no nos habéis dado nada vuestro. Creéis que porque no nos queréis o deseáis o que ni siquiera os gustamos habéis ganado.

Alice:
No es una guerra.

(Larry ríe)

Larry:
Pero sí nos dais algo vuestro; nos dais imágenes... y hacemos con ellas lo que queremos.

(Pausa)

No entendéis el terreno. Porque vosotras sois el terreno.

(Pausa)

Podría pedirte que te desnudaras ahora mismo.

Alice:
Sí.

Larry:
¿Lo harías?

Alice:
Claro. Quieres que lo haga.

Larry:
No. Alice... dime algo sincero.

Alice:
Mentir es lo más divertido que una chica puede hacer sin quitarse la ropa. Pero es mejor si te la quitas.

Larry:
Eres fría. Tienes un corazón de hielo.

(Larry mira por el espejo)

¿QUÉ HAY QUE HACER AQUí PARA TENER UN POCO DE INTIMIDAD?

Alice:
Bueno, quizá la próxima vez tendré más trabajada mi intimidad.

Larry:
No, te diré lo que vamos a hacer. Lo que vas a hacer es quitarte la ropa ahora mismo te vas a dar la vuelta muy despacio y te vas a agachar y vas a tocar el puto suelo para mi deleite visual.

Alice:
¿Es eso lo que quieres?

Larry:
¿Qué otra cosa podría querer?

(Ella le mira fijamente, comienza a desnudarse lentamente)

Apagón





Escena 8

Auditorio.

Por la tarde.

Dan está sentado en una pequeña mesa con una copa. Fumando. Está hojeando el programa mientras espera. Música de fondo.

Anna llega. Él se levanta y la besa.

Anna:
Lo siento. Lo siento mucho.

Dan:
¿Qué ha pasado?

Anna:
El tráfico. ¿Por qué no has entrado?

Dan:
Tú tienes las entradas.

(Se oyen aplausos)

Anna:
¿Entramos ahora?

Dan:
No me apetece Wagner. Tómate algo.

(Señala a la mesa, hay una copa para ella. Se sienta)

Anna:
Gracias.

(Ella bebe)

Dan:
Bueno... ¿Cómo fue?

Anna:
Quedamos...

Dan:
¿Dónde?

Anna:
En un café cerca de su trabajo.
Dan:
¿Y?

Anna:
Nos fuimos.

Dan:
¿Y?

Anna:
No hay ningún "Y".

Dan:
Llevas cuatro meses sin verle, tiene que haber un "Y".

(Ella se encoge de hombros)

¿De qué habéis hablado?

Anna:
Él, nosotros, ya sabes.

Dan:
¿Qué tal está?

Anna:
Fatal.

Dan:
¿Cómo le va el trabajo?

Anna:
Se ha hecho "privado".

Dan:
¿Cómo encaja eso en su política?

Anna:
No le preocupa mucho la política ahora mismo.

Dan:
¿Así que te echa de menos?

Anna:
Sí.

Dan:
¿Ha hecho muchos pucheros?


Anna:
A ratos.

Dan:
Pobre infeliz. ¿Se puso... difícil?

(Pausa)

Anna:
¿Te ha molestado que le viera?

Dan:
No. Sólo que no entiendo porque lo has hecho. Yo no he visto a Alice.

Anna:
Tú no puedes ver a Alice. No sabes donde está.

Dan:
No he intentado encontrarla.

Anna:
Lleva meses suplicándome que le vea. Ya sabes porque he ido a verle. He ido para que... firmara.

Dan:
Podías habérselos enviado.

Anna:
Ya lo hice y me los mandó de vuelta.

Dan:
¿Entonces ha firmado?

Anna:
Sí.

Dan:
Felicidades. Ya eres una divorciada - doblemente divorciada. Lo siento. ¿Cómo te sientes?

Anna:
Cansada.

(Pausa)

Dan:
¿Nos vamos a comer?

Anna:
No tengo hambre.
(Silencio. Dan la mira)

Dan:
¿Te lo has tirado, verdad?

(Pausa)

Anna:
Sí. Esta tarde. Lo siento.

Dan:
¿Qué esperas que haga?

Anna:
¿Entenderlo...?

(Pausa)

Dan:
¿Por qué no me has mentido?

Anna:
No quiero mentirte.

Dan:
¿Qué tiene de maravilloso la verdad? Intenta mentir para variar, es la moneda oficial del mundo.

Anna:
Dijimos que siempre nos diríamos la verdad.

(Pausa)

Lo hice para que nos dejara en paz. Hice lo que él quería y ahora desaparecerá. No le he dado nada.

Dan:
¿Tu cuerpo?

Anna:
Antes de ti hubo otros. Recorre los conventos, Dan, búscate una virgen.

Dan:
Es diferente.

(Dan busca los cigarrillos)

Anna:
Si Alice te llegara... desesperada, bañada en lágrimas, con todo ese amor todavía entre los dos, y te dijera que necesita que la desees, para que así pueda olvidarse de ti, tú lo harías. A mí tampoco me gustaría pero te perdonaría porque sería... un polvo piadoso... un polvo amistoso. Una violación ética, todo el mundo lo hace. Es amabilidad.

Dan:
No, es cobardía. No tienes cojones de permitir que te odie.

(Pausa)

¿Te ha gustado?

Anna:
No.

Dan:
¿Entonces odiaste cada segundo?

(Pausa)

¿Te corriste?

Anna:
No.

Dan:
¿Lo fingiste?

Anna:
Sí.

Dan:
¿Por qué?

Anna:
Para hacerle creer que disfruté, ¿o qué te crees?

Dan:
¿Si sólo estabas siendo su puta, por qué le has dado el gusto de pensar que disfrutabas?

Anna:
No lo sé, simplemente lo hice.

Dan:
¿Finges conmigo?

Anna:
Sí, a veces. Finjo uno de cada tres, ¿vale?

Dan:
¿De verdad?

Anna:
No llevo la cuenta.

Dan:
(duro) Dime la verdad.

Anna:
Algunas veces... lo finjo. No tiene importancia. Tú no haces que me corra. Yo me corro, y tú estás... ahí... proporcionando... valiosa asistencia.

Dan:
Tú haces que yo me corra.

Anna:
Tú eres un tío, te correrías si un hada madrina te guiñara el ojo.

(Dan sonríe)

Dan:
Has llegado tarde porque vienes directamente de estar con él.

(Pausa)

Anna:
Sí.

Dan:
Larga sesión.

(Ella intenta tocarle, él se separa)

Anna:
Dan sé más fuerte que... celoso. Por favor sé más fuerte.

Dan:
¿Qué puede ser más fuerte que los celos? Te sientas aquí apestando a lefa y me pides que sea más fuerte. Chin-chin.

(Él se levanta y bebe)

(Pausa)

Anna:
¿Por qué no me besas cuando follamos? Ni siquiera te gusta que te diga que te quiero.

(Pausa)

Estoy de tu parte. Habla conmigo.


Dan:
Esto duele. Me da vergüenza. Sé que no es lógico y lo entiendo pero te odio.

(Pausa)

Te quiero y no me gusta que otros hombres te follen. ¿Es eso tan raro?

Anna:
No. Sí. Fue sólo sexo.

Dan: Si todavía puedes follártelo es que todavía no le has dejado.

(Pausa)

Se acabó... hemos dejado de ser inocentes.

Anna:
No dejes de quererme. Puedo ver como va saliendo de ti.

(Pausa)

Lo siento, ha sido una estupidez. No significó nada. Si me quieres lo suficiente me perdonarás.

Dan:
¿Me estás poniendo a prueba?

Anna:
No, lo entiendo.

Dan:
No. Él si que lo entiende.

(Él la mira)

Lo único que veo es sus manos por todo tu cuerpo.

(Pausa)

Es listo, tu ex - marido - Casi le admiro.

(Silencio)

Anna:
¿En qué piensas? ¿Alice?

Dan:
(sonríe) Un día estaba leyendo el periódico. Ella intentaba llamar la atención. Se agachó y se puso a mear en la moqueta ahí delante de mí. ¿No es lo más conmovedor que has oído en tu vida?
Anna:
Me conmovió lo de envejecer juntos. ¿Por qué juraste amor eterno cuando lo único que querías era un polvo?

Dan:
No sólo quería un polvo, te quería a ti.

Anna:
Querías emoción. El amor te aburre.

Dan:
No, me decepciona.

(Pausa)

Creo que lo disfrutaste. Te engatusó para llevarte a la cama... los viejos chistes, esa extraña complicidad... ¿dónde lo hicisteis?

Anna:
En su nueva consulta.

Dan:
¿Estuvo bien?

Anna:
Bueno.

Dan:
Creo que te lo pasaste en grande, Y la verdad es que... nunca lo sabré a no ser que le pregunte a él.

Anna:
Bueno, ¿por qué no lo haces?

(Aplausos distantes de fondo)

Lo hice porque me siento culpable y porque me daba pena. ¿Lo sabes verdad?

Dan:
Sí.

Anna:
No lo hice para hacerte daño. No todo gira en torno tuyo.

Dan:
Ya lo sé. Vámonos a casa.


Apagón.
Escena 9

Museo.

Mediodía.

Una vitrina con un modelo de niño Victoriano a escala real. Una niña vestida en harapos. Detrás de ella un modelo de 1880 de London street circa.

Alice está sola. Lleva puesto el polo de cashmere de Larry. Está mirando la exposición. Lleva un paquete pequeño.

Entra Larry. La observa.

Larry:
Hola preciosa.

(Alice se da la vuelta)

Alice:
Llegas tarde, viejo pulgoso.

Larry:
Lo siento.

(Se besan tiernamente)

Ladronzuela.

Alice:
¿Por qué?

(Larry tira del polo)

El polo sagrado. Te lo devolveré.

Larry:
Te queda bien. Quédatelo.

(Alice le entrega el paquete)

Alice:
Feliz cumpleaños.

Larry:
Gracias.

(Pausa)

Llego tarde porque he venido atravesando el parque Postman. Y le he echado un vistazo al monumento...

Alice:
Ah.

Larry:
Sí... ah.

(Pausa. Larry mira la exposición. Sonríe a Alice)

Alice:
¿Me odias?

Larry:
No, te adoro.

Alice:
¿Tenemos que hablar del tema?

Larry:
No si tú no quieres.

(Ella le besa)

Alice:
Gracias. Tengo una sorpresa para ti.

Larry:
Estás llena de sorpresas.

(Alice mira el reloj de Larry)

Alice:
Espera aquí.

(Sale Alice. Larry se sienta. Abre su regalo. Sonríe)

(Anna entra mirando su reloj. Lleva una guía y su cámara. Lleva puestos los zapatos que Larry le regaló en la Escena 6. Ve a Larry. Para. Larry mira para arriba, la ve. Pausa)

Anna:
¿Qué haces tú aquí?

Larry:
Estoy... holgazaneando un domingo por la tarde. ¿Y tú?

Anna:
He quedado con Alice.
Larry:
¿Alice?

Anna:
La Alice de Dan, ex - Alice. Me ha llamado al estudio esta mañana... quiere sus negativos...

Larry:
Ya...

(Pausa)

Anna:
Tú no vas a museos.

Larry:
La evidencia demostraría lo contrario.

(Pausa)

Anna:
¿Estás bien?

Larry:
Sí, ¿y tú?

Anna:
Bien. Es tu cumpleaños.

Larry:
Ya lo sé.

Anna:
Me he acordado de ti esta mañana.

Larry:
Que afortunado soy.

Anna:
Felicidades.
Larry:
Gracias.

(Pausa)

Anna:
¿Un regalo?

Larry:
Sí.
Anna:
¿Qué es?

Larry:
Un Newton's Craddle.

Anna:
¿De quién?

Larry:
De mi padre.

Anna:
¿De Joe?

(Silencio)

Larry:
Me lo ha regalado Alice. Me la estoy tirando... por eso estoy aquí. Me estoy follando a Alice. Nos ha tendido una trampa. No tenía ni idea de que habías quedado con ella.

(Pausa)

Anna:
Tienes la edad suficiente para ser un antepasado suyo.

Larry:
Sí, es repugnante ¿verdad?

Anna:
Debería darte vergüenza.

Larry:
(sonriendo) Me da vergüenza.

Anna:
¿Cómo...?

Larry:
Fui a un club, y dio la casualidad de que ella estaba allí.

Anna:
¿Un club?

Larry:
Sí, un club.

Anna:
Tú vas a clubs.

Larry:
Estoy reviviendo mi juventud.

Anna:
¿Era un club de striptease?

Larry:
Bueno ya sabes, no me acuerdo.

(Pausa)

¿Celosa? Bueno...

Anna:
¿Cuándo empezó todo?

Larry:
Hará un mes.

Anna:
¿Antes o después de que fuera a verte a tu consulta?

Larry:
La noche anterior. Me hizo que la hiciera un striptease.

Anna:
No quiero detalles.

Larry:
Ya lo sé.

(Pausa)

¿Le contaste a tu alma gemela lo de esa tarde?

Anna:
Por supuesto.

Larry:
¿Cómo se lo tomó?

(Ella se lo piensa)

Anna:
Como un hombre.

(Ella le mira)

Larry:
Te dije que lo mejor era ser sincero.
Anna:
Eres muy astuto.

Larry:
¿Lo soy?

(Pausa)

Te encantan las guías. Pareces un turista.

Anna:
Me siento como uno. Por favor no me odies.

Larry:
Es más fácil que quererte.

(Pausa)

Lo mío con Alice... no es nada.

Anna:
¿Un nada bueno?

Larry:
Mucho.

(Se miran)

Ya que estamos hablando, ¿podrías hablar con tu abogado? Todavía estoy esperando la confirmación de nuestro divorcio.

(Entra Alice)

Alice:
Aha, la pareja feliz.

Larry:
Creo que os dejaré a lo vuestro.


Alice:
Buena idea, no le queremos aquí mientras trabajamos ¿verdad?

Larry:
(a Anna) Adios.

(Besa a Alice)

(a Alice) Hasta luego , ladronzuela. (a Anna) Bonitos zapatos por cierto.

(Sale Larry)

Anna:
¿Cómo te has vuelto tan dura?

Alice:
He vivido un poquito.

(Alice se arregla el jersey)

Anna:
Eres primitiva.

Alice:
Sí. ¿Qué tal Dan?

Anna:
Bien.

Alice:
¿Qué tal su trabajo?

Anna:
Le han hecho editor?

Alice:
¿De necrológicas?

Anna:
Sí.

Alice:
¿Y eso?

Anna:
El editor murió.

Alice:
¿Harry Masters?

(Anna se suaviza ligeramente dándose cuenta de que Alice le conocía)

Anna:
Sí. Coma etílico. Dan lo pasó muy mal, estuvo sentado a su lado una semana hasta que murió.

Alice:
¿Le has dicho que venías a verme?


Anna:
No.

Alice:
¿Le quitas los bordes?

Anna:
¿Perdón?

Alice:
¿Le quitas los bordes del pan?

Anna:
¿Qué quieres?

Alice:
Quiero mis negativos.

(Anna le da un sobre marrón grande)

¿Cuál es tu último proyecto Anna?

Anna:
Edificios abandonados.

Alice:
Qué bonito, la belleza de la fealdad.

Anna:
¿Qué haces tú con Larry?

Alice:
Enseñándole a divertirse. Me gusta tu cama por cierto. Estoy haciendo striptease otra vez.

Anna:
Ya lo sé.

Alice:
Deberías venir al club alguna vez, mostrarles a todos lo que tienes. Larry solía deambular como un zombie, lloriqueando sobre los ceniceros. Le llamábamos "Larry el feliz". Me hubiera gustado que le hubieras visto. Puede que te hubiera hecho desarrollar una conciencia.

Anna:
Sé lo que he hecho.

Alice:
Ahora le toca preocuparse por lo triste que está su familia. Por lo que se ve, todos te adoraban, no entienden porque tuviste que joderlo todo. Se tira horas mirándome el culo como si fuera a encontrar una respuesta dentro de él. ¿Alguna idea Anna? ¿Por qué no vuelves con él y así podemos todos ser felices otra vez?

Anna:
¿Y así volvería Dan contigo?

Alice:
Quizá.

Anna:
Pregúntale.

Alice:
No soy un mendigo.

Anna:
Dan te abandonó, yo no le obligué a irse.

Alice:
Tú te mostraste accesible no intentes escabullirte.

Anna:
Tirarte a Larry ha sido un gran error.

Alice:
Sí, bueno, todo el mundo se tira a Larry por aquí.

Anna:
Eres la niñita de Dan, no le va a gustar.

Alice:
Pues no se lo digas, creo que me lo debes.

(Anna retira la mirada)

Eres preciosa hasta cuando lloras. La mujer perfecta.

Anna:
VETE A LA PUTA MIERDA. DÉJALO YA.

Alice:
Ahora estamos hablando.

Anna:
¿Por qué ahora, por que vienes a por mí ahora?

Alice:
Porque me sentía suficientemente fuerte. He tardado cinco meses en darme cuenta de que no eres mejor que yo.

Anna:
Esto no es una competición.

Alice:
Sí que lo es.

Anna:
No quiero discutir.

Alice:
Pues cede.

(Pausa)

¿Por qué lo hiciste?

Anna:
(dura) Me enamoré de él, Alice.

Alice:
(riéndose) Esa es la expresión más estúpida del mundo. "Me enamoré". Como si no tuvieras elección. Hay un momento, siempre hay un momento; puedo hacerlo, puedo ceder a esto o puedo resistirlo. No sé cuando fue tu momento pero apuesto algo a que hubo uno.

Anna:
Sí, lo hubo.

Alice:
No te enamoraste, cediste a la tentación. No me mientas.

Anna:
Tú también te enamoraste de él.

Alice:
No, yo lo elegí. Miré en su maletín y encontré un... sándwich... y pensé, voy a darle todo mi amor a este estúpido, aburrido, y encantador hombre que corta los bordes del pan. No me enamoré, elegí hacerlo.

(Pausa)

Anna:
¿Todavía le quieres, después de todo lo que te ha hecho?

Alice:
No lo entenderías, él... me entierra.

Anna:
¿Perdón?

Alice:
Me hace invisible.

Anna:
¿De qué te escondes?

Alice:
De todo. Todo es una mentira, nada importa.

Anna:
Una mierda. Demasiado fácil, Alice, es la evasión de responsabilidad de tu edad.

Alice:
Sí, bueno, tú estás mayor.

(Pausa)

Anna:
Lo siento. Tuve elección y elegí ser egoísta. Lo siento.

Alice:
Todo el mundo es egoísta. Yo robé a Dan de... ¿cómo se llamaba?

(Anna piensa)

Anna:
Ruth.

Alice:
Se quedó echa pedazos cuando él la abandonó.

Anna:
¿Vino ella a verte alguna vez?

Alice:
No, ella hubiera puesto un fax, no era una luchadora.

(Pausa)

Anna:
Larry me dijo lo que pensabas de mi exposición.

Alice:
Al menos tus fotos son mejores que la novelucha de Dan. Vaya un montón de mierda. Hasta el título es malo.

Anna:
¿Tú crees?


Alice:
¿Por qué no escribe sobre algo que de verdad le duela? Es un cobarde, no se atreve a acercarse a sí mismo.

Anna:
Eso es fácil de decir. No estoy siendo paternalista pero eres una cría.

Alice:
Estás siendo paternalista.

Anna:
Y eres una cría. Ni siquiera oyes el tic tac de tu reloj.

(Pausa)

Alice:
¿Entonces, qué vas a hacer?

Anna:
Pensar.

(Pausa)

¿Se porta Larry bien contigo en la cama?

Alice:
Bueno, Dan es mejor.

Anna:
Una mierda, al menos Larry está ahí.

Alice:
Dan también está ahí a su callada manera.

Anna:
Pasan la vida follando y nunca saben como hacer el amor.

Alice:
Pues come coños, Anna.

Anna:
(cansada) Ya lo he hecho.

(Pausa)

Alice:
Tengo una cicatriz en la pierna, a Larry le vuelve loco. La chupa como un perro. ¿Alguna idea de por qué?


Anna:
¿Dermatología? Dios sabrá. A esto es a lo que nos enfrentamos; nosotras llegamos con nuestra maleta y durante un tiempo ellos son maravillosos, son como portamaletas. Les decimos "¿Dónde está tú maleta?" Niegan tener una, están enamorados, no tienen ninguna. Y después, justo cuando empiezas a relajarte, llega un camión... con sus maletas. Se había retrasado. El mito más grande que tienen los hombres acerca de las mujeres es que siempre llevamos demasiado equipaje.

(Pausa)

Aman el modo en que les hacemos sentir, pero no a nosotras. Aman a un sueño.

Alice:
Nosotras también. Deberías bajar tus expectativas.

Anna:
¿Quién es "chata"?

Alice:
¿Chata? Ni idea.

Anna:
Siempre lo dice cuando sueña.

(Alice sonríe)

Alice:
Tengo que irme.

Anna:
No olvides tus negativos.

Alice:
Ah sí. Gracias.

(Alice le da el sobre a Anna)

Tengo prisa. Haz lo correcto Anna.

(Alice sale. Anna mira el sobre)





Apagón


Escena 10

Consulta de Larry.

Tarde-noche.

Sobre el escritorio de Larry: ordenador portátil, teléfono, un Newton's Cradle. Una camilla. Larry está sentado en el escritorio. Dan de pie, alterado.

Silencio.


Larry:
Entonces...

Dan:
Quiero recuperar a Anna.

Larry:
Ya ha escogido.

(Pausa)

Dan:
Te debo una disculpa. Me enamoré de ella. No pretendía hacerte daño.

Larry:
(amigablemente) Dónde está la disculpa Hijo Puta.

Dan:
Mis disculpas.

(Pausa)

Si la quieres déjala marchar y así podrá ser... feliz.

Larry:
Ella no quiere ser "feliz".

Dan:
Todo el mundo quiere ser feliz.

Larry:
No los depresivos. Ellos quieren ser infelices para confirmar que están deprimidos. Si fueran felices ya no podrían estar deprimidos, tendrían que enfrentarse al mundo y vivir, lo cual puede ser... deprimente.

Dan:
Anna no es depresiva.
Larry:
Ah, ¿no?

(Pausa)

Dan:
La quiero.

Larry:
Ooooh pobreciiito, yo también. Tú no quieres a Anna, te quieres a ti mismo.

Dan:
Te equivocas, no me quiero nada.

Larry:
Si te quieres, y sabes qué; estáis ganando - todos los egoístas - porque este es vuestro mundo. Qué bonito ¿no?

(Dan echa un vistazo a la lustrosa consulta)

Dan:
Bonita oficina. Ha vuelto a ti porque no soporta verte sufrir. No la conoces, la quieres como un perro a su amo.

Larry:
Y el amo quiere al perro porque el perro quiere al amo. La "compañía" siempre triunfará sobre la "pasión".

Dan:
La vas a hacer polvo. No vas a perdonarla nunca.

Larry:
Claro que voy a perdonarla - ya la he perdonado. Si no somos capaces de perdonar somos salvajes. Te estás ahogando.

Dan:
Si no hubiera sido por mí no la hubieras conocido.

Larry:
Sí, muchas gracias.

Dan:
Es un chiste, vuestro matrimonio es un chiste.

Larry:
Me gustan los chistes. Mira, este es bueno... nunca mandó los papeles del divorcio a su abogado.

(Pausa)

No dudo que al lado de un gran héroe romántico como tú pueda parecer un simplón, sin embargo, es a mí a quien ha escogido. Y tenemos que respetar lo que la señora desea. Si te vuelves a acercar a ella te juro -

(Suena el teléfono)

que te mato.

(Larry coge el teléfono)

(encantador) Sí. Mmmhm. Vale.

(Cuelga)

Tengo pacientes esperando.

(Larry se quita la chaqueta)

Dan:
¿Crees que disfrutó el día que vino a verte?

Larry: No la eché un polvo para hacerla disfrutar. La eché un polvo para hacerte polvo a ti. Una buena pelea nunca es limpia. Y sí que disfrutó, es católica, le encantan los polvos caritativos.

(Larry sonríe)

Dan:
Eres un bestia.

Larry:
Sí, ¿y tú que eres?

Dan:
¿Crees que el amor es tan simple? ¿Te crees que el corazón es como un diagrama?

Larry:
¿Has visto alguna vez un corazón humano? Es como un puño envuelto en sangre. Vete a la mierda... (buscando la palabra) "escritor"..."mentiroso". Vete a comprobar algún hecho mientras yo me ensucio las manos.

Dan:
Ella odia tus manos, odia tu simpleza.

(Pausa)

Larry:
Mira, llevo una semana entera hablando de ti.

(Pausa)

Anna me cuenta que te la follabas con los ojos cerrados. Dice que todavía haces pucheros por tu mami, niño de mamá.

(Pausa)

¿Lo dejamos ya?

(Pausa)

No tienes ni idea de lo que es el amor porque no entiendes lo que es el compromiso.

(Pausa)

Ni siquiera conoces a Alice.

(Dan levanta la mirada)

Su cicatriz, por ejemplo, ¿cómo se la hizo?

Dan:
¿Cuándo la has visto?

(Pausa)

Larry:
En la exposición de Anna. Te acuerdas perfectamente. Una cicatriz en forma de interrogación, resuelve el enigma.

Dan:
Se la hizo cuando el coche de sus padres se estrelló.

Larry:
Al salir... sin duda alguna te fijarás en una chica muy guapa que hay en la sala de espera. Es mi próxima paciente. Tiene una enfermedad llamada "Dermatitis Artefacta". Es un desajuste mental que se manifiesta en la piel. El paciente provoca su propia enfermedad. Se echa lejía, se escarba en la piel, se inyecta su propia orina, y a veces incluso su mierda. Crea su propia enfermedad... con la misma diabólica atención al detalle que... el artista... o el amante.

(Pausa)

Parece "real" pero el origen está en el engaño a uno mismo.

(Larry cambia el papel de la camilla)

Creo que Alice se mutiló. Es bastante común en niños que han perdido a sus padres siendo muy pequeños. Se culpan a sí mismos, están trastornados.


Dan:
Alice no está trastornada.

Larry:
Pero lo es. Estabas tan ocupado con tus grandiosos "sentimientos" de artista, que ni siquiera veías lo que tenías delante. Ella es frágil y delicada. No quería que la sacaran en un libro quería que la quisieran.

Dan:
¿Y tú cómo lo sabes?

Larry:
Observación clínica.

(Dan se sienta con la cabeza entre las manos)

No me llores.

(Pausa)

Dan:
Lo siento, no sé que hacer...

Larry:
¿Quieres mi consejo? Vuelve con ella.

Dan:
(se encoge de hombros) No me aceptaría. Ha desaparecido.

Larry:
Que va. La encontré... de casualidad. Está trabajando en... un... "club".

(Pausa)

Sí, la vi desnuda. No, no me la tiré.

Dan:
¿Hablaste con ella?

Larry:


Dan:
¿De qué?

Larry:
De ti.

(Suena el teléfono. Larry coge. Dan se fija en el Newton's Cradle)

Sí. Sí. Un momento.

(Larry cuelga. Escribe una receta)

Dan:
¿Qué tal está?

Larry:
Te quiere... por encima de toda comprensión. Aquí tienes... tu receta. Es donde trabaja. Ve por ella.

Dan:
Gracias.

(Pausa. Dan señala el Newton's Cradle)

¿De dónde lo has sacado?

Larry:
Un regalo.

(Pausa. Larry abre el portátil, empieza a trabajar)

¿Sigues tonteando por la Red?

Dan:
Ùltimamente no.

Larry:
Por cierto, me gustó tu libro.

Dan:
¿En serio?

Larry:
No estoy chupando tu culo literario, pero me gustó bastante - porque era "humano" (sorprendentemente) y estoy aburrido de cosas inhumanas. Mataría todo lo que lleva un "ciber" delante.

Dan:
Nosotros nos conocimos en el ciberespacio.

Larry:
Y quería matarte.

Dan:
Pensaba que lo que querías era follarme.

Larry:
No empieces. Deberías escribir otro.
Dan:
No tengo ningún tema.

Larry:
Cuando tenía nueve años un policía me metió mano. Era mi tío - sigue siéndolo... el tío Ted. Un buen tipo, casado, buen jugador de dardos. No me digas que no tienes temas, la vida de cualquier humano tiene un millón de historias.

(Pausa)

Gracias a Dios la vida acaba - no la soportaríamos.

(Pausa)

La carne es feroz, nuestros cuerpos nos matarán, nuestros huesos nos sobrevivirán.

(Sonríe a Dan)

¿Todavía escribes necrológicas?

Dan:
Sí.

Larry:
¿Mucho trabajo?

Dan:
Sí, la gente mayor muere en invierno.

Larry:
Nosotros somos la gente mayor, Dan; gente primitiva agitando los puños por unas mujeres, como si fuera un ritual ancestral. Deberíamos volver al acuario y evolucionar. Desde el Big Bang hasta el polvo desganado, la historia del mundo.

(Dan sonríe)

Y si las mujeres vieran un minuto de nuestras películas, toda la mierda que nos pasa por la cabeza cada día... nos colgarían de las pelotas, de verdad lo harían.

(Pausa. Se miran. Dan mira el Newton's Cradle)

Dan:
Alice... me regaló uno de esos.

Larry:
¿Sí?

(Pausa)


Dan:
¿Y a ti?

Larry:
Ah... mi padre.

Dan:
¿Tu padre?

Larry:
Sí, le gustan estos trastos.

Dan:
Es taxista ¿no?

Larry:
Sí.

(Larry señala a Dan como preguntando ¿y el tuyo?)

Profesor...

Dan:
De historia.

(Pausa. Larry pone en funcionamiento el Newton's Cradle)

Larry:
Es curioso ¿no? Todo lo que nuestros padres nos dijeron que era bueno acabará matándonos... el sol, la leche, la carne... el amor. No deberías haber jugado con Anna.

(Dan se levanta)

Dan:
Lo sé, lo siento. Gracias.

Larry:
¿Por qué?

Dan:
Por ser tan agradable.

Larry:
Soy agradable. Ya te mandaré la factura.
(Dan se dispone a salir)

Dan...

(Dan se vuelve)

Te he mentido.

(Pausa)

Sí que me la follé.

(Pausa)

Siento habértelo contado. No soy... suficientemente fuerte para perdonarte.

(Pausa)

Así que jódete... Chato.

(Silencio. Se miran)


Apagón




Escena 11

Habitación de hotel.

Madrugada.

Dan está tendido en la cama, apaga el cigarrillo en el cenicero. Alice está en el baño fuera de escena.


Alice:
(fuera) ¿Quién está cachonda como una perra?

Dan: ¿Qué?

(Alice ladra alto)

Dan:
(riendo) Son las dos de la madrugada. Vas a despertar a todo el hotel.

(Entra Alice con pijama de rayas)

Alice:
Soy una perra loca.

(Salta a la cama)
Fóllame.

Dan:
¿Otra vez? Tenemos que levantarnos a las seis de la mañana.

Alice:
¿Cómo puede ser un hombre tan infinitamente decepcionante?

Dan:
Ese es mi encanto.

(Alice cae en sus brazos)

Bueno... ¿dónde vamos?

Alice:
Es mi dinero, mi viaje sorpresa, mis reglas.

(Dan le hace cosquillas)

Dan:
Dame una pista.

Alice:
Nueva York.

Dan:
¿De verdad? Genial. ¿Cuánto dura el vuelo?

Alice:
Siete horas.

Dan:
No puedo volar durante siete horas.

Alice:
Será el avión quien vuele. Yo te protegeré.

Dan:
¿Con qué?

Alice:
Cogorza gratis.

(Él la besa)

Dan:
¿Has echado mi pasaporte?


Alice:
Por supuesto, tú pasaporte está con mi pasaporte.

Dan:
¿Y dónde están esos pasaportes?

Alice:
Dónde no los puedas ver. Nadie puede ver la foto de mi pasaporte. Eh, cuando estemos en el avión hará cuatro años que estamos juntos. Feliz aniversario, Chato.

Dan:
¿Y el... intermedio?

Alice:
(corrigiéndole) Separación de prueba.

Dan:
Voy a quitarme las lentillas.

Alice:
Lávate los dientes también.

Dan:
¿De qué era mi sándwich?

Alice:
Atún.

Dan:
¿De qué color era la manzana?

Alice:
Verde.

Dan:
Era roja.

Alice:
Era verde, me la comí yo, lo sé.

Dan:
¿Qué fue lo primero que me dijiste?

Alice:
"Hola guapo" ¿De dónde venía yo?

Dan:
De bailar de Smithfield y después del río enterrado.


Alice:
¿El qué?

Dan:
Fuiste al puente Blackfriars para ver dónde emergía el río Fleet, el... cerdo nadador... todo eso.

Alice:
Se te está yendo la olla, abuelete.

(Dan sale al baño)

Dan:
(Desde fuera) Y tu fuiste a ese parque del monumento.

(Pausa)

Alice:
¿Con quién fuiste?

Dan:
(Desde fuera) Con mi difunto viejo.

Alice:
Él estaba comiendo un sándwich de huevo, tenía mantequilla en la barbilla.

Dan:
(Desde fuera) ¿Cómo te acuerdas de esas cosas?

Alice:
Porque yo no tengo la cabeza llena de chorradas sin sentido. ¿Cuál era tu eufemismo?

Dan:
(Desde fuera) Reservado, y ¿el tuyo?

Alice:
Encantadora. ¿Tu donut era de mermelada o de crema?

(Entra Dan . Lleva puestas unas gafas)

Dan:
Ni idea.

Alice:
Pregunta con truco, era un bollo.

Dan:
Tú eres una pregunta con truco. ¿Te acuerdas del médico?


Alice:
No...¿qué médico?

Dan:
Había un médico. Te dio un cigarrillo.

Alice:
No.

(Pausa)

Llevo sin irme de vacaciones...

Dan:
Fuimos al campo...

Alice:
Eso no cuenta, estabas haciendo llamadas a escondidas a esa... puta de la que no hablamos.

(Pausa)

Dan:
¿Crees que son felices?

Alice:
¿Quién?

Dan:
Anna y... Larry.

Alice:
Me trae sin cuidado. ¿Nos vamos a dormir?

Dan:
Quiero un cigarro. ¿Cómo conseguiste dejarlo?

Alice:
Con mucha fuerza de voluntad.

(Pausa. Dan acaricia su pierna)

Dan:
¿Cómo te hiciste esto?

Alice:
Ya sabes como.

Dan:
¿Cómo?
Alice:
Me caí de la bicicleta porque me negué a usar ruedecitas.

Dan:
¿De verdad?

Alice:
Sabes cómo me lo hice.

(Pausa)

Dan:
¿Te lo hiciste tú misma?

Alice:
No.

(Pausa)

Dan:
Déjame ver tu pasaporte.

Alice:
No, estoy muy fea.

Dan:
No quiero ver tu foto.

(Pausa)

¿Cuándo vas a dejar el striptease?

Alice:
Pronto.

Dan:
Eres adicta.

Alice:
No lo soy. Ha pagado esto.

(Pausa)

Dan:
Dime que pasó...

Alice:
Dan... no.


Dan:
Nada de lo que digas puede herirme, estoy enamorado de ti. No tienes nada que temer.

Alice:
No pasó nada.

Dan:
¿Pero fue al club?

Alice:
Al club vienen cantidad de hombres. Tú viniste al club. Tenías una expresión en la cara.

Dan:
La expresión de tu cara. Menuda cara. Menuda peluca. Me encanta tu cara... vi esa cara... esa visión... y después cruzaste la calle. Fue el mejor momento de mi vida.

Alice:
Este es el mejor momento de tu vida.

Dan:
Eras perfecta...

Alice:
Sigo siéndolo.

Dan: Lo sé.

(Pausa)

De camino al hospital... cuando dabas cabezadas... te besé la frente.

Alice:
Degenerado.

Dan:
El taxista me vio besarte... dijo "¿es tu chica?" y yo le dije "Sí... es mía".

(Besa su frente, y la abraza fuerte)

Así que fue al club, te vio desnuda, charlasteis y eso fue todo.

Alice:
Sí.

Dan:
No estás confiando en mí. No voy a dejarte, nunca volveré a dejarte. Sólo dímelo para que lo sepa. Quiero comprenderte.


Alice:
Ya me comprendes.

Dan:
Entonces confía en mí. Si te lo follaste te lo follaste, sólo quiero saberlo.

Alice:
¿Por qué?

Dan:
(suavemente) Porque quiero saberlo todo porque... estoy loco.

(Pausa)

Cuéntamelo...

(Pausa)

Alice:
No pasó nada. Tu vivías con otra.

Dan:
¿Qué intentas justificar?

Alice:
No estoy justificando nada... sólo lo digo.

Dan:
¿Qué estás diciendo?

Alice:
No estoy diciendo nada. Por favor no me asustes.

Dan:
Sólo quiero la verdad.

Alice:
Te estoy diciendo la verdad.

Dan:
Tú y la verdad sois desconocidos declarados. ¿Alguna vez le regalaste algo?

Alice:
No, ven a la cama.

Dan:
Voy a por tabaco.

Alice:
Está todo cerrado.
Dan:
Voy a la estación. Ahora vuelvo.

(Dan se pone el abrigo)

Cuando vuelva por favor dime la verdad.

Alice:
¿Por qué?

Dan:
Porque soy adicto a ella. Porque sin ella somos animales. Confía en mí, te quiero.

(La mira)

¿Qué?

(Pausa)

Alice:
Ya no te quiero.

Dan:
Mira... lo siento...

Alice:
He cambiado de tema, Ya - no - te - quiero.

Dan:
¿Desde cuándo?

Alice:
Desde ahora. Ahora mismo. Vete por favor.

(Rebusca en su mochila y le da su pasaporte)

No quiero mentir y no puedo decirte la verdad así que se acabó.

Dan:
¿Me estás dejando?

Alice:
Ya te he dejado. Ya me he ido. Ya no te quiero. Adiós.

Dan:
¿Por qué?

Alice:
Porque estoy harta de querer a un trozo de mierda.

Dan:
Por qué no me dices la verdad.

Alice:
¿Para qué puedas odiarme? Me tiré a Larry, muchas veces, disfruté, me corrí, te prefiero a ti. Ahora vete.

(Pausa)

Dan:
Ya lo sabía. Me lo contó.

Alice:
¿Lo sabías?

Dan:
Necesitaba que tú me lo dijeras.

Alice:
¿Por qué?

Dan:
Podía haberme mentido. Tenía que oírlo de ti.

Alice:
No te lo hubiera dicho nunca porque sabía que no me lo perdonarías.

Dan:
Lo haría. Lo he hecho.

Alice:
¿Por qué te lo contó?

Dan:
Porque es un cabrón.

Alice:
¿Cómo pudo?

Dan:
Porque quería que esto pasara.

Alice:
¿Pero por qué ponerme a prueba?

Dan:
Porque soy un puto imbécil.



Alice:
Sí, bueno, estoy harta de querer a un imbécil. Me dejaste, Dan. Desertor de mierda. Te hubiera querido para siempre. Ahora, vete por favor.

Dan:
No me hagas esto Alice. Háblame.

Alice:
Te estoy hablando, que te den por culo.

Dan:
Lo siento, me has mal interpretado, no quería...

Alice:
Sí querías.

Dan:
Te quiero.

Alice:
¿Dónde?

Dan:
¿Qué?

Alice:
Demuéstramelo. ¿Dónde está este "amor"? No puedo verlo, no puedo tocarlo, no puedo sentirlo, puedo oír palabras pero no puedo hacer nada con simples palabras. Así que... vete por favor, o lo haré yo, lo que me da por culo porque invito yo.

Dan:
Escúchame, por favor...

Alice:
Es demasiado tarde para lo que tengas que decir.

Dan:
Por favor no hagas esto...

Alice:
Está hecho. Por favor vete o llamaré a... seguridad.

Dan:
No estás en un club. Aquí no hay seguridad.

(Intenta coger el teléfono. Dan la arroja a la cama. Luchan)

Alice:
¿Qué vas a hacer ahora? ¿Pegarme? ¿Violarme? ¿Matarme?

Dan:
¿Por qué te lo follaste?

Alice:
Porque quería.

Dan:
¿Por qué?

Alice:
Le deseaba.

Dan:
¿Por qué?

Alice:
Por qué tú no estabas.

Dan:
¿Por qué él?

Alice:
Porque me lo pidió amablemente.

Dan:
Eres una mentirosa.

Alice:
¿Y qué?

Dan:
¿Quién cojones eres tú?

Alice:
No soy nadie.

(Alice le escupe en la cara. La coge del cuello, con una mano)

Venga, dame. Eso es lo que quieres. Pégame hijo de puta.

(Silencio)

(Dan la golpea)

(Silencio)

(Ella le mira fijamente. Él aparta la mirada)

Alice:
¿Tienes un solo pensamiento original en la cabeza?
Apagón


Escena 12

Parque Postman.

Mediodía.

Es un día de verano. Anna está mirando la estatua. Lleva una guía. Larry está de pie con su bata blanca en la mano. Lleva dos vasos de plástico. La mira. Ella se vuelve.


Anna:
Espía.

(Pausa)

Llevas la bata...

Larry:
Sí.

Anna:
La bata blanca.

Larry:
Soy Larry, el doctor.

Anna:
Hola Doctor Larry.

(Larry le pasa un vaso a Anna)

Gracias.
¿Has leído esto?

(Vuelve a observar la estatua. Larry se sienta en un banco del parque y se enciende un cigarrillo)

Larry:
Sí, sabía que te gustaría.

Anna: (leyendo) Elizabeth Boxall, de Bethnal Green... murió de heridas causadas por tratar de salvar un niño de un caballo desbocado. 20 de junio de 1888.

(Pausa)

¿Qué tal Polly?

Larry:
Estupendamente.

Anna:
Siempre supe que acabarías con alguna enfermera guapa.

Larry:
¿Sí? ¿Por qué?

Anna:
Bueno, simplemente pensé que así sería. ¿Es ella... "la definitiva"?

Larry:
No lo sé... no. Todo el mundo aprende pero nadie cambia.

Anna:
Tú no cambias.

(Pausa)

Larry:
¿Y tú... estás viendo a alguien?

Anna:
No, tengo una perra.

Larry:
¿Sí? ¿De qué raza?

Anna:
Un cruce, era callejera. La encontré en la calle sin collar ni nada.

(Pausa)

En realidad... no estoy con nadie pero tengo un pretendiente.

Larry:
¿Quién? Lo mataré.

Anna:
Es veterinario.

Larry:
Ves, no puedes librarte de los médicos.

(Pausa)

Estás fantástica.

Anna:
No empieces.

Larry:
Te echaría uno ahora mismo. En serio.

Anna:
Que te den por el culo. Muérete zorra de mierda.

(Anna sonríe)

Larry:
Nunca te he contado esto... cuando me encerré en el baño... aquella noche - un moratón colosal, me di en la rodilla con el hierro fundido enrollado de tu bañera a la última moda. El puto baño me tendió una emboscada. Me puse a dar saltos de agonía mientras tu llorabas en el cuarto de estar. El espejo se lo estaba pasando en grande.

(Pausa)

Espero que seas absolutamente miserable con el pijo de tu veterinario.

Anna:
Seguro que lo seré.

(Pausa)

Larry:
¿Qué tal el trabajo?

Anna:
Me estoy tomando un descanso. Voy a llevarle la perra a mis padres, vamos a ir a dar largos paseos.

(Pausa)

Larry:
No te vuelvas... una persona triste.

Anna:
No lo haré. No lo soy. Que te den por culo.

(Él la mira)

Larry: No le des tu cariño a un perro.

Anna: Bueno, a fin de cuentas tú no lo querías. Siempre hay alguien más joven.

(Silencio. Miran el monumento)


Larry:
¿Cómo murió?

Anna:
No lo sé. Sólo sé que murió anoche en Nueva York. Dan coge un avión hoy y quería vernos antes de irse.

Larry:
¿Entonces no estaban juntos?

Anna:
No, cortaron en enero.

Larry:
¿Cómo le han localizado?

Anna:
A lo mejor escribió su nombre en el pasaporte como pariente más próximo. Tú estás en el mío en caso de fallecimiento. Tengo que borrarte.

(Pausa)

¿Te alegras de haber vuelto aquí?

Larry:
Sí. Bueno, Polly rehusó mantener relaciones conmigo hasta que dejara la medicina privada. Lo que tiene que hacer un hombre...

(Pausa. Anna lee su guía, alza la mirada)

Anna:
¿Quién puso esto aquí?

Larry:
G. F. Watts.

Anna:
¿El artista?

Larry:
Sí, es el monumento de Watts.

Anna:
No, quiero decir que si crees que las familias lo organizaron.

Larry:
Supongo. Es como poner flores al margen de la carretera. La gente necesita recordar. Hace que todo parezca menos... aleatorio.

(Pausa)

En realidad odio este monumento.

Anna:
¿Por qué?


Larry:
Es el acto sentimental de un filántropo victoriano. Recordamos a los muertos y olvidamos a los vivos.

Anna:
Eres un cabrón pomposo.

(Pausa)

Larry:
Y tú una romántica incurable.

(Pausa)

Mira lo que dice de Alice Ayres.

Anna:
Larry, eso es horrible.

(Larry coge el libro. Encuentra la página)

Larry:
(leyendo) "Alice Ayres, hija de un albañil, quien con intrépida conducta salvó a tres niños de una casa en llamas en Union Street, Borough, a costa de su propia y joven vida. 24 de abril de 1885."

(Pausa)

Se inventó a sí misma.

Anna:
(leyendo) "Rescató a los tres niños y después se mantuvo en pie en la ventana del edificio en llamas... la multitud la suplicó que saltara... aturdida y debilitada falló en el salto alcanzando un enrejado. Se quedó empalada.

(Pausa)

"Proponiendo un monumento nacional a ciudadanos corrientes Watts citó el ejemplo de Alice Ayres... 'Estas hazañas, afortunadamente muy lejos de ser poco corrientes, constituirán, más que cualquier otra cosa en el futuro, nuestra reivindicación de ser considerados gente noble. La prosperidad nacional de una nación no es una posesión perdurable, las hazañas de sus gentes sí lo son.'"

Larry:
Estaba inspirado por ella.. la chica del edificio en llamas... romántica muerte. ¿Fue un buen artista?

Anna:
No mucho.

Larry:
No quiero ser insensible pero tengo un montón de pacientes que ver. Trasmítele mis condolencias a Dan. No soy muy bueno para estas cosas.

Anna:
Eres un cobarde.

Larry:
Lo sé.

Anna:
(leyendo) "Watts quería que otras ciudades construyeran monumentos parecidos pero ninguna lo hizo. Este es el único. Todavía hay noventa espacios libres."

(Pausa)

¿Piensas en mí?

(Se miran. Dan entra con una maleta pequeña - la de la Escena 5 - y un ramo de flores)

Dan:
No podía escaparme del trabajo, lo siento.

Larry:
Dan... tengo que...

Dan:
No pasa nada...

(Pausa. Se miran. Larry sale)

Dan:
(a Anna) Tienes buen aspecto.

Anna:
Estoy bien.

(Dan mira el monumento)

Dan:
Mencionó esto...


Anna:
Dan...

(Le indica que se siente)

Dan:
Aquí era donde nos sentábamos.

Anna:
¿Quién?

Dan:
Mi padre y yo, ¿no te lo conté?

Anna:
No, chica equivocada, se lo contaste a Alice...

Dan:
Jane, su nombre era Jane Jones. La policía me llamó, dijeron que una conocida mía llamada Jane había fallecido... encontraron su agenda. Les dije que tenía que haber un error... tuvieron que describirla...

No hay nadie más para identificar el cuerpo...

La atropelló un coche... en la 43 con Madison.

No sé si ella...

Fui a trabajar hoy... quería fingir que todo era normal. Graham dijo, "¿quién está en el hoyo?" Salí a la escalera de emergencia y lloré como un bebé. Me tapé la cara... ¿por qué hacemos eso?

Un hombre del ministerio de hacienda había muerto. He pasado todo el día escribiendo su necrológica.

No hay sitio. No hay sitio suficiente.

Sonó el teléfono. Era la policía... dicen que no hay constancia de la muerte de sus padres... están intentando encontrarles...

Larry se equivocaba... la cicatriz... se cayó de la bici.

Dijo que se enamoró de mí porque quitaba los bordes del pan... pero fue sólo... fue sólo ese día... porque el pan se rompió en mis manos...

(Pausa)

Me topé con Ruth la semana pasada. Es increíblemente feliz. Casada, con un niño y otro en camino. Se casó con un poeta español.

(Pone mala cara)

Tradujo su obra y se enamoró de él. Se enamoró de una colección de poemas. Sabes cómo se llamaban, "Soledad".

(Ríen. Dan agarra las flores)

Tengo que poner esto en el puente de Blackfriars. Me tengo que ir, perderé el avión.

(Se ponen de pie. Se miran. Pausa)

Adiós.

Anna:
Sí. Adiós.

(Dan y Anna salen por separado)


La luz se apaga lentamente


Fin.

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

Los Cuervos están de luto HUGO ARGÜELLES