La verdad sospechosa. Juan Ruiz de Alarcón.





















La verdad sospechosa



Juan Ruiz de Alarcón




Don GARCÍA, galán
Don JUAN de Sosa, galán
Don FÉLIX, galán
Don BELTRÁN, viejo grave
Don SANCHO, viejo grave
Don JUAN de Luna, viejo grave
TRISTÁN, gracioso
Doña JACINTA, dama
Doña LUCRECIA, dama
ISABEL, criada
Un LETRADO
CAMINO, escudero
Un PAGE
Un CRIADO
ACTO PRIMERO
                        [Sala en casa de don BELTRÁN]
Salen por una puerta don GARCÍA y un LETRADO viejo, de estudiantes,
de camino; y, por otra, don BELTRÁN y TRISTÁN
BELTRÁN:      
Con bien vengas, hijo mío.

GARCÍA:     Dame la mano, señor.

BELTRÁN:    ¿Cómo vives?

GARCÍA:                 
El calor
            del ardiente y seco estío
               me ha afligido de tal suerte    
            que no pudiera llevallo,
            señor, a no mitigallo
            con la esperanza de verte.
BELTRÁN:       Entra, pues, a descansar.
            Dios te guarde.  ¡Qué hombre vienes!      
            ¡Tristán!
TRISTÁN:              ¿Señor?
BELTRÁN:                      Dueño tienes
            nuevo ya de quien cuidar.
               Sirve desde hoy a García;
            que tú eres diestro en la corte
            y él bisoño.
TRISTÁN:                En lo que importa,    
            yo le serviré de guía.
BELTRÁN:       No es crïado el que te doy;
            mas consejero y amigo.
GARCÍA:     Tendrá ese lugar conmigo.
TRISTÁN:    Vuestro humilde esclavo soy.      
                      Vanse don GARCÍA y TRISTÁN
BELTRÁN:       Déme, señor Licenciado
            los brazos.
LETRADO:             Los pies os pido.
BELTRÁN:    Alce ya, ¿Cómo ha venido?
LETRADO:    Bueno, contento, honrado
               de mi señor don García,    
            a quien tanto amor cobré,
            que no sé cómo podré
            vivir sin su compañía. 
BELTRÁN:       Dios le guarde, que, en efeto,
            siempre el señor Licenciado     
            claros indicios ha dado
            de agradecido y discreto.
               Tan precisa obligación
            me huelgo que haya cumplido
            García, y que haya acudido      
            a lo que es tanta razón.
               Porque le aseguro yo
            que es tal mi agradecimiento,
            que, como un corregimiento
            mi intercesión la alcanzó     
               --según mi amor, desigual--,
            de la misma suerte hiciera
            darle también, si pudiera
            plaza en Consejo Real.
LETRADO:       De vuestro valor lo fío.     
BELTRÁN:    Sí, bien lo puede creer.
            Mas yo me doy a entender
            que, si con el favor mío
               en ese escalón primero
            se ha podido poner, ya  
            sin mi ayuda subirá
            con su virtud al postrero.
LETRADO:       En cualquier tiempo y lugar
            he de ser vuestro crïado.
BELTRÁN:    Ya, pues, señor Licenciado      
            que el timón ha de dejar
               de la nave de García,
            y yo he de encargarme de él,
            que hiciese por mí y por él
            sola una cosa querría.     
LETRADO:       Ya, señor, alegre espero
            lo que me queréis mandar.
BELTRÁN:    La palabra me ha de dar
            de que lo ha de hacer, primero.
LETRADO:       Por Dios juro de cumplir,      
            señor, vuestra voluntad.
BELTRÁN:    Que me diga una verdad
            le quiero sólo pedir.
               Ya sabe que fue mi intento
            que el camino que seguía   
            de las letras, don García,
            fuese su acrecentamiento;
               que, para un hijo segundo,
            como él era, es cosa cierta
            que es ésa la mejor puerta      
            para las honras del mundo.
               Pues como Dios se sirvió
            de llevarse a don Gabriel,
            mi hijo mayor, con que él
            mi mayorazgo quedó,   
               determiné que, dejada
            esa profesión, viniese   
            a Madrid, donde estuviese,
            como es cosa acostumbrada
               entre ilustres caballeros      
            en España; porque es bien
            que las nobles casas den
            a su rey sus herederos.
               Pues como es ya don García
            hombre que no ha de tener    
            maestro, y ha de correr
            su gobierno a cuenta mía,
               y mi paternal amor
            con justa razón desea
            que, ya que el mejor no sea,      
            no la noten por peor,
               quiero, señor Licenciado,
            que me diga claramente
            sin lisonja, lo que siente
            --supuesto que le ha crïado--    
               de su modo y condición,
            de su trato y ejercicio,
            y a qué género de vicio
            muestra más inclinación.
               Si tiene alguna costumbre     
            que yo cuide de enmendar,
            no piense que me ha de dar
            con decirlo pesadumbre;
               que él tenga vicio es forzoso;
            que me pese, claro está;  
            mas saberlo me será
            útil, cuando no gustoso.
               Antes en nada, a fe mía
            hacerme puede mayor
            placer, o mostrar mejor     
            lo bien que quiere a García,
               que en darme este desengaño,
            cuando provechoso es,
            si he de saberlo después
            que haya sucedido un daño.     
LETRADO:       Tan estrecha prevención,
            señor, no era menester
            para reducirme a hacer
            lo que tengo obligación.
               Pues es caso averiguado  
            que, cuando entrega al señor
            un caballo el picador
            que lo ha impuesto y enseñado,
               si no le informa del modo
            y los resabios que tiene,   
            un mal suceso previene
            al caballo y dueño y todo.
               Deciros verdad es bien;
            que, demás del juramento,
            daros una purga intento     
            que os sepa mal y haga bien.
               De mi señor don García
            todas las acciones tienen
            cierto acento, en que convienen
            con su alta genealogía.   
               Es magnánimo y valiente,
            es sagaz y es ingenioso,
            es liberal y piadoso,
            si repentino, impaciente.
               No trato de las pasiones 
            propias de la mocedad,
            porque, en ésas, con la edad
            se mudan las condiciones.
               Mas una falta no más
            es la que le he conocido,   
            que, por más que le he reñido,
            no se ha enmendado jamás.
BELTRÁN:       ¿Cosa que a sus calidad
            será dañosa en Madrid? 
LETRADO:    Puede ser.
BELTRÁN:              ¿Cuál es?  Decid.    
LETRADO:    No decir siempre verdad.
BELTRÁN:       ¡Jesús!  ¡Qué cosa tan fea
            en hombre de obligación!
LETRADO:    Yo pienso que, o condición,
            o mala costumbre sea.  
               Con la mucha autoridad
            que con él tenéis, señor,
            junto con que ya es mayor
            su cordura con la edad,
               ese vicio perderá.     
BELTRÁN:    Si la vara no ha podido,
            en tiempo que tierna ha sido,
            enderezarse, ¿qué hará
               siendo ya tronco robusto?
LETRADO:    En Salamanca, señor, 
            son mozos, gastan humor,
            sigue cada cual su gusto;
               hacen donaire del vicio,
            gala de la travesura,
            grandeza de la locura; 
            hace, al fin, la edad su oficio.
               Mas, en la corte, mejor
            su enmienda esperar podemos,
            donde tan validas vemos
            las escuelas del honor.     
BELTRÁN:       Casi me mueve a reír
            ver cuán ignorante está
            de la corte.  ¿Luego acá
            no hay quien le enseñe a mentir?
               En la corte, aunque haya sido 
            un extremo don García,
            hay quien le dé cada día
            mil mentiras de partido.
               Y si aquí miente el que está
            en un puesto levantado,     
            en cosa en que al engañado
            la hacienda o honor le va,
               ¿no es mayor inconveniente
            quien por espejo está puesto
            al reino?  Dejemos esto,    
            que me voy a maldiciente.
               Como el toro a quien tiró
            la vara una diestra mano
            arremete al más cercano
            sin mirar a quien le hirió,    
               así yo, con el dolor
            que esta nueva me ha causado,
            en quien primero he encontrado
            ejecuté mi furor.
               Créame, que si García     
            mi hacienda, de amores ciego,
            disipara, o en el juego
            consumiera noche y día;
               si fuera de ánimo inquieto
            y a pendencias  inclinado,  
            si mal se hubiera casado,
            si se muriera, en efeto,
               no lo llevara tan mal
            como que su falta sea
            mentir.  ¡Qué cosa tan fea!    
            ¡Qué opuesta a mi natural!
               Ahora bien; lo que he de hacer
            es casarle brevemente,
            antes que este inconveniente
            conocido venga a ser.  
               Yo quedo muy satisfecho
            de su bueno celo y cuidado,
            y me confieso obligado
            del bien que en esto me ha hecho.
               ¿Cuándo ha de partir?
LETRADO:                     Querría  
            luego.
BELTRÁN:           ¿No descansará
            algún tiempo y gozará
            de la corte?
LETRADO:                Dicha mía
               fuera quedarme con vos;
            pero mi oficio me espera.   
BELTRÁN:    Ya entiendo; volar quisiera
            porque va a mandar.  Adiós.
                           Vase don BELTRÁN
LETRADO:       Guárdeos Dios.  Dolor extraño
            le dió al buen viejo la nueva.
            Al fin, el más sabio lleva     
            agramente un desengaño.
                     [Una calle en las platerías]
 Vase el LETRADO.  Salen don GARCÍA, de galán, y TRISTÁN
GARCÍA:        ¿Díceme bien este traje?
TRISTÁN:    Divinamente, señor.
            ¡Bien hubiese el inventor
            de este holandesco follaje! 
               Con un cuello apanalado,
            ¿qué fealdad no se enmendó?
            Yo sé una dama a quien dio
            cierto amigo gran cuidado
               mientras con cuello le veía;     
            y una vez que llegó a verle
            sin él, la obligó a perderle
            cuanta afición le tenía,
               porque ciertos costurones
            en la garganta cetrina 
            publicaban la rüina
            de pasados lamparones.
               Las narices le crecieron,
            mostró un gran palmo de oreja,
            y las quijadas, de vieja,   
            en lo enjuto, parecieron.
               Al fin el galán quedó
            tan otro del que solía,
            que no le conocería
            la madre que le parió.    
GARCÍA:        Por esa y otras razones
            me holgara de que saliera
            premática que impidiera
            esos vanos cangilones.
               Que, demás de esos engaños,    
            con su holanda el extranjero
            saca de España el dinero
            para nuestros propios daños.
               Una valoncilla angosta,
            usándose, le estuviera    
            bien al rostro, y se anduviera
            más a gusto a menos costa.
               Y no que, con tal cuidado,
            sirve un galán a su cuello
            que, por no descomponello,  
            se obliga a andar empalado.
TRISTÁN:       Yo sé quien tuvo ocasión 
            de gozar su amada bella,
            y no osó llegarse a ella
            por no ahujar un cangilón.     
               Y esto me tiene confuso;
            todos dicen que se holgaran
            de que valonas se usaran,
            y nadie comienza el uso.
GARCÍA:        De gobernar nos dejemos  
            el mundo.  ¿Qué hay de mujeres?
TRISTÁN:    ¿El mundo dejas y quieres
            que la carne gobernemos?
               ¿Es más fácil?
GARCÍA:                  Más gustoso.
TRISTÁN:    ¿Eres tierno?
GARCÍA:                  Mozo soy. 
TRISTÁN:    Pues en lugar entras hoy
            donde Amor no vive ocioso.
               Resplandecen damas bellas
            en el cortesano suelo,
            de la suerte que en el cielo     
            brillan lucientes estrellas.
               En el vicio y la virtud
            y el estado hay diferencia,
            como es varia su influencia,
            resplandor y magnitud. 
               Las señoras, no es mi intento
            que en este número estén,
            que son ángeles a quien
            no se atreve el pensamiento.
               Sólo te diré de aquellas  
            que son, con alma livianas
            siendo divinas, humanas;
            corruptibles, siendo estrellas.
               Bellas casadas verás,
            conversables y discretas,   
            que las llamo yo planetas
            porque resplandecen más.
               Éstas, con la conjunción
            de maridos placenteros,
            influyen en extranjeros     
            dadivosa condición.
               Otras hay cuyos maridos
            a comisiones se van,
            o que en las Indias están,
            o en Italia, entretenidos.  
               No todas dicen verdad
            en esto, que mi taimadas
            suelen fingirse casadas
            por vivir con libertad.
               Verás de cautas pasantes    
            hermosas recientes hijas;
            éstas son estrellas fijas,
            y sus madres son errantes.
               Hay una gran multitud
            de señoras del tusón,   
            que, entre cortesanas, son
            de la mayor magnitud.
               Síguense tras las tusonas,
            otras que serlo desean,
            y, aunque tan buenas no sean,    
            son mejores que busconas.
               Éstas son unas estrellas
            que dan menor claridad;
            mas, en la necesidad,
            te habrás de alumbrar con ellas.    
               La buscona, no la cuento
            por estrella, que es cometa;
            pues ni su luz es perfeta
            ni conocido su asiento.
               Por las mañanas se ofrece   
            amenazando al dinero,
            y, en cumpliéndose el agüero,
            al punto desaparece.        
               Niñas salen que procuran
            gozar todas ocasiones; 
            éstas son exhalaciones
            que, mientras se queman, duran.
               Pero que adviertas es bien,   
            si en estas estrellas tocas,
            que son estables muy pocas, 
            por más que un Perú les den.
               No ignores, pues yo no ignoro,
            que un signo el de Virgo es,     
            y los de cuernos son tres:
            Aries, Capricornio y Toro.  
               Y así, sin fïar en ellas,
            lleva un presupuesto solo,
            y es que el dinero es el polo    
            de todas estas estrellas.
GARCÍA:        ¿Eres astrólogo?
TRISTÁN:                        Oí,   
            el tiempo que pretendía
            en palacio, astrología.
GARCÍA:     ¿Luego has pretendido?
TRISTÁN:                          Fui   
               pretendiente por mi mal.
GARCÍA:     ¿Cómo en servir has parado?    
TRISTÁN:    Señor, porque me han faltado
            la fortuna y el caudal;
               aunque quien te sirve, en vano
            por mejor suerte suspira.
GARCÍA:     Deja lisonjas y mira   
            el marfil de aquella mano;
               el divino resplandor
            de aquellos ojos, que, juntas,
            despiden entre las puntas       
            flechas de muerte y amor.   
TRISTÁN:       ¿Dices aquella señora
            que va en coche?
GARCÍA:                  Pues ¿cuál
            merece alabanza igual?
TRISTÁN:    ¡Qué bien encajaba agora
               esto de coche de sol,    
            con todos sus adherentes
            de rayos de fuego ardientes
            y deslumbrante arrebol!
GARCÍA:        ¿La primera dama que vi
            en la corte me agradó?    
TRISTÁN:    La primera en tierra.
GARCÍA:                            No;
            la primera en cielo, sí;
               que es divina esta mujer.
TRISTÁN:    Por puntos las toparás
            tan bellas, que no podrás 
            ser firme en un parecer.
               Yo nunca he tenido aquí
            constante amor ni deseo,
            que siempre por la que veo
            me olvido de la que vi.     
GARCÍA:        ¿Dónde ha de haber resplandores
            que borren los de estos ojos?
TRISTÁN:    Míraslos ya con antojos
            que hacen las cosas mayores.
GARCÍA:        ¿Conoces, Tristán?...
TRISTÁN:                           No humanes     
            lo que por divino adoras;
            porque tan altas señoras
            no tocan a los Tristanes.
GARCÍA:        Pues yo, al fin, quien fuere, sea,
            la quiero y he de servilla. 
            Tú puedes, Tristán, seguilla.
TRISTÁN:    Detente, que ella se apea  
               en la tienda.
GARCÍA:                   Llegar quiero.
            ¿Usase en la corte?
TRISTÁN:                        Sí,
            con la regla que te di 
            de que es el polo el dinero.
GARCÍA:        Oro traigo.
TRISTÁN:                ¡Cierra, España!,
            que a César llevas contigo;
            mas mira si en lo que digo
            mi pensamiento se engaña; 
               advierte, señor, si aquélla
            que tras ella sale agora
            puede ser sol de su aurora,
            ser aurora de su estrella.
GARCÍA:        Hermosa es también.
TRISTÁN:                           Pues mira 
            si la crïada es peor.
GARCÍA:     El coche es arco de amor,
            y son flechas cuantas tira.
               Yo llego.
TRISTÁN:               A lo dicho advierte...
GARCÍA:     ¿Y es?...
TRISTÁN:              Que a la mujer rogando,     
            y con el dinero dando.
GARCÍA:     ¡Consista en eso mi suerte!
TRISTÁN:       Pues yo, mientras hablas, quiero
            que me haga relación
            el cochero de quién son.  
GARCÍA:     ¿Dirálo?
TRISTÁN:             Sí, que es cochero.
Vase TRISTÁN. Salen JACINTA, LUCRECIA, ISABEL, con mantos; cae
JACINTA y llega don GARCÍA  y dale la mano



JACINTA:       ¡Válgame Dios!
GARCÍA:                       Esta mano
            os servid de que os levante,
            si merezco ser Atlante
            de un cielo tan soberano.   
JACINTA:       Atlante debéis de ser,
            pues lo llegáis a tocar.
GARCÍA:     Una cosa es alcanzar
            y otra cosa merecer.
               ¿Qué victoria es la beldad  
            alcanzar, por quien me abraso,
            si es favor que debo al caso,
            y no a vuestra voluntad?
               Con mi propia mano así
            el cielo mas ¿qué importó,   
            si ha sido porque él cayó,
            y no porque yo subí?
JACINTA:       ¿Para qué fin se procura
            merecer?
GARCÍA:             Para alcanzar.
JACINTA:    Llegar al fin, sin pasar    
            por los medios, ¿no es ventura?
GARCÍA:        Sí.
JACINTA:           Pues ¿cómo estáis quejoso
            del bien que os ha sucedido,
            si el no haberlo merecido
            os hace más venturoso?    
GARCÍA:        Porque, como las acciones
            del agravio y el favor
            reciben todo el valor
            sólo de las intenciones,
               por la mano que os toqué    
            no estoy yo favorecido,
            si haberlo vos consentido
            con esa intención no fue.
               Y, así, sentir me dejad
            que, cuando tal dicha gano, 
            venga sin alma la mano
            y el favor sin voluntad.
JACINTA:       Si la vuestra no sabía,
            de que agora me informáis,    
            injustamente culpáis      
            los defetos de la mía.
                             Sale TRISTÁN
TRISTÁN:       (El cochero hizo su oficio;        Aparte
            nuevas tengo de quién son).    
GARCÍA:     ¿Qué hasta aquí de mi afición
            nunca tuvisteis indicio?    
JACINTA:       ¿Cómo, si jamás os vi?
GARCÍA:     ¿Tampoco ha valido, ¡ay Dios!,
            más de un año que por vos
            he andado fuera de mí?
TRISTÁN:       (¿Un año, y ayer llegó    Aparte
            a la corte?)
JACINTA:             ¡Bueno a fe!
            ¿Mas de un año?  Juraré
            que no os vi en mi vida yo.
GARCÍA:        Cuando del indiano suelo
            por mi dicha llegué aquí,    
            la primer cosa que vi
            fue la gloria de ese cielo.
               Y aunque os entregué al momento
            el alma, habéislo ignorado
            porque ocasión me ha faltado   
            de deciros lo que siento.
JACINTA:       ¿Sois indiano?
GARCÍA:                       Y tales son
            mis riquezas, pues os vi,
            que al minado Potosí
            le quito la presunción.   
TRISTÁN:       (¿Indiano?)                        Aparte
JACINTA:               ¿Y sois tan guardoso
            como la fama los hace?
GARCÍA:     Al que más avaro nace,
            hace el amor dadivoso.
JACINTA:       ¿Luego, si decís verdad,    
            preciosas ferias espero?
GARCÍA:     Si es que ha de dar el dinero
            crédito a la voluntad,
               serán pequeños empleos,
            para mostrar lo que adoro,  
            daros tantos mundos de oro
            como vos me dais deseos.
               Mas ya que ni al merecer
            de esa divina beldad,
            ni a mi inmensa voluntad    
            ha de igualar el poder,
               por lo menos os servid;
            que esta tienda que os franqueo
            dé señal de mi deseo.
JACINTA:    (No vi tal hombre en Madrid).         Aparte
               Lucrecia, ¿qué te parece
            del indiano liberal?
LUCRECIA:   Que no te parece mal,
            Jacinta, y que lo merece.
GARCÍA:        Las joyas que gusto os dan,   
            tomad de este aparador.
                   Habla TRISTÁN aparte a don GARCÍA
TRISTÁN:    Mucho te arrojas, señor.
GARCÍA:     ¡Estoy perdido, Tristán.
                    Habla ISABEL aparte a las damas
ISABEL:        ¡Don Juan viene!
JACINTA:                      Yo agradezco,
            señor, lo que me ofrecéis.   
GARCÍA:     Mirad que me agraviaréis
            si no lográis lo que ofrezco.
JACINTA:       Yerran vuestros pensamientos,
            caballero, en presumir
            que puedo yo recibir   
            más que los ofrecimientos.
GARCÍA:        Pues ¿Qué ha alcanzado de vos
            el corazón que os he dado?
JACINTA:    El haberos escuchado.
GARCÍA:     Yo lo estimo.
JACINTA:                Adiós.
GARCÍA:                       Adiós,  
               y para amaros me dad
            licencia.
JACINTA:            Para querer,
            no pienso que ha menester
            licencia la voluntad.
                           Vanse las mujeres
GARCÍA:        Síguelas.
TRISTÁN:                Si te fatigas,  
            señor, por saber la casa
            de la que en amor te abrasa,
            ya la sé.
GARCÍA:               Pues no las sigas;
               que suele ser enfadosa
            la diligencia importuna.    
TRISTÁN:    "Doña Lucrecia de Luna
            se llama la más hermosa,
               que es mi dueño; y la otra dama
            que acompañándola viene,
            sé dónde la casa tiene; 
            mas no sé cómo se llama."
               Esto respondió el cochero.
GARCÍA:     Si es Lucrecia la más bella,
            no hay más que saber, pues ella    
            es la que habló, y la que quiero;   
               que, como el autor del día
            las estrellas deja atrás,
            de esa suerte a las demás,
            la que me cegó, vencía.
TRISTÁN:       Pues a mí la que calló    
            me pareció más hermosa.
GARCÍA:     ¡Qué buen gusto!
TRISTÁN:                  Es cierta cosa
            que no tengo voto yo;
               mas soy tan aficionado
            a cualquier mujer que calla,     
            que bastó para juzgalla
            más hermosa haber callado.
               Mas dado, señor, que estés
            errado tú, presto espero,
            preguntándole al cochero  
            la casa, saber, quién es.
GARCÍA:        Y Lucrecia, ¿dónde tiene
            la suya?
TRISTÁN:            Que a la Victoria
            dijo, si tengo memoria.
GARCÍA:     Siempre ese nombre conviene 
               a la esfera venturosa
            que da eclíptica a tal luna.
           Salen don JUAN y don FÉLIX, por otra parte
JUAN:       ¿Música y cena?  ¡Ah, Fortuna!
GARCÍA:     ¿No es éste don Juan de Sosa?
TRISTÁN:       El mismo.
JUAN:                  ¿Quién puede ser    
            el amante venturoso
            que me tiene tan celoso?
FÉLIX:      Que lo vendréis a saber
               a pocos lances, confío.
JUAN:       ¡Que otro amante le haya dado,   
            a quien mía se ha nombrado,
            música y cena en el río!
GARCÍA:        ¡Don Juan de Sosa!
JUAN:                              ¿Quién es?
GARCÍA:     ¿Ya olvidáis a don García?
JUAN:       Veros en Madrid lo hacía, 
            y el nuevo traje.
GARCÍA:                       Después
               que en Salamanca me visteis,
            muy otro debo de estar.
JUAN:       Más galán sois de seglar
            que de estudiante lo fuisteis.   
               ¿Venís a Madrid de asiento?
GARCÍA:     Sí.
JUAN:              Bien venido seáis.
GARCÍA:     Vos, don Félix, ¿cómo estáis?
FÉLIX:      De veros, por Dios, contento.
               Vengáis bueno en hora buena.     
GARCÍA:     Para serviros.  ¿Qué hacéis?
            ¿De qué habláis?  ¿En qué entendéis?
JUAN:       De cierta música y cena
               que en el río dio un galán
            esta noche a una señora,  
            era la plática agora.
GARCÍA:     ¿Música y cena, don Juan?
               ¿Y anoche?
JUAN:                    Sí.
GARCÍA:                      ¿Mucha cosa?
            ¿Grande fiesta?
JUAN:                      Así es la fama.
GARCÍA:     ¿Y muy hermosa la dama?     
JUAN:       Dícenme que es muy hermosa.
GARCÍA:        ¡Bien!
JUAN:                 ¿Qué misterios hacéis?
GARCÍA:     De que alabéis por tan buena
            esa dama y esa cena,
            si no es que alabando estéis   
               mi fiesta y mi dama así.
JUAN:       ¿Pues tuvisteis también boda
            anoche en el río?
GARCÍA:                       Toda
            en eso la consumí.
TRISTÁN:       (¿Qué fiesta o qué dama es ésta,    Aparte
            si a la corte llegó ayer?)
JUAN:       ¿Ya tenéis a quien hacer,
            tan recién venido, fiesta?
               Presto el amor dio con vos.
GARCÍA:     No ha tan poco que he llegado    
            que un mes no haya descansado.
TRISTÁN:    (¡Ayer llegó, voto a Dios!             Aparte
               Él lleva alguna intención).
JUAN:       No lo he sabido, a fe mía,
            que al punto acudido habría,   
            a cumplir mi obligación.
GARCÍA:        He estado hasta aquí secreto.
JUAN:       Ésa la causa habrá sido
            de no haberlo yo sabido.
            Pero la fiesta, ¿en efeto   
               fue famosa?
GARCÍA:                  Por ventura,
            no la dio mejor el río.
JUAN:       (¡Ya de celos desvarío!)                 Aparte
            ¨Quién duda que la espesura
               del Sotillo el sitio os dio?  
GARCÍA:     Tales señas me vaya dando,
            don Juan, que voy sospechando
            que la sabéis como yo.
JUAN:          No estoy de todo ignorante,
            aunque todo no lo sé;     
            dijéronme no sé qué
            confusamente, bastante
               a tenerme deseoso
            de escucharos la verdad,
            forzosa curiosidad          
            en un cortesano ocioso...
               (o en un amante con celos).             Aparte
               Don FÉLIX habla aparte a don JUAN
FÉLIX:      Advertid cuán sin pensar
            os han venido a mostrar
            vuestro contrario los cielos.    
GARCÍA:        Pues a la fiesta atended:
            contaréla, ya que veo
            que os fatiga ese deseo.
JUAN:       Haréisnos mucha merced.
GARCÍA:        Entre las opacas sombras 
            y opacidades espesas
            que el soto formaba de olmos
            y la noche de tinieblas,
            se ocultaba una cuadrada,
            limpia y olorosa mesa, 
            a lo italiano curiosa,
            a lo español opulenta.
            En mil figuras prensados
            manteles y servilletas,
            sólo envidiaron las almas 
            a las aves y a las fieras.
            Cuatro aparadores puestos
            en cuadra correspondencia,
            la plata blanca y dorada,
            vidrios y barros ostentan.  
            Quedó con ramas un olmo
            en todo el Sotillo apenas,
            que de ellas se edificaron,
            en varias partes, seis tiendas.
            Cuatro coros diferentes     
            ocultan las cuatro de ellas;
            otra, principios y postres,
            y las vïandas, la sexta.
            Llegó en su coche mi dueño,
            dando envidia a las estrellas;   
            a los aires, suavidad,
            y alegría a la ribera.
            Apenas el pie que adoro
            hizo esmeraldas ya hierba,
            hizo cristal la corriente,  
            las arenas hizo perlas,
            cuando, en copia disparados
            cohetes, bombas y ruedas,
            toda la región del fuego
            bajó en un punto a la tierra.  
            Aun no las sulfúreas luces
            se acabaron, cuando empiezan
            las de veinte y cuatro antorchas
            a oscurecer las estrellas.
            Empezó primero el coro    
            de chirimías; tras ellas,
            el de las vihuelas de arco
            sonó en la segunda tienda.
            Salieron con suavidad
            las flautas de la tercera,  
            y, en la cuarta, cuatro voces,  
            con guitarras y arpas suenan.
            Entre tanto, se sirvieron
            treinta y dos platos de cena,
            sin los principios y postres,    
            que casi otros tantos eran.
            Las frutas y las bebidas
            en fuentes y tazas hechas
            del cristal que da el invierno
            y el artificio conserva,    
            de tanta nieve se cubren,
            que Manzanares sospecha,
            cuando por el Soto pasa,
            que camina por la sierra.
            El olfato no está ocioso  
            cuando el gusto se recrea,
            que de espíritus süaves,
            de pomos y cazolejas
            y distilados sudores
            de aromas, flores y hierbas,     
            en el Soto de Madrid
            se vio la región sabea.
            en un hombre de diamantes,
            delicadas de oro flechas,
            que mostrasen a mi dueño  
            su crueldad y mi firmeza,
            al sauce, al junco y la mimbre
            quitaron su preeminencia;
            que han de ser oro las pajas
            cuando los dientes son perlas.   
            En esto, juntas en folla,
            los cuatro coros comienzan,
            desde conformes distancias,
            a suspender las esferas;
            tanto que, envidioso Apolo, 
            apresuró su carrera,           
            de todas estas estrellas.
            porque el principio del día        
            pusiese fin a la fiesta.
JUAN:       ¡Por Dios, que la habéis pintado
            de colores tan perfetas,    
            que no trocara el oírla
            por haberme hallado en ella!
TRISTÁN:    (¡Válgate el diablo por hombre!  Aparte
            ­Que tan de repente pueda
            pintar un convite tal  
            que a la verdad misma venza!)
               Hablan don JUAN y don FÉLIX aparte
JUAN:       ¡Rabio de celos!
FÉLIX:                      No os dieron
            del convite tales señas.
JUAN:       ¿Qué importa, si en la sustancia,
            el tiempo y lugar concuerdan?    
GARCÍA:     ¿Qué decís?
JUAN:                  Que fue el festín
            más célebre que pudiera
            hacer Alejandro Magno.
GARCÍA:     ¡Oh!  Son niñerías éstas
            ordenadas de repente.  
            Dadme vos que yo tuviera
            para prevenirme un día,
            que a las romanas y griegas
            fiestas que al mundo admiraron
            nueva admiración pusiera. 
  Don GARCÍA mira adentro.  Hablan don FÉLIX y don JUAN aparte
FÉLIX:      Jacinta es la del estribo,
            en el coche de Lucrecia.
JUAN:       Los ojos a don García
            se le van, por Dios, tras ella.
FÉLIX:      Inquieto está y divertido.  
JUAN:       Ciertas son ya mis sospechas.
LOS DOS:    Adiós.
FÉLIX:           Entrambos a un punto
            fuisteis a una cosa mesma.
                    Vanse don JUAN y don FÉLIX    
TRISTÁN:    (No vi jamás despedida         Aparte
            tan conforme y tan resuelta).    
GARCÍA:     Aquel cielo, primer móvil
            de mis acciones, me lleva
            arrebatado tras sí.
TRISTÁN:    Disimula y ten paciencia,
            que el mostrarse muy amante,     
            antes daña que aprovecha,
            y siempre he visto que son
            venturosas las tibiezas.
            Las mujeres y los diablos
            caminan por una senda,  
            que a las almas rematadas
            ni las siguen ni las tientan;
            que el tenellas ya seguras
            les hace olvidarse de ellas,
            y sólo de las que pueden  
            escapárselas se acuerdan.
GARCÍA:     Es verdad, mas no soy dueño
            de mí mismo,
TRISTÁN:                 Hasta que sepas
            extensamente su estado,
            no te entregues tan de veras;    
            que suele dar, quien se arroja
            creyendo las apariencias,
            en un pantano cubierto
            de verde, engañosa hierba.
GARCÍA:     Pues hoy te informa de todo.     
TRISTÁN:    Eso queda por mi cuenta.
            Y agora, antes que reviente,
            dime, por Dios, ¿qué fina llevas
            en las ficciones que he oído?
            Siquiera para que pueda     
            ayudarte, que cogernos
            en mentira será afrenta.
            Perulero te fingiste
            con las damas.
GARCÍA:                   Cosa es cierta,
            Tristán, que los forasteros    
            tienen más dicha con ellas,
            y más si son de las Indias,
            información de riqueza.
TRISTÁN:    Ese fin está entendido;
            mas pienso que el medio yerras,  
            pues han de saber al fin
            quién eres.
GARCÍA:                Cuando lo sepan,
            habré ganado en su casa
            o en su pecho ya las puertas
            con ese medio, y después, 
            yo me entenderé con ellas.
TRISTÁN:    Digo que me has convencido,
            señor; mas agora venga
            lo de haber un mes que estás
            en la corte.  ¿Qué fin llevas, 
            habiendo llegado ayer?
GARCÍA:     Ya sabes tú que es grandeza
            esto de estar encubierto
            o retirado en su aldea,
            o en su casa descansando.   
TRISTÁN:    ¡Vaya muy en hora buena!
            Lo del convite entre agora.
GARCÍA:     Fingílo, porque me pesa
            que piense nadie que hay cosa
            que mover mi pecho pueda    
            a envidia o admiración,
            pasiones que al hombre afrentan.
            Que admirarse en ignorancia,
            como envidiar es bajeza.
            Tú no sabes a qué sabe  
            cuando llega un portanuevas
            muy orgulloso a contar
            una hazaña o una fiesta,
            taparle la boca yo
            con otra tal, que se vuelva 
            con sus nuevas en el cuerpo
            y que reviente con ellas.
TRISTÁN:    ¡Caprichosa prevención,
            si bien peligrosa treta!
            La fábula de la corte     
            serás, si la flor te entrevan.
GARCÍA:     Quien vive sin ser sentido,
            quien sólo el número aumenta
            y hace lo que todos hacen,
            ¿en qué difiere de bestia?     
            Ser famosos en gran cosa,
            el medio cual fuere sea.
            Nómbrenme a mí en todas partes,  
            y murmúrenme siquiera;
            pues, uno, por ganar nombre,     
            abrasó el templo de Efesia.
            Y, al fin, es éste mi gusto,
            que es la razón de más fuerza.
TRISTÁN:    Juveniles opiniones
            sigue tu ambiciosa idea,    
            y cerrar has menester
            en la corte, la mollera.
                      Vanse don GARCÍA y TRISTÁN
                         [Sala en casa de don SANCHO]
    Salen JACINTA e ISABEL, con mantos, y don BELTRÁN y don SANCHO
JACINTA:       ¿Tan grande merced?
BELTRÁN:                           No ha sido
            amistad de un solo día
            la que esta casa y la mía,     
            si os acordáis, se han tenido;
               y así, no es bien que extrañéis
            mi visita.
JACINTA:               Si me espanto
            es, señor, por haber tanto
            que merced no nos hacéis. 
               Perdonadme que, ignorando
            el bien que en casa tenía,
            me tardé en la Platería,
            ciertas joyas concertando.
BELTRÁN:       Feliz pronóstico dais  
            al pensamiento que tengo,
            pues cuando a casaros vengo
            comprando joyas estáis.
               Con don Sancho, vuestro tío,
            tengo tratado, señora,    
            hacer parentesco agora
            nuestra amistad, y confío
               --puesto que, como discreto,
            dice don Sancho que es justo
            remitirse a vuestro gusto-- 
            que esto ha de tener efeto.
               Que, pues es la hacienda mía
            y calidad tan patente,
            sólo falta que os contente
            la persona de García.     
               Y aunque ayer a Madrid vino
            de Salamanca el mancebo,
            y de envidia el rubio Febo
            le ha abrasado en el camino,
               bien me atreveré a ponello  
            ante vuestros ojos claros,
            fïando que de agradaros
            desde la planta al cabello,
               si licencia le otorgáis
            para que os bese la mano.   
JACINTA:    Encarecer lo que gano
            en la mano que me dais,
               si es notorio, es vano intento,
            que estimo de tal manera
            las prendas vuestras, que diera  
            luego mi consentimiento,
               a no haber de parecer
            --por mucho que en ello gano--
            arrojamiento liviano
            en una honrada mujer.  
               Que el breve determinarse
            es cosa de tanto peso,
            o es tener muy poco seso
            o gran gana de casarse.
               Y en cuanto a que yo lo vea   
            me parece, si os agrada,
            que, para no arriesgar nada,
            pasando la calle sea.
               Que si, como puede ser
            y sucede a cada paso,  
            después de tratarlo, acaso
            se viniese a deshacer,
               ¿de qué me hubieran servido,
            o qué opinión me darán
            las visitas de un galán   
            con licencias de marido?
BELTRÁN:       Ya por vuestra gran cordura,
            si es mi hijo vuestro esposo,
            le tendré por tan dichoso
            como por vuestra hermosura. 
SANCHO:        De prudencia puede ser
            un espejo la que oís.
BELTRÁN:    No sin causa os remitís,
            don Sancho, a su parecer.
               Esta tarde, con García,     
            a caballo pasaré
            vuestra calle.
JACINTA:                Yo estaré
            detrás de esa celosía.
BELTRÁN:       Que le miréis bien os pido,
            que esta noche he de volver,     
            Jacinta hermosa, a saber
            cómo os haya parecido.
JACINTA:       ¿Tan apriesa?
BELTRÁN:                         Este cuidado
            no admiréis, que es ya forzoso;
            pues si vine deseoso   
            vuelvo agora enamorado.
               Y adiós.
JACINTA:                Adiós.
                    Habla don BELTRÁN a don SANCHO
BELTRÁN:                      ¿Dónde vais?
SANCHO:     A serviros.
BELTRÁN:                No saldré.
SANCHO:     Al corredor llegaré
            con vos, si licencia dais.  
                             Vanse los dos
ISABEL:        Mucha priesa te da el viejo.
JACINTA:    Yo se la diera mayor,
            pues también le está a mi honor,
            si a diferente consejo
            no me obligara el amor;     
               que, aunque los impedimentos
            del hábito de don Juan
            --dueño de mis pensamientos--  
            forzosa causa me dan
            de admitir otros intentos,  
               como su amor no despido,
            por mucho que lo deseo
            --que vive en el alma asido--
            tiemblo, Isabel, cuando creo
            que otro ha de ser mi marido.    
ISABEL:        Yo pensé que ya olvidabas
            a don Juan, viendo que dabas
            lugar a otras pretensiones.
JACINTA:    Cáusanlo estas ocasiones,
            Isabel, no te engañabas.  
               Que como ha tanto que está
            el hábito detenido,
            y no ha de ser mi marido
            si no sale, tengo ya
            este intento por perdido.   
               Y así, para no morirme,
            quiero hablar y divertirme,
            pues en vano me atormento;
            que en un imposible intento
            no apruebo el morir de firme.    
               Por ventura encontraré
            alguno que tal merezca,
            que mano y alma le dé.
ISABEL:     No dudo que el tiempo ofrezca
            sujeto digno a tu fe;  
               y, si no me engaño yo,
            hoy no te desagradó
            el galán indiano.
JACINTA:                   Amiga,
            ¿quieres que verdad te diga?
            Pues muy bien me pareció.
               Y tanto, que te prometo
            que si fuera tan discreto,
            tan gentilhombre y galán
            el hijo de don Beltrán,
            tuviera la boda efeto.
ISABEL:        Esta tarde le verás
            con su padre por la calle.
JACINTA:    Veré sólo el rostro y talle;
            el alma, que importa más,
            quisiera ver con hablalle.
ISABEL:        Háblale.
JACINTA:              Hase de ofender
            don Juan si llega a sabello,
            y no quiero, hasta saber
            que de otro dueño he de ser,
            determinarme a perdello.
ISABEL:        Pues da algún medio, y advierte
            que siglos pasas en vano,
            y conviene resolverte,
            que don Juan es, de esta suerte,
            el perro del hortelano.    
               Sin que lo sepa don Juan
            podrás hablar, si tú quieres,
            al hijo de don Beltrán;
            que, como en su centro, están
            las trazas en las mujeres.
JACINTA:       Una pienso que podría
            en este caso importar.
            Lucrecia es amiga mía;
            ella puede hacer llamar
            de su parte a don García;
               que, como secreta esté
            yo con ella en su ventana,
            este fin conseguiré.
ISABEL:     Industria tan soberana
            sólo de tu ingenio fue.
JACINTA:       Pues parte al punto, y mi intento
            le di a Lucrecia, Isabel.
ISABEL:     Sus alas tomaré al viento.
JACINTA:    La dilación de un momento
            le di que es un siglo en él.       
                      Sale don JUAN, al encuentro
JUAN:          ¿Puedo hablar a tu señora?
ISABEL:     Sólo un momento ha de ser,
            que de salir a comer
            mi señor don Sancho es hora.
                          Vase ISABEL
JUAN:          Ya, Jacinta, que te pierdo,  
            ya que yo me pierdo, ya...
JACINTA:    ¿Estás loco?
JUAN:                    ¿Quién podrá
            estar con tus cosas cuerdo?
JACINTA:       Repórtate y habla paso,
            que está en la cuadra mi tío.
JUAN:       Cuando a cenar vas al río,
            ¿cómo haces de él poco caso?
JACINTA:       ¿Qué dices?  ¿Estás en ti?
JUAN:       Cuando para trasnochar
            con otro tienes lugar,
            ¿tienes tío para mí?
JACINTA:       ¿Trasnochar con otro?  Advierte
            que, aunque eso fuese verdad,
            era mucha libertad
            hablarme a mí de esa suerte;  
               cuanto más que es desvarío
            de tu loca fantasía.
JUAN:       Ya sé que fue don García
            el de la fiesta del río;
               ya los fuegos que a tu coche,
            Jacinta, la salva hicieron;
            ya las antorchas que dieron
            sol al soto a media noche;
               ya los cuatro aparadores
            con vajillas varïadas;
            las cuatro tiendas pobladas
            de instrumentos y cantores.
               Todo lo sé; y sé que el día
            te halló, enemiga, en el río;
            di agora que "es desvarío
            de mi loca fantasía."
               Di agora que es libertad
            el tratarte de esta suerte,
            cuando obligan a ofenderte
            mi agravio y tu liviandad.
JACINTA:       ¡Plega a Dios!...
JUAN:                    Deja invenciones.
            Calla, no me digas nada,
            que en ofensa averiguada
            no sirven satisfacciones.
               Ya falsa, ya sé mi daño; 
            no niegues que te he perdido;
            tu mudanza me ha ofendido,
            no me ofende el desengaño.
               Y aunque niegues lo que oí,
            lo que vi confesarás;    
            que hoy lo que negando estás
            en sus mismos ojos vi.
               Y su padre, ¿qué quería
            agora aquí?  ¿Qué te dijo?
            ¿De noche estás con el hijo   
            y con el padre de día?
               Yo lo vi; ya mi esperanza
            en vano engañar dispones;
            ya sé que tus dilaciones
            son hijas de tu mudanza.   
               Mas crüel, ¡vive los cielos,
            que no has de vivir contenta!
            Abrásete, pues revienta,
            este volcán de mis celos.
               El que me hace desdichado    
            te pierda, pues yo te pierdo.
JACINTA:    ¿Tú eres cuerdo?
JUAN:                    ¿Cómo cuerdo,
            amante y desesperado?
JACINTA:       Vuelve, escucha; que si vale
            la verdad, presto verás  
            qué mal informado estás.
JUAN:       Voyme, que tu tío sale.
JACINTA:       No sale; escucha, que fío
            satisfacerte.
JUAN:                  Es en vano,
            si aquí no me das la mano.
JACINTA:    ¿La mano?  Sale mi tío.


FIN DEL PRIMER ACTO






ACTO SEGUNDO




                     [Sala en casa de don BELTRÁN]

                  Salen don GARCÍA, TRISTÁN y CAMINO

GARCÍA:        "La fuerza de una ocasión me hace exceder del   
          orden de mi estado.  Sabrála v.m. esta noche por 
          un balcón que le enseñará el portador, con lo 
          demás que no es para escrito, y guarde N. Señor..."

               ¿Quién este papel me escribe?
CAMINO:     Doña Lucrecia de Luna. 
GARCÍA:     El alma, sin duda alguna,
            que dentro en mi pecho vive.     
               ¿No es ésta una dama hermosa
            que hoy, antes de media día,
            estaba en la Platería?
CAMINO:     Sí, señor.
GARCÍA:               ¡Suerte dichosa!
               Informadme, por mi vida, 
            de las partes de esta dama.
CAMINO:     Mucho admiro que su fama
            esté de vos escondida.
               Porque la habéis visto, dejo
            de encarecer que es hermosa;     
            es discreta y virtüosa;
            su padre es viudo y es viejo;
               dos mil ducados de renta
            los que ha de heredar serán,
            bien hechos.
GARCÍA:                ¿Oyes, Tristán?
TRISTÁN:    Oigo, y no me descontenta.
CAMINO:        En cuanto a ser principal,
            no hay que hablar; Luna es su padre
            y fue Mendoza su madre,
            tan finos como un coral.    
               Doña Lucrecia, en efeto,
            merece un rey por marido.
GARCÍA:     ¡Amor, tus alas te pido
            para tan alto sujeto!
               ¿Dónde vive?
CAMINO:                     A la Victoria.
GARCÍA:     Cierto es mi bien.  Que seréis,
            dice aquí, quien me guïéis
            al cielo de tanta gloria.
CAMINO:        Serviros pienso a los dos.
GARCÍA:     Y yo lo agradeceré.
CAMINO:     Esta noche volveré,
            en dando las diez, por vos.
GARCÍA:        Eso le dad por respuesta
            a Lucrecia.
CAMINO:                 Adiós quedad.

                              Vase CAMINO

GARCÍA:     ¡Cielos!  ¿Qué felicidad, 
            Amor, qué ventura es ésta?
               ¿Ves, Tristán, cómo llamó
            la más hermosa el cochero
            a Lucrecia, a quien yo quiero?
            Que es cierto que quien me habló    
               es la que el papel me envía.
TRISTÁN:    Evidente presunción.
GARCÍA:     Que la otra, ¿qué ocasión
            para escribirme tenía?
TRISTÁN:       Y a todo mal suceder,    
            presto de duda saldrás,
            que esta noche la podrás
            en la habla conocer.
GARCÍA:        Y que no me engañe es cierto,
            según dejó en mi sentido     
            impreso el dulce sonido
            de la voz con que me ha muerto.

             Sale un PAGE con un papel; dalo a don GARCÍA

PAGE:          Éste, señor don García,
            es para vos.
GARCÍA:                No esté así.
PAGE:       Crïado vuestro nací.
GARCÍA:     Cúbrase, por vida mía.

                        Lee a solas don GARCÍA

               "Averiguar cierta cosa
            importante a solas quiero
            con vos.  A las siete espero
            en San Blas.  --Don Juan de Sosa."
               (¡Válgame Dios!  Desafío.  Aparte
            ¿Qué causa puede tener
            don Juan, si yo vine ayer
            y él es tan amigo mío?)
               Decid al señor don Juan     
            que esto será así.

                             Vase el PAJE

TRISTÁN:                   Señor,
            mudado estás de color.
            ¿Qué ha sido?
GARCÍA:                 Nada, Tristán.
TRISTÁN:       No puedo saberlo?
GARCÍA:                            No.
TRISTÁN:    Sin duda es cosa pesada.
GARCÍA:     Dame la capa y espada.
            (¿Qué causa le he dado yo?)  Aparte

                         Vase TRISTÁN.  Sale don BELTRÁN

BELTRÁN:      ¿García?
GARCÍA:                 ¿Señor?
BELTRÁN:                           Los dos
            a caballo hemos de andar
            juntos hoy, que he de tratar     
            cierto negocio con vos. 
GARCÍA:        ¿Mandas otra cosa?
BELTRÁN:                           ¿Adónde
            vaya cuando el sol echa fuego?

              Sale TRISTÁN y dale de vestir a don GARCÍA

GARCÍA:     Aquí a los trucos me llego
            de nuestro vecino el conde.
BELTRÁN:       No apruebo que os arrojéis,
            siendo venido de ayer,
            a daros a conocer
            a mil que no conocéis;
               si no es que dos condiciones  
            guardéis con mucho cuidado,
            y son:  que juguéis contado
            y habléis contadas razones.
               Pues que mi parecer
            es éste, haced vuestro gusto.
GARCÍA:     Seguir tu consejo es justo.
BELTRÁN:    Haced que a vuestro placer
               aderezo se prevenga
            a un caballo para vos.
GARCÍA:     A ordenallo voy.
BELTRÁN:                     Adiós.   

                            Vase don GARCÍA

BELTRÁN:    (¡Que tan sin gusto me tenga          Aparte
               lo que su ayo me dijo!)
            ¿Has andado con García,
            Tristán?
TRISTÁN:             Señor, todo el día.
BELTRÁN:    Sin mirar en que es mi hijo,     
               si es que el ánimo fïel
            que siempre en tu pecho he hallado
            agora no te ha faltado,
            me di lo que sientes de él.
TRISTÁN:       ¿Qué puedo yo haber sentido 
            en un término tan breve?
BELTRÁN:    Tu lengua es quien no se atreve,
            que el tiempo bastante ha sido,
               y más a tu entendimiento.
            Dímelo, por vida mía,
            sin lisonja.
TRISTÁN:                  Don García,
            mi señor, a lo que siento,
               que he de decirte verdad,
            pues que tu vida has jurado...
BELTRÁN:    De esa suerte has obligado  
            siempre a mí tu voluntad.
TRISTÁN:       ...tiene un ingenio excelente,
            con pensamientos sutiles;
            mas caprichos juveniles
            con arrogancia imprudente.  
               De Salamanca reboza
            la leche, y tiene en los labios
            los contagiosos resabios
            de aquella caterva moza.
               Aquel hablar arrojado,   
            mentir sin recato y modo;
            aquel jactarse de todo
            y hacerse en todo extremado...
               Hoy, en término de un hora,
            echó cinco o seis mentiras.
BELTRÁN:    ¡Válgame Dios!
TRISTÁN:               ¿Qué te admiras
            pues lo peor falta agora;
               que son tales, que podrá
            cogerle en ellas cualquiera.
BELTRÁN:    ¡Ah, Dios!
TRISTÁN:            Yo no te dijera     
            lo que tal pena te da
               a no ser de ti forzado.
BELTRÁN:    Tu fe conozco y tu amor.
TRISTÁN:    A tu prudencia, señor,
            advertir será excusado    
               el riesgo que correr puedo
            si esto sabe don García,
            mi señor.
BELTRÁN:            De mí confía;
            pierde, Tristán, todo el miedo.
               Manda luego aderezar     
            los caballos.

                             Vase TRISTÁN

BELTRÁN:                Santo Dios,
            pues esto permitís vos,
            esto debe de importar.
               ¿A un hijo solo, a un consuelo
            que en la tierra le quedó 
            a mi vejez triste, dio
            tan gran contrapeso el cielo?
               Ahora bien, siempre tuvieron
            los padres disgustos tales;
            siempre vieron muchos males 
            los que mucha edad vivieron.
               ¡Paciencia!  Hoy he de acabar,
            si puedo, su casamiento.
            Con la brevedad intento
            este daño remediar,       
               antes que su liviandad,
            en la corte conocida,
            los casamientos le impida
            que pide su calidad.
               Por dicha, con el cuidado     
            que tal estado acarrea,
            de una costumbre tan fea
            se vendrá a haber enmendado.
               Que es vano pensar que son
            el reñir y aconsejar 
            bastantes para quitar
            una fuerte inclinación.

                             Sale TRISTÁN

TRISTÁN:       Ya los caballos están,
            viendo que salir procuras,
            probando las herraduras     
            en las guijas del zaguán.
               Porque con las esperanzas
            de tan gran fiesta, el overo
            a solas está, primero,
            ensayando sus mudanzas;     
               Y el bayo, que ser procura
            émulo al dueño que lleva,
            estudia con alma nueva
            movimiento y compostura.
BELTRÁN:       Avisa, pues, a García.
TRISTÁN:    Ya te espera tan galán,
            que en la corte pensarán
            que a estas horas sale el día.

                             Vanse los dos

                         [Sala en casa de don Sancho]

                        Salen ISABEL y JACINTA

ISABEL:        La pluma tomó al momento
            Lucrecia, en ejecución    
            de tu agudo pensamiento,
            y esta noche en su balcón,
            para tratar cierto intento,
               le escribió que aguardaría,
            para que puedas en él     
            platicar con don García.
            Camino llevó el papel;
            persona de quien se fía.
JACINTA:       Mucho Lucrecia me obliga.
ISABEL:     Muestra en cualquier ocasión   
            ser tu verdadera amiga.
JACINTA:    ¿Es tarde?
ISABEL:             Las cinco son.
JACINTA:    Aun durmiendo me fatiga
               la memoria de don Juan,
            que esta siesta le he soñado   
            celoso de otro galán.

                         Miran adentro las dos

ISABEL:     ¡Ay, señora!  Don Beltrán
            y el perulero a su lado.
JACINTA:       ¿Qué dices?
ISABEL:                     Digo que aquél
            que hoy te habló en la Platería   
            viene a caballo con él. 
            Mírale.
JACINTA:            ¡Por vida mía
            que dices verdad, que es él!
               ¿Hay tal?  ¿Cómo el embustero
            se nos fingió perulero,   
            si es hijo de don Beltrán?
ISABEL:     Los que intentan siempre dan
            gran presunción al dinero,
               y con ese medio, hallar
            entrada en tu pecho quiso,  
            que debió de imaginar
            que aquí le ha de aprovechar
            más ser Midas que Narciso.
JACINTA:       En decir que ha que me vio
            un año, también mintió,    
            porque don Beltrán me dijo
            que ayer a Madrid su hijo
            de Salamanca llegó.
ISABEL:        Si bien lo miras, señora,
            todo verdad puede ser, 
            que entonces te pudo ver,
            irse de Madrid, y agora,
            de Salamanca volver.
               Y cuando no, ¿qué te admira
            que, quien a obligar aspira 
            prendas de tanto valor,
            para acreditar su amor,
            se valga de una mentira?
               Demás que tengo por llano,
            si no miente mi sospecha,   
            que no lo encarece en vano;
            que hablarte hoy su padre, es flecha
            que ha salido de su mano.
               No ha sido, señora mía,
            acaso que el mismo día    
            que él te vio y mostró quererte,
            venga su padre a ofrecerte
            por esposo a don García.
JACINTA:       Dices bien; mas imagino
            que el término que pasó 
            desde que el hijo me habló
            hasta que su padre vino,
            fue muy breve.
ISABEL:                  Él conoció
               quién eres; encontraría
            su padre en la Platería;  
            hablóle, y él, que no ignora
            tus calidades y adora
            justamente a don García,
               vino a tratarlo al momento.
JACINTA:    Al fin, como fuere, sea.    
            De sus partes me contento,
            quiere el padre, él me desea;
            da por hecho el casamiento.

                             Vanse las dos

                              [Paseo de Atocha]

                    Salen don BELTRÁN  y don GARCÍA

BELTRÁN:       ¿Qué os parece?
GARCÍA:                       Que animal
            no vi mejor en mi vida.
BELTRÁN:    ¡Linda bestia!
GARCÍA:                   Corregida
            de espíritu racional.
               ¡Qué contento y bizarría!
BELTRÁN:    Vuestro hermano don Gabriel,
            que perdona Dios, en él   
            todo su gusto tenía.
GARCÍA:        Ya que convida, señor,
            de Atocha la soledad,
            declara tu voluntad.
BELTRÁN:    Mi pena, diréis mejor.    

               ¿Sois caballero, García?
GARCÍA:     Téngome por hijo vuestro.
BELTRÁN:    ¿Y basta ser hijo mío
            para ser vos caballero?
GARCÍA:     Yo pienso, señor, que sí.
BELTRÁN:    ¡Qué engañado pensamiento!
            Sólo consiste en obrar
            como caballero al serlo.
            ¿Quién dio principio a las casas
            nobles?  Los ilustres hechos     
            de sus primeros autores.
            Sin mirar su nacimientos,
            hazañas de hombres humildes
            honraron sus herederos.
            Luego en obrar mal o bien   
            está el ser malo o ser bueno.
            ¿Es ansí?
GARCÍA:             Que las hazañas
            den nobleza, no lo niego;
            mas no neguéis que sin ellas
            también la da el nacimiento.
BELTRÁN:    Pues si honor puede ganar
            quien nació sin él, ¿no es cierto
            que, por el contrario, puede,
            quien con él nació, perdello?
GARCÍA:     Es verdad.
BELTRÁN:            Luego si vos   
            obráis afrentosos hechos,
            aunque seáis hijo mío,
            dejáis de ser caballero;
            luego si vuestras costumbres
            os infaman en el pueblo,    
            no importan paternas armas,
            no sirven altos abuelos.    
            ¿Qué cosa es que la fama
            diga a mis oídos mesmos
            que a Salamanca admiraron   
            vuestras mentiras y enredos?
            ¡Qué caballero y qué nada!
            Si afrenta al noble y plebeyo
            sólo el decirle que miente,
            decid, ¿qué será el hacerlo, 
            si vivo sin honra yo,
            según los humanos fueros,
            mientras de aquél que me dijo  
            que mentía no me vengo?
            ¿Tan larga tenéis la espada,   
            tan duro tenéis el pecho,
            que penséis poder vengaros,
            diciéndolo todo el pueblo?
            ¿Posible es que tenga un hombre
            tan humildes pensamientos   
            que viva sujeto al vicio
            más sin gusto y sin provecho?
            El deleite natural
            tiene a los lascivos presos;
            obliga a los codiciosos     
            el poder que da el dinero;
            el gusto de los manjares    
            al glotón; el pasatiempo
            y el cebo de la ganancia,
            a los que cursan el juego;
            su venganza, al homicida;   
            al robador, su remedio;
            la fama y la presunción,
            al que es por la espada inquieto.
            Todos los gustos, al fin,   
            o dan gusto o dan provecho;
            mas de mentir, ¿qué se saca
            sino infamia y menosprecio?
GARCÍA:     Quien dice que miento yo,
            ha mentido.
BELTRÁN:                También eso   
            es mentir, que aun desmentir
            no sabéis sino mintiendo.
GARCÍA:     ¡Pues, si dais en no creerme...!
BELTRÁN:    ¿No seré necio si creo
            que vos decía verdad solo 
            y miente el lugar entero?
            Lo que importa es desmentir
            esta fama con los hechos,
            pensar que éste es otro mundo,
            hablar poco y verdadero;    
            mirar que estáis a la vista
            de un rey tan santo y perfeto,
            que vuestros yerros no pueden
            hallar disculpa en sus yerros;
            que tratáis aquí con grandes,     
            títulos y caballeros,
            que, si os saben la flaqueza,
            o perderán el respeto;
            que tenéis barba en el rostro,
            que al lado ceñís acero,     
            que nacistes noble al fin,
            y que yo soy padre vuestro.
            Y no he de deciros más,
            que esta sofrenada espero
            que baste para quien tiene  
            calidad y entendimiento.
            Y agora, porque entendáis
            que en vuestro bien me desvelo,
            sabed que os tengo, García,
            tratado un gran casamiento.
GARCÍA:     (¡Ay, mi Lucrecia!)                   Aparte
BELTRÁN:                       Jamás
            pusieron, hijo, los cielos
            tantas, tan divinas partes
            en un humano sujeto,
            como en Jacinta, la hija    
            de don Fernando Pacheco,
            de quien mi vejez pretende
            tener regalados nietos.
GARCÍA:     (¡Ay, Lucrecia!  Si es posible,      Aparte
            tú sola has de ser mi dueño).     
BELTRÁN:    ¿Qué es esto?  ¿No respondéis?
GARCÍA:     (¡Tuyo he de ser, vive el cielo!)     Aparte
BELTRÁN:    ¿Qué os entristecéis?  ¡Hablad!
            No me tengáis más suspenso.
GARCÍA:     Entristézcome porque es   
            imposible obedeceros.
BELTRÁN:    ¿Por qué?
GARCÍA:             Porque soy casado.
BELTRÁN:    ¡Casado!  ¡Cielos!  ¿Qué es esto?
            ¿Cómo, sin saberlo yo?
GARCÍA:     Fue fuerza, y está secreto.
BELTRÁN:    ¿Hay padre más desdichado?
GARCÍA:     No os aflijáis, que, en sabiendo
            la causa, señor, tendréis
            por venturoso el efeto.
BELTRÁN:    Acabad, pues, que mi vida        
            pende sólo de un cabello.
GARCÍA:     (Agora os he menester,                Aparte
            sutilezas de mi ingenio).

               En Salamanca, señor,
            hay un caballero noble,     
            de quien es la alcuña Herrera
            y don Pedro el propio nombre.
            A éste dio el cielo otro cielo
            por hija, pues, con dos soles
            sus dos purpúreas mejillas     
            hacen claros horizontes.
            Abrevio, por ir al caso,
            con decir que cuantas dotes
            pudo dar Naturaleza
            en tierna edad, la componen.     
            Mas la enemiga fortuna,
            observante en su desorden,
            a sus méritos opuesta,
            de sus bienes la hizo pobre;
            que, demás de que su casa 
            no es tan rica como noble,
            al mayorazgo nacieron,
            antes que ella, dos varones. 
            A ésta, pues, saliendo al río,
            la vi una tarde en su coche,     
            que juzgara el de Faetón
            si fuese Erídano el Tormes.
            No sé quién los atributos
            del fuego en Cupido pone,
            que yo, de un súbito hielo,    
            me sentí ocupar entonces.
            ¿Qué tienen que ver del fuego
            las inquietudes y ardores
            con quedar absorta un alma,
            con quedar un cuerpo inmóvil?  
            Caso fue, verla, forzoso;
            viéndola, cegar de amores;
            pues, abrasado, seguiría,
            júzguelo en pecho de bronce.
            Pasé su calle de día,   
            rondé su puerta de noche;
            con terceros y papeles,
            le encarecí mis pasiones;
            hasta que, al fin, condolida
            o enamorada, responde, 
            porque también tiene Amor
            jurisdicción en los dioses.
            Fui acrecentando finezas
            y ella aumentando favores,
            hasta ponerme en el cielo   
            de su aposento una noche.
            Y, cuando solicitaban
            el fin de mi pena enorme,
            conquistando honestidades,
            mis ardientes pretensiones,      
            siento que su padre viene
            a su aposento; llamóle
            porque jamás tan hacía,
            mi fortuna aquella noche.
            Ella, turbada, animosa,     
            ¡mujer al fin!, a empullones
            mi casi difunto cuerpo
            detrás de su lecho esconde.
            Llegó don Pedro, y su hija,
            fingiendo gusto, abrazóle,     
            por negar el rostro en tanto 
            que cobraba sus colores.
            Asentáronse los dos,
            y él, con prudentes razones,
            le propuso un casamiento    
            con uno de los Monroyes.
            Ella, honesta como cauta,
            de tal suerte le responde,
            que ni a su padre resista,
            ni a mí, que la escucho, enoje.     
            Despidiéronse con esto,
            y, cuando ya casi pone
            en el umbral de la puerta
            el viejo los pies, entonces...,
            ¡Mal hay, amén, el primero     
            que fue inventor de relojes!,
            uno que llevaba yo,
            a dar comenzó las doce.
            Oyólo don Pedro, y vuelto
            hacia su hija:  "¿De dónde     
            vino ese reloj?," le dijo. 
            Ella respondío:  "Envióle,
            para que se le aderecen,
            mi primo don Diego Ponce,
            por no haber en su lugar    
            relojero ni relojes."
            "Dádmele," dijo su padre,
            "porque yo ese cargo tome."
            Pues entonces doña Sancha,
            que éste es de la dama el nombre,   
            a quitármele del pecho,
            cauta y prevenida corre,
            antes que llegar él mismo 
            a su padre se le antoje.
            Quitémelo yo, y al darle, 
            quiso la suerte que toquen
            a una pistola que tengo
            en la mano los cordones.
            Cayó el gatillo, dió fuego;
            al tronido desmayóse 
            doña Sancha; alborotado
            el viejo, empezó a dar voces.
            Yo, viendo el cielo en el suelo
            y eclipsados sus dos soles,
            juzgué sin duda por muerta     
            la vida de mis acciones,
            pensando que cometieron
            sacrilegio tan enorme,
            del plomo de mi pistola,
            los breves, volantes orbes. 
            Con esto, pues, despechado,
            saqué rabioso el estoque;
            fueron pocos para mí,
            en tal ocasión, mi hombres.
            A impedirme la salida, 
            como dos bravos leones,
            con sus armas sus hermanos
            y sus crïados se oponen;
            mas, aunque fácil por todos
            mi espada y mi fuerza rompen,    
            no hay fuerza humana que impida
            fatales disposiciones;
            pues, al salir por la puerta,
            como iba arrimado, asióme
            la alcayata de la aldaba,   
            por los tiros del estoque.
            Aquí, para desasirme,
            fue fuerza que atrás me torne,
            y, entre tanto, mis contrarios,
            muros de espadas me oponen. 
            En esto cobró su acuerdo
            Sancha, y para que se estorbe
            el triste fin que prometen
            estos sucesos atroces,
            la puerta cerró, animosa, 
            del aposento, y dejóme
            a mí con ella encerrado,
            y fuera a mis agresores.
            Arrimamos a la puerta
            baúles, arcas y cofres,   
            que al fin son de ardientes iras
            remedio las dilaciones.
            Quisimos hacernos fuertes;
            mas mis contrarios, feroces,
            ya la pared me derriban     
            y ya la puerta me rompen.
            Yo, viendo que, aunque dilate,
            no es posible que revoque
            la sentencia de enemigos
            tan agraviadas y nobles,    
            viendo a mi lado la hermosa
            de mis desdichas consorte,
            y que hurtaba a sus mejillas
            el temor sus arreboles;
            viendo cuán sin culpa suya     
            conmigo Fortuna corre,
            pues con industria deshace
            cuanto los hados disponen,
            por dar premio a sus lealtades,
            por dar fin a sus temores,  
            por dar remedio a mi muerte,
            y dar muerte a más pasiones,
            hube de darme a partido,
            y pedirles que conformen
            con la unión de nuestras sangres
            tan sangrientas disenciones.     
            Ellos, que ven el peligro
            y mi calidad conocen,
            lo aceptan, después de estar
            un rato entre sí discordes.    
            Partió a dar cuenta al obispo
            su padre, y volvió con orden
            de que el desposorio pueda
            hacer cualquier sacerdote.
            Hízose, y en dulce paz    
            la mortal guerra trocóse,
            dándote la mejor nuera
            que nació del sur al norte.
            Mas en que tú no lo sepas
            quedamos todos conformes,   
            por no ser con gusto tuyo
            y por ser mi esposa pobre;
            pero, ya que fue forzoso
            saberlo, mira se escoges
            por mejor tenerme muerto    
            que vivo y con mujer noble.
BELTRÁN:    Las circunstancias del caso
            son tales, que se conoce
            que la fuerza de la suerte
            te destinó esa consorte,  
            y así, no te culpo en más
            que en callármelo.
GARCÍA:                  Temores
            de darte pesar, señor,
            me obligaron.
BELTRÁN:                Si es tan noble,
            ¿qué importa que pobre sea?    
            ¡Cuánto es peor que lo ignore,
            para que, habiendo empeñado
            mi palabra, agora torne
            con eso a doña Jacinta!
            ¡Mira en qué lance me pones!   
            Toma el caballo, y temprano,
            por mi vida, te recoje,
            porque de espacio tratemos
            de tus cosas esta noche.
GARCÍA:     Iré a obedecerte al punto 
            que toquen las oraciones.

                           Vase don BELTRÁN

               Dichosamente se ha hecho.
            Persuadido el viejo va.
            Ya del mentir no dirá
            que es sin gusto y sin provecho; 
               pues en tan notorio gusto
            el ver que me haya creído,
            y provecho haber huído
            de casarme a mi disgusto.
               ¡Bueno fue reñir conmigo    
            porque en cuanto digo miento,
            y dar crédito al momento
            a cuantas mentiras digo!
               ¡Qué fácil de persuadir
            quien tiene amor suele ser! 
            Y ¡qué fácil en creer
            el que no sabe mentir!
               Mas ya me aguarda don Juan.

                       Dirá hacia adentro

            ¡Hola!  Llevad el caballo.
            Tan terribles cosas hallo   
            que sucediéndome van,
               que pienso que desvarío.
            Vine ayer y, en un momento,
            tengo amor y casamiento
            y causa de desafío.       

                             Sale don JUAN

JUAN:          Como quien sois lo habéis hecho,
            don García.
GARCÍA:                ¿Quién podía,
            sabiendo la sangre mía,                                       
            pensar menos de mi pecho?
               Mas vamos, don Juan, al caso  
            porque llamado me habéis.
            Decid, ¿qué causa tenéis
            --que por sabella me abraso--
               de hacer este desafío?
JUAN:       Esa dama a quien hicisteis, 
            conforme vos me dijisteis,
            anoche fiesta en el río,
               es causa de mi tormento,
            y es con quien dos años ha
            que, aunque se dilata, está    
            tratado mi casamiento.
               Vos ha un mes que estáis aquí,
            y de eso, como de estar
            encubierto en el lugar  
            todo ese tiempo de mí,    
               colijo que, habiendo sido
            tan público mi cuidado,
            vos no lo habéis ignorado,
            y así, me habéis ofendido.
               Con esto que he dicho, digo   
            cuanto tengo que decir,
            y es que, o no habéis de seguir
            el bien que ha tanto que sigo,
               o, si acaso os pareciere
            mi petición mal fundada,  
            se remita aquí a la espada,
            y la sirve el que venciere.
GARCÍA:        Pésame que, sin estar
            del caso bien informado,
            os hayáis determinado     
            a sacarme a este lugar.
               La dama, don Juan de Sosa,
            de mi fiesta, vive Dios
            que ni la habéis visto vos,
            ni puede ser vuestra esposa;     
               que es casada esta mujer,
            y ha tan poco que llegó
            a Madrid, que sólo yo
            sé que la he podido ver.
               Y, cuando ésa hubiera sido, 
            de no verla más os doy
            palabra, como quien soy,
            o quedar por fementido. 
JUAN:          Con eso se aseguró
            la sospecha de mi pecho     
            y he quedado satisfecho.
GARCÍA:     Falta que lo quede yo,
               que haberme desafïado
            no se ha de quedar así;
            libre fue el sacarme aquí,     
            mas, habiéndome sacado,
               me obligasteis, y es forzoso,
            puesto que tengo de hacer
            como quien soy, no volver
            sino muerto o victorioso.
JUAN:          Pensado, aunque a mis desvelos
            hayáis satisfecho así,
            que aún deja cólera en mí
            le memoria de mis celos.

    Sacan las espadas y acuchíllanse.  Sale don FÉLIX

FÉLIX:         Deténganse, caballeros, 
            que estoy aquí yo.
GARCÍA:                   ¡Que venga
            agora quien me detenga!
FÉLIX:      Vestid los fuertes aceros,
               que fue falsa la ocasión
            de esta pendencia.
JUAN:                         Ya había     
            dícholo así don Garcia;
            pero, por la obligación
               en que pone el desafío,
            desnudó el valiente acero.
FÉLIX:      Hizo como caballero      
            de tanto valor y brío.
               Y, pues,  bien quedado habéis
            con esto, merezca yo
            que, a quien de celoso erró,
            perdón y las manos deis.  

                              Dense las manos

GARCÍA:          Ello es justo y lo mandáis.
            Mas mirad de aquí adelante,
            en caso tan importante,
            don Juan, cómo os arrojáis.
               Todo lo habéis de intentar  
            primero que el desafío,
            que empezar es desvarío
            por donde se ha de acabar.

                            Vase don GARCÍA

FÉLIX:         Extraña ventura ha sido
            haber yo a tiempo llegado.
JUAN:       ¿Que en efecto me he engañado?
JUAN:       Sí.
JUAN:          ¿De quién lo habéis sabido?
FÉLIX          Súpelo de un escudero
            de Lucrecia.
JUAN:                       Decid, pues,
            ¿cómo fue?
FÉLIX:                La verdad es
            que fue el coche y el cochero    
               de doña Jacinta anoche
            al Sotillo, y que tuvieron
            gran fiesta las que en él fueron;
            pero fue prestado el coche. 
               Y el caso fue que, a las horas
            que fue a ver Jacinta bella
            a Lucrecia, ya con ella
            estaban las matadoras,
               las dos primas de la quinta. 
JUAN:       ¿Las que en el Carmen vivieron?
FÉLIX:      Sí, Pues ellas le pidieron
            el coche a doña Jacinta,
               y en él, con la oscura noche,
            fueron al río las dos.    
            Pues vuestro paje, a quien vos
            dejasteis siguiendo el coche,
               como en él dos damas vio
            entrar cuando anochecía,
            y noticia no tenía        
            de otra visita, creyó
               ser Jacinta la que entraba
            y Lucrecia.
JUAN:                 Justamente.
FÉLIX:      Siguió el coche diligente
            y, cuando en el soto estaba,     
               entre la música y cena
            lo dejó y volvió v buscaros
            a Madrid, y fue el no hallaros
            ocasión de tanta pena;
               porque, yendo vos allá,     
            se deshiciera el engaño.
JUAN:       En eso estuvo mi daño.
            Mas tanto gusto me da
               el saber que me engañé,
            que doy por bien empleado   
            el disgusto que he pasado.
FÉLIX:      Otra cosa averigüé
               que es bien graciosa.
JUAN:                                Decid.
FÉLIX:      Es que el dicho don García
            llegó ayer en aquel día 
            de Salamanca a Madrid,
               y en llegando se acostó,
            y durmió la noche toda,
            y fue embeleco la boda
            y festín que nos contó.
JUAN:          ¿Qué decís?
FÉLIX:                 Esto es verdad.
JUAN:       ¿Embustero es don García?
FÉLIX:      Eso un ciego lo vería;
            porque tanta variedad
               de tiendas, aparadores,  
            vajillas de plata y oro,
            tanto plato, tanto coro
            de instrumentos y cantores,
               ¿no eran mentira patente?
JUAN:       Lo que me tiene dudoso 
            es que sea mentiroso
            un hombre que es tan valiente;
               que de su espada el furor
            diera a Alcides pesadumbre.
FÉLIX:      Tendrá el mentir por costumbre   
            y por herencia el valor.
JUAN:          Vamos, que a Jacinta quiero
            pedille, Félix, perdón,
            y decille la ocasión
            con que esforzó este embustero 
               mi sospecha.
FÉLIX:                    Desde aquí
            nada le creo, don Juan.
JUAN:       Y sus verdades serán
            ya consejos para mí.

                           Vanse los dos

                                  [La calle]

             Salen TRISTÁN, don GARCÍA y CAMINO, de noche

GARCÍA:        Mi padre me dé perdón,    
            que forzado le engaña.
TRISTÁN:    ¡Ingeniosa excusa fue!
            Pero, dime:  ¿qué invención
               agora piensas hacer
            con que no sepa que ha sido 
            el casamiento fingido?
GARCÍA:     Las cartas le he de coger
               que a Salamanca escribiere,
            y, las respuestas fingiendo
            yo mismo, iré entreteniendo    
            la ficción cuanto pudiere.

             Salen JACINTA, LUCRECIA e ISABEL a la ventana

JACINTA:       Con esta nueva volvió
            don Beltrán bien descontento,
            cuando ya del casamiento
            estaba contenta yo.
LUCRECIA:      ¿Que el hijo de don Beltrán
            es el indiano fingido?
JACINTA:    Sí, amiga.
LUCRECIA:             ¿A quién has oído
            lo del banquete?
JACINTA:                 A don Juan.
LUCRECIA:      Pues ¿cuándo estuvo contigo?
JACINTA:    Al anochecer me vio,
            y en contármelo gastó
            lo que pudo estar conmigo.
LUCRECIA:      Grandes sus enredos son.
            ¡Buen castigo te merece!
JACINTA:    Estos tres hombres parece
            que se acercan al balcón.
LUCRECIA:      Vendrá al puesto don García,
            que ya es hora.
JACINTA:                 Tú, Isabel,
            mientras hablamos con él, 
            a nuestros viejos espía.
LUCRECIA:      Mi padre está refiriendo
            bien de espacio un cuento largo
            a tu tío.
ISABEL:             Yo me encargo
            de avisaros en viniendo.    

                              Vase ISABEL

CAMINO:        Éste es el balcón adonde
            os espera tanta gloria.

                              Vase CAMINO

LUCRECIA:   Tú eres dueño de la historia;
            tú en mi nombre le responde.
GARCÍA:        ¿Es Lucrecia?
JACINTA:                  ¿Es don García?
GARCÍA:     Es quien hoy la joya halló
            más preciosa que labró
            el cielo en la Platería.
               Es quien, en llegando a vella,
            tanto estimó su valor,    
            que dio, abrasado de amor,
            la vida y alma por ella.
               Soy, al fin, el que se precia
            de ser vuestro, y soy quien hoy
            comienzo a ser, porque soy  
            el esclavo de Lucrecia.

                    Habla aparte JACINTA a LUCRECIA

JACINTA:       Amiga, este caballero
            para todas tiene amor.
LUCRECIA:   El hombre es embarrador.
JACINTA:    Él es un gran embustero.
GARCÍA:        Ya espero, señora mía,
            lo que me queréis mandar.
JACINTA:    Ya no puede haber lugar
            lo que trataros quería...

              Habla TRISTÁN al oído de don GARCÍA

TRISTÁN:       ¿Es ella?
GARCÍA:                  Sí.
JACINTA:                    ...que trataros  
            un casamiento intenté
            bien importante, y ya sé
            que es imposible casaros.
GARCÍA:        ¿Por qué?
JACINTA:                Porque sois casado.
GARCÍA:     ¿Que yo soy casado?
JACINTA:                    Vos.
GARCÍA:     Soltero soy, ¡vive Dios!
            Quien lo ha dicho os ha engañado.

                       Aparte JACINTA y LUCRECIA

JACINTA:       ¿Viste mayor embustero?
LUCRECIA:   No sabe sino mentir.
JACINTA:    ¿Tal me queréis persuadir?
GARCÍA:     ¡Vive Dios, que soy soltero!
JACINTA:       ¡Y lo jura!
LUCRECIA:                 Siempre ha sido
            costumbre del mentiroso,
            de su crédito dudoso
            jurar para ser creído.
GARCÍA:        Si era vuestra blanca mano    
            con la que el cielo quería
            colmar la ventura mía,
            no pierda el bien soberano,
               pudiendo esa falsedad    
            probarse tan fácilmente.
JACINTA:    (¡Con qué confïanza miente!    Aparte
            ¿No parece que es verdad?
GARCÍA:        La mano os daré, señora,
            y con eso me creeréis.
JACINTA:    Vos sois tal, que la daréis
            a trescientas en una hora.
GARCÍA:        Mal acreditado estoy
            en vos.
JACINTA:            Es justo castigo;
            porque mal puede conmigo    
            tener crédito quien hoy
               dijo que era perulero
            siendo en la corte nacido;
            y, siendo de ayer venido,
            afirmó que ha un año entero  
               que está en la corte; y habiendo
            esta tarde confesado
            que en Salamanca es casado,
            se está agora desdiciendo;
               y quien, pasando en su cama   
            toda la noche, contó
            que en el río la pasó
            haciendo fiesta a una dama.
TRISTÁN:       (¡Todo se sabe!)                   Aparte
GARCÍA:                      Mi gloria,
            escuchadme, y os diré     
            verdad pura, que ya sé
            en qué se yerra la historia.
               Por las demás cosas paso,
            que son de poco momento,
            por tratar del casamiento,  
            que es lo importante del caso.
               Si vos hubiéredes sido
            causa de haber yo afirmado,
            Lucrecia, que soy casado,
            ¿será culpa haber mentido?
JACINTA:       ¿Yo la causa?
GARCÍA:                  Sí, señora.
JACINTA:    ¿Cómo?
GARCÍA:            Decírosla quiero.

                    Habla aparte JACINTA a LUCRECIA

JACINTA:    Oye, que hará el embustero
            lindos enredos agora.
GARCÍA:        Mi padre llegó a tratarme   
            de darme otra mujer hoy;
            pero yo, que vuestro soy,
            quise con eso excusarme.
               Que, mientras hacer espero
            con vuestra mano mis bodas, 
            soy casado para todas,
            sólo para vos soltero.
               Y, como vuestro papel
            llegó esforzando mi intento,
            al tratarme el casamiento   
            puse impedimento en él.
               Éste es el caso; mirad
            si esta mentira os admira,
            cuando ha dicho esta mentira
            de mi afición la verdad.
LUCRECIA:      (Mas ¿si lo fuese?)                Aparte
JACINTA:                 (¡Qué buena      Aparte
            la trazó, y qué de repente!)
            Pues ¿cómo tan brevemente
            os puedo dar tanta pena?
               ¡Casi aun no visto me habéis     
            y ya os mostráis tan perdido!
            ¿Aún no me habéis conocido
            y por mujer me queréis?
GARCÍA:        Hoy vi vuestra gran beldad
            la vez primera, señora;   
            que el amor me obliga agora
            a deciros la verdad.
               Mas si la causa es divina,
            milagro el efeto es,
            que el dios niño, no con pies, 
            sino con alas camina.
               Decir que habéis menester
            tiempo vos para matar,
            fuera, Lucrecia, negar
            vuestro divino poder.  
               Decís que sin conoceros
            estoy perdido.  ¡Pluguiera
            a Dios que no os conociera,
            por hacer más en quereros!
               Bien os conozco; las partes   
            sé bien que os dio la Fortuna,
            que sin eclipse sois luna,
            que sois mudanza sin martes,
               que es difunta vuestra madre,
            que sois sola en vuestra casa,   
            que de mil doblones pasa
            la renta de vuestro padre.
               Ved, si estoy mal informado.
            ¡Ojalá, mi bien, que así
            los estuviérades de mí!
LUCRECIA:   (Casi me pone en cuidado).            Aparte
JACINTA:       ¿Pues Jacinta, ¿no es hermosa?
            ¿No es discreta, rica y tal
            que puede el más principal
            desealla por esposa? 
GARCÍA:        Es discreta, rica y bella;
            mas a mí no me conviene.
JACINTA:    Pues, decid, ¿qué falta tiene?
GARCÍA:     La mayor, que es no querella.
JACINTA:       Pues yo con ella os quería  
            casar, que esa sola fue
            la intención con que os llamé.
GARCÍA:     Pues sería vana porfía;
               que por haber intentado
            mi padre, don Beltrán, hoy     
            lo mismo, he dicho que estoy
            en otra parte casado.
               Y si vos, señora mía,               
            intentáis hablarme en ello,
            perdonad, que por no hacello     
            seré casado en Turquía.
               Esto es verdad, ¡vive Dios!,
            porque mi amor es de modo
            que aborrezco aquello todo,
            mi Lucrecia, que no es vos.
LUCRECIA:      (¡Ojalá!)            Aparte
JACINTA:                Que me tratáis
            con falsedad tan notoria!
            Decid, ¿no tenéis memoria,
            o vergüenza no tenéis?
               ¿Cómo, si hoy dijisteis vos 
            a Jacinta que la amáis,
            agora me lo negáis?
GARCÍA:     ¿Yo a Jacinta?  ¡Vive Dios!,
               que sola con vos he hablado
            desde que entré en el lugar.
JACINTA:    Hasta aquí pudo llegar
            el mentir desvergonzado.
               Si en lo mismo que yo vi
            os atrevéis a mentirme,
            ¿qué verdad podréis decirme? 
            Idos con Dios, y de mí
               podéis desde aquí pensar
            --si otra vez os diere oído--
            que por divertirme ha sido;
            como quien, para quitar     
               el enfadoso fastidio
            de los negocios pesados,
            gasta los ratos sobrados
            en las fábulas de Ovidio.

                             Vase JACINTA

GARCÍA:        Escuchad, Lucrecia hermosa.
LUCRECIA:   (Confusa quedo).                      Aparte  

                               Vase LUCRECIA

GARCÍA:                   ¡Estoy loco!
            ¿Verdades valen tan poco?
TRISTÁN:    En la boca mentirosa.
GARCÍA:        ¡Que haya dado en no creer
            cuanto digo!
TRISTÁN:            ¿Qué te admiras,  
            si en cuatro o cinco mentiras
            te ha acabado de coger?
               De aquí, si lo consideras,  
            conocerás claramente
            que, quien en las burlas miente, 
            pierde el crédito en las veras.

FIN DEL SEGUNDO ACTO





ACTO TERCERO

                         [Sala en casa de don Sancho]

                 Salen CAMINO con un papel y LUCRECIA

CAMINO:        Éste me dio para ti
            Tristán, de quien don García
            con justa causa confía,
            lo mismo que tú de mí;  
               que, aunque su dicha es tan corta
            que sirve, es muy bien nacido,
            y de suerte ha encarecido
            lo que tu respuesta importa,
               que jura que don García     
            está loco.
LUCRECIA:               ¡Cosa extraña!
            ¿Es posible que me engaña
            quien de esta suerte porfía?
               El más firme enamorado
            se cansa si no es querido,  
            ¿y éste puede ser fingido,
            tan constante y desdeñado?
CAMINO:        Yo, al menos, si en las señales
            se conoce el corazón,
            ciertos juraré que son,   
            por las que he visto, sus males.
               Que quien tu calle pasea
            tan constante noche y día,
            quien tu espesa celosía
            tan atento brujulea,   
               quien ve que de tu balcón
            cuando él viene, te retiras,
            y ni te ve ni le miras,
            y está firme en tu afición,
               quien llora, quien desespera, 
            quien, porque contigo estoy,
            me da dineros --que es hoy  
            la señal más verdadera--,
               yo me afirmo en que decir
            que miente es gran desatino.
LUCRECIA:   Bien se echa de ver, Camino,
            que no le has visto mentir.
               ¡Pluguiera a Dios fuera cierto
            su amor!  Que, a decir verdad,
            no tarde en mi voluntad     
            hallaran sus ansias puerto.
               Que sus encarecimientos,
            aunque no los he creído,
            por lo menos han podido
            despertar mis pensamientos.      
               Que, dado que es necedad
            dar crédito al mentiroso,
            como el mentir no es forzoso
            y puede decir verdad,
               oblígame la esperanza
            y el propio amor a creer    
            que conmigo puede hacer
            en sus costumbres mudanza.
               Y así --por guardar mi honor,
            si me engaña lisonjero,   
            y, si es su amor verdadero,
            porque es digno de mi amor--,
               quiero andar tan advertida
            a los bienes y a los daños
            que ni admita sus engaños 
            ni sus verdades despida.
CAMINO:        De ese parecer estoy.
LUCRECIA:   ¿Pues dirásle que, crüel,
            rompí, sin vello, el papel;
            que esta respuesta le doy.  
               Y luego, tú, de tu aljaba,
            le di que no desespere,
            y que, si verme quisiere,
            vaya esta tarde a la Octava
               de la Magdalena.
CAMINO:                  Voy.
LUCRECIA:   Mi esperanza fundo en ti.
CAMINO:     No se perderá por mí,
            pues ves que Camino soy.

                             Vanse los dos

                     [Sale en casa de don Beltrán]

Salen don BELTRÁN, don GARCÍA, y TRISTÁN.  Don BELTRÁN saca una carta
abierta.  Dala a don GARCÍA
BELTRÁN:       ¿Habéis escrito, García?
GARCÍA:     Esta noche escribiré.
BELTRÁN:    Pues abierta os la daré;
            porque, leyendo la mía,
               conforme a mi parecer
            a vuestro suegro escribáis;
            que determino que vais 
            vos en persona a traer
               vuestra esposa, que es razón;
            porque pudiendo traella
            vos mismo, envïar por ella
            fuera poca estimación.
GARCÍA:        Es verdad; mas sin efeto
            será agora mi jornada.
BELTRÁN:    ¿Por qué?
GARCÍA:             Porque está preñada;
            y hasta que un dichoso nieto
               te dé, no es bien arriesgar 
            su persona en el camino.
BELTRÁN:    ¡Jesús!  Fuera desatino
            estando así caminar.
               Mas dime; ¿cómo hasta aquí
            no me lo has dicho, García?
GARCÍA:     Porque yo no lo sabía;
            y en la que ayer recibí
               de doña Sancha, me dice
            que es cierto el preñado ya.
BELTRÁN:    Si un nieto varón me da   
            hará mi vejez felice.
               Muestra; que añadir es bien

            Tómale la carta que le había dado

            cuánto con esto me alegro.
            Mas di, ¿cuál es de tu suegro
            el propio nombre?
GARCÍA:                  ¿De quién?
BELTRÁN:       De tu suegro.
GARCÍA:                  (Aquí me pierdo).      Aparte
            Don Diego.
BELTRÁN:               O yo me he engañado,
            o otras veces le has nombrado
            don Pedro.
GARCÍA:                También me acuerdo
               de eso mismo; pero son   
            suyos ambos nombres. 
BELTRÁN:    ¿Diego y Pedro?
GARCÍA:                    No te asombres;
            que, por una condición,
               "don Diego" se ha de llamar
            de su casa el sucesor. 
            Llamábase mi señor
            "don Pedro" antes de heredar;
               y como se puso luego
            "don Diego" porque heredó,
            después acá se llamó  
            ya "don Pedro," ya "don Diego."
BELTRÁN:       No es nueva esa condición
            en muchas casas de España.
            A escribirle voy.

                           Vase don BELTRÁN

TRISTÁN:                 Extraña
            fue esta vez tu confusión.
GARCÍA:        ¿Has entrado en la historia?
TRISTÁN:    Y hubo bien en qué entender.
            El que mienta ha menester
            gran ingenio y gran memoria.
GARCÍA:        Perdido me vi.
TRISTÁN:                   Y en eso     
            pararás al fin, señor.
GARCÍA:     entre tanto, de mi amor
            veré el bueno o mal suceso.
               ¿Qué hay de Lucrecia?
TRISTÁN:                     Imagino,
            aunque de dura se precia,   
            que has de vencer a Lucrecia
            sin la fuerza de Tarquino.
GARCÍA:        ¿Recibió el billete?
TRISTÁN:                     Sí;
            aunque a Camino mandó
            que diga que lo rompió,   
            que él lo ha fïado de mí.
               Y, pues lo admitió, no mal
            se negocia tu deseo;
            si aquel epigrama creo
            que a Nevia escribió Marcial:  
               "Escribí; no respondió
            Nevia.  Luego dura está;
            mas ella se ablandará,
            pues lo que escribí leyó."
GARCÍA:        Que dice verdad sospecho.
TRISTÁN:    Camino está de tu parte,
            y promete revelarte
            los secretos de su pecho;
               y que ha de cumplillo espero
            si andas tú cumplido en dar,   
            que para hacer confesar
            no hay cordel como el dinero.
               Y aun fuera bueno, señor,
            que conquistaras tu ingrata
            con dádivas, pues que mata     
            con flechas de oro el Amor.
GARCÍA:        Nunca te he visto grosero,
            sino aquí, en tus pareceres.
            ¿Es ésta de las mujeres
            que se rinden por dinero?
TRISTÁN:       Virgilio dice que Dido
            fue del troyano abrasada,
            de sus dones obligada
            tanto como de Cupido. 
               ¡Y era reina!  No te espantes 
            de mis pareceres rudos,
            que escudos vencen escudos,
            diamantes labran diamantes.
GARCÍA:        ¿No viste que la ofendió
            mi oferta en la Platería?
TRISTÁN:    Tu oferta la ofendería,
            señor, que tus joyas no.
               Por el uso te gobierna;
            que a nadie en este lugar
            por desvergonzado en dar    
            le quebraron brazo o pierna.
GARCÍA:        Dame tú que ella lo quiera,
            que darle un mundo imagino.
TRISTÁN:    Camino dará camino,
            que es el polo de esta esfera.   
               Y porque sepas que está
            en buen estado tu amor,
            ella le mandó, señor,
            que te dijese que hoy va
               Lucrecia a la Magdalena  
            a la fiesta de la Octava,
            como que él te lo avisaba.
GARCÍA:     ¡Dulce alivio de mi pena!
               ¿Con ese espacio me das
            nuevas que me vuelven loco? 
TRISTÁN:    Dóytelas tan poco a poco
            porque dure el gusto más.

                             Vanse los dos

       [Claustro del convento de la Magdalena, con puerta a la iglesia]

                 Salen JACINTA y LUCRECIA, con mantos

JACINTA:       ¿Qué? ¿Prosigue don García?
LUCRECIA:   De modo que, son saber
            su engañoso proceder,     
            como tan firme porfía,
               casi me tiene dudosa.
JACINTA:    Quizá no eres engañada,
            que la verdad no es vedada
            a la boca mentirosa.   
               Quizá es verdad que te quiere,
            y más donde tu beldad
            asegura esa verdad
            en cualquiera que te viere.
LUCRECIA:      Siempre tú me favoreces;    
            mas yo lo creyera así
            a no haberte visto a ti
            que al mismo sol oscureces.
JACINTA:       Bien sabes tú lo que vales,
            y que en esta competencia   
            nunca ha salido sentencia
            por tener votos iguales.
               Y no es sola la hermosura
            quien causa amoroso ardor,
            que también tiene el amor 
            su pedazo de ventura.
               Yo me holgaré que por ti,
            amiga, me haya trocado,
            y que tú hayas alcanzado
            lo que yo no merecí;      
               porque ni tú tienes culpa
            ni él me tiene obligación.
            Pero ve con prevención,
            que no te queda disculpa
               si te arrojas en amar    
            y al fin quedas engañada
            de quien estás ya avisada
            que sólo sabe engañar.
LUCRECIA:      Gracias, Jacinta, te doy;
            mas tu sospecha corrige,    
            que estoy por creerle dije,
            no que por quererle estoy.
JACINTA:       Obligaráte el creer
            y querrás, siendo obligada,
            y, así, es corta la jornada    
            que hay de creer a querer.
LUCRECIA:      Pues ¿qué dirás si supieres
            que un papel he recibido?
JACINTA:    Diré que ya le has creído,
            y aun diré que ya le quieres.
LUCRECIA:      Erraráste; y considera
            que tal vez la voluntad
            hace por curiosidad
            lo que por amor no hiciera.
               ¿Tú no le hablaste gustosa  
            en la Platería?
JACINTA:                 Sí.
LUCRECIA:   ¿Y fuiste, en oírle allí,
            enamorada o curiosa?
JACINTA:       Curiosa.
LUCRECIA:           Pues yo con él
            curiosa también he sido,  
            como tú en haberle oído,
            en recibir su papel.
JACINTA:       Notorio verás tu error
            si adviertes que es el oír
            cortesía, y admitir       
            su papel claro favor.
LUCRECIA:      Eso fuera a saber él
            que su papel recibí;
            mas él piensa que rompí,
            sin leello, su papel.
JACINTA:       Pues, con eso, es cierta cosa
            que curiosidad ha sido.
LUCRECIA:   En mi vida me ha valido
            tanto gusto el ser curiosa.
               Y porque su falsedad     
            conozcas, escucha y mira
            si es mentira la mentira
            que más parece verdad.

Saca un papel y ábrele, y lee en secreto.  Salen
CAMINO, GARCÍA y TRISTÁN por otra parte
CAMINO:        ¿Veis la que tiene en la mano
            un papel?
GARCÍA:               Sí.
CAMINO:                   Pues aquella  
            es Lucrecia.
GARCÍA:                  (¡Oh, causa bella        Aparte
            de dolor tan inhumano!
               Ya me abraso de celoso).
            ¡Oh, Camino, cuánto os debo!

                                 A CAMINO

TRISTÁN:    Mañana os vestís de nuevo.
CAMINO:     Por vos he de ser dichoso.

                                Vase CAMINO

GARCÍA:    Llegarme, Tristán, pretendo
            adonde, sin que me vea,
            se posible fuera, lea
            el papel que está leyendo.
TRISTÁN:       No es difícil; que si vas
            a esta capilla arrimado,
            saliendo por aquel lado,
            de espaldas la cogerá.
GARCÍA:        Bien dices.  Ven por aquí.  

                             Vanse los dos

JACINTA:    Lee bajo, que darás
            mal ejemplo.
LUCRECIA:              No me oirás.
            Toma y lee para ti.

                       Le da el papel a JACINTA

JACINTA:       Ése es mejor parecer.
            
Salen TRISTÁN y GARCÍA por otra puerta; cogen de espaldas a las
mujeres
TRISTÁN:    Bien a fin se consiguió.
GARCÍA:     Tú, si ves mejor que yo,
            procura, Tristán leer.

                                  Lee

JACINTA:       "Ya que mal crédito cobras
            de mis palabras sentidas,
            dime si serán creídas,  
            pues nunca mienten, las obras.
               Que si consiste el creerme,
            señora, en ser tu marido,
            y ha de dar el ser creído
            material al favorecerme,    
               por éste, Lucrecia mía,
            que de mi mano te doy
            firmado, digo que soy
            ya tu esposo don García."

                      Hablan aparte GARCÍA y TRISTÁN

GARCÍA:        ¡Vive Dios, que es mi papel!
TRISTÁN:    Pues ¿qué?  ¿No lo vio en su casa?
GARCÍA:     Por ventura lo repasa,
            regalándose con él.
TRISTÁN:       Comoquiera te está bien.
GARCÍA:     Comoquiera soy dichoso.
JACINTA:    Él es breve y compendioso;
            o bien siente o miente bien.
GARCÍA:        Volved los ojos, señora,
            cuyos rayos no resisto.

           Tápanse LUCRECIA y JACINTA y hablan aparte

JACINTA:    Cúbrete, pues no te ha visto,  
            y desengáñate agora.
LUCRECIA:      Disimula y no me nombres.
GARCÍA:     Corred los delgados velos
            a ese asombro de los cielos,
            a ese cielo de los hombres. 
               ¿Posible es que os llego a ver,
            homicida de mi vida? 
            Mas, como sois mi homicida,
            en la iglesia hubo de ser.
            Si os obliga a retraer 
            mi muerte, no hayáis temor,
            que de las leyes de amor
            es tan grande el desconcierto,
            que dejan preso al que es muerto
            y libre al que es matador.  
               Ya espero que de mi pena
            estás, mi bien, condolida,
            si el estar arrepentida
            os trajo a la Magdalena.
            Ved cómo el amor ordena   
            recompensa al mal que siento,
            pues si yo llevé el tormento
            de vuestra crueldad, señora,
            la gloria me llevo agora,
            de vuestro arrepentimiento.
               ¿No me habláis, dueño querido?
            ¿No os obliga el mal que paso?
            ¿Arrepentísos acaso
            de haberos arrepentido?
            Que advirtáis, señora, os pido,   
            que otra vez me mataréis.
            Si porque en la iglesia os veis,
            probáis en mí los aceros,
            mirad que no ha de valeros
            si en ella el delito hacéis.
JACINTA:       ¿Conocéisme?
GARCÍA:                    ¡Y bien, por Dios!
            Tanto, que desde aquel día
            que os hablé en la Platería,
            no me conozco por vos;
            de suerte que, de los dos,  
            vivo más en vos que en mí;
            que tanto, desde que os vi,
            en vos transformado estoy,
            que ni conozco el que soy
            ni me acuerdo del que fui. 
JACINTA:       Bien se echa de ver que estáis
            del que fuisteis olvidado,
            pues sin ver que sois casado,
            nuevo amor solicitáis.
GARCÍA:     ¡Yo casado!  ¿En eso dais?
JACINTA:    ¿Pues no?
GARCÍA:             ¡Qué vana porfía!
            Fue, por Dios, invención mía,
            por ser vuestro.
JACINTA:                   O por no sello;
            y si os vuelven a hablar de ello,
            seréis casado en Turquía.
GARCÍA:        Y vuelvo a jurar, por Dios,
            que en este amoroso estado,
            para todas soy casado
            y soltero para vos.

                           Aparte a LUCRECIA

JACINTA:       ¿Ves tu desengaño?
LUCRECIA:                (¡Ah, cielos!            Aparte
            ¿Apenas una centella
            siento de amor, y ya de ella
            nacen volcanes de celos?
GARCÍA:        Aquella noche, señora,
            que en el balcón os hablé,   
            ¿todo el caso no os conté?
JACINTA:    ¿A mí en balcón?
LUCRECIA:                (¡Ah, traidora!)         Aparte
JACINTA:       Advertid que os engañáis.
            ¿Vos me hablasteis?
GARCÍA:                     ¡Bien, por Dios!
LUCRECIA:   (¿Habláisle de noche vos,     Aparte
            y a mi consejos me dais?)
GARCÍA:        Y el papel que recibisteis,
            ¿negaréislo?
JACINTA:              ¿Yo, papel?
LUCRECIA:   (¡Ved qué amiga tan fiel!)    Aparte
GARCÍA:     Y sé que lo leísteis.  
JACINTA:       Pasar por donaire puede,
            cuando no daña, el mentir;
            mas no se puede sufrir
            cuando ese límite excede.
GARCÍA:        ¿No os hablé en vuestro balcón, 
            Lucrecia, tres noches ha?
JACINTA:    (¿Yo Lucrecia?  Bueno va;             Aparte
            toro nuevo, otra invención.
               A Lucrecia ha conocido,
            y es muy cierto el adoralla,     
            pues finge, por no enojalla,
            que por ella me ha tenido).
LUCRECIA:      (Todo lo entiendo. ¡Ah Traidora!   Aparte
            Sin duda que le avisó
            que la tapada fui yo,  
            y quiere enmendallo agora
               con fingir que fue el tenella,
            por mí, la causa de hablalla).

                             A don GARCÍA

TRISTÁN:    Negar debe de importalla,
            por la que está junto de ella, 
               ser Lucrecia.
GARCÍA:                  Así lo entiendo,
            que si por mí lo negara,  
            encubriera ya la cara.
            Pero, no se conociendo,
               ¿se hablarán las dos?
TRISTÁN:                      Por puntos     
            suele en las iglesias verse
            que parlan, sin conocerse,
            los que aciertan a estar juntos.
GARCÍA:        Dices bien.
TRISTÁN:                 Fingiendo agora
            que se engañaron tus ojos,     
            lo enmendarás.
GARCÍA:                   Los antojos
            de un ardiente amor, señora,
               me tienen tan deslumbrado,
            que por otra os he tenido.
            Perdonad, que yerro ha sido 
            de esa cortina causado.
               Que, como a la fantasía
            fácil engaña el deseo,
            cualquiera dama que veo
            se me figura la mía.
JACINTA:       (Entendíle la intención).  Aparte
LUCRECIA:   (Avisóle la taimada).                 Aparte
JACINTA:    Según eso, la adorada
            es Lucrecia.
GARCÍA:                El corazón,
               desde el punto que la vi,     
            la hizo dueña de mi fe.

                              A LUCRECIA

JACINTA:    ¡Bueno es esto!
LUCRECIA:                 (¡Que ésta esté
            haciendo burla de mí!
               No me doy por entendida,
            por no hacer aquí un exceso).
JACINTA:    Pues yo pienso que, a estar de eso
            cierta, os fuera agradecida
               Lucrecia.
GARCÍA:                 ¿Tratáis con ella?
JACINTA:    Trato, y es amiga mía;
            tanto, que me atrevería   
            a afirmar que en mí y en ella
               vive sólo un corazón.
GARCÍA:     (¡Si eres tú, bien claro está!       Aparte
            ¡Qué bien a entender me da
            su recato y su intención!)     
               Pues ya que mi dicha ordena
            tan buena ocasión, señora,
            pues sois ángel, sed agora
            mensajera de mi pena.
               Mi firmeza le decid,     
            y perdonadme si os doy
            este oficio.
TRISTÁN:              (Oficio es hoy              Aparte
            de las mozas en Madrid).
GARCÍA:        Persuadidle que a tan grande
            amor ingrata no sea.
JACINTA:    Hacedle vos que lo crea,
            que yo la haré que se ablanda.
GARCÍA:        ¿Por qué no creerá que muero,
            pues he visto su beldad?
JACINTA:    Porque si os digo verdad    
            no os tiene por verdadero.
GARCÍA:        ¡Ésta es verdad, vive Dios!
JACINTA:    Hacedle vos que lo crea.
            ¿Qué importa que verdad sea,
            si el que la dice sois vos? 
               Que la boca mentirosa
            incurre en tan torpe mengua,
            que, solamente en su lengua
            es la verdad sospechosa.
GARCÍA:        Señora...
JACINTA:            Basta; mirad   
            que dais nota.
GARCÍA:                Yo obedezco.

                              A LUCRECIA

JACINTA:    ¿Vas contenta?
LUCRECIA:                Yo agradezco,
            Jacinta, tu voluntad.

                             Vanse las dos

GARCÍA:        ¿No ha estado aguda Lucrecia?
            ¡Con qué astucia dio a entender     
            que le importaba no se
            Lucrecia!
TRISTÁN:            A fe que no es necia.
GARCÍA:        Sin duda que no quería
            que la conociese aquella
            que estaba hablando con ella.
TRISTÁN:    Claro está que no podía
               obligalla otra ocasión
            a negar cosa tan clara,
            porque a ti no te negara
            que te habló por su balcón,  
               pues ella misma tocó
            los puntos de que tratasteis
            cuando por él os hablasteis.
GARCÍA:     En eso bien mi mostró
               que de mí no se encubría.
TRISTÁN:    Y por eso dijo aquello:
            "Y si os vuelven a hablar de ello,
            seréis casado en Turquía."
               Y esta conjetura abona
            más claramente el negar   
            que era Lucrecia y tratar
            luego en tercera persona
               de sus propios pensamientos,
            diciéndote que sabía
            que Lucrecia pagaría 
            tus amorosos intentos,
               con que tú hicieses, señor,
            que los llegase a creer.
GARCÍA:     ¡Ay, Tristán!  ¿Qué puedo hacer
            para acreditar mi amor?     
TRISTÁN:       ¿Tú quieres casarte?
GARCÍA:                       Sí.
TRISTÁN:    Pues pídela.
GARCÍA:                ¿Y si resiste?
TRISTÁN:    Parece que no le oíste
            lo que dijo agora aquí:
               "Hacedla vos que lo crea,     
            que yo la haré que se ablande."
            ¿Qué indicio quieres más grande
            de que ser tuya desea?
               Quien tus papeles recibe,
            quien te habla en sus ventanas,  
            muestras ha dado bien llanas
            de la afición con que vive.
               El pensar que eres casado
            la refrena solamente,
            y queda ese inconveniente   
            con casarte remediado;
               pues es el mismo casarte,
            siendo tan gran caballero,
            información de soltero.
            Y, cuando quiera obligarte  
               a que des información,
            por el temor con que va
            de tus engaños, no está
            Salamanca en el Japón.
GARCÍA:        Sí está para quien desea,
            que son ya siglos en mí   
            los instantes.
TRISTÁN:                  Pues aquí,
            ¿No habrá quien testigo sea?
GARCÍA:        Puede ser.
TRISTÁN:                 Es fácil cosa.
GARCÍA:     Al punto lo buscaré.
TRISTÁN:    Uno, yo te lo daré.
GARCÍA:     ¿Y quién es?
TRISTÁN:               Don Juan de Sosa.
GARCÍA:        ¿Quién?  ¡Don Juan de Sosa!
TRISTÁN:                          Sí.
GARCÍA:     Bien lo sabe.
TRISTÁN:                Desde el día
            que te habló en la Platería  
            no le he visto, ni él a ti.
               Y, aunque siempre he deseado
            saber qué pesar te dio
            el papel que te escribió,
            nunca te lo he preguntado,  
               viendo que entonces, severo
            negaste y descolorido;
            mas agora, que he venido
            tan a propósito, quiero
               pensar que puedo, señor,    
            pues secretario me has hecho
            del archivo de tu pecho,
            y se pasó aquel furor.
GARCÍA:        Yo te lo quiero contar,
            que, pues sé por experiencia   
            tu secreto y tu prudencia,
            bien te lo puedo fïar.

               A las siete de la tarde
            me escribió que me aguardaba
            en San Blas don Juan de Sosa     
            para un caso de importancia.
            Callé, por ser desafío,
            que quiere, el que no lo calla,
            que le estorben o le ayuden,
            cobardes acciones ambas.    
            Llegué al aplazado sitio,
            donde don Juan me aguardaba
            con su espada y con sus celos,
            que son armas de ventaja.
            Su sentimiento propuso,     
            satisfice a su demanda,
            y, por quedar bien, al fin,
            desnudamos las espadas.
            Elegí mi medio al punto,
            y, haciéndole una ganancia     
            por los grados del perfil,
            le di una fuerte estocada.
            Sagrada fue de su vida 
            un Agnus Dei que llevaba,
            que, topando en él la punta,   
            hizo dos partes mi espada.
            Él sacó pies del gran golpe;
            pero, con ardiente rabia,
            vino, tirando una punta;
            mas yo, por la parte flaca, 
            cogí su espada, formando
            un atajo.  Él presto saca
            --como la respiración
            tan corta línea le tapa,
            por faltarle los dos tercios     
            a mi poco fiel espada--
            la suya, corriendo filos,
            y, como cerca me halla
            --porque yo busqué el estrecho
            por la alta de mis armas--  
            a la cabeza, furioso,
            me tiró una cuchillada.
            Recibíla en el principio
            de su formación, y baja,
            matándole el movimiento   
            sobre la suya mi espada.
            ¡Aquí fue Troya!  Saqué
            un revés con tal pujanza, 
            que la falta de mi acero
            hizo allí muy poca falta; 
            que, abriéndole en la cabeza
            un palmo de cuchillada,
            vino sin sentido al suelo,
            y aun sospecho que sin alma.
            Dejéle así y con secreto     
            me vine.  Esto es lo que pasa,
            y de no verle estos días,
            Tristán, es ésta la causa.
TRISTÁN:    ¡Qué suceso tan extraño!
            ¿Y si murió?
GARCÍA:                  Cosa es clara, 
            porque hasta los mismos sesos
            esparció por la campaña.
TRISTÁN:    ¡Pobre don Juan...!  Mas, ¿no es éste
            que viene aquí?

              Salen don JUAN y don BELTRÁN por otra parte

GARCÍA:                  ¡Cosa extraña!
TRISTÁN:    ¿También a mí me la pegas?   
            ¿Al secretario del alma?
            (¡Por Dios, que se le creí,   Aparte
            con conocelle las mañas!
            Mas ¿a quién no engañarán
            mentiras tan bien trobadas?)
GARCÍA:     Sin duda que le han curado
            por ensalmo.
TRISTÁN:               Cuchillada
            que rompió lo mismos sesos,
            ¿en tan breve tiempo sana?
GARCÍA:     ¿Es mucho?  Ensalmo sé yo 
            con que un hombre, en Salamanca,
            a quien cortaron a cercen
            un brazo con media espalda,
            volviéndosela a pegar,
            en menos de una semana 
            quedó tan sano y tan bueno
            como primero.
TRISTÁN:               ¡Ya escampa!
GARCÍA:     Esto no me lo contaron;
            yo lo vi mismo.
TRISTÁN:                 Eso basta.
GARCÍA:     ¡De la verdad, por la vida, 
            no quitaré una palabra!
TRISTÁN:    (¡Que ninguno se conozca!)            Aparte
            Se¤or, mis servicios paga
            con enseñarme ese salmo.
GARCÍA:     Está en dicciones hebraicas,   
            y, si no sabes la lengua,
            no has de saber pronunciarlas.
TRISTÁN:    Y tú, ¿sábesla?
GARCÍA:                    ¡Qué bueno!
            Mejor que la castellana.
            Hablo diez lenguas.
TRISTÁN:                 (Y todas                 Aparte
            para mentir no te bastan.
            "Cuerpo de verdades lleno"
            con razón el tuyo llaman,
            pues ninguna sale de él
            ni hay mentira que no salga).    

                 Hablan aparte don BELTRÁN y don JUAN

BELTRÁN:    ¿Qué decís?
JUAN:                  Esto es verdad.
            Ni caballero ni dama
            tiene, si mal no me acuerdo,
            de esos nombres Salamanca.
BELTRÁN:    (Sin duda que fue invención     Aparte
            de García, cosa es clara.
            Disimular me conviene).
            Gocéis por edades largas,
            con una rica encomienda,
            de la cruz de Calatrava.
JUAN:       Creed que siempre he de ser
            más vuestro cuando más valga.
            Y perdonadme, que ahora,
            por andar dando las gracias
            a esos señores, no os voy 
            sirviendo hasta vuestra casa.

                             Vase don JUAN

BELTRÁN:    (¡Válgame Dios!  ¿Es posible     Aparte
            que a mí no me perdonaran
            las costumbres de este mozo?
            ¿Que aun a mí en mis propias canas, 
            me mintiese, al mismo tiempo
            que riñéndoselo estaba?
            ¿Y que le creyese yo,
            en cosa tan de importancia,
            tan presto, habiendo ya oído   
            de sus engaños la fama?
            Mas ¿quién creyera que a mí
            me mintiera, cuando estaba
            reprehendiéndole eso mismo?
            Y ¿qué juez se recelara   
            que el mismo ladrón le robe,
            de cuyo castigo trata?
TRISTÁN:    ¿Determinaste a llegar?
GARCÍA:     Sí, Tristán.
TRISTÁN:                Pues Dios te valga.
GARCÍA:     Padre...
BELTRÁN:            ¡No me llames padre,     
            vil!  Enemigo me llama,
            que no tiene sangre mía
            quien no me parece en nada.
            Quítate de ante mis ojos,
            que, por Dios, si no mirara...
TRISTÁN:    ¡El mar está por el cielo;
            mejor ocasión aguarda!
BELTRÁN:    ¡Cielos!  ¿Qué castigo es éste?
            ¿Es posible que a quien ama
            la verdad como yo, un hijo  
            de condición tan contraria
            le diésedes?  ¿Es posible
            que quien tanto su honor guarda  
            como yo, engendrase un hijo
            de inclinaciones tan bajas, 
            y a Gabriel, que honor y vida
            daba a mi sangre y mis canas,
            llevásedes tan en flor?
            Cosas son que, a no mirarlas
            como cristiano...
GARCÍA:                  (¿Qué es esto?)  Aparte
TRISTÁN:    Quítate de aquí!  ¿Qué aguardas?
BELTRÁN:    Déjanos solos, Tristán.
            Pero vuelve, no te vayas;
            por ventura, la vergüenza
            de que sepas tú su infamia     
            podrá en él lo que no pudo
            el respeto de mis canas.
            Y, cuando ni esta vergüenza
            le obligue a enmendar sus faltas,
            servirále, por lo menos   
            de castigo el publicallas.
            Di, liviano, ¿qué fin llevas?
            Loco, di, ¿qué gusto sacas
            de mentir tan sin recato?
            Y, cuando con todos vayas   
            tras tu inclinación, ¿conmigo
            siquiera no te enfrenaras?
            ¿Con qué intento el matrimonio 
            fingiste de Salamanca,
            para quitarles también    
            el crédito a mis palabras?
            ¿Con qué cara hablaré yo     
            a los que dije que estabas
            con doña Sancha de Herrera
            desposado?  ¿Con qué cara,     
            cuando, sabiendo que fue
            fingida esta doña Sancha,
            por cómplices del embuste,
            infamen mis nobles canas?
            ¿Qué medio tomaré yo         
            que saque bien esta mancha,
            pues, a mejor negociar,
            si de mí quiero quitarla,
            he de ponerla en mi hijo,
            y, diciendo que la causa    
            fuiste tú, he de ser yo mismo
            pregonero de tu infamia?
            Si algún cuidado amoroso
            te obligó a que me engañaras,
            ¿qué enemigo te oprimía?
            ¿Qué puñal te amenazaba,     
            sino un padre, padre al fin?
            Que este nombre solo basta
            para saber de qué modo
            le enternecieran tus ansias.      
            ¡Un viejo que fue mancebo,
            y sabe bien la pujanza
            con que en pechos juveniles
            prenden amorosas llamas!
GARCÍA:     Pues si lo sabes, y entonces     
            para excusarme bastara,
            para que mi error perdones
            agora, padre, me valga.
            Parecerme que sería
            respetar poco tus canas     
            no obedecerte, pudiendo,
            me obligó a que te engañara.
            Error fue, no fue delito;
            no fue culpa, fue ignorancia;
            la causa, amor; tú, mi padre.  
            ¡Pues tú dices que esto basta!
            Y ya que el daño supiste,
            escucha la hermosa causa,
            porque el mismo dañador
            el daño te satisfaga.     
            Doña Lucrecia, la hija
            de don Juan de Luna, es alma
            de esta vida, es principal
            y heredera de su casa;
            y, para hacerme dichoso     
            con su hermosa mano, falta
            sólo que tú lo consientas
            y declares que la fama
            de ser yo casado tuvo
            ese principio, y es falsa.
BELTRÁN:    No, no.  ¡Jesús!  ¡Calla!  ¿En otra
            habías de meterme?  Basta.
            Ya, si dices que ésta es luz,
            he de pensar que me engañas.
GARCÍA:     No, señor; lo que a las obras  
            se remite, es verdad clara,
            y Tristán, de quien te fías,
            es testigo de mis ansias.
            Dile, Tristán.
TRISTÁN:                  Sí, señor;
            lo que dice es lo que pasa.
BELTRÁN:    ¿No te corres de esto?  Di.
            ¿No te avergüenza que hayas 
            menester que tu crïado
            acredite lo que hablas?
            Ahora bien; yo quiero hablar     
            a don Juan, y el cielo haga
            que te dé a Lucrecia, que eres
            tal, que es ella la engañada.
            Mas primero he de informarme
            en esto de Salamanca,  
            que ya temo que, en decirme
            que me engañaste, me engañas.
            Que, aunque la verdad sabía
            antes que hablarte llegara,
            la has hecho ya sospechosa  
            tú, con sólo confesarla.

                           Vase don BELTRÁN

GARCÍA:     ¡Bien se ha hecho!
TRISTÁN:                   ¡Y cómo bien!
            que yo pensé que hoy probabas
            en ti aquel psalmo hebreo
            que brazos cortados sana.   

                            Vanse los dos.

      [Sala con vistas a un jardín, en casa de don JUAN de Luna]

                  Salen don JUAN, viejo, y don SANCHO

JUAN:          Parece que la noche ha refrescado.
SANCHO:     Señor don Juan de Luna, para el río,
            éste es fresco, en mi edad, demasiado.
JUAN:          Mejor será que en ese jardín mío
            se nos ponga la mesa, y que gocemos   
            la cena con sazón, templado el frío.
SANCHO:        Discreto parecer.  Noche tendremos
            que dar a Manzanares más templada,
            que ofenden la salud estos extremos.

                             Hacia adentro

JUAN:          Gozad de vuestra hermosa convidada
            por esta noche en el jardín, Lucrecia.
SANCHA:     Veáisla, quiera Dios, bien empleada,
               que es un ángel.
JUAN:                    Demás de que no es necia,
            y ser, cual veis, don Sancho, tan hermosa,
            menos que la virtud la vida precia.   

                            Sale un CRIADO

CRIADO:        Preguntando por vos, don Juan de Sosa
            a la puerta llegó y pide licencia.
SANCHO:     ¿A tal hora?
JUAN:                  Será ocasión forzosa.
SANCHO:        Entre el señor don Juan.

      Vase el CRIADO.  Sale don JUAN, galán, con un papel

JUAN de S:               A esa presencia,
            sin el papel que veis, nunca llegara; 
            mas ya con él, faltaba la paciencia,
               que no quiso el amor que dilatara
            la nueva un punto, si alcanzar la gloria
            consiste en eso, de mi prenda cara.
               Ya el hábito salió; si en la memoria
            la palabra tenéis que me habéis dado,
            colmaréis, con cumplirla, mi victoria.
SANCHO:        Mi fe, señor don Juan, habéis premiado
            con no haber esta nueva tan dichosa
            por un momento sólo dilatado.  
               A darlo voy a mi Jacinta hermosa,
            y perdonad que, por estar desnuda,
            no la mando salir.

                            Vase don SANCHO

JUAN de L:                 Por cierta cosa
               tuve siempre el vencer, que el cielo ayuda
            la verdad más oculta, y premiada    
            dilación pudo haber, pero no duda.

    Salen don GARCÍA, don BELTRÁN, y TRISTÁN por otra puerta

BELTRÁN:       Ésta no es ocasión acomodada   
            de hablarle, que hay visita, y una cosa
            tan grave a solas ha de ser tratada.
GARCÍA:        Antes nos servirá don Juan de Sosa    
            en lo de Salamanca por testigo.
BELTRÁN:    ¡Que lo hayáis menester!  ¡Qué infame cosa!
               En tanto que a don Juan de Luna digo
            nuestra intención, podréis entretenello.
JUAN de L: ¡Amigo don Beltrán!
BELTRÁN:                   ¡Don Juan, amigo!
JUAN de L:     ¿A tales horas tal exceso?
BELTRÁN:                            En ello
            conoceréis que estoy enamorado.
JUAN de L:  Dichosa la que pudo merecello.
BELTRÁN:       Perdón me habéis de dar; que haber hallado
            la puerta abierta, y la amistad que os tengo,
            para entrar sin licencia me la han dado.
JUAN de L:     Cumplimientos dejad, cuando prevengo
            el pecho a la ocasión de esta venida.
BELTRÁN:    Quiero deciros, pues, a lo que vengo.

              Don GARCÍA habla aparte a don JUAN de Sosa

GARCÍA:        Pudo, señor don Juan, ser oprimida
            de algún pecho de envidia emponzoñado
            verdad tan clara, pero no vencida.
               Podéis, por Dios, creer que me ha alegrado
            vuestra victoria.
JUAN de S:                  De quien sois lo creo.
GARCÍA:     Del hábito gocéis encomendado,    
               como vos merecéis y yo deseo.
JUAN de L:  Es en eso Lucrecia tan dichosa,
            que pienso que es soñado el bien que veo.
               Con perdón del señor don Juan de Sosa,
            oíd una palabra, don Garcia.   
            Que a Lucrecia queréis por vuestra esposa
               me ha dicho don Beltrán.
GARCÍA:                        El alma mía,
            mi dicha, honor y vida está en su mano.
JUAN de L: Yo, desde aquí, por ella os doy la mía;

                            Danse las manos

               que como yo sé en eso lo que gano,
            lo sabe ella también, según la he oído
            hablar de vos.
GARCÍA:                  Por bien tan soberano,
            los pies, señor don Juan de Luna, os pido.

                 Salen don SANCHO, JACINTA y LUCRECIA

LUCRECIA:      Al fin, tras tanto contrastes,
            tu dulce esperanzas logras.
JACINTA:    Con que tú logres la tuya
            seré del todos dichosa.
JUAN de L:  Ella sale con Jacinta
            ajena de tanta gloria,
            más de calor descompuesta 
            que aderezada de boda.
            Dejad que albricias le pida
            de una nueva tan dichosa.

                Hablan aparte don GARCÍA y don BELTRÁN

BELTRÁN:    Acá está don Sancho.  ¡Mira
            en qué vengo a verme agora!
GARCÍA:     Yerros causados de amor,
            quien es cuerdo los perdona.     

                           A don JUAN, viejo

LUCRECIA:   ¿No es casado en Salamanca?
JUAN de L:  Fue invención suya engañosa,
            procurando que su padre     
            no le casase con otra.
LUCRECIA:   Siendo así, mi voluntad
            es la tuya, y soy dichosa.
SANCHO:     Llegad, ilustres mancebos,
            a vuestras alegres novias;  
            que dichosas se confiesan
            y os aguardan amorosas.
GARCÍA:     Agora de mis verdades
            darán probanza las obras.

             Vanse don GARCÍA y don JUAN de Sosa a JACINTA

JUAN de S:  ¿Adónde vais, don García?    
            Veis allí a Lucrecia hermosa.
GARCÍA:     ¿Cómo Lucrecia?
BELTRÁN:                  ¿Qué es esto?

                               A JACINTA

GARCÍA:     Vos sois mi dueño, señora.
BELTRÁN:    ¿Otra tenemos?
GARCÍA:                   Si el nombre
            erré, no erré la persona.    
            Vos sois a quien yo he pedido,
            y vos la que el alma adora.
LUCRECIA:   Y este papel engañoso,

                             Saca un papel

            que es de vuestra mano propia,
            ¿lo que decís no desdice?
BELTRÁN:    ¡Que en tal afrenta me pongas!
JUAN de S:  Dadme, Jacinta, la mano,
            y daréis fin a estas cosas.
SANCHO:     Dale la mano a don Juan.

                            A don JUAN de Sosa

JACINTA:    Vuestra soy.
GARCÍA:                 Perdí mi gloria.
BELTRÁN:    ¡Vive Dios, si no recibes
            a Lucrecia por esposa,
            que te he de quitar la vida!
JUAN de L:  La mano os he dado agora
            por Lucrecia, y me la disteis;   
            si vuestra inconstancia loca
            os ha mudado tan presto,
            yo lavaré mi deshonra
            con sangre de vuestras venas.
TRISTÁN:    Tú tienes la culpa toda;  
            que si al principio dijeras
            la verdad, ésta es la hora
            que de Jacinta gozabas.
            Ya no hay remedio, perdona,
            y da la mano a Lucrecia,    
            que también es buena moza.
GARCÍA:     La mano doy, pues es fuerza.
TRISTÁN:    Y aquí verás cuán dañosa
            es la mentira; y verá
            el senado que, en la boca   
            del que mentir acostumbra,
            es la verdad sospechosa. 

FIN 



Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda