PASTORELA. Luis Pablo Montaño. México.

LUIS PABLO MONTAÑO















PASTORES A LA TRAMPA


 DE LUIS PABLO MONTAÑO




ESCENA I

MEFISTÓFELES: (Entrando.) ¡Ay, ay, ay, ay! ¡Ya tenemos encima la noche fatal! ¡La más terrible! La mala noche en que Él viene a arruinar nuestra tranquila existencia. ¡Diablos, demonios, súcubos, íncubos! ¡A trabajar todos que esta noche tenemos mucho que hacer! ¿Dónde se metieron que no me responden? ¡Haraganes, holgazanes! ¡Bola de güe...vones!

DIABLA: (Entrando.) Doscientos, doscientos cincuenta, trescientos, tres... ¡Chale, no me va a alcanzar para nada!

MEFISTÓFELES: ¡Te estoy hablando! ¿Dónde demonios se metieron esos zánganos? ¡Qué tenemos el trabajo cargado! Ya está el horno listo y ni un alma queda en la despensa. ¿Cómo pretenden que derrotemos a las fuerzas del bieeeeén, sin reclutas frescos?

DIABLA: ¿Almas? ¿Cuáles almas? ¿Para qué?

MEFISTÓFELES: ¿Cómo para qué? ¡Inútil! ¡Monstruos del averno, ¿dónde andan?!

DIABLA: Pues, ya se fueron de vacaciones... Estaban esperando su aguinaldo, pero usted no nos ha dicho todavía cuando...

MEFISTÓFELES: ¿Vacaciones? ¿Y, quién les dijo que tenían vacaciones?

DIABLA: Ay, jefe, pues las de diciembre. Usted ya sabe... la playita, el sol paradisiaco... Nada más que a mi no me alcanza. Oiga, ¿y, el aguinaldo es antes o después de las vacaciones?

MEFISTÓFELES: ¡Ningún aguinaldo, sólo eso me faltaba! ¿Dónde se creen que están? ¡Aquí, ningún aguinaldo, ni vacaciones, ni contrato colectivo, ni mucho menos PACTOS, NI COMISIONES, NI VOTO POR VOTO, NI...! Aquí es el infierno. Aquí se trabaja gratis... ¡Qué gratis! ¡Aquí se paga por trabajar! Y, se trabaja siempre... y, mucho más hoy... ¡qué se nos viene encima la más grande desgracia!

DIABLA: ¿Y, cómo DIABLOS me voy a IR la playa?

MEFISTÓFELES: ¡Por Belcebú! Este es un castigo de Luzbel. Tengo el peor equipo del averno, puro pecador de tercera. Para lo único que sirven es para emborracharse en las posadas o ensuciar las playas. Nada trascendente como el fanatismo religioso o el racismo, o ya de perdida apoyar a los poderosos, digo, a los pederastas. Pero, en fin, o nos damos prisa, o nos la ganan los del otro bando. Hay que preparar todo, pequeña. Porque tú, sí querida, tú reemplazarás a todos esos demontres fugitivos. Dejaremos que se ocupen de maquilar pecaditos de desecho, pecaditos clínex. Tú, en cambio, me auxiliarás en la noche más difícil de todas. Cuando Luzbel asigna al mejor de todos para impedir que los mortales salven sus almas del fuego eterno, del vértigo de la caída infinita.

DIABLA: ¡Ay jefe, ¿yo?! ¡No, yo no! Mire que hasta conseguí una concesión en el Zócalo donde poner un puestito de adornitos importados, para ir cuando menos a Cancún o a Barra de Navidad...

MEFISTÓFELES: ¿Con un demo..! ¡Basta, o te mando a extraordinario diabólico! Si seguimos discutiendo se nos va a pasar la noche y entonces... (Horrorizado.) ¡No, mi renuncia no!

DIABLA: Pero patrón, la verdad es que no sirvo para eso. Yo sólo soy una diablita muy inexperta. Hasta reprobé sadomasoquismo II y palitos I.

MEFISTÓFELES: (Como merolico de feria.) Y, Dígame ¿por qué la trajeron aquí?

DIABLA: A mi me trajeron aquí por responderle a mis padres y desobedecerlos.

MEFISTÓFELES: ¿Y, desde cuándo tiene esta forma?

DIABLA: Desde que tengo esta forma.

MEFISTÓFELES: ¿Y, de qué se alimenta?

DIABLA: Me alimento de moscas e insectos diversos.

MEFISTÓFELES: ¡Dije, basta! (Llora.) ¡Por las tinieblas! ¿Cómo se puede intentar una gran empresa con semejantes elementos? ¿Qué hubiera sido del Conde Drácula, de Adolfo Hitler, ¡de los Azcárraga!? ¡De Bill Gates!? ¡De Carlos Slim????, de.... Y, a mí me asignaron los residuos de un sistema que se sostiene gracias a unos pocos diablos emprendedores como yo, a grandes y extraordinarios pecadores. Y ahora yo, sólo yo, debo atender esta magnífica oportunidad para llevar al Infierno al primer mundo, donde hay sistemas con todo computarizado, donde el intercambio libre beneficia al más astuto, donde se puede reventar a los esclavos y nadie dice nada.

DIABLA: ¿Sí, un infierno con sistema de calor acondicionado!

MEFISTÓFELES: ¡Con la tecnología más avanzada en milagros!

DIABLA: ¡Abrir y cerrar océanos!

MEFISTÓFELES: ¡Vender empresas nacionales y luego comprar trasnacionales! Pero, dejemos de soñar y a darle; porque, antes tenemos que sustituir a la mano de obra prófuga y traidora que prefiere huir al paraíso vacacional para hacer méritos menores, como mirar bikinis rellenos de carne firme y jugosa. He dicho ¡basta de soñar!, que nuestra empresa competirá con las mejores de la Historia. Conseguiremos con un solo acto superar el genocidio de Cortés o las proezas del Gringo en Panamá y el Medio Oriente.

DIABLA: Oiga jefe, ¿y, no se le hacen muchas pretensiones?

MEFISTÓFELES: ¿Qué?

DIABLA: Vamos a enfrentarnos con una potencia muy poderosa y potente.

MEFISTÓFELES: Sí, verdad.

DIABLA: Además, ¿usted y yo solos? Y, sin milagros espectaculares, va a parecer pastorela estudiantil.

MEFISTÓFELES: (Aterrado.) ¡¡¡Nooo!!!

DIABLA: (Sabionda.) La verdad jefe, esta empresa requiere de un equipo y una organización... especializados. Es decir, una infraestructura diseñada con la intención de superar las ventajas que los de allá arriba tienen. Piense un poco... ¡Mmmmmm...! ¡Podemos anunciar la hiper-modernización del averno! Los pecadores ya no se achicharrarían con vil lumbre de leña verde, sino con radiaciones de modernas plantas nucleares. Ni serían torturados con serpientes ni cadenas, pues podrían sufrir horas y horas con trescientas horas de tele llenas de odio, segregación y menosprecio a los piojosos.

MEFISTÓFELES: ¿Y, con qué fondos? Sólo que privatice los yacimientos de azufre y nos perfumemos con posgrados de Harvard.

DIABLA: ¡Bravo, jefe! ¡Genial! Aunque no hace falta regalar nuestro azufre. Nada más les hacemos promesas que nunca cumpliremos; y, mientras esperan, vendemos todo lo que queda de país y, ¡ya la hicimos!

MEFISTÓFELES: ¡Por Leviatán! Debiste asesorar a los últimos presidentes antes de la debacle económica. Pero, ¡sea! ¡Porque hoy, que la amenaza de justicia se cierne sobre nuestras cabezas...! ¡Hoy, que el amor al prójimo desafía nuestro egoísmo e intolerancia...! ¡Hoy desplegaré el poder del abuso y la impunidad! ¡Ensancharé las fronteras de la maldad! ¡Apagaré la luz divina que alimenta las esperanzas de los mortales! ¡¡¡COMPRARÉ LA ELECCIÓN!!! ¡Ja, ja, ja, ja..!

(SALEN.)



ESCENA II

PASTOR 1: (Entrando.) ¡Por Ometecutli! Muévanse por que se nos cierra la nochi.

PASTORA: (Entrando.) ¡Ya deja de nombrar en vano a las divinidades! ¡Qué te vas a condenar! Te la pasas día y nochi, dice y dice que...: "¡Por Huitzilopochtli, qu'esto...!" O...: "¡Me lleva la Coatlicue!" Y si no...: "¡Vete a moler a Mactlantecutli!" Yo nomás ti alvierto que ti vas a condenar...

PASTOR 2: (Entrando muy cansado.) ¡Me lleva la Cihuacóatl! ¡Por la Chalchiuhtlicue, ya vamos a pararle un rato!, que no hemos dijado di andar desdi hace cuatro cerros. ¡Y, a mi ya me lleva la...!

PASTORA: No les digo. ¡Por las diosas del Cihuatlampa, ya'stense qu'el siñor Ometéotl los va a castigar!

PASTOR 1: Tú eres la que debe dejar di hacer caso de las tontirias que se pasa diciendo el tlatlamacaztón di segunda del pueblo. Mira qu'el zonzo ese nunca llegará ni a mexicatl teohuatzin. ¿O qué, a poco crés que los buenos puestos en los templos son para cualquier macehual?

PASTOR 2: Y, pus dijándole al Tláloc cualquier ofrendita chiquita con espinas de nopal en un jarro rajado, todo se te perdona, y... ¡a darle de nuevo a la hilacha!

PASTORA: ¿Cómo pueden hablar así hoy? ¡Hoy, qué Tonatiuh, el Sol, puede morir con nosotros y nosotros con él!

PASTOR 2 : Por eso. Nomás vamos al templo, matamos algún xolozcuintle flaco, se lo ofrecemos al señor...

PASTORA: ¡Un vil perro! Pero, ¿en qué cabeza cabe? ¡Sacrificarle al Sol un animal! ¡Tonatiuh quiere doncellas o guerreros jóvencitos!

PASTOR 2: Pus... el otro año, mi vecina sacrificó con muchos trabajos a su suegra y, mira cómo les ha ido de mal.

PASTOR 1: ¡Ya'stuvo suave de tanta guaguara! ¿Qué no ven l'hora? Vamos a llegar tardísimo al festejo del Tlamanaliztli y, luego luego si acaba el peyote.

PASTORA: Es en lo único que piensas. Ya ni la... cinhuacóatl.

PASTOR 2: ¡Claro! Ponte a pensar en los tamales, los elotes, las garnachas... ¡las hamburguesas de Mashicaldonan!

PASTORA: Ya mejor no les digo nada... Que de por si, sus almas ya'stán perdidas.

PASTOR 2 : India tarada, ¡perdida tu m...acihuatultin!

(SE ESCUCHAN FUERTES FANFARRIAS.)

PASTOR 1: ¿Y, ora?

PASTORA: ¿No les diji? (Se hinca.) ¡Perdónalos Tonacatecuhtli! ¡No los distruyas aunque si lo merezcan!

(TRATAN DE CORRER.)

GABRIEL: (Entrando.) Hijos míos, no corrais. Esperad, esperad, que he venido a traeros un mensaje importante. No tengáis miedo, que soy el portador de noticias falaces... ¡digo, felices!

PASTOR 1: ¿Y ora, quién es este?

PASTORA: ¿Cómo quién? ¿Pos, qué no li ves las plumas? ¡Es el mismísimo Quetzalcóatl!

PASTOR 2: ¿Quetzalcóatl?

PASTOR 1: ¡A chingatl!

PASTORA: Mírenlo. Si'stá blanco como la cal.

GABRIEL: Escuchad el mensaje que os traigo, porque hoy es vuestra oportunidad de obtener el perdón divino, la gracia del Señor.

PASTORA: ¡Vieron, se los dije! Es el siñor Quetzalcóatl. (A Gabriel.) ¡Siñor Quetzalcóatl! ¡Divino siñor! Te suplico perdones las blasfemias d'estas bestias, animales, tarados, retrasados mentales...

GABRIEL: No comprendo. ¿Habláis acaso en lenguas?

PASTOR 1: ¿En verdá eres tu, siñor Quetzalcóatl?

PASTOR 2: Pos, tiene plumas y'stá como escamado.

PASTORA: (Exaltada.) ¡Divino siñor, escucha mis ruegos! ¡Perdónanos! ¡Te prometo nunca más faltar a tus fiestas, llevaremos ricas ofrendas, desfilaremos el primero de mayo y el doce de diciembre!

GABRIEL: (Sin entender.) Escuchad, vengo a anunciaros el portento que esta noche vendrá. Acaecerá al oriente donde brilla la estrella. Seguidla, seguidla. Llegará el Señor divino a iluminaros la existencia. Saciará su hombre... digo, su hembra... su HAMBRE de esperanzas...

PASTORA: (Reflexiona.) ¿Por el oriente? ¿Divino? Qué les diji, ¡es Quetzalcóatl!

PASTOR 2: ¡Y va a regalar tamales!

PASTOR 1: (Escéptico.) ¿Y el sacrificio? ¿Y la fiesta del nuevo sol?

PASTORA: Pos, ¿qué n'oyes qu'es el Siñor Quetzalcóatl, que ya volvió como dijieron en el templo?

PASTOR 2: Total, a la fiesta del Siñor Tonatiuh ya lligamos tarde y..., (Señala a Gabriel.) ...acá van a dar chimoles.

PASTOR 1: ¿Y, como'stán tan siguros de qu'es Quetzalcóatl y no otro?

PASTORA: ¡Blanco y con plumas?

PASTOR 2: ¿no será vedetté tú?

PASTOR 1: (A Gabriel.) ¿Dinos, quién eres?

GABRIEL: Mi nombre es Gabriel.

PASTORA: Pero, no dijistes qu'eres mensajero del Siñor?

GABRIEL: Soy mensajero de Dios. Vengo a anunciaros su venida.

PASTORA: Ahhhh... ¿Ya Vites? ¿A poco creías qu'iba a venir Él mismo en persona?

PASTOR 2: (Entusiasmado.) ¡Vamos a... "saciar l'hambre"!

PASTOR 1: (Incrédulo al arcángel.) ¿Y..., dices que El iluminará nuestras existencias?

GABRIEL: El os concederá dicha y felicidad.

PASTORA: ¡Ándale, antes de que si corra la voz y haiga qui hacer cola! ¡Siguro nos concede un puestazo en el Calmecac!

PASTOR 2: (A Gabriel.) ¿Y, saciará nuestr'hambre?

GABRIEL: Tendrán esperanzas, caridad y fe.

PASTOR 2: ¡Cocina oriental!

PASTOR 1: (Dudando.) Mmmm... a mi me parece que...

PASTORA: ¡Ya'stuvo suave! ¿Quién t'entiende? Primero te la pasas mentando dioses, pidiendo mensadas; y orita, con esta oportunidá, l'único que se ti ocurre es ponerte eccéctico. ¡Ya ni la...!

PASTOR 1: Sólo una pregunta más.

GABRIEL: (Como disco.) "Estoy aquí para anunciaros la venida del Señor..."

PASTOR 1: ¡Sí, sí, sí! Sólo dime, ¿por qué tenemos qu'ir a juerzas ahorita y no mañana en la mañana, cuando nos haigamos preparado para tan magno evento?

PASTORA: ¡Si serás...! (A Gabriel.) Verdá siñor Gabriel que entre más antes nos obsequie el Siñor divino con sus bendiciones, más antes las riquezas abrigarán nuestras existencias.

GABRIEL: No, hijos. Tiene que ser hoy, porque el pago del anuncio luminoso en la estrella cubre hasta esta noche. Además, todavía tengo la tienda de abarrotes llena de conservas y embutidos en oferta; y, si poseéis crédito y liquidez, con vuestra tarjeta "golden international", podríais incluso disfrutar de una mesa de pista junto a los mismísimos Reyes Majos... digo, Magos.

PASTORES: (Convencidos.) "Sigamos pues, la ruta que indica la estrella del Oriente, encontrémonos con el Divino Quetzalcóatl. Ofrezcámosle nuestros votos de confianza y lealtad. Y, alabemos su regreso a estas tierras que son suyas".

(SALEN GABRIEL Y LA PASTORA.)

PASTOR 2: ¡Por tlacaxipehualiztli, huele pior que hueytecuihuitl!

PASTOR 1: ¡A mí se me hace que es trasvestitl!

(SALEN.)





ESCENA III

MEFISTÓFELES: (Entrando.) ¡Por Arimán, este es el lugar perfecto! Tus asesores de bienes raíces sugirieron el emplazamiento ideal.

DIABLA: (Lo sigue.) Cuando los pastores pasen por aquí, alguno caerá en la trampa. Está diseñada para cautivar mortales con la autocrítica atrofiada. Personalidades con miopía cerebral y con problemas de estreñimiento afectivo. Como puede constatar jefe, este es el mejor sitio para construir un ¡Súper HIPER-mega-MALL! Con todos los accesorios que estimulan la vanidad, la soberbia y otros pecadillos más.

MEFISTÓFELES: Pero, tomará días construir semejante monumento.

DIABLA: Eso es lo que usted cree... (Saca un "cigarrillo" lo prende y escupe el humo en la cara de Mefistófeles.)

MEFISTÓFELES: ¡Cof, cof, cof, cof! ¡Por Satanás, huele peor que la bahía de Aca!

DIABLA: ¡Claro, es "Golden" jefe!

MEFISTÓFELES: (Mareado, de pronto se sorprende.) Pero... ¡qué ven mis ojos!... De pronto, me rodean aparadores con la última moda..., almacenes con precios desorbitantes..., cafeterías para ligar..., ¡GUAU!

DIABLA: Recuerde... hay que saber aprovechar lo que el país produce para vencer a la tecnología de los de allá... (Señala arriba.)

PASTORA: (Entrando.) ¡Ora, estos se volvieron a disviar! ¡Me lleva el siñor Gabriel!

MEFISTÓFELES:(Aparte.) ¡Nuestro primer cliente!  (A toda voz.) ¡Felicidades! ¡Bienvenida! (Al público.) ¡Señoras y señores, recibamos con un enorme aplauso a la maravillosa, a la excelsa, a la grandísima...! ¿Cuál es su nombre señorita?

PASTORA: (Lo ve desconcertada.) Pastora San Basilio, pa sirvirle a usté.

MEFISTÓFELES: (Le da una bocanada al "cigarrillo", suelta el humo en la cara de la pastora y ríe.) ¡La indudable nueva emperatriz de la belleza: ¡la señorita Pastora San Basilio!!

(MIENTRAS PASTORA TOSE Y SE EMBRIAGA CON LOS EFECTOS DEL HUMO, SE ACERCA LA DIABLA CON UNA CORONA Y UN CETRO. SE ESCUCHA MÚSICA DE CONCURSO.)

MEFISTÓFELES: ¿Y, cuáles son sus primeras palabras?

PASTORA: (Llorosa.) Estoy emocionada. Nunca pensé qu'esto pudiera suciderme a mi, porque ni los totolos mi pelaban. (Convencida.) Pero, en mi interior, siempre supe que soy irrrresistible.

MEFISTÓFELES: (Seductor.) Aunque tu belleza sea muuuy interior, no la puedes contener. La irradias por cada uno de tus ¡poros! En realidad, con poquísimos afeites no habrá mujer más espléndida que tú.

PASTORA: (Insegura.) ¿De verdá?

MEFISTÓFELES: (Adulador.) Además, algo que derramas a mares es la clase. Tú eres la viva encarnación de Rina..., La Rosa Salvaje..., ¡Maria Mercedes! (Narrativo.) Aunque, humilde de origen, se oculta en tu pasado una historia con nobleza, ¡seguro tu abuelo era un Duque!

PASTORA: ¡Si, así le dicían en el pueblo! (Dudando.) ¿O, siría al perro?

MEFISTÓFELES: De ahora en adelante, tu destino te lo impondrán tu rara belleza y tu escandaloso origen. Deberás desenvolverte como si fueses la mismísima...

PASTORA: ¡¡XOCHIPILLI! ¡Gracias Siñor Quetzalcóatl! ¡Gracias por ser tu quien descubra mi verdadera naturaleza!

MEFISTÓFELES: (Sin entender.) ¿Quetzal quién?

PASTORA: (Para si.) Nomás quiero qui lleguen esos indios patarrajadas, igualados... ¡Porque mi van a oír!

DIABLA: (A Mefistófeles.) ¡Dele por su lado, dele por su lado!

MEFISTÓFELES: (Le escupe con rapidez más humo en la cara.) ¡Señora del Éter! ¡Lustre del Olimpo! ¡Gloria del canal de las estrellas!

PASTORA: ¡Cof, cof, cof, cof!

MEFISTÓFELES: ¡Divina inmortal!

PASTORA: (Extasiada.) ¡Divina...! (Sin entender.) ¿...inmoral?

PASTOR 2: (Fuera de escena.) ¿dónde si habrá ido la tlaxcalteca esa?

MEFISTÓFELES: Alguien se acerca. ¡Pronto, las capas de invisibilidad!

DIABLA: Si, jefe. Enseguida.

(SALEN LOS DIABLOS POR UN LADO Y ENTRAN LOS PASTORES POR EL OTRO.)

PASTOR 1: ¡Con una chi...huacóatl! (Ve a la pastora y se queda mudo.)

PASTOR 2: ¡Cuautli, Malinalli y Tochtlí! ¿Qué te pasó Pastora?

PASTORA: (Indignada.) ¿Y, quién ti autorizó di tutiarme? ¡Igualado!

PASTOR 1: ¿Ora?

(ENTRAN DE NUEVO LOS DIABLOS CUBIERTOS CON CAPAS QUE LOS HACEN INVISIBLES A LOS OJOS DE LOS PASTORES.)

PASTORA: ¡Pinten su raya, prietos subdesarrollados! ¡Qué yo istudié en el palacio di yerro!

MEFISTÓFELES: (A la diabla.) Ahí te va una clase de inducción asertiva. (A la pastora.) ¿Y, estos horrorosos son tus amigos o tus criados?

PASTORA: (Tratando de disimular.) Mis criados, claro. Ya ve cómo anda di alzada la sirvidumbre. (A los pastores.) ¡Mira nomás, di nuevo si'bían perdido! ¿O, andaban di haraganes por ai flojiando? ¡Gatos jijos del maiz!

PASTOR 2: ¡India canija, otra ves'tas borracha!

PASTORA: ¡Cuidado, que no semos iguales! ¡Nunca lo hemos sido!

PASTOR 1: ¿Y, esos trapos?

PASTORA: ¡Trapos! Asno, ignorante. Pero, ¿qué vas a saber tu? Si, pa vistirte nomás escoges entre lo que trais puesto y lo qui usas pa bañarte.

PASTOR 2: Y, además trais la cara como tepalcate michoacano.

PASTORA: ¡Nativo invidioso! Cómo se ve que no tienes antecedentes di alcurnia, como yo.

MEFISTÓFELES: (A la Diabla.) Se te pasó la mano en la restauración facial.

DIABLA: No, patrón. Según los estudios científicos, al pueblo le fascinan los colores chillantes y la abundancia de elementos decorativos. Algo que los intelectuales llaman: "Barroco tardío acumulativo".

PASTOR 1: ¡Ya, Pastora! Quítate el disfraz de danzante y, mejor le jalamos pal jacal.

PASTOR 2: ¡No, tenemos que encontrar a Quetzalcóatl!

PASTORA: Pus, si vieron lentos, porque yo llegué primero y ya les gané el puesto. Desdi'hora soy la Emperatriz de...

MEFISTÓFELES: (Al oído de la pastora.) ¡...de indudable belleza!

PASTORA: ¡De indudable belleza!

PASTOR 2: ¡En un concurso felino!

MEFISTÓFELES: (Oculto tras la pastora.) ¡Cállate esclavo! Tienes atrofiado el gusto. Como sólo comes tortillas y chile tienes el discernimiento de una acémila.

PASTOR 1: (Extrañado.) ¿Por qué hablas tan ronco?

PASTOR 2 : Nomás mi lo traduces... pa que te reviente el... culiyótl

PASTORA: ¡Yo no fuí, fue el siñor... (Lo busca, pero tampoco lo ve.) ¿Siñor Quetzalcóatl, ónde si metió?

PASTOR 2: (Aparte al pastor 1.) Ésta ya si volvió loca di tant'hongo. Mejor l'amarramos.

PASTORA (Buscando.) ¿Y, el escinario? ¿Y, las butics?

PASTOR 1: (Haciéndole señas al pastor 2.) ...Tú por l'otro lado... (LA RODEAN.)

PASTORA: ¡No si atrevan! ¡Les alvierto que, si me tocan, los mando al campo melitar número uno! ¡Auxilio, socorro! ¡Siguridá, siguridá! ¡Se colaron unos nacos al centro comircial! (La agarran y tratan de amarrarla. Mefistófeles inicia un trance de posesión demoniaca.) ¡Ay, ay! ¡Jelc, jelc! (De pronto es poseída.)

VOZ DE MEFISTÓFELES: (Ella hace fono mímica.):¡Atrás, Simios mutantes! ¿Qué no ven con quien están tratando?

PASTOR 2: (Asustado.) ¿Comites sapos?

VOZ DE MEFISTÓFELES: ¡Atrás, raza de vencidos! ¡Partículas ínfimas del universo! ¡Yo soy...!

VOZ DE PASTORA: ¡La diosa Xochipilli!

(ENTRA GABRIEL, TAMBIÉN CON CAPA DE INVISIBILIDAD.)

PASTOR 1: ¡Ya se le metió Tezcatlipoca!

PASTOR 2: ¡Pero, a lo bestia, porque nunca'bía'stado así!

GABRIEL: (Sospechando.) ...Aquí me huele a... (huele el aire.) ¿Carnitas?

VOZ DE MEFISTÓFELES: ¡Soy una divinidad!

VOZ DE PASTORA: ¡Mi escurre la gracia y el encanto!

GABRIEL: (Al oído del pastor 2.) ...Hay que sacarle al mal...

PASTOR 2: Si, hay que sacarle al... (voltea y no ve a nadie.) ...¡mal!

PASTOR 1: 'Tonces l'agarramos de las patas y la sacudimos.

PASTOR 2: Mejor le pegamos con unas ramas.

GABRIEL: (Al oído del pastor 2.) ...Hay que hacerle un exorcismo...

PASTOR 2: (Muy asustado porque no ve quien le habla.) ¿Con sadismo? (Escandalizado, al pastor 1.) ¡Depravado!

GABRIEL: ¡Exorcismo!

PASTOR 2: Un... ¿silogismo?

PASTOR 1: ¡Ora! ¿También tú?

DIABLA: (Los ve intrigada.) Algo anda mal... Jefe, jefe... (El diablo, en trance, no la oye.) ¿Y, ahora que hago?

GABRIEL: (Al oído del pastor 2.) Escucha con cuidado: lo primero que hay que...

(MIENTRAS GABRIEL LE CUCHICHEA AL PASTOR 2, LA DIABLA SACA OTRO "CIGARRILLO", LO ENCIENDE Y ESCUPE EL HUMO EN LA CARA DE LOS PASTORES.)

PASTOR 2: (Drogado.) ¡Cof, cof, cof...! ¡Es la voz de Quetzalcóatl...! Si siñor, haré una danza con mucho... ¡EXOTISMO!

(LOS PASTORES BAILAN UN RAP PREHISPÁNICO MUY EXÓTICO. MEFISTÓFELES SE ESFUERZA POR SOSTENER LA POSESIÓN DE LA PASTORA. EL BAILE TERMINA CON EL EXORCISMO A LA PASTORA.)

PASTORA: (Recuperándose.) ¡Ay... mi cabeza! ¿On'toy?

PASTOR 1: Mejor, vámonos de aquí. 'Sta muy raro el aigre. Huele mucho a petate quemado y, eso atrae enseguida a los ticolotes... y, con esos, la cosa si poni color di hormiga. (Sale llevándose la pastora.)

PASTOR 2: (Los sigue, todavía drogado.) ¡Órale, no se rajen! ¡Vamos a tronar más... cuetes!

GABRIEL: (Buscando alrededor.) ...Aquí hay diablo encerrado... Voy a preparar unas trampas. No sea que por ahí haya ratas y se coman los descuentos de año nuevo. (Sale.)

MEFISTÓFELES: (Recuperándose.) ...¡Aaay, ay...!Ya no sentí lo duro, sino lo tupido! Tuve una horrible pesadilla... Soñé  que era juez en un concurso de rap... ¡en pleno Chalma!

DIABLA: ¡Jefe, jefe! Algo anda mal. Percibo la presencia del enemigo...

MEFISTÓFELES: Tú percibes... pero, a mi el zapateado azteca nadie me lo quita. ¡Por supuesto que hay agentes adversarios infiltrados! ¿O, pensaste que esas sofisticadas técnicas de sabotaje fueron casualidad? ¡Alguien arruinó mi portentosa maniobra de corrupción del alma de esa mortal! Hay que estar alertas, me llega un fuerte olor a tocino que delata a mi contrincante... ¡Ya te tocará lo tuyo, Gabriel, te vas a ir al Averno!

DIABLA: ¡Jefe!

MEFISTÓFELES.― Oh, tú, déjame.

(SALEN.)



ESCENA IV

PASTOR 2: (Entrando) Ya no aguanto l'hambre. no he comido nada desdi hace....

PASTOR 1: (Lo sigue.) ¡Diez minutos! ¿No te tragates como quince tunas tú solito? ¡Ya ni la... chinguacóatl!... La que si anda tardando es la Pastora. Dijo qui nomás se lavaba la cara en el río y nos alcanzaba.

PASTOR 2: ¿Y, tú cres que con quince tunas voy a recuperar las juerzas?

PASTOR 1: ¡Canija vieja, pariciera que s'está lavando la... Cuyunzúntlicuitl! (Tiembla de pensarlo.)

PASTOR 2: Con este frío se le va a helar. (Ríe.)

PASTOR 1: ¿A poco piensas que si haiga encuerado? (Se queda pensativo.)

PASTOR 2: ¡Uuuy, pos con ropa nomás ti bañas tú! (Le suena el estómago.) ¡Ay, mi pancita! ¿Faltará mucho onde el divino siñor?

PASTOR 1: ¡Alguien la puede ver así sin...! (Vuelve a temblar.)

PASTOR 2: Pss, muy su disgusto. Manque sea vamos al Tinzonzuntl. Ya tengo hasta cosquillas en la... (Se soba la panza.)

PASTOR 1: (Tiembla.) ¡Órale marrano, hazte pa'llá!

(DE PRONTO SE APAGA LA ESTRELLA Y “SE OSCURECE” EL ESCENARIO.)

PASTOR 2: ¡Con una...! ¿No dijió el siñor Gabriel que 'bía sirvicio las 24 horas? Si puso reti oscuro. ¿Ondi andas tú?

PASTOR 1: Aquí'stoy. Pérate, y orita ti cojo... (Tiembla exitado.) Digo, ti agarro. ¿Y'ora, qué m'estará pasando?

PASTOR 2: Mejor, pérate tu qui encuentre mi lonch di emergencias. ¿Ondi lo puse?

PASTOR 1: Con esta oscuridá Pastora sí va a perder. Y, si ya se quitó la... (Tiembla más exitado.) ¡Vamos a buscarla!

PASTOR 2: (Rogón.) Primero buscamos unos ilotes en la milpa.

(SALEN A TIENTAS.)

MEFISTÓFELES: (Fuera de escena.) ¿Dónde estás Diabla del demonio? (Entra a ciegas tentando el aire.) ¿Quién apagó la luz? No puedo ver ni la punta de mi cola.

DIABLA: (Entrando.) Jefe..., jefe.

MEFISTÓFELES: ¡Dónde estás que no te veo? Dime, ¿quién hizo esto?

DIABLA: Fuí yo, jefe. Tuve una brillante idea.

MEFISTÓFELES: ¡Brillante idea! Pero, si no se ve nada.

DIABLA: ¡Ay, jefe, me extraña! No se haga, ¿no es la oscuridad el mejor recurso para crear confusiones? ¿Qué no ha oído que de noche todos los gatos son pardos?

MEFISTÓFELES: ¡Explícate, antes de que te agarre y te haga picadillo!

DIABLA: Imagínese que en lugar mío estuviera frente a usted la mismísima Madonna.

MEFISTÓFELES: ¿La Madonna?

DIABLA: ¡Sí! Imagínesela cantando: "Like a vergin...". ¿Qué es lo primero que se le antojaría?

MEFISTÓFELES: ¿Con una virgen?

DIABLA: ¡Sí!

MEFISTÓFELES: Pues..., ¡prenderle una veladora!

DIABLA: ¡Ay jefe, qué anticuado! Mejor, sígame y ahorita le explico las nuevas técnicas de seducción masiva.

(SALEN A TIENTAS.)

PASTORA: (Entrando.) ¡'Toy ciega, 'toy ciega! ¡Los dioses me castigaron! ¿Y, 'hora qué va a ser de mi? ¡Estoy más ciega que la Comisión Nacional de Derechos Humanos! (Patética.) ¡¿Por qué a mi siñor Quetzalcóatl?! ¡¿Por qué?!

GABRIEL: (Entrando.) ¡Me cago en...! No vuelvo a comprar nada chino . (Se tropieza con la pastora.) ¡Aaay!

PASTORA: ¡Se me cai encima el cielo!

GABRIEL: ¡Más ambulantes y, como siempre, tirados donde más estorban! ¡Levántate hijo, salva tu alma del pecado!

PASTORA: ¡'Ora, si no compra no maguye!

GABRIEL: ¿Eres tú, hija?

PASTORA: ¡¿Siñor, Gabriel?, al fin lo encuentro! ¡'Toy ciega, ciega, ciega!

GABRIEL: Ten fe en la tecnología del Señor, hija. Repite conmigo: "Santo, Santo, Santo, Señor milagroso,

         escucha mis ruegos Señor,

         que antes de que cuente tres,

         arreglen el transformador". (Prende una lucecita de bengala.)

PASTORA: ¡Milagro, milagro!

GABRIEL: ¡Levántate y anda!... ¡qué hay que encontrar a tus amigos descarriados antes que el maligno se nos adelante. ¡Nada más falta que ahora sí hayan reprivatizado PEMEX!

(ENTRAN MEFISTÓFELES Y LA DIABLA POR UN LADO DEL ESCENARIO Y, POR EL OTRO LOS PASTORES 1 Y 2.)

DIABLA: ¿Entonces, cómo ve el plan de acción?

MEFISTÓFELES: ¿Estás segura de que funcionará? A mi me parece que...

PASTOR 2: ¡Un taco! ¡Un taco, aunque sea de tripa!

PASTOR 1: (Exitado y nervioso.) ¡Ya 'state! ¡A mi no me gusta la moronga!

DIABLA: (A Mefistófeles.) ¡Ahora es cuando! Vamos a atacar, jefe. (Imita la voz de la pastora y sensual se acerca al pastor 1.) ¿Pastorcito, eres tú?

PASTOR 1: ¿Pastora?

DIABLA: (Fingiéndose Pastora.) Si, ven que tengo frío... porque perdí mi hiupil.

PASTOR 1: ¡¿'Tonces, 'tas todita sin...!? (Se estremece.)

PASTOR 2: ¡Comida, comida! ¡Que me muero!

MEFISTÓFELES: (También imita la voz de la pastora.) Psss, Psss. Aquí tengo... ven...

PASTOR 2: ¿Pastora? ¿On 'tas?

MEFISTÓFELES: Aquí, aquí. Tengo unas tostadotas de pata con mucha crema y queso y... pelos.

PASTOR 2: ¡¿Onde, onde?!

DIABLA: Ven... Aquí 'stoy...

PASTOR 2: (Cambia de dirección hacia la diabla.) No seas díscola. Dame una probadita...

PASTOR 1: ¿No quieres que te sobe el lomo, bizcochito?

MEFISTÓFELES: ¿Quieres morderme las tortas?... Están bien jugosas...

PASTORES 1 Y 2: ¡¡SI!!

PASTOR 1: ¡Mi dijo a mi!

PASTOR 2: ¡No, fue a mi!

PASTOR 1: No l'oigas y acércate tantito..., onde pueda olerte.

DIABLA: Mejor, acércate tú... si tantas ganas tienes.

PASTOR 2: ¿Ganas? Tengo tantas que... creo qui voy a reventar.

MEFISTÓFELES: Si me embarras, me como yo solita estos chilotes poblanos con harta nogada...

PASTOR 2: ¡Cómo eres coda...!

DIABLA: (Se finge excitada.) ¡Estoy chinita de frío! ¿Quién me calentará el fogón?

PASTOR 1: (Cada vez más trémulo de excitación.) ¡Aaay, si ya 'stoy como agua pa chocolate!

PASTOR 2: ¡Con churros azucarados!

PASTOR 1: ¡Me hierve la sangre! ¿Onde andas, canija? (Atrapa a Mefistófeles.) ¡Ora si! ¡Te voy a achicharrar con el ardor que mi sube y me baja!

MEFISTÓFELES: (Trata de disimular.) ¡Condenadote, mi atrapastes! (Muy falso.) ¡¿Y 'ora, qué va a ser de mi?!

PASTOR 1: (Mientras se lleva cargando a Mefistófeles.) ¿Esta voz...? Esta voz... ¡mi vuelve loco! (Salen.)

PASTOR 2: ¡Un poco... un poquito nada más...! (Se tropieza con la Diabla.) ¡Ti agarré, maldita envidiosa! Ves cómo me tiembla la barriga y tú que no t'hincas. (Se hace el moribundo.) ¿No ti doy tantita lástima? ¡Ayúdame... antes de que... me lleve la... (Se tira al suelo aparatosamente. Se oye como azota.)

DIABLA: ¡Ya se cayó este indio! ¿Qué le daré? (Piensa.) ¡Ya sé! (Se pone en cuclillas y puja.) ¡¡Mmmmmnnnnjjjjj!! (Recoge un "pastelito de chocolate".) ¡No ti mueras! Mira, ten mi último "cabe" de chocolate... pero, prométeme que...

PASTOR 2: (Brinca y le arrebata el "cabe".) ¡Trai acá! ¡Ya sabía que traías itacate! Nomás por eso, me lo como yo solito. (Se pone de espaldas al público.)

DIABLA: (Reprimiendo la risa.) Orita ti hago otro más.

PASTORA: (Entrando.) Mi dijo el siñor Gabriel que lo esperará por acá... Que nomás orita arregla el percance y buscamos al par de chilacayotes esos. (De nuevo se enciende la luz de la estrella.) ¡Se prendió otra vez la estrella!

PASTOR 1: (Entra huyendo de Mefistófeles.) ¡'Ora, 'ora...! ¡Si tu no eres...!

MEFISTÓFELES: (Entra persiguiéndolo.) ¡Sí soy..., sí soy! ¡Te juro que soy virgen!

PASTOR 1: Con esa... (Le señala la cola.) ...COSA, Tú, más bien eres... ¡UN MAYATL!

PASTORA: (Al verlos, se les acerca.) ¡Y, ustedes... ¿qué estaban haciendo? (Al pastor 1.) a mi se me hace qu'este ya ti hundió la... canoa.

PASTOR 1: ¡Si no pasó nada!

MEFISTÓFELES: (Joteando.) ¡¿Nada?! Todos los indios son iguales... El que no cae... le atora. (Haciéndose el indignado sale junto con la Diabla.)

PASTOR 1: ¡Palabra que no mi acuerdo de nada!

PASTORA: No mi acuerdo..., ¡cómo no!

PASTOR 2: (Sigue de espaldas al público.) ¡Más, quiero más! ¡Nunca 'bía comido un pastel taan cremoso! ¡Quiero más!

PASTORA: ¿Y tú, qué tragas?

PASTOR 2: Dami otro cachito. ¡Está riquísimo!

PASTORA: (Se le acerca inquisitiva.) ...Si tienes toda la cara embarrada de... (Lo huele.) ¡Guácatelas! ¡Apestas a puritita caca de marrano!

PASTOR 2: (Se ve las manos sucias y se horroriza.) Sí... Creo que... no era... chocolate...

PASTORA: Mejor li, seguimos andando porque... con eso de que...: (Mirando al pastor 1.) "En tiempos de guerra..." (Mira al pastor 2.) "...cualquier twinky es pastel..." La verdá... ¡qué guarros! (Sale.)

PASTOR 2: (Incrédulo.) ...Yo creía qu'era del Molino...

PASTOR 1: (Pensativo.) ...Fue esa voz... Les juro que m'hipnotizó  con esa sorprendente... ¡voz!

(SALEN.)



ESCENA V

(MÚSICA DE ENTRADA DE PROGRAMA DE CONCURSOS.)

LOCUTOR: (En off.) ¡Desde la ciudad más infestada del mundo! ¡Una vez más en el aire! ¡El programa más imitado pero nunca igualado! ¡El programa favorito de todos los aficionados a la pobreza! ¡¡¡NIII MODO, AHÍ SE VA!

(SUBE TEMA MUSICAL. "AHÍ SE VA, NI MODO NI MODO, AHÍ SE VA".)

DIABLA : (Entrando, vestida de presentadora.) ¡May, pero may buenísimas tardes! ¡Gracias, gracias, muchísimas gracias por sus aplausos! Una vez más con ustedes, como todos los días, felices de exhibir frente a millones de espectadores las increíbles capacidades de nuestros participantes. Que pueden ser cualquiera de ustedes, que nos contemplan echaditos en sus casitas. Así es amigos... Y, para conducir este esforzado esfuerzo de nuestros patrocinadores... ¡El señor de la humillación, la burla y la degradación...! ¡¡MEFISTO FELEZ!! (Golpe musical.)

MEFISTÓFELES: (Entra vestido de conductor.) ¡Gracias, gracias! ¡Michisisisísimas gracias! (Porra conducida por la diabla: "SE VE, SE SIENTE, MEFISTO CLAVA EL DIENTE".) ¡Les agradezco enormemente su generoso reconocimiento! ¡Ustedes sí que me hinchan el orgullo de poder compartir unos minutos, unos instantes del descomunal placer de en-vi-le-cer-los. Ustedes, adictos a la mediocridad, amantes de la riqueza fácil, los que quieren tener todo, sin tener que hacer nada! ¡Sí, sean una vez más bien venidos, a su tortura favorita: ¡¡NI MODO, AHÍ SE VA!! Porque, si llegamos a meter la pata, sólo gritamos...: (Entra música.) ¡"Ai se va, ni modo ni modo, ai se va"! ¡¿Yyy, cómo han estado?! ¿Gozando de su flojera, verdad? (Ríe falsamente.) ¡Qué bueno! Me complace saber que prefieren perder el tiempo con nosotros y, espero que se presten a participar en nuestro primer... ¡inocente juego de sobajamiento! Para este concurso le hemos encargado a nuestra querida Linternita que embaucará... quiero decir, que encausará al escenario a este divino grupo de autóctonos de la región. Que tendrán la oportunidad  de ganar...: ¡Miles de millones de nuevas deudas en dólares! (Golpe musical.) Porque estoy seguro de que nada los haría más felices que obtener créditos frescos, ¿Verdad? (Los pastores asienten encantados.) ...Y va a ser muy fácil de verdad. Nuestro primer jueguito consiste en que ustedes tienen que encontrar algún voluntario entre el público asistente y traerlo cargando hasta el escenario, antes de que termine la música. Y, por supuesto, deberá ser con la ayuda de estos fabulosos instrumentos, conocidos como ¡MECAPALES! El primero  en llegar recibirá...:

LOCUTOR: (En off.) ¡Una extraordinaria licuadora prehispánica con un valor de más de... ¡250 mil millones de pesos y... a crédito!! (Golpe musical.)

MEFISTÓFELES: Recuerden nada más que no se vale traer ni niños, ni flacos, ni chaparros.

(MÚSICA DE FONDO "MECAPALERO", MIENTRAS LA DIABLA "ANIMA" CON UN LÁTIGO. LOS PASTORES INTENTAN CON DISTINTOS ESPECTADORES SIN LOGRAR LLEGAR AL ESCENARIO. TERMINA LA MÚSICA.)

MEFISTÓFELES: ¡Qué reñida competencia! ¡Qué bárbaros, peeero... (Música de fondo: "YA PERDIÓ, NI MODO NI MODO, YA PERDIÓ".) Aunque, por su fisonomía parecía posible que alguno de ustedes lo logrará pues, no pudieron. Así que, el molcajete sustraído del museo de antropología pasa a acumularse a nuestro siguiente concurso, que conducirá la rutilante güera: ¡Linfernita Pasada!

DIABLA: ¡Así es amigos! Hoy les voy a presentar un maravilloso nuevo concurso, que servirá para que muchos de ustedes puedan lucir las cualidades de su naturaleza en bruto. Esta competencia dará a conocer la variedad de servicios que podemos desempeñar en nuestro país para el consumo del mundo. Los que por algún motivo no logren ser ganadores, de todos modos recibirán...:

LOCUTOR: (Voz el off.) ¡El salario mínimo, más mínimo del mundo! ¡Además..., una jerga y una escoba de poco uso! Por otro lado, el ganador se hará acreedor a un paquete de premios, con un valor mucho muy superior a miles y miles y miles de millones de pesos, por supuesto, todo a crédito!

MEFISTÓFELES: ¡Demos pues, la bienvenida con un fuerte aplauso a los primeros aspirantes al concurso más tierno y más dulce de todos...! ¡¡EL MIIIIISS ABORIGENCITO DEEE AL-GO-DOOON!!

(MÚSICA DE FONDO Y APLAUSOS. ENTRA EL PASTOR 1 ARREGLADO CON FALDA DE CHINA POBLANA Y CINTAS EN LAS TRENZAS. DESFILA.)

DIABLA: (Leyendo en una tarjeta.) Pastorcito mide diez, quince, diez... cuando puede comer algunas tortillas duras... Sus jobis son las danzas en la villa y pintarse con las pinturas de mamá... y baila... ¡"Sopita de caracol"! (Pastor 1 baila.) Ahora, admiremos la belleza de Pastorcita (ENTRA LA PASTORA CON DELANTAL Y COFIA NAVIDEÑOS.) A ella le encantan las garnachas bien grasosas y, su jobi es coleccionar pilones... Y baila... ¡"La pinacata"! (La pastora baila.) Enseguida veremos a Axayacatlcito García... (ENTRA PASTOR 2 CON UNIFORME DE FUTBOLISTA LLANERO. DESFILA.) A Axayacatlcito le fascina el pastel de chocolate muy cremoso... Su jobi es manejar su microbús sin precaución... Mide uno cincuenta..., por donde lo midan... ¡Y, baila...: "EL MENEITO"! (El pastor 2 baila.) Ahora pasaremos a la etapa más difícil pues, tendrán que hacer un esfuerzo intelectual. Es sólo una pregunta y, recuerden, el primero en rebuznar... digo, responder, será el ganador. La pregunta es...: ¡¡¿Dónde-se-encuentra-escondido-el-tesoro-de-Cuauhtémoc?!! (LOS PASTORES SE MIRAN UNOS A OTROS ANONADADOS.) ¿Alguno de ustedes sabe la respuesta? ¿No? ¿Alguno de ustedes desea la ayuda del achicharrador de patas? ¿Nooo? Por favor, piensen que de esta respuesta depende su liberación de la miseria. Es realmente lamentable que ninguno se anime a confesar, pero... (Golpe musical: "Ya perdió. Ya perdió".) ¡Aaaay!, de verdad, si nadie coopera un poquito, ¿cuándo llegaremos al primer mundo? ...Pero, me informan que ya está preparado el siguiente concurso del programa. Y se trata nada menos queee... deee... ¡MACHETAZO A CABALLO DE ESPADAS!! ¡Por favor, recibamos con un calurosísimo aplauso al invencible, al favorito, al inaudito..., ¡RED DEMON!!

MEFISTÓFELES: (Entra a "caballo" sobre el pastor 2, con peluca de "rudo".) ¡Gracias! ¡Nuevamente, muchas gracias a toda esa gente que, aunque no es para nada bonita, es muy entusiasta!

DIABLA: ¡Y, en la otra esquina el perdedor eterno...!: ¡EL IMECA ENMASCARADO!

(ENTRA GABRIEL MONTADO SOBRE EL PASTOR 1, LLEVA UNA CAPA DE DANZANTE AZTECA, UN PENACHO DE PLUMAS Y UNA MASCARA DE LUCHADOR.)

MEFISTÓFELES: (A la Diabla.) ¿De dónde sacaste a este apache?

DIABLA: Es otro de los pastores.

MEFISTÓFELES: ¿Estás segura?

DIABLA: ¿Y, quién más podría ser?

MEFISTÓFELES: (Para sí.) Pues... no sé, no sé... algo tiene que se me hace familiar...

DIABLA: (Al público.) Antes de comenzar deseamos agradecer la presencia de la señorita interventora de gobernación que dará constancia de la legalidad de los fraudes en este programa. ¡Ahora, escuchemos el premio acumulado hasta este fin de semana...!

LOCUTOR: El ganador, querida Linfernita, recibirá ¡LA GLORIA ETERNA! ¡Con un valor de...! ¡Miles y miles y miles y miles y miles y miles de millones de almas para la industria maquiladora!

DIABLA: Recuerden que... si gana el Jinete azul, gana la tribuna azul... Yyy, si gana el Jinete rojo...  ¡¡¡¡¡Gana la tribuna roja!!!!!!!! ¡Yyyyyyy, todo está listo para dar inicio! ¡Yyyy, ellos luchan a muerte AAAASSSÍIIII!

(LUCHAN A ESPADAZOS Y EMPUJONES.)

MEFISTÓFELES: ¡Prepárate a morir patarrajada enmascarado! ¡Voy a acabar con todos y cada uno de los tuyos!

GABRIEL: Conquistador de pacotilla! Tus ambiciones de poder nunca podrán contra la fuerza del Señor.

MEFISTÓFELES: (Extrañado.) ¿De cuál señor?

GABRIEL: Estoy aquí para dar fin a tus trampas. ¿Cuándo aprenderás que nunca vencerás al todo poderoso con fraudes y engaños?

MEFISTÓFELES: ¿De qué hablas?

GABRIEL: De que vas de mal en peor. Tus recursos son más tontos que los de los publicistas del gobierno.

MEFISTÓFELES: ¿Dime, quién eres que te atreves a hablarme así, de esta manera?

GABRIEL: ¡Soy el enviado del Omnipotente para acabar contigo!

MEFISTÓFELES: ¿Del Omni-potente? ¡Por Lucifer! Ahora me explico el repugnante hedor a tocino rancio... ¡Eres Gabriel!

GABRIEL: ¡Silencio! De nada te servirán tus imprecaciones de diputado levantadedos. Entiende de una buena vez que sólo hay una vía justa y, que esta es la del Altísimo que hoy nace entre los mortales.

MEFISTÓFELES: Pues, eso está por verse. Porque a estos indios me los llevo yo, ¡que, ya han mostrado sus debilidades!

GABRIEL: ¡Nadie puede reconocer a las auténticas virtudes envuelto en la bruma de las mentiras y las confusiones!

MEFISTÓFELES: ¡La Pastora pecó de vanidad y soberbia!

GABRIEL: ¡La engañaste mareándola con falsos halagos y haciéndole creer que era otra!

MEFISTÓFELES: ¡Y los pastores pecaron de gula y lujuria!

GABRIEL: ¡En la oscuridad de la ignorancia se confunden los límites! ¡Con la LUZ podemos distinguir el bien del mal!

MEFISTÓFELES: Pues..., me los llevo... ¡porque me da la gana!

GABRIEL: Pues, sólo falta que te deje... ¡EN GARDE!

(PELEAN Y GABRIEL VENCE A MEFISTÓFELES.)

MEFISTÓFELES: (Cayéndose del "caballo".) ¡Aaaayy! ¡Por Luzbel, no es justo, Gabriel! Siempre te sales con la tuya.

GABRIEL: No siempre, pero así está escrito en el guión. Con todo, esta noche no puedo permitirte desviar a estas creaturas de la ruta que los hará hombres.

MEFISTÓFELES: Está bien... pero, te advierto que voy a renegociar este tratado. ¡Tengo derecho a más porcentajes!

(SALEN LOS DIABLOS.)

GABRIEL: ¡Vade retro! Y, vosotros pastores no volváis a escuchar más voces que de la senda pretendan desviaros, ¡Que el Señor os aguarda! (Sale.)

PASTOR 1: ¿Entendites algo tú?

PASTOR 2: ¡Qué voy a entender! Si hablaban bien raro.

PASTORA: Pos, yo si entendí todo, par de zonzos.

PASTOR 2: ¡Aaaah, ¿síii?!

PASTOR 1: A ver, explícanos.

PASTORA: Pus, dicía que, si siguíamos al Red Demon nos iba a ir muy mal, porque deberíamos todo lo que tuviéramos como: ropa, casas, coches, tiléfonos cilulares, idipots, joyas y todas esas cosas qui no sirven para nada, como la comida internacional y las exóticas importadas.

PASTOR 2: ¡Aaah!

PASTOR 1: ¿A poco dijieron eso?

PASTORA: ¡Claro! Lo que pasa es que tú no hablas inglés.

PASTOR 2: ¿Y, qué más dijieron?

PASTORA: Pos, dijieron que, si nos quedábamos con el siñor Quetzalcóatl nos iba a ir muy bien, porque todo iba a cambiar con su venida.

PASTOR 1: ¡Cómo!

PASTOR 1: ¿Y, cómo?

PASTORA: Pos, porque 'Ora si iba a haber democracia, los políticos no iban a ser nuestros perores enemigos y habría verdaderos castigos contra la corrupción y la impunidad. Se acabarían el narcotráfico, las guerras y las enfermedades y, la riqueza se repartiría equitativamente...,

PASTOR: ¡Ya párale, ya párale! ¿Y, a quí horas dijieron todo eso?

PASTORA: Pos, 'orita.

PASTOR 2: A mí me suena como que ya lo'bía oído antis.

PASTORA: ¡Claro, si siempre prometen lo mismo! Nomás que 'hora es el mismísimo Quetzalcóatl quien lo promete.

PASTOR 1: Pooos, poooos vayamos a ver si el siñor Quetzalcóatl de verdá nos cumple... porque a mí me suena como que todo va a estar igual.

PASTOR 2: Igual, igual, las cosas siempre siguen igual, o pior.

PASTOR 1: Sí, o no... a lo mejor... A lo mejor se ponen mejor que pior.

PASTORA: ¿Mejor, dices?

PASTOR 1: Pus a lo mejor.

PASTORA: No sé si mejor. ¿Qué tal que, si cambiando las cosas hay que trabajar todavía más...

PASTOR 2: ¡No más!

PASTORA: Pos sí, yo crio que sí, y la verdad...

PASTOR 1: ¡Qué pues!

PASTOR 2: ¡Dilo ya!

PASTORA: Pus la verdá,  la mera y pura verdá, ¡pus yo prifiero siguir soñando!

PASTOR 1: Pus sí.

PASTOR 2: Pus sí. Pus eso sí. Sí.

(SALEN.)

                              FIN

Entradas populares de este blog

Antígona Furiosa Griselda Gambaro

Dos mujeres de Javier Daulte

LAS ACEITUNAS Lope de Rueda